¡¡¡Blogoserie a la carta en la Guillermocracia!!!

No lo olvides. Durante Abril y Mayo está abierta la votación para que ayudes a decidir sobre el argumento y características de la blogoserie a la carta que estamos planeando publicar acá en la Guillermocracia. Vota en la parte inferior de esta página, o bien, pincha el enlace para mayores detalles.
- POR ORDEN DEL DIRECTOR SUPREMO DE LA GUILLERMOCRACIA.

domingo, 7 de mayo de 2017

La franquicia de Alien: Repaso película a película.


En 1.979 se estrenó una película acerca de un alienígena que tenía métodos muy peculiares de reproducción: te saltaba a la cara, te metía huevos en el vientre, hacía que los incubaras, y luego te reventaba por dentro. Y las mujeres, quejándose por parir con cesárea. El caso es que los métodos reproductivos de la criatura en cuestión, llamada el xenomorfo a lo amigo, es una metáfora perfecta del funcionamiento de Hollywood por estos oscuros días. Ellos tienen la idea para una franquicia. La incuban y te la meten en tu cara, publicidad mediante. Y revientan tu tiempo y tu presupuesto cuando vas al cine a verla. Y el éxito económico de los espectadores usados como incubadoras, como tú por ejemplo, hace que sigan incubándose nuevas entregas de las franquicias, que volverán a tomarte al asalto, etcétera. Sí, el xenomorfo es una metáfora perfecta del modelo de cine actual basado en franquicias.

Y ahora en 2.017 habremos de ver una nueva entrega del monstruo chupacaras favorito de todos. Porque con el estreno inminente de Alien: Covenant, ya serán ocho las películas oficiales de la franquicia de Alien. Sí, cuéntenlas. Son ocho: cuatro de la tetralogía original, dos del spin-off de Alien contra Depredador, la precuela que se supone fue Prometeo, y ahora la secuela de la precuela. Por supuesto, no todas las películas tienen el mismo nivel de canonicidad. Por un lado, con el estreno de Prometheus, pareciera ser que las películas de Alien contra Depredador quedaron aparcadas a un lado, y ya no son canónicas, o si lo son, es apenas a grandes rasgos. Los fanáticos, por su parte, tienen su propia opinión al respecto de qué películas son canónicas y cuáles no.

Y mientras tanto, acá en la Guillermocracia, aprovechando el fasto acontecimiento que significa Alien: Covenant, porque tenemos esperanzas de que sea fasto y no nefasto, es que haremos un breve y sumario repaso a las películas de la saga Alien. A todas ellas. Incluyendo los crossovers con Depredador, aunque dejando fuera las películas que son únicamente de Depredador, eso sí. Porque la canonicidad de Alien y Depredador en conjunto es... discutida. Dejémoslo así. Si a eso le sumamos que desde hace años hay rumores de sable acerca de un potencial crossover entre Alien y Blade Runner, por ser ambas del mismo director, por no hablar de que Blade Runner estrena su propia secuela este 2.017 (Blade Runner 2049) y de hecho ya tiene una especie de secuela no oficial (Soldado, una olvidada película de 1.998)... entonces no terminaríamos nunca. Por cierto, antes de empezar, debo mencionarlo: parto de la base de que todos han visto a lo menos las películas más famosas de la franquicia, de manera que se deslizan algunos spoilers aquí y allá. Y ahora sí, sin más preámbulos, he aquí todas las películas oficiales de la saga de Alien.

Oficiales, dije. Películas explotation manufacturadas en Italia, ésas se quedan afuera. Que las hay. Y son todo un nuevo mundo de horrores. E incluso me hicieron picar, cuando era niño. Porque en ese entonces no existía San Google para averiguar la verdad verdadera detrás de las cosas. Y uno se ensartaba. Pero eso es otra historia. Vamos ahora a la que nos ocupa, y partamos con el clásico indiscutible.

