martes, 19 de septiembre de 2017

40 actrices en peligro de no comerse al mundo antes de sus 40 (1 de 5).


Hollywood. La fábrica de sueños. ¿Quién no soñó alguna vez con ser una estrella rutilante, vistiendo ropa elegante en las pasarelas, siendo amado por millones de espectadores, recibiendo sueldos millonarios, viviendo en piscinas de lujos, y acumulando cuatro o cinco bullados divorcios en el cuerpo? Mucha gente llega todos los años a la ciudad que la maquinaria propagandística estadounidense llama La Meca del Cine, para vivir la versión literalmente cinematográfica de lo que se llama el American Dream. Y sin embargo, existe el lado oscuro y siniestro. El lado de las actrices que alguna vez aparecieron con la fuerza de una detonación nuclear en el cine y la televisión, que fueron las grandes revelaciones, que ocuparon portadas, que posaron en trajes de baño y a veces sin él, que parecían tenerlo todo para comerse al mundo... y que de pronto, de la noche a la mañana, desaparecieron hasta el punto que nadie las recuerda demasiado. O si acaso, aparecen más viejas y demacradas haciendo roles secundarios en series televisivas, o roles principales en series televisivas fracasadas, o roles principales o secundarios en películas de serie B. Por la razón que sea. Porque no tenían el talento. Porque la gente se hartó del hype y le dio vuelta la espalda a sus películas y series. Porque se lo tomaron todo, se lo fumaron todo, se lo inyectaron todo y se lo comieron todo, y algo les cayó mal. O simplemente porque se desencantaron del lujo y el oropel, decidieron que esa vida no era para ellas, y se retiraron a una vida tranquila y digna en alguna otra parte que estuviera lejos de las cámaras.

En esta nueva serie de posteos que inauguramos aquí en la Guillermocracia, vamos a repasar a algunas de esas estrellas como pretexto para publicar fotos de chicas lindas, claro. Por un tema generacional, nos vamos a ceñir a las que iban a ser grandes estrellas en las décadas de 1.990 y 2.000, o sea, más o menos coincidiendo con el estallido de Internet, que es en donde el fenómeno parece haberse acelerado a niveles nunca antes vistos en la historia hollywoodense. Así es que vamos a hacer un breve repaso de esas chicas que iban derechas a la cima, y ahora en la actualidad rondan más o menos entre la treintena y la cuarentena, todas ellas nacidas entre 1.977 y 1.987, ambos años inclusive, y que por tanto andan más o menos en la edad en la cual, o se han conseguido labrar su fortuna y hacerse de un nombre en el cine y la televisión, o serán dejadas caer al lado de la cuneta, reemplazadas por la nueva generación de veinteañeras pujando por ser ellas quienes sí le den el palo al gato, se cubran de fama, llenen portadas, etcétera. Y las vamos a ordenar por fecha de nacimiento, para que no haya favoritismos aquí. Eso sí, sólo nos vamos a ceñir a las chicas de Hollywood, porque si abordamos casos país por país, no terminaríamos nunca. Aunque para eso están los comentarios, por supuesto, porque casos domésticos, de haberlos, los hay por cada nación de la Tierra.

Naturalmente, por mucho que tengamos un estilo algo cínico, sarcástico y descreído en la Guillermocracia, tampoco queremos ser tan crueles ni depresivos. Démosle al asunto una nota de esperanza. Digamos que por un tema de edad, aún están a tiempo. Es cierto que en Hollywood no hay grandes roles para actrices pasados los 35 años, pero en algún caso podría darse el milagro. ¿Y si alguna de ellas hiciera su gran comeback? ¿O consiguen reinventarse? ¿O no logran nunca el estrellato, pero en realidad son más felices alejadas de las candilejas? ¿Por qué no? Esta es una depresiva antología de chicas que no lo lograron... pero también podría ser una antología de potenciales antiguas promesas que lleguen quizás a cumplirse. No voy a decir que crucemos los dedos, porque quizás no todas ellas tengan realmente el talento, o a lo mejor de verdad les acomoda otro tipo de vida. Pero pensemos en que, si se lo merecen, ojalá que vuelvan a surgir. Muy en el fondo, aunque nos regodeemos con los fracasos merecidos a según qué egos, somos unos románticos a quienes nos gusta la luz al final del túnel. Dicho lo cual, le damos comienzo a esta nueva serie de posteos, aquí en la Guillermocracia.


