domingo, 10 de junio de 2018

De los aviones a Internet: Las Personas del Año que nos trajeron ciencia y tecnología.

Portada de la edición del 19 de Abril de 1.949 de la revista Time, homenajeando a Chuck Yeager, el primer piloto confirmado en romper la barrera del sonido.
La vida está llena de pequeños rituales que muy en el fondo son inútiles, pero que están cargados de un cierto simbolismo. Y a los seres humanos nos chifla vivir de símbolos. Uno de esos pequeños rituales simbólicos de nuestra civilización, año a año, es el nombramiento de Persona del Año que ha hecho la revista Time desde 1.927. No es que el mundo vaya a cambiar en realidad después de un nombramiento de éstos. ¿Alguien acaso recuerda quién fue la Persona del Año, el año pasado...? ¿No? Pues... eso. Y sin embargo, estos nombramientos son un pequeño indicio que sirve para tomarle el pulso al mundo, un recordatorio de lo que ayer se consideraba como lo más relevante del minuto. Ayudado porque la revista Time se ha ganado una cierta reputación, y por ende, tiene más peso una nominación de su parte que de, digamos, el Club de Actualidad Mundial de Perejiles Asociados (CAMPA). Y si no existe ese club, debería. ¿O no les gustaría a ustedes ser miembros de un club con un nombre tan vistoso? ¿Tampoco? No me extraña.

Repasemos. Cada año, desde 1.927, la Revista Time nombra a una Persona del Año, que se supone es quien ha influido más en la marcha de los 365 días anteriores; hasta 1.999 era Hombre o Mujer del Año, pero ahora es Persona del Año, aunque en algunas ocasiones son colectivos, e incluso gente tan indefinida como... Usted, en el año 2.006. El nombramiento no supone un sello de calidad o aprobación, ya que la influencia, se supone, puede ser beneficiosa o perjudicial. En último término, se trata de quien más ha dado de qué hablar en el año anterior, sea para bien o para mal. Por supuesto, este nombramiento es como los concursos de belleza, en que no gana la más bonita sino la que le gusta más al jurado, y por lo tanto, más de algún nombramiento es discutible, ya que al final del día, no es la Persona del Año a secas, sino más bien, la Persona del Año que le gusta a ese club de amiguetes que son los jerifaltes de la Revista Time.

De manera que, siempre en el entendido de que estos nombramientos son simbólicos o representativos de un determinado tiempo, cultura y lugar, es que nos preguntamos, entre las muchas posibles cuestiones que podrían plantearse... ¿Qué tan relevante ha sido la ciencia y la tecnología para estos nombramientos? No debemos olvidarnos de que, por un lado, la ciencia y la tecnología mueven el mundo, y por lo tanto, uno podría buenamente suponer que la mayoría de los años, el nombramiento debería tocarle a un científico o un inventor. Por otro lado, muchos avances científicos o tecnológicos no manifiestan su verdadero peso o influencia sino hasta muchos años después, y por lo tanto, es más fácil nombrar como personaje más destacado del año a un político, cuyas obras se ven o parecen mucho más inmediatas.

De manera que en este posteo, le haremos un pequeño repaso a las Personas del Año que ha nombrado la revista Time y que, de una manera u otra, se vinculan con lo científico y lo tecnológico, en cómo las nuevas investigaciones y los nuevos inventos han ido cambiando poco a poco el mundo. No deja de ser un ejercicio interesante, quizás algo frívolo, pero quizás diga algo sobre el mundo, tal y como lo hemos estado viendo en retrospectiva. Y... vamos a ello.

1.927 - Charles Lindbergh.

El primer Hombre del Año, que no Persona en ese tiempo por razones... de época, digámoslo así, no fue un científico o un inventor, pero sí uno que inflamó la imaginación popular de su tiempo, al ser el primero que consiguió pilotar un avión en un vuelo sin escalas de lado a lado del Océano Atlántico, despegando en Nueva York y aterrizando en París. En un sentido simbólico, la hazaña de Lindbergh, apenas veinticuatro años después de que los hermanos Wright hicieran volar su aparato más pesado que el aire, es el fin de una era, el de la aviación como una quijotada romántica de caballeros valientes, para dar paso al nuevo período en que la aviación pasó a formar parte de la vida cotidiana de las personas. Hoy en día, aparte de estrellones aquí y allá, volar en avión sólo hace noticia cuando tu insoportable amigo de Facebook renuncia a los beneficios del micasismo e inunda su perfil con fotos suyas en a saber qué parte del mundo. Y que se quede allá, dices tú, para tus adentros.