1.- Alien: El octavo pasajero (Alien, 1.979).

Lo que era trendy en el cine de la década de 1.970, era el realismo social muy sucio y crítico con las instituciones, la sociedad, y lo que en general se llama el American Dream. La Ciencia Ficción en los cines quedó un tanto aparcada, y las películas de ese tiempo tendieron a teñirse de una cierta sensación de pesimismo y desesperanza. Pero luego vino el éxito de La guerra de las galaxias en 1.977. Los restantes estudios fueron pillados por sorpresa, y viendo el nuevo filón, intentaron darle salida a cualquier guión sobre el cual pudieran estamparle el sello de estelar, espacial o galáctico en el título. O lunar, como sucedió con la película de James Bond llamada Moonraker... sí, sí sucedió. Y entre esas cosas le dieron luz verde a un curioso guión acerca de un alienígena de sangre ácida y mucha mala baba, literalmente hablando, que se iba merendando uno a uno a los expedicionarios de una nave espacial. Finalmente una de ellas, Ellen Ripley, consigue darle el bajo, sobreviviendo tanto ella como Jones, el gato. Vivacidad de gato: irse a la bartola toda la película, dejando que los humanos combatan y vayan cayendo uno tras otro, para al final sobrevivir porque sí. Y luego dicen que los humanos son la especie superior sobre la Tierra. El rol de Ellen Ripley fue para una actriz desconocida llamada Sigourney Weaver que, sobra decirlo, saltó de inmediato al estrellato.

El argumento de la película en sí mismo, no es la gran cosa. Muy en el fondo, no es más que el viejo cuento de la casa embrujada y el fantasma matando de miedo a los vivos, sólo que la casa embrujada es una nave espacial, y el fantasma es un alienígena de gustos antropófagos. Pero el acerado guión de Dan O'Bannon, los diseños de H.R. Giger, un elenco que muestra un nivel superior al cine de terror promedio, más la mano firme y vigilante del director Ridley Scott en sus mejores días, consiguieron el milagro, transformando lo que podría haber sido otro olvidable y ridículo filme setentero, en un clásico del cine por derecho propio, en otra muestra de que no hay historias realmente buenas o malas, sino sólo gente competente para narrarlas y gente que no. En adelante, todas las películas de humanos a merced de un alienígena, de una u otra manera acabaron viéndose como un clon de Alien. Cuando los guiones no son casi calcados, como Life en 2.017, por supuesto. El rol de Ellen Ripley, por su parte, ayudó a codificar el nuevo rol de chica de acción en la Ciencia Ficción, que había preludiado la princesa Leia en La guerra de las galaxias. Además, Alien consolidó la imaginería moderna que podríamos llamar el futuro herrumbroso, uno que no es lindo ni brillante como en las fantasías clásicas de la Edad de Oro, sino uno mugriento y cochambroso en el cual personajes desesperanzados y oprimidos por un sistema social de dimensiones includo galácticas, hace lo que puede por sobrevivir y mantenerse vivos un día más, sin dejarse pillar entre los engranajes de una maquinaria corporativa que los supera. Y yo no sé hasta qué punto podemos llamar a esto el futuro, considerando como van las cosas hoy en día...

2.- Aliens: El regreso (Aliens, 1.986).

