¡La Guillermocracia te convoca a filas para OPINAR SOBRE EL CINE DE 2.018! Para más detalles y dejar tus comentarios, pincha aquí.

domingo, 15 de octubre de 2017

"Madre": Una (probable) explicación sobre la película.

¡Oh, no! ¡Vamos para fracaso de taquilla! ¡Nuestro caché!
Desde la década de 1.960 con la irrupción a nivel más o menos masivo de lo que podemos llamar cine arte europeo, y con mayor intensidad desde la era de los blockbusters con Tiburón y La guerra de las galaxias, el cine pareciera ir entre dos aguas. Por un lado está la producción comercial, parece ser que cada vez más ligera y descerebrada, aunque de tarde en tarde surjan joyas con cierto calado filosófico, como la Trilogía del Caballero Oscuro, o simples películas de entretención que al menos cumplen con ser buenas películas de entretención, como Guardianes de la Galaxia. Por el otro lado está el cine de vocación más artística, o eso se supone a lo menos, que no llena salas ni intenta llenarlas tampoco, aunque a veces lo logre. Y en medio de todo eso, ciertos cineastas que intentan moverse entre dos aguas, creando un cine a veces más accesible y otras más hermético, con pretensiones artísticas, pero sin dejar de lado un cierto apelar al público masivo. Quizás el ejemplo moderno más exitoso en este rubro, en taquilla por lo menos, sea Christopher Nolan. Otro de los que llenan papeletas en ese rubro es Darren Aronofsky, quien ha intentado tomarse por asalto las pantallas con Madre, ahora en 2.017, tres años después de Noé, su producción inmediatamenta anterior. Y decimos que lo intentó, porque la película, aunque ha recibido aclamación crítica, se ha hundido como un plomo en la taquilla, y ahora a mediados de Octubre de 2.017, parecía ir camino a saldarse con pérdidas.

No cabe duda de que Darren Aronofsky es uno de los cineastas más polémicos de las últimas dos décadas. Su cine suele ser visceral, pesado, sin demasiadas concesiones a la audiencia. Lo que deja caer las reacciones habituales: quienes lo consideran un artista capaz de hacerte sentir cosas y con mensajes muy potentes, por un lado, y quienes lo consideran un pretencioso y un aburrido. Mi opinión, en este rubro estrictamente personal por supuesto, es que ambas opiniones son parcialmente correctas. Yo le aplaudo a Aronofsky que sea un cineasta decidido a contar sus propias historias en su propio estilo, y que las mismas sean en principio digeribles, y no una mera acumulación de cosas que se vean artísticas. Pero por otro lado... se le va la pinza, más que algunas veces. Siempre en mi opinión personal, creo que el cine de Aronofsky funciona mejor cuando deja un tanto de lado los aspectos más surreales del argumento y se centra en sus personajes y situaciones, sean cotidianas como en El luchador, sean en el cine de género como Noé. Por supuesto, la materia es opinable, seguro que cada lector de estas líneas tiene su propia opinión al respecto, y no seré yo quien intente adoctrinarlos sobre este particular.

Por todo lo anterior, no me parece raro que para vastos sectores de la audiencia, Madre sea una película casi impenetrable. Por supuesto, fácil no es, como lo sabe cualquiera que la haya visto. Pero las metáforas están ahí, y no carecen de sentido. Por otra parte, lo descoyuntado de la narrativa es consecuencia casi necesaria de que la referencia de base es también un libro... bastante descoyuntado. Por supuesto, no ayuda que la película fue vendida por la publicidad como lo que no es, o sea, una película de terror más o menos al uso, en el subgénero de invasiones domésticas, que ha tenido un cierto florecimiento en los últimos años. Los que la vieron con esa disposición, de ver la enésima película de burgueses dueños de casa invadidos por zombis, punkies, rednecks o economistas que vinieron del frío, seguramente se les descolocó todo lo que se llama el duodeno viendo la segunda muy surrealista mitad de la cinta. Y sin embargo, prestando un poquito de atención a la historia, no me parece tan difícil de entender. Por supuesto, ayuda tener una cierta dosis de cultura, lo que no suele abundar en las masas de hoy en día, víctimas de esas factorías de alumnos que vienen en llamarse escuelas por estos días. Es por eso que, acá en la Guillermocracia, vamos a prestar un pequeño servicio, y repasar la interpretación de esta película. O al menos, una posible interpretación de la misma, que a mi buen ver y honesto intelecto, me parece la correcta, o a lo menos, la que mejor se ajusta a lo mostrado.

