¡¡¡Blogoserie a la carta en la Guillermocracia!!!

No lo olvides. Durante Abril y Mayo está abierta la votación para que ayudes a decidir sobre el argumento y características de la blogoserie a la carta que estamos planeando publicar acá en la Guillermocracia. Vota en la parte inferior de esta página, o bien, pincha el enlace para mayores detalles.
- POR ORDEN DEL DIRECTOR SUPREMO DE LA GUILLERMOCRACIA.

jueves, 2 de julio de 2015

Ver la Segunda Guerra Mundial (7 de 12): A través del Océano Pacífico.



Puede afirmarse que la Segunda Guerra Mundial partió en el este del mundo con adelanto. Al igual que Alemania buscaba construir su Lebensraum, Japón pretendía lo mismo. Era un país pobre en recursos minerales, que había llegado tarde a la fiesta de la industrialización, y que después de la Primera Guerra Mundial ansiaba convertirse en una potencia militar con su propio imperio colonial. En 1.931 inició la invasión del continente asiático, y al año siguiente creó la república de Manchukúo, un estado títere en Manchuria; luego en 1.937 había iniciado la invasión de China propiamente tal. La única potencia capaz de hacerle frente, Inglaterra, se había desinteresado profundamente del Lejano Oriente, hasta el punto de dejar en el semiabandono a su base naval de Singapur, una de las más estratégicas de su imperio marítimo. Entre 1.941 y 1.942, Japón se lanzó a la más grande cadena de invasiones militares de toda su historia: contra China, Hawai, Filipinas, Indochina, Singapur, llegando tan lejos como la costa norte de Australia. Inglaterra, demasiado comprometida con su guerra en Europa, no pudo responder, y la base de Singapur acabó por caer. Pero Estados Unidos, golpeado en carne viva por el bombardeo a sus instalaciones militares en Pearl Harbor en Hawai, declaró la guerra el 8 de Diciembre de 1.941. Fue el inicio del fin: la entrada directa de Estados Unidos a la guerra en los dos frentes, el europeo y el pacífico, apoyado por la más grande maquinaria industrial del planeta, inclinó la balanza hacia los Aliados de manera definitiva. De este modo, el colapso final del Eje en 1.945 se transformó en la crónica de una muerte anunciada.

XVI.- Japón desde China hasta Pearl Harbor.

Así como el resto del mundo que no fuera Europa o Latinoamérica, el este de Asia y el Océano Pacífico eran considerados como la esfera de influencia privada de las potencias coloniales. Japón había cortado cualquier aspiración rusa en la zona después de la Guerra Ruso Japonesa de 1.905, y los alemanes fueron desalojados por los mismísimos japoneses en la Primera Guerra Mundial. Pero ahora, el surgimiento de Japón sembraba la inquietud en las potencias coloniales europeas, y como es lógico, las relaciones diplomáticas se enfriaron. Para el ala más beligerante del alto mando militar japonés, infligirle un golpe decisivo a Estados Unidos para impedir su intervención en Asia, se transformó en el único camino posible. De esta manera fue como, el 7 de Diciembre de 1.941, lanzaron un fulminante ataque contra Pearl Harbor. A corto plazo, el atrevimiento japonés les ganó el triunfo, acabando con varios acorazados estadounidenses. Pero lo que hicieron fue despertar a un gigante dormido. Con una mayor maquinaria industrial, mayores recursos económicos y mayor población, el triunfo de Estados Unidos sobre Japón en una guerra total de desgaste a lo largo y ancho del Océano Pacífico, iba a ser apenas cuestión de tiempo.

