miércoles, 28 de enero de 2015

Tribu de Plutón estuvo en el lanzamiento de "La segunda Enciclopedia de Tlön".


El viernes primero de Junio el escritor quillotano Sergio Meier, quien por cierto nos honra siendo parte del equipo estable de redactores de Tribu de Plutón, lanzó su novela La segunda Enciclopedia de Tlön. Terminó así una larga espera, ya que puedo dar fe de manera personal, de lo largo que fue el proceso de gestación de este monstruito literario. El lanzamiento fue en la Sala Rubén Darío, de la Universidad de Valparaíso, y se produjo bajo un lleno total; tanto, que las butacas de la sala no alcanzaron para todo el público, y una buena cantidad de éste se colocó de pie tras la última fila, o en un pasillo lateral. Esto era, desde luego, una prueba del interés que el libro había despertado, algo bastante inédito si se considera que en Chile, los lanzamientos de libros suelen estar visitados por cuatro alegres parroquianos, entre amigos y paniaguados del oficiante, y si se trata de una especie de celebridad, aunque no sea literaria. La rareza de las rarezas es que se trataba de una novela (!), una novela chilena (!!) y una novela chilena de Ciencia Ficción (!!!). Porque no sólo estaba el elenco clásico de cualquier lanzamiento, conformado generalmente por la pareja, los familiares y los amigos más cercanos, sino que también había gente de todo tipo, y particularmente jóvenes que debían estar cursando la Enseñanza Media o los primeros años de Universidad. Algo insólito, por supuesto, considerando que Chile es un país en el cual la gente apenas lee, y que obtiene resultados cada vez más catastróficos en toda clase de pruebas sobre rendimiento intelectual de sus estudiantes, incluido el SIMCE. ¿Será que de verdad los estudiantes actuales rehuyen leer porque prefieren la consola de videojuegos, o se ven espantados de la lectura porque les meten a a la fuerza libros sin ningún interés actual para nadie...?

A pesar de que la convocatoria era para las seis y media de la tarde, y según testimonios confiables había gente incluso antes de las seis, el evento principió a la hora chilena. O sea, cerca de las siete y un cuarto de la tarde. Primero habló Marcelo Novoa, mascarón de proa de esa nao editorial llamada Puerto de Escape (la editorial que ha publicado el libro), haciendo una breve introducción, después de lo cual vino el primer gran tanque de la noche. Bromeando, Marcelo dijo que el libro apenas se estaba lanzando, y ni siquiera había llegado a Hollywood aún, pero ya tenían el trailer de la película...

Y no era una broma, después de todo. Porque después de abrirse las cortinas, contra el telón del fondo de la sala se proyectó un estupendo montaje audiovisual, que de verdad parecía ser el trailer de alguna eventual adaptación cinematográfica de La segunda Enciclopedia de Tlön. El diaporama era básicamente un resumen del argumento de la novela, con la voz en off del inigualable caballero, don Luis Chandía, quien dicho sea de paso presta también sus irreemplazables servicios como locutor en la Radio Valentín Letelier; todo esto, con imágenes que mezclan a un tiempo la vieja cábala y alquimia con la más moderna estética cyberpunk, y los fractales que confluyen para crear universos dentro de universos, con la música metalera sinfónica de los suecos de Therion como banda sonora:



Se refiere La segunda Enciclopedia de Tlön a un futuro hipotético en el cual un grupo de programadores llamado los Alquimistas de la Matriz, han creado una serie de universos virtuales, unos encajonados dentro de otros. Paralelamente, un grupo de personajes ha emprendido una larga búsqueda para averiguar la verdad sobre estos universos, incluyendo a las versiones cyberpunk de Isaac Newton y Gottfried Leibnitz, quienes, enfrentados en un titánico duelo intelectual, terminarán por descifrar el misterio que envuelve a todos estos universos -el "paradigma holográfico". Así dicho suena muy sencillo, por supuesto, y cualquiera lo entiende, aunque veremos cuántos no terminan con dolor de cabeza, porque si hay algo que Sergio hizo a conciencia con esta obra, fue empaparse de alquimia y cábala y cyberpunk y Teoría de Cuerdas hasta dejar a Dan Brown y su Código da Vinci como un aficionado semianalfabeto.

Terminada esta parte, se abrió una pequeña mesa redonda, en la que hablaron primero Omar Vega, especializado en cuestiones físicas, quien trató sobre los aspectos científicos de la novela, alabándola porque, a pesar de que sus ideas parezcan completamente absurdas, en verdad tienen una sólida base científica. De todos modos, aunque puso todo su empeño en explicar las ideas científicas de la novela, y lo logró bastante bien, su entusiasmo le traicionó, y no logró dar una explicación redonda a cabalidad; problema más que disculpable, por cierto, ya que no es fácil explicar ideas a primera vista tan estrambóticas como las de la novela, y además, como la obra viene con prólogo escrito del mencionado Omar Vega, entonces lo que en la exposición pueda haber quedado cojo, en el libro debería caminar sobre sus dos pies. Luego habló Rafael Cheuquelaf, uno de los miembros del duo electrónico Lluvia Acida, quien recientemente para su trabajo Audioficciones creó un tema llamado precisamente La segunda Enciclopedia de Tlön. En la mesa estaban sentados también Marcelo Novoa como moderador, quien en esta parte sólo habló para entrevistar, y de eso más bien poco, y Sergio Meier, quien definitivamente no habló en esta sección, por el minuto, y lucía una consecuente cara de pesadumbre.

