¡Vota por lo mejor de los primeros siete años de la Guillermocracia!

¡La Guillermocracia te llama a las filas! ¡Vota, expresa tu opinión, cuáles son los mejores artículos que se han publicado en estos (casi) siete años de vida en línea! La encuesta se encuentra en la parte inferior de esta columna. ¿Más detalles? Pincha aquí. ¡Haz oir tu voz!

jueves, 17 de septiembre de 2015

"Capitán Futuro": Un repaso de las trece sagas (2 de 2).


En la entrega anterior de este mismo posteo, iniciábamos el repaso sobre la serie televisiva del Capitán Futuro de 1.979. Ahora, acá en la Guillermocracia, toca examinar y comentar el resto de las sagas que conformaron este hito de la Ciencia Ficción japonesa de su época:

7.- El planeta negro.

De manera intempestiva, un gigantesco planeta negro al estilo El quinto elemento se materializa y emprende un viaje imparable hacia la Tierra. Al mismo tiempo, todos los astrónomos de la Tierra han desaparecido. Un misterioso personaje llamado el Profesor Saro, señala que posee la clave para detener al planeta negro, pero que su precio es nada menos que la entrega total del gobierno en sus manos. El Capitán Futuro emprende entonces una búsqueda desesperada tanto por descubrir las verdaderas intenciones de Saro, como de desentrañar el misterio del planeta negro, encontrándose con algunas interesantes revelaciones. Debo puntualizar: Saro es como me suena a mí el doblaje al español, de manera que ignoro si el nombre está bien escrito o no.

El concepto aquí no es malo, pero está al servicio de una historia con mucho relleno. No ayuda que el plan de Saro es similar en algunos respectos al de Riker, en concreto el control de un factor que estrangule al gobierno y lo obligue a capitular (la destrucción del gravium en un caso, la destrucción de la Tierra en el otro), sólo que Saro es un villano con muchísima menos enjundia. El grueso de las peripecias en el planeta helado sirven más que nada para descubrir una pista no demasiado importante sino hasta el final, y todo el resto es aventura desconectada de la trama principal. Al mismo tiempo, la idea de hacer desaparecer a todos los astrónomos de la Tierra para que nadie descubra el verdadero tinglado del asunto, es simplemente hilarante, considerando que la Humanidad se ha extendido por toda la galaxia, e incluso el propio Capitán Futuro podría haberse dado cuenta de lo que estaba pasando, desde su propia base en la Luna. La solución final de la trama es ingeniosa, aunque uno puede preguntarse cómo es que a nadie antes se le ocurrió descubrir la solución del misterio simplemente con tratar de hacer lo que en efecto termina haciendo el Capitán Futuro: explorando el dichoso planeta negro en primer lugar.

8.- La rebelión de los prisioneros.

Quizás no la mejor de las sagas, pero sí una de las más atípicas y originales. Preocupado por Joan, el Capitán Futuro se une a ella y otros policías en escoltar a algunos de los prisioneros más peligrosos de la Tierra. Lo que debía ser un vuelo de rutina se transforma en una pesadilla cuando uno de los prisioneros ejecuta un brillante plan para evadirse, a continuación de lo cual dirige un motín carcelario y se toma la nave. El doblaje en español es errático al respecto, pero puede inferirse que los amotinados deciden nada más y nada menos que salir de la galaxia y dirigirse a otra galaxia distinta, el más largo viaje jamás intentado por ningún ser humano, y desde luego no uno que la nave pueda resistir con entereza. Por desgracia terminan cayendo en un planeta agonizante, y la nave acaba siendo destruida. Ahora, el Capitán Futuro y los suyos, más los prisioneros, deberán recurrir a la solución desesperada de unir fuerzas para construir prácticamente desde la nada, una nave espacial nueva que les permita regresar a la galaxia.

