¡Vota por lo mejor de los primeros siete años de la Guillermocracia!

¡La Guillermocracia te llama a las filas! ¡Vota, expresa tu opinión, cuáles son los mejores artículos que se han publicado en estos (casi) siete años de vida en línea! La encuesta se encuentra en la parte inferior de esta columna. ¿Más detalles? Pincha aquí. ¡Haz oir tu voz!

martes, 30 de mayo de 2017

2.016: El año de las Summer Bomb Busters (8 de 9).


Y hemos llegado a la penúltima entrega de esta serie de posteos, ya entrando en el último trimestre de películas de 2.016. ¿Creían que los estudios se habían gastado toda su reserva de películas birriosas, malolientes o difíciles de vender en la traca anterior? Están equivocados. En Octubre empieza la temporada de Oscar baits, las películas diseñadas para ganar calvos dorados a lo bruto, y por supuesto, alguna que otra se estrella a lo bestia en la taquilla. No son blockbusters, pero no creo que eso importe demasiado a estas alturas, ¿no? Además, entramos en la fecha ideal para otro clásico de Hollywood: las comedietas sin gracias. Y sin más preámbulos, partimos con...

...Ciencia Redentora del Género Humano... ¿Qué demonios es ESTO?

31.- La reina de Katwe (Queen of Katwe).
  • Estreno en Estados Unidos: 23 de Septiembre de 2.016.
  • Presupuesto estimado sin publicidad: 15 millones de dólares.
  • Recaudación total: 10 millones de dólares.
Les voy a ser sinceros. La única película que recuerdo de la directora Mira Nair es Kama Sutra de 1.996, y eso sólo porque es una película de ambientación histórica en la India, en la cual la actriz Indira Varma aparece en una generosa cantidad de gloriosos desnudos frontales. Y yo la vi en la edad impresionable, digámoslo así. Si no conocen a Indira Varma, me parece que actuó en Game of Thrones. Creo. Aunque eso no tiene mérito porque medio Hollywood ha actuado ahí. Por supuesto, La reina de Katwe tampoco la vi. De hecho, ni siquiera sabía que existía, hasta que me puse a elaborar esta serie de posteos para la Guillermocracia. Podría verla porque va de ajedrez, porque de los desnudos estilo Kama Sutra nos vamos olvidando: el personaje protagónico es una niña de diez años. Esta película es otra de "basada en hechos reales"; en este caso se trata de un biopic de la ajedrecista Phiona Mutesi. Que es más desconocida que Indira Varma porque no ha actuado en Game of Thrones. Creo. La historia se ambienta en Uganda, uno de los tantos muladares que por desgracia existen en el mundo, y de los esfuerzos de la protagonista por aprender ajedrez y convertirse en Campeona del Mundo, a la vez que intenta escapar del círculo de pobreza en el cual le tocó nacer. O sea, la Rocky de 1.976, pero con protagonista mujer, ambientada en Uganda en vez de los bajos fondos de Filadelfia, y con ajedrez en vez de boxeo. Yo me imagino la escena de El lobo de Wall Street en donde el protagonista le dice a un alumno suyo, a manera de ejercicio: "Véndeme este lápiz". Yo cambiaría esa escena por: "Véndeme una entrada para verReina de Katwe". Eso es un desafío, y no vender un maldito lápiz. Porque, manito en el corazón, ¿cuántos de ustedes le darían una oportunidad a esta película inspiracional basada en hechos reales? Yo lo haría. Porque se trata de ajedrez. Y pensándolo bien... creo que nunca he escrito sobre ajedrez acá en la Guillermocracia. Tomaré nota para ver si sale un posteo al respecto.