1.- Liv Tyler (1 de Julio de 1.977).

Y partimos con una chica que, de hecho, al iniciar esta serie de posteos, ya había doblado justito por algunos meses la esquina desde la treintena a la cuarentena. ¿Alguien recuerda que, en un tiempo, Liv Tyler fue la gran esperanza blanca de la comunidad indie? La chica se hizo notar por primera vez no tanto en cine o televisión como... en el mundo de los videoclips. Concretamente en Crazy, el videoclip de Aerosmith en el cual insinuaba una relación muy, realmente muy íntima con Alicia Silverstone. Un videoclip bastante mojigato para los estándares actuales, pero que en su tiempo fue casi una bomba de erotismo a tope. Y todo, para una canción interpretada por la banda de su papi, el señor Steven Tyler de Aerosmith justamente. Que si la hija ya tiene cuarenta, saquen cuentas por el viejo: en 2.018 cumplirá setenta. Siéntanse ancianos. Steven Tyler la tuvo con Bebe Buell, una antigua modelo de Playboy. Vida de rockero, que le llaman. Si tienen edad para recordar, tendrán memoria sobre el buen poco de hype que hubo alrededor de Liv Tyler en esos años. Y entonces...

El caso es que Liv Tyler se hubiera podido transformar en una musa indie con películas como Empire Records, presentada en su día casi como un referente generacional al nivel de Grease, Dirty Dancing, o Rojo: La película. Pero sucedió lo que a veces pasa cuando se empuja demasiado la promoción: que la gente huele el hype, le da la espalda, y el asunto se hunde sin remedio. Cosas de llegar un poquito tarde a la oleada de películas que intentaban colgarse a la mezcla de Grunge y Rock Alternativo estadounidense que estuvo en boga por esos años. Tampoco funcionó bien ¡Eso que tú haces!, primera película de Tom Hanks como director, que se ambientaba en el mundillo musical de 1.964 desde el espíritu proto-hipster que se instaló en la década de 1.990. Luego tuvo un empujoncito adicional interpretando al interés romántico de un tipo que quizás llegue a alguna parte, un tal Ben Affleck, en la película de un nuevo director hot llamado Michael Bay, que fue Armagedón. Y luego, llegó su momento de mayor gloria cuando interpretó a una elfa en El Señor de los Anillos; incluso pudo haberlo capitalizado mejor, considerando que su rol fue bastante ampliado respecto de la novela original. Y después de eso... el silencio. Roto únicamente por haber interpretado a Betty Ross en el reboot de Hulk en el cine, película que cuenta como la más ignorada dentro de todo el Universo Cinemático Marvel, como que hasta el propio actor interpretando a Hulk fue reemplazado después para Los Vengadores en 2.012. Ciertamente ha seguido trabajando, y hundida no está, pero en comparación al hype que hubo alrededor de ella, a mediados de la década de 1.990...


2.- Kiele Sanchez (13 de Octubre de 1.977).

