¡¡¡Blogoserie a la carta en la Guillermocracia!!!

No lo olvides. Durante Abril y Mayo está abierta la votación para que ayudes a decidir sobre el argumento y características de la blogoserie a la carta que estamos planeando publicar acá en la Guillermocracia. Vota en la parte inferior de esta página, o bien, pincha el enlace para mayores detalles.
- POR ORDEN DEL DIRECTOR SUPREMO DE LA GUILLERMOCRACIA.

domingo, 16 de octubre de 2016

Las películas más malas de todas.


Sobre el cine jamás hay una opinión unánime. Incluso entre las películas que obtienen 100% de aprobación crítica, hay voces más allá de la más o menos llamada crítica profesional que las destroza; no faltan herejes allá afuera que consideran películas como Casablanca, El ciudadane Kane o El Padrino como unos muermos monstruosos. Por el otro lado, incluso las películas más infectas tienen gentes que las defienden, aunque sea con el manido es tan mala que te ríes. Lo que a veces sí es el caso. Pero eso deja abierta una cuestión: ¿qué hace a una película ser verdaderamente mala? ¿La opinión popular? ¿La opinión de los expertos y sabidillos? ¿El que tenga tales o cuales características? ¿Que carezca de fondo filosófico, progresista o humanista? ¿Que sea divertimento puro y duro en vez de una honda meditación sobre los problemas de la existencia humana? ¿Una mala dirección, un mal guión, una música horrorosa?

Cualquiera que me conozca, sabe que ver películas es uno de mis pasatiempos favoritos. Es una actividad que consume poco tiempo, apenas un par de horas de tu vida, puede realizarse en solitario, lo que considerando mi personalidad me viene muy bien, y salvo que uno tenga la entrada comprada de antemano para el cine, puede realizarse sin necesidad de ajustarse a un horario predeterminado. Como puede apreciarse, tiene más ventajas que el sexo inclusive. Y eso me ha llevado a una idea diferente, acerca de lo que es una mala película.

En lo personal, creo que las películas consideradas casi universalmente como malas películas, en realidad no lo son tanto. Pienso en películas como Armagedón, Catwoman, Van Helsing, Los Cuatro Fantásticos, etcétera, todas ellas que tendrán sus fanáticos y defensores por aquí y por allá, pero que por lo general, si hablan cosas positivas de ellas, deben hacerlo bajo un enorme coro de rechiflas, de tipo: "¡Pero cómo te puede gustar esa porquería!". La siempre omnipresente presión de grupo, por supuesto. Pero mi idea personal es que esas películas no pueden ser tan malas, por el simple hecho de que tuvieron éxito causando una impresión.

El arte de contar una historia o hacer un planteamiento, y eso lo sé bien yo, como escritor que soy, es entregar algo al receptor. En teoría de la comunicación, hay un emisor que envía un mensaje, y un receptor que lo recibe. La comunicación es exitosa cuando el mensaje arriba a su destino, lo hace de una manera tal que es interpretado de la manera en que el emisor quería que se interpretara, y modifica de alguna manera a quien lo recibe. Y una película es justo eso, un mensaje. A veces, el mensaje puede ser increíblemente complicado y filosófico, como una película de Tarkovski o una de Lynch. A veces el mensaje es mucho más simple, simplemente hacer pasar un par de horitas entretenidas, como lo pretende por lo general el blockbuster promedio de Hollywood. Si un cineasta plantea una historia, tácitamente está diciendo que tiene un grupo de personajes a los que les pasan algunas peripecias que tienen el interés suficiente como para acercarse a ellas. A veces eso es cierto, a veces es puro humo y voladores de luces, pero el punto es ése.

Por supuesto, no olvido este punto, el cine es un negocio. Hay que comer, hay que pagar cuentas, y benditas sean, las piscinas deben ser llenadas, si el presupuesto alcanza para una. Pero el negocio funciona en tanto se cuenten historias que sean significativas para el gran público.