Por supuesto, un par de acotaciones adicionales. En primer lugar, no pretendo decirles que la película sea buena o mala. En mi opinión es buena, pero mejorable, pero claro, ése soy yo; tratándose de lo que se cuenta aquí, es muy comprensible y justificable la diversidad de opiniones. Y en segundo término, creo que no necesito decirlo, pero debo hacerlo igual... la siguiente reseña viene plagada de spoilers, incluyendo el destripe completo y sin anestesia del final, que es bastante bruto, por cierto. Por lo que, lo de siempre. Si no has visto la película, mejor detente aquí y no sigas leyendo. El resto... sigamos adelante.

La "Madre" es la actual pareja del director. Sutil, Aronofsky, sutil.
Partamos con el argumento. La película se ambienta completa en una casona ubicada en medio de un bosque, una estampa clásica dentro de cierto cine estadounidense que la usa como metáfora del espíritu pionero de Estados Unidos. En ella vive una chica, que es la Madre aunque no tiene hijos, y que es interpretada por una Jennifer Lawrence a la cual el director y ahora su pareja Aronofsky la pasea de manera muy agradecida en camisones que dejan muy poco a la imaginación. Y su chico, el Escritor, que es Javier Bardem. Ella es dueña de casa y ha restaurado la misma por sí sola, mientras que él no puede escribir porque vive angustiado por un bloqueo creativo. De pronto, aparece un forastero primero, que es un Ed Harris mucho más viejo de lo que yo recordaba, seguido por su señora, que es una Michelle Pfeiffer a quien ni la tercera edad ha conseguido borrarle lo estupenda y lo dama. Lo que sigue es una historia del par de molestos invitados que no querían irse, con la complicidad del Escritor, a despecho de la Madre, que con toda lógica, quiere enviarlos a tomar los vientos allá afuera. Finalmente consiguen deshacerse de ellos, no sin antes de que el matrimonio haya roto una valiosa piedra, que uno de los hijos del matrimonio de lapas invasoras haya matado al otro, y que se hayan montado el funeral en la misma casa. Luego, la Madre y el Escritor tienen sexo, y sucede un pequeño milagro: ella queda embarazada, y él recupera la creatividad, escribiendo un libro. Todo pareciera ir bien, pero él, publicado el libro, se deja vencer por la fama, y la casa es invadida una segunda vez, ahora de manera definitiva, por hordas de fanáticos que idolatran al Escritor hasta el punto de matar y devorar al hijo recién nacido de la ahora sí Madre, y el Escritor. Ella no se lo toma bien, destruye la casa... pero en balde, porque descubrimos que él es incapaz de dejar de crear, y si eso significa recrearlo todo de nuevo a través de la magia, el surrealismo o como lo quieran llamar... lo hará. Con otra chica completamente distinta como nueva Madre.

He visto hasta la fecha tres grandes corrientes de interpretación sobre la película. La más convencional, es que sería una metáfora acerca del abuso doméstico por un lado, y del narcisismo propio de los artistas respecto de las musas que los inspiran. Esto, viniendo del cineasta que se llevó consigo a la chica abusada de la película, para que no falte ironía. Así, el Escritor sería un narcisista que, en palabras de la Madre, jamás la amó, sino que sólo ama que ella lo ame a él. Algo que conocemos de sobra todos los que hemos tenido la desdicha de habérnoslas con artistas, o que intenten hacer las veces de tal, aunque eso en mi caso particular signifique arrojar unas poquitas piedras arriba de mi propio tejado, supongo. Pero en fin. El caso es que esta interpretación, yo la considero correcta, pero no creo que la película sea una metáfora sobre dicha clase de abusos, sino que dicha clase de abusos funcionan a la vez como metáfora de otra cosa. ¿De qué? Sigamos adelante para verlo.