En realidad, con honestidad brutal, Kiele Sanchez nunca llegó a ser siquiera una gran promesa. No quiero decir más porque no me consta que sea buena o mala actriz, ya que no he visto tantos papeles de ella, pero ya sabemos que dicho aspecto no es ni de lejos el único: también hay que saber caer en los roles precisos, tener la promoción adecuada... y lo de Kiele Sanchez fue lisa y llanamente bochornoso. Tanto, que si no han oído hablar de ella, no me extraña. Esta chica se metió a la actuación curiosamente para superar un caso de pánico escénico... y se quedó ahí. En 2.000 apareció en Wanna Be a VJ, programa de MTV que era un casting para buscar VJs, precisamente; no quedó, pero llamó la atención de un agente que la contrató para representarla. Luego de algunos roles sin mayor trascendencia, su primera gran oportunidad vino en 2.003 con Married to the Kellys, una sitcom en donde un neoyorkino solitario se casa con una chica del Midwest con una gran familia... ya se imaginan el resto. Kiele Sanchez era la chica del Midwest, por si no lo han pescado. La serie duró apenas una temporada, 22 episodios en total, pero la intención es lo que cuenta. Y aunque no pasó mucho con esa serie, al menos sirvió de trampolín para cosas mayores. Como por ejemplo, ser contratada para la serie bomba del momento: Lost. ¿No se acuerdan qué rol interpretó ella en Lost? No me extraña...

Ustedes tienen esos recuerdos dolorosos fosilizados en el interior, y ha llegado la hora de remover esa vieja herida. De nada. Lost creció alrededor de un núcleo estable de personajes, y en la tercera temporada, arrojaron dos más a la lista: Nikki y Paolo. A quienes los presentaban en todos los episodios como si los hubiéramos conocido de toda la vida y fueran importantes... y no lo eran. Los guionistas se esforzaron tanto por metérnoslos a las narices, que acabamos agarrándoles fobia. Yo me bajé de Lost en la tercera temporada por otras razones, y por lo tanto, no llegué a ver el episodio en el cual se cargaron a los dos personajillos. La carrera de él no salió muy lastimada: es Rodrigo Santoro, que en ese mismo 2.006 interpretó al rey Jerjes haciéndole morisquetas a Gerard Butler como Leónidas en 300. La de ella, en cambio... ¿han escuchado de ella después de su aparición en Lost? A lo mejor sí. Entre 2.010 y 2.013 fue una de las protagonistas de The Glades, serie de televisión que seguramente no será incluida en ningún manual de la presente llamada edad de oro de las series televisivas, pero que se las arregló para aguantar cuatro temporadas y 49 capítulos en total, así es que eso cuenta como un logro. Además, actuó en 12 horas para sobrevivir, secuela de La noche de la expiación, franquicia que ustedes conocen mejor con el título inglés de The Purge, para que nos entendamos. Como dije, y me repito aquí, no podría decidir si esta chica tiene talento o no, porque tanto de ella no he visto como para opinar, pero sí estoy casi seguro de que su carrera nunca llegará realmente a consolidarse debido a la terrible decisión de un equipo de guionistas, de introducirla a Lost como un personaje a quien todo el mundo detestó, y que probablemente pesará sobre ella como una losa hasta el último de sus días.


3.- Maggie Gyllenhaal (16 de Noviembre de 1.977).

Este es un caso algo triste, porque Maggie Gyllenhaal es una actriz potente como pocas de su generación. A diferencia de otras actrices a quienes el hype las dispara ya adolescentes en revistas tipo Seventeen, para luego ponerse más atrevidas posando para Maxim en la mayoría de edad, la Gyllenhaal tuvo comienzos cortitos, y puede decirse que su primer rol de cierto relieve fue en Donnie Darko, el clásico de culto de 2.001, ya su poquito de pasada la veintena. Sin embargo, dio realmente de que hablar por primera vez cuando andaba casi en el cuarto de siglo, con su muy salido rol de secretaria en la película La secretaria de 2.003, precisamente. Hablamos de un rol en el cual ella interpretaba a una chica que se cortaba, hasta que descubrió algo mejor: un jefe que la maltrata por ella. Y a ella le gusta. Y a él le gusta. Un rol salido, ya lo dije. No es que La secretaria haya sido una película popular, ya que la temática no ayuda, pero la puso en el candelero y la llevó a otros roles secundarios en pequeños hits de la época como El ladrón de orquídeas, Confesiones de una mente peligrosa, o La sonrisa de Mona Lisa. Al tiempo que se tomaba las inevitables fotos en lencería que sirven para publicitarse. Pero llegó una oportunidad cuando le tocó reemplazar a la sosilla Katie Holmes en el rol de interés romántico de Bruce Wayne, en The Dark Knight de 2.008. No participó en la tercera película de la Trilogía del Caballero Oscuro, todos sabemos por qué, aunque en ésa apareció hasta Liam Neeson, que se había muerto en la primera.