Vino luego una nueva presentación audiovisual, ahora del tema La segunda Enciclopedia de Tlön de Lluvia Acida, con su correspondiente videoclip, que también resultó ser un trabajo pulcro, fino y elegante:



Y como gran final, al fin, Marcelo Novoa presentó al autor, a Sergio Meier, y le dio tribuna para que hablara extenso y parejo. A partir de ese minuto, operó un cambio en la sala. Previamente el público, y en particular la gente joven que iba seguramente dispuesta con ánimo de carnaval, no habían cesado de susurrar y conversar en voz no siempre baja en medio de todas las presentaciones, pero ahora se impuso un silencio absoluto, casi religioso, como si Sergio fuera el nuevo pontífice predicando una sobreviniente verdad suprema.

Y la exposición de Sergio se redujo, o más bien se extendió, a mencionar el derrotero y ventura de la novela. Partiendo con las ideas de la matriz y del cyberpunk, se preguntó, según sus propios términos, sobre cómo verían unos genios todo el panorama actual. Desechando a Einstein y Galileo, se inclinó finalmente por Isaac Newton, en parte por su doble faz de científico de vanguardia y alquimista medieval, y en parte por su tortuosa vida interior. Luego, buscándole un antagonista, llegó hasta el rival histórico de Newton, quien fue Gottfried Leibnitz, y con eso completó el círculo. A continuación, para diseñar aquellas ideas que esos visionarios habrían visto en esos universos virtuales, recurrió a las más avanzadas teorías de Mecánica Cuántica, Teoría de Cuerdas, etcétera. El resultado final es el libro que fue lanzado, el ya mencionado 1 de Junio. Aprovechó de reirse también un poco, de manera sibilina, sobre el carácter parroquial de mucha producción literaria chilena, señalando que su obra pretendía ser universal, que por eso no tenía miedo de meter elementos foráneos o gringos, pero que aún así, habían elementos riquísimos en la tradición local chilena que aún no han sido convenientemente explotados por sus literatos, y de ahí que parte de la acción de esta novela, que se ambienta en vastos universos de densa cosmología con naves espaciales estilo art-decó y fenómenos cuánticos, transcurre igualmente en el tranquilo y soñoliento pueblo de Quillota, "mi Providence", como lo llamó Sergio (lo de "tranquilo y soñoliento" es añadido personal, por supuesto, y que Betty me disculpe).

Así terminó todo. Sergio fue a firmar libros y más libros, y de paso recibir los abrazos y palmotadas en la espalda de mucha gente, algunas sinceras y algunas quizás no tanto, tratándose de un país tan verdemente envidioso como lo es Chile. Acabado incluso esto, los últimos contertulios marcharon en dirección a un café, mientras Marcelo se iba a atender sus propios asuntos. Un digno final para un lanzamiento que el propio Sergio dijo, debía ser "una celebración". En verdad lo fue.

NOTAS ADICIONALES (ENERO DE 2.015): Por desgracia, lo de invitar a Sergio Meier como colaborador en Tribu de Plutón fue una iniciativa que al final no llegó a prosperar. En Agosto de 2.009, de manera prematura, algo más allá de la cuarentena, Sergio Meier falleció. Quedó trunca así una carrera literaria en la que recién estaba empezando a ver el merecido éxito que debía ser el fruto de su trabajo, muy por encima de la media de lo que es la vida cultural en Chile.

Este posteo fue publicado por primera vez en el blog Tribu de Plutón, el Jueves 7 de Junio de 2.007. La versión aquí publicada ha sido ligeramente condensada, eliminando un par de referencias de la época, que no hace sentido mantener en el texto definitivo.

domingo, 25 de enero de 2015

Synth80s: La lista de reproducción.


Hay cerca de 500 millones de budistas en el mundo que creen en las Cuatro Nobles Verdades, pero sin ánimo de meternos en una disputa teológica ni faltarle el respeto a nadie, uno puede preguntarse con cierta legitimidad si existen otras que sean algo más apegadas a la cruda naturaleza material de este mundo. Nosotros proponemos las siguientes:

1.- Los políticos existen en los tres estados de la materia: sólido (parados en pose respetable de estatua), líquido (mintiendo como bellacos) o gaseoso (evadiendo responsabilidades).

2.- Todos los avances científicos, tecnológicos y sociales de la civilización, desde sus más cavernarios orígenes, tienen por objetivo maximizar la tasa personal de apareamientos dividida por unidad de tiempo en la vida.

3.- La Guillermocracia jamás llegará a ser una fuerza de gravedad en los asuntos mundanos porque dice cosas demasiado inteligentes como para ser tomada en serio, y

4.- La música electrónica ochentera es la eterna rebelde a ir a hacerle compañía al dodo.

Porque en efecto, de este último punto va este posteo, y lo anterior era de adorno para que engancharan, a ver si así leen un poquito más de lo que viene. Como es bien sabido por los cuatro y medio lectores de la Guillermocracia, el año 2.014 fue invertido en la mastodóntica serie de posteos llamada Synth80s, en la que a través de un listado de 144 temas electrónicos ochenteros, le dimos un repaso completo a la evolución de la música con teclados y sintetizadores en la década de los cardados, el fitness a lo Jane Fonda, y Michael J. Fox.