La otra corriente de interpretación, es que la película es una parábola ecológica. Así, la chica es la Madre Naturaleza, que es usada y abusada por los seres humanos. Al principio ella vive en armonía con un hombre, el Escritor, en lo que sería una metáfora del equilibrio ecológico. Luego vienen las sucesivas hordas de humanos invasores desde el exterior. Así, el reventón final en que la Lawrence lo hace saltar todo por los aires, sería la venganza de la Madre Naturaleza en contra de los seres humanos que la han violentado. El mismo Aronofsky, así como Jennifer Lawrence, han declarado que sustentan esta interpretación. La misma me parece correcta igualmente, pero incompleta, porque hay aspectos de la película que no tienen sentido dentro de esta línea. Todo lo relativo al hijo de la Madre y el Escritor, por ejemplo, que es justamente la razón por la cual la película se llama Madre, en primer lugar.

Y la última, que no es incompatible con la anterior, como veremos, es que la historia es una nueva versión de la Biblia. Así, la primera pareja invasora, la de Ed Harris y Michelle Pfeiffer, serían Adán y Eva, sus hijos en conflicto serían Caín y Abel, el niño que la Madre queda esperando sería Jesucristo, su muerte a manos de los fanáticos y luego el canibalismo que sufre el cadáver del bebé sería una metáfora y una parodia con bastante mala leche de la Crucifixión y la Eucaristía, el reventón final sería el Apocalipsis, etcétera. Esta es la interpretación que me parece más acertada, aunque muchos espectadores no han conseguido entender qué pinta la Madre en todo esto, ya que por un lado pareciera ser en efecto la Madre Naturaleza, por el otro pareciera ser la Virgen María e incluso el Espíritu Santo, todo lo cual deja esta interpretación un poco suelta.

Oedipus: The Movie.
Y ahora viene la mía propia. Lo diré de manera resumida primero, y lo analizaré después con algo más de detalle. Para mí, la película es en efecto el relato bíblico, completo con Génesis, Evangelios y Apocalipsis, pero narrado como una profunda deconstrucción de la misma, en términos de una parábola más o menos doméstica que no estaría fuera de lugar en un relato de Julio Cortázar, y desde una perspectiva que la Biblia original no incluye, porque los escritores bíblicos se preocuparon sobremanera de silenciarla, casi de manera orwelliana, aunque no lo lograron al ciento por ciento: la de la Gran Diosa Madre que existió en las primeras religiones del Medio Oriente. La parábola del abuso emocional sería así una deconstrucción muy crítica y cínica de cierta iconografía clásica de la Biblia, que usa el matrimonio como una metáfora de la relación de Dios con su pueblo, con Israel primero y con la Iglesia Católica después. La lectura ecológica también hace sentido así, considerando que muchos atributos que hoy en día le adjudicamos a la Madre Naturaleza en cuanto personificación antropomórfica del mundo alrededor, tienen su raíz en el antiquísimo culto a la Gran Diosa Madre, antes de que ésta fuera derrocada por cultos patriarcales como el de Zeus o Yahveh. No debemos olvidar que a varias mujeres de la Biblia, los escritores bíblicos les adjudican atributos propios de la Gran Diosa Madre, aunque muchas veces retorciéndolos, para desprestigiar estos cultos y entronizar a su propio dios patriarcal Yahveh. Esto explica también por qué la película parece tan deshilachada, desde un punto de vista narrativo: porque, admitámoslo, el relato bíblico en su globalidad no es mucho mejor. Lo que hoy en día llamamos la Biblia es en realidad el cosido y pegado de varios libros e incluso fragmentos anteriores que fueron escritos de manera independiente unos de otros, y después fueron unidos en una narrativa única, con todos los obvios problemas que esto acarrea: contradicciones, falta de ritmo, redundancias, y un plan general que se vuelve un tanto desorganizado conforme se desciende a los detalles de la narrativa.

