¡¡¡Blogoserie a la carta en la Guillermocracia!!!

No lo olvides. Durante Abril y Mayo está abierta la votación para que ayudes a decidir sobre el argumento y características de la blogoserie a la carta que estamos planeando publicar acá en la Guillermocracia. Vota en la parte inferior de esta página, o bien, pincha el enlace para mayores detalles.
- POR ORDEN DEL DIRECTOR SUPREMO DE LA GUILLERMOCRACIA.

domingo, 11 de diciembre de 2016

"La llegada": De tiempo y lenguaje.


Desde hace algunos años, hemos venido atestiguando la resurrección de la Ciencia Ficción más reflexiva en los cines. La misma parecía muerta o al menos muy aparcada, en beneficio de géneros menos científicos, como la Fantasía Epica, los superhéroes, o la Space Opera al estilo Guardianes de la Galaxia. En realidad, esta resurrección no debería haber tomado por sorpresa a nadie. Como toda forma artística, el cine vive de ciclos, y no hay nada más moderno que volver sobre lo antiguo y fenecido para revivirlo al gusto de lo que sea contemporáneo en la época. Mi teoría personal es que la resurrección de la Ciencia Ficción más autoconsciente es la manifestación de un fenómeno más amplio, que es el revival setentero que la cultura de la década de 2.010 está viviendo en casi todos los ámbitos; así, estas películas no serían sino un retraux de las ficciones fílmicas científicas del regreso hiperconsciente a la Edad de Oro que experimentó la Ciencia Ficción hace cuarenta años atrás, o yendo un poquito más lejos, de los coletazos de conceptos propios de la Nueva Ola. La tendencia parece haber partido con Gravedad, que puede ser vista como una actualización de Atrapados en el espacio de 1.969, y siguió con Interestelar, que funciona como una especie de homenaje a 2001: Odisea del espacio, y con Misión rescate, que tiene ciertas reminiscencias a Robinson Crusoe en Marte, de 1.964. Ahora, este año 2.016, viene Pasajeros con Chris Pratt y Jennifer Lawrence, pero saltándola, de todas maneras la cuota ya está cubierta por La llegada. Que está basada en un cuento de un autor llamado Ted Chiang, pero que puede ser leído como una variante simplificada de un tema ya tratado en 1.975 por la novela Empotrados, de Ian Watson.

Vayan por delante algunas consideraciones. Este posteo no es un comentario acerca de la calidad fílmica o la falta de ella, que pueda tener la película. A mí en lo personal me gustó, pero no voy a tratar de convencerlos de que la película es buena o mala. En buena medida porque lo que me interesa comentar, presupone que ustedes ya vieron la película. Así es, éste posteo va a incluir unos cuantos spoilers, incluyendo uno gordo sobre el final, de manera que si ustedes no han visto La llegada, deténganse en seco aquí y no sigan leyendo una palabra más. En este posteo me interesa comentar los aspectos científicos y lógicos en los cuales, según mi criterio, incide la película. Algunos de estos aspectos me parecen criticables, otros son aceptables dentro del marco de lo que es la ficción fílmica, y otros son muy loables. Sea que la película haya gustado o no, al menos cumple con no dejar indiferente a nadie, creo, porque las tesis que plantea, no dejan de ser provocativas. Y en definitiva, creo que eso hace buena a una obra de arte: que haga planteamientos, que abra horizontes, que permita discutir y ver la realidad de maneras que antes quizás no habíamos considerado, o al menos, desde aspectos que no habíamos ponderado. En eso, más allá de las consideraciones puramente fílmicas, La llegada cumple muy bien.

Repasemos el argumento de la película. La protagonista, de manera inusual, es una lingüista. Lo más cercano que recuerdo haber visto en el cine al respecto, fue La intérprete con Nicole Kidman, pero esa película de 2.005 era un thriller político, no una historia de Ciencia Ficción. En La llegada, se nos plantea que la protagonista tiene un trauma, ya que su hija ha muerto. En medio de esto le llega el trabajo de su vida: han aparecido unos extraterrestres, pero no tenemos ni la más pituitaria idea acerca de cómo comunicarnos con ellos, por lo que la contratan para ser intérprete, para aprender su idioma y lograr conversar con ellos. A lo largo de esta misión, la protagonista hará una serie de descubrimientos desconcertantes, ya que no solamente descubrirá cómo charlar de tú a tú con los alienígenas, sino que además, el mayor conocimiento del idioma alienígena la hará cambiar su percepción del mismísimo espacio y tiempo... y con ello, descubrirá que las imágenes de su hija muerta no son flashbacks sino flashforwards: en el momento de la película, ni siquiera ha nacido su hija que, ya lo sabemos, morirá en la infancia. La protagonista, a través de la nueva mentalidad que ha adquirido con su conocimiento del idioma alienígena, ha encontrado también una aceptación respecto del destino, que la llevará a cumplir todos los pasos del mismo, por dolorosos que éstos sean, o incomprensibles para las personas a su alrededor.


