¡¡¡Blogoserie a la carta en la Guillermocracia!!!

No lo olvides. Durante Abril y Mayo está abierta la votación para que ayudes a decidir sobre el argumento y características de la blogoserie a la carta que estamos planeando publicar acá en la Guillermocracia. Vota en la parte inferior de esta página, o bien, pincha el enlace para mayores detalles.
- POR ORDEN DEL DIRECTOR SUPREMO DE LA GUILLERMOCRACIA.

sábado, 30 de julio de 2016

Guillermocracia: Seis años y a por el séptimo.


Estamos en el año 2.016 después de Jesucristo. Toda la blogósfera está abandonada por yutuberos, feisbuqueros, tuiteros, tumbleros e instagrameros. ¿Toda? ¡No! La Guillermocracia poblada por irreductibles guillermócratas resiste todavía y siempre al abandono. Y he aquí que, andando a lo tonto, la Guillermocracia ha cumplido seis terribles y maravillosos años en línea desde el mítico y jamás leído primer posteo. Son seis años en los cuales la Guillermocracia ha contribuido a cambiar la faz del completo planeta Tierra... un poquito. Al menos, de sus... ¿veinte, treinta, cuarenta lectores? Pero esos veinte, treinta o cuarenta lectores salen de aquí un poquito más sabios, un poquito más reflexivos, un poquito más racionales, en definitiva un poquito más aporte para el mundo. Porque todo en la vida tiene un efecto multiplicador. La Guillermocracia, lo hemos dicho varias veces, es para seres humanos pensantes y racionales, no para zombis que aceptan de manera acrítica, ora los discursos oficiales, ora la rebeldía cool de quienes se rebelan contra las reglas sociales según las reglas sociales acerca de cómo hay que rebelarse contra las reglas sociales.

Los últimos 366 días de la Guillermocracia, porque no debemos olvidar que 2.016 es bisiesto, han visto algunos pequeños cambios. La blogoserie Bastión Esperanza, que comenzamos a publicar en 2.015, quedó en hiato por un tiempo; ya hablaremos sobre eso. Por ciertas circunstancias, a partir de 2.016 hubo que bajar el ritmo de posteos, a uno por semana, por lo que va camino a transformarse en uno de los años con menos posteos en la historia de la Guillermocracia. La idea es remediar eso, aunque por otra parte, algún año tenía que ser el con menos posteos, de manera que no es tan grave; ya llevamos cerca de una cuarentena, después de todo, y eso es una cantidad superior de posteos al noventa y nueve por ciento de los blogs supervivientes allá afuera.

Pero no hay que llamarse a engaño ni a desesperación. Que la Guillermocracia haya disminuido el ritmo de publicación, no significa el final ni mucho menos. Salvo circunstancias imprevistas, claro está, pero si todo sigue más o menos como de costumbre, entonces habrá Guillermocracia para rato.

A lo menos, de la segunda mitad de 2.015 e inicios de 2.016, han quedado cosas memorables. La gran serie de posteos que hemos llamado Marvel 75 años, por ejemplo, que en general fue muy bien recibida por los lectores. O el gran repaso que hicimos a las películas de James Bond, en la serie 007x25. Y el broche de oro que fue la ciclópea Block40busters, en que a propósito de los 40 años de Tiburón de Steven Spielberg, considerada por lo general como el primer blockbuster, hicimos un repaso por los más influyentes del período. Y no sé si debiéramos considerarlo como una serie de posteos, pero en cuanto especial con tema único, los cuatro posteos que integraron nuestra celebración de los seis años de la Guillermocracia, encontraron una recepción bastante calurosa, instaurándose de inmediato en la lista de los 10 posteos más leídos, todos a la vez, lo que no suele suceder demasiado a menudo por acá; lo más habitual, por el contrario, es que luego de una a dos semanas los nuevos posteos salgan del listado, por lo general para no volver. Debemos recordar que dicho especial, el que publicamos en Julio de 2.016, fue sobre temas históricos porque tal fue la votación de los lectores. Por lo mismo, ya estamos considerando la manera en que incluir más posteos acerca de Historia en lo sucesivo, cosa que parecen apreciar los lectores.