La película se abre directamente con la Madre, buscando al Escritor por la casa; el Escritor en sí, sólo aparece después de esta búsqueda. Esto puede correlacionarse, en efecto, con que la Gran Diosa Madre fue primero, y los dioses masculinos eran apenas sus sidekicks, que aparecían bajo la forma de el dios que muere y resucita, lo que a su vez es una metáfora para el ciclo anual de las estaciones. Entre esos dioses están Adonis y Horus, por ejemplo, y por supuesto, la historia de Jesucristo en los Evangelios coge más que unos pocos aspectos de este relato mítico. También la película deja caer la diferencia entre los métodos míticos de creación masculino y femenino. Tradicionalmente, la Gran Diosa Madre crea a través de la concepción, sea virginal, sea a través de un dios, sea fertilizada por su propio hijo, mientras que los dioses masculinos, al no poder quedar embarazados ni dar a luz por regla general, Zeus y Semele exceptuados por supuesto, ellos vierten su poder creador a través de la Palabra ("Y en el principio era el Verbo, y el Verbo era Dios..."). En la película vemos justo esto: la Madre crea nueva vida a través del embarazo y el parto, mientras que el Escritor sólo puede crear... preñándola a ella, o escribiendo.

Luego vemos la invasión por parte de la primera pareja. Esto es casi como una parodia maliciosa del relato de Adán y Eva. Mientras que en la Biblia se nos presenta a ambos como núbiles e ignorantes de cómo funciona el mundo, aquí son una pareja ya mayor, y abiertamente sexual. La película no ahorra subrayados: él presenta una herida en la costilla, y ella aparece después de que le hemos visto la herida en la costilla a él, porque ser sutil es para perdedores, me imagino. En esta parte, así como Aronofsky lo hacía en Noé, la película da vueltas a todos los conceptos bíblicos. Mientras que en la Biblia vemos una Eva inocente que es tentada por la Serpiente a comer la manzana, aquí es al revés: la Madre intenta convencer a Eva de que no husmee la piedra que el Escritor guarda con tanta devoción. Pero, ¡un momento!, dirán mis lectores más despiertos. ¿No es que acaso la Madre es una metáfora de la Gran Diosa Madre, por qué ahora iba a ser la Serpiente? Si saben algo de Historia de las Religiones, entenderán: la serpiente era un animal asociado a varias Grandes Diosas Madres, razón por la que, se sospecha, los machistas escritores bíblicos la incluyeron como la tentadora. Así, la Madre juega el rol inverso a la Serpiente en la Biblia... que a su vez en el Génesis jugaba el rol inverso de las serpientes en el culto de la Gran Diosa Madre, por tratar de explicarlo en sencillo. De manera curiosa, hay algo de musulmán en la manera de presentar a Adán y Eva. En el Corán, Alá crea a Adán y Eva y ordena a Iblis (Satán) adorarles, algo a lo que Satán se niega porque él es anterior y además está hecho de fuego, mientras que los humanos están hechos de barro. Esta misma dinámica la vemos reproducida aquí con un Escritor que se subordina sistemáticamente a sí mismo, y también a la Madre, al servicio de los invitados invasores. Por su parte, la película explica algo que la Biblia no: por qué ese objeto de tentación es tan importante y al mismo tiempo está prohibido. Volveremos sobre esto más adelante.

Hora de ponerle énfasis a uno de los principales puntos de la película. El principal rasgo de personalidad del Escritor, es su narcisismo. Así, acoge a la pareja que prácticamente invade su casa, luego de descubrir que ellos no están ahí por accidente, sino que son admiradores de su obra. El Escritor quiere escuchar sus historias porque le ayudarán a crear. Pero es en vano. Si uno acepta que el Escritor es una metáfora del Dios Bíblico, entonces esto se hace cargo y termina aceptando una de las críticas clásicas en contra del mismo: cómo, siendo todopoderoso y omnisciente, aún así se siente obligado a poner a prueba una y otra vez a sus elegidos, y obligarles a obedecer una serie de mandamientos, siendo que tiene el poder para crear seguidores fieles, y además debería saber de antemano cómo va a salir cada prueba. La película se alinea con los críticos en este punto: el Escritor es, en efecto, un narcisista patológico. Además, manipula a la Madre con un recurso clásico de los manipuladores: la trata como basura para destruirle la personalidad, pero cuando casi llega el punto de quiebre, cambia y se vuelve amable, atento, etcétera. Asimismo, la película explora y explota el talón de Aquiles del Dios Bíblico. El Escritor no puede crear sino a través de la Palabra. Una vez agotada la creación, que tampoco es suya porque le pertenece en realidad a quien la cuida, o sea, a la Madre, se ha quedado sin palabras, en un bloqueo creativo, porque ya no hay realmente nada nuevo que crear. El mensaje es bastante transparente: Dios podrá ser Dios, pero necesita de sus criaturas para seguir creando ad infinitum. Las repetidas veces en que el Escritor alega necesitar a la gente para escuchar sus historias e inspirarse, parecen ser ecos del relato bíblico en donde Dios convoca a los animales ante Adán para que éste les asigne sus nombres, o sea, para que el Primer Humano haga uso de la herramienta creadora divina que es la Palabra para así completar la Creación.

