domingo, 20 de noviembre de 2016

La aceleración de la Historia Universal.


Si hay una característica que ha definido a la Historia Universal a partir de la Revolución Industrial, es su aceleración. Antes del siglo XIX, el paso del tiempo era casi imperceptible. Existían los días, los meses y los años, y las estaciones y los tiempos de sembrar y cosechar, por supuesto, pero eran siempre circulares, con un ciclo estacional siguiendo al anterior de manera monótona e ininterrumpida. A veces la vida se amenizaba un poco con guerras y soldados devorando, violando y masacrando todo a su paso, pero cada guerra era más o menos idéntica que la anterior. A partir del siglo XIX, de pronto las cosas se volvieron menos estables, y a partir del XX, la estabilidad salió por la puerta para no volver.

Saquemos algunas cuentas para ejemplificar esto. Una persona que haya nacido en 1.903, estaba en el mundo a tiempo para ser contemporánea del vuelo de los hermanos Wright, considerado por lo general como el inicio oficial de la aviación. Esa misma persona tendría 66 años cuando Neil Armstrong dio su paseo por la Luna. Es una edad avanzada que habilita a este individuo para ser un ciudadano de la tercera edad, pero perfectamente alcanzable en el Primer Mundo a lo menos, considerando la esperanza de vida al nacer. O sea, el tiempo entre el primer vuelo de un vehículo motorizado, y el primer alunizaje, es inferior al tiempo de una vida humana promedio.

Incluso más, abundando en lo mismo. En 2.016, quedan a lo menos una decena de personas vivas que nacieron antes de 1.903. De hecho, al momento de editar este posteo quedan tres personas vivas que nacieron en el siglo XIX, una de ellas en 1.899 y dos en 1.900; debemos recordar que el cambio de siglo se produjo en 1.901, por las peculiaridades de nuestro calendario. O sea, más de una decena de personas actualmente vivas son más antiguas que el primer vuelo de los hermanos Wright, y por ende, más viejas que la Aviación.

Guardando las distancias, comparemos la tecnología aeronáutica con la tecnología de la navegación. Entre la canoa y la carabela, pasaron lisa y llanamente miles de años; la canoa, de hecho, es una tecnología que data del Paleolítico, es decir, es anterior a la agricultura y los metales, mientras que la carabela, que aumentó la maniobrabilidad de las naves hasta permitirles incluso dar la vuelta al mundo, fue desarrollada recién en el siglo XV. Y desde la carabela hasta las primeras naves a vapor, es decir, hasta las primeras naves que pudieron independizarse del viento y la navegación por remos, pasaron más de tres siglos. Mucho más que el período entre los hermanos Wright y el Apolo XI, pero una cantidad infinitesimal al lado del salto que significó pasar de las galeras a las carabelas.


Otro tanto ocurre con las tendencias artísticas. Hasta el siglo XVIII, era más o menos seguro admitir que un artista podía vivir toda su vida como tal, dentro de más o menos los mismos estilos artísticos. Piensen en el Renacimiento. Si extendemos el Renacimiento italiano en su sentido más estricto, o sea desde que se despojó de las ataduras medievales con el desarrollo de las leyes de la perspectiva en la primera mitad del siglo XV, hasta el inicio de su transformación en Manierismo después de la muerte de Rafael Sanzio en 1.520, tenemos que el mismo duró por lo menos cien años, o sea, un siglo completo. Otro tanto ocurre con el Barroco y el Rococó. Hubo artistas que vivieron la época de transición, por supuesto, pero dichas transiciones fueron tan lentas, que no se observan cambios significativos en las pinturas de dichos artistas, entre su juventud y su vejez. Otro tanto ocurre con las obras musicales, que seguían modas que iban y venían con igual parsimonia. Eso no quita que sus contemporáneos a veces los hayan mirado como obsoletos: en sus últimos años de vida, Johann Sebastian Bach era contemplado como una reliquia del pasado, mientras que su contemporáneo Georg Friedrich Händel se pasó de la Opera al Oratorio para mantenerse a la moda. Pero ninguno de ambos músicos tuvieron rupturas tan marcadas de estilo como por ejemplo, guardando las diferencias, un Frank Zappa o un David Bowie.