Como sea, después de ese rol, Maggie Gyllenhaal volvió a entrar en la zona de penumbras, aunque todo el mundo dijo que ella era una de las mejores partes de la película. No ayudó mucho que para esas fechas ya había pasado ligeramente la treintena, y por lo tanto, ya empezaba a ser un poco viejuna para la insaciable máquina de trasquilar jovencitas que es Hollywood. En serio: en 2.015 reveló en una entrevista que, con 37 años, fue considerada demasiado vieja para ser el interés romántico de un actor... de 55. Chúpense ésa. En respuesta, empezó a repartirse, mezclando Broadway con el cine. Dato revelador: hasta 2.014 no había tenido necesidad de aceptar roles en televisión, salvo por telefilmes aquí y allá, pero de pronto, éstos comenzaron a aparecer en su currículum. Todo, mientras su hermano Jake Gyllenhaal, cerca de tres años más joven, lo está haciendo no diremos a nivel de superestrella, pero sí bastante bien. Al menos, la Gyllenhaal parece estarlo haciendo bien dentro del circuito independiente, así es que, no todas las esperanzas están perdidas, en su caso.


4.- Shannyn Sossamon (3 de Octubre de 1978).

A veces pasa. Se estrena una película de la cual nadie espera nada, y la película... funciona bien. No revienta las taquillas, pero consigue hacerse un lugarcito. Una de éstas fue Corazón de caballero de 2.001, título mal traducido desde el original A Knight's Tale (Historia de un caballero), quizás para invocar a los manes de la entonces todavía más o menos reciente Corazón valiente. La idea de montar la enésima historia del campesino convertido en caballero, en la Edad Media, no era nueva, pero su estética deliberadamente camp la hizo destacar, para bien o para mal. Además de que venía protagonizada por una promesa ascendente, un tal Heath Ledger, que ya había destacado como hijito atontao de Mel Gibson en El patriota. Y el interés romántico de Ledger era una joven promesa llamada Shannyn Sossamon, que dejó en el camino por el rol a Kate Hudson, y que al final también brilló lo suyo en la película, supliendo una actuación más bien débil con una buena dosis de eso que... llámenlo carisma o ángel, esa simpatía que un actor o actriz despierta por su pura presencia escénica. No creo que alguien esperara de ella un salto a las ligas mayores, pero sí una carrera más o menos sólida y consistente. Y sin embargo...

...no pasó nada con ella. De Corazón de caballero saltó a 40 días y 40 noches, comedia hoy en día olvidada en la que también estaban tratando de construir hype alrededor del también olvidado Josh Harnett. O Las reglas de la atracción, que intentaba jugar de tapadillo la carta hipster sin conseguirlo. Ledger y la Sossamon volvieron a reunirse para el actualmente olvidado thriller religioso El devorador de pecados, que en realidad y dentro de las limitaciones de su género no estaba tan mal, aunque por su argumento y realización daba la idea de funcionar mejor como episodio piloto de una serie televisiva que como largometraje para las salas de cine. Es casi seguro que el fracaso de este intento por potenciar a Ledger y la Sossamon como la nueva parejita hot de Hollywood, fue la brizna de paja que le rompió la espalda al camello. Luego, ella acabó allí en donde terminan muchas actrices que no consiguen pasar a la lista principal de Hollywood: el cine indie. En la actualidad, la Sossamon es otra de esas actrices que no conoces de ninguna parte, pero que de pronto ves aquí o allá, en tal película o cual serie de televisión, y te dices a ti mismo que la has visto antes, en algún lugar... Por supuesto que sí. En Corazón de caballero. Una película llena de gente que la ha visto, pero que no se atreve a salir del closet. Quizás en unos cinco a diez años más, cuando la década de 2.000 se ponga de moda, y el factor nostalgia...