Y ahí es donde defiendo la idea de que las películas consideradas universalmente como lo peor de lo peor, en verdad no lo son. No pueden serlo, simplemente porque tuvieron éxito en algo: causaron una impresión. Una impresión desfavorable, a veces increíblemente negativa o biliosa, por supuesto, pero una impresión. Esa era la idea, en primer lugar. Esa es la razón por la que hay gente que se mete al negocio de contar historias, de hecho. Si a uno le pagan por eso, tanto mejor, pero lo primero es la motivación para contar historias. De lo contrario, esos cineastas, actores, etcétera, habrían optado por ser médicos, ingenieros o contadores. Aunque algunos dirían que los contadores más avispados viven de contarle cuentos al Servicio de Impuestos Internos, pero eso es otra historia.

En realidad, creo que las peores películas de todas son aquellas que, justamente, cayeron en el olvido. Voy a decir una obviedad, pero es necesario para remachar el punto: todos nos acordamos de las películas que recordamos porque las tenemos en la memoria. Por eso es fácil clasificar a las películas en buenas y malas: tenemos en la memoria aquellas que nos causaron una impresión favorable o una desfavorable. Pero además de eso, están las películas que vimos en su minuto, y no hicieron ni lo uno ni lo otro; esas películas no nos dejaron nada. En consecuencia, ¿qué hacemos con ellas? Simple: las barremos bajo la alfombra, y las olvidamos.

Piénsenlo ustedes si no es el caso. ¿No les ha pasado que encienden el televisor o navegan por Internet y se encuentran con una película que, hasta el minuto, habían olvidado por completo? No me refiero a esas películas cuyo título ustedes han olvidado, pero la recuerdan como "la vi cuando era niño, no me acuerdo cómo se llama, pero era un tipo que se vestía de Birdman para pelear contra espías rusos"; esas películas sí se recuerdan, aunque el título se haya olvidado. Me refiero a que están viendo esa película como si fuera la primera vez porque no recuerdan haberla visto nunca ni haber oído hablar de ella jamás, pero a medida que pasan los minutos, les suena que alguna vez sí la vieron, pero no recuerdan nada específico de ella: ni una escena, ni un diálogo, nada de nada. Ustedes saben qué la vieron, pero no recuerdan nada de ella.

Si no, hagan la prueba de lo siguiente. Piensen en un actor o actriz que tenga unos treinta o cuarenta años de trayectoria en el cuerpo, y que por supuesto, para que el experimento funcione, sea uno favorito o apreciado de ustedes. Ahora, vayan a la Wikipedia o a Internet Movie DataBase, y tómense el tiempo de repasar su cinematografía completa. Es casi seguro de que se descubrirán a ustedes mismos recordando que ese actor o esa actriz que tanto les gusta por haber actuado en tales o cuales películas, además de eso había actuado en tales o cuales otras películas que en su día ustedes vieron, pero que no les causó impresión, y las olvidaron casi por completo.

Por supuesto, podría objetarse, influye el humor. Les habrá pasado a ustedes que ven una película con un humor de perros, y la encuentran pésima, y algunos meses o años después le dan una nueva oportunidad, ahora con un buen ánimo, y descubren que era mejor de lo que recordaban. O al revés. Es cierto, el estado de ánimo puede influir en la apreciación de una película. El momento personal de la vida también: no es lo mismo ver una comedia romántica determinada cuando uno es soltero que cuando uno tiene pareja, o si uno está feliz o melancólico con la soltería o la relación, o si uno está saliendo de una relación conflictiva, o si por el contrario la misma se terminó por causas externas como una viudez por ejemplo. O una película histórica. O filosófica. Incluso una de acción y tiros.

Aquí es en donde entran en juego los promedios. Una cosa es que una película haya caído en el olvido porque no era el momento de verla para uno. Pero otra cosa muy distinta es que la película haya caído en el olvido porque no era el momento para nadie. Eso es una improbabilidad estadística. Si cantidades masivas de gentes vieron la película en su día, y después la olvidaron, entonces lo más probable es que no haya un tema personal de por medio, sino que la película es lisa y llanamente inepta a la hora de emocionar.