Piensen ustedes en las vanguardias en las artes plásticas. El Impresionismo empezó a gestarse en la década de 1.860, pero ya en la década siguiente, los principales pintores impresionistas estaban alejándose del Impresionismo y desarrollando sus propios estilos personales, de manera que los últimos trabajos de Pissarro difieren su resto de los últimos trabajos de Cezanne, por ejemplo. Y eso por no hablar de la superposición de estas obras con el trabajo de nuevas generaciones contemporáneas que ya estaban metidas en el Post Impresionismo, como Paul Gauguin o Vincent van Gogh. Movimientos como el Fauvismo, el Cubismo o el Dadaísmo, estudiados como puntos seminales en las vanguardias visuales del siglo XX, duraron en su apogeo menos de diez años cada uno, mientras que el Surrealismo siguió vivo por más tiempo, pero más por el encono de pintores como Salvador Dalí en mantenerse apegados a dicho estilo, que por verdadera savia nueva en el movimiento.

Mencionábamos el caso de la Música más arriba. Un artista como Wolfgang Amadeus Mozart con sus 35 años de vida, vivió íntegramente dentro de la Música Clásica, que sucedió a la Música Barroca y precedió a la Música Romántica. Ludwig van Beethoven marca la transición del Clasicismo al Romanticismo, pero escuchando sus sinfonías en orden, compuestas en un período de cerca de un cuarto de siglo en total, es posible advertir que la transición fue bastante pausada. Compárese con los actuales artistas de la música popular. Movimientos como el Rock Psicodélico, el Synth Pop o el Hard Rock, no han durado más de diez años en total, en su punto de apogeo. Después han sobrevivido gracias a las bandas que tocaban esos estilos y se han mantenido en ellos, o bien gracias a nuevas bandas que arriban, pero que lo hacen en calidad de revivals. Bandas como The Rolling Stones o Deep Purple llevan casi medio siglo arriba del escenario, pero por lo general son vistas casi como reliquias del paleolítico musical.


Quizás la primera generación occidental que sufrió el cambio social y cultural no como una transformación gradual sino como un choque brutal, fue aquella que le tocó vivir la era de las revoluciones liberales. Me refiero al triple impacto que representaron la independencia y consolidación de Estados Unidos (1.775 a 1.781 en términos militares), la Revolución Francesa (1.789 a 1.795 en su acepción más estricta) y la independencia de Latinoamérica (1.809 a 1.824). Estas revoluciones marcaron profundos cambios políticos, que a su vez desencadenaron profundos cambios sociales. En esencia, implicó la destrucción del antiguo orden y sus sostenedores, entiéndase la aristocracia y los religiosos, y su reemplazo por un mundo de plutócratas que imperó más o menos sin contrapeso hasta la Primera Guerra Mundial. Y todo ese gigantesco cambio, ocurrió en menos de una generaci´no, en cada uno de los lugares en donde aconteció.

Supongamos como ejemplo hipotético, una persona que haya nacido contemporánea a la Toma de la Bastilla, o sea, en 1.789. Esa persona habría alcanzado a vivir el apogeo y decadencia del Neoclasicismo en su infancia y juventud, para luego, en su adultez, vivir el esplendor del Romanticismo. Y existe una buena posibilidad de que esta persona haya estado viva con setenta años, para atestiguar la publicación de un polémico libro llamado El origen de las especies de Charles Darwin, así como contemplar la decadencia del Romanticismo y su reemplazo por el Realismo en el arte y el Positivismo en la sociedad. Y si hubiera muerto con ochenta años de edad, incluso hasta podría haber llegado a enterarse de que un grupo de revoltosos pintores estaba inventando algo llamado el Impresionismo.