5.- Katherine Heigl (24 de Noviembre de 1.978).

El año 2.017 partió de manera brutal para Katherine Heigl. El 15 de Febrero se emitió el episodio estreno de su nueva serie, Doubt, la cual fue cancelada... el 22 de Febrero siguiente, en su segundo capítulo, por bajas audiencias. Hay series que fracasan a la vuelta de cuatro, cinco u ocho episodios, pero, ¿en apenas dos...? Parece ser el nadir profesional de una chica que un día fue reina de las comedias románticas. Su primer rol de relativa prominencia fue en el elenco de Roswell, que formó parte de la pequeña ola de series televisivas que mezclaban lo paranormal con soap opera adolescente, un poco siguiendo la estela de Buffy la Cazavampiros. Pero fue su rol dentro del elenco de Grey's Anatomy, uno de los culebrones más interminables de la televisión, lo que la catapultó a la fama. En el cine se hizo de un huequito gracias a Ligeramente embarazada, aunque luego tuvo el mal gusto de criticar la película por esto o aquello. Pero alcanzó el cénit de su carrera con 27 bodas, en donde interpretaba a una chica que había ido a veintisiete bodas como dama de compañía sin ser nunca la novia. Al año siguiente del matrimonio de la actriz, irónicamente.

Y luego... su carrera se desinfló como un globo. Ya se conocen el argumento: roles en películas que no ve nadie, entre fracasos económicos y éxitos discretos de taquilla, y poco a poco fue desapareciendo del ojito público. En 2.014 decidió emprender el movimiento de tantas actrices que no consiguen labrarse su sitio en el cine, y marchar a la Edad de Oro de las Series Televisivas, protagonizando State of Affairs. ¿Qué serie? Exacto. No la vio nadie, y duró apenas una temporada de trece episodios. Y luego... Doubt. Y aún después, ya en 2.017, intentó reconvertirse como la villana de Mío o de nadie, y acabó siendo de nadie. En cualquier caso, si las cosas se ponen realmente negras... ya se sabe. A lo mejor todavía puede hacer un cameo al lado de Meredith Grey. Total, la serie ya va en su temporada trece, y ya vamos para la catorce, para que no falten capítulos. Además, por último, le fue mejor que a Ellen Pompeo, la verdadera protagonista de Grey's Anatomy; puede que la Heigl fuera una estrella fugaz que subió un día para caer al siguiente, pero la Pompeo, es que ella ni siquiera subió en primer lugar.


6.- Katie Holmes (18 de Diciembre de 1.978).

Lo de Katie Holmes tiene un cierto hálito de tragedia. Todos están pensando en la misma palabra que yo, una que termina en "-ogía". No la mencionaré en voz alta porque ellos tienen abogados. Y buenos. La chica despegó gracias a Dawson's Creek, la serie televisiva famosa por sus adolescentes de verbo muy florido, y un elenco que en materia de adultos interpretando a jóvenes andaba por ahí con El Chavo del Ocho. De la noche a la mañana, Katie Holmes se hizo famosa como la amiga de infancia que le calentaba el almuerzo a Dawson, sin servírselo, y el personaje, mi odio no se lo ganó porque nunca me senté a ver esa serie, en primer lugar. De ahí, parecía que iba a tener una gran carrera actoral. Incluso con la película Premonición, dio el paso clásico de hacer una escena de topless, porque siempre sirve a las actrices marcar crecimiento dramático desvistiéndose en películas con ciertas pretensiones. Apareció por aquí y por allá, un poco en plan secundaria de lujo, hasta que su gran oportunidad le llegó cuando interpretó a Rachel Dawes, la amiga de infancia que le calentaba el almuerzo a Bruce Wayne, sin servírselo, en Batman inicia (¿notan un patrón?). Le ofrecieron repasar su rol para The Dark Knight, pero ya saben cómo acabó eso, si no porque sean de los cuatro chanchitos de tierra bajo una roca que nunca vieron esa película, al menos porque hemos incluido a Maggie Gyllenhaal antes en esta serie de posteos.