La primera parte de la saga, la referida al motín mismo, no es mala, pero después de haber visto al Capitán Futuro peleando contra el Emperador del Universo, contra Riker o contra Korvek, sabe un tanto a poco. Pero en la segunda parte, ya metidos en una situación estilo Robinson Crusoe, sólo que en un planeta en vez de una isla, y dentro de una carrera contra el reloj para fabricar una nave espacial completa a partir poco menos que de ladrillos y bambú, todo se vuelve mucho más vertiginoso. El planeta no es sólo un mundo agonizante producido en serie dentro de la Space Opera, sino que tiene su propia flora y fauna, con peligros realmente truculentos en el camino, haciendo buena e incluso más apropiada aquí la frase que Will Smith aplicaba a la Tierra del futuro en una de sus películas: todo ha evolucionado para matar humanos. La solución final para obtener el último elemento necesario para hacer funcionar los ciclotrones, es simplemente uno de los momentos más brutales de una serie que, como ya hemos visto, no se ahorra una cierta dosis de salvajadas varias.

9.- Luz, cámara, acción.

Premio a la saga más débil de toda la serie. Se ve que en el futuro de la serie Internet no ha matado al cine, porque se produce con todo entusiasmo una película del Capitán Futuro. Al mismo tiempo, algunas pistas hacen suponer que dicha producción en realidad enmascara un complot para apoderarse de unas preciosas minas de diamantes, por parte del empresario corrupto de turno empecinado en violar un tratado de paz con una raza alienígena. Para descubrir el complot, el Capitán Futuro no encuentra nada mejor que disfrazarse de un joven actor cobarde y postular al papel. Al obtenerlo, nos encontramos así al Capitán Futuro impostando a un joven actor cobarde que a su vez se supone que interpreta al Capitán Futuro. La producción se moverá por diferentes planetas, y el Capitán Futuro deberá hacer lo imposible por investigar sin que su falsa identidad se desmorone.

Esta saga trata de crear un poco de humor dentro de la serie, aunque ver al Capitán Futuro simulando ser un cobarde le resta mucha épica; eso, por no mencionar al Capitán Futuro fingiendo un ataque de cobardía y apretándose contra las piernas de Joan. Y mejor no hablemos de todo el ambiente general de rodaje estilo Apocalipsis ahora, seriamente pasado de moda en nuestro tiempo, y ya no hablemos en el futuro distante. Aprovechando que es una película sobre el Capitán Futuro, el guión revisita varios lugares en donde el Capitán Futuro ya ha estado, como guiños a capítulos anteriores de la serie. El gran final es en el planeta alienígena ya visitado en la saga del planeta negro, por lo que si se ve esta saga primero y el planeta negro después, la gran solución del misterio del planeta negro se hace bastante obvia. Aún así, aunque no el mejor villano de todos, el matón del empresario es lo suficientemente cruel y sanguinario como para mantener el interés. Incluso en el último capítulo, en una escena de pestañea y piérdetelo... spoiler del final de esta saga a partir de aquí... el matón del villano mata al empresario clavándole un hacha de piedra en el cráneo. A su vez, dicho matón tiene una de las muertes más truculentas de todas las vistas en la serie: es pisoteado sin misericordia por sus propios hombres, durante una estampida de pánico. Eso es matar a alguien con crueldad, y no convertirlo en tableta de chocolate y comérselo, como en Dragon Ball Z.

10.- El secreto de los voltecas.

Una serie de naves espaciales han estado desapareciendo en el Sistema Solar, incluyendo a Joan y Ezra, que se lanzan a investigar el tema. El Capitán Futuro descubre que las desapariciones siguen la órbita del cometa Halley, y por lo tanto viaja hasta éste para encontrar la resolución del misterio. Para su asombro, descubre que dentro del cometa Halley hay un mundo entero e inexplorado. Dicho planeta está habitado por los hombres eléctricos, una raza humanoide que a su vez vive bajo una especie de despotismo dieciochesco, sólo que con tecnología más avanzada; a su vez, los hombres eléctricos responden a unos misteriosos amos superiores, los voltecas. A todos los capturados se les ofrece la opción de convertirse a su vez en hombres eléctricos, o bien pudrirse en las celdas. El Capitán Futuro se las arregla para lanzarse a una rebelión junto con hombres eléctricos descontentos, pero en el curso de la misma, terminará por descubrir el pavoroso secreto de los voltecas, y sus siniestros planes para el Sistema Solar y el universo.