Y si hacemos el mismo ejercicio con el siglo XX, el resultado es de locura. Una persona nacida el mismo año que el Atentado de Sarajevo, o sea en 1.914, habría pasado su infancia y adolescencia en el mundo de los locos veinte, su juventud y primera adultez en un mundo cada vez más enrarecido por los totalitarismos, habría vivido su treintena ya en los albores de la Guerra Fría, habría sido testigo de la llegada del hombre a la Luna siendo un hombre maduro pero no todavía un anciano, y ya en su ancianidad quizás habría visto la caída del Muro de Berlín con tres cuartos de siglo a cuestas, y hubiera visto los primeros atisbos de la Sociedad de la Información. Incluso al momento de escribir estas líneas, este hombre podría estar todavía vivo, aunque como un mayestático hombre de 102 años de edad, una edad muy improbable de alcanzar... pero no imposible.


Hagámoslo más dramático. Este hombre, si se hubiera pescado una enfermedad infecciosa en su niñez, quizás se habría muerto, pero no en su ancianidad, porque en el intertanto se habría beneficiado de que el señor Alexander Fleming haya desarrollado la penicilina. Este mismo hombre de nuestro ejemplo, en su infancia habría tenido que gastar tiempo y recursos ingentes en un pasaje en barco para ir de vacaciones a otro continente, mientras que en su ancianidad le habría bastado tomar el avión. Este hombre en su infancia se habría enterado de los sucesos del mundo gracias a la radio y el cine mudo, y en su ancianidad por la televisión y quizás incluso hasta por Internet. Este hombre en su infancia habría recurrido al epistolario para comunicarse con alguien distante, y en su ancianidad al teléfono y quizás, si los recursos económicos y la flexibilidad mental lo permiten, al correo electrónico. Este mismo hombre habría ido a la playa en su infancia para ver el tobillo de las chicas ataviadas con carpas de circo para bañarse, y en su ancianidad habría contemplado bikinis desde su pantalla de televisor... supuesto de que su señora le deje, por supuesto. Y en su infancia, es posible que haya escuchado música con un primitivo invento llamado el gramófono, entusiasmado con las arias de Enrico Caruso, mientras que en su ancianidad habría tenido que resignarse a la música electrónica o el Heavy Metal de sus eventuales nietos.

Por supuesto, debemos matizar esto en Latinoamérica. Por una serie de razones, la Revolución Industrial fue un fenómeno primariamente del mundo anglosajón, y al resto del mundo llegó por propagación. A Latinoamérica llegó principalmente a las ciudades, o a determinados centros industriales. Lo que podríamos llamar la Latinoamérica profunda, o sea, la de la jungla amazónica más allá de las plantaciones de caucho, o los latifundios mexicanos, o las haciendas chilenas, siguieron viviendo sus existencias más o menos aletargadas por lo menos hasta la segunda mitad del siglo XX. Es cierto que se vivió el fenómeno de la migración del campo a la ciudad, pero eso no hizo nada por llegar la Revolución Industrial al campo.

E incluso en las ciudades, las novedades llegaban con retraso. Alejo Carpentier observaba de manera muy lúcida, que las grandes revoluciones culturales europeas prenden en Latinoamérica cuando han muerto en su patria de origen. Así, observaba por ejemplo, el Surrealismo prendió en Latinoamérica recién en la década de 1.940, cuando los propios surrealistas en Europa estaban dedicados a otras cosas. Salvo por algunos adelantados, la Ciencia Ficción como movimiento empezó a difundirse recién en el mundo hispanoamericano en la década de 1.960, y lo hizo imitando a la Edad de Oro, cuando ésta ya había muerto en el mundo anglosajón, en beneficio de la Nueva Ola.