El caso es que decir no a repasar su rol, fue una de esas decisiones para romperse la maceta a cabezazos contra el muro. ¿Y por qué dijo que no? Porque iba a actuar en Locas por el dinero. Si no conocen esa película... yo tampoco, que tuve que consultar IMDb para este asunto... y eso lo dice todo. Por supuesto, para esos años, ella mantenía relaciones sentimentales con Tom Cruise, y anduvo cerca de cierta congregación religiosa que no mencionaré en voz alta porque ellos tienen abogados. Y buenos. Porque la gente no aprende. La carrera de Nicole Kidman como actriz seria despegó después de separarse de Tom Cruise. La de Penélope Cruz agarró un segundo aire después de separarse de Tom Cruise. La de Katie Holmes... no. Aunque se divorciaron en 2.012. En 2.017 apareció en la miniserie televisiva The Kennedys: After Camelot, secuela de The Kennedys de 2.011; en ambas, la Holmes interpretó a Jacqueline Kennedy. No es que la serie sea demasiado popular, pero si se ganó secuela, y si Holmes repite rol, debe ser por algo. Por cierto, en Dawson's Creek, la que sí consiguió despegar y mantenerse fue Michelle Williams. Que ahí era apenas la secundaria de lujo. Pero cuyo personaje, si calentaba el almuerzo, se lo servía porque la comida caliente no se bota. Las chicas más melindrosas entre mis lectoras, que alguna chica habrá entre mis lectores, y alguna melindrosa entre mis lectores que son chicas también habrá, vayan tomando nota: nos gustan las chicas que se hacen respetar, cierto, pero no las que confunden respetarse a sí misma con botarse a "ahora sí pero no pero tal vez pero... no".


7.- Estella Warren (23 de Diciembre de 1.978).

Una de las grandes sorpresas que me llevé a la hora de redactar este posteo, fue repasar el currículum de Estella Warren. Otra que pudo ser y no fue, pero que cuando sea vieja y mire hacia el pasado, va a tener más de algún motivo para enorgullecerse, por mucho que su carrera fílmica no prendiera. Porque modeló para Sports Illustrated y Victoria's Secret. Eso ya merece su reconocimiento, por más que la meteríamos en la no demasiado gloriosa casilla de modelos que intentan proyectarse hacia el cine, y fracasan en el empeño. Por cada modelo que aparece en Sports Illustrated o posa para Victoria's Secret, aunque sea una vez solitaria, hay quinientas que se quedan mirando y sin comer. Pero además de eso fue campeona de nado sincronizado por su nativa Canadá, y fue campeona nacional por Canadá... tres veces. Háganse ésa. Esta antigua nadadora y modelo fue elegida como la mujer más hot del mundo por la revista Maxim en 2.000. Pero claro, la natación y el modelaje son profesiones con horas contadas, por aquello de necesitar siempre carne fresca y joven, así es que... hora de saltar hacia el cine...

...y estrellarse. Primero como la chica de Driven, el vehículo fílmico para Sylvester Stallone y ¡Cristián de la Fuente! sobre vehículos de carreras que acabó estrellándose en la taquilla. Luego en el aborrecible y aborrecido reboot de El planeta de los simios que en nefasta hora dirigiera Tim Burton, y que ha pasado de ser objeto de burlas socarronas al olvido directo luego de que la más reciente y actualmente Trilogía del Planeta de los Simios lo hiciera varios niveles mejor. Y finalmente, puesta a elegir los peores bodrios de la lista de ofertas, acabó en el elenco de... Canguro Jack. De ahí en adelante, trabajó en el cine y la televisión no le faltó, pero nadie volvió a cotizarla como potencial joven estrella. En 2.011 hizo noticia como carne (o huesos) de tabloide: arrestada por conducir ebria, fugarse de la escena de un accidente, asalto a oficial de policía, y resistencia al arresto. Casi nada. Acabó con sus huesos en rehabilitación por seis meses. Tenía 32 años, la nena. En la actualidad está a más o menos un año de la cuarentena, más o menos en la barrera psicológica misma. Esperemos que la cosa vaya para mejor. Porque cuando hablamos ya no de una carrera actoral que no despegó, sino simplemente de mantenerse lejos de problemas con la ley...