121.- El Protocolo entre Japón y Manchuria, del 15 de Septiembre de 1.932. Por el mismo, Japón reconoció a Manchukúo como un estado independiente. Era un formalismo vacío, por supuesto: en los hechos, Manchukúo era un Estado títere de Japón, creado únicamente para mantener las apariencias ante el Derecho Internacional.
122.- Puyi como Emperador de Manchunkúo, en la década de 1.930. Puyi fue el último Emperador de China, derrocado cuando apenas era un niño, por la Revolución de 1.911. Los japoneses le llamaron para ser su títere, como una manera de darle una apariencia de legitimidad al nuevo Estado. Su gobierno duró hasta su captura por los soviéticos en 1.945 (fuente).
123.- Cuerpos apilados a orillas del río Qinhuai, en la ciudad de Nanking, durante la Masacre de Nanking, dentro de la guerra de invasión japonesa contra China. La población china fue víctima de innumerables horrores durante la invasión japonesa. Quizás el peor de todos fue la Unidad 731, el grupo japonés que utilizó a prisioneros chinos como cobayas para experimentos en guerra biológica.
124.- Oficial japonés sosteniendo la cabeza de un civil chino, durante la Masacre de Nanking a finales de 1.937. En la Masacre, perpetrada en 1.937, los soldados y oficiales japoneses fueron adoctrinados para tratar a los chinos como una etnia inferior; el resultado fue una de las masacres más infernales del siglo XX (fuente).
125.- Pearl Harbor en una fotografía del 30 de Octubre de 1.941, algo más de un mes antes del ataque japonés. Pearl Harbor en las islas Hawai, era la principal instalación militar naval de Estados Unidos en el Océano Pacífico, y por ende, el blanco obvio para un ataque japonés que buscara la supremacía marítima en la región.
126.- Un avión japonés A6M Zero sobre el portaaviones japonés Akagi, durante la misión de ataque contra Pearl Harbor. Dicho ataque fue diseñado como una operación de bombardeo, sin ocupación militar de por medio. A la larga, esto significó que Pearl Harbor tuvo mayores consecuencias psicológicas que estratégicas.
127.- El acorazado USS Arizona, ardiendo durante el bombardeo de Japón contra Pearl Harbor, el 7 de Diciembre de 1.941. Dicho buque acabó hundiéndose en la bahía de Pearl Harbor. Para desgracia de los japoneses, los buques dañados o hundidos eran los acorazados más viejos; las naves más modernas, incluyendo los portaaviones, estaban fuera de puerto y en ejercicio. Esto disminuyó el impacto destructivo del ataque.
128.- Explosión del acorazado USS Shaw, durante el ataque japonés contra Pearl Harbor. Aunque en las altas esferas se barajaba la posibilidad de un ataque japonés imprevisto, el mismo golpeó con fuerza en el sentimiento popular de Estados Unidos. A partir de ahí, el aislacionismo perdió prestigio, y la opinión pública de Estados Unidos empezó a movilizarse de manera implacable para la guerra contra Japón y Alemania.

XVII.- A la conquista del Imperio Japonés.

La opinión pública de Estados Unidos, hasta el minuto aislacionista, se volcó enfebrecida hacia la guerra. Estados Unidos aprovechó el lance para reemplazar sus acorazados hundidos por portaaviones, cambio tecnológico que marcaría el camino a seguir por la guerra naval durante el próximo medio siglo, y les daría la ventaja bélica decisiva en el frente del Pacífico. A su vez, Estados Unidos comenzó a enviar hombres y recursos a Inglaterra, para apoyar la causa militar europea contra Alemania. En el Pacífico, los japoneses siguieron obteniendo triunfos militares, ocupando Indochina, Filipinas y Singapur en 1.942, excluyendo a Inglaterra de la región, e incluso amenazando con alcanzar Australia; todo esto apoyado por un rígido militarismo y un culto casi mesiánico a la figura del Emperador, a quien los japoneses consideraban como descendiente de Amateratsu, la diosa del Sol. Pero Estados Unidos fue infligiendo a los japoneses golpe tras golpe, de manera lenta e implacable. Isla tras isla, en una de las más épicas campañas militares de la Historia, Estados Unidos avanzó a lo ancho del Océano Pacífico. En apenas tres años, el floreciente Imperio Japonés terminó colapsando casi por completo.

