miércoles, 31 de mayo de 2017

2.016: El año de las Summer Bomb Busters (9 de 9).


Y con esta entrega, novena y final, terminamos nuestra serie de posteos acerca de castañazos mayúsculos en la taquilla de 2.016. Ya casi a mediados de 2.017, porque nadie dijo que la puntualidad fuera parte del código ético de la Guillermocracia. Lo cual nos mueve a algunas reflexiones. Lo de los castañazos, no el retraso. ¿Exceso de oferta? ¿Demasiada confianza en las franquicias? ¿Eterna huida hacia adelante de un cine que no encuentra cómo romper el anterior récord de taquilla? ¿Simple conjunción de malas películas? ¿Crisis económica? ¿El público olía que se venía Donald Trump y prefirió invertir el tiempo de ir al cine en actividades más productivas como, por ejemplo, saquear los supermercados en busca de latas de conserva para llevárselas a un refugio antinuclear, por si las dudas? A estas alturas, los lectores deben tener sus propias ideas al respecto, y ahora viene el último sexteto de películas, para confirmarlas o refutarlas.

37.- Bad Santa 2 (Bad Santa 2).
  • Estreno en Estados Unidos: 23 de Noviembre de 2.016.
  • Presupuesto estimado sin publicidad: 26 millones de dólares.
  • Recaudación total: 23 millones de dólares.
Si la secuela de TRON vino casi veinte años después de la original, y van a sacar una secuela de Mary Poppins más de cincuenta años del estreno de la primera, ¿qué son trece años entre la Bad Santa de 2.003 y su secuela de 2.016? La respuesta: son demasiados años. La primera película, una comedia negra que pone a Billy Bob Thornton como un muy políticamente incorrecto Santa Claus de mall, resultó un éxito modesto gracias a su presupuesto reducido, y... acabaron sacando la secuela. Por alguna razón. Veamos las cifras. La primera costó 22 millones de dólares y recaudó 76. La segunda costó 26, y recaudó 23... Lo que se dice un desastre en toda regla. Porque si te gastas el oro y el moro en una película y fracasas pero al menos haces una caja decente, nadie puede decir que te hundiste sin dar la pelea. Pero si tu película cuesta lo que una multa de tráfico y aún así pierde dinero... Sólo digamos que parecen muy improbables los planes para una tercera. Lo triste del caso es que Billy Bob Thornton actuó en dos estrenos de 2.016, y los dos fueron un desastre: el otro fue Reporteras en guerra, que comentábamos de manera precedente en esta serie de posteos, aquí en la Guillermocracia. La diferencia entre un actor con la guatita llena, y uno muerto de hambre, estriba en una sola palabra: franquicia. Y Billy Bob Thornton, gracias al fracaso de Bad Santa 2, se perdió la oportunidad de mantener la suya propia. Pero no importa. He oído que en la Marvel todavía no tienen un casting para Bushwacker, así es que aún podría tener una oportunidad de empleo y plato de lentejas seguro en la mesa. ¿No sabes quién es Bushwacker? No importa, la gente de la Marvel mete a cualquiera de sus personajes en sus películas y lo hace conocido de la noche a la mañana. ¿O alguien sabía quién era el mapache con metralletas ése, antes de Guardianes de la Galaxia en 2.014...?