Y en respuesta, nuestra fiel lectora Seanna se ha dado el titánico trabajo de reunir todos los temas del especial, en una lista única de reproducción en YouTube. O casi. En realidad faltan como cuatro o cinco temas, pero eso es la nada. Porque a cambio, tienen todo el resto, compilado. Véanlo (o reprodúzcanlo) por ustedes mismos:



Siempre es un orgullo que el material de la Guillermocracia tenga el nivel de calidad suficiente para inspirar a sus lectores, de manera que han logrado conmover el pétreo corazoncito del Padre Fundador de la Guillermocracia; pétreo porque como buen dictador de opereta, me encantan los monumentos mussolinianos en piedra. La Guillermocracia sigue adelante, y esperamos que este inicio de 2.015 sea también el comienzo de nuevas y grandes cosas.

miércoles, 21 de enero de 2015

Sobre "La segunda Enciclopedia de Tlön".


Referir la historia de La segunda Enciclopedia de Tlön tiene algo de numinoso: podría partir con un enunciado de tipo “según reza la arcana profecía que los antiguos alguna vez dijeron…”. En este caso se trata de Jorge Luis Borges, quien en su minuto dijo que habría una Enciclopedia de Tlön que invadiría nuestro universo real, que transformaría todos nuestros referentes aristotélicos en un mundo no-A llamado Tlön, en donde reglas básicas como el principio de identidad no se cumplen (para muestra, el celebérrimo experimento con las monedas, descrito en el relato Tlön, Uqbar, Orbis Tertius). Lanzada la profecía, sólo quedaba esperar que ésta se cumpliera. Y ésta se cumplió. La coincidencia con el perfil mítico del viejo relato de la profecía cumplida, de los Hijos de la Promesa, llega casi hasta el ridículo, porque la verdad es que Sergio Meier Frei presenta más de algún rasgo que, si algún malicioso biógrafo algún día quisiera exagerar, podrían hacerle pasar por una suerte de Sonnenmensch (sólo que su campo de acción es esa suerte de Religión Aplicada que es la Literatura, en vez de la Redención pura y dura).

En lo de ser un universo paralelo o un universo alternativo, La segunda Enciclopedia de Tlön cumple sobradamente. Al igual que ésta debía invadir nuestra realidad, la temática básica de la novela de Sergio Meier es la invasión de un universo por otro. Existe una especie de realidad superior, anclada en un futuro más o menos cercano (un siglo de distancia en el tiempo desde nuestro presente, más o menos, una miseria considerando los 6000 años que nos separan desde el agricultor neolítico, y los miles de millones de años pasados desde el légamo primordial). Dentro de esta realidad, como un conjunto de cajitas chinas, existen varias otras realidades autocontenidas. Todas estas realidades encuentran una suerte de punto de colapso, un agujero negro, teorías alocadas en las cuales todo el entramado de la realidad debe fallar en algún punto, en el cual todo el universo queda irremisiblemente transformado. No es una idea nueva. La Ciencia Ficción viene explotando esta temática desde hace una respetable cantidad de años, eventualmente seguirá haciéndolo, y mangas o animés como Dragon Ball Z o Neon Genesis Evangelion, por mencionar dos bien diferentes y masivos, han explotado este concepto con relativo éxito. Lo nuevo aquí es un enfoque bastante novedoso y trascendente. Esto es Cyberpunk de realidades virtuales y universos en la máquina; es Steampunk de ambientaciones victorianas; es Retrofuturismo de historias pulpescas; es Space Opera de naves espaciales y corsarios galácticos; es una mezcla de todo eso, en una extraña alquimia, “vino nuevo que revienta odres viejos”…

La razón de esto es bien simple. Sergio Meier es un escritor chileno montado sobre la encrucijada cronológica ya no del siglo XX y del XXI, sino del Segundo y Tercer Milenio después de Cristo. Este dato cronológico no es menor. Nacido en 1.966, ha sido testigo de cambios a veces estridentes y poderosos, a veces tranquilos, pero no por ello menos importantes… y en muchos casos letales para muchos arcaicos memes que se niegan a morir. Mencionemos algunos de estos cambios. A nivel comunal es un habitante de Quillota, una ciudad ubicada en la periferia de muchas cosas, y que aún conserva una cierta impronta de pueblo soñoliento en donde las relaciones entre los patrones y el inquilinaje, por debajo de ciertas superficiales mutaciones, sigue siendo en esencia lo que era en tiempos de Gran señor y rajadiablos y otras novelas costumbristas sobre el campesinado chileno a comienzos del siglo XX –sólo que ahora con un grado algo mayor de alfabetización. A nivel nacional, vivió en la asfixiante atmósfera cultural de la dictadura militar, en la que una generación entera vertió su creatividad en una contracultura que, en definitiva, no llegó a ninguna parte, devorado por su propio éxito en imponerse como la cultura chilena. A nivel mundial, le tocó vivir (con el retraso propio de una nación como Chile, ubicada casi al caerse del borde del globo terráqueo) la resaca del movimiento iluminista de los ’60 del siglo XX, esa gran explosión de creatividad agnóstica, espiritualista, individualista e iconoclasta que fue progresivamente reducida a la nada por el auge del corporativismo religioso que se vive en esas latitudes. Es decir, Sergio Meier vivió una época de profundos cambios a todo nivel –quizás una nueva etapa en la historia de la Civilización Occidental.