Alien fue un éxito notable, llegando incluso al sexto lugar de la taquilla en Estados Unidos, y fue reverenciada casi desde el primer día como un clásico de culto en el cine de Ciencia Ficción. Pero por alguna razón, la secuela se tardó siete años en arribar a los cines. En el intertanto, Ridley Scott dirigió Blade Runner, y luego se apartó por años de la Ciencia Ficción. Y un joven cineasta llamado James Cameron llegó para el relevo. Cameron venía de mandarse un gran éxito, Terminator, pero ésa era una película de bajo presupuesto en la que nadie tenía demasiadas esperanzas, mientras que ahora se trataba de una secuela de alto presupuesto, su verdadera prueba de fuego en el siempre competitivo y sangriento mundo de Hollywood. Por supuesto, como sabemos, Cameron salió airoso de la prueba, y Aliens: El regreso se transformó en otro clásico del género de Ciencia Ficción, aunque con un cambio de género. Porque si hablamos de subgéneros, Alien deberíamos clasificarla como Ciencia Ficción de Horror, mientras que Aliens: El regreso es Ciencia Ficción Militarista a la vena. En el apartado de lo militarista, cuenta de hecho como una mejor adaptación del espíritu de la seminal novela Tropas del espacio de Robert Heinlein, aunque de manera no oficial por supuesto, que la propia versión oficial del cuento que rodó Paul Verhoeven en 1.997, aunque en ambas películas se dejan fuera las suculentas reflexiones ideológicas que suelta Heinlein en la novela.

En Aliens: El regreso vemos como Ellen Ripley, la superviviente de la película anterior, es reclutada para una misión de combate contra una posible infección alienígena. En el paso del tiempo entre la película anterior y ésta, una colonia se ha instalado en el planeta de los bichos, y un grupo de marines tiene que descender en ella para averiguar qué está pasando con los colonos. Lo que sigue es una tropa de brutos liándose a disparos con una horda de alienígenas que los desmenuzan con instintiva alegría animal. Si la primera Alien codificó la imaginería del futuro herrumbroso, Aliens: El regreso le dio forma cinematográfica al tópico de los marines espaciales luchando en otros planetas. Algo irónico si se piensa que las secuencias de los marines peleando túnel a túnel contra los alienígenas parecen un calco de La Humanidad en peligro de 1.954, en donde las hormigas mutantes gigantes jugaban al mismo juego con policías y soldados en las alcantarillas de la ciudad. Lo que decimos desde siempre: nihil novi sub sole (nada nuevo bajo el Sol).

3.- Alien 3 (Alien 3, 1.992).

Resulta interesante observar que cuando Ridley Scott se hizo cargo de Alien, tenía apenas una película como director en el cuerpo, que es Los duelistas; James Cameron por su parte sólo tenía Terminator y... Piraña 2. Para la tercera entrega de la franquicia repitieron la cábala y eligieron a otro director novato, David Fincher, cuyo currículum incluía sólo publicidad y videoclips. No parecían ser muy buenos créditos, pero la dirección de Fincher es, de lejos, una de las mejores cosas que tiene una película inferior a las dos anteriores, es cierto, pero también por lo general considerada en menos de lo que vale. Alien 3 pasó por un infierno de producción, porque se escribieron varios guiones que fueron evaluados y desechados. Uno de los guiones descartados iba firmado por David Twohy, que años después firmó su propio clon de Alien, que fue Eclipse mortal, la primera película de Riddick. Incluso William Gibson, que codificó el Cyberpunk literario con su novela Neuromante de 1.984, estuvo involucrado, aunque después declinó tomar créditos porque de su guión no quedó casi nada. Una primera idea era que el xenomorfo iba a atacar una especie de monasterio luddita en otro planeta, aunque al final, como sabemos, esto fue cambiado por una prisión espacial. Que además contaba con una fundición siderúrgica, por algún motivo. De todo lo anterior queda claro una cosa: nadie tenía claro nada. Lo que se nota en el resultado final, por supuesto.