38.- Jackie (Jackie).
  • Estreno en Estados Unidos: 2 de Diciembre de 2.016.
  • Presupuesto estimado sin publicidad: 9 millones de dólares.
  • Recaudación total: 24 millones de dólares.
No exactamente un fracaso, porque costó la miseria de 9 millones de dólares. Una suma que se hace incluso más increíble considerando que hablamos de una película de época, que siempre son más gastadoras porque implican ser cuidadosos con las locaciones para que no aparezcan edificios modernos en los encuadres, vehículos vintage que suelen ser piezas de museo caras y difíciles de mantener y aún más costosas de contratar seguros, un estilista que sepa sobre los peinados de la época, y el omnipresente tema del vestuario, algo que resulta particularmente importante en este caso, en que tenemos el biopic de una dama celebrada como ícono de la moda en sus días. Y además, teniendo que pagar el cheque de Natalie Portman en el protagónico, en los días en que su caché estaba alto porque al momento de rodar, todavía no se estrenaba La venganza de Jane. Más Peter Sarsgaard, John Carroll Lynch, Billy Crudup y John Hurt, actores que no son los que más cobran en Hollywood, pero que tienen su prestigio bien ganado, que me imagino usarán para pedir unos cuantos ceros a la derecha de la cifra anotada en el cheque. Pero aunque superó la barrera mágica de recaudar el doble de lo que costó, y aunque es una película de cine arte y por lo tanto condenada desde el día uno a no ser un taquillazo, aún así 24 millones de dólares es demasiado poco. ¡Eso es menos dinero que lo recaudado por Norm y los Invencibles, por el amor de Carl Sagan! En particular porque Jacqueline Kennedy, la retratada en el biopic, es una figura icónica de Estados Unidos durante el siglo XX, y uno podría suponer que habrían más audiencias interesadas en verla plasmada nada menos que por Natalie Portman en la gran pantalla. ¿O no habían notado que los trajecitos que luce la esposa del Alcalde Diamante en Los Simpsons, están inspirados en ella? Fue postulada a tres Premios Oscares, lo que siempre levanta el caché de una película, pero luego no se llevó ninguno: Natalie Portman iba como Mejor Actriz Protagónica y perdió ante Emma Stone por La La Land, Madeline Fontaine iba como Mejor Diseñadora de Vestuario y perdió ante Colleen Atwood por Animales fantásticos y dónde encontrarlos, y Mica Levi iba por Mejor Banda Sonora, y perdió ante Justin Hurwitz por La La Land. Admitámoslo, todo esto sucedió en el año en que arrasó un musical como La La Land porque, demonios, todos necesitábamos algo como eso. En el año del triunfo de Donald Trump como Presidente de Estados Unidos, una película biográfica que se toma a un ícono de la política de Estados Unidos como Jackie Kennedy y ofrece una visión bastante poco favorecedora del personaje, narrado en el tono agreste prototípico del director chileno Pablo Larraín, no era como para vender demasiados boletos. El resultado se mostró en la taquilla. O la falta de ella.

39.- Assassin's Creed (Assassin's Creed).
  • Estreno en Estados Unidos: 21 de Diciembre de 2.016.
  • Presupuesto estimado sin publicidad: 125 millones de dólares.
  • Recaudación total: 240 millones de dólares.
Vamos, repitan el credo conmigo: las películas basadas en videojuegos apestan, las películas basadas en videojuego apestan, las películas basad... Cuando hablamos de un subgénero fílmico en el cual sus obras maestras son películas a lo sumo pasables, como Mortal Kombat, El príncipe de Persia, Lara Croft: Tomb Raider, Final Fantasy o Resident Evil, es que tenemos problemas. Se suponía que la maldición se iba a romper en 2.016, con la llegada a todo trapo de Warcraft. Apoyada por Blizzard desde atrás, empresa de videojuegos que siempre ha puesto un orgullo supremo en sus productos. Y... no sucedió. Sea buena o mala como película, el caso es que las audiencias no respondieron y Warcraft hubiera reventado como un sapo bajo el sol del desierto, de no ser por la operación de rescate que se montaron en la hora undécima los espectadores de China. Aunque no lo hizo gracias al mercado internacional. Pero citando a los viejos jedi: no es nuestra última esperanza porque aún queda otra. Esa fue Assassin's Creed. Que, hablando de los jedi, se arriesgó a ir nada menos que a la sombra de Rogue One. Y así le fue, por la temeridad. En este caso no se anduvieron con chicas: arriesgaron 125 millones de dólares en rodarla, y eso sin contar lo invertido en publicidad, que no parece haber sido menor. La película parte con un condenado a muerte que, ahora sin identidad porque está legalmente muerto, es reclutado por una misteriosa empresa para transformarse en asesino. En lo personal ya había visto esta película: se llama Nikita, fue estrenada en 1.990, y entre Anne Parillaud y Michael Fassbender, creo que preferiría casarme con ella, gracias. Sólo que acá el protagonista no es el asesino, sino que un antepasado suyo lo fue, y él debe revivir sus memorias. O algo así. Tan aburrido como Sucker Punch, en la cual todas las trepidantes aventuras de las chicas de vestiditos cortos y trajecitos apretados eran fantasías de la protagonista, y por lo tanto, sin mayor impacto real, por mucho que trataran de borrar las fronteras entre los sueños y la realidad, etcétera. Se repitió la misma historia de Warcraft: en Estados Unidos, Assassin's Creed fue asesinada sin piedad, perdón por el chiste fácil otra vez, pero los mercados internacionales respondieron de manera positiva. Sin embargo, a diferencia de Warcraft, esa respuesta positiva no fue suficiente. Assassin's Creed acabó saldándose con pérdidas. Probablemente el gran damnificado fue Michael Fassbender, que entre la deslucida X-Men: Apocalipsis, la fracasada La luz entre los océanos y ésta, cerró un año directamente para olvidar. O de cómo en 2.017 lo veremos aferrándose a su rol en Alien: Covenant como a un clavo ardiendo, para no quedarse sin franquicia. Después de todo, aferrarse a los xenomorfos ya funcionó antes con Lance Henriksen, que apareció en tres de esas películas, así es que eso está probado como un camino viable para seguir financiando a la familia Fassbender-Vikander. Y lo admito. Escribo el apellido de Alicia Vikander con la más pura y verde envidia del mundo aquí. Nadie dijo que yo fuera una buena persona, después de todo.

