¡¡¡Blogoserie a la carta en la Guillermocracia!!!

No lo olvides. Durante Abril y Mayo está abierta la votación para que ayudes a decidir sobre el argumento y características de la blogoserie a la carta que estamos planeando publicar acá en la Guillermocracia. Vota en la parte inferior de esta página, o bien, pincha el enlace para mayores detalles.
- POR ORDEN DEL DIRECTOR SUPREMO DE LA GUILLERMOCRACIA.

martes, 1 de diciembre de 2015

Bastión Esperanza - "Los fantasmas de las tinieblas".

Base alienígena por Topas2012 en DeviantArt (fuente).
Lentamente, en la base de la torre se abre una gigantesca vulva. A través de la misma fluye algo de líquido, que al caer sobre la superficie de la Luna Mayor reacciona químicamente, transformándose en un gel de color celeste pálido. Dicho gel se extiende lentamente por sobre la superficie, y a medida que reacciona, adopta un tono entre amarillento y verdoso. En algunos puntos se solidifica como pequeñas rocas del tamaño de un puño humano, y dichas rocas empiezan a generar filamentos a su alrededor, que al poco rato, se transforman en una compleja red por sobre la cual comienzan a extenderse vasos capilares por los cuales fluirá el líquido nutricio que alimentará a dichas estructuras.

Pero extender el gel es sólo un propósito secundario para la apertura de la vulva en la base de la torre. De la misma ha emergido un apéndice de más de cuatro metros de largo, cuya forma podría asemejarse a la de una jabalina humana, si no fuera porque está firmemente anclado a la torre por una de sus extremidades. De pronto, la carcasa del apéndice salta, y las cáscaras caen hacia el gel, en donde comienzan a disolverse para incrementar la masa del mismo; para la forma de vida arzawe, ningún recurso biológico debe desperdiciarse.

Del interior del apéndice así abierto, ya sin la protección de la vaina que ha reventado, emerge un pedúnculo articulado en cuatro partes, y cuya visión podría sugerir a un observador humano, un cierto parecido con las patas de un insecto. El pedúnculo se extiende sobre el aire, se dobla sobre sus articulaciones, y se mueve, eligiendo un punto en concreto sobre la superficie. Se queda quieto un instante, como calibrando el impacto, y golpea.

Pero el pedúnculo no logra su objetivo. No se clava. En ese punto, el suelo es demasiado duro.

La vulva vuelve a abrirse. Con cierta dificultad, una criatura pequeña, una especie de bola no más grande que la cabeza un bebé humano, armada con diez patitas que parecieran a duras penas sostener el peso del bicho, se dirige hacia el sitio en el cual el pedúnculo ha fallado el impacto. La criatura con forma de bola se instala en dicho sitio, y abre sus patitas, pegando el vientre al piso. Y entonces, unas glándulas sueltan un líquido corrosivo a su alrededor.

Lentamente, el vientre de la criatura con forma de bola empieza a derretirse; al colapsar sobre si misma, las patas ya no consiguen alcanzar el suelo, y quedan suspendidas en el aire. La parte superior de la criatura, por el contrario, sufriendo una cascada de reacciones bioquímicas, comienza a osificarse. En pocos minutos, donde estuvo la criatura ahora sólo existe una especie de concha semiesférica.

Y entonces, ocurre una profunda detonación bajo la concha. La misma se triza, y queda medio armada.

Allí en donde está la concha, el pedúnculo vuelve a intentar incrustarse en el suelo por segunda vez. Ahora, la explosión y los agentes bioquímicos usados por la criatura que se ha sacrificado, han ablandado el suelo, y el pedúnculo logra incrustarse.

Bajo la superficie, la punta ahora enterrada del pedúnculo empieza a extender sus ramificaciones.

Al mismo tiempo, otras criaturas de formas extrañas y salvajes empiezan a treparse por la base del pedúnculo. Clavan sus colmillos en el mismo, se retuercen sobre sí mismas para clavar las púas de sus anos también en el pedúnculo, y poco a poco, van perdiendo su individualidad, sus sistemas digestivos integrados a la construcción biológica total, contribuyendo con su propia carne a engrosar el pedúnculo.

Paso a paso, pedúnculo a pedúnculo, criatura a criatura, los arzawe están construyendo su base militar en la cara oculta de la Luna Mayor. Su objetivo es alimentarse de los recursos minerales bajo su superficie, y así incrementar sus reservas para lanzar el asalto final en contra del planeta Esperanza.

OxxxOxOOOxOxxxO

La habitación principal de la base militar de los arzawe tiene sus paredes correosas, salvo en la cual emerge el Cerebro Verde; ésta se mantiene en un estado de viscosidad permanente como defensa contra los agentes patógenos. Apoyados por la manipulación genética, los arzawe han evolucionado hasta transformarse en una especie capaz de construir bases militares y naves espaciales con sus propios cuerpos... al mismo tiempo que, en paralelo, también lo han hecho sus parásitos. Mantener en un estado de viscosidad la pared a través de la cual emerge el Cerebro Verde, es una manera de que el líquido nutricio transporte los antígenos y las células de defensa necesarias para combatir las infecciones.