Quizás no sea casual que Sergio Meier haya tomado a Jorge Luis Borges como modelo semiconsciente. La biografía de ambos presenta al menos un punto en paralelo: son personas reclusas, aisladas del mundo, viviendo en sus mundos particulares, bien refugiados en su propia biblioteca. Borges era un extranjero en Argentina, y Meier es un extranjero en Chile. En realidad, hilando un poco más fino, podríamos argüir, y con razón, que ambos son alienígenas dentro del planeta Tierra, porque se las arreglaron para crear verdaderas vías paralelas de desarrollo –quizás de agotarlas. Ambos, viendo un presente ominoso y un futuro quizás apocalíptico, se refugiaron en el pasado, y construyeron a su alrededor un mundo completo que es, en cierta medida, una ucronía cultural, un alter orbis profundamente enraizado en el pasado, pero que ha experimentado algunas raras mutaciones en el decurso de las eras. El discurso de Borges era canónico respecto a las sagas germánicas, pero profundamente heterodoxo en cuanto a su propia centuria, y lo propio ocurre con Sergio Meier, que en La segunda Enciclopedia de Tlön se muestra como un devoto penitente de las catedrales culturales del pasado, a la vez que un rabioso rebelde del presente.

Por supuesto que en ello influyen las circunstancias personales. Sergio Meier perdió a sus padres a temprana edad, y fue criado de una manera un tanto rígida, lo que sumado a una educación religiosa, lo incentivó a fugarse de la realidad, y construir su propio mundo de magia y ensueños. ¡Cuidado con estos personajes! Borges hizo lo propio, y ya ven hasta donde llegó. De Tolkien, perdido en sus ensoñaciones semicélticas, tres cuartos de lo mismo. El escritor prisionero de su propio mundo es el más peligroso de todos, porque estos mundos suelen estar cargados de subversión implícita, de dinamita social que incluso, a fuerza de distanciarse de los cánones y las convenciones, van directo a la médula, a lo esencial, al verdadero signo de los tiempos. El resto de los escritores, deberá conformarse probablemente con la señal de Jonás…

A lo largo de todo este texto ha vagado de manera subrepticia, y no podría ser de otra manera, la vieja idea filosófica del dualismo, de la realidad por encima de la realidad. Sergio Meier se construyó su propia realidad sobre su realidad, Sergio Meier vive en un Quillota que es un alter orbis con respecto a la realidad del resto del mundo, y por último, la novela de Sergio Meier se estructura en “niveles de realidad”. ¿Qué tanto de Borges hay en la novela? Según algunos, nada, y según otros, todo. En realidad, todas estas sucesivas inspiraciones no son sino un baile de máscaras, pero extraída la máscara, siempre es el mismo rostro que nos mira desde el abismo de los tiempos. Platón era dualista: hablaba de un “Mundo de las Ideas” más real que el mundo real. Kant, lo mismo, pero llamándolo “mundo numénico” o alguna otra expresión por el estilo. Desde luego que William Blake, referencia confesa de Sergio Meier para construir esta novela, incluso más que Borges, era lo mismo, con sus cosmogonías llenas de dioses que no son otra cosa sino metáforas o abstracciones psicológicas, metafísicas y cosmológicas, un entero macrocosmos abismal para graficar las fuerzas inconscientes del microcosmos. Y Borges, por supuesto, siempre acunado en el suave arrullo de las paradojas metafísicas y la dicotomía entre nuestro mundo real y el infinito en donde todas las puertas se abren para cabalgar por todos los caminos del universo.

Entonces, nada nuevo bajo el Sol, por una parte… salvo una actualización. Una muy necesaria actualización. ¿Cuántas novelas hoy en día abordan de una manera tan cruda la encrucijada del ser humano? Por un lado tenemos a la ingeniería genética que está remodelando por completo nuestros cuerpos, y por el otro, a la revolución computacional que está generando máquinas que piensan, sino con más ingenio, al menos con mayor velocidad que nosotros –y esa limitación, sólo por ahora. Nuestra era tiene un extraño sesgo de dualidad. Antaño, los personajes duales eran bichos extraños, outsiders del sistema como el Eric de la novela de Gaston Leroux, que para cometer todas sus trapacerías se enmascara tras el enigmático apelativo de “Fantasma de la Opera”, como el Edmundo Dantés que para poder cobrar venganza de sus enemigos se transforma en el Conde de Montecristo, o en una serie de vengadores enmascarados de folletín como el Zorro o la Pimpinela Escarlata (o su continuación lógica, los superhéroes como Superman o Batman); no importaba que obraran del lado de las fuerzas del bien o del mal, ya que su sola condición de seres duales, de seres que construían un alter ego que se soldaba a sus propias pieles, los convertía en criaturas fuera de todo posible orden social. Ahora, en la actualidad, esa dualidad es posible gracias a Internet. Cualquier Pepe Quintana o Lucho Pérez, armado de una conexión a la World Wide Web, puede transformarse por el arte de la internética en DarkDragon o en SamuraiWarrior, o en ambos, generando alias o nicknames que son otros tantos alter ego de ellos mismos. Y lo que es más significativo, son más sonoros e imponentes los DarkDragon que los Pepe Quintana, y los SamuraiWarrior que los Lucho Pérez. Ese universo de “el otro lado” ya existe, y Tlön es en verdad la invasión de las computadoras en nuestra vida privada, construyendo toda una realidad alternativa. Ahora es todo nuestro planeta Tierra íntegro, esta grosera materialidad a la que nos encontramos amarrados, el verdadero alter orbis. La Tierra ha sido por completo devorada: el mundo es un Tlön computacional. Y eso, la novela de Sergio Meier Frei se encarga de explicarlo muy bien. Quizás demasiado bien.

Guillermo Ríos Alvarez -- Junio de 2.006.