32.- Los siete magníficos (The Magnificent Seven).
  • Estreno en Estados Unidos: 23 de Septiembre de 2.016.
  • Presupuesto estimado sin publicidad: 90 millones de dólares.
  • Recaudación total: 160 millones de dólares.
Y lo intentan, y lo intentan, y lo vuelven a intentar. Quieren resucitar el Western como género cinematográfico. Sin embargo, ¿qué puede decirle una historia de pistoleros en la actualidad a la chavalería, el principal público de los blockbusters, que en vez de eso pueden ver la última entrega de una de superhéroes? ¿Qué competencia en términos de tremendismo puede hacerle un vaquero tratando de salvar a unos humildes ganaderos o granjeros, frente a un superhéroe liándose a mamporros con supervillanos galácticos para salvar a toda la Tierra? Ya a inicios de este año, veíamos como La venganza de Jane se caía y rompía todos los huesos en la taquilla. De todas maneras, porfiadamente, la Metro Goldwyn Meyer, embarcada hace años en tratar de hacer remakes de sus éxitos antiguos y que en 2.016 se comió de manera previa el fracaso de Ben Hur, que ya comentábamos en esta serie de posteos, volvió a pifiarla con este remake de Los siete magníficos de 1.960, que a su vez era un remake de Los siete samurais de 1.954. Sobre el papel, la idea era buena: Antoine Fuqua el director de Día de entrenamiento a cargo, Denzel Washington en el protagónico, Chris Pratt como su brazo derecho, Haley Bennett muy guapa acá como en La chica del tren a cargo del principal rol femenino, ¿qué podía salir mal? Pues... salió mal. Quién sabe por qué. Bueno, esta película, como Ben Hur en su minuto, iba a hacerle condenada gracia a las audiencias viejunas que se quedan con la versión original que vieron en su día, y fruncen el ceño gruñendo: "¿Remake? ¿De un clásico? Me quedo con el clásico. Esta gente de Hollywood, se les acabaron las ideas"... Y las audiencias nuevas seguramente no han visto la película original, y maldita sea si saben quién es Yul Brynner, uno de los machos tradicionales de Hollywood. Ayuda por supuesto que fue estrenada en Septiembre, mes tradicionalmente asociado con cualquier cosa menos ir al cine en Estados Unidos. Ayuda también que es un Western. Por lo visto, el género seguirá seco y bien seco, durante unos cuantos añitos más por lo menos. Hasta que alguien encuentre la fórmula mágica para hacer funcionar un superhéroe en el oeste, por lo menos. Que ya lo intentaron con Jonah Hex en 2.010, y el asunto no funcionó ni siquiera porque aparecía Megan Fox en corset.

33.- Horizonte profundo (Deepwater Horizon).
  • Estreno en Estados Unidos: 30 de Septiembre de 2.016.
  • Presupuesto estimado sin publicidad: Cerca de 150 millones de dólares.
  • Recaudación total: 120 millones de dólares.
Por supuesto que en el año de los Summer Bomb Busters hubo una buena fila de damnificados, y el bueno de Mark Wahlberg fue uno de los que se pillaron los dedos. Cinco años después de que se produjera el más dantesco accidente de derrame petrolero en la historia, el asunto de la plataforma Deepwater Horizon en el Golfo de México, se estrenó el correspondiente drama para el cine. Con Mark Wahlberg interpretando un rol de héroe proletario, una vena que al actor se le da muy bien. ¿Problema? La película partió con un presupuesto demasiado elevado, de cerca de 100 a 120 millones de dólares; por comparación, eso es más de lo que costaron Capitán Phillips y Sully juntas. Vale la pena invertir 100 a 120 millones de dólares cuando se trata de una película de superhéroes para adolescentes popcornívoros, pero ¿una película de desastres que debe limitarse en el desastre y los efectos especiales porque está basada en hechos reales...? Después, para colmo, por alguna razón, el presupuesto se disparó a los 150 millones de dólares. Luego se estrenó, y quienes más fueron al cine a verla fueron los mayores de 35 años, cuando todo el mundo sabe que el dinero de verdad, hay que saquéarselo a los adolescentes. Resultado: un Deepwater Horizon metafórico, en términos de fuga de dinero desde el bolsillo de los productores. Por contraste, en el mismo 2.016 se estrenó Sully, otra película de desastres basada en hechos reales, que costó 60 millones y recaudó 150. Por supuesto, en un caso hablamos de un avionazo y en el otro de explosiones en una plataforma petrolera, con la diferencia que se necesita en materia de efectos especiales, pero... aún así. Y se pone peor. La dupleta conformada por Mark Wahlberg y el director Peter Berg, que quedó a medio hundir aquí, terminó por hundirse del todo con todavía otra entrada más de la lista de Summer Bomb Busters de 2.016. Algo me dice que Mark Wahlberg se va a aferrar a la quinta entrega de los Transformers como a un clavo ardiente; es eso, o volver a rapear como Marky Mark...