1.955 - Harlow Curtice.

Es comprensible que la revista Time se la pasara un cuarto de siglo sin volver a tocar la ciencia y tecnología; fue la excitante época, después de todo, de esos loquitos nazis, de la Segunda Guerra Mundial, y de la construcción de orden geopolítico nuclear posterior. Normal que, salvo el Combatiente Americano nombrado en 1.950 por aquello de Corea, todo el resto hayan sido políticos. Pero en 1.955 hubo una cierta desviación, cuando le tocó a Harlow Curtice. ¿Quién? El hombre que fue presidente de General Motors de 1.953 a 1.958. Vale, no es un científico o inventor sino un empresario. Pero es el empresario de la industria automovilística, que en esos años anteriores a la carrera espacial venía siendo sinónimo de tecnología de punta. En medio de una economía no demasiado boyante, Curtice apostó por un amplio plan de inversiones, y dicho plan pagó: General Motors se transformó en la primera corporación en la Historia Universal que hizo más de mil millones de dólares en utilidades al año. Visto desde cierto punto de vista, General Motors fue el Google o el Facebook de mediados del siglo XX: una corporación que se basa en tecnología de punta y una abrumadora inversión para hacerse de una posición dominante de mercado. Irónicamente, fue una de las compañías barridas por la crisis económica de 2.008... ¿será esto también un anuncio del futuro destino de las grandes compañías basadas en la navegación en línea, de la actualidad...?

1.960 - Científicos de Estados Unidos.

Es casi como si la revista Time, avergonzada, hubiera decidido ponerse al día con la ciencia, de manera que por tercera vez creó un Hombre del Año con un colectivo: los científicos de Estados Unidos. Las anteriores fueron el Combatiente Americano y el Freedom Fighter húngaro, si se lo preguntan. Repasar la lista de quince representantes del científico estadounidense es casi tomarle el pulso a lo que era la ciencia de avanzada en su día: Genética y Bioquímica (Linus Pauling, George Beadle, John Franklin Enders, Joshua Lederberg, Robert Burns Woodward), Ingeniería de vuelo (Charles Stark Draper), Física de Partículas (Donald A. Glaser, Edward Mills Purcell, Isidor Isaac Rabi, Emilio Segrè, Edward Teller el padre de la bomba de hidrógeno), la temprana computación (William Shockley), el rayo láser (Charles H. Townes), la investigación espacial (James Van Allen), ¡la datación por carbono 14! (Willard Libby). O sea, gentes a las cuales les debemos la comprensión de los mecanismos bioquímicos de la vida, la navegación por el espacio, y también que ustedes puedan estar leyendo la Guillermocracia a través de un computador personal. No es menor, como puede verse.

1.968 - Los astronautas del Apolo 8.

En 1.961 el Hombre del Año no fue Yuri Gagarin sino John F. Kennedy, y en general, la revista Time ignoró en lo sucesivo la entonces candente carrera espacial. Pero se puso al día nombrando en 1.968 a la tripulación del Apolo 8, conformada por William Anders, Frank Borman y Jim Lovell, quienes en cierta medida fueron en su día la encarnación real de la famosa frase de la contemporánea Star Trek: "Ir atrevidamente allí donde ningún hombre ha ido antes". Hasta la fecha, todos los humanos ascendiendo al espacio llegaban a lo sumo hasta la órbita terrestre. La misión Apolo 8 fue la primera que se aventuró más allá, saltando de la órbita terrestre a la lunar. Una aventura no exenta de riesgos, como lo probó después la cápsula Apolo 13, que iba a la Luna, la pifió, y estuvo a punto de quedarse convertida en el primer frío sarcófago del espacio exterior, en vez de salir como salió, o sea, convertirse en una heroica y algo aburrida película dirigida por Ron Howard. Curiosamente... al año siguiente, ni Neil Armstrong, ni el Apolo 11, ni la NASA, fueron nombrados Hombres del Año. Por alguna razón, ese honor le correspondió a los Americanos del Medio Oeste. Lo ya dicho, no gana la más bonita, sino la que le gusta más al jurado...