Adán y Eva: The Bible, Uncut and Unrated version.
Luego de una serie de acontecimientos, la Madre termina estallando y echando a todos los intrusos después de que rompen las cañerías de agua de la casa, una metáfora bastante transparente para el Diluvio Universal. Luego viene la escena de sexo en donde el Escritor y la Madre tienen sexo. Como resultado, la Madre queda embarazada, y por lo tanto lista para crear nueva vida, mientras que el Escritor encuentra nueva inspiración para escribir. No creo que sea coincidencia: la redacción de la Biblia comenzó después del Diluvio Universal, según la cronología bíblica. Porque la nueva novela que el Escritor redacta y termina es eso, la Biblia. También después del Diluvio Universal, saltándonos la Torre de Babel y la Tabla de las Naciones por supuesto, comienza la Historia del Pueblo Elegido, que según la lectura cristiana de los textos bíblicos es la praeparatio evangelica para el advenimiento de Jesús... cuyo equivalente alegórico en esta película es el hijo que ahora está esperando la Madre, por supuesto.

Ocurre lo inevitable. La nueva novela le gana seguidores al Escritor, quien se extasía con sentirse así de adorado, igual a como la Biblia le ganó a Yahveh un Pueblo Elegido. La editora de la novela, una Kristen Wiig bastante tétrica para lo habitual en ella, construye todo un culto alrededor del Escritor, una metáfora bastante clara de las religiones institucionalizadas. Es bastante interesante que pronto la editora degenera en una asesina de masas que ejecuta prisioneros sin piedad, antes de ella misma ser liquidada. Considerando que, detalle de pestañear y perdérselo, la editora es liquidada durante el ataque de un escuadrón SWAT que, se da a entender, llegó ahí luego de una llamada interrumpida de teléfono por parte de la protagonista al 911, es posible ver esto como un paralelo de la interpretación histórica sostenida por los escritores de la Biblia, según la cual los caldeos que destruyeron Jerusalén y acabaron con la independencia hebrea en 587 a.C., fueron en realidad peones de un plan divino para castigar la idolatría y la infidelidad de los hebreos, pero siempre visto desde la óptica subversiva de esta película, ya que aquí los SWAT no aparecen en base a un plan divino e incluso lo hacen en contra de éste. Recordemos también que en la época inmediatamente anterior a 587 a.C., la restauración bíblica promovida por el rey hebreo Josías fue acompañada por la destrucción de las aseras, los santuarios en que se adoraba a... la Gran Diosa Madre. No recuerdo si es aquí o más adelante cuando aparece un personaje imponiendo una marca a los seguidores del Escritor, lo que podría ser una metáfora de la circuncisión, o bien, de la marca de la Bestia del Apocalipsis. Como sea, lo que sigue es el caos y la confusión, con la casa literalmente tomada por los seguidores del Escritor... hasta que finalmente ella da a luz. Es una metáfora de María dando a luz a Jesús, por supuesto, y lo decíamos más arriba: en nuestra realidad histórica, el Cristianismo le asignó a la Virgen María varios rasgos prototípicos de la Gran Diosa Madre, incluyendo el título de "Madre de Dios" (ΘεοτόκοςTheotokos).

