miércoles, 20 de junio de 2018

¿Inventó Gustav Holst la moderna banda sonora épica del cine? (2 de 2).

(Fuente).
Partíamos preguntándonos en la primera parte de este posteo, si podemos considerar que Los planetas de Gustav Holst es la obra plag... cop... en la que se inspiran numerosos compositores de bandas sonoras para darnos esos subidones de épica necesarios para que una película de aventuras, acción o en universos fantásticos, puedan transportarnos a esos mundos. Cerrábamos con Star Wars, un sospechoso habitual en estas lides, que además inspiró su propia progenie, y... Seguimos adelante con ejemplos de las últimas cuatro décadas. ¿Calcos descarados? ¿Se parecen, pero poco más? Juzguen por ustedes mismos.

5.- Space Lazer Battle, de John Barry (1.979).



Este es un caso algo extraño, y podría contar o no, y si contara, podría ser intencionado o no, a según el punto de vista. Repasemos. El éxito de La guerra de las galaxias tomó a todo el mundo por sorpresa, y de pronto, durante algunos años, hubo una moda galáctica en la cual todos los grandes estudios de Hollywood, y también algunos avispados productores de morralla italiana, intentaron tener su propia película galáctica. En ese mismo 1.977, al final de La espía que me amó, estrenada apenas un mes después que la película lucasiana, los productores de James Bond habían prometido que la siguiente se iba a titular Sólo para sus ojos, pero donde digo digo, digo Diego, así es que cambiaron de idea y tiraron de Moonraker. Supuestamente basada en la novela original de Ian Fleming con ese título, pero que en la práctica toma el mencionado título, el nombre del villano, y muy poco más. Así es que en 1.979 tuvimos la única película de James Bond hasta la fecha de corregir este posteo, o sea hasta 2.018, en que 007 ha viajado al espacio. El concepto es buenísimo, por supuesto, para un Bond ligero como el de Moore por lo menos, porque nadie se imagina a Daniel Craig teniendo sexo en gravedad cero... Bueno, tengo algunas amigas que sí, pero eso es disculpable, todos tenemos una amiga así. La banda sonora corre a cargo de John Barry, ya lo decíamos en el título de este apartado, pero destaquémoslo porque Barry es el compositor clásico de Bond, con muy pocas excepciones, desde el origen fílmico de la franquicia hasta 1.986.

Y aquí es donde comienzan las rarezas. A mi gusto, el tema Space Lazer Battle tiene su propia entidad, diferenciándose un resto del tema principal, que es Moonraker de Shirley Bassey. Pero luego, Space Lazer Battle sigue una línea melódica similar a Marte el portador de la guerra, incluyendo la idea de hacerla sonar como música marcial, aunque con más solemnidad que afán de triturar al enemigo. Por otra parte, uno puede preguntarse si es que los productores no le habrán pedido a John Barry que la banda sonora sea un poquito más starwarsesca que lo habitual; y si tomamos la tesis de que Williams bebió su poco del brandy marca Los planetas, entonces el virus holstiano puede haberse infiltrado por aquí. Por otra parte, a mí se me hace bastante obvio que el tema es un autohomenaje de John Barry a Space March, que compusiera él mismo para Sólo se vive dos veces en 1.967, lo que tiene lógica porque si dicho tema ya estaba asociado al lado más espacial de las aventuras bondianas, entonces por qué no hacerle un Pavlov a las audiencias y componer un tema similar para invocar la idea de un Bond ligado al espacio exterior. Si todo lo anterior fuere cierto, entonces Space Lazer Battle sería una especie de Space March versión 2.0 en versión starwarsera, y por lo tanto, holstiana. ¿Enredados? Piensen lo que fue para mí escribir toda la parrafada anterior haciendo mi mejor esfuerzo porque saliera claro y preciso.

6.- El tema principal de Crónicas marcianas, de Stanley Myers (1.980).



