¡Vota por lo mejor de los primeros siete años de la Guillermocracia!

¡La Guillermocracia te llama a las filas! ¡Vota, expresa tu opinión, cuáles son los mejores artículos que se han publicado en estos (casi) siete años de vida en línea! La encuesta se encuentra en la parte inferior de esta columna. ¿Más detalles? Pincha aquí. ¡Haz oir tu voz!

jueves, 9 de julio de 2015

Ver la Segunda Guerra Mundial (8 de 12): La vida en un mundo en guerra.

"Yo les pregunto: ¿Quieren la guerra total? Si es necesario, ¿quieren una guerra más total y radical que cualquier cosa que podamos siquiera imaginar?" - Joseph Goebbels, en el Discurso de la Guerra Total, pronunciado en el Berlin Sportpalast, el 18 de Febrero de 1.943.
Hasta el siglo XIX, la guerra solía ser un negocio más o menos lejano para las personas. En tiempos antiguos y medievales se practicaba la leva de hombres, se los llevaba a campaña en el verano, y regresaban en el otoño e invierno por la falta de provisiones. Los costos sobre la población civil terminaban confinados a las áreas invadidas y saqueadas, sin mayores consecuencias más allá. Pero todo eso cambió en el siglo XIX. La invención de los alimentos enlatados permitió alimentar a las tropas en invierno, las mejoras en ferrocarriles y transportes permitió movilizarlas más rápido, y el desarrollo de tecnologías como la artillería moderna o los explosivos aumentó la cantidad de daño que los ejércitos podían infligir. El siglo XIX comenzó entonces el viraje hacia el concepto moderno de la guerra total, en que los conflictos ya no son tan solo asuntos de ejército contra ejército, sino que involucran la movilización total de la sociedad y sus recursos para la conflagración. La Segunda Guerra Mundial no sólo se libró en los frentes de batalla, sino también en cada industria y en cada hogar, utilizando por primera vez armas psicológicas modernas de largo alcance, tales como la radio, el cine, o la moderna publicidad. Así, la Segunda Guerra Mundial no sólo fue mundial por el abanico de países enredados en la misma, sino también por el profundo alcance que la misma tuvo en el alma y la conciencia de las distintas sociedades alrededor del planeta.

XIX.- Los Aliados durante la guerra.

Los vencedores de la Primera Guerra Mundial, bautizaron a ésta como la Gran Guerra a secas, y supusieron que no vendría una segunda porque nadie iba a ser tan lunático para reeditar los horrores de las trincheras. De ahí que las sociedades occidentales estuvieron hasta el último dispuestas a transar con el Nazismo, para evitar una nueva conflagración; además, el Nazismo encajado en Alemania parecía una alternativa razonable frente a un Comunismo de aspiraciones universales, cuyos elementos estaban infiltrados en los sindicatos y en la intelectualidad de todas las naciones industriales. Pero cuando el Eje mostró los dientes, las naciones de occidente se movilizaron en masa. La Francia ocupada generó el movimiento de resistencia conocido como los maquis, mientras que Inglaterra se movilizó para resistir a los bombardeos del Blitz; Estados Unidos por su parte abandonó el aislacionismo después del ataque contra Pearl Harbor, el 7 de Diciembre de 1.941. Para estas naciones, la guerra no fue solamente un asunto de intereses geopolíticos, sino la supervivencia misma de las democracias occidentales en cuanto tales. Y así lo hicieron ver al público a través del cine, la radio, e incluso los cómics de superhéroes, la última gran moda entre el público infantil, llamaban a vender bonos de guerra. Puede que Goebbels pasara a la historia como el gran creador de propaganda en la Segunda Guerra Mundial, pero si lo fue, debe admitirse que sus pares en el otro bando no lo hacían nada de mal en su negocio de vender la guerra.

