¡¡¡Blogoserie a la carta en la Guillermocracia!!!

No lo olvides. Durante Abril y Mayo está abierta la votación para que ayudes a decidir sobre el argumento y características de la blogoserie a la carta que estamos planeando publicar acá en la Guillermocracia. Vota en la parte inferior de esta página, o bien, pincha el enlace para mayores detalles.
- POR ORDEN DEL DIRECTOR SUPREMO DE LA GUILLERMOCRACIA.

jueves, 16 de julio de 2015

Ver la Segunda Guerra Mundial (9 de 12): Operación Overlord.


Durante 1.943, el Eje iba a llevarse algunos golpes fatales. En el norte de Africa fue forzado a retroceder una y otra vez, mientras que en Rusia, los sucesivos fiascos de Stalingrado y Kursk empezaron a volver la marea en su contra. Pero una cosa era detener la expansión del Eje en el territorio de otras naciones, y otra cosa muy distinta ir a buscarlos a sus propias bases en sus propios países, a un costo que quizás resultara prohibitivo. ¿Acaso no valía más la pena negociar, que seguir la cruenta guerra? Algunos altos mandos alemanes empezaron a apostar a esta perspectiva, mientras que Hitler prefería seguir la guerra. En cuanto a los Aliados, éstos no estaban por una paz negociada; en la Conferencia de Casablanca, celebrada en Enero de 1.943 entre Roosevelt, Chuchill y de Gaulle, con Stalin declinando la invitación, los Aliados habían llegado a formular un único objetivo: rendición incondicional. También empezó a debatirse con fuerza un concepto atrevido: invadir militarmente Francia desde Inglaterra. De todas maneras, las tensiones entre Estados Unidos, favorable a invadir, e Inglaterra, partidaria de esperar, llevaron hasta una nueva línea de trabajo: invadir Italia, socavar al gran aliado europeo de Alemania, y distraer fuerzas que el Tercer Reich pudiera utilizar en la defensa del Atlántico. El largo derrotero que iba a culminar en la Operación Overlord, el nombre clave del Desembarco de Normandía e invasión y liberación subsiguientes de Francia, había comenzado.

XXIII.- Guerra por el control de Italia.

En Octubre de 1.942, Mussolini había cumplido dos décadas gobernando Italia; pero sus días como Duce estaban contados. Durante dos décadas, armado de una retórica incendiaria, Mussolini había creado una dictadura empeñada en reconstruir la antigua grandeza del Imperio Romano, fundando incluso los estudios de Cinecittà para promover películas históricas de propaganda fascista. Hitler mismo, en sus inicios, había buscado inspiración en Mussolini. Pero allí donde el Nazismo tenía una fuerte carga ideológica, el Fascismo era ante todo pragmático, y también algo operático. Mussolini se había lanzado a la Segunda Guerra Mundial con la esperanza de conquistarse un imperio militar en los Balcanes y en Africa, y en ambos frentes había fracasado por los partisanos balcánicos y la intervención aliada. El propio Duce se encontró bajo ataque y conspiraciones entre sus propias filas, tanto de elementos moderados como de otros incluso más radicales que el mismísimo Mussolini; además, se le hacía cada vez más evidente la inconveniencia de ir guerreando al lado de Hitler. Por tanto, estaba intentando zafarse negociando una paz separada. Pero todo se fue al garete luego de que, el 10 de Julio de 1.943, los Aliados desembarcaron en Sicilia, y a esta invasión siguió el asalto directo contra el continente. En respuesta, fue convocado el Gran Consejo Fascista; en teoría, constitucionalmente, éste podía deponer al Duce, pero éste no esperaba que tal recurso llegara a ser utilizado. Y lo fue. Mussolini fue obligado a presentar su renuncia a Víctor Manuel III, y para sorpresa suya, el rey la aceptó. Mussolini fue arrestado y enviado a la casi inexpugnable prisión en el Gran Sasso, mientras que su lugar al mando de Italia fue tomado por Pietro Badoglio. Todo esto fue demasiado para Alemania, que invadió militarmente a Italia para proteger su flanco del avance Aliado que, por su parte, resultó de una lentitud exasperante. Una de las más brillantes operaciones militares fue la realizada por los Fallschirmjäger, las tropas aerotransportadas alemanas, comandadas por Otto Skorzeny, que se lanzaron al hotel en las alturas de la montaña Gran Sasso en donde Mussolini estaba arrestado, y lo rescataron, instalándolo después como Duce de un gobierno italiano alternativo y títere que fue apodado la República de Saló. De pronto, los italianos ya no eran dueños de su propio destino, sino apenas otro botín más, que los Aliados y Alemania se iban a disputar a dentellada limpia, durante los casi dos años de guerra que estaban todavía por delante.