Una de las cosas sobre las que hablamos es la cosa que usamos para hablar sobre las cosas.

La película entra de lleno en uno de los tópicos más antiguos del conocimiento humano: el problema del lenguaje. El mismo existe en numerosas especies animales, pero los humanos le hemos sacado la punta suficiente como para transformarlo en la gran palanca que nos permite manipular el mundo entero, expresando conocimientos, dando órdenes, organizándolo todo. Nosotros percibimos cosas sobre el mundo, y luego, para intercambiar impresiones, armamos oraciones y frases con las cuales las comunicamos a otras personas. Es una herramienta tan poderosa, de hecho, que en cualquier Gobierno, escribir los discursos de antemano es una función administrativa más, considerada dentro del organigrama estatal. Los problemas comienzan cuando, en un acto de serpiente mordiéndose la cosa... empezamos a usar el lenguaje para hablar sobre el lenguaje mismo. Esto es paradójico: para conocer el lenguaje, cómo funciona y cómo usarlo, debemos expresarlo a través del lenguaje, que es una herramienta que no sabemos cómo funciona, y por lo tanto, quizás también ignoramos cómo realmente utilizarlo. Es como tratar de apagar un incendio con líquido, sin saber si el líquido que tenemos entre las manos es agua o bencina... y sin poder saberlo de antemano.

Nada de raro entonces, que el lenguaje se haya revestido desde antiguo con un aura numinosa. Controlar el lenguaje se ha transformado en un acto de magia. La magia más grande, crear el mundo mismo, encontró su expresión en el lenguaje: en el Génesis, Dios crea a través de la Palabra o el Verbo, diciendo "fiat lux" ("hágase la luz") para literalmente inventar la luz. En el Nuevo Testamento esta asociación se refuerza, ya que el Verbo creador que ha diseñado el mundo, se identifica con el mismísimo Cristo. Esto dentro del Cristianismo, pero es un elemento común a todas las religiones abrahámicas. Es sabido que los judíos estudian meticulosamente la Torá para encontrar claves ocultas y esotéricas dentro del texto, mientras que entre los musulmanes nació el concepto del Corán eterno e increado, la idea de que el Corán no es solamente un receptáculo de las palabras de Mahoma, sino que fue dictado literalmente por inspiración divina a partir de un texto que en esencia es consubstancial al universo, si no anterior.

A partir de aquí, ya estamos poniendo sobre la mesa algunas cuestiones que aborda la película La llegada. En la misma partimos viendo como los alienígenas se comunican con símbolos circulares. Cada símbolo es en realidad una expresión completa, sin principio ni final. Para los alienígenas, un lenguaje con oraciones lineales con principio y final, parece ser algo limitante. Es como una variante avanzada de usar un símbolo para describir una idea, en que nosotros captamos la idea al vuelo y no las letras con las que definimos el concepto; por ejemplo, dibujar un corazón suele expresar AMOR como concepto, y no la secuencia de letras A-M-O-R que forma la palabra con la cual llamamos al concepto que define. Los alienígenas hacen esto mismo, pero no con palabras o conceptos sueltos sino con expresiones gramaticales completas. Andando la película, se descubre por qué: el idioma que usan los alienígenas, les permiten mirar el tiempo no como una linealidad o una sucesión de eventos, sino de manera circular, como una colección de estampas que estuvieran a la vista de manera simultánea. La vida para nosotros es como un libro en el cual vamos volteando las páginas a medida que vamos leyendo; la vida para ellos sería más parecida a una de esas enormes pizarras llenas de fotos que vemos en las películas policiales, por decirlo de alguna manera.

Esto tiene su correlato en Lingüística. Su nombre técnico es Hipótesis de Sapir-Whorf, en atención a los trabajos de dos lingüistas llamados Edward Sapir y Benjamin Lee Whorf que, trabajando por separado, arribaron más o menos a las mismas conclusiones. También se lo llama Hipótesis de Relatividad Lingüística. La idea básica, según esta hipótesis, es que el lenguaje influye, e incluso podría determinar, nuestra percepción del mundo. Podría decirse que el lenguaje cablea nuestro cerebro de determinada manera, y ese cableado nos incita a ver y entender el mundo de acuerdo a ciertos parámetros, o paradigmas. Hoy en día, esto se considera una hipótesis, o sea, un postulado no comprobado, a diferencia de lo que sería una teoría, es decir, un postulado que sí ha encontrado evidencia científica irrefutable de su veracidad. De hecho, la variante fuerte de la Hipótesis suele ser bastante rechazada por los científicos, porque implicaría que los hablantes de tales o cuales idiomas tendrían mayor o menor capacidad para estudiar o procesar determinadas disciplinas o campos de estudio humano, lo que no parece ser el caso. Pero esta Hipótesis, de todas maneras parece tener algunos visos de verosimiltud, por lo menos entendida de una manera débil.