Y hablando de temas históricos, cómo olvidar el posteo La Guerra Mundial Cero: Regreso al siglo XVIII, en donde postulamos que la verdadera primera conflagración que puede ser llamada una guerra mundial, fue la Guerra de los Siete Años, seguido algunos meses después por Despotismo ilustrado: Todo para el pueblo pero sin el pueblo, que describe el fenómeno histórico del siglo XVIII y no las democracias actuales, las que serían más bien sin el pueblo y además ojalá lo menos posible para el pueblo. O El nacimiento de la épica occidental: Siete puntos claves para entender a Homero, en donde explicamos a las nuevas generaciones imberbes, para asombro y estupor de éstas, por qué Homero es más grande que los y las actuales novelistas de literatura distópica juvenil. O el posteo en dos partes en que vimos 10 intentos por ser más grandes que Jesucristo, cuya recepción ha hecho pensar que, quizás, en un futuro podríamos dedicar más posteos a temas religiosos, no para hacer proselitismo, que Dios y Alá y el Buda Amithaba y el Sacrosanto Dólar nos libren de eso, sino para hablar de estos temas como corresponde y como generalmente no se habla, o sea, de manera analítica y desapasionada. Y vamos a promocionar un poco el pobre y muy poco popular posteo acerca de William Orpen: El pintor de la guerra, que no es el mejor pintor del mundo ni mucho menos, pero no todos los artículos van a ser sobre Leonardo, Miguel Angel, Rafael y Donatello. Y si lo están pensando, ni se atrevan a comentarlo: me refiero a los artistas del Renacimiento y no a cierto cuarteto de quelonios hipertrofiados con los cuales Michael Bay se ha hecho el agosto en los últimos años.

En materias musicales hemos tenido algunas partidas sensibles, y dedicamos dos posteos a dos sendos grandes que nos dejaron en 2.016: Domo arigato Tomita-sama acerca de Isao Tomita, y David Bowie: La rareza espacial caminó entre nosotros, acerca del ínclito de marras que se despidió a lo bestia con un disco lanzado cuando ya tenía una extremidad fuera de la camilla y en dirección al cajón. También publicamos Siete grandes bandas sonoras del cine bíblico, que si no las has escuchado, ya estás perdiendo tiempo.

En asuntos cinéfilos hemos estado bastante activos en el último tiempo. Ahí están El cine ya no quiere héroes, en donde le dimos un contundente repaso a cómo ya no quedan héroes que admirar en las películas, o ¿Hay Marvel después de los Vengadores? en donde hacíamos algunas reflexiones acerca del futuro del Universo Cinemático Marvel, o Premios Oscar: Veinte a treinta años tarde en donde nos reíamos a mandíbula batiente comentábamos con mucho respeto sobre el conservadurismo extremo de la Academia a la hora de premiar películas, o Siete clases de espectadores insufribles en el cine en donde repasábamos causales que hacen a ciertos espectaculares potenciales blancos de ladrillazos a la cara, o "Rambo" y "Blade Runner": Parecidos razonables, acerca de cómo ambas películas tienen discursos parecidos en muchos respectos a pesar de pertenecer a géneros fílmicos distintos.

Y no dejemos en el olvido el miniespecial sobre Ciencia Ficción que hicimos en Agosto del año pasado, para inaugurar el sexto año de vida de la Guillermocracia que ya está llegando a término. Miniespecial que incluyó a 15 hitos definitorios de la Ciencia Ficción, que despertó las iras de un lector que se consideró ofendido porque postulábamos nuestros 15 hitos definitorios en vez de sus 15 hitos definitorios, en una línea argumental cercana a que esto es una democracia y todos los burros tienen igual derecho a rebuznar. O Los cinco animes que definieron al mecha, en el cual mencionamos a Neon Genesis Evangelion a tiempo para que un amable lector no hiciera arder la Guillermocracia hasta que no quedara piedra sobre piedra. O Romance Planetario: Las junglas y desiertos del espacio, que despertó más atención de la que me imaginaba en un género que no parece tan muerto en la conciencia popular como yo lo suponía. O Robotech: 10 problemas de continuidad que no habías notado antes, que en lo que a estas alturas del partido es un chiste recurrente, enojó a un lector porque el posteo analizaba... 10 problemas de continuidad que no habías notado antes, en una muestra de que la comprensión de lectura de algunas personas no alcanza ni siquiera a pasar del título de un posteo, en otra muestra de la decadencia inexorable de nuestro sistema educativo occidental. O finalmente, La Ciencia Ficción de Steven Spielberg, el posteo quizás no mejor pero sí más entrañable para mí en lo personal del quinteto y que por lo tanto, de manera consecuencial, se transformó en el segundo menos popular (el que registra menos visitas es el del Romance Planetario). Y si les parece mezquino de mi parte, regodearme en los comentarios negativos e ironizar sobre ellos con recochineo, eso me obliga a responderles que... tienen toda la razón. Pero soy el Director Supremo de la Guillermocracia, ser buena persona es algo más propio de plebeyos que de Directores Supremos, y yo no escribí las reglas del mundo, sólo me beneficio un poquito de ellas, allí donde se puede.