1.982 - El computador.

Durante la siguiente década, la revista Time se olvida de la ciencia y la tecnología. Incluso, cuando nombró Mujeres del Año a la Mujer Estadounidense en 1.975, entre sus doce representantes no hay ninguna científica o inventora. En 1.980 el Hombre del Año fue Ronald Reagan en vez de, digamos, Carl Sagan por haber inflamado la imaginación de una generación completa con Cosmos. Pero en 1.981 irrumpió el computador personal, y de pronto, esos cacharros de Ciencia Ficción estaban invadiendo los hogares como hongos. Tanto, que incluso los músicos alemanes de Kraftwerk se pusieron al día y lanzaron su disco Computerwelt. Por una vez, la revista Time olfateó la revolución tecnológica que se venía encima, y acreditó el hecho, el cual por suerte tuvo resultados más felices que los de la película Juegos de guerra. O más infelices que los de La chica explosiva. Decidan ustedes. Por cierto: es la primera y hasta el minuto única vez en que el nombramiento no ha sido para un Hombre, una Mujer o una Persona del Año, sino... una Máquina del Año. Roguemos porque la siguiente no sea Skynet.

1.988 - La Tierra en peligro.

El movimiento ecológico empezó a crecer en la década de 1.960, agarró vuelo en la de 1.970, y alcanzó un máximo en la de 1.980. Por primera vez, la Ecología no era un asunto de cuatro lunáticos con exceso de cannabis en el cuerpo, sino que invadió el debate público a todo nivel. Todos aprendimos lo que era el smog, comenzamos a preocuparnos por esos malvados clorofluorocarbonos que atacaban la inocente capa de ozono, empezó a hablarse de cambio climático... La revista Time acreditó esto nombrando a la Tierra en peligro como Planeta del Año. Porque, bueno, si nos cargamos el medio ambiente, no van a quedar humanos para ser nombrados Persona del Año a futuro. Una obviedad, claro, pero debemos decirlo porque a veces la gente se pone tonta mientras cambia automóvil y celular de manera innecesaria todos los años, y al demonio con la huella de carbono o el impacto sobre el medio ambiente. Por desgracia, en la actualidad la cosa no ha mejorado. El tema alcanzó un punto de saturación, la gente se cansó de los santurrones proclamando el inminente apocalipsis ecológico, y en la actualidad, ahí tenemos a las hordas de brutos ignorantes negando el calentamiento global. Sería bonito que para 2.018, por aquello de los treinta años, la Tierra en peligro volviera a ser Persona del Año. Sería sin lugar a dudas más significativo que Las Que Rompieron El Silencio de 2.017, porque el acoso sexual y el casting couch son temas importantes, por supuesto que sí, pero la buena salud de la Tierra, nuestro hogar común, puede que lo sea un poquito más. Digo yo.

1.996 - David Ho.

Creíamos que se habían ido para siempre, pero fuimos demasiado optimistas. Con el desarrollo de la teoría microbiológica de las enfermedades y de las vacunas entre los siglos XIX y XX, las grandes pandemias parecían cosa del pasado. La década de 1.980 nos demostró lo equivocados que estábamos, cuando vino una nueva enfermedad silenciosa y letal: el SIDA. Este científico estadounidense es en realidad un inmigrante (guiño, guiño) taiwanés. Su labor resultó clave para entender los mecanismos de replicación del VIH, y el desarrollo de las terapias antiretrovirales que transformaron al SIDA de una enfermedad con pronóstico seguro de muerte, en apenas una condición crónica. Por supuesto, la idea es seguir adelante y conseguir la vacuna y el antídoto contra el SIDA, pero por el minuto, mantenerla en estado crónico cuenta como un avance. En particular para las farmacéuticas que tienen un público cautivo ad eternum en vez de darles una cura definitiva, ya puestos con un poco de mala leche. Dicho sea de paso, Alexander Fleming, el hombre que desarrolló la penicilina, el primer antibiótico, nunca fue nombrado como Persona del Año. Claro, inventó la penicilina en 1.929, pero hubo que esperar hasta la Segunda Guerra Mundial y el tratamiento de las infecciones de campaña para demostrar su verdadero poder, otra muestra de cómo no siempre es fácil determinar en su día, qué avance científico va a cambiar el mundo, y cuál no.