La Madre implora al Escritor que no se lleve al niño ni que lo presente a las masas, pero el Escritor, siendo el narcisista que es, hace precisamente eso. Sucede lo obvio: después de un poquito de stage diving, las masas lo matan. Y no conformes con haber perdido al hijo del Escritor, muerto por ellas mismas, las masas toman su cadáver y lo devoran, en una metáfora bastante cruda de la Eucaristía. No debemos olvidar que en los tiempos del Imperio Romano, los cristianos eran acusados de caníbales justamente por esto, por no entender el valor simbólico de la Eucaristía, y asumían que comer el cuerpo de Cristo no era engullir un pedazo de pan sino... ya me entienden. Por supuesto, luego de que le matan al chico, la ira de la Madre no conoce límites, y se venga en un enorme apocalipsis final en donde todo estalla. Una vez más vemos una lectura subversiva respecto de la Biblia: mientras que en el texto bíblico el fin de los tiempos marcha acorde a un plan programado de antemano por Dios, probablemente desde la eternidad de los tiempos, acá por el contrario Dios se muestra sorprendido por la acción de la Madre, engolosinado como está por la adoración que recibe, y por tanto no alcanza a reaccionar para detener el gran final, orquestado por la Madre como una muy catártica venganza por todos los agravios que ha sufrido a lo largo de la película.

Ya lo sabía yo: Nunca debieron dejar que Darren Aronofsky adaptara para el cine La pequeña casita en la pradera.
Y luego viene el puñetazo final en todo el vientre. La película ha ido desde una historia de invasión doméstica hasta un surrealismo digno de Cortázar, pero ahora entra directamente en el terreno de la cosmología fantástica, casi en plan Ciudad en tinieblas. Porque el Escritor es un creador, es lo que es, no puede dejar de serlo, y no va a parar de crear sólo porque la Madre lo ha hecho saltar todo por los aires. De manera que toma lo único que queda de la Madre, su corazón, y lo usa para recrearlo todo, en un ciclo sin fin. Nuevamente, una lectura subversiva de la Biblia: mientras que la misma plantea una creación ex nihilo, desde la nada, y un final en donde todo será el Reino de Dios para siempre, acá en cambio tenemos el relato fílmico encajado en un ciclo cosmológico de tintes hinduístas, en donde todo es creado y recreado una y otra vez, para que suceda en un ciclo sin principio ni final, un relato cosmológico de ciertas reminiscencias nietzscheanas. Por cierto, esto no hace sino reforzar la idea de que el Escritor es un narcisista patológico, porque si esta misma historia ha sucedido varias veces, entonces tenemos un personaje que prefiere dejarse seducir por la adoración popular una y otra vez, a despecho de la chica que lo ama, en vez de aprender de sus errores y construir algo nuevo y mejor. Lo que termina de transformar a esta película en una pieza de lo que sólo podemos calificar como de horror lovecraftiano en estado casi puro, si lo piensan bien.

Todo esto significa que del universo anterior ha quedado el corazón de la Madre... ahora convertido en piedra, sugiriendo así que la piedra atesorada con tanto cariño por el Escritor, y rota por la curiosidad de Adán y Eva, en realidad era el corazón de la Madre de un universo anterior. Lo que sigue arrojando sombras todavía más siniestras sobre toda la historia. La Madre ignora qué es la piedra en cuestión, y el Escritor la sigue manteniendo en esa ignorancia, casi como si del castillo de Barbazul se tratara. Al Escritor no le basta la veneración de la actual Madre: necesita además mantener el recuerdo de la Madre inmediatamente anterior. Lo dicho: Horror lovecraftiano a la vena. O kafkiano, si nos salimos de nuestra perspectiva como espectadores y la vemos a través de los ojos de la Madre.