En la habitación principal han sido convocados los principales líderes de la ofensiva arzawe contra el planeta Esperanza. Todos ellos tienen forma humanoide, con dos brazos y dos piernas, pero su carne difiere de la humana; el color de su piel es de un tono a mitad de camino entre el verde, el amarillo y el azul, y que les confiere una apariencia que un humano interpretaría como putrefacta. Todos ellos están conectados al Cerebro Verde hasta el punto de carecer de un verdadero yo, pero el mismo Cerebro Verde, sabiendo por instinto que ha llegado la hora de debatir ideas y conceptos, ha rebajado el nivel del cerco, para que así la individualidad de sus súbditos regrese en parte, y con ella, los diferentes puntos de vista que pueden aportar soluciones inesperadas a los problemas.

– Declaro: ustedes conocen la situación, y se espera de ustedes que entreguen una respuesta que se materialice en un plan de acción – dice el Cerebro Verde.

– Evalúo: hasta el minuto no considerábamos que los humanos tuvieran los medios necesarios para alcanzar la cara oculta de la Luna Mayor – dice uno llamado Rantel. – La información proporcionada por Arslan Zetten revela que los humanos no se han preparado para una guerra espacial, y se esperaba que todas sus fuerzas armadas estuvieran diseñadas para combatir rebeliones en la superficie planetaria.

– Objeto: esa información que proporcionó Arslan Zetten, fue sobre la base de lo observado en el Sistema Estelar nativo de la Humanidad – dice uno llamado Verel. – Los colonos pueden haber experimentado una evolución tecnológica en una dirección diferente. Debemos recordar que los humanos, al no poseer las habilidades biotecnológicas de nosotros los arzawe, dependen de artefactos externos a ellos con los cuales viajar por el espacio o combatir guerras, y la concepción de tales artefactos o tecnología escapa muchas veces a nuestros propios conceptos.

– Considero: es probable que estemos desviándonos del verdadero problema. Tenemos la suficiente fortaleza como para defendernos de un ataque militar masivo por parte de los colonos, considerando las evaluaciones preliminares de nuestro primer encuentro armado. Y con tiempo, a medida que nos fortifiquemos acá, podemos atacar y barrer a los colonso sin problemas. El verdadero problema es esa nave espacial, la más grande de su flota. No contábamos con ella, y Arslan Zetten no nos informó de su existencia – dice uno llamado Useliel.

– Conjeturo: Dicha nave espacial puede haber sido construida después de la defección de Arslan Zetten. Eso podría explicar por qué no la usaron para defender el Sistema Estelar nativo de la Humanidad – dice uno llamado Lisandiel.

– Preciso: el punto verdaderamente importante aquí es la existencia misma de esa nave espacial – afirma Rantel. – Todos nuestros análisis señalan que dicha nave espacial posee tecnología del Polígono.

– Objeto: es imposible que los humanos posean tecnología del Polígono, sin haber entrado en contacto con ellos – dice Verel.

– Conjeturo: esa es la única razón por la que la nave espacial más grande de su flota, sea también la única que está conformada por una superficie que sólo tiene ángulos rectos. Y esto es posible, si los humanos consiguieron capturar una de nuestras naves, y han obtenido nuestros conocimientos. Después de todo, nosotros tenemos tecnología del Polígono – dice Rantel.

– Añado: tecnología que no podemos usar, porque como bien sabemos, el uso de la tecnología del Polígono deja rastros que pueden ser leídos y analizados por el Polígono – dice Useliel.

– Añado: eso confirma la teoría de que los humanos podrían haber accedido a la tecnología del Polígono, no a través del Polígono mismo, sino gracias a nosotros. Por tanto, ignoran los motivos por los cuales nosotros decidimos no usar esa tecnología, a pesar de que disponemos de ella – dice Rantel.

– Evalúo: el escenario que planteas es entonces el peor posible. Esa nave espacial posee el poder necesario para, si no derrotarnos, por lo menos alargar la guerra. Lo que sería un golpe de mano, con el exterminio completo de los humanos de Esperanza, se puede transformar en una guerra de desgaste – dice Verel. – Y si ése es el caso, el uso de la tecnología del Polígono por parte de los humanos puede terminar por alertar al Polígono de la existencia de mundos habitados en esta región de la galaxia.

– Evalúo: entonces la principal cuestión es determinar si debemos lanzar un ataque inmediato en contra de ese planeta, y jugarnos el todo por el todo, aún a riesgo de que una derrota les enseñe a los humanos cómo lidiar con nosotros, poniendo así en jaque a todos los arzawe repartidos por el universo, o si por el contrario, esperamos una cantidad adicional de tiempo para fortificarnos aún más, aún a riesgo de que esto se transforme en una guerra de desgaste que alerte al Polígono de nuestra presencia en este sector de la galaxia – interviene entonces el Cerebro Verde.