141.- Temeroso de lo que podría significar una victoria del Tercer Reich en la guerra, Charles Chaplin parodió a Hitler en la película El gran dictador de 1.940. Inicialmente la película fue recibida con hostilidad, debido a que se consideró una crítica política inconveniente dentro del contexto de la política de aislamiento. Al año siguiente, Estados Unidos entró en la guerra, y de pronto criticar a Hitler se transformó en algo aceptable.
142.- Fotograma de Casablanca de Michael Curtiz, de 1.942. Uno de los máximos dramas románticos del cine es también un profundo llamado patriótico al pueblo de Estados Unidos para que abandone la indolencia y se comprometa en la guerra contra los nazis, a través de una película en que se muestra la ciudad de Casablanca ocupada por el régimen francés de Vichy, títere del Tercer Reich.
143.- Cartel de la serie de mediometrajes Por qué luchamos, de 1.943. Dirigidas en su mayor parte por Frank Capra, que años después dirigió Qué bello es vivir, éstas películas se presentaron como documentales, aunque en realidad eran piezas de propaganda rodadas para apoyar la causa aliada. El primero de ellos, Preludio a la guerra, recibió el Premio Oscar al Mejor Documental.
144.- We Can Do It! (¡Podemos lograrlo!), poster dibujado por J. Howard Miller en 1.943, uno de los tantos que llamaron a la unidad nacional de Estados Unidos para luchar contra el Eje. Irónicamente, a pesar de su valor icónico, este poster apenas tuvo distribución en la Segunda Guerra Mundial, siendo redescubierto recién en la década de 1.980.
145.- Afiche propagandístico de 1.942 producido por General Motors, llamando a la unidad entre los trabajadores (labor) y la dirigencia empresarial (management). El cartel dice en su encabezado: "¡JUNTOS PODEMOS LOGRARLO!". Y abajo, entre el tanque y el avión: "¡MANTENLOS DISPARANDO!".
146.- Portada de Superman número 14, edición de Enero y Febrero de 1.942, la siguiente después del ataque contra Pearl Harbor y la entrada de Estados Unidos a la guerra. Nótese como Superman es dibujado como un símbolo patrio. Durante la guerra, la industria de los superhéroes se movilizó en masa en contra del Eje; por cierto, varios dibujantes, incluyendo a Stan Lee y Jack Kirby, o a los mismos creadores de Superman, venían de familias judías inmigrantes en Estados Unidos.
147.- Winnie Bennett, Dolly Bennett, Florence Simpson y otra colega más, ayudando a ensamblar aviones Hurricane en una fábrica de la empresa Hawker en Inglaterra, en 1.942. El trabajo femenino en las fábricas venía desde la Primera Guerra Mundial, pero durante este conflicto se intensificó; esto ayudó a destruir la imagen de las mujeres como criaturas frágiles y desamparadas, y ayudó a pavimentar su camino hacia la obtención de derechos civiles.

XX.- Los países ocupados por el Eje.

El proyecto político del Tercer Reich no se agotaba en la anexión territorial de las naciones que debían integrar su Lebensraum, sino que además, las sociedades de éstas debían ser reacondicionadas según los estándares éticos del Nazismo. Esto significó instalar el control total de su población. Es sintomático que Francia implantó la cédula de identidad obligatoria bajo el régimen de Vichy en 1.940, para ayudar a identificar a los ciudadanos que debían ser movilizados hacia campos de concentración; después de la Segunda Guerra Mundial, Francia relajó el régimen de certificación de identidad, eliminando el carácter compulsorio de la cédula. En las naciones ocupadas, el Tercer Reich ordenó la purga de las universidades y de la administración, así como la movilización de los miembros de las etnias consideradas inferiores hacia sus lugares de reclusión, y después de exterminio. No pocos ciudadanos eligieron exiliarse de tales países, buscando refugio en otros lugares. Para tales países, la ocupación nazi significó una profunda perturbación en su vida, y una marca que iba a quedar indeleble a lo largo de varias generaciones.

