domingo, 17 de diciembre de 2017

Friend zone: Breve exploración de un concepto desafortunado.

San Jorah Mormont, patrono protector de los amigos frienzonizados.
Pocos términos del idioma inglés son tan letales como friend zone. Existe traducción al castellano: Zona de amigos. Pero no cabe duda de que suena mucho más potente en inglés. Aquí en la Guillermocracia somos críticos con la adopción de términos ingleses simplemente porque sea cool, pero en este caso podemos hacer una excepción. Todos conocemos la situación: se trata de una relación de amistad en donde uno de los dos amigos quiere que las cosas vayan a más, mientras que el otro desea mantenerlas en amistad simple y llana. O sea, la relación entre Jorah Mormont, santo patrón de los hombres frienzonizados, y Daenerys Targaryen; en las primeras temporadas de Game of Thrones por lo menos, porque las subsiguientes ya no las vi.

El concepto de friend zone es la evolución natural de uno anterior, el de amor no correspondido. Por supuesto que en épocas pasadas, el amor no correspondido era eso, amor no correspondido y punto, mientras que en la actualidad, un amor no correspondido puede adoptar la forma de una amistad, por la pura y simple evolución de las relaciones humanas. En el siglo XX se ha instituido que hombres y mujeres pueden ser amigos, y no pasa nada. Según algunas personas por lo menos, porque según otras, la amistad entre hombres y mujeres es imposible, ya que siempre habría un interés romántico, etcétera. ¿Y en el pasado? Recuerden cómo eran las cosas: acercarse a una mujer por parte de un hombre implicaba pedirle permiso al pater familias para visitar a la chica, salir con una chaperona, etcétera. Difícilmente el medio ambiente en donde puede surgir alguna clase de amistad. Las relaciones entre hombres y mujeres eran de dos clases: el romance que termina en matrimonio, o esa cierta otra clase de relaciones que implicaba un hombre yéndose por ahí con chicas de vida ligera, siendo la amistad un elemento posible, pero no realmente necesario, para que siguiera girando la rueda social.

Supongo que el concepto de friend zone también puede aplicarse a amigos de un mismo sexo, uno de los cuales quiere algo homosexual con el otro. Sobre el tema, mayores cosas no sé, de manera que no me pronuncio; me conformaré con hablar acerca de la friend zone entre hombres y mujeres.

Una de las primeras cosas que me llama la atención del concepto de friend zone, es que es una fuente fértil de potencial doble estándar. Lo que parece más habitual, es el amigo interesado en llegar a algo romántico con la amiga, mientras que la otra situación, la amiga que intenta ser ascendida a pareja oficial, parece ser menos recurrente. Pero hay una diferencia en como ambas situaciones se viven. El amigo puesto en la friend zone, el pagafantas por decirlo en castellano castizo, es visto con la conmiseración y tratado con las cuchufletas que solemos reservar para las pobres ratas, mientras que la amiga puesta en la friend zone suele ser tratada con enorme simpatía y comprensión, pobrecita ella que es rechazada. En nuestra sociedad, el doble estándar entre sexos es aceptable cuando favorece a las mujeres.

Piensen por ejemplo en Jorah Mormont, a quien ya mencionábamos. En el Honest Trailer de Game of Thrones, al personaje lo llamaban explícitamente Lord Friend Zone, lo que por supuesto es una burla, porque es de Honest Trailer de lo que hablamos. La situación inversa la vemos en Los miserables, en donde Eponine resulta frienzonizada porque Marius se pone verde por Cosette, y no conozco a nadie que se atreva a burlarse de la pobrecita. Incluso en las teleseries puede verse esto: por lo general, queremos que la joven pobre al final se quede con el chico rico que a su vez le dé la patada a la chica rica, mientras que cuando él es el joven pobre detrás de una chica rica con un chico rico, la situación no tiene tanto pathos.