Pero este ciclo de retraso en Latinoamérica, se rompió en la generación que va desde las décadas de 1.960 a 1.980. Ya en la década de 1.960, una tira cómica como Mafalda se permitía hacer chistes sobre The Beatles, por ejemplo. La influencia de la industria audiovisual, entiéndase como tal el cine, la radio y sobre todo la televisión, llevó a una puesta al día de Latinoamérica con respecto al resto del mundo. El Rock Latino de la década de 1.980, por ejemplo, se inspiró mucho en el Post Punk y la New Wave que venía del mundo anglosajón... y que eran movimientos recientes e incluso contemporáneos allá. Soda Stereo lo prueba.


Hay dos grandes responsabilidades en esta aceleración de la Historia. Por un lado, los medios de comunicación. En la Edad Media, viajar de una localidad a otra era inseguro, y por lo tanto, la información fluía con lentitud. Hoy en día, la gente ni siquiera necesita viajar para comunicarse cosas. Ustedes me están leyendo a veces desde países a medio mundo de distancia, gracias a la electricidad, los satélites artificiales y los cables de fibra óptica. Y lo mejor: el concepto de comunicación bidireccional antes implicaba las semanas y a veces meses que podían pasar entre enviar una carta y recibir su respuesta, mientras que hoy en día, ustedes pueden dejar un comentario en tiempo real, al pie de este posteo.

En segundo término, la propia masa crítica de ciudadanos. Lo discutíamos a propósito de la ciencia: se necesita una masa crítica de científicos para multiplicar el potencial de las nuevas ideas. Pero lo mismo vale para la cultura. Si consideramos una idea como una semilla y las mentes como terreno a cultivar, habiendo más población entonces hay más mentes en donde pueden germinar más semillas, produciéndose un efecto multiplicador. Antes podía haberse congregado hipotéticamente a todos los grandes genios de la Humanidad en un espacio no mayor a un salón de clases regular, algo que hoy por hoy es lisa y llanamente imposible.

¿Llegaremos a un tope en esta aceleración? No estoy al ciento por ciento seguro, pero me atrevería a afirmar que hay posibilidades de ello. Como afirmaba en el posteo En el año 2.115, es posible que la Humanidad se encuentre en el umbral de una desaceleración brutal, producida por una potencial crisis ecológica. Si eso ocurre, las comunicaciones se volverán más caras, y la educación lo mismo. No será un regreso en bruto a la Edad Media ni menos una involución a un mundo estilo Mad Max, pero desde luego que la velocidad del cambio social se ralentizaría. Para producir un cambio social en dirección de optimizar las comunicaciones y la generación de nuevas ideas, siempre se requieren invertir nuevos recursos, y un potencial colapso ecológico podría justamente negar esos recursos. La Tierra es finita, sus recursos son limitados, y no tenemos manera alguna de explotar los recursos del espacio exterior con costos razonables en el corto plazo, y no deberíamos olvidarnos de esto. Pero no me cabe duda alguna de que el potencial cuello de botella ecológico que la Humanidad está alcanzando, terminará por ser pivotal en el futuro de la civilización humana como un todo. Todo depende de cómo afrontemos los desafíos del futuro, si de una manera creativa, o si nos dejamos vencer por el egoísmo y la irracionalidad. Pero lo que no deberíamos hacer, es dar por sentado sin más, que el futuro va a ser incluso más acelerado y radiante que el presente; eso es algo que no sabemos precisamente porque pertenece todavía al futuro.



6 comentarios:

Gaby Fonseca dijo...

Que buen post! me alegra que algo que haya pensando antes tenga un nombre y otra persona inteligente tambien lo haya pensando y mejor aun posteado en un post :B

Como lo habia pensado, lo habia notado a traves de películas y libros y bueno, hablando mas en general, en concepciones que se tenian no se, en los 50s por ejemplo, inclusive tambien en los 80s, de que en 20 anios por ejemplo (partiendo de los 50s) habria vehiculos de uso normal impulsados por energia atómica o demas tecnologia que haria al mundo (O por lo menos a Estados Unidos) avanzar tecnológica y socialmente a pasos agigantados, o por ejemplo partiendo de los 80s en los que pensaban que en 2000 ya habria carros voladores y demas cosas como en Volver al Futuro u otras cosas.