Dentro de las sagas en las cuales el Capitán Futuro no pelea contra algún supervillano, ésta es quizás la mejor. La entrada es débil, porque se hace cuesta arriba primero el suponer la existencia de todo un planeta en el cometa Halley, y segundo que en una época de exploraciones espaciales como ésa nadie se ha tomado la molestia de cartografiar el cometa. Pero una vez en el planeta de los hombres eléctricos, la historia logra algunos grandiosos hallazgos. El mejor es que transformarse en un hombre eléctrico significa alcanzar la inmortalidad, no envejecer ni enfermarse ni morir; pero ello tiene un costo porque vivir como un hombre eléctrico es incómodo en el mejor de los casos, y además están sometidos a los misteriosos voltecas. La propia tecnología de los voltecas también da bastante juego. Así como la saga de Riker era una metáfora acerca de nuestra dependencia de ciertos recursos naturales estratégicos, esta saga es una metáfora acerca del control social y la manipulación por parte de los poderosos. Quizás a nosotros no se nos prometa la inmortalidad física como a los hombres eléctricos, pero a cambio se nos promete la celebridad y el éxito, y el único pequeño y miserable precio que tenemos que pagar por ello, es someternos y no hacer olas en contra de la gente que controla quien será célebre y exitoso en primer lugar, un poco rememorando el célebre diálogo de El Imperio contraataca en donde Yoda explica que el lado oscuro no es más fuerte, pero sí es más atractivo y seductor, idea que es expresada de manera elocuente en esta saga.

11.- El Emperador Inmortal.

Un sindicato de mercachifles que se mueve entre las sombras del comercio clandestino, difunde el agua de la juventud; quien la consume, rejuvenece, pero una vez pasados los efectos, la persona muere, por lo que se ve obligado a seguir consumiéndola de manera indefinida, fusilándose su fortuna por el camino, por supuesto. El hombre a cargo de toda esta operación es el llamado Emperador Inmortal. El Capitán Futuro sospecha que todo el asunto se relaciona con una antigua leyenda sobre la fuente de la juventud, y parte a la búsqueda de ella en los planetas de la leyenda. Por el camino, descubre a un grupo de sospechosos que podrían ser alguno de ellos el Emperador Inmortal, al tiempo que el supervillano siembra una serie de trampas en su camino.

Cuando vi por primera vez esta historia, siendo un niño, me pareció una historia estúpida, por lo cretino que es ver a gente sacrificando su vida para consumir un agua que los rejuveneciera, lo que me parecía similar a comprar una bonita pintura para embellecer una casa, vendiendo la casa para pagar la pintura. Muchos años después, viendo la saga otra vez de adulto, vine a pescarle la vuelta a que todo era una gran alegoría acerca del narcotráfico. Y una muy inteligente además, ya que explora las motivaciones de los consumidores, y el negocio de los proveedores, todo simplificado para el entendimiento de un público más infantil por supuesto, o quizás para esquivar la siempre temible y omnipresente censura de los dibujos animados con temas demasiado adultos. La historia misma en cambio es más débil. Tiene la virtud de presentarnos numerosos personajes, incluyendo una buena galería de matones que irán cayendo de manera sucesiva, lo que siempre se agradece. Pero aparte de tener un excelente sastre y un nombre estupendo, lo cierto es que el Emperador Inmortal no se antoja tan buen villano, no siendo ni tan megalómano como el Emperador del Universo, ni tan genial como Korvek, ni tan despiadado como Riker. Al menos, su identidad final no resulta tan obvia como podría parecer a primera vista. Es una saga de las buenas, pero podría haber sido mejor.