En la sociedad humana, usamos muchas veces el lenguaje para configurar la realidad. Cuando se desarrolla un nuevo campo de conocimiento, por ejemplo, hay que inventar los conceptos que se usarán en el mismo, a veces desde la nada. Los primeros teóricos de la democracia moderna y los derechos humanos, allá en el siglo XVIII, importaron del griego o latín, o directamente inventaron, palabras como democracia, derechos humanos y constitucionalismo, para crear nuestro moderno sistema político democrático; los intelectuales de idiomas diferentes al francés o al inglés, para aprender estas nuevas teorías políticas, no tuvieron más remedio que importar tales conceptos, que no existían en sus idiomas nativos. Otro tanto ocurrió con la computación en el siglo XX, cuyo vocabulario tuvimos que importar desde el inglés porque no teníamos palabras nativas para tales conceptos. El escritor George Orwell se dio un festín con esto. Uno de los puntales de su novela 1984, es la idea de que el Gobierno dictatorial del Gran Hermano ha inventado una neolengua, que ha expurgado todos los conceptos asociados con la rebelión y la democracia. Así, las personas no pueden rebelarse contra la dictadura porque no pueden pensar en el concepto de rebelión. También podemos manipular a las personas satanizando a nuestros enemigos poniéndoles sobrenombres, desde el apodo despectivo con el que bautizamos al compañero de clases que no nos gusta, hasta la manera en que tales o cuales grupos políticos tachan a sus enemigos de fascistas, populistas, ideólogos, feminazis, heteropatriarcales, etcétera.

De manera que la Hipótesis de Sapir-Whorf parece tener algún fundamento en la práctica, siquiera de manera débil. Es decir, para aprender ideas nuevas, primero debemos aprender los conceptos y signos en que esas ideas deben ser expresados, ya que tales conceptos y signos cablean nuestra mente para pensar en tales cosas. Hay quien la ha planteado de manera muy fuerte: seríamos incapaces de aprender conceptos que están más allá de lo que podemos expresar con el lenguaje. Esto es discutible, por supuesto; nada parece impedir que inventemos palabras nuevas para aquello sobre lo cual no teníamos conceptos. La llegada plantea esta objeción... y la lleva incluso al extremo contrario, siempre dentro de la Hipótesis de Sapir-Whorf, la cual es mencionada por nombre en la película. Porque la protagonista no sólo puede aprender conceptos nuevos que son literalmente alienígenas para su mente y la nuestra, sino que entre esos conceptos viene de contrabando, una percepción completamente nueva sobre el tiempo.


Tiempo de trascender el tiempo.

Una de las grandes cuestiones filosóficas de todos los tiempos, es la conexión que existe entre el lenguaje y la realidad. ¿Existe una realidad única? ¿Existen tantas realidades como mentes humanas, cada una armada con su propio lenguaje? ¿Son las palabras meras convenciones acordadas por el uso y la costumbre, o son un reflejo de la realidad en sí? Dándole la vuelta de manera poética: ¿seguiría la rosa siendo una rosa, si es que la conociéramos por otro nombre? La respuesta parece un poco obvia: nosotros conocemos las rosas por una enorme cantidad de nombres, según el idioma: rosa en castellano, rose en inglés, rosier en francés, etcétera. ¿Qué lenguaje podría reclamar la supremacía en este respecto? Las tesis de un lenguaje inmanente le dan la vuelta a este problema, clamando que un idioma sí es el correcto, y todos los demás son meras convenciones, acaso degeneraciones del mismo. Los musulmanes, por ejemplo, creen que el Corán sólo es correcto si es escrito y citado en árabe, mientras que las traducciones a otros idiomas son apenas eso, meras traducciones, permisibles para que los infieles conozcan siquiera de rebote un vislumbre de la Palabra de Alá, pero no el verdadero Corán; aparentemente, según esta creencia, Alá habla en árabe.