Me refiero a que aun en el siglo XX de una década a otra aun había invenciones tremendas, y los estilos de vida cambiaban tambien, las cosas que usabas como el transporte o los electrodomesticos, la vida en general, pero siento como que eso se termino en los 90s y de entonces para la fecha, ha sido la tendencia. En realidad no se si me explico bien xD otro ejemplo es algo que me decia mi papa, que cuando el era nino durante los 70s, en la escuela le decian para el 2000 habria gente viviendo en la luna, y oh estamos en 2016 y ya ni siquiera han regresado desde los 80s me parece.

Saluditos!

Guillermo Ríos dijo...

En realidad también lo reflexionaba Isaac Asimov en un ensayo, aunque él lo hacía desde el punto de vista de la Ciencia Ficción, mientras que yo le doy un tratamiento más amplio al asunto.

Ese exceso de optimismo, yo creo que se debió al peculiar período de bonanza económica que vivió Estados Unidos desde el fin de la Segunda Guerra Mundial (1.945) hasta la Crisis del Petróleo (1.973), y que hacía pensar en que no habría límites para el desarrollo tecnológico. Ahora sabemos que no es así, aunque... quién sabe.

Por cierto, se está hablando de llegar a Marte a mediados de siglo. Y parece ser que al final, terminará haciéndolo la empresa privada en vez de la NASA, que tendrá sus burocracias e ineficiencias, pero que también le han aplicado una política brutal de recortes presupuestarios.

murinus2009 dijo...

saludos desde Cd. de Mexico.

Muy acertado lo que comenta Gaby Fonseca (Saludos Gaby ), por varias razones el Desarrollo Tecnologico se detuvo en 1990, recuerdo que la primera vez que entre a Internet en 1997 tras la decepción, predije que quizá para 2010 Internet sería de acceso libre pagado por publicidad, como la radio y la tv. abiertas y con mejor contenido, me equivoque en lo del acceso, aún era de pago, el contenido mejoro un poco: videos y blogs principalmente, hoy en 2016 internet, segun yo, esta igual o empeorando, la velocidad es igual que en 2010, a veces peor, muchas paginas interesantes se han ido, o están inactivas, y la supuesta Revolución de moda: la Realidad Aumentada, yo creo que ya la habia visto en los 80s, en un juego de feria llamado: el Astro Liner, un cohete que simulaba con video y movimiento, viajes a otros planetas.

Parece que hay una relación entre el Crecimiento Demografico y el aumento del Desarrollo Tecnologico que hace que vayan de la mano, en 1900 la poblacion llega a 1000 millones y comienzan a despuntar las Tecnologias mas increibles que se hayan visto: El Automovil, la Aeronautica, la Electricidad, La Radio, parece que en parte se debe a que la Sociedad Humana se basa en la Eliminación de la gente, por ejemplo un estudioso de la Economia en México, decía que para tener un Profesional estacado en su Area, tenian que "filtrarse" unos 1000 estudiantes, es decir de 1000 niños que entraban a la Primaria, unos 8 acababan la Carrera Univesitaria y de estos uno destacaba en su Profesión hasta ser un equivalente a Einstein o ser capaz de mejorar su salario aritmeticamente al año ($100 000 dolares primer año, 200mil dolares el año 2, 300mil dls. el año 3 etc), el resto es expulsado del Sistema, muere o se dedica a otras cosas.
La "Masa Critica" puede tener un peso mayor, a eso se debe, creo yo, que paises con pequeña poblacion como: Suiza, Finlandia o Israel tengan gran Desarrollo Tecnologico, mientras otros como Bangladesh de 160 millones de habitantes o Indonesia con 300 millones no parecen tenerlo.

