¡¡¡Blogoserie a la carta en la Guillermocracia!!!

No lo olvides. Durante Abril y Mayo está abierta la votación para que ayudes a decidir sobre el argumento y características de la blogoserie a la carta que estamos planeando publicar acá en la Guillermocracia. Vota en la parte inferior de esta página, o bien, pincha el enlace para mayores detalles.
- POR ORDEN DEL DIRECTOR SUPREMO DE LA GUILLERMOCRACIA.

domingo, 24 de enero de 2016

"Los Goldbergs": Tenía que llegarle el turno a los ochentas.


La nostalgia vende. Eso lo saben bien quienes crean series de televisión, que desde antaño se han hecho su mina de oro con series ambientadas veinte o treinta años atrás desde su presente respectivo. La serie de televisión Combate (1.962 a 1.967) se ambientaba en la Segunda Guerra Mundial. Días felices (1.974 a 1.984) se ambientaba en la década de 1.950. That 70's Show (1.998 a 2.006) se ambientaba en la década de 1.970, recreando de manera tan fiel su estética cacharrienta que hasta Mila Kunis se veía fea. Y así. Por supuesto que esto no es casual. Sucede que los niños se enamoran de la década inocente y luminosa en que vivieron sus infancias, y luego crecen para ser adultos útiles dentro de la sociedad, o por el contrario, para ser creadores y showrunners de series de televisión. De manera que es de predecir que para 2.020 habrán series de televisión ambientadas en la época de Britney Spears, la invasión latina de Ricky Martin y Jennifer Lopez, y el 9-11.

Y luego tenemos Los Goldberg, que hace este mismo ejercicio de nostalgia, pero con la década de 1.980 como corresponde, porque su primera temporada se emitió en 2.013. Es decir, hizo el mismo movimiento que serie Synth80s acá en la Guillermocracia: subirse tarde al carro de la nostalgia ochentera, ahora que la misma casi se ha desvanecido en beneficio de la nostalgia noventera.

Dándole todavía otra vuelta al ejercicio de añoranzas, podemos decir que Los Goldberg viene a ser algo así como lo que en su día fue Los años maravillosos. ¡Oh, cuán metanarrativo! En un comentario sobre una serie nostálgica acerca de la década de 1.980, aludimos a una serie de la década de 1.980 que era una serie nostálgica acerca de la década de 1.960 e inicios de la década de 1.970... Los demasiado jóvenes para recordar: Los años maravillosos era una serie protagonizada por un chico llamado Fred Savage, que fue el único actor de la serie que nunca pareció crecer, y en que un adulto de la década de 1.980 rememoraba sus días felices de secundaria, siempre persiguiendo a su sueño romántico, una belleza llamada Winnie. Con el paso del tiempo, Fred Savage creció y sufrió el destino de tantos actores infantiles, cual es perder la chispa que lo hacía especial y ver como su carrera se apagaba en silencio, mientras que la actriz Danica McKellar creció para estudiar Matemáticas, ayudando a desarrollar el Teorema Chayes-McKellar-Winn que lleva también su apellido, como pueden observar, además de tomarse fotos pícaras para la revista Maxim en 2.003...

Pero volviendo a Los Goldberg. Si vieron Los años maravillosos, el esquema les resultará familiar. Se trata de una familia de Estados Unidos en la década de 1.980, conformada por un padre que es dueño de un pequeño local que vende muebles para la casa, una madre dueña de casa que es mal genio y mete sus narices en todo, pero que es hot, y los tres hijos. El protagonista es un chico nerd; es tan nerd que agarra su cámara de video y graba sus propias películas caseras, como en el filme Super 8, pero... imitando a Tron. El hermano mayor es grandote, cabeza de músculo y abusivo, aunque muy en el fondo, no tiene un cociente intelectual tan elevado como para llegar a ser mala gente. Y existe una hermana dando vueltas, y que aporta la cuota de género al asunto.


Pensándolo bien, otra referencia clave para entender Los Goldberg es... Los Simpsons. En particular los primeros episodios de la serie animada, los que justamente corresponden a 1.989, una década entera antes de que se echara a perder como el yogurt fuera del refrigerador. Después de todo, también se trata de una familia conformada por el matrimonio de un cavernícola y una hottie, con tres hijos, y sus peripecias domésticas.