NOTAS ADICIONALES (ENERO DE 2.015): Desgraciadamente, lo que parecía ser una muy promisoria carrera literaria quedó trunca por el lamentable fallecimiento de Sergio Meier, acaecida el año 2.009, apenas superada la cuarentena. Dejó inconclusa una novela sobre el golem, sobre la cual no se ha sabido demasiado desde entonces, además de algunos otros textos. En cuanto a La segunda Enciclopedia de Tlön, por desgracia parece haber sido boom de un solo día, pero no llegó a crear todo el revuelo que debería haber levantado. Aún así, a la fecha y según tengo entendido, llegó a tener una segunda edición, todo un logro tratándose de Ciencia Ficción chilena.

Este posteo fue publicado por primera vez, en una versión algo diferente, en el blog de Sergio Meier, el 16 de Julio de 2.006 (leer aquí), y fue republicado con correcciones y en su versión definitiva en Tribu de Plutón, el Sábado 2 de Junio de 2.007. Esta segunda versión es la que hemos publicado aquí.

domingo, 18 de enero de 2015

Synth80s - Indice completo.


2.014 fue un año épico no solamente porque se cumplieron los cien de la Primera Guerra Mundial. O por el bestial brote de Ebola en Africa. O la crisis de Ucrania o la de Gaza. O esas fotos de Jennifer Lawrence soltadas a lo bruto en Internet. Además de eso fue bestial porque la Guillermocracia, uno de los menos importantes pero a la vez más significativos fenómenos blogueros de la década, se lanzó a la épica cruzada de redactar un enorme who is who de la música electrónica ochentera, incluyendo dos entradas que técnicamente son de la década anterior, puesto que dicha década anterior acabó en 1.980. A lo largo de 144 temas, a doce temas por cada año retratado, durante un año entero repasamos la evolución de la música electrónica a través de una década cargada de cosas tan disímiles como la robótica de Kraftwerk, la oscuridad de Depeche Mode, la extravagancia de Erasure, los agudos de Sandra, las idas cosmológicas de Vangelis, y las mamas de Sabrina Salerno. Y para mayor comodidad de los lectores de la Guillermocracia, ahora publicamos un índice pormenorizado de todos y cada uno de los 144 temas incluidos en este maratónico especial. Sólo por si, en un alarde de frikismo, quieren homenajear a la Guillermocracia en su reproductor, y buscan los temas y crean una lista de reproducción con estos 144 temas al hilo. Seguro que más de algún amigo de ustedes se espanta.

1.979 y antes.

1.- Isao Tomita - Clair de Lune (1.974).
2.- Vangelis - Alpha (1.976).
3.- Jean Michel Jarre - Oxygène Part II (1.976).
4.- Meco - Star Wars Theme (1.977).
5.- Donna Summer - I Feel Love (1.977).
6.- Giorgio Moroder - (Theme From) Midnight Express (Instrumental) (1.978).
7.- Kraftwerk - Das Model (1.978).
8.- Yellow Magic Orchestra - Firecracker (1.978).
9.- Ganymed - It Takes Me Higher (1.978).
10.- Siouxsie And The Banshees - Hong Kong Garden (1.978).
11.- The Human League - Being Boiled (1.979).
12.- Gary Numan - Cars (1.979).

1.980.

13.- Kitarō - Theme of Silk Road.
14.- ABBA - Lay All Your Love On Me.
15.- Irene Cara - Fame.
16.- David Bowie - Ashes to Ashes.
17.- Jon And Vangelis - Curious Electric.
18.- The Cars - Touch and Go.
19.- Devo - Whip It.
20.- Orchestral Manoeuvres in the Dark - Enola Gay.
21.- Visage - Fade to Grey.
22.- Ultravox - Vienna.
23.- Ideal - Berlin.
24.- Chrome - Eyes in the Center.

1.981.

25.- Vangelis - Chariots of Fire.
26.- Kraftwerk - Computerliebe.
27.- Bolland & Bolland - In the Army Now.
28.- Duran Duran - Planet Earth.
29.- Soft Cell - Tainted Love.
30.- Depeche Mode - Just Can't Get Enough.
31.- Kim Wilde - Kids in America.
32.- Kim Carnes - Bette Davis Eyes.
33.- Falco - Der Kommissar.
34.- D.A.F. - Der Mussolini.
35.- Liaisons Dangereuses - Los niños del parque.
36.- Rush - Tom Sawyer.

1.982.

37.- Tangerine Dream - White Eagle.
38.- Vangelis - Blade Runner (End Titles).
39.- Wendy Carlos - Ending Titles.
40.- Yazoo - Don't Go.
41.- Berlin - Sex (I'm A...).
42.- A Flock Of Seagulls - I Ran (So Far Away).
43.- Peter Schilling - Major Tom (Völlig losgelöst).
44.- Thomas Dolby - She Blinded Me With Science.
45.- Madonna - Everybody.
46.- Michael Jackson - Thriller.
47.- Klein + M.B.O. con Rossana Casale - Dirty Talk.
48.- Front 242 - Body to Body.

1.983.

49.- Depeche Mode - Everything Counts.
50.- New Order - Blue Monday.
51.- Eurythmics - Sweet Dreams (Are Made Of This).
52.- Real Life - Send Me An Angel.
53.- Tears For Fears - Change.
54.- Kajagoogoo - Too Shy.
55.- Nena - 99 Luftballons.
56.- Frankie Goes To Hollywood - Relax.
57.- Yes - Owner of a Lonely Heart.
58.- Van Halen - Jump.
59.- Styx - Mr. Roboto.
60.- Irene Cara - Flashdance... What a Feeling.

1.984.