La película se abre con la cápsula en la que huyen los sobrevivientes de la entrega anterior, estrellándose en el mentado planeta prisión, trayendo de manera inadvertida a un alienígena consigo a bordo. Los supervivientes mueren, lo que ayudó a que la película se ganara el odio de los fanáticos de la franquicia, porque los mismos tenían carisma en la entrega anterior. Pero sobrevive Ellen Ripley, por supuesto, que trata de convencer a la gente a su alrededor de que no es Ripley, aunque usted no lo crea, sino que la amenaza es real, tan real que se va merendando a esa gente uno a uno. Quizás la película peca de falta de originalidad, pero al menos, la dirección de David Fincher con su estética herrumbrosa ayuda a levantar el resultado. Además, el final alcanza ribetes metafísicos que no hubieran estado fuera de lugar en un relato de Philip K. Dick. Spoilers a continuación... Al final de la película nos quedamos con la duda. ¿Es realmente el personaje que aparece, el verdadero dueño de la corporación espacial que ha estado jugando con las vidas de humanos inocentes para profitar de la investigación del bicho, y que ha aparecido para tomar un asunto importante entre sus propias manos? ¿O es todavía otro androide enviado para hacer el trabajo sucio? Alien 3 puede ser imperfecta y fallar en muchas cosas, y quizás no fue tan atrevida como pudo haber sido, pero no es especialmente infiel a la franquicia, y hubiera sido un cierre digno de la misma. El director David Fincher, de hecho, despegó después en una brillante carrera en la cual rodó varias películas que merecen ser consideradas como clásicos modernos del cine por derecho propio, y Alien 3 es una temprana muestra de por qué. Aunque él mismo reniegue de la experiencia, debido a lo miserable que fue trabajar para productores que, lo repetimos, no tenían idea de qué diablos tenían entre las manos.

4.- Alien: La resurrección (Alien: Resurrection, 1.997).

Con regularidad de reloj, las secuelas se dejaban esperar un año menos cada vez: siete hasta Aliens: El regreso, seis hasta Alien 3, y ahora cinco hasta Alien: La resurrección. Y no hubo cuatro hasta la siguiente porque con Alien: La resurrección, quedó patente una verdad que con cada nueva entrega de la franquicia se ha hecho más evidente: los productores no tienen idea de qué hacer con ella. Aunque admitámoslo, estirarla está un poco difícil. La película inicial tenía una premisa tan bien acotada, que reciclarla una y otra vez sólo puede conducir a asfixiar la franquicia, pero alejarse demasiado de ella terminaría consiguiendo películas que fueran secuelas sólo de nombre. Con Alien: La resurrección se quedaron con lo peor de ambos mundos, reciclando la historia de la primera película, pero en un tono paródico que no le hizo nada bien a la franquicia como un todo. Siguiendo la tradición, llamaron a un director más o menos desconocido, pero con estilo: en este caso es el francés Jean-Pierre Jeunet, que venía de dirigir Delicatessen y La ciudad de los niños perdidos con Marc Caro en Francia. Ambas películas son apreciables, en particular la primera, pero sólo en la cabeza de los productores de Alien podía caberles que él y su estilo un tanto guiñolesco podía servir para una franquicia que se beneficia de una aproximación más atmosférica a la misma.

Después del literalmente candente final de la entrega anterior, la película toma la sana decisión de ambientarse muchos años en el futuro, lo que permite aplicar un suave reboot a la franquicia como un todo. Pero a partir de ahí vienen los desaciertos. El primero, haber contratado de nuevo a Sigourney Weaver como Ellen Ripley, en la falta de confianza de que una película de Alien pueda venderse sin la actriz, y justificarlo más encima vía clonación. Todos los que hemos leído las novelas de Dune, y el chiste idiota en que se convierte la interminable y risible hilera de clones de Duncan Idaho, sabemos que eso es una mala idea. Luego, el equipo de personajes llamados para la carnaza simplemente no tienen carisma, por lo que nos es imposible sufrir por ellos. Y a continuación, eligen adoptar un tono de parodia más o menos autoconsciente de la saga, lo que hizo maravillas por enfurecer a los fanáticos, y alejar al resto de los espectadores. El final es cerrado, pero con ciertas insinuaciones que daban posibilidad a una interesante secuela en la que podríamos ver a los alienígenas invadiendo la Tierra. Y esa premisa sí llegó a rodarse, con un Depredador metido de por medio, y con resultados catastróficos.