12.- Caful.

Un científico especializado en Cosmología descubre una manera de viajar a un universo paralelo. De dicho universo paralelo llegan dos personajes de una civilización decadente, que piden ayuda para luchar contra unos invasores. Nada más llegar, los dos viajeros confunden al Capitán Futuro con Caful, un héroe mítico que al estilo del rey Arturo, se supone que regresará de la muerte cuando su sociedad lo necesite otra vez. Aprovechando la máquina del científico, el Capitán Futuro y sus amigos acompañan a los dos viajeros a su universo paralelo y su mundo de origen; una vez allí, los dos viajeros lo hacen pasar por Caful. Después de una exitosa primera batalla en la defensa de la ciudad capital, el Capitán Futuro terminará metido de lleno en una guerra en la cual habrán unas cuantas revelaciones acerca de la naturaleza de la amenaza, y también del mítico Caful.

Podríamos decir que esta saga está en el promedio. Es digna y se mantiene de principio a fin, aunque no alcanza las alturas de otras sagas de la serie. Al principio parece otra historia del Capitán Futuro viajando para luchar contra una amenaza local, como el caso de la fuente de los materiales o los voltecas, pero con el truco de que el viaje sea entre dimensiones. Tiene un arranque algo más rápido que otras sagas, en las cuales la verdadera historia comienza en el segundo episodio. Los personajes del planeta Taruz, o su gobierno al menos, parecen ser una manada de tontos, lo que no ayuda a darle épica al asunto. A cambio, toda la historia de la separación del cuerpo y del alma levanta bastante el nivel. A pesar de algunos problemas lógicos (¿cómo es que el Capitán Futuro o el Doctor Simon no se da cuenta de lo que está pasando, con todos los conocimientos astronómicos que supuestamente tienen?), tiene menos tiempos muertos y demoras que otras sagas, y esta agilidad la hace entretenida de ver y seguir.

13.- La cueva de la vida.

A pesar de lo que podría figurarse un malpensado, la saga conocida de manera informal por este título no tiene contenido erótico. Después de una breve introducción acerca de la evolución de la Humanidad, la historia parte en unas ruinas arqueológicas extraterrestres, en donde el Capitán Futuro y los suyos descubren que un antiguo imperio galáctico desapareció luego de que la raza en cuestión se abocó a la evolución artificial. Como el Capitán y los suyos deciden que el secreto es demasiado importante para caer en malas manos, lo memorizan y destruyen la tableta de piedra que lo contiene, para que nadie más lo descubra. Dos científicos que no se resignan, secuestran entonces a Joan y Ken (el interés romántico y el pupilo del Capitán Futuro, respectivamente), para torturarlos y extraerles el secreto. En el planeta en donde está la cueva de la vida en donde la raza antigua hacía sus experimentos genéticos, los villanos se alían a una especie de sucedáneos de hombres primitivos, y el Capitán Futuro por su parte consigue el apoyo de unos hombres bestias que son descendientes de las primeras víctimas de los experimentos en evolución artificial, y que parecen sacados de La isla del Doctor Moreau. Ambos bandos emprenden entonces una carrera hacia la cueva de la vida, los héroes para revertir a los hombres bestias a su condición humana, y los villanos para apoderarse del secreto y conquistar el universo.