Si asumimos que el lenguaje es algo convencional, entonces la premisa de La llegada debería resultar errónea por la base... salvo que el tiempo sea también algo convencional. Y aquí es en donde Troya comienza a arder. Porque la verdad de las cosas, es que nadie tiene la menor idea de lo que es el tiempo en sí. Tradicionalmente se ha aceptado que el tiempo es algo dado, que está allá afuera y transcurre con total independencia de nuestras mentes. La concepción más clásica en este sentido es la de Isaac Newton, tal y como la planteó en sus Principios matemáticos de Filosofía Natural en 1.687; la Mecánica Newtoniana entera descansa sobre la base de un espacio y un tiempo absolutos, sobre los cuales se mueven los cuerpos siguiendo las famosas tres leyes del movimiento newtoniano. Pero ya un siglo después, Immanuel Kant hacía una interesante crítica en contra de Newton.

Simplificando mucho, porque Kant era amigo de los libros tamaño pisapapeles, este filósofo y científico alemán partía de la base que nosotros no podemos ver la realidad porque la misma viene mediatizada por nuestros sentidos. Kant divide el mundo en dos: el mundo fenoménico es el de las cosas tal y como las percibimos, y el mundo numénico es el reino de lo que Kant llama la cosa en sí (Ding an sich), o sea, las cosas en su verdadera esencia o ser, antes de que las percibamos por los sentidos. Como estamos limitados por nuestros sentidos, la única manera de que la realidad pueda hacer algún sentido, es aplicar ciertas nociones mentales a la misma. Y entre esas nociones mentales... está el tiempo. En realidad, todo el asunto kantiano es mucho más complejo que esta explicación muy breve e imprecisa, pero con esto queremos remachar un punto: si Kant está en lo correcto, entonces queda abierta la posibilidad de que no exista de verdad un tiempo objetivo, sino que este último vendría siendo, en última instancia, un fenómeno mental. No necesito mencionar la enorme cantidad de comentarios y críticas que ha recibido Kant, pero no por ello, sus ideas dejan de ser menos provocadoras e interesantes de repasar. En La llegada, de hecho, vemos algo similar: nosotros los humanos vemos el tiempo como lineal porque venimos configurados por nuestros miserables idiomas terráqueos, pero en cuanto aprendemos el idioma alienígena hasta el punto de poder pensar con él, también cambia nuestra manera de aplicar el tiempo como categoría mental a las cosas.

Por supuesto, esto se estrella en contra de la Mecánica Newtoniana, pero en el siglo XX vimos una ampliación brutal de la misma. Por un lado, Albert Einstein nos enseñó que no existe una especie de tiempo universal cósmico, sino que el tiempo es una dimensión que depende del observador. Es decir, no hay un Reloj Universal, sino que todos vamos armados con nuestros propios relojes individuales, y por lo tanto, sólo cabe decir "X minutos en el pasado" o "Z minutos en el futuro" a partir de nuestros propios relojes individuales. Los cuales pueden diferir de otros relojes individuales porque el tiempo forma un todo inextricable con el espacio, la masa, la energía, y el movimiento, y gracias a esto, el tiempo de un reloj individual puede caminar más lento o más rápido que el tiempo de otro reloj individual. El tiempo sigue siendo objetivo y no subjetivo... pero ya no tan objetivo como lo era con Newton. Pero además, la Mecánica Cuántica nos enseñó que la principal herramienta con la que medimos el paso del tiempo, o sea, el vínculo de causalidad entre causas y efectos... no rige para el mundo subatómico, o al menos, rige de una manera muy distinta a nuestro propio mundo. Basados en esto, y en avances en Neurología, hay quien ha planteado que la conciencia humana funciona en las redes neuronales de acuerdo a una naturaleza cuántica... lo que abre la posibilidad de que el tiempo sí sea en definitiva una experiencia subjetiva, por más extraño que parezca. Si esto fuera así, y admitamos que es un gran si... entonces la premisa de La llegada podría tener mucho más sentido de lo que podría parecer a simple vista.


¿Qué queda del futuro cuando sólo queda un futuro?

Uno de los puntos más interesantes de la película, es la idea de la aceptación y el fatalismo. Una idea recurrente de las ficciones con flujo de información en el tiempo, es la idea de alterarlo. En Volver al futuro II, este flujo de información tomaba la forma de un almanaque del futuro que, llevado al pasado, predecía el resultado de eventos deportivos que, en la fecha de la impresión del almanaque, eran eventos ya dados. La cuestión es que cualquier futuro abierto e impredecible que nos podamos figurar, en ese mismo futuro ya sería un pasado escrito en piedra e inalterable, y esto de la misma manera en que nuestro pasado escrito en piedra e inalterable, alguna vez fue futuro abierto e impredecible. Es decir, contra lo que muchas películas de Ciencia Ficción asumen, conocer el futuro podría significar que se acaba nuestra libertad para configurarlo: por una u otra razón, no nos quedaría más que recorrerlo de manera fatalista. Un ejemplo egregio de esto es el Doctor Manhattan en Watchmen, cuyo desapego por la Humanidad nace del hecho de ver cuán inútil es apartarse del futuro ya predeterminado por esa misma razón: por lo predeterminado de ese futuro ya predeterminado. De hecho, el guionista Alan Moore tiene que inventarse un poco de jerga pseudocientífica con taquiones para conseguir que el Doctor Manhattan no descubra los planes del villano, simplemente con mirar el futuro y verlo tener éxito. La llegada plantea otro ejemplo colateral, de manera muy sutil: el día de la explosión, uno de los alienígenas es remiso a mostrarse, lo que sugiere la posibilidad de que, descubriéndose en el día de su propia muerte, dicho alienígena haya manifestado reluctancia a seguir ese camino hasta el final.