5.- Alien versus Depredador (AVP: Alien vs. Predator, 2.004).

Después de la gélida recepción de la cuarta película de la franquicia, parecía que el xenomorfo estaba acabado. Qué poco sabíamos. En esa época podíamos creerlo porque el tema de las franquicias no había llegado hasta su paroxismo actual, pero siete años después, el bicho regresaba al cine en gloria y majestad. O ésa era la intención. En la película Depredador 2, de 1.990, a manera de chiste introdujeron un cráneo de xenomorfo entre los trofeos del alienígena cazador. Pero ese detalle levantó oleadas de interés entre los fanáticos: ¿acaso las películas Depredador y Depredador 2 estaban ubicadas en el mismo universo que Alien y sus secuelas? En paralelo, la hidra de los universos expandidos había generado una nueva cabeza, en forma de cómics narrando las aventuras de xenomorfos contra depredadores. Era cuestión de tiempo antes de que alguien tuviera la lunática idea de que eso se vería bien en el cine. Porque, viéndolo bien, Alien y sus secuelas funcionan bien cuando remarcan la atmósfera, el suspenso, el horror, mientras que por el contrario, Depredador y sus secuelas tienden a funcionar mejor cuando se potencia la acción. Es como poner a Batman y Superman juntos: o la historia es luminosa y superheroica, y por tanto Batman se siente fuera de lugar, o es gótica y oscura, y por tanto es Superman quien se siente fuera de lugar. Sobre cómo ambos coexisten en el mismo universo que John Constantine, Linterna Verde y Alien Bug, la verdad no me pregunten. Siguiendo la tónica de contratar a directores en la periferia, esta vez fue llamado Paul W.S. Anderson, quien se había hecho su lugarcito con Mortal Kombat, y había demostrado con La nave de la muerte que podía rodar una película de Horror Cósmico con una atmósfera similar a Alien, y con la primera de Resident Evil que podía mostrar carnaza con un espíritu similar a Depredador. De buenas intenciones está hecho el mundo...

El caso es que rodaron y estrenaron la película, con una premisa muy atractiva. Se encuentra una pirámide enterrada en la Antártica, y el grupo de humanos llamados para la escabechina la gloria entran a explorarla. Con esa idea, Howard Phillips Lovecraft escribió uno de sus mejores relatos de Horror Cósmico, que es En las montañas de la locura. Y con esta misma idea, esta gente... nos dio lo que nos dio. Una película que podría haber sido la secuela de Depredador 2, y a la vez, la precuela de Alien en donde se nos explicara cómo la empresa Weyland Yutani había tomado conocimiento de la existencia de los xenomorfos. Pero que a continuación, la arruinaron introduciendo un elemento mitológico que choca por completo contra el espíritu de ambas franquicias, cual es que los alienígenas ayudaron a los aztecas a construir su civilización. Y además, rebajando el gore que es una de las características más distintivas de ambas franquicias. Resultado: los fanáticos salieron llorando de los cines ante lo que consideraban un ultraje, mientras que el público masivo se encogió de hombros ante una cinta que no podía hacerle el peso a otras películas de 2.004 como Los Increíbles, una de las mejores de Pixar, la tercera de Harry Potter que es la mejor de la saga, Spiderman 2 que es una de las mejores películas de superhéroes, La pasión de Cristo que increíblemente, siendo cine bíblico, tiene más gore que una película que muestra a xenomorfos y depredadores juntos en pantalla... ¿Alguien hoy en día la ha vuelto a ver, o ya cuenta como película olvidada...?

6.- Alien vs. Depredador 2 (AVPR: Aliens vs Predator - Requiem, 2.007).