¿Y qué viene en el período que falta hasta el séptimo año? Si no hay circunstancias extraordinarias que impliquen cambio de planes, pues... veremos. El ritmo de posteos a razón de uno por semana seguirá más o menos igual por los meses siguientes, por motivos completamente ajenos a la Guillermocracia; los mismos serán publicados los Domingos, salvo por mañana 31 de Julio en que haremos un pequeño descanso ya que hoy día es Fiesta Nacional. A finales de años, confiamos en subir de nuevo la cantidad de posteos por semana, para darle espacio a nuevas series, así como a blogoseries. En particular a Bastión Esperanza. Lo que nos lleva de regreso a...

He aquí lo que ha sucedido con Bastión Esperanza. Los nuevos episodios encontraron un inconveniente bastante peregrino. Es noticia que a mediados de este año 2.016, en medio de la temporada de blockbusters, se estrenó (y se estrelló) Día de la independencia: Contraataque, la secuela de cierta película de alienígenas revientacasablancas que nadie pidió. La película en sí, más bien aburrida aunque dio pie para un posteo acerca de las patadas a la ciencia en la franquicia, que por el minuto está en calidad de borrador y a la espera de ser corregido. Pero tuvo un efecto más profundo: el escenario que plantea y algunos desarrollos argumentales tenían algunos parecidos escalofriantes con los episodios que estaban por venir de Bastión Esperanza. Por supuesto que fue una coincidencia: ni yo había visto la película, ni creo que ellos sepan siquiera que existe Bastión Esperanza. Además, ambas historias pertenecen a un género común, que es la Ciencia Ficción, y dentro de ahí el subgénero de la Space Opera, y dentro de ahí el infragénero de las invasiones alienígenas, de manera que los parecidos son bastante razonables. Pero decidí ser prudente, no porque tema demandas de alguna clase, sino simplemente por el orgullo profesional de que el lector de Bastión Esperanza lea algo que sea Bastión Esperanza, y no un refrito de una película de Hollywood, por más que el parecido sea coincidencia. Bastión Esperanza no pretende ser, después de todo, un refrito de blockbuster hollywoodense sino un refrito del anime de las décadas de 1.970 y 1.980, eso ya lo he escrito antes. De manera que comenzó un enorme proceso de reescritura del material para los episodios sucesivos lo que, por supuesto, significa nuevos retrasos en lo que vendrá. ¿Cuánto? Como quiero tener una lista de episodios programados para publicar sin parones de importancia, es probable que la nueva tanda de capítulos venga recién a finales de año. Un fastidio para los lectores que quedaron mordiéndose las uñas después de ver que los habitantes del planeta Esperanza deben lidiar al mismo tiempo con invasores alienígenas y con una epidemia, pero más tiempo se demora George R.R. Martin en lo suyo, y menos avanzan las cincuenta millones de subtramas de Game of Thrones, de manera que todavía estamos dentro del límite de lo aceptable, supongo. Y espero que el resultado sea tan positivo, que los lectores esperando una continuación de la historia se olviden de estos pequeños contratiempos.

Y hablando de blogoseries. Entre 2.016 y 2.017 es el aniversario número diez, una década completa, desde el inicio de las publicaciones de tres blogoseries hoy en día olvidadas en todas partes, salvo en el fondo de mi corazoncito dictatorial de Director Supremo de la Guillermocracia. Me refiero por supuesto a Corona de Amenofis, Infra Terra y Marbod el Bárbaro. De las tres, hubo un intento de publicar Corona de Amenofis en una versión corregida aquí en la Guillermocracia, pero el experimento no pasó del episodio tres, mientras que Marbod el Bárbaro fue publicada hasta el episodio nueve de la primera serie, o sea, algo más de un tercio de la misma, e Infra Terra ni siquiera ha asomado sus subterráneas narices por la Guillermocracia. Y como buen aniversario, ya estamos planeando cómo hacerlas resurgir, a manera de homenaje siquiera.

Sin perjuicio de potenciales cambios a mitad de camino, el proyecto por el minuto es el siguiente. Las tres blogoseries regresarán, pero ahora no en sus propios blogs como en su día, sino como publicaciones en la Guillermocracia. Y lo harán con tres... miniblogoseries, llamémoslas así. La idea es que las mismas sean más o menos autocontenidas, de manera que el lector que jamás haya leído el material original, no se quede colgado con personajes y situaciones. Así, Marbod el Bárbaro volverá en forma de secuela de la historia original, pero ambientada años después de la misma, en una aventura autoconclusiva, enfrentado el personaje ahora a un oponente completamente nuevo. Infra Terra por el contrario regresará en forma de precuela; la idea inicial era una secuela ambientada años después del final de la serie original, pero luego me di cuenta de que debía aludir a hechos tanto de la serie original como algunos que forman parte del manual detrás de la serie, lo que podía fastidiar a algunos lectores, por lo que la solución más simple era el camino de la precuela, aprovechando que en la serie misma se aludía a sucesos de veinte años antes sólo a través de los recuerdos de ciertos personajes. Corona de Amenofis, en cambio, tiene una continuidad demasiado complicada, y acumuló algunos problemas de lógica interna en su narración, de manera que he optado lisa y llanamente por el reboot. En los tres casos, habrán más informaciones sobre la premisa y el argumento, a medida que hayan sucesivos desarrollos.