1.997 - Andrew Grove.

Andrew, ¿quién? La palabra mágica aquí es: Intel. La empresa que fabrica microprocesadores. O por ponerlo en términos más amplios: uno de los prohombres que ayudó a erigir Silicon Valley. Un poco de ironía: mientras que en 1.956 los Freedom Fighters de Hungría se ganaban la nominación a Hombre del Año, Andrew Grove, húngaro él mismo, se fugaba a Estados Unidos. Sí, señor Trump: La moderna industria de los microprocesadores que entre otras cosas sirve para que usted vandalice Twitter... esa industria la inventó un inmigrante. Pero volviendo al señor Grove, éste se familiarizó con el tema de los circuitos integrados, la base de lo que en esa época vino a llamarse los microcomputadores, antepasados del computador personal nombrado como Homb... Máquina del Año en 1.982... El gran giro vino cuando Intel, la empresa fabricante de microprocesadores que manejaba Grove, consiguió un trato para ser el proveedor exclusivo de éstos para IBM, lo que significó que durante años, prácticamente todos los computadores personales del mundo usaban circuitos de Intel. Todavía hoy, Intel es un gigante en materia de circuitos, y una de las empresas que tiran del carro de Silicon Valley, aunque en su propio rubro han sido relegados al segundo puesto por Samsung. Si ahora en 2.018 usas un computador Apple, Lenovo, HP o Dell, estás usando circuitos de Intel, para que quedemos más claros. Lo ya dicho: en materia tecnológica, muchos de los más grandes avances tienden a pasar un tanto desapercibidos.

1.999 - Jeff Bezos.

Es como si después de años de haberle prestado una atención más bien nominal a la ciencia y la tecnología, la revista Time hubiera querido hacer acto de contrición, y por tercera vez en cuatro años, vuelve a mirar a este rubro. Puede que la década de 1.990 haya sido la edad heroica en materia de navegar por Internet, pero de todas maneras, en la misma surgieron la mayor parte de los desarrollos que configuraron la red mundial, tal y como la conocemos. Incluyendo el entonces llamado e-commerce, porque todo era más cool anteponiéndole una letra e, no como ahora que es más cool si se le antepone una letra i. En 1.993, Bezos fundó una humilde empresa para vender libros vía Internet, y como quería un nombre que estuviera más o menos cerca del inicio del alfabeto, se acordó de cierto río en Brasil y la llamó Amazon.com. Todos sabemos en qué acabó eso. Hoy en día, Bezos es dueño del The Washington Post, el mítico periódico que en su día derribó al Presidente Richard Nixon, si vieron la película Todos los hombres del Presidente. Y está invirtiendo en el turismo espacial, entre todas las cosas. Y todo, por convertir en realidad una idea que hasta el minuto era pasto de Ciencia Ficción para dejar boquiabiertos a los peques de la casa.

2.006 - Usted.

Hasta mediados de la década de 2.000, Internet era ese reino esotérico en donde debías saber ese lenguaje de runas que eran los códigos de programación, para pasar de usuario a creador de contenidos. Hasta que de pronto, estalló la blogósfera. Que tuvo su auge y ahora se ha comprimido en beneficio de las redes sociales, porque tener y mantener un blog tiene su joda, pero bueno, era 2.006 todavía. El caso es que la revista Time decidió entonces que la Persona del Año eran los creadores de contenidos, ya que por primera vez en la Historia Universal se rompía la dicotomía entre un creador y su auditorio; gracias a Internet, ahora todos podemos ser creadores y a la vez auditorio del resto. Claro, después pasa lo que pasa, que todos quieren ser caciques y nadie quiere ser indio, todos hablan y nadie escucha, no todos los creadores de contenido crean contenidos interesantes, las redes sociales se llenan de fotografías con el sandwich de carne con mayonesa que me voy a comer de almuerzo... Pero la intención es lo que cuenta, dicen. En lo que a mí respecta, es una Persona del Año que me hace feliz. Después de todo, yo también soy un creador de contenidos, así es que gracias a esto, puedo sentirme un millonésimo más Persona del Año. No soy tan popular como la gente de Honest Trailers, pero en fin, por algo se empieza...