Aunque Alien versus Depredador había sido recibida con frialdad, aún así logró hacer caja. No demasiada, pero la suficiente como para darle luz verde a una secuela. Aunque con una substancial rebaja en el presupuesto, lo que se hace notar de manera dolorosa en el resultado final. Con Alien 3 decidieron confiar la dirección en las manos de un debutante que venía del mundo del videoclip, un tal David Fincher, y aquí volvieron a repetir la maniobra. El turno fue ahora para los hermanos Strause, que habían dirigido videoclips para A Perfect Circle. Y Opeth, de entre todas las posibles bandas. Y... Nickelback. Y (¡ay!) Paulina Rubio. Trabajo es trabajo, supongo. También tenían una empresa de efectos especiales, gracias a la cual se hicieron de una buena alianza con la FOX, lo que les abrió las puertas para esto. Es la crónica anunciada de un desastre, y así es como le fue a esta película.

Al final de Alien versus Depredador, habían dejado una última escena con gancho para una secuela. Siguiendo la misma, justificaron el sacar lo que quedó del elenco de la película anterior, y montarse todo un nuevo grupo de personajes, mostrando otra batalla entre xenomorfos y depredadores en la Tierra en el presente. Tanto darle vueltas en la tetralogía original a la idea de que debían buscarse los xenomorfos en otros mundos y recurrir a tales o cuales tretas para hacerse de un huevo de ellos, y resulta que aquí, los mismos se pasean como Pedro por su casa en la América Profunda. La idea en sí no era mala, pero los resultados fueron... no sabría decirlo porque la película fue rodada con más tintes negros que la Trilogía de Batman de Christopher Nolan, así es que no se veía ni entendía nada de lo que pasaba en la pantalla. La película de hecho hizo menos caja que la anterior, aunque por la rebaja de presupuesto, aún se saldó con ganancias. Pero no las suficientes como para pensar en una secuela, de manera que la posibilidad de un tercer enfrentamiento entre xenomorfos y depredadores quedó archivada. Los depredadores obtendrían una quinta película en 2.010, titulada de manera muy adecuada como Depredadores, y se ha anunciado una sexta, The Predator, para 2.018, dirigida por ese ícono del cine ochentero que es Shane Black. Pero esta entrada va de Alien y no de Depredador, así es que no hablaremos más de ello. Ni de esta película. Ni de Reiko Aylesworth, actriz muy querida por el fandom de 24 que aquí tuvo la oportunidad de saltar a las grandes ligas... y no sucedió. De lo contrario, ustedes sabrían de quién hablo, ¿verdad?

7.- Prometeo (Prometheus, 2.012).

En 2.012 habían pasado cinco años desde la última película con xenomorfos, y quince desde la última entrega de la tetralogía original. Tiempo suficiente como para volver a tentar suerte con los xenomorfos. En la época ya se había puesto de moda el concepto de reboot, así como el que muchas nuevas películas ignoraran tales o cuales partes del canon. Fue Ridley Scott quien decidió regresar al universo de los xenomorfos con una nueva entrega que no trataría directamente sobre éstos, sino sobre la raza alienígena vinculada a ellos... de alguna manera. Los space jockeys, como suelen llamarla los fanáticos en inglés, o los ingenieros, que es el nombre más moderno y oficial. Prometeo fue más o menos presentada como precuela de Alien, y por lo tanto, implícitamente sacó de la continuidad a Alien versus Depredador y su secuela. O no. Prometeo es bastante ambigua a ese respecto, y es posible mirar el argumento de las dos maneras, o bien sacando las dos películas anteriores o bien incluyéndolas como material complementario. O algo así. No es que el público sintiéramos excesiva curiosidad por los ingenieros, pero el regreso de Ridley Scott a la franquicia después de más de tres décadas era algo por lo cual valía la pena pagar la entrada. O eso creíamos. Porque el guionista era Damon Lindelof, uno de los mayores genios creativos de Hollywood, y una de las mentes maestras detrás de Lost. Y escribo esto sin ninguna gota de ironía. El hombre escribe guiones acumulando un montón de misterios y sinsentidos que no resuelve nunca, se burla en la cara de los espectadores y los trata como idiotas, y en vez de acabar friendo hamburguesas en un local de comida rápida, siguen dándole trabajo, sus trabajos se venden, y además hay espectadores dispuestos a defender sus creaciones porque en realidad sus misterios son profundos, místicos, y si no te parece, tú eres el idiota por no entender la mística profundidad de lo profundo místico. Si eso no es ser un genio, entonces no sé qué podría serlo. Otro punto son lo que podríamos llamar cualidades morales, por supuesto, pero eso es otra historia.