Esto plantea por supuesto algunas cuestiones morales. Toda nuestra idea de ética se basa en el libre albeldrío: es posible exigirnos una conducta ética porque nos cabe la opción de elegir lo contrario. Como dice el adagio jurídico: "impossibilium nulla obligatio est" (traducción libre: "no hay obligación en lo imposible"). Por ejemplo, y voy a proponer un caso ridículo pero muy gráfico y fácil de entender, carece de sentido exigirle a una persona sin piernas, que se obligue a ser el ganador de los 110 metros con vallas porque esa persona, lógicamente, no puede saltar. En este caso, una discapacidad priva a esa persona de su libertad de elección, ya que le impide elegir participar en una prueba olímpica determinada, la de los 110 metros con vallas. Ahora bien, ¿qué sucede cuando esa discapacidad es más profunda, como por ejemplo... una absoluta incapacidad para cambiar el curso del futuro, producida por el hecho de conocer de antemano ese futuro? ¿Acaso conocer el futuro lo convierte de manera automática en algo inevitable...? ¿No se convierte ese conocimiento en un obstáculo similar a lo que es la valla para el discapacitado que mencionábamos en el ejemplo de más arriba?

La cuestión en la película se plantea de manera peliaguda: la protagonista descubre que será madre de una hija que fallecerá en su infancia. ¿Es una decisión ética, haberla concebida a sabiendas de que iba a vivir una vida breve y sumaria? Una cosa es dejar nacer a una persona que viene con un defecto o tara congénitos, porque ahí surge una imposibilidad moral: no podemos elegir matar a esa criatura nacida con defecto o tara. Pero, ¿y si pudiéramos elegir no concebirla desde el primer instante? Conocer el futuro en teoría implica que podríamos alterarlo, pero entonces surgiría la paradoja de que estaríamos conociendo un futuro que no es el futuro, o sea, no estaríamos conociendo nada en lo absoluto, por lo que iríamos libremente por el camino que configuraría el futuro en primer lugar... Esto es, en efecto, una variante de la paradoja del viajero del tiempo que regresa al pasado y mata a su propio abuelo, por lo que no podría ser concebido ni viajar en el tiempo para matar a su abuelo, etcétera, sólo que en este caso lo que viaja en el tiempo al pasado no es una persona, sino mera información.

El físico Igor Nóvikov planteó que estas paradojas son imposibles porque violan la idea de un universo autoconsistente. A esto se lo llama Principio de Autoconsistencia de Nóbikov. Según Nóbikov, sí se podría viajar al pasado, sea que lo haga un viajero, o que enviemos información de alguna manera al pasado, e incluso se podría modificar ese pasado, pero no de una manera que implique hacer imposible alguna situación del presente. Pero esto significa que la Historia del Universo entera, desde el Big Bang hasta el futuro más lejano posible, ya está prefijada de antemano por el curso de las leyes naturales. Irónicamente, volvemos así al universo determinista y prerrelativista de Laplace, de raíz ciento por ciento newtoniana, en el cual si usted conoce la posición de todos los átomos del universo y su movimiento, puede predecir todo el pasado y todo el futuro del universo entero a partir de una fotografía de éste en algún instante dado. Y como esto hace imposible las desviaciones... significaría en principio también el fin de la ética, porque ya no tendría sentido hablar de decisiones morales en lo absoluto. Esto es, por supuesto, una perspectiva muy inquietante, porque significa que estaba predeterminado que, durante la Segunda Guerra Mundial, se inventaran tanto la penicilina que ha salvado tantas vidas, como la bomba atómica que las ha segado, y ningún viaje al pasado podría modificar esto, o a lo menos, modificarlo de una manera substancial.


Lo que queda del universo cuando hemos franqueado la barrera del tiempo.