Es por eso que, pienso, las películas verdaderamente malas son las que no dejaron ninguna huella en nosotros, y que por lo mismo las olvidamos. Estas son incluso más malas que esas películas que recordamos como malas, pero que al menos nos acordamos de elementos de ellas, aunque sea para criticarlas desde la vesícula biliar. Es sólo que las películas que son tan malas que terminamos olvidando, por lo mismo no las recordamos como malas: porque no las recordamos en lo absoluto, justamente. Pero eso quedaría mal cuando queremos denostar a una película con nuestros amigos, o en esas listas de "Las diez peores películas de la Historia" o similares, ¿no?

3 comentarios:

Gaby Fonseca dijo...

Mmm creo que peliculas malas hay muchas xD justamente antier mire una llamada Subespecies, de terror, segun xD las actuaciones eran malas, las situaciones son malas tambien, la historia era mala, los efectos eran malos todo era malo, pero despues de buscar informacion sobre ella mire que era famosa segun wikipedia y en otra pagina mire que muchos la buscaban o.o no entiendo, la pelicula es mala, pero tiene fans o personas que la aprecian por la nostalgia no lo se,mi punto es que solo porque la gente las tiene catalogadas en un punto no les quita que sean pelis malas jajaja es como el nino feo pero que cae bien, todos se juntan con el y no es malo, pero lo feo no se le quita xD es la verdad aunque eso no afecte como lo traten ni como es el con los demas.

Por cierto, eso del ejemplo de que cuando eras nino y te acordabas de una pelicula que no recordabas el nombre mas si cosas que en ella pasaban: cuando yo tenia como unos 7 u 8, recuerdo que mire una pelicula anime en la television, era como de un detective o un espia, que usaba un smoking negro y estaba muy delgado xD alguien sabe como se llama o sabe que pelicula es? 2 veces lo he investigado y nunca he dado con el :( recuerdo que en unas escenas estaban en un jardin de una mansion, y habia mujeres con trajes elegantes. Ojala alguien me ayude xD

Saluditos desde CDMX

Cidroq dijo...

Interesante punto el que planteas, y que da un enfoque distinto pero muy práctico al tema, al dejar de lado lo bien o mal que hizo su función la cinta, si falla en dejar una impresión, es cuando realmente es mala, comparto ese punto de vista. (Si un árbol cae en bosque y no hay nadie allí que lo escuche, ¿produjo sonido?, si lo se bastante forzado, pero tenía que ponerlo.)

Por cierto a la pregunta que hace Gaby, me suena como a Lupin III, pero solo es un posible candidato.

Guillermo Ríos dijo...

@Gaby_Fonseca, ya el título de esa cosa es para tenerle terror. Pero estoy razonablemente seguro de que casi no hay película tan mala que no tenga al menos un fanático rondando allá afuera. A veces, a la gente le gustan las películas por los motivos más peregrinos. A mí me gusto Infielmente casada, que era una película brutalmente mugrienta, sólo porque nunca había visto una comedia romántica en que el argumento girara en torno a una notificación judicial... Y también aparecía Elizabeth Hurley, pero en lo principal por lo otro.

La película de anime en cuestión, ni idea. Pero me ha pasado. En épocas en donde el anime llegaba con cuentagotas y no había Internet para documentarse, solía pasar eso de ver una película y después hacerse lío tratando de recordar cuál era, para buscarla de nuevo. Logré encontrar de nuevo una película de Ciencia Ficción de 1.979 únicamente porque me acordaba que el villano era Jack Palance, pero considerando que el hombre tiene una entrada en IMDb que parece una guía telefónica, pues fácil tarea eso no fue.

Saludos igualmente.

@Cidroq, más bien, si un árbol cae en el bosque y nadie lo escucha, lo más probable es que haga ruido lo mismo, pero... ¿eso a quién le importa? Lo mismo con las películas: si nadie se acuerda de una película, entonces es como si da lo mismo haberla rodado o no.

Lupin III no la he visto, aunque ganas le tengo porque la dirige el maestro Miyazaki. Pero como no la he visto, no sé si podría ser esa u otra...

Related Posts with Thumbnails

¡Blogoserie a la carta!: ¿De qué género quieres que sea el o la protagonista?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuántos protagonistas quieres que sean?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuál será la ambientación?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Contra quién se enfrentan el o los héroes?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuál es la motivación del protagonista?