61.- Russ Ballard - Voices.
62.- Queen - Radio Ga Ga.
63.- Talk Talk - It's My Life.
64.- Jean Michel Jarre - Ethnicolor.
65.- Miami Sound Machine - Dr. Beat.
66.- Alphaville - Big in Japan.
67.- Dead Or Alive - You Spin Me Round (Like a Record).
68.- Laura Branigan - Self Control.
69.- Bronski Beat - Smalltown Boy.
70.- Philip Oakey y Giorgio Moroder - Together in Electric Dreams.
71.- Limahl - The NeverEnding Story.
72.- Harold Faltermeyer - Axel F.

1.985.

73.- Falco - Rock Me Amadeus.
74.- Sandra - (I'll Never Be) Maria Magdalena.
75.- Propaganda - Duel.
76.- Yello - Oh Yeah.
77.- Freddie Mercury - Living On My Own.
78.- Paul Hardcastle - 19.
79.- Clan of Xymox - A Day.
80.- Siouxsie and the Banshees - Cities in Dust.
81.- Aparato Raro - Calibraciones.
82.- Paul Young - Everytime You Go Away.
83.- Tears For Fears - Shout.
84.- A-ha - Take On Me.

1.986.

85.- Europe - The Final Countdown.
86.- Pet Shop Boys - West End Girls.
87.- Erasure - Sometimes.
88.- Depeche Mode - Stripped.
89.- Desireless - Voyage, Voyage.
90.- Bananarama - Venus.
91.- The Bangles - Walk Like An Egyptian.
92.- Samantha Fox - Touch Me (I Want Your Body).
93.- Berlin - Take My Breath Away.
94.- Ministry - Over the Shoulder.
95.- Channel One - Technicolor.
96.- Keiko Yoshinaga - Koneko Monogatari.

1.987.

97.- The Sisters Of Mercy - Dominion / Mother Russia.
98.- New Order - True Faith.
99.- Pet Shop Boys - It's a Sin.
100.- Depeche Mode - Strangelove.
101.- Camouflage - The Great Commandment.
102.- Mylène Farmer - Sans contrefaçon.
103.- Exposé - Let Me Be The One.
104.- Taylor Dayne - Tell It To My Heart.
105.- Starship - Nothing's Gonna Stop Us Now.
106.- Samantha Fox - Nothing's Gonna Stop Me Now.
107.- Sabrina - Boys (Summertime Love).
108.- Rick Astley - Never Gonna Give You Up.

1.988.

109.- Erasure - A Little Respect.
110.- Sandra - We'll Be Together.
111.- Kylie Minogue - I Should Be So Lucky.
112.- Tiffany - All This Time.
113.- Paula Abdul - Straight Up.
114.- Milli Vanilli - Baby Don't Forget My Number.
115.- Front 242 - Headhunter.
116.- Front Line Assembly - Digital Tension Dementia.
117.- Jean Michel Jarre - Revolutions.
118.- Enya - Orinoco Flow.
119.- Ofra Haza - Im Nin'alu (remix).
120.- WINK - Amaryllis.

1.989.

121.- Martika - I Feel the Earth Move.
122.- Madonna - Express Yourself.
123.- Debbie Gibson - Electric Youth.
124.- Selena - Contigo quiero estar.
125.- Phil Collins - Another Day in Paradise.
126.- Depeche Mode - Personal Jesus.
127.- La Ley - Desiertos.
128.- 808 State - Pacific State.
129.- Underworld - Stand Up.
130.- Skinny Puppy - Worlock.
131.- KMFDM - More & Faster.
132.- Nine Inch Nails - Head Like a Hole.

1.990.

133.- MC Hammer - U Can't Touch This.
134.- The Beloved - Sweet Harmony.
135.- New Kids On The Block - Step by Step.
136.- Kylie Minogue - Better the Devil You Know.
137.- Dannii Minogue - Love and Kisses.
138.- Information Society - Think.
139.- Eric Serra - The Dark Side of Time.
140.- The Cassandra Complex - Nightfall (Over EC).
141.- Bigod 20 - The Bog.
142.- And One - Metalhammer.
143.- Die Krupps - Germaniac.
144.- Enigma - Sadeness (Part I).

Y ahora ha llegado el momento en que ustedes, estimados guillermócratas, deben poner de su parte. Para preparar este especial, utilizamos videos que ya existían en YouTube, pero ya conocen ustedes lo que sucede con dicho servidor, que a veces los videos están, y después desaparecen envueltos en la bruma del misterio místico existencial. De manera que si ustedes descubren que alguno de los videos incluidos en Synth80s no se puede reproducir, favor de dejar comentario, a fin de poder encontrar un sustituto. La Guillermocracia se los agradecerá.

miércoles, 14 de enero de 2015

"Las aventuras de Kavalier y Clay": 300 páginas de sumo interés y 300 de relleno.


Después de seis meses de tomarlo y dejarlo, he acabado por fin el tocho de Michael Chabon (quizás ustedes lo conozcan por figurar él mismo en un episodio de Los Simpsons de la temporada 18). Ya saben, el celebérrimo Las aventuras de Kavalier y Clay. Y sí, era un tocho, por la razón básica de que contaba en 600 páginas de regular tamaño y minúscula imprenta, lo que hubiera cabido en unas 300 con un poco de mejor criterio.