2.010 - Mark Zuckerberg.

Todos nos conocemos la historia. Hasta los más descolgados del mundo y sus realidades, se han visto la película La red social, en donde Lex Luthor se reía en la cara de Spiderman, perdón, Jesse Eisenberg como Mark Zuckerberg hacía tonto a Andrew Garfield como Eduardo Saverin. Como sea, todos sabemos que Facebook fue la siguiente revolución. Un sitio en donde podrías estar conectado con todos tus amigos, compartiendo fotos, intercambiando mensajes, mintiendo como un bellaco, jugando juegos hoy en día olvidados, y de paso, haciendo más evidente el ostracismo de la gente que te cae mal, porque nada dice tanto "no me importas" como dejar en leído un mensaje y sin responderlo. Hubo una época en que parecía que Facebook iba a ser para siempre, como la Biblia, las pirámides egipcias, o la picazón en la entrepierna. Después saltó a la palestra el asunto de la minería de datos resumido en "cuando un producto es gratis, entonces es que tú eres el producto", y el todavía más opaco asunto de Cambridge Analytica. Y todo, mientras Facebook va declinando porque para los jóvenes ya no es cool, porque "es la red social en donde están metidos mis viejos", y eso significa que en algunos años, la tasa de perfiles abandonados superará a los niños y adolescentes creándose perfiles nuevos, con el consiguiente e inevitable colapso demográfico en línea. Aunque igual, en veinte a treinta años más, así como ahora existe la nostalgia por la década de 1.980, capaz que resuciten a Facebook como los vinilos hoy en día con los hipsters. Tiempo al tiempo...

2.014 - Luchadores contra el Ebola.

Lo decíamos más arriba. Creíamos que las enfermedades infecciosas estaban derrotadas. Sin embargo, mientras los microbios evolucionan y desarrollan resistencia a los antibióticos, y las enfermedades hospitalarias se vuelven cada vez más resistentes e intratables, nuevas amenazas vienen desde el exterior, desde rincones del medio ambiente antes no hollados por el pie humano, y que son hervideros de potenciales bichos muy entusiasmados con la perspectiva de aprovechar todo ese inmenso reservorio de alimento que es la carne de siete mil millones de seres humanos ambulantes y contando. En la actualidad, la epidemia de Ebola de 2.014 es casi una nota anecdótica a pie de página de lo que serán los recuentos de la década, por allá en 2.020. Pudo haber sido mucho peor. Si el Ebola hubiera saltado las barreras sanitarias y se hubiera cebado en el Primer Mundo, habría sido peor que la gripe española de 1.918; considerando los índices de mortalidad del Ebola, no me extrañaría que hubiera sido un escenario tan macabro como la Peste Negra de 1.348, la que se llevó a la cuarta parte de la población europea en apenas cuatro años... pero a nivel planetario. Los médicos, personal hospitalario y voluntarios que se sumaron a las filas de la guerra contra el Ebola y le plantaron un muro de contención hasta extinguir el brote epidémico, ésos sí que son héroes. Sin ellos, quizás ni yo estaría escribiendo esto, ni ustedes leyéndolo. Uno de los nombramientos como Persona del Año más justificados, si me lo preguntan.

Y ahora... soñar es bonito. ¡La Guillermocracia, Blog del Año según la Revista Time! Total, si un tipo como Donald Trump, cuya única gracia es ser un deslenguado que tiene dinero, consiguió ser nombrado Persona del Año, ¿cómo no lo vamos a lograr nosotros, eh...?

Uno que debió ser Persona del Año y no fue.

2 comentarios:

murinus2009 dijo...



1927 Charles Lindbergh.
¿Fue cierto que Lindbergh logro esta hazaña mientras su hijo estaba secuestrado? creo que el cuerpo de su hijo nunca apareció.

1955 Harlow Curtice.
Nunca había pensado cual fue la primera en pasar de los mil millones al año en ganancias.
Hace unos años escuche que Miley Cirus fue la primera superestrella que logro 1000 millones de dolares en un año.
Hubo un tiempo en que se decía:
Lo que es bueno para GM es bueno para EEUU...