Finalmente, podemos preguntarnos si toda la lectura anterior es intencional. En mi opinión personal, creo que no. La metáfora bíblica es bastante transparente, pero el rol de la Gran Diosa Madre en la película no tanto, y sólo se adivina poniendo las piezas en conjunto, y sabiendo un poquito de Historia de las Religiones. Sin embargo, aunque la historia y rol de la Gran Diosa Madre en las tempranas civilizaciones sea algo conocido más bien en los círculos académicos, eso no significa que sus proyecciones no hayan calado en el inconsciente colectivo, y se encuentren un poco aquí y allá, en toda la cultura popular. Tenemos un ejemplo reciente, en un contexto radicalmente distinto, en la película Moana, por ejemplo; si la vieron, me entenderán. De todas maneras, intencional o no, esta lectura es la única que, en mi opinión, le da un sentido completo a una película que es bastante más interesante, subversiva y provocadora de lo que esperaban o de lo que querían las audiencias masivas. Aunque, claro, si todo esto, la publicidad lo vendió como una historia de terror en plan invasiones domésticas, entonces yo no sé qué otra cosa esperaban todos que sucediera.

Los productores: ¿Le damos el pase a un afiche que se manda un spoiler gordo sobre la película? ¿Por qué no, quién dijo miedo...?

2 comentarios:

murinus2009 dijo...

Definitivamente esta Entrada me parece mejor que la pelicula

la cinta en lo personal me pareció aburrida, me la pase viendo el reloj buena parte de lo que dura.

Se habla se que la cinta es una alegoría de muchas cosas:
La creacion.
Dios.
La relacion del hombre con la naturaleza
El proceso creativo.
la Biblia; creo que Aronofsky esta de acuerdo con esta interpretación.

Yo agrego que también puede ser sobre:
-La necesidad de espacio vital
-Porque los famosos son déspotas y usan escolta

Y definitivamente me pareció una versión de
El dia de la marmota.
Que no he visto, pero si otras que usan esa estructura; como un capitulo de
-Xena, princesa guerrera ¿alguien la recuerda?
Algun corto de un tipo que queda atrapado por siempre en una hora, creo se llama
-las 12:15, o algo así
Una de Tom Cruise contra alienigenas, originalmente basada en un manga llamado
-Muere y Revive y Muere otra vez, o algo asi
y se que esta por estrenarse una llamada
-Feliz día de tu muerte.

Tambien por el hecho de que Jennifer Lawrence solo aparece 2 veces, (la tercera madre ya es otra chica) según recuerdo y de que trancurre mucho tiempo, me recordó una cinta coreana llamada
-Las estaciones de la vida.

Por el caos que escala de manera casi caricaturesca (faltaron kaijus mechas y fantasmas) también me recordó 2 caricaturas
-la pantera rosa
un capitulo en que 2 vecinos comienzan a pelear por cosas insignificantes hasta llegar a guerra de trincheras (con artillería y todo) azuzados por una voz que al final termina sien do, Spoiler aqui, el Diablo.
-El pajaro Loco.
Un capitulo donde loquillo y gallinazo quedan varados en un lugar sin nada que comer y comienzan a quererse devorar uno a otro entonces avanzan al duelo y al poco uno trae un palo
el otro un cuchillo el otro espada y asi hasta que cada uno trae un tanque de guerra al final se comen un alce que se interpone. uno a otro

Definitivamente las aportaciones que haces sobre las culturas antiguas sobre la gran diosa madre y demas exigen al lector ser una persona mejor preparada eso en mi opinion hace esta Entrada un tanto mejor que la cinta que aunque Aronofsky me gusta esta cinta sera festín para los culturetas cada uno encontrara el angulo que solo ese cultureta puede encontrar.

Gracias Guillermo y hasta pronto.

Guillermo Ríos dijo...

Posiblemente yo veo la película de cierta manera porque tengo un par de lecturas más que el promedio, pero por otra parte, suele suceder que muchas ideas enclaustradas dentro de la academia, son divulgadas y popularizadas por esta clase de películas. En un ejemplo diferente, yo creo que nadie en su día entendía de verdad la Teoría de la Relatividad, pero luego vinieron los escritores de Ciencia Ficción, tomaron conceptos como el hiperespacio, las naves hiperlumínicas, la cuarta dimensión, etcétera, y hoy en día, si bien el grueso de la gente sigue sin entender con claridad lo que Einstein quería decir, al menos sí pueden hacerse una idea de por dónde van los tiros.

Claro, problema... Esta película no fue demasiado popular, así es que, a saber si sirve para divulgar los conceptos de base que utiliza, de manera intencionada o no.