Vamos por partes. La novela recrea el mundillo, o mejor dicho el submundillo, de la historieta o el cómic estadounidense de superhéroes. Cubre así el período de tiempo que va desde la aparición de los superhéroes con Superman, en 1938, hasta la persecusión por parte del Congreso de los Estados Unidos, por el libro La seducción de los inocentes, que aparece explícitamente mencionado y denostado en la opus magna de Chabon. El argumento gira en torno a las relaciones entre dos primos judíos, Joseph Kavalier y Sam Clay, que se meten al negocio de los superhéroes creando a uno de ellos, el Escapista, y las viscisitudes que pasan por esto. Porque sus jefes los explotan sin misericordia alguna, y ellos mismos tienen una vida que los lleva a codearse con varios grandes de la época (hay un cruce con Orson Welles, y Joseph Kavalier en una ocasión le salva la vida nada menos que Salvador Dalí, entre otros momentos). Así dicho, suena interesante, aunque sea porque los novelistas hasta la época del libro habían tendido a rehuir todo aquello que oliera a cultura popular, incluyendo los superhéroes, y parecía más respetable escribir crónicas sobre ancianitas y vagabundos marginales que sobre creadores de superhéroes, de ciencia ficción, de fantasía heroica...

El problema es que las historias de estos dos personajes simplemente no bastan para cubrir 600 páginas. Así de simple. Si piensan que encontrarán una historia de tipo Indiana Jones, en donde el protagonista se ve envuelto en sus propios misterios, en una trama de aventuras y balas, y cosas así, están equivocados. Ni siquiera hay referencias a lo más interesante de todo, que hubiera sido apreciar la evolución del Escapista como personaje de historietas. En un momento, podría pensarse que diera lo mismo que Kavalier y Clay hubieran creado una historieta de superhéroes, que un detective de novela negra, o una saga de ciencia ficción, porque el énfasis está puesto en los personajes y no en la obra, y lo que le pasa a los personajes simplemente no es tan interesante como para tragarse todas esas páginas. Uno de ellos se lía con una chica y después, por circunstancias personales, se separa de ella (no soplaremos como sigue), pero esa es una historia romántica vulgar y corriente. El otro debe lidiar con un oscuro aspecto de su personalidad que no soplaré tampoco, pero que apenas se insinúa la relación con los superhéroes que crea cerca de la última página, en un breve capítulo, y tan a la rápida que no pareciera querer justificar las 600 páginas anteriores. O sea, si van a leerlo, que sea bajo su responsabilidad: yo cumplí con advertirles.

No se crea, de lo que he dicho, que la novela es desdeñable, en todo caso. Tiene sus puntos fuertes. Está, por supuesto, la exquisita reconstrucción de época, cuidada hasta en los menores detalles (se mencionan qué películas los personajes van a ver al cine, por ejemplo). El estilo literario también es bastante llevadero, simple y elegante a la vez, e invita a pasar las páginas sin excesivo fastidio, lejos de la pomposidad de muchos iluminados a quienes alaban los culturetas de toda la vida (frecuentemente sin haberlos leído). Y algunos apuntes sobre los superhéroes no dejan de ser interesantes. De antología es el comentario en el cual se reflexiona que Superman es judío. O cuando se explica que la relación entre los superhéroes y los sidekicks (los ayudantes juveniles) no es una relación homosexual como se explica en La seducción de los inocentes, sino una de padre e hijo, y ése era el gancho para la juventud. También hay varios chistes y alusiones a personajes y situaciones de la época, que más de algún friki podría gozar: el juicio por plagio que los editores de Superman llevan contra los editores del Escapista, es indiscutiblemente un trasunto del juicio que en la vida real llevaron los editores de Superman contra los del Capitán Maravilla (y que increíblemente ganaron). Y quizás el ariete conceptual más grande es la relación que se hace entre la figura del superhéroe, y la del golem, ese arcano muñeco de arcilla judío que arranca desde la bruma de los tiempos, y que en las primeras páginas marca a fuego el destino posterior de Joseph Kavalier, involucrado en una dura intriga por proteger al Golem de los nazis. En cierta medida, parece reflexionar Chabon, el superhéroe del siglo XX es una prolongación del Golem, de un ser humano de capacidades sobrehumanas que está al servicio de los buenos (los judíos o la Humanidad, tanto más da), y con eso crea algunas insinuaciones bastante irrespetuosas sobre el papel de demiurgos que tienen superhéroes como Superman, en el sentido de ser criaturas semidivinas (sólo que en clave de Ciencia Ficción).

En ese sentido, la novela de Michael Chabon es sumamente rescatable y tiene grandes ideas. Desgraciadamente, se extiende el doble de lo que debería.

ALGUNAS NOTAS ADICIONALES (ENERO DE 2.015): A la fecha, no he vuelto a leer el libro, y no parece probable que lo haga en el futuro cercano. A la fecha, Chabon ha publicado siete novelas, y no he leído ninguna otra. Además, yo mismo después profundicé en algunas ideas y conceptos aquí explicados, particularmente en la serie Superman 75 años.

Este posteo fue publicado por primera vez en el blog Tribu de Plutón, el Martes 10 de Julio de 2.007.

domingo, 11 de enero de 2015

Sobre el sexo y la Ciencia Ficción.


El sitio llamado El Sitio de Ciencia Ficción, perdón por la redundancia en la palabra sitio, dirigido por el insigne don Francisco José Súñer Iglesias, ha alcanzado otro aniversario. Como ha sido tradición del Sitio, ha dedicado el aniversario a un especial de artículos referidos a un tema en particular. Este año, el Sitio se ha puesto atrevido y quizás, sólo quizás, not safe for work. Este año ha alcanzado la mayoría de edad, la provecta edad de dieciocho años, lo que es equivalente en años de gato en tiempo de Internet a eras geológicas completas, y el especial respectivo ha versado sobre el sexo en la Ciencia Ficción. ¿Es un gentil rostro femenino sonrojándose, eso que alcanzo a divisar entre la masa de cuatro semiaburridos lectores...? ¿Acaso es una alienígena objeto de deseo infiltrada en la tribuna...?