El universo que plantea La llegada es uno filosóficamente muy inquietante. Es un universo determinista en donde no hay elecciones morales porque desde el inicio no hay elecciones que puedan ser efectuadas. Es un universo en donde la ignorancia es felicidad, porque la única manera de mantener una ilusión de libertad, es ignorar el idioma que permite ver más allá del tiempo. Es un universo en donde conocer ese idioma puede llevar, por el contrario, a algo que puede ser llamado aceptación o resignación, a según el punto de vista. Es un universo, irónicamente para una película que se presenta a sí misma como Ciencia Ficción dura, que tiene mucho en común con lo que podemos llamar una visión mística de la existencia, incluyendo el misticismo cristiano, budista, taoísta, estoico, gnóstico, la escuela de pensamiento místico que elijan. Lo realmente inquietante de esta película, es que plantea en términos científicos a lo menos posibles, que al final las grandes religiones del pasado podrían tener la razón. Pero supongo que es algo inevitable, que puestos a reflexionar sobre las grandes cuestiones del mundo, hasta las historias más científicas y enclavadas en la razón, terminen por ceder un poquito de espacio al misticismo. Es lo que tiene aventurarse más allá de los datos científicos puros y duros, para saltar a especular acerca de nuestra posición en el universo: que a punta de especulaciones, podríamos encontrar de verdad nuestra posición en el universo para, a continuación, quedar atrapados en ella.

Lo siento. No me pude resistir...

5 comentarios:

murinus2009 dijo...

Saludos desde Ciudad de Mexico.

No conocia La Hipotesis de Sapir-Worff, asi como la planteas me recuerda a un libro llamado "Godel, Escher, Bach, una Eterna Trenza Dorada" de Douglas Hofstadter ¿No se si lo conozcas Guillermo?, este libro plantea una paradoja similar pero aplicada a la Mente Humana, en particular a la Conciencia (Autoconsciencia le llamo yo), que es practicamente la misma: ¿Puede un Sistema Complejo "Entenderse" a si Mismo? no he terminado de leer el libro y eso que lo compre hace casi 20 años, aparte...¿como decirlo?, se perdió en mi "biblioteca" hace como 2 años,
el libro lo hace analizando la "Paradoja de Epimenides" (si no me equivoco) aquella de:
"Yo estoy Mintiendo".
Luego entonces, "si estoy diciendo la verdad", ¿"estoy mintiendo"?.
¿pero como puedo, "decir la verdad"?, si de nueva cuenta: "estoy mintiendo".

El libro lo hace estudiando el trabajo de 3 genios en sus disciplinas
el Matematico Kurt Godel, y el teorema que lleva su nombre.
El Artista M.C. Escher famoso por sus pinturas...¿Como describirlas?, que desafian las leyes visuales, pero aún asi, las podemos ver, (en la serie Futurama sale un capitulo cuando le buscan alojamiento al viajero al futuro y aparecen unas escaleras, alguien cae en una de ellas y sale por arriba de la imagen, asi de raro como suena, esas escaleras son de Escher).
Y al genio de la Musica Johann Sebastian Bach y su Toccata y Fuga.

Al parecer el trabajo no es concluyente, por el hecho mismo que planteas aqui con el caso de la Lingüistica, el Sistema en este caso la Conciencia, es tan Complejo que le es muy dificil explicarse a si mismo.

Definitivamente creo que el lenguaje Hablado y Escrito es una Herramienta muy Poderosa si no es que la mas Poderosa que ha creado el Homo Sapiens, podriamos pasarnos la vida estudiando todas clases de Lenguaje y su Impacto en la Historia Humana sin agotar el Tema en uno solo de ellos.
Algo interesante es que en la cinta a la protagonista se le ocurre pasar del Lenguaje Hablado al Escrito, pero esos no son los unicos tipos de Lenguaje que hay, tambien hay
Simbolos, tu ya mencionaste el corazon
Hay Imagenes.
Lenguaje Corporal
Lenguaje Olfativo.
¿Me pregunto si El Juego cuenta también como Lenguaje? en la pelicula se menciona que los Chinos le enseñan a los Alienigenas a jugar Mahjong o Go y eso causa algunos problemas.

De si el lenguaje influye lo que somos y como pensamos soy de los que cree que si, pero aun asi no es determinante en lograr el exito social o economico, ya que hay rasgos como la personalidad, el fenotipo, las capacidades intelectuales, la discapacidad, que tambien afectan la Ecuacion, alguien con Lenguaje limitado y Conocimientos igualmente limitados por la falta de Vocabulario y Conceptos, aún puede ser exitoso si por ejemplo resulta dotado fisicamente, el lugar común de la rubia tonta casada con un millonario, las "socialites" etc.
Esta el caso de Hellen Keller quien pudo aprender a comunicarse (quiza tuvo que inventarse un Lenguaje) a pesar de ser ciega y sorda.