34.- De-mentes maestras (Masterminds).
  • Estreno en Estados Unidos: 30 de Septiembre de 2.016.
  • Presupuesto estimado sin publicidad: 25 millones de dólares.
  • Recaudación total: 29 millones de dólares.
Nadie puede acusar a Kristen Wiig de falta de consecuencia. En 2.016 actuó en cuatro películas, y de éstas, tres fueron fracasos miserables de taquilla: Zoolander 2, Cazafantasmas, y ésta. La cuarta es La fiesta de las salchichas, que sí funcionó bien en taquilla... pero en donde ella sólo prestaba la voz. Ups. Y aquí, para que Kristen Wiig no pase las desgracias sola, dos de sus colegas cazafantasmas, Kate McKinnon y Leslie Jones, la acompañan en su pesar. ¿No recuerdan ustedes, cuando comentábamos acerca de Cazafantasmas, que tres de ellas habían tenido que comerse un marrón después? Fue acá. Pero el rol protagónico es para Zach Galifianakis, el chico revelación de ¿Y qué pasó ayer? por allá por 2.009, que después ha demostrado consistentemente sus limitaciones como comediante, y su incapacidad para soportar el peso de una película sobre sus hombros. Esta película va de un grupo de perdedores de la vida que deciden atracar a la empresa de reparto de dinero en camiones blindados para la que trabajan, sólo para resultar después demasiado tontos como para no acabar pillados como ratas en la ratonera. Si reemplazamos la premisa por atracar los bolsillos de la audiencia, es casi como si la gente envuelta en esto hubieran rodado su autobiografía, en particular por los tintes de comedia burra y particularmente falta de gracia. La parte más insólita de todo esto: se supone que está basado en hechos reales, en un robo perpetrado en Carolina del Norte en 1.997. Con este material, un cineasta de fuste hubiera podido hacer maravillas. Aquí, hicieron maravillas por hundirse en la taquilla. Por cierto... ¿qué estaría fumándose, oliendo o inyectándose el tipo que tradujo el título de esta película, que vendría siendo Mentes maestras, como De-mentes maestras, así con guión para hacer un juego de palabras estúpido? Eso revela sin lugar a dudas que se trata de un hombre de-mente.

35.- Max Steel (Max Steel).
  • Estreno en Estados Unidos: 14 de Octubre de 2.016.
  • Presupuesto estimado sin publicidad: 10 millones de dólares.
  • Recaudación total: 6 millones de dólares.
Cualquiera diría que el fracaso de Dragonball: Evolution debería haberle enseñado un par de cosas a los ejecutivos de Hollywood. ¿Películas que adaptan material friki, que narran los orígenes de los personajes, pero ambientadas en institutos? No, señores, ni los propios estudiantes de instituto quieren eso. El problema es que ni los guionistas, ni los directores, ni los ejecutivos, ni nadie, consiguen captar de verdad lo que es la atmósfera de un instituto porque ellos ya están muy lejos de eso. Además, tienen que apaciguar a los guardianes de la moral, lo que significa mostrar institutos sin alcohol ni sexo. Lo que es casi como rodar una epopeya del espacio sin naves espaciales, más o menos. Pero lo hicieron. Se atrevieron otra vez. Primer error: rodaron Max Steel, que nunca ha sido una franquicia bienamada por nadie, e incluso los propios chicos que crecieron con ella, ahora se avergüenzan un poco de la misma. Segundo error: la rodaron como una historia de instituto, el gran no-no que comentábamos más arriba. Tercer error: le dieron un presupuesto miserable de apenas 10 millones de dólares, lo que ya es de por sí tacañería, pero que además es dispararse en el propio pie, tratándose de un proyecto fílmico que no tenía otro valor para brillar, sino justamente en los efectos especiales. Y cuarto error: ¿ya vieron el trailer y sus espantosos intentos de sacar algo de humor? En la película de los Power Rangers de 2.017, supieron hacerla mejor: van con una franquicia igualmente vergonzosa pero más conocida y popular al menos, lo del instituto se justifica porque estaba en el material original, y fueron un poco más generosos con el presupuesto. Al final, Power Rangers parece que también se saldó con números rojos, sin contar el mercadishing por lo menos, pero por intentarlo no quedó. Y además, fue un resultado menos vergonzoso que en lo de Max Steel...

36.- Espiando a los vecinos (Keeping Up with the Joneses).
  • Estreno en Estados Unidos: 21 de Octubre de 2.016.
  • Presupuesto estimado sin publicidad: 40 millones de dólares.
  • Recaudación total: 29 millones de dólares.
Primero, esta película iba a ser estrenada en Abril de 2.016, o sea, tratando de aprovechar los primeros vientos de la temporada de blockbusters, lo que revela la existencia de alguna ambición tras el proyecto; que la hubieran corrido seis meses, a una temporada en donde lo único bueno que se estrenan son las películas que van a la carrera por los Oscar, cuando no son los insufribles Oscar baits políticamente correctos por supuesto, nada bueno adelantaba. La protagonizan un Zach Galifianakis que... sí, él otra vez ya no en esta serie sino en el mismo posteo, más una Isla Fisher que se bajó de la secuela de Los ilusionistas, que comentábamos antes como una decepción en taquilla, pero que no resultó un fiasco completo; a la vista de los resultados, tanto mejor para ella si se hubiera quedado ahí. Acompañados por Gal Gadot, la nueva Wonder Woman, paseando su tonificada anatomía en una escena de generosa lencería enfrente de Isla Fisher, porque algo hay que incluir en el trailer que permita vender el desaguisado. Y... no hubo caso. Simplemente no despegó. La premisa: un matrimonio empieza a sospechar que sus nuevos vecinos son espías. A Gal Gadot como espía, yo me la creo: la chica es israelí, vivió en su país hasta la veintena, y eso significa que debe ser una de las pocas actrices de Hollywood que hizo el servicio militar. Pero por supuesto, las películas de parejas con vida rutinaria hasta que llega otra pareja peligrosamente al margen, tienden a no funcionar. Mi vecino el asesino tenía una premisa ligeramente similar, y funcionó en 2.000, en parte gracias a que Amanda Peet aparecía en generoso desnudo frontal. Tan generoso, de hecho, que fue suficiente como para estrenar una secuela que, por supuesto, acabó estrellándose en taquilla. En cuanto a Espiando a los vecinos... es un triste canto de cisne para el director Greg Mottola, que se hizo de un cartel hace exactamente diez años atrás, con Supercool.