Y manteniendo la amabilidad de años anteriores, el Dios Emperador del Sitio de Ciencia Ficción me ha extendido una invitación para enviar un texto de colaboración. El artículo resultante es El futuro del sexo. Por supuesto, invito cordialmente a los lectores de la Guillermocracia a leerlo, pinchando en el enlace respectivo, así como a leer el resto del especial por supuesto. Y si no se han detenido lo suficiente en El Sitio de Ciencia Ficción, los invito también a darle tiempo al resto del sitio en sí. Considerando que el Sitio se ha actualizado de manera ininterrumpida cada hebdómada durante dieciocho años, hablamos de casi 950 actualizaciones en total, de manera que estarán entretenidos un rato leyendo.

Y por supuesto, publicamos esto con las correspondientes congratulaciones para El Sitio de Ciencia Ficción por su nuevo onomástico, y los mejores deseos de que sean muchos más, tantos que, de manera efectiva, termine llegando al futuro sobre el cual ha escrito durante tanto.

miércoles, 7 de enero de 2015

Desde Tribu de Plutón.


Antes de que existiera la Guillermocracia, existió Tribu de Plutón. Fue un blog que estuvo en actualización desde 2.007 a 2.010. La idea era construir un blog cultural colectivo, con varios colaboradores. Sucedió lo que termina de suceder en estos casos: mucho entusiasmo, muchas calurosas felicitaciones, y al último muy poca colaboración. Tribu de Plutón acabó deviniendo casi en un blog unipersonal, y si era por tener un blog de una persona, entonces lo más saludable era levantar tienda de campaña aparte. La Guillermocracia nació en las postrimerías de Tribu de Plutón, y de hecho ese blog fue muriendo de una manera natural. Nunca tuvo una despedida formal, sólo un último posteo de carácter quizás algo simbólico, y adios.

Pero en esos tres años escribí una buena cantidad de material para Tribu de Plutón. No todo ello reproducible de nuevo, en buena medida porque operaba también como boletín cultural, por lo que muchos posteos tienen naturaleza de comentario de noticias de actualidad; reproducirlas ahora sería meter material desfasado. Aún así, ahora que Tribu de Plutón cerró definitivamente sus puertas, ese material que me pertenece y que vale la pena de ser republicado, aparecerá acá en la Guillermocracia.

En realidad se avecinan meses difíciles para la Guillermocracia. Un blog es una amante exigente, y requiere tiempo y dedicación. Cosas que no voy a poder dedicar al ciento por ciento. De manera que es el tiempo ideal para republicar material propio que apareció primero en Tribu de Plutón, y que ahora ya no está accesible en línea. De esa manera, todos ganamos. Por un lado me puedo ir tranquilo para la casa, sin dejar desatendidos a los lectores. Por otro lado, ustedes tienen acceso a material que, pensaban, no se imaginaban que existiera.

La Guillermocracia funcionará a partir de ahora, y a lo menos durante Enero y Febrero de 2.015, de acuerdo al siguiente calendario. Los días Miércoles serán para republicaciones de Tribu de Plutón. Ahí puede salir cualquier cosa. Y los días Domingo serán para material auténticamente nuevo, tal y como ha sido tradición en la Guillermocracia. Eso sí, como sigue sucediendo que algunos posteos se alargan y hemos preferido dividirlos en dos partes, en esos casos es muy probable que publiquemos la primera parte un Miércoles, y la segunda el Domingo siguiente, interrumpiendo así las republicaciones de Tribu de Plutón durante una semana. Tengo el presentimiento de que no mucha gente se va a quejar por eso.

Si algún otro colaborador de Tribu de Plutón tiene material atrapado dentro de su blog, no tiene copia o respaldo, y quiere rescatarlo, puede ponerse en contacto a través de esta vía.

Esperamos que con esto, los lectores de la Guillermocracia queden satisfechos. Nos seguimos leyendo.

domingo, 4 de enero de 2015

Encuesta: ¡Vota por la mejor serie de posteos de 2.014!


El inexorable Calendario Gregoriano ha dado vuelta otra página; según los cálculos (errados) de Dionisio el Exiguo, han pasado 2.015 años desde la encarnación en la Tierra de Jesucristo el Salvador. La Guillermocracia, por su parte, se encamina lentamente a ser una veterana de la blogósfera, ya que cumplirá media década en línea. Esto significa que a mediados de 2.015, la Tierra habrá dado cinco vueltas cabales y exactas alrededor del Sol, contadas desde el inicio de la Guillermocracia.

Y un poco para iniciar las celebraciones, es que hemos decidido consultar la opinión de los lectores acerca de las series de artículos que han sido la niña de los ojos de la Guillermocracia durante el 2.014. De manera que abajo en esta página, al final del artículo, o de la columna de artículos si estás leyendo la página principal, hemos abierto una encuesta para que votes por la mejor serie de posteos de 2.014.

La encuesta estará abierta entre Enero y Febrero de 2.015. Y publicaremos los resultados puntualmente en Marzo.

Y siendo el primer posteo del año 2.015, saludamos a los lectores de la Guillermocracia y les deseamos un Feliz Año 2.015, y que sigamos encontrándonos acá para luchar por la libertad, la democracia, y el Cultural Way of Life.


Related Posts with Thumbnails