Que el trabajo de John Williams fue muy influyente, lo atestigua el hecho de que durante algunos años, muchas bandas sonoras intentaron parecerse a La guerra de las galaxias. Y en medio de todo esto llegó el trabajo de Stanley Myers para la miniserie televisiva Crónicas marcianas. La misma se basó en el libro de Ray Bradbury, y me pareció bastante decente para su época, aunque por necesidades narrativas aglutina en unos mismos personajes varias peripecias que en los cuentos originales le suceden a personajes diferentes. El presupuesto era lastimoso, eso sí; se notaba a la legua que las armas marcianas en realidad eran paraguas cerrados y bañados en spray plateado. Pero Crónicas marcianas es un libro casi inadaptable, así es que no deberíamos juzgar a la miniserie con tanta dureza. En cuanto a la banda sonora, aquí ya botamos toda pretensión de originalidad por la ventana, y toma a Holst de manera casi directa. De Myers, digamos que no conozco mucho su obra, aunque parece ser que trabajo en bandas sonoras nunca le faltó: su punto más alto fue la banda sonora de El francotirador de 1.978, que no he escuchado, así es que no puedo comentar. Por cierto, más adelante aparece un personaje que principió su carrera como asociado de Myers...

Sin embargo, debemos considerar que el tema principal es una marcha reminiscente de Marte el portador de la guerra, que cambia ligeramente la melodía, pero elimina los arreglos románticos para incluir bases electrónicas más cercanas al trabajo de percusión de Holst, aunque en graciosa versión disco funk porque... 1.980, vamos. Por otra parte, como el título lo dice, Crónicas marcianas se ambienta en el planeta Marte, así es que el homenaje parece bastante natural. Y luego, el tema musical de los marcianos incluye unos etéreos coros femeninos que son a su vez reminiscentes de Neptuno el Místico, el séptimo movimiento de la obra holstiana. Es demasiada coincidencia para ser casualidad a mi gusto, y como la música pega como un guante a la idea de una miniserie televisiva sobre la colonización del planeta Marte, me inclino más por la teoría del homenaje.

7.- El tema principal de Armitage III, de Hiroyuki Namba (1.995).



La primera vez que vi este anime, lo hice con reluctancia, porque no me entusiasmaba la idea de ver la tercera parte de una saga cuyas otras dos películas anteriores no hubiera visto. Pero era Cyberpunk, y en esa época aún no se estrenaba Matrix, así es que la vi de todos modos; resultó que no habían otras dos películas anteriores, y el III del título se debe a que el argumento gira en torno a los Type III, unos robots tan avanzados que son casi indistinguibles de los humanos. La larga sombra de Blade Runner, planeando una vez más sobre el Cyberpunk. El caso es que el tema principal... vamos, es de lo que se trata este posteo. Es casi una versión electrónica de Marte el portador de la guerra de Gustav Holst. Cortesía de Hiroyuki Namba, tecladista de Sense of Wonder, una banda japonesa de Rock Progresivo, de entre todas las posibilidades. Y aquí vienen las preguntas de siempre. ¿Lo compuso Hiroyuki Namba desde cero y se parecen por pura casualidad? ¿Es una fusilada de Holst, habida cuenta de que los rockeros progresivos suelen tener buena cultura de Música Selecta? ¿Es un homenaje a The Planets de Isao Tomita, a su vez cover de la suite sinfónica de Holst, y que Namba seguro que debía conocer, como músicos electrónicos que ambos son? ¿Tomó nota de que el año anterior, en 1.994, Laibach sacó su propio cover electrónico de Marte el portador de la guerra bajo el título de NATO, para el disco NATO, como decíamos antes? Hagan sus apuestas, señores. Por cierto, dato para la trivia: el ending de Treinta minutos sobre Tokio, el episodio de 1.999 en el cual Los Simpsons viajan a Japón, es un pastiche del tema principal de Armitage III. Búsquenlo, escuchen, comparen, y verán. U oirán, mejor dicho.

8.- The Battle, de Hans Zimmer (2.000).