40.- Día del atentado (Patriot's Day).
  • Estreno en Estados Unidos: 21 de Diciembre de 2.016.
  • Presupuesto estimado sin publicidad: 45 millones de dólares.
  • Recaudación total: 44 millones de dólares.
La dupleta conformada por Peter Berg en la dirección y Mark Wahlberg en el protagónico, lo volvió a hacer. Dos fracasos encadenados dentro de un mismo año y con apenas unos pocos meses de diferencia, y ambas basadas en catástrofes de la vida real. Primero fue Horizonte profundo, sobre el derrame petrolero de la plataforma Deepwater Horizon en el Golfo de México, sobre el cual ya comentábamos en esta serie de posteos en la Guillermocracia. Y ahora es el turno de Día del atentado, sobre el atentado de Boston en 2.013. Recordemos: el año 2.013, alguien decidió creerse la promesa de encontrarse con 72 huríes en el Paraíso, y llevó a cabo un atentado terrorista en la Maratón de Boston para ganárselo. Acción que debe ser apoyada por todo buen liberal que se precie de tal, por supuesto, porque si el tipo va a ganarse 72 huríes volando a unos cuantos kuffar hasta el Reino Celestial, entonces ni el Estado ni nadie tiene derecho a interponerse entre él y su ganancia personal, porque prohibirle el medio para ganarse sus 72 huríes es un impuesto oculto, y los impuestos son un robo. Yo no soy ni liberal ni musulmán, por supuesto, así es que a mí no me miren. Pero volviendo a esta película. Lo triste es que la misma se llevó aclamación crítica desde todas partes... menos por la parte más importante, que es el público. ¿Qué les hacía pensar a los productores que la gente quería ver una película sobre un atentado terrorista en contra de una maratón, provocado para defender la causa de Afganistán, un país invadido y ocupado militarmente por el Imperio de Estados Unidos, en vez de Rogue One, una película que se trata sobre un atentado terrorista en contra de un archivo gubernamental galáctico, provocado para defender la causa de Jedha, un planeta invadido y ocupado militarmente por el Imperio Galáctico? Ni idea. Como sea, la película se coronó como otro más en la larga hilera de fracasos de 2.016. Tanto, que en países de Latinoamérica se vino a estrenar recién en Abril. Bueno, veámoslo con un dejo de esperanza: hay películas que no se estrenan nunca en Latinoamérica.