Por supuesto, hay una dosis de saludable machismo por detrás de esto. Burlarse del hombre frienzonizado pasa por asumir que éste es un perdedor que no es capaz de levantarse a la chica que es su amiga. El subtexto es que no existe verdadera amistad entre hombres y mujeres: todo hombre que se acerca a una chica, es porque pretende algo romántico con ella. Así, la chica sólo debería aceptar tener trato social más allá de hola y chao, sólo con aquellos hombres que le resulten interesantes... y una vez emparejada, no debería tener amigos varones nunca más. Así, la burla al hombre frienzonizado termina resultando una doble ofensa: contra el hombre en sí por ser tan poco hombre que no es capaz de conquistar a la amiga que en vez de ello lo termina explotando, y a la vez contra la chica malagradecida que recibe favores de su amigo sin retribuirlo como corresponde, o sea, pagando con carne.

Curiosamente, este estereotipo ayuda a que la cantidad de hombres frienzonizados sea superior a la de mujeres frienzonizadas, o al menos, que ésa sea la apariencia. Porque este estereotipo significa que el nacimiento de una amistad entre un hombre y una mujer no puede devenir en eso, en amistad, sino que se trataría de una especie de fase previa o de transición, en camino a la relación ideal, que es de naturaleza romántica. ¿Y por qué entonces se ven menos mujeres frienzonizadas? Simplemente porque las mujeres en general tienen menos tolerancia al rechazo que los hombres. Es la misma razón por la que, tratándose de una potencial primera cita, los hombres toman la iniciativa y no las mujeres: es un estándar social que el hombre debe soportar sobre sí la carga del rechazo, mientras que la mujer está justificada en ese respecto. Es una injusticia en contra de los hombres, por supuesto, pero así es como opera la vida. Así, el amigo frienzonizado será más visible que la amiga frienzonizada simplemente porque él exhibirá todas las conductas de acercamiento, mientras que ella optará más bien por quedarse en su rincón, esperando a que el chico guapo la saque a bailar.

Por supuesto, todo esto es una tontería. La amistad no tiene nada que ver con el amor romántico. Ambas corren por carriles separados. La amistad implica una relación de acercamiento y confianza, mientras que el amor romántico implica una dosis continuada y saludable de intercambio de fluidos entre cuerpos sudados. Puede existir confianza sin fluidos, lo que sería amistad sin amor, o puede existir fluidos sin confianza, lo que sería romance sin amistad, o pueden existir ambos a la vez, lo que sería por supuesto el ideal.

Pero esta idea de que la amistad es sólo una fase previa antes del romance, ayuda también a crear muchas potenciales friend zones. Porque eso se relaciona con la idea de que no se puede ser amigo de una pareja. Esto es una estupidez, por supuesto, ya que la confianza no tiene nada que ver con el sexo, pero muchas mujeres lo creen así, y por extensión, muchos hombres también. Esto tiene que ver con el endurecimiento de las relaciones sentimentales en nuestra sociedad contemporánea, por supuesto. Hoy en día, ha decrecido de manera significativa las relaciones sentimentales que son en salud y en enfermedad, en riqueza y en pobreza, para toda la vida, y lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre. Hoy en día, la tendencia por el contrario es que las relaciones sentimentales sean desechables. Desde esta perspectiva, dar el salto al sexo implica de verdad la posibilidad de que se rompa la amistad para siempre, porque si la amistad implica confianza y la persona se transforma en una pareja, entonces seguir siendo amigo de una pareja es casi como darle confianza a un enemigo. Y sí, mucha gente ve a la pareja no como un compañero o una compañera en la vida, sino como un enemigo o una enemiga que debe ser manipulada y doblegada para que satisfaga el ego y los intereses propios. Triste y dramático, pero así es como está el mundo.

Desde esta perspectiva, hace mucho sentido que muchos pretendientes no quieran dar el salto desde la friend zone hasta la relación sentimental completa. Porque si el salto resulta, entonces es una ganancia completa. Pero si el salto no resulta, entonces se rompe la amistad, y el pretendiente pierde a la persona pretendida para siempre, incluso como amiga.

Y las cosas se ponen incluso más espesas. Hemos dicho que una amistad es una relación de confianza, pero, ¿qué sucede cuando una de las dos personas, o ambas, fingen ser personas confiables pero en el fondo están manipulando la situación para su propio beneficio? Esto puede ocurrir para ambos lados, y es también una importante fuente de potencial frienzonización.