Como sabemos, Gladiador fue la película que resucitó el epic clásico de Hollywood, que entonces parecía muerto y enterrado. Con un Ridley Scott que parecía también muerto y enterrado, y con esta película agarró un segundo aire. Hans Zimmer, quien fue alguna vez alumno y socio de Stanley Myers a quien incluíamos más arriba, compuso The Battle para la película Gladiador; en concreto es el tema con el cual Russell Crowe se encomienda a los manes de Donald Trump y les administra jarabe de palo a los germanos, al comienzo de la película. Y por supuesto, ¿qué otra pieza musical puede evocar guerra de manera tan precisa como una que se llame... Marte el portador de la guerra? Dándonos así todavía otro argumento para quienes sostenemos que Hans Zimmer es una de las cosas más nefastas que le ha pasado al cine en las dos primeras décadas del siglo XXI, porque ahora, toda la música de bandas sonoras suenan como de Hans Zimmer, natural si se piensa que la mitad de los compositores actuales de Hollywood son o han sido alumnos, aprendices, subordinados o siervos de la gleba de Hans Zimmer, y que el propio Zimmer tiende a repetirse más que los tallarines con huevo frito en un departamento de soltero. Por cierto, por si no lo notaron: un pasaje de este tema, Zimmer lo recicló para el soundtrack de Piratas del Caribe: La maldición del Perla Negra; en efecto, es la base de He's a Pirate! de Klaus Badelt, el alumno de Zimmer que aparece acreditado en el soundtrack de la primera de Jack Sparrow, aunque se dice que el propio Zimmer trabajó como negro de su alumno, y... Hollywood es una olla de chismes, vamos.

9.- La banda sonora de Los Increíbles, de Michael Giacchino (2.004).



Con Michael Giacchino hemos topado, señores. El hombre que nos sorprendió vivamente en la década de 2.000 con algunas de las más finas bandas sonoras que pupulaban en ese entonces. Bueno, trabajó también para Lost, pero disculpémosle, todo el mundo tiene que comer. Ahora en la década de 2.010, el hombre se ha relajado, ha perdido un poco la forma, y está un tanto pesetero. Pero en sus días de gloria... sí, lo mencioné a propósito, porque Glory Days es el tema que abre el increíble... sí, también lo mencioné a propósito. El increíble trabajo de Michael Giacchino para Los Increíbles. Todo el mundo considera que ésa es una de las mejores películas de superhéroes, pero deja de lado el hecho de que es también una de las mejores películas clones de James Bond. Y Michael Giacchino compone la mejor banda sonora de una película de James Bond que no es un trabajo de John Barry, ni es una película de James Bond tampoco. Bueno, si algo ha probado Giacchino andando el tiempo, es que le chifla la música vintage, así es que esto no es exactamente raro.

¿Y en dónde entra Gustav Holst aquí? Presten atención a Glory Days, el tema que abre la película y que musicaliza la secuencia antes de que los dos protagonistas se casen. O a The Incredits, el tema de créditos de cierre de la película. Fíjense en la manera de usar las trompetas, y luego, en la base rítmica utilizada como crescendo de la acción. ¿No suena eso, una vez más, como Marte el portador de la guerra? ¿Como si Giacchino se hubiera inspirado en este tema para componer un homenaje en versión de Jazz o Big Band? ¿O como si fuera un pastiche de un tema imaginario que podríamos llamar Variaciones sobre un tema de Holst, compuesto, de manera imaginaria, me repito, por George Gershwin? Y si no saben quién es George Gershwin, vayan corriendo a YouTube y busquen Rapsodia en azul, montón de ignorantes. Para el resto... Ya decíamos, la originalidad no es un valor para componer bandas sonoras, y si no original, por lo menos Giacchino le dio su propia vuelta al asunto.

10.- La banda sonora de Star Trek, de Michael Giacchino, la venganza nunca muere (2.009).



Les voy a contar un secretito sobre la vida. El truco no es ir ascendiendo hasta la cumbre, porque arriba estarás solitario, y además, tendrás que defenderte de todos los que te quieren derrocar. No. El truco es encontrar tu propio nicho, uno en que te reconozcan por supuesto, y encerrarte a cal y canto en él para que nadie te desaloje. Michael Giacchino hizo lo propio, y desde Los Increíbles ha venido repitiendo más o menos los mismos sones una y otra vez. Contratado para Star Trek de 2.009, el reboot que le dio nuevo aliento a la franquicia de Kirk y compañía, el tema principal suena, no diré igual, pero sí parecido, al que usó en Los Increíbles. Comparen si no Glory Days de Los Increíbles, con Enterprising Young Men de Star Trek, el tema que Giacchino compuso para la escena en que Nero hace picadillo a la Flota Estelar, y los cadetes son reclutados para la acción. Por supuesto, la estructura de Enterprising Young Men es puro Marte el portador de la guerra: entrada con crescendo rítmico, gran línea melódica principal, una parecida además... Lo ya dicho, si no es original, por lo menos es bueno en lo suyo: El temazo de créditos finales, con incorporación del soundtrack original de Alexander Courage, es épica en estado puro.