129.- Bombardeo de la ciudad australiana de Darwin por los japoneses, el 19 de Febrero de 1.942. Durante la Segunda Guerra Mundial, debido a su herencia cultural como antigua colonia británica y miembros de la Commonwealth, los australianos se alinearon de manera decidida con los Aliados.
130.- Rendición de tropas estadounidenses ante los japoneses en Corregidor, Filipinas, en Mayo de 1.942. Esta contundente victoria japonesa obligó a los efectivos de Douglas MacArthur, junto con éste, a retirarse en dirección hacia Australia.
131.- El portaaviones estadounidense Lexington, ardiendo y hundiéndose durante la Batalla del Mar del Coral, el 8 de Mayo de 1.942. Gracias a los portaaviones, ésta fue la primera vez en la Historia Universal que dos flotas lucharon sin llegar a verse o dispararse mutuamente. En Mar del Coral, Japón hundió más material que Estados Unidos, pero éstos consiguieron evitar un desembarco japonés en Nueva Guinea. En términos estratégicos, fue la primera gran victoria aliada contra Japón.
132.- El portaaviones estadounidense Yorktown recibe un disparo de torpedo en el costado, bajo un cielo plagado por estallidos de artillería antiaérea, el 4 de Junio de 1.942, durante el Combate Naval de Midway. El mismo partió como una gigantesca ofensiva japonesa para destruir la escuadra de Estados Unidos, pero estos últimos descifraron los mensajes japoneses y contrarrestaron sus planes con una victoria vigorosa, que paralizó gravemente el poder militar japonés.
133.- El destructor Yamakaze hundiéndose, visto a través del periscopio del submarino estadounidense Nautilus. El 25 de Junio de 1.942, dicho submarino emboscó al Yamakaze, le disparó varios torpedos, y lo envió a pique en el mar.
134.- Soldados japoneses muertos, luego de un fracasado intento japonés por recapturar Guadalcanal. La isla ocupada por japoneses, fue objeto de un exitoso ataque militar masivo por parte de Estados Unidos, destinado a tomarla y amenazar así las líneas de comunicación y suministro del Imperio Japonés.

XVIII.- El colapso del Imperio Japonés.

La guerra en el Pacífico fue, muy en el fondo, una guerra de desgaste librada por Estados Unidos enviando toneladas y toneladas de barcos y aviones a luchar contra un enemigo japonés siempre lidiando con la escasez de materias primas. Después de que los japoneses retrocedieran una y otra vez, a finales de 1.944 se libró el decisivo Combate Naval de Leyte; con sus 300 buques en conflicto, fue el mayor combate naval de la guerra, y probablemente de la Historia Universal. La flota estadounidense disponía de ocho veces más portaaviones que la japonesa, y el portaaviones era el arma decisiva, ya que enviando aviones a bombardear las naves enemigas, éstas ni siquiera necesitaban entrar en contacto: un acorazado podía ser hundido por aviones enviados desde un portaaviones antes de que siquiera el portaaviones se pusiera a tiro de los cañones. El agotamiento de las reservas de pilotos japoneses llevó a medidas extremas, incluyendo los famosos kamikazes, los pilotos suicidas estrellándose con aviones cargados de explosivos, contra los barcos de Estados Unidos. Pero todo era en vano. A partir de Leyte, a Japón sólo le quedó la resistencia fiera. Estados Unidos invadió entonces Filipinas y Borneo, ataques ambos que multiplicaron las bajas sin lograr objetivos estratégicos significativos. En paralelo empezaron a abrirse camino hacia el propio archipiélago japonés. Sin embargo, la sangrienta defensa hasta el último hombre de la isla de Iwo Jima primero y la de Okinawa después, probó que el ataque mismo contra Japón iba a costar más vidas que la mismísima guerra europea. Estados Unidos afrontó entonces un agudo dilema: o llegaba a un acuerdo de paz con Japón, o invadía el archipiélago a sangre y fuego. En esta tesitura, surgió una tercera opción: el uso de un arma basada en el poder de la desintegración atómica, y que estaba a punto de ser terminada en los laboratorios del Proyecto Manhattan. Casi sin darse cuenta, en el seno de una de las guerras más cruentas de la Historia Universal, estaba gestandose el siniestro siguiente salto adelante de la Humanidad.