Es evidente que colocaron esta historia al último por su valor intrínseco como reflexión acerca de qué nos hace humanos. Por desgracia, esta historia es de las más débiles de la serie. La cueva de la vida no pasa de ser un macguffin, y la historia es tan esquemática y predecible como es de adivinar. Además el Capitán Futuro aparece desnaturalizado, ya que en esta historia no es el pionero del conocimiento científico que hemos visto en otros capítulos, sino un hombre con complejo de Frankenstein al que sólo le falta decir el cliché de que "hay secretos que el ser humano no debería conocer". Además de comportarse como un abusivo al monopolizar un secreto, y obligar a todos a que confíen en que él lo mantendrá seguro porque él es el bueno. Después, cuando los villanos se roban la nave Cometa e inutilizan la otra, el Capitán Futuro no piensa en pedir ayuda a la policía galáctica para la persecusión o para agenciarse otra nave, a pesar de saber hacia dónde van, y en vez de ello mantienen todo en sus manos; la nave de los villanos, por su parte, a pesar de toda la ventaja que lleva, termina limitándose a viajar a la velocidad del guión para darle una oportunidad de ganar a los buenos. Entre los apartados positivos tenemos una crudeza inusual en ciertos momentos, ya que Joan en efecto es torturada; nada de gore, por supuesto, pero sí se ve a los villanos infligirle dolor. Y una resolución en la cual aunque los héroes ganan como de costumbre, de todas maneras la victoria tiene un sabor agridulce. Probablemente hubiera sido mucho más inteligente enviar esta historia más al medio de la serie, en vez de dejarla como gran final, porque la verdad es que desluce un poco respecto de otras historias mucho más dignas de ser el cierre de la serie.

A lo largo de los años se ha hablado una y otra vez, a nivel de rumores, acerca de una posible resurrección del Capitán Futuro, bien sea como anime o como película. Es cierto que adaptar hoy por hoy al Capitán Futuro es negocio riesgoso, porque el espíritu científico optimista que impregna la serie, en la cual la ciencia sirve para el bien y el progreso de la Humanidad, está un poco pasado de moda. Hoy en día, las audiencias prefieren historias en las cuales la tecnología se sale de control, y de hecho tenemos películas de apocalipsis robótico año sí y año también. En ese contexto, una adaptación del personaje que fuera respetuosa con el espíritu original del personaje, sería muy de agradecer. Supuesto de que alguien se quedara ahí para ver a un héroe tan pasado de moda, por supuesto.



4 comentarios:

Elwin Álvarez Fuentes dijo...

Esperaba ansioso esta segunda parte, pues cuando volví a ver la serie hace pocos años atrás y de manera continuada, gracias a Wikipedia me enteré de que habían como 3 sagas que nunca fueron dobladas al español;por tanto esperaba me ilustraras al respecto... ¿Sabías algo al respecto?

Guillermo Ríos dijo...

Nunca había escuchado hablar de eso, la serie entera consta de 52 capítulos, y los 52 fueron doblados al castellano. Lo que sí existe y nunca fue doblado al castellano, es un episodio de una hora de duración que se llama algo así como (cito de memoria, puedo equivocarme) "La gran carrera por el Sistema Solar", y cuyo argumento va más o menos de eso, de una especie de Grand Prix por todo el Sistema Solar, en donde el Capitán Futuro compite para detener a un criminal, o algo así. La vi hace una tonelada de años, en un bootleg en japonés y fansubtitulado, y para ser sincero, no es la gran pérdida, más allá de la curiosidad de ver un material que jamás fue doblado, ignoro el por qué.

dan tami dijo...

UNA PREGUNTA AMIGO. RECUERDO QUE VI UN CAPITULO EN EL CUAL JOAN ES CONVERTIDA EN UN EXTRATERRESTRE (CREO) LA VERDAD ES QUE NO RECUERDO MUCHO PORQUE LO VI CUANDO ERA MUY PEQUEÑO. PERO PARECIA COMO QUE SI JOAN Y EL CAPI SE DESPEDIAN LO RECUERDO ALGO MUY TRISTE. EN QUE CAPITULO ES .GRACIAS.

Guillermo Ríos dijo...

Esa es la saga de los voltecas, la de los seres eléctricos en el Cometa Halley. Y sí, el capítulo es bastante triste.

Y, minúsculas, por favor, si no es mucha la molestia... Gracias.

¡Vota por lo mejor de los primeros siete años de la Guillermocracia!

Related Posts with Thumbnails