11.- La banda sonora de John Carter de Marte, de Michael Giacchino, esta vez es personal (2.012).



Esto ya es un chiste recurrente. Para otro pastiche de Marte el portador de la guerra de Holst, esta vez la banda sonora de una película ambientada ¡en Marte! Como ocurría con Armitage III, ¿qué mejor escenario para un pastiche de Holst basado en Marte el Portador de la Guerra, que las andanzas de un guerrero en Marte? ¿Y que además, el colmo de los colmos, tanto la ambientación de la película como la fecha en que se publicó la novela en que se basa, son la misma década en que Holst compuso su famosa obra sinfónica? Por supuesto, todos conocemos la historia: John Carter es un soldado estadounidense del siglo XIX que por este o aquel motivo, viaja a Marte y vive aventuras allá, rescatando a una princesa interpretada por la guapa Lynn Collins de las garras de tal o cual villano. Fiasco inmerecido de taquilla. Con coros siguiendo el ejemplo de Neptuno el místico porque... es de lo que se trata este posteo, vamos.

12.- El tema principal de Iron Man 3, de Brian Tyler (2.013).



En mi estricta opinión personal, la gran deuda del Universo Cinemático Marvel, en lo que a realización se refiere, es regalarnos bandas sonoras memorables. Las hay resultonas, como las de Capitán América: El Soldado del Invierno, o la de Guardianes de la Galaxia, pero no es que uno vaya tarareándolas por la vida como los temas que John Williams compuso para Superman o Star Wars, o Ennio Morricone para las películas de Eastwood y Leone, o... ya me entienden el punto. Iron Man 3 tiene un tema espectacularmente épico, claro que sí, pero más allá de eso, la banda sonora entera de Brian Tyler es genérica y un tanto olvidable. Y el tema principal... una vez más, ya saben de qué va este posteo... Bueno, el enésimo pastiche de Marte el portador de la guerra parece adecuado para un personaje como Tony Stark, que partió como fabricante de armas, y luego de amasar una fortuna con productos que, suponemos, se han usado para varios genocidios en el Tercer Mundo, ahora va en busca de los aromas a santidad que le traigan salvar a la Tierra. Bueno, quienes vimos Avengers: Infinity Wars, ya sabemos cómo resultó eso...

13.- Is She With You? de Batman vs. Superman: El origen de la justicia, de Hans Zimmer y Junkie XL, con Tina Guo como violonchelista (2.016).



Esto tiene tela. Recuerdo cuando vi Batman vs. Superman: El origen de la justicia, cuando entra en acción Wonder Woman, y comienza a sonar Is She With You?, que introduce su leit motif musical, que yo me rasqué la cabeza: "Esto lo he escuchado antes, pero... ¡Dónde!". Días después, mi memoria terminó por servirme, y me dije a mí mismo: "¡Pero si es el tema de Armitage III! Sólo que en versión rockera en vez de electrónica, pero es en efecto el tema de Armitage III"... Y como decíamos más arriba, quién dice el tema de Armitage III, dice... Gustav Holst, siempre el señor Holst, si para evidenciar eso es que estoy escribiendo este bendito posteo... ¡en dos partes! Bueno, uno podría argumentar que Wonder Woman es una mujer marciana, no en el sentido de ser ciudadana del Planeta Rojo, sino de dedicarse a la vida marcial, o militar, así es que, suena apropiado. Por cierto, si es cierta mi teoría de que el tema de Wonder Woman es todavía otro plag... cop... está inspirado en Marte el portador de la guerra de Gustav Holst, entonces estaríamos frente a la ironía suprema de que el tema musical vendría mejor para el dios Marte, el gran enemigo de Wonder Woman en los cómics y en la película de 2.017, que para la propia Wonder Woman... ¿O acaso es que, como Rambo, al luchar contra el Dios de la Guerra, Wonder Woman ha acabado por convertirse en guerra? Preguntas, preguntas...