En los tres casos, la idea es que cada miniblogoserie se extienda por una cantidad breve de episodios, idealmente de cuatro a seis como máximo. Y si todo marcha como debe, entonces los mismos serán publicados a finales de este mismo año, en conjunto con los nuevos episodios de Bastión Esperanza.

Como pueden apreciar, aunque maltrecha en algunos respectos, la Guillermocracia sigue firme adelante, y con las mejores intenciones de continuar ofreciendo material de calidad para sus lectores. De manera que quedan cordialmente invitados a hacerse ciudadanos de esta nación hoy por hoy virtual, a lo largo de éste, el inicio del Año VII de la Guillermocracia. Y recordad: Vernunft macht Frei (La Razón los hará libres).

7 comentarios:

Martín dijo...

Pues aquí nos mantendremos "firmes y dignos". Y podríamos agregar ansiosos...

Gaby Fonseca dijo...

Descubri este blog el anio pasado leyendo un articulo sobre The Critic y me encanto. Ojala que siga por mucho mas tiempo! ^^ saluditos desde Mexico

Cidroq dijo...

Muchas felicidades Guillermo. Muchas gracias por el gran trabajo que has hecho con la guillermocracia. Esperemos vengan muchos años mas. Mis mejores deseos y espero no termines muy crudo tras la fiesta de celebración jeje.

Un abrazo y saludos.

Elwin Álvarez Fuentes dijo...

¡Pues congratulaciones por esta importante fecha y más todavía por la dedicación y/o constancia con la que haces tu labor "ad honorem"! Entiendo como colega bloquero tuyo lo que significa para uno hacer este trabajo, que tantas satisfacciones le puede dar a su autor; por otro lado, es innegable la calidad de tu página y cuánto gusto le da a sus lectores (como bien es mi caso).
Algo que no te perdono eso sí tras revisar este último año de Guillermocracia...¡Es que se te haya olvidado el premio honorífico que recibiste! (je, je).

Guillermo Ríos dijo...

@Martín, me alegra tenerlo entre las filas, y bienvenido al Año VII.

@Gaby_Fonseca, gracias por los buenos deseos, y saludos cordiales desde la Guillermocracia.

@Cidroq, muchas gracias por las felicitaciones y los buenos deseos, y no, no terminé muy crudo, que uno ya tiene añitos para acordarse de las caseteras y los 8 bits, así es que el jugo de la celebración fue sin fermentar... Saludos igualmente.

@Elwin_Alvarez_Fuentes, gracias mil por las congratulaciones, las felicitaciones, los elogios, etc. Y, bueno, respecto de eso... Qué puedo decir, la verdad es que escribí y edité este posteo un poco a matacaballo, así es que, ups... se me olvidó, anótenlo en la lista de mis distracciones. Pero gracias por el recordatorio, y una vez más, por haber concedido el galardón. Saludos.

Seanna dijo...

Felicidades por un año más,y a la espera de Marbod el Bárbaro.

Guillermo Ríos dijo...

Me alegra ver que hay interés por Marbod el Bárbaro. La verdad es que no seguí publicando la historia original en la Guillermocracia más allá del capítulo noveno porque no parecía haber mayor interés. Pero dependiendo de cómo sea recibida la miniblogoserie, entonces le haría un espacio a la publicación de los quince capítulos de la serie original que no han sido republicados en la Guillermocracia (incluyendo mi historia favorita que son los dos episodios de la minisaga Ultimos y primeros romanos), así como a su secuela Roma prevalecerá, y Tecnófilo: Conquistador de Marte, el spin-off que es lo último escrito para el Marbodverso.

Muchas gracias por las felicitaciones, y lo mismo que digo siempre: seguimos trabajando para que la Guillermocracia tenga el nivel de excelencia de siempre.

Related Posts with Thumbnails

¡Blogoserie a la carta!: ¿De qué género quieres que sea el o la protagonista?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuántos protagonistas quieres que sean?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuál será la ambientación?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Contra quién se enfrentan el o los héroes?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuál es la motivación del protagonista?