A finales del siglo XXI, en la isla de Lost en Escocia, descubren un mapa estelar; años después, una expedición de científicos marcha hacia el planeta señalado en el mapa. Una vez en la isla del tesoro el planeta, la tripulación de la nave Prometeo descubre una instalación en la cual... pasan cosas raras. Muy raras. Que a lo largo de la película, no tendrán mayor explicación porque eso quedará para una secuela, en donde presumiblemente pasarán cosas más raras que no tendrán mayor explicación porque eso quedará para una secuela en donde presumiblemente... creo que me entienden. Esencialmente es Las montañas de la locura pero en otro planeta. O Alien versus Depredador pero en otro planeta, y sin xenomorfos ni depredadores. En ese otro planeta, los científicos vagan de aquí para allá y hacen tonterías como gallinas sin cabeza, son liquidados uno a uno sin mayores ceremonias, y al final queda el gancho abierto para una potencial secuela. Que será Alien: Covenant, a estrenarse ahora en Mayo de 2.017. Con Damon Lindelof reemplazado por John Logan en los guiones. Un tipo de quién podemos esperar cualquier cosa: ha escrito guiones no sólo para Ridley Scott (Gladiador), sino también para ¡Martin Scorsese! (El aviador, y Hugo)... y las dos últimas entregas de James Bond (Skyfall y Spectre). Pronto sabremos la respuesta.

Y eso es, a grandes rasgos, nuestro repaso de la franquicia. Uno muy necesario, porque todos ustedes vieron Alien, casi todos ustedes vieron Aliens: El regreso y Prometeo, algunos de ustedes vieron las otras dos secuelas y Alien versus Depredador, y creo que nadie vio la segunda de Alien versus Depredador. Pero hay además una película que quizás nunca lleguen a ver: la prometida quinta entrega de Alien dirigida por Neill Blomkamp, el tipo que se hizo famoso con Distrito 9 en 2.009. Y hay una película que yo en lo personal voy a lamentar mucho el no ver: Alien The Lego Movie. Muy en serio. Considerando que algunas películas con el xenomorfo casi bordean la autoparodia, rodar una autoparodia en serio vendría muy bien. Si Mel Brooks en SOS hay un loco suelto en el espacio se burló bien burlado de la escena en que el xenomorfo le revienta la panza a John Hurt en Alien, entonces por qué no podrían rodarla...


3 comentarios:

murinus2009 dijo...

Ya que lo pienso, he visto pocas cintas de este personaje.

Alien 1979.
Nunca la he visto completa creo que solo la escena de la muerte de John Hurt.

Aliens:El regreso 1986.
Tampoco la he visto completa, la ultima vez que vi algunos pedazos fue en...1989 o quizá 1990 en tv. abierta, curioso lo que mencionas de que esta es la primera adaptación de "Tropas del Espacio" de Heinlein, curiosamente en Internet hay un anime u OVA de una Starship Troopers de 1988, aun así esta es la primera "adaptación" y ciertamente inaugura el subgénero de Ciencia Ficción Militarista, antes de esta no se me ocurre otra de marines atacando a bichos extraterrestres.

Alien 3, 1992.
Tampoco la he visto, mas que si acaso el final, que no quiero decir, para no mandar Spoiler.