14.- La banda sonora de La gran muralla, de Ramin Djawadi (2.017).



Ramin Djawadi no es santo de mi devoción. Sí, el tema principal que compuso para Game of Thrones es uno de los más épicos en toda la Historia de la Televisión, seguro que sí, pero luego, el resto de la banda sonora de esa serie de televisión se me hace un plomo aburridísimo. Bueno, como la serie misma, dicho sea de paso, ya escribí sobre eso en un posteo antiguo, y no pienso repetirme aquí. Y cuando compones una banda sonora para Iron Man en 2.008, pero luego llegan John Debney primero y Brian Tyler después para mejorar lo tuyo, es que no tienes remedio. Aunque, admitámoslo, Tyler mejoró el trabajo de Djawadi... holstizándolo, vamos, ya lo decía más arriba. Para La gran muralla de 2.017, película que comentábamos en su día acá en la Guillermocracia, Ramin Djawadi compuso un tema principal que, bueno, seamos honestos, se aleja un poco del pastiche, aunque sea por inspirarse en elementos étnicos chinos, pero con una estructura similar: percusión machacona, una línea melódica principal con un cierto aire... Ya estamos en las aguas en donde no se imita directamente a Holst porque ya no hace falta, sino que se toman las constantes de su trabajo, que un siglo después se han transformado en los códigos de las bandas sonoras a secas, y de ahí se va tirando como de una plantilla. Los plag... cop... inspiraciones en Holst ya están tan extendidos, que ni siquiera los reconocemos como tales porque se han transformado en el molde a secas para seguir.

¡Cero!.- La Sinfonía 40 de Wolfgang Amadeus Mozart (¡1.788!).



¡Sorpresa! Hemos argumentado hasta acá que un notable puñado de bandas sonoras del cine más épico, en realidad vienen siendo pastiches de lo que Gustav Holst había compuesto en la segunda década del siglo XX, a veces tratando de darle la vuelta para que suene original, a veces copiando descaradamente, y ha sido tan imitado, que hoy en día ya ni siquiera es reconocible como tal porque ahora se imitan a las imitaciones, en lo que viene siendo casi un subgénero musical aparte, el que podríamos llamar "bandas sonoras épicas que imitan al movimiento de Marte de Holst". O Música Marciana, si quieren ponerse realmente incisivos y que sus amigos no les inviten a irse de cervezas nunca más. Pero ya lo dice el viejo proverbio, nihil novi sub sole (no hay nada nuevo bajo el Sol), y quizás, sólo quizás... a lo mejor... Gustav Holst plag... cop... tomó algo de inspiración mirando el trabajo de un compositor anterior.

Si fuere el caso, pienso que el candidato más probable es el primer movimiento de la Sinfonía 40 de Wolfgang Amadeus Mozart. La melodía guarda alguna reminiscencia, más allá de que Mozart es un poco más elaborado en lo melódico porque a él le va la tonalidad más que a Holst. Además está el contraste entre la línea melódica aguda y el acompañamiento grave de los primeros compases. Y la cadencia un tanto militarista de la pieza guarda también similtudes. A Holst lo defiendo porque tiene la suficiente originalidad para hacer lo suyo propio, como puede atestiguar cualquiera que haya escuchado algo más allá de su gran one hit wonder, pero es que Mozart es mucho Mozart, y su sombra planea alargada sobre toda la Música Selecta occidental, y sobre la Música a secas. Aunque considerando ciertos usos musicales, no me extrañaría que a su vez, Mozart hubiera sacado esta idea de a saber dónde. Al final, de tanto buscarle precedentes a las melodías, capaz que acabemos dando con la música de los cavernícolas, y que al final, ya en Altamira estaba inventada la música que a futuro iba a ser sinónimo de épica en el cine...

2 comentarios:

Martín dijo...

Me parece que el tema de Nero de Star Trek es más holstiano que el tema de los hombres enterprisianos...

Martín dijo...

A todo esto, tengo entendido que Giacchino comenzó haciendo bandas sonoras para juegos (se ve que el hombre tenía que comer), pero no por eso no dejan de ser magníficas. Por ejemplo, este tema con claras reminiscencias "imperiales":
https://www.youtube.com/watch?v=GFJwR00HrFA

Related Posts with Thumbnails