Chile en el año 2115 es un buen trabajo que muestra lo que podria pasarle al mundo si se pierde el Pensamiento Racional Ilustrado, aunque creo que es optimista, pues aun hay Escuelas, Maestro, Alumno y conciencia de la Historia, yo conoci a alguien 10 años menor que yo, que no sabia de Hitler ni la Segunda Guerra Mundial, en cuanto al freno del Desarrollo Tecnologico las grandes promesas Genetica y Nanotecnologia, parecen estar en punto muerto, de la Nanotecnologia solo he escuchado a Guillermo y al General Gato explicar que no despunta por lo costoso y escaso de los minerales llamados "Tierras Raras", de la Genetica, hace unos 10 años se decía que: "ya en 5 años se podrian regenerar dientes" y nada.
Creo que la Tecnología mas Revolucionaria y que permitiría hacer de todo, desde Viajes Interestelares, hasta quitar Tumores o Calculos biliares sin Cirugia seria: La Teleportacion y el control del Hiperespacio, no en balde es la que permite en la Ciencia Ficcion las mayores aventuras y es la mas "mágica", llamesele como se le llame: "Salto al Hiperespacio", "Transposicion", "Impulso Warp".
Sobre ¿Si llegaremos a ver un despunte en estas Ciencias y una nueva Aceleración o siquiera si sobreviviremos ? tal vez ni siquiera sabemos que no sabemos.

Has dado al Mundo otro gran trabajo para mantener la Mente bien ocupada Guillermo, gracias y hasta pronto

Guillermo Ríos dijo...

Yo en lo personal creo que Internet en cuanto servicio, ha mejorado un montón desde esos días primigenios, ya lo mencionaba en Cómo se navegaba en la edad heroica de Internet. No creo que los contenidos hayan empeorado en sí. Simplemente, gracias a la Web 2.0, como los usuarios también puede fabricar contenido a través de las redes sociales, lo hacen, y... se produce mucha más basura, por lo que los contenidos de calidad parecen haber disminuido. Pero en realidad creo que siguen estando ahí, y en la misma proporción, y sólo se ven menos por contraste con... la mucha más basura que se produce, eso es todo.

La teoría del filtrado es muy cierta. No sé si a nivel de 1000 a 1, pero sí que no todos los que ingresan por la base, llegan a la cima. Afortunadamente, vivimos en una sociedad en donde si no podemos llegar a una cima, podemos probar con otra. En la China medieval o la Europa del Neolítico, el pobre diablo que fracasaba en llegar a la cima como campesino capaz de alimentarse a sí y su familia, se moría de hambre.

Respecto del futuro... la vieja Tercera Ley de Clarke: toda tecnología lo suficientemente avanzada es indistinguible de la magia.

Gracias por las felicitaciones, y saludos.

Seanna dijo...

Soy más bien pesimista sobre la aceleración de nuestra historia como Humanidad. Como los recursos son finitos y no parece haber intentos serios de cuidarlos o de reducir la población, cuando llegue el momento nuestro crecimiento se frenará, habrá guerras, y probablemente entraremos en una nueva Edad Media, con el añadido de que habrá escasísimos recursos, siempre en manos de los ricos. En fin, nadie puede conocer el futuro.
Muy buen post, por cierto.

Guillermo Ríos dijo...

Ese es el gran problema actual. Hasta la fecha, como Humanidad, siempre hemos conseguido seguir creciendo gracias al acopio de mayores recursos, y mejor tecnología para procesarlos. Pero ahora los recursos se agotan, y esa mejor tecnología depende cada vez más de esos recursos.

A veces me pregunto si la famosa nueva Edad Media, no la estamos viviendo ya. Porque la gente se parece cada vez menos a los asalariados del siglo XX, y cada vez más a los siervos de la gleba del siglo X...

Related Posts with Thumbnails