148.- Una chica de las Juventudes Hitlerianas marchando por las calles de Copenhague, el 19 de Junio de 1.941. Fotografía tomada para un periódico propagandístico nazi.
149.- Dos mujeres judías usando la estrella amarilla de David, en París, en junio de 1.942. Contra la creencia popular, los nazis no inventaron la identificación de los judíos mediante la estrella de David; diversas leyes y decretos reales y pontificios de la Edad Media conminaban a los judíos a usar ciertas vestimentas o signos de reconocimiento. La práctica había desaparecido para el siglo XVIII, pero fue resucitada por el Tercer Reich.
150.- Afiche de propaganda antisemita para la exposición Los judíos y la Francia, en París, en Septiembre de 1.941, durante la ocupación alemana de la ciudad.
151.- Dos soldados alemanes rematan a los judíos que han sobrevivido a una masacre nazi en Mizocz, en Octubre de 1.942. En la época, la localidad estaba en Polonia; en la actualidad se encuentra en Ucrania (fuente).

XXI.- Los alemanes bajo la guerra.

El Tercer Reich llegó al poder aprovechando los resquicios legales creados por la Constitución de Weimar; luego, su instalación como un gobierno totalitario hizo imposible cualquier sublevación. En los hechos, durante los doce años de gobierno nazi, los alemanes mismos no se sublevaron ni una sola vez; lo más cercano a rebeliones contra Hitler fueron los intentos más o menos aislados de asesinato promovidos en contra de éste, y a los cuales el Führer se las arregló para sobrevivir. El Tercer Reich basó su dominio total sobre la sociedad alemana a través de tres grandes puntales: por un lado la represión policíaca de la disidencia, a cargo de la Gestapo, por otro la ejecución de obras públicas que reactivaron la economía y elevaron el estándar de vida alemán, deprimido desde la Primera Guerra Mundial, y por último, la creación de un gigantesco aparato de propaganda, a cargo de Joseph Goebbels, complementado con el control total de la educación de los chicos en la ideología hitleriana, que generó toda una aura de misticismo religioso en torno al Führer. Se necesitó prácticamente de la destrucción de Alemania hasta sus cimientos durante la guerra, para que los alemanes pudieran recobrar un resabio de autonomía, la que le restó bajo la ocupación inglesa, francesa, soviética y estadounidense.

152.- El Berlin Sportpalast el 18 de Febrero de 1.943, el día en que Joseph Goebbels pronunció el Discurso de la Guerra Total. Al fondo puede leerse: "Totaler Krieg - Kürzester Krieg" ("Guerra total - La guerra más corta"). Parte importante de la movilización alemana para la guerra fue el manejo comunicacional de la guerra, vendida en términos grandilocuentes.
153.- Construcción de una Autobahn en los alrededores de Berlín, en Abril de 1.936. La construcción de una red de autopistas para Alemania por parte del Tercer Reich, resultó ser una ayuda significativa para activar la economía, y ayudó mucho a la popularidad del Tercer Reich dentro de Alemania.
154.- Primer modelo comercial de Volkswagen Escarabajo, de 1.938. Al inicio del Tercer Reich, el automóvil era un objeto de lujo en Alemania. Hitler se propuso que los automóviles fueran tan abundantes en Alemania como en Estados Unidos, y fundó la empresa Volkswagen (Vehículo del Pueblo). Irónicamente, después del conflicto, Volkswagen fue un botín de guerra que nadie quiso, y su resurgimiento fue apoyado por el Plan Marshall, para lidiar con el Comunismo (fuente).
155.- Una cartilla explicando de manera visual las Leyes de Nüremberg de 1.935, codificadoras de la discriminación contra los judíos en el Tercer Reich. En la misma se ven cinco árboles genealógicos. El de la izquierda muestra que alguien con cuatro ancestros arios es también ario. Los siguientes dos muestran que uno o dos abuelos judíos hacen calificar para herencia mixta. Y los últimos dos, que alguien con tres o cuatro abuelos judíos es también un judío.
156.- Una tienda judía en Magdeburgo, con las vitrinas destrozadas después de la Kristallnacht (la Noche de los Cristales Rotos, literalmente la Noche de Cristal) en Noviembre de 1.938. El ataque fue lanzado por fuerzas paramilitares, bajo la complicidad, o a lo menos la apatía, de las autoridades del Tercer Reich. La Noche de los Cristales Rotos marcó un punto de inflexión: la persecución contra los judíos pasó de ser económica y social, a directamente física.