135.- El Yamato y el Musashi, las dos únicas naves de la clase Yamato construidas, y los más poderosos acorazados de todos los tiempos, anclados en 1.943. A pesar de su poderío, los japoneses los malgastaron en misiones de enlace, y casi no llegaron a ver acción. El Musashi fue hundido en la Batalla del Golfo de Leyte, y el Yamato fue hundido en ruta hacia la Batalla de Okinawa, en la que no llegó a participar. Ya durante la guerra, el portaaviones había vuelto obsoleto al acorazado.
136.- Acorazados japoneses bajo bombardeo intenso aliado durante la Batalla del Mar de Filipinas, el 20 de Junio de 1.944. En dicha batalla, los aliados infligieron tal cantidad de bajas a los japoneses, que destruyeron casi por completo a sus portaaviones, así como su poder aéreo.
137.- El General estadounidense Douglas MacArthur desembarca en Palo Beach, Leyte, el 20 de Octubre de 1.944, como parte de las operaciones militares para liberar Filipinas de la ocupación japonesa. Dichas operaciones duraron hasta Julio de 1.945.
138.- Francotiradores japoneses ejecutados, con sus cuerpos arrojados a la fosa formada por una bomba, a finales de 1.944, durante la Batalla de Leyte. En paralelo se libró en el mar, el Combate Naval del Golfo de Leyte, el más grande combate naval de la Historia, que terminó en una gran derrota japonesa.
139.- El crucero ligero Columbia, siendo atacado por kamikazes, el 6 de Enero de 1.945. En la última fase de la guerra, Japón recurrió a pilotos suicidas llamados kamikazes, palabra que significa viento divino. Dichos pilotos estrellaban aviones con explosivos, contra los buques aliados. Contra la creencia popular, y más allá del efecto psicológico, los ataques kamikazes en realidad no fueron demasiado efectivos para alterar el curso de la guerra.
140.- Alzando la bandera de Estados Unidos sobre el Monte Suribachi, por Joe Rosenthal, en Iwo Jima, Japón, el 23 de Febrero de 1.945. Esta es una de las fotografias más famosas de la Segunda Guerra Mundial... y ha despertado polémica por las acusaciones de que no es una foto natural, y que los soldados en realidad estaban posando para la eternidad.

Próxima entrada: La vida en un mundo en guerra.

4 comentarios:

Cidroq dijo...

La guerra del pacífico merece todo un capítulo aparte, también fue allí donde México tuvo su pequeña participación con el escuadrón 201.

Guillermo Ríos dijo...

Bueno, hace años le dieron una miniserie televisiva entera. No he visto The Pacific, pero supongo que algún día lo haré, porque los comentarios que he escuchado, son muy positivos. ¿Y si México hiciera una miniserie sobre el Escuadrón 201?

Y a propósito del mismo, la verdad es que ignoraba esa historia, por lo que se agradece sobremanera el apunte. Si sabes más sobre el tema, podrías dedicarle un posteo, porque eso tiene pinta de ser interesante.

Cidroq dijo...

Seria estupendo, pero en este momento la televisión en México esta volcada totalmente al contenido basura, así que no creo que les interese, y los canales que les importa aún el contenido no tienen los recursos para hacerlo.

Respecto a tu sugerencia, el posteo se realizó en al año 2 D.G. (después de la guillermocracia), te dejo el enlace http://elcuchitrildecidroq.blogspot.mx/2012/03/aguilas-aztecas.html

Por cierto, también existió participación militar de otros hermanos latinoamericanos, Brasil y Argentina, existe un documental del history channel que se llama escuadrones de honor donde detallan muy bien la participación de los 3 países, por si lo puedes encontrar por allí.

Saludos.

Guillermo Ríos dijo...

Supongo que me lo merezco por no prestar atención. Muy bueno el posteo sobre Latinoamérica en la Segunda Guerra Mundial, lo voy a publicar acá como enlace:

Aguilas aztecas.

La verdad, tiendo a hacerle un poco el quite a The History Channel, que no es exactamente lo que solía ser. Pero así comentado, el documental en cuestión se ve interesante. Voy a tratar de echarle un vistazo si se puede.

Related Posts with Thumbnails

¡Blogoserie a la carta!: ¿De qué género quieres que sea el o la protagonista?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuántos protagonistas quieres que sean?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuál será la ambientación?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Contra quién se enfrentan el o los héroes?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuál es la motivación del protagonista?