1960 Científicos de EEUU.
Creo que al menos cada año se debería nombrar un científico junto a la persona del año, algunos dirán que para eso es el Nobel.

1968 Los astronautas del Apollo 8.
De haber esperado un año le tocaría a los de Apollo 11 ¿quienes fueron los de aquella foto?
La gran esfera azul.
Esa foto es histórica, creo que la misión Apollo que tomo esa foto se merecía el nombramiento.

1982 El Computador.
Si, es una de las herramientas mas presentes y útiles de la humanidad, lastima que se use mas para mandar fotos de almuerzos que otra cosa.

1988 la Tierra en peligro.
Al decir la Tierra en Peligro, se refieren a los grandes animales mayores a un conejo y a la Civilización Tecnológica, la Tierra puede existir y existió por eones en condiciones dantescas, el Homo Sapiens es quien necesita ciertas condiciones para prosperar.


1996 David Ho.
No sabia que el trabajo de un solo hombre logro hacer del SIDA una enfermedad crónica.
Los ultimos avances que escuche son:
-Una especie de preventivo
se toma un cóctel de antivirales mientras se esta en situaciones de riesgo y eso evita el contacto, mientras se tome el cóctel.
El otro.
-Una especie de "cóctel del día después", si se cree que hay exposicion al virus, se toma este, coctel del dia despues, creo que mas bien es tomarlo por un mes después y se evita el contagio.
Supongo que el siguiente paso sera la Cura y la Vacuna.

1997 Andrew Grove.
Otro del que no sabia, el fundador de Sillicon Valley, creí que la mayor figura de Intel era Gordon More.

1999 Jeff Bezos.
Si algo sabia de su método simple de planear negocios.
Hoy Amazon es de los Grandes de Internet.
-Vende de todo, es la mayor competencia de, Wal Mart, el mayor del Mundo en ese rubro.
-Es proveedor de servicios en Nube.
-Produce contenido en streaming, compite contra Netflix.
-Turismo espacial.

2006 Usted.
Lastima que el contenido producido en mayor medida sean: mensajes de wasap y fotos de comida.
Por fortuna existen los grandes Blogs como, La Guillermocracia, que deseo duren décadas mas.

2010 Mark Zuckerberg.
Bien descrito el modelo de negocios Guillermo, los productos de, feisbuc, son los 1500 o 2000 millones de usuarios de esa pagina.

2014 Luchadores contra el Ebola.
En algún lugar leí que de los mas peligrosos y peores trabajos esta el de ser los primeros en contener una epidemia de virus tipo Ebola.
Muere el 50% o algo así.
Estos en verdad son Heroes.
En su novela, Zona Caliente, el autor (creo que Richard Preston) habla de un brote de Ebola que se dio y fue contenido en territorio continental de EEUU.
Preston advierte que el virus Volverá...
Parece que una desventaja del Ebola es precisamente su agresividad, mata rápido al anfitrión y muere antes de propagarse ampliamente.

Guillermocracia Blog del año en Time.
Seria bueno tienes mi voto Guillermo.
Pocos Blogs tienen series de Entradas tan grandes y bien elaboradas como:
-Las Crónicas Ciencia Ficcionisticas.
De lo mas completo en el genero que he visto, o...
-Las Crónicas Antropicas.
Que yo creo están a al altura de, Cosmos, en su convicción de mostrar el avance del Pensamiento Racional Ilustrado, en la Humanidad.
Falta que el Jurado de Time tenga esa amplitud de Visión.

Gaby Fonseca dijo...

Gracias por la lectura.

A mi pensar, lo que motiva principalmente el nombramiento de Persona del año es seguir una agenda o algo por el estilo, y asi infundarla en la opinion publica, y puede que esos hayan sido casos excepcionales. Solo digo.

De los que venian, se me viene a la mente el caso de Charles Lindbergh, muy querido y todo y luego salio con su domingo 7 apoyando al nazismo xD ouch !

Y si el Sr. Guillermo quiere hacerse notar mas tiene que poner estas geniales entradas en Reditt o, 4chan jiji

Saluditos desde Mexico ^^

Related Posts with Thumbnails