XXII.- El infierno de los campos de concentración.

El peor horror de la Segunda Guerra Mundial fue sin lugar a dudas los campos de concentración. La ideología nazi sostenía la legitimidad del exterminio de los considerados como Untermenschen, u hombres inferiores. Los perseguidos más famosos, en parte por su número y en parte por la publicidad, son los judíos, pero no son de ninguna manera los únicos: también fueron sometidos a reclusión y exterminio los gitanos, los eslavos, los alcohólicos, los enfermos mentales y los homosexuales. Ya en 1.934 se aplicaron planes de esterilización quirúrgica masiva entre tales poblaciones. En 1.939 fue diseñada la solución final: los perseguidos ya no sólo serían obligados a llevar símbolos tales como la estrella de David para los judíos, o limitados en sus derechos civiles, sino que además iban a ser recluidos en campos de concentración. Los mismos no fueron invento de los nazis; de hecho los primeros de la historia contemporánea fueron creados por Estados Unidos durante la guerra contra España en 1.898, y este mismo país los aplicó contra los inmigrantes japoneses durante la Segunda Guerra Mundial. Pero los nazis, además, dieron el paso siguiente y diseñaron un sistema de exterminio de acuerdo a la más científica eficacia. El número de víctimas, aunque discutido hasta el día de hoy, se cifra en varios millones. Muchos años después, siendo juzgado en Israel, Adolf Eichmann uno de los principales ejecutores del Holocausto, intentó defenderse alegando que sólo había recibido órdenes; su juicio llevó a Hannah Arendt a sus famosas reflexiones sobre la banalidad del mal.

157.- El eslogan "El trabajo te hace libre" ("Arbeit macht Frei") a la entrada del campo de concentración de Dachau. El eslogan viene de una novela de Lorenz Diefenbach en la cual, gente pecadora se regenera a través del trabajo. La frase fue utilizada en la entrada de varios campos de concentración. El significado último que pretendieron asignarle los nazis a este respecto, es materia de discusión.
158.- Un prisionero es inspeccionado por Heinrich Himmler en el campo de concentración de Dachau. Fotografía tomada el 8 de mayo de 1.936 por Friedrich Franz Bauer. Dachau fue abierto inicialmente como campo de reclusión para enemigos políticos. Después fue uno de los principales centros del Holocausto.
159.- Prisioneros en sus barracas, en el campo de concentración de Buchenwald, el día de su liberación, el 16 de Abril de 1.945. Fotografía de H. Miller (fuente).
160.- Pila de restos humanos en el campo de concentración de Buchenwald, en Abril de 1.945. Uno de los métodos característicos de exterminio durante el Holocausto fue la cremación de los prisioneros (fuente).

Próxima entrada: Operación Overlord.

2 comentarios:

Cidroq dijo...

Mis papás nacieron justo un año después de terminar la guerra, hubiera sido interesante saber si mis abuelos le contaron como vivieron ellos la etapa de la guerra, ya que los gringos se llevaban buena parte de la producción del país.

Guillermo Ríos dijo...

La verdad es que siempre me he preguntado cómo se vivió la guerra en México. Es cierto que México mismo no vio acción militar, pero siendo el país vecino de Estados Unidos, y unido por lazos demográficos y económicos, me imagino que el asunto debe haber tenido un buen impacto, más allá de la esfera puramente política.

¡Vota por lo mejor de los primeros siete años de la Guillermocracia!

Related Posts with Thumbnails