De todas maneras, la inspiración no viene ni de Los años maravillosos ni de Los Simpsons, por más que existan algunos parecidos, sino de la propia vida del creador de la serie. Porque el chico nerd de la serie se llama Adam Goldberg, y el creador de la serie se llama... Adam Goldberg. Y para remachar aún más el punto, al final de cada episodio nos deleitan con algunos clips grabados en glorioso VHS, con escenas domésticas de la familia Goldberg real. El creador de la serie no se calentó la cabeza inventándose personajes para la misma, e introdujo sólo un cambio notorio: ellos eran tres hermanos varones, de manera que le cambió el sexo a uno de ellos y lo transformó en mujer. Considerando que la interpreta Hayley Orrantia, no seré yo quien se queje. Ignoro cómo el hermano varón de la realidad, se haya tomado que en la ficción su personaje haya sido cambiado por una mujer.

Por otra parte, dándole una vuelta de tuerca al problema de la inspiración, Matt Groening se inspiró en su propia familia para crear Los Simpsons; su propio padre se llamaba Homer Groening, después de todo...


La serie no se ambienta en un año específico. Es más, hace los más denodados esfuerzos para que dentro de un mismo capítulo haya contradicciones en la línea temporal. Así, sólo en la primera temporada, vemos que están allá afuera Volver al futuro, El regreso del jedi, Tron... Todas películas de años diferentes. En definitiva, es un intento por conseguir lo que en Estados Unidos llaman el comic book time, que toda la historia transcurra en una línea de tiempo flotante muy vagamente definida. Los Goldberg no es una recreación histórica, ni pretende ir mano con mano de la realidad como The Americans, por ejemplo, sino que toma la década en su conjunto como un gigantesco escenario kitsch en donde los protagonistas viven sus aventuras.

La serie en general es liviana y muy simpática. No pretende meterse en honduras ni ser intensamente reflexiva. Que nadie espere ver en pantalla el terror al holocausto nuclear de la época o algo parecido; en los capítulos que vi, todos de la primera temporada, no parecía haberse emitido El día después ni nada parecido. En Estados Unidos, después de todo, la transmiten en ABC, la cadena que es el brazo armado de la Disney en televisión. O sea, lo que tenemos es comedia ligera, salpicada con algunos momentos en que los personajes tienen conversaciones emotivas, pero sin pasarse ni en un sentido ni en otro. Se deja ver si lo que se quiere es algo liviano y sin mayores complicaciones.

Por otra parte, una serie de estas características, es fácil producirla en Estados Unidos. Es cierto que, a pesar de las complicaciones de una geopolítica en donde la Guerra Fría se puso bastante caliente, la vida en Estados Unidos era relativamente tranquila. No vivían presionados por las redes sociales, ni bajo la paranoia del 9-11. En Latinoamérica, las cosas no son tan fáciles. Cuando en Chile quieren producir su propia serie nostálgica familiar, inspirándose en este caso en la española Cuéntame como pasó, lo que les resulta es Los 80s, una amarga serie sobre una familia de clase media a patadas con la economía, en donde los padres terminan divorciándose, con crisis económicas y terremotos de por medio, y todo eso bajo el paraguas de cierto gobierno no demasiado amigo de rotularse como del pueblo, por el pueblo y para el pueblo. La nostalgia es un lujo que pueden permitírselo allá en el Primer Mundo, que ha llegado a ser el Primer Mundo gracias a la paz y la estabilidad, lo que permite que existan buenos tiempos tras buenos tiempos. En el resto del mundo, la nostalgia no vende tan bien porque hay más esperanzas en el futuro que recuerdos gloriosos del pasado. Después de todo, trate usted de disfrutar esta serie pensando en que parte de los impuestos pagados por familias como la presentada aquí, fueron incorporados al presupuesto de la CIA para desestabilizar gobiernos en países como el suyo, estimado lector hispanoamericano... Pero no nos pasemos de graves. Sólo digamos que Los Goldbergs es una serie que sólo podía haberse rodado en Estados Unidos, y punto. Salvo por los peinados de leona de la mamá de la familia, que en la década eran universales.


2 comentarios:

Cidroq dijo...

A ver que tal esta esta serie.

Guillermo Ríos dijo...

Si le dan la oportunidad, de ahí me comentan qué tal les pareció.

Related Posts with Thumbnails

¡Blogoserie a la carta!: ¿De qué género quieres que sea el o la protagonista?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuántos protagonistas quieres que sean?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuál será la ambientación?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Contra quién se enfrentan el o los héroes?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuál es la motivación del protagonista?