41.- Silencio (Silence).
  • Estreno en Estados Unidos: 23 de Diciembre de 2.016.
  • Presupuesto estimado sin publicidad: 40 millones de dólares.
  • Recaudación total: 16 millones de dólares.
La ironía suprema, hubiera sido que una película titulada Silencio hubiera postulado a premios por efectos de sonido, o algo por el estilo. ¿Se imaginan la guasa en los Premios Oscar? "...y el Premio a la Mejor Banda Sonora es para... Silencio. No, no es que les pida silencio. Es que ganó la película titulada Silencio. ¡Aplausos por favor!". No sucedió, claro, pero hubiera sido gracioso. En cualquier caso, lo de Silencio era un fracaso anunciado de antemano. El punto fuerte es que dirigía Martin Scorsese, de regreso luego de su exitosa El lobo de Wall Street. Ya saben, la película con Margot Robbie en glorioso desnudo frontal, y... también Leonardo DiCaprio actuaba ahí, me parece. Pero a partir de ahí, hablamos de una película basada en una novela de 1.966 de un escritor japonés al que si alguien lo conoce, debe ser en los círculos académicos; ignoro si Shūsaku Endō es un buen o un mal escritor porque no he leído nada de él, pero conocido y vendible por el departamento de marketing, seguro que no es. Es una película histórica basada en Japón, pero no el Japón de samurais y asedios contra castillos, sino el más pacífico de la era Tokugawa. Sus protagonistas son sacerdotes católicos, en una época como la actual, de intenso desprestigio para la Iglesia Católica debido a los escándalos sexuales que se han cebado en ella. ¿O alguien se olvidó que en su minuto, el Oscar a la Mejor Película de 2.015 fue para En primera plana? Protagonizada por Andrew Garfield, que probablemente será para siempre veneno en la taquilla debido a su intensa y criticada asociación con Spiderman en el reboot de 2.012; a mí no me miren porque me gustó su versión del personaje, pero no creo que ésta sea una opinión mayoritaria, y desde luego que las opiniones mayoritarias son las que venden películas. Los resultados están a la vista. Hugo, el anterior fracaso económico de Martin Scorsese, por lo menos cosechó aclamación crítica y va en ruta a convertirse en clásico de culto. Sobre Silencio, en cambio, acabó imponiéndose el silencio más absoluto. Y perdonen el chiste fácil. Otra vez.

42.- Vivir de noche (Live by Night).
  • Estreno en Estados Unidos: 25 de Diciembre.
  • Presupuesto estimado sin publicidad: 65 millones de dólares.
  • Recaudación total: 22 millones de dólares.
Siempre ha sido criticado como actor, y no sin motivos debido a su tendencia al carepalismo, aunque Ben Affleck como Batman acabó siendo quizás lo mejor de la segunda entrega del Universo Expandido DC, que se hizo de un deshonroso lugarcito en esta serie de posteos que ya estamos finiquitando en la Guillermocracia. Pero en paralelo, Affleck se ha ido creando una sólida reputación como director. Probablemente Vivir de noche no era una de las películas más esperadas de 2.016, pero sí despertó alguna curiosidad por ser el primer trabajo en la dirección de Affleck después de su aclamada Argo en 2.012. En su día Argo, recordemos, se llevó el Oscar a la Mejor Película, lo que no es mérito menor, por muy desprestigiados que estén los calvos dorados por estos días. Además, había algo de hype alrededor de Affleck después de que la Warner le ofreció dirigir y protagonizar una película de Batman para el Universo Expandido DC, con rumores de que sería una oferta con carte blanche. En medio de este ambiente se estrenó Vivir de noche, y... la primera consecuencia es que, de pronto y de la nada, Ben Affleck apareció dejando de lado el tema de la dirección de una potencial película de Batman. Quién sabe por qué. Pero lo que el instinto me dice, es que si Vivir de noche hubiera funcionado bien, la Warner se hubiera dejado la carne y la sangre en el camino para mantener a Affleck a bordo para su todavía renqueante Universo Expandido DC. La película en sí, insiste en el viejo cine de gángsters, que en estos últimos años parece estar viviendo horas bajas, quizás porque ya hay demasiados gángsters en la política y las finanzas como para, además, tener que aguantarlos en la ficción; y no es que Vivir de noche haya ayudado demasiado a levantar el género de vuelta. E ir contra Rogue One, la segunda película más taquillera de 2.016 por debajo de Capitán América: Civil War, selló el trato. Es una lástima profunda porque Ben Affleck, sin ser un genio de la dirección, sabe en dónde poner una cámara y cómo contar una historia, y ojalá viéramos más trabajos directoriales suyos. Pero por supuesto, eso depende de las sarmentosas garras que ponen los táleros y doblones sobre la mesa, y dichas sarmentosas garras tienden a ser muy poco caricativas con los fracasos de taquilla. El tiempo dirá. El mismo tiempo que se nos acaba, en este repaso que hemos hecho a la cadena de fracasos del cine de 2.016, y que ahora nos lleva desde estos comentarios a...