161.- Franklin Delano Roosevelt y Winston Churchill, sentados y rodeados por varios altos mandos militares, durante la Conferencia de Casablanca, en Enero de 1.943. Decidida casi por completo la guerra en Africa, los Aliados fijaron el ataque a Italia como el siguiente paso a seguir.
162.- La tripulación de un tanque aliado revisa el mismo, después de haber desembarcado en Sicilia, el 10 de Julio de 1.943. El desembarco contra Sicilia fue seguido después de varios desembarcos en playas de Italia.
163.- La nave Robert Rowan estalla luego de ser bombardeado por un avión Ju 88 alemán, en Gela, Sicilia, Italia, el 11 de Julio de 1.943. La nave ardió durante dos días, y no pudo ser hundida debido a la baja profundidad de las aguas. Se quedó como un montón de cascotes fantasmales en su lugar, hasta ser finalmente desguazada en 1.948.
164.- Tropas británicas son saludadas y celebradas por la población local de un pueblo italiano, el 15 de Julio de 1.943. En general, la invasión aliada contra Italia terminaría por precipitar una confusa guerra entre aliados, alemanes y tropas partisanas italianas en dicho país.
165.- Un soldado estadounidense recibe una transfusión de sangre, después de haber recibido la esquirla de una granada, el 9 de Agosto de 1.943.
166.- Benito Mussolini siendo rescatado por los Fallschirmjäger, fuerzas aerotransportadas alemanas, desde su prisión en el Gran Sasso. Mussolini fue rescatado para encabezar la República de Saló, que alegaba en el papel ser el verdadero gobierno de Italia, pero que en realidad era apenas un títere del Tercer Reich.
167.- Pietro Badoglio, sucesor de Benito Mussolini luego de la destitución de éste, lee la declaración de guerra contra Alemania, el 13 de Octubre de 1.943. Badoglio trató de mantener el equilibrio entre alemanes y aliados, pero su indecisión acabó paralizando lo poco que quedaba de gobierno italiano; la resistencia italiana se organizó entonces a través de guerrilleros y partisanos (fuente).
168.- Mussolini inspeccionando fortificaciones militares en 1.944. Durante sus años como Duce de la República de Saló, Mussolini se vio reducido al triste estado de un figurín entronizado sólo para darle legitimidad a la ocupación militar alemana sobre Italia. El hombre que quiso ser señor de un nuevo Imperio Romano, acabaría muriendo sin controlar siquiera la totalidad de su propio país, del que en teoría siguió siendo Duce hasta el fin.

XXIV.- Normandía: El Día D.

Los alemanes sabían que, más tarde o más temprano, considerando el curso de la guerra, una invasión contra Francia resultaba inevitable, muy en particular considerando lo ocupadísimas que estaban las tropas alemanas tratando de impedir el colapso total del frente ruso. Una vez terminada su misión a cargo del Afrika Korps en el Sahara, Erwin Rommel fue comisionado para el llamado Atlantikwall (Muro Atlántico), la cadena de fortificaciones costeras que debían impedir cualquier desembarco aliado en Francia. Bajo la mortífera eficacia de Rommel, el un tanto descuidado Muro Atlántico se transformó en una cadena de bastiones en apariencia inexpugnables. Esto era sabido por los aliados, y muy en particular por los británicos, que recordaban bien la desastrosa intervención continental que había culminado en la evacuación de Dunkerque. Esta vez se abocaron a la tarea del desembarco con una preparación logística hasta entonces inédita. Se estudiaron potenciales lugares de desembarco desde España hasta Noruega, tanto en lo relativo a las defensas militares y la población civil, como en las condiciones geográficas tales como los caminos, la amplitud de las playas o el régimen de mareas, lo que iba a determinar no solamente el lugar de desembarco sino también la fecha del mismo, el llamado Día D. Una vez llegada a la conclusión de que los dos mejores puntos de desembarco eran Normandía y Calais, se decidió por el primero, más lejano a Alemania pero también menos fortificado. Luego de lo cual, la inteligencia aliada hizo lo imposible por engañar al Eje, haciéndoles creer que la ofensiva principal vendría por Calais... y lo lograron. También, a través de las redes de espionaje de la Francia Libre, los maquis colaboraron infiltrándose entre los obreros que trabajaban levantando el Muro Atlántico y practicando acciones de sabotaje. El resultado final fue el enorme ataque anfibio del 6 de Junio de 1.944, en donde seis divisiones completas desembarcaron en cinco playas de Normandía y consiguieron fortificarse en ellas. La reacción alemana fue de completo desconcierto. Rommel era partidario de contraatacar y barrer a los invasores de inmediato, pero fue desautorizado desde el alto mando alemán, con Hitler mismo a la cabeza, quienes pensaban que el ataque era una diversión, y que el ataque real iba a efectuarse contra Calais. En medio del caos en los altos mandos enemigos, los Aliados se atrincheraron, empezaron a armarse, y comenzaron su demoledor avance hacia París.