Lo de que el tiempo es Eterno al parecer solo seria cierto, hacia el futuro, anteriormente se pensaba que el tiempo era una entidad Eterna sin Principio ni Fin separada de alguna forma del Universo, pero parece que Nuevos Conocimientos en Cosmología cambian eso: el Tiempo si tuvo un principio, nació con el Universo hace unos 13 500 millones de años, esto plantea un montón de cuestiones, una de ellas es que no puede haber un "Antes del Universo" porque no habia Tiempo, el Universo y el Tiempo nacieron en el mismo momento, otra es que al parecer en ciertas condiciones aparece Materia de la "Nada", de la "Nada" "Nada", lo cual cambia aquel Concepto de Secundaria de que: "La Materia no se Crea ni se Destruye solo se tranforma".
El Caos principalmente impide predecir el futuro interaccion de millones de factores que se afectan entre si a nivel macroscopico incluso.

Gracias Guillermo.

Elwin Álvarez Fuentes dijo...

¡Pucha, estaba interesado comenzando a leer tu post y menos mal nos advertiste de los spoilers! Tendré que aguantarme a que la vea para leer tu blog, mi colega-compatriota (que ojalá sea antes de fin de año).

murinus2009 dijo...

Buena decisión la de Elwin Alvarez Fuentes de esperar a ver la cinta, aunque yo la vi conociendo la trama de antemano y aun así la disfuté.

Lo de si existe una Realidad unica o muchas Realidades como Mentes Humanas armadas con su propio Lenguaje yo lo llevo mas allá, según yo, (hasta donde se solo a mi se me ha ocurrido esta Hipotesis) cada persona es posible que tenga hasta unas 12 realidades distintas según el Sistema de Pensamiento que se use, cada uno con sus reglas, extenso para ponerlo aqui, pero que incluyen: los instintos, las Caracteristicas Fisicas, el Genero, el Pensamiento Magico, el Pensamiento Racional o Cientifico, la Educacion, la Personalidad, lo Social etc, y sobre todos un Sistema Selector.
Segun yo eso ayudaria e explicar-entre otras cosas- como es que un terrorista, por ejemplo, usa el Pensamiento Científico para crear una bomba, pero usa (con el Sistema Selector) una combinacion de otros Pensamientos: Magico, Social, Personal, para explotar la bomba y matar a otros humanos y a veces al terrorista mismo.

Algunos de mis maestros comentan, respecto al lenguaje, lo siguiente:
"El Lenguaje da vida o mata".
Citando a Confucio: "Para cambiar una Sociedad lo primero que hay que cambiar es el Lenguaje".
"Las Palabras son las Herramientas del Cerebro".
"Contra el: ¡no se puede!, usemos el: ¡si se puede!"
"No digas: No puedo hacerlo o comprarlo" piensa: ¿Como puedo hacerlo o comprarlo?"
"En un caso es una afirmación y el cerebro se apaga".
"En el otro caso es una pregunta y el cerebro se pone a trabajar".
Segun yo lo anterior refuerza la idea de que el Lenguaje mismo, nos puede llevar a aprender nuevas cosas, que no vienen incluidas en el Lenguaje mismo, o quedarnos donde estamos.

No conocía tampoco el Principio de Autoconsistencia de Nobikov, inquietante que la historia del Universo ya parece fijada de antemano.

Las 2 salidas que da la Ciencia Ficcion a este Principio son:

Una Policia del Tiempo que se encargaría de evitar que alguien cree una de las paradojas como las de "Volver al Futuro" o peores, en el canal 22 de Cd. de México estan pasando una serie de tv. española que se titula asi precisamente "La Policia del Tiempo" y...

La Creacion de Multiples Universos cada uno con su Continuidad distinta de Tiempo, creo que los que mas han avanzado en esto son los de DC Comics, en "Liga de la Justicia Tierra 2" Dark Owl el equivalente malo de Batman, muestra muchas Tierras posibles, en una dice: "Aqui los peces nunca salieron del agua y la Humanidad nunca se desarrollo".

Aunque como lo mencione anteriormente El Caos impide predecir con exactitud el Futuro, hay cosas que si sabemos de antemano del mismo Futuro:
La muerte del Universo
El fin del Sistema Solar
Eventos Astronómicos como: los Años, las Estaciones, el Paso de Cometas.
Nuestra propia muerte, no exacta, pero sabemos entre los 75 o menos años y un máximo de 122 creo, los mas longevos.

La cuestion Mistica estara presente en todas las obras de Ciencia Ficcion por muy "Duras" que sean, creo yo, es parte de la misma naturaleza Humana que siempre haya algo de Misterio, después de todo, casi todas las obras de C.F. y de la Literatura en general tienen siempre entidades de origen no revelado (Dioses principalmente): El Monolito de 2001, "El Hacedor de Estrellas", "El Tao", "La Fuerza Creadora" "Los Primigenios".