Alien: La Resurrección, 1997.
Esta si la vi pero recuerdo muy poco,Spoilers aquí:
-Ripley esta mejorada geneticamente, creo hasta puede matar Aliens-xenomorfos con las manos.
-De los prospectos a fiambres, que sobreviven, uno creo es: Ron Perlman.
-En algún punto Ripley, encuentra intentos fallidos de sus clones.
-El Xenomorfo de esta cinta pare crías vivas, como un mamífero.
Cuando la vi me pareció entretenida.

Alien vs. Predator (AVP),2004.
La vi en el cine, me pareció entretenida y regularmente hecha,como dices no hay gore, definitivamente habría quedado bien sin introducir esa fantasia de estafadores, de que los alienigenas siempre vienen a ayudar a las civilizaciones antiguas a construir...piramides, una de las estructuras menos complejas de hacer, que no baratas.

Alien vs Predator, Réquiem, 2007.
También la vi en el cine, en tv. y DVD, me parece entretenida, a pesar de la oscuridad en que esta ambientada, creo que se distingue bien la acción, al final le dejan un gancho para una posible tercera parte, que no se hizo o ¿quien sabe? quizá si Covenant tiene éxito, la reinicien.

Los Alien-Xenomorfos, son uno de los personajes mas recurrentes en los Comics, (son como los zombies en todos los medios, perfectos para usar como saco de golpear y blanco para cualquier arma) que yo recuerde hay cossovers aparte de con Depredador con:
Superman.
El kriptoniano va a dar a un sistema planetario plagado de estos amistosos bichos, no se a que, el sol no es amarillo y por tanto sus superpoderes estan reducidos.
Batman.
No recuerdo como es su encuentro con estos Xenomorfos, eso si, en algún punto, igual que los productores de las películas, se le ocurre que los aliens son muy peligrosos y sin utilidad favorable.

Quiza en un futuro si las nuevas de Alien tienen éxito, se hace el crossover Alien-Blade Runner. los de la Warner ,le den luz verde a proyectos como los citados aunque a la vez necesitarían hacer un crossover con Fox.

Por cierto, tu Guillermo, o alguien de los comentarios sabe si ¿Alien de 1979 esta inspirada en un libro llamado "El Viaje del Beagle Espacial", creo de A.E. Van Voght".

Gracias y hasta pronto.




Gaby Fonseca dijo...

Muy buen post Sr. Guillermo! ^^ Hace poco vi las 2 primeras peliculas y wow, y aun asi me parece sorprendente como de la primera pelicula que es una buena pelicula de terror, en que momento paso a lo que ocurre en Alien vs Depredador o en la segunda parte jajaja, mendigas productoras solo por el dinero!!

Las otras de la saga original aun no las he visto pero ya me las comere :P

Tambien recuerdo lo que comentabas, hace muchisimo cuando era mas chiquita y mire la pelicula de Depredador 2, recuerdo que si mire el craneo del "Alien" y me quede pensando wow el Depredador conocio entonces a uno de esos o.o, la vi primero en la television y poco despues fue cuando vi que existia alien vs depredador xD la magia del cine.

@murinus2009 Segun la informacion de Internet, ese libro fue el primero en tratar de humanos viajando por el espacio en busca de otras formas de vida, lo mismo que ocurren en Alien, asi que talvez esa pelicula si esta por lo menos un poco basada en ese libre. Es interesante esa pregunta por eso lo busque xD

Saluditos ^^

murinus2009 dijo...

Gracias a @Gaby Fonseca (Saludos Gaby) por la respuesta, Gran Dato el que aportas de que el libro es el primero en tratar la busqueda de otras formas de vida, a traves de viajes humanos, hacia otros planetas, ese Tema da para Articulos, o mas Libros enteros.

Related Posts with Thumbnails

¡Blogoserie a la carta!: ¿De qué género quieres que sea el o la protagonista?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuántos protagonistas quieres que sean?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuál será la ambientación?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Contra quién se enfrentan el o los héroes?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuál es la motivación del protagonista?