169.- Tanque Sherman cargado en un Landing Craft Tank (LCT), unidad de desembarco anfibia, listos para partir con rumbo a Normandía.
170.- Soldados de la Legión India (Indische Legion, oficialmente Legion Freies Indien), apostados en el Muro Atlántico. La Legión India fue creada por el Tercer Reich a partir de expatriados de la India, para servir como unidad de ataque para destruir el dominio colonial británico en dicho país. Unos pocos llegaron a entrar en acción en la India, pero otros frentes de batalla eran más urgentes: Normandía, Italia, y para algunos efectivos, incluso Irán.
171.- Soldados alemanes emplazando obstáculos para el desembarco en una playa, como parte de las operaciones destinadas a fortalecer el Muro del Atlántico. Desafortunadamente para Erwin Rommel, encargado de estas defensas, todos sus preparativos quedarían en nada cuando, llegado el Día D, se le negara la autorización para un contraataque en masa.
172.- En las mandíbulas de la muerte, título puesto a esta imagen por su autor, el guardacostas Robert F. Sargent. La Operación Neptuno, nombre clave que recibió la fase marina de la Operación Overlord, es la más grande operación militar en la que participó la Guardia Costera de Estados Unidos.
173.- Soldados estadounidenses moviéndose en la playa Utah, durante las operaciones de desembarco del Día D, el 6 de Junio de 1.944.
174.- Vista aérea de la playa Utah, durante la mañana del 6 de Junio de 1.944. Al fondo puede verse el río Merderet, cuyo control fue estimado como esencial por los aliados, para repeler alguna contraofensiva alemana; dicho río fue asegurado recién el día 9. La lucha por el control de los puentes sobre dicho río fue más o menos ficcionalizada, como trasfondo de la película Rescatando al soldado Ryan (fuente).
175.- Prisioneros de guerra alemanes retenidos con alambres de púas en la playa Utah, en Normandía, el 6 de Junio de 1.944 (fuente).
176.- Desembarco de hombres, vehículos y suministros en la playa Omaha en Normandía, días después de haber sido asegurada la misma por los aliados, en Junio de 1.944.

XXV.- La liberación de Francia.

Sin lugar a dudas, el punto más épico de la Operación Overlord fue el asalto contra las playas que habían recibido los nombres claves de Utah, Gold, Omaha, Juno y Sword. Pero esto fue solo el comienzo. A partir de dichas cabezas de playa, el ataque debía continuar a través de territorio francés todavía ocupado por tropas alemanas. Se había planificado el asalto contra varias localidades francesas que debían caer el mismo Día D, incluyendo Caen y Carenton; en la práctica, la conquista total de las mismas tomaría cerca de seis semanas. En el intertanto, la captura de Cherburgo representó un avance estratégico: los Aliados disponían ahora de un puerto más profundo en donde desembarcar tropas, vehículos y pertrechos. A inicios de Agosto, comenzó la ofensiva a fondo. Acercándose las tropas aliadas a París, estallaron rebeliones en la ciudad. En la mira de Hitler y bajo sospechas de traición, Günther von Kluge el encargado de la defensa de Francia, siendo llamado a Berlín para rendir cuentas, prefirió ingerir una píldora de cianuro. Cinco días después del estallido de la rebelión de los parisinos y el suicidio de von Kluge, el 24 de Agosto de 1.944, las tropas aliadas por fin alcanzaron París. El siguiente objetivo ahora sería el corazón mismo del Eje: la ciudad de Berlín.

177.- Miembros de la Cuarta División de Infantería del Ejército de los Estados Unidos, vigilando en París, el 25 de Agosto de 1.944 (fuente).
178.- La Segunda División Armada Francesa marchando bajo el Arco de Triunfo en París, el 26 de Agosto de 1.944, dos días después de la liberación de la ciudad (fuente).
179.- Mujeres acusadas de colaboracionismo con los nazis, rapadas y siendo forzadas a caminar en pública humillación por las calles de París, el 21 de Agosto de 1.944. Varias de ellas fueron perseguidas por entablar relaciones sentimentales con soldados alemanes.
180.- La guerrillera francesa conocida como Nicole, posando con una subametralladora MP 40, el 23 de Agosto de 1.944. Se acredita a Nicole el haber capturado a 25 alemanes, y liquidado a varios otros más, en el área de Chartres (fuente).

Próxima entrega: La caída del Tercer Reich.

2 comentarios:

Cidroq dijo...

Una vez mas, los aliados avanzando por la complacencia de los alemanes, aún así el día D será uno de los días más cruentos en la historia.

Guillermo Ríos dijo...

Resulta interesante especular qué hubiera pasado si el mal tiempo que amenazaba en esos días, hubiera pescado a la flota Aliada. O Rommel hubiera en efecto enviado un contraataque. Aunque a esas alturas, el curso de la guerra estaba casi decidido. Si la alianza occidental no hubiera atacado a Alemania, de todas maneras la aplanadora rusa hubiera terminado llegando a Berlín, creo yo.

Related Posts with Thumbnails

¡Blogoserie a la carta!: ¿De qué género quieres que sea el o la protagonista?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuántos protagonistas quieres que sean?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuál será la ambientación?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Contra quién se enfrentan el o los héroes?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuál es la motivación del protagonista?