Guillermo has creado otra gran Entrada, digna para visitarla de manera recurrente, y de las que a mi juicio invitan al lector a ser una persona mejor preparada no solo en el lenguaje sino también en Filosofía, incluso hasta para plantearnos la Eterna Pregunta: ¿Cual es nuestro lugar en el Universo?

Esta Entrada queda en mi antología personal de la Guillermocracia.

Gracias por otro Genial Trabajo entregado al Mundo y hasta pronto.





Guillermo Ríos dijo...

@Murinus2009, el libro en cuestión, tengo referencias pero no lo he leído.

El problema de la conciencia para explicarse a sí mismo no es que la conciencia sea demasiado compleja. Entonces buscaríamos como hacer una conciencia simple, y asunto arreglado. El problema es que eso rompe la distancia entre objeto y sujeto de investigación, y por lo tanto, hace cuestionables los resultados que se puedan obtener.

Los juegos en sí mismos no son lenguajes, sino conjuntos de reglas, convencionales o naturales, que deben aplicarse a una situación dada para obtener un resultado deseado. Por ejemplo, el ajedrez o el poker son juegos, pero también pueden ser analizados por la Teoría de Juegos, el cómo ganar las elecciones presidenciales, apostar a la Bolsa, o aterrizar un avión. El problema en la película no se suscita por los juegos, sino porque al adoptar terminología de juegos competitivos como lenguaje común, dicho lenguaje común se tiñe involuntariamente con conceptos relacionados con lucha, confrontación, etcétera.

En cierta medida, la llegada social también tiene que ver con códigos de lenguaje, pero de lenguaje no escrito. Por ejemplo, un abogado en un tribunal va a ser mejor recibido si va de terno y corbata, que si va ataviado con los ornamentos de guerra de un zulú, aunque tenga la mejor batería de argumentos jurídicos para ganar un juicio. Y la rubia superficial que busca cazar un marido o ser estrella de un reality show, va a usar los bikinis y los tintes de pelo como lenguaje, para expresar su disponibilidad para tales menesteres.

El tema del origen del tiempo se ha complicado hasta lo indecible en las últimas dos o tres décadas, gracias a los trabajos cosmológicos de Andrei Linde, que sugieren un multiverso sin verdadero inicio ni final. Las ideas de Linde no se han podido confirmar ni refutar, pero por supuesto, tienen de cabeza a toda la comunidad científica.

Por lo que he investigado del tema, yo creo que el pensamiento es uno solo. Que puede ser infectado por las emociones, que operan en un mundo aparte, claro. Debería haber una contradicción entre usar Internet para propagar mensajes anticientíficos, o usar conocimientos químicos para fabricar una bomba con la cual inmolarse en un acto terrorista por algún dios, pero siempre las personas se las arreglan para inventarse argumentos con los cuales esas contradicciones son aparentes, Dios lo ha dispuesto así, etcétera.

Gracias por las felicitaciones, y seguiremos tratando de mantener el nivel ahora en el 2.017 que se viene. Saludos.

@Elwin_Alvarez_Fuentes, no sé si habrás visto la película a estas alturas, pero si no, creo que no te va a dejar indiferente en lo absoluto.

CESAR_55 dijo...

@murinus2099, es excelente que hayas hablado de la consciencia, pues ese es otro tema tratado por el eximio autor de esta historia. En el mismo libro de cuentos de Ted Chiang en que se público “La historia de tu vida", adaptado como La Llegada (el libro titula igual que el cuento), hay otra historia titulada “Entiende" donde (procuaré no espoilear nada) un hombre es se enfrenta al reto de comprender su propia consciencia, teniendo incluso que crear para ello un metalenguaje que se lo permita y el resultado es... Guau.
@Guillermo Ríos, a ti también te recomiendo esa otra historia de Chiang, que te permitirá analizar de una forma, seguramente, mucho más que a mi las relaciones del hombre con el lenguaje, la consciencia, la moralidad y la existencia... Qué va, ¡te recomiendo todo libro!
Y a ver si creas un Ministerio de Libros o algo asi, que no creo que ser el único ciudadano que te lo haya pedido.
Excelente post y análisis, me atreví a leerlo por fin sin haber visto la peli (un tanto por miedo a que se hayan perdido cosas en la adaptación), pero ahora estoy motivado a verla. Gracias.

Related Posts with Thumbnails

¡Blogoserie a la carta!: ¿De qué género quieres que sea el o la protagonista?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuántos protagonistas quieres que sean?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuál será la ambientación?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Contra quién se enfrentan el o los héroes?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuál es la motivación del protagonista?