...los de ustedes. Sus opiniones e impresiones. ¿Vieron algunas o varias de estas películas? ¿Eran así de malas o buenas? ¿Fueron fracasos injustos, o fueron merecidos? ¿Fue 2.016 realmente un año tan catastrófico para el cine, o fue apenas un año más, con tantos fiascos como cualquier otro año, y fueron la prensa e Internet quienes se encargaron de magnificar esto? ¿Se irá a repetir el panorama en la temporada cinéfila de 2.017? ¿Cambiará el modelo de cine? Dejen sus comentarios y hagan sus apuestas, señores. Después de todo, a diferencia de rodar películas, o pagar la entrada al cine para verlas... comentar es gratis. Todavía.

5 comentarios:

Oliverio Graelent dijo...

Afflek puede dirigir: no estoy de acuerdo en que los desastres de taquilla hagan tanto daño a un director como tú crees. Sólo tienes que mirar todas las películas que han perdido dinero y aún así repiten la fórmula. Es la primera vez que te pillo en flagrante contradicción, Guillermo.

:-)

Pascual Medina dijo...

37_ no la vería.
38_ natalie portman como jackie kennedy... Uuummm... No.
39_ cuando las películas son salvadas por el publico chino.
40_ nadie quiere darse cuenta del patrioterismo estadounidense.
41_ ¿se ignora al silencio? Extraña metáfora...
42_ la warner le corto las alas a batfleck.

Pd: donald trump tiene muchos problemas. en serio.

murinus2009 dijo...

Bad Santa 2.
No vi la 1 y esta no se ve entretenida.

Jackie.
La vi anunciada, no pensé verla entonces ni ahora, se ve muy aburrida.

Assassin´s Creed.
La vi anunciada y vi los trailers, me pareció muy aburrida, ni conozco el videojuego.

Dia del Atentado.
Se me hizo muy aburrida, ni en tv. la vería, divertida la comparación con Rogue One.

Silencio.
Otra que decía aburrimiento por todos lados, no, ni en tv. la vería.

Vivir de Noche.
Esta llamo algo mi atención pero no mucho leí que esta bien, pero es larga o se hace larga por el ritmo, quizá la vería en DVD o tv. abierta y si, coincido, por esta cinta le quitaron la dirección de The Batman a Affleck

Guillermo Ríos dijo...

@Oliverio_Graelent, el tema es relativo. Por regla general, el fusible que salta cuando se produce un corte de corriente es el director, aunque muchas veces es el productor quien hace tales o cuales peticiones que cuentan como metida de pata, y... Ahora bien, todo depende de muchas cosas: la política corporativa, el buen cartel previo que tenga un director, las expectativas, etcétera. En lo personal creo que lo de Affleck es un bache en la carrera, y que se repondrá, pero aunque oficialmente las razones son diferencias creativas, el timing entre el fracaso de esta película y la defenestración de Affleck para dirigir la nueva de Batman me parece demasiado preciso como para ser coincidencia...

Algunas películas pierden dinero y aún así mantienen la fórmula por varias razones. Por un lado, está el mantener la presencia de la franquicia, que el público no se olvide de ella, porque es un activo que está ahí para ser explotado. Por el otro está el mercadishing accesorio: a veces la película no vende bien, pero los muñequitos sí, y eso justifica una secuela. El ejemplo de manual es la secuela de la película de G.I.Joe de 2.009, que según vox populi, se le dio luz verde justo por eso, porque el mercadishing vendió bien, aunque en taquilla no acabó de funcionar todo lo bien que se esperaba.

@Pascual_Medina, al final el público chino no la salvó. No del todo, por lo menos. Por lo menos, no hay ruido de secuelas.

@murinus2009, considerando la cantidad de veces que se repite la expresión muy aburrida, supongo que eso confirma la tendencia de mandar para Diciembre los blockbusters que no tienen tanta fuerza como para competir en Mayo o Junio, además de los famosos Oscar baits que no ve nadie, o bien, que los ven los esnobs ávidos de distinguirse de los demás porque ven Oscar baits que no ve nadie...

Oliverio Graelent dijo...

Más o menos de acuerdo. Por cierto, estoy impaciente por leer la respuesta a la entrada blogoserie a la carta: los votantes se han decidido, que creo que va a estar buena.

Related Posts with Thumbnails