8.- Cerina Vincent (7 de Febrero de 1.979).

En 2.001, parecía que las actrices de cierta película iban a romper todo a su paso. Me refiero por supuesto a No es otra tonta película americana, que se suponía una sátira a American Pie y a las abofeteables comedias adolescentes entonces de moda. ¿Qué es No es otra tonta película americana? ¿American... Pie... dijo...? ¿Qué comedias adolescentes estaban entonces de moda? Exacto. Porque la única chica que logró capitalizar en algo su paso por esa película fue Mia Kirshner, más que nada por haber interpretado más o menos en esas fechas a la despiadada asesina bisexual Mandy en las primeras temporadas de 24, y luego, haber saltado a un rol protagónico en The L Word. En cuanto a Cerina Vincent, ella venía de ser la Power Ranger de... algún color... en... alguna de las series... de Power Rangers. En Power Rangers: Lost Galaxy, y tuve que consultar IMDb para incluir bien el dato. En No es otra tonta película americana, Cerina Vincent interpretó a Areola, la estudiante de intercambio que se paseaba desnuda toda la película, para beneplácito de nuestros agradecidos ojos masculinos; su personaje era una parodia del rol del personaje interpretado por Shannon Elizabeth en American Pie, otra actriz que hubiera acabado en nuestra lista de no ser porque no es que esté con rumbo a la cuarentena, sino que la pasó en 2.013. Siéntanse viejos.

En cuanto a Cerina Vincent, actuó después en La cabaña sangrienta de 2.003, para después seguir el destino de tantas futuras promesas: irse quedando poquito a poquito en el camino, ir desapareciendo poquito de poquito del ojo público, hasta quedar relegada a las páginas de la nostalgia. Porque, y éste es el punto. No es otra tonta película americana va a cumplir veinte años a inicios de la próxima década, por lo que ya comienza a ser el tiempo en que irán surgiendo los tontorrones que dirán: "¿Se acuerdan de esa película en donde aparecía la Power Ranger en pelotas? Jojó, qué risas, qué nostalgia...". Pero terminemos con una nota positiva: aunque su carrera actoral haya ido cada vez más a menos, al menos la ha reemplazado con un relativo éxito como columnista para The Huffington Post, más la coautoría de tres libros de esos que podemos calificar como lectura ligera, que parecen haberse vendido razonablemente bien.

Y hasta aquí, la primera entrega de esta nueva serie de posteos acá en la Guillermocracia, con una actriz que aparecía en una parodia de American Pie. La próxima entrega, la inauguramos con una actriz que sí apareció de manera directa en American Pie, sólo acá en la Guillermocracia...

3 comentarios:

juan gomes dijo...

espero que tabien hables de Alicia Silverstone, Lyndsay Lohan, Megan Fox y jennifer love hewitt

Vladimir Vasquez dijo...

Muy buena idea para atraer visitas. Un consejo, pon más imágenes, y ponlas más grandes. Luego comparte estas imágenes en Pinterest ;)

Cristiam Julian Ayala Peña dijo...

¿Has pensado en hacer una visita a Youtube? Conozco buenos youtubers como Dayoscript, Masterlasheron, El Geek furioso de la literatura y Cordura Artificial y el último habla sobre filosofía.Se me ocurrió éste comentario gracias a tu inspiradora gracia a la hora de hablar sobre temas artistícos y ellos, los mencionados, valen la pena para valorar el arte de hacer vídeos sobre diversos temas y hasta puede que uno te acabe agradando.Con gusto leo estos escritos tuyos y sí que disfruto de las imagénes.

Related Posts with Thumbnails