– Planteo: es posible que exista una tercera opción – dice Rantel. – Es altamente probable que, debido a que los humanos y los arzawe no hemos entrado en contacto sino hasta fecha muy reciente, ambas razas carezcamos de inmunidad contra nuestros respectivos juegos de agentes patógenos. Sin embargo, debido a que para los humanos somos su primera raza extraplanetaria, mientras que nosotros hemos estado en contacto con numerosas otras antes, nuestros sistemas inmunológicos están en mejor pie para resistir una enfermedad humana, que los humanos para resistir una enfermedad arzawe. Por lo tanto, podríamos obtener una victoria contundente, simplemente contagiándolos con nuestras propias enfermedades vía contacto corporal en el campo de batalla.

– Redondeo: estás sugiriendo, Rantel, que no lancemos un ataque total contra ese planeta, sino que enviemos algunas naves a atacar sus ciudades en combate cuerpo a cuerpo, y los cadáveres de nuestras tropas que queden ahí, se encargarán ellas mismas de infectar a los humanos con enfermedades arzawe – dice el Cerebro Verde.

– Confirmo: eso es, exactamente – replica Rantel.

– Evalúo: dicho plan tiene la ventaja de que esperaremos a que los humanos perezcan en grandes cantidades, no tengan los efectivos necesarios para manejar sus máquinas, y eso los haga vulnerables a una invasión a gran escala – dice Verel.

– Evalúo: además, si el ataque va bien, podemos construirnos una base en el planeta – dice Useliel.

– Decreto: de esa manera se hará – dice el Cerebro Verde. – Preparen entonces la marcha de nuestras naves. Atacaremos las ciudades humanas en combate cuerpo a cuerpo, y luego, dependiendo de la marcha de la situación, nos retiraremos.

Y luego, el Cerebro Verde ordena que las glándulas anexas a la base, lanace hormonas que, pulverizadas en el aire, vuelven a anular la individualidad de sus súbditos. Sólo Rantel permanece en un estado de percepción de su ser personal. Todo esto, mientras comienzan los preparativos para la marcha de las naves a un ataque contra las ciudades del planeta Esperanza.

OxxxOxOOOxOxxxO

Mientras la base entera de los arzawe se encuentra en movimiento, Rantel se substrae a las tareas que supuestamente tiene asignadas. Así, se acerca al Cerebro Verde.

– Pregunto: a lo largo de esta guerra, he confirmado que, en efecto, los humanos, además de tener una apariencia física semejante a la mía, parecen poseer de manera permanente la misma clase de individualidad que yo. Por alguna razón, yo no puedo ser apagado y subsumido en la conciencia general arzawe, yo no puedo experimentar la paz y tranquilidad de ser uno con el colectivo.

– Respondo: has sido creado con un propósito especial, Rantel – dice el Cerebro Verde. – Algunos de ustedes son engendrados con una dosis mayor de individualidad. Los arzawe somos más fuertes porque nuestra mente colectiva impide el disenso y favorece la coordinación entre todos los miembros de la raza. Sin embargo, esto trae consigo una trampa, la tendencia del pensamiento colectivo a reforzarse a sí mismo, privándose de posibles vías de acción y de advertencias para esquivar trampas en nuestro desarrollo evolutivo. Por lo tanto, algunos de los arzawe son engendrados para tener una individualidad más marcada, cuya misión es buscar soluciones fuera del colectivo. Como tú, por ejemplo.

– Protesto: estoy muy solo. No tengo conexión, no formo parte en verdad,de la sociedad arzawe. Yo no encajo realmente aquí. Yo creía que debía ser así... hasta observar a los humanos en la lucha.

– Contesto: es una consecuencia colateral de tu propia individualidad. Es un sacrificio necesario para que puedas cumplir con la función que la sociedas arzawe te ha asignado.

Rantel suspira por un instante, y luego responde, melancólico:

– Acepto: debo defender a la sociedad arzawe como un todo porque es mi hogar, sin importar las consecuencias, y sin importar qué tan solo me encuentre.

Pero lo dice de los dientes para afuera. Por un instante, Rantel envidia a los humanos, quienes no conocen la experiencia del colectivo, y para quienes la individualidad no pareciera ser un peso sino una ventaja. Aunque eso ahora no importaba demasiado. Su individualismo les impediría coordinarse de la misma manera que los arzawe, y este factor sería decisivo en el genocidio final de todos los humanos...

つづく

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails

¡Blogoserie a la carta!: ¿De qué género quieres que sea el o la protagonista?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuántos protagonistas quieres que sean?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuál será la ambientación?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Contra quién se enfrentan el o los héroes?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuál es la motivación del protagonista?