Y nos queda Noviembre y Diciembre. En donde comienza la temporada menor de estrenos, aquella destinada a hacerse con las sucias monedas de los chicos y sus padres que van al cine en Navidad. En donde también cayeron algunas películas, algún que otro Oscar bait, y... abrimos los fuegos de la última entrega de esta serie de posteos aquí en la Guillermocracia, con todavía otra secuela que nadie pidió. Y así le fue. Pero, ¡un momento! ¿Es que todavía quedan secuelas en la recámara? Sí, señores, todavía quedan... Y, repito: así le fue. Directo a iniciar la próxima y última entrega de esta deshonrosa serie de posteos, aquí en la Guillermocracia.

4 comentarios:

Martín dijo...

¿Y "Cowboys & aliens" no cuenta como superhéroe en el oeste? Aunque parece que con esa película empezó a desvanecerse Olivia Wilde...
La de la reina del ajedrez quería verla, pero debe ser muy parecida a "Life of a King" de Cuba Gooding Jr, que la vi hace poco, así que debo esperar un poco para hacerme el ánimo, sobre todo porque, también hace poco, me tragué la insufrible "Pawn Sacrifice", con la cual quieren empezar a destruir la imagen de Bobby Fischer, para hacerlo parecer loco y que así no les duelan tanto las críticas que les hizo a los estadounidenses.
Y en cuanto a los "errores" de traducción de títulos, todavía no encuentro uno más grosero y vergonzoso que ponerle "Los fantasmas contraatacan" a "Scrooged" (sólo porque aparecía Bill Murray haciendo de Scrooge).

Pascual Medina dijo...

31- le daría oportunidad si tuviera la temple para soportar un drama sobre la vida misma.
32- lo único que recuerdo de la película es a yul Brynner cabalgando con una banda sonora muy particular que me parecía salido de una publicidad de malboro.
33- El señor mark es un misterio. Lo veo en megaproducciones de la más variopintas y nunca entendí que le ven al tipo.

Pascual Medina dijo...

34- zach se siente mas seguro como actor secundario que como protagonista o coprotagonista. La señorita wiig tiene mas éxito en las películas animadas.
35- dragón ball evolution. Como nos persiguen la desgracias. Y la ambición de los idiotas pueden crear estas cosas filmadas. Me avergüenzo un poco de max steel, yo la miraba cuando era niño.
36- las comedias dietéticas y banales sobre vecinos. Eso de poner algo extravagante como que si ellos son alienígenas, fantasmas, o inmortales tiene algo de mediocre si no se utilizan como corresponde. Gal Gadot... Con uniforme militar...

murinus2009 dijo...

La Reina de Katwe.
Me gusta el ajedrez, pero no vería esta, cinta lo extraño es que alguien use el ajedrez como una forma de ascenso social ¿no es mas viable el soccer o el modelaje, siendo una chica?, una Entrada en la Guillermocracia sobre ajedrez suena atrayente ¿cual seria el tema? la Progresión Geométrica o la Estrategia.

los Siete Magnificos.
La vi en el cine me gusto entretiene y esta bien hecha.

Horizonte Profundo.
Tambien la vi en el cine, esta entretenida y bien hecha, predecible eso si.

De-mentes maestras.
Creo que la vi anunciada y algo llamo mi atención, pero no tanto como para pagar boleto, por lo que dices aquí, ni verla en tv. vale la pena.

Max Steel.
He visto alguna de las caricaturas y algo entretiene, lo espectacular aquí es el bajo presupuesto: 10 millones de dolares, mas bajo que el de: La reina de Katwe, 15 millones; mas aun sorprende la mas baja recaudacion: ¡6 millones de dolares!, La Reina de Katwe recaudo 10 millones, con ese presupuesto "miserable" hubieran hecho una miniserie CGI o algo así.

Espiando a los vecinos.
Vi el trailer y para nada llamo mi atención, ¿dices que el director Greg Mottola, es el director de Supercool? detesto esa cinta, razón de mas para no verla, y evitar todo lo de este director.

¡Vota por lo mejor de los primeros siete años de la Guillermocracia!

Related Posts with Thumbnails