Por el lado de el o la pretendiente, la situación puede ser manipulada para crear una red de obligaciones que hagan caer a la otra persona en sus redes. La persona en cuestión decide no presentar sus sentimientos e intenciones de manera abierta porque podría experimentar el rechazo, y con perfecto espíritu de "no me gustaría perder porque mi autoestima sufriría", empieza a acercarse de manera lenta y sinuosa, fingiendo amistad cuando en realidad todo es parte de una estratagema a medio plazo para terminar intercambiando babas u otros líquidos corporales afines. Por supuesto, si esta táctica revienta en la cara porque la persona blanco de la estrategia decide no caer en la trampa, vendrán las quejas respectivas de que "yo fui el mejor amigo o la mejor amiga, cómo es posible que me rechace", etcétera. Mucho del subtexto machista de burla contra el hombre frienzonizado, viene de aquí.

Pero también la persona pretendida puede sacar provecho de frienzonizar a su amigo o amiga. Es quedarse con lo mejor de ambos mundos: obtener todos los beneficios y ventajas de una amistad, con o sin ventajas, sin tener que hacerse cargo de las obligaciones y responsabilidades de una relación de intercambio de babas u otros líquidos corporales afines. Nuevamente la sinceridad juega un rol aquí: si la persona que pretende sólo amistad es honesta con sus intenciones, no debería haber problema. Pero puede suceder que la persona quiera mantener al amigo o amiga frienzonizada a través del envío de mensajes mezclados, o coquetería por llamarlo por un nombre más claro, y esto es pura y simple manipulación, porque en el fondo se están haciendo ofertas o promesas respecto de las cuales no existen intenciones de cumplir.

Al final, eliminar las friend zones requiere sinceridad. Si las intenciones son románticas, es mejor dejar caer esto desde el primer día. Si hay una simple amistad y de pronto una de las personas ve que la situación evoluciona en otra dirección más profunda, también hacerlo ver de manera franca y abierta. Si la otra persona acepta que las intenciones son románticas, lo que va a suceder es el salto a la situación realmente deseada por ambos, o sea, al intercambio de babas u otros líquidos corporales afines. Si no, la otra persona debería dejar bien en claro que las cosas van a ser de amistad; la persona frienzonizada puede aceptarlo o no, en cuyo caso seguirán siendo amigos sin una friend zone porque ya las cosas están claras, o se retirará y la amistad se rompera... lo que, dadas las circunstancias, es posiblemente lo más saludable para ambos.

Pero por supuesto, este saludable consejo que les doy aquí desde la Guillermocracia, muchos no lo seguirán. Y es que, muy en el fondo, a nadie le gusta perder. Siguiendo la estrategia de la honestidad franca y abierta, el amigo o la amiga frienzonizados puede perder a su potencial relación de pareja, mientras que el amigo o la amiga frienzonizadores, pueden perder un potencial amigo, y en los casos más manipuladores... a una potencial pareja en caso de que no resulte nada con mejores candidatos a potenciales parejas. Lo que no es una pérdida porque más allá hay otras potenciales relaciones de pareja u otras potenciales amistades, pero, ¡ay!, mucha gente no lo ve desde esa perspectiva. Hay un tema de inversión de por medio: "he invertido tiempo, dinero y esfuerzos en crear esta situación de friend zone, así es que quiero ganar a toda costa y a como dé lugar". Y por supuesto, ésa no es la actitud con la que se construyen amistades o relaciones de pareja que sean saludables. Tales cosas requieren de compromisos, acuerdos y renuncias, conceptos éstos a los que mucha gente es alérgica, en nuestra cultura de "yo mío de mí". Y mientras siga existiendo ese concepto de "yo mío de mí" aplicado a las relaciones entre hombres y mujeres, seguirán existiendo friend zones construidas por frienzonizados tratando de obtener una pareja a la mala y vía manipulación, y frienzonizadores tratando de mantener una amistad también a la mala, ignorando los sentimientos de la persona a la que supuestamente tratan como amigo o amiga.

2 comentarios:

hectorlp dijo...

Posdata: Yo sigo viendo Game Of Thrones y Jorah no siguió tu consejo. Y Daenerys se involucró en un intercambio de fluidos con un hombre (su sobrino, cuyo parentesco ella ni sospecha) que no hincó rodilla ante ella. Lo cual convalida la poca efectividad de la Friendzone (más info en el reality de MTV, jaja)

Gaby Fonseca dijo...

Gracias por el spoiler, hectorlp :S

Related Posts with Thumbnails