¡¡¡Blogoserie a la carta en la Guillermocracia!!!

No lo olvides. Durante Abril y Mayo está abierta la votación para que ayudes a decidir sobre el argumento y características de la blogoserie a la carta que estamos planeando publicar acá en la Guillermocracia. Vota en la parte inferior de esta página, o bien, pincha el enlace para mayores detalles.
- POR ORDEN DEL DIRECTOR SUPREMO DE LA GUILLERMOCRACIA.

domingo, 26 de julio de 2015

El factor G: Cómo se escribe un posteo de la Guillermocracia.


La Guillermocracia se transforma en un reality show. O algo similar. Pero sólo por este posteo. Porque con ocasión del inminente quinto aniversario de la Guillermocracia, media década en línea, revelaremos la verdad desnuda acerca de cómo se escriben los posteos.

Se escriben con magia.

Bien. Ahora con menos Disney. La verdad es que se escriben con mucho sudor, esfuerzo y sacrificio. ¿O ustedes creían que era cuestión de sentarse, escribir de buenas a primeras, y asunto arreglado? Nones. Cada posteo de la Guillermocracia tiene una cantidad única de trabajo. Algunos más que otros, eso sí. Porque hay trucos y atajos, por supuesto. Ningún posteo que sea demasiado difícil de escribir, vale la pena de seguirlo adelante, considerando que la cantidad de lectores de la Guillermocracia es un tanto... misérrima. Aunque la calidad compensa la cantidad, eso sí. Pero el costo de escribir algunos posteos, en tiempo y esfuerzo documental, implica por supuesto buscar atajos y salidas.

Uno de ellos es darle mayor consistencia a los posteos, rellenando con un poco de texto simpático. Como lo acabo de hacer en el párrafo anterior. Es divertido de leer, o eso espero, y no está diciendo realmente nada. Pero es divertido de leer, y eso es a fin de cuentas lo que prevalece.

Y ahora sí. Sin más relleno. Así es como se escribe un posteo en la Guillermocracia.

1.- De dónde vienen los temas.

En realidad, la sangre y savia de la Guillermocracia es el imparable bombardeo de lecturas, películas, noticias, páginas webs, etcétera. Potencialmente cualquier tema puede transformarse en un posteo de la Guillermocracia. El único filtro es tener una idea o concepto nuevo que explorar o explotar. Porque no basta con encontrar un tema, además debe ser transformado en algo que sea único, que el lector sólo vaya a encontrar en la Guillermocracia y en ningún otro lugar.

Ahora bien, la definición de único es algo variable. A veces se trata de un tema que nadie más en su sano juicio abordaría. ¿Un posteo en dos partes acerca de que Así se hundió el Imperio Otomano? ¿Rendirle un homenaje a Julian Glover: El villano ubicuo del cine? Presente, y presente. Hemos hecho todo eso, acá en la Guillermocracia. A nadie se le hubiera ocurrido. Y por ende, casi nadie ha leído esos posteos.

En otros casos, el tema ya ha sido tocado en otras partes. Pero hay un punto de vista nuevo y original en que lo podemos abordar. Sobre la película Guardianes de la Galaxia se han escrito toneladas de comentarios, pero, ¿quién allá afuera está Quebrando una lanza por Saal? Lo mismo vale para la Trilogía Precuela de Star Wars, pero, ¿quién allá afuera habla de Las diez metidas de pata de la Trilogía Precuela de Star Wars y al mismo tiempo ofrece soluciones narrativas dignas que hubieran funcionado? Presente, y presente.

Y en otros tantos casos, se trata de temas abordados en muchos otros lugares, pero en los cuales, el factor único viene del tono y carácter que sólo yo, como el Padre de la Guillermocracia que soy, puedo darle a todos y cada uno de sus escritos. Nunca dije que este posteo no fuera de autobombo, por supuesto. Y comentarios como éste también son una marca de estilo.

2.- La primera redacción.

Luego de tener el tema entre las manos, viene la documentación. Eso implica consultar libros y navegar un rato por la red. Todos los datos deben estar debidamente contrastados: fechas, nombres, citas, etcétera. La base de un argumento redondo son los datos. Por supuesto que hay trucos. Acotar el campo de investigación, por supuesto. Por ejemplo, en la Interminablelogía sobre las películas de Harry Potter, al dejar en claro que nos referimos a las películas y dejamos las novelas afuera, nadie puede usar el famoso argumento de que "en la película no se entiende, pero si lees la novela, queda clarito", porque hemos dejado a las novelas de antemano fuera del análisis. No sólo las tesis doctorales tienen trucos sucios para verse mejor investigadas de lo que en realidad están.

Una vez con toda la información en la mano, es posible sentarse a escribir lo que será el primer borrador. Por regla general, siendo un borrador, no me preocupo demasiado de cómo salga el resultado final. Si una frase queda mal redactada o una idea no termina de estar todo clara, se resuelve de cualquier manera y a seguir escribiendo; para eso están las correcciones posteriores, para pulir lo que no ha salido en la primera tirada. Y si yo mismo no me entiendo lo que quise expresar y escribir... se borra y se reescribe.

El factor clave aquí es la velocidad. Velocidad al investigar, acotando los campos todo lo posible, y velocidad al escribir, redactando lo primero que salga. Después vendrán las referidas correcciones.

Por ejemplo, ustedes vieran el texto original del presente posteo. Que era la mitad de largo, y era distinto más allá de todo reconocimiento. Esperamos que el resultado final haya quedado mejor, y no califique para FUBAR o algo por el estilo.

3.- La corrección y los enlaces.

Luego, el posteo se deja añejar. Cuánto tiempo, eso depende de muchas cosas: lo urgente o de actualidad que sea el tema, lo avanzados que estén los trabajos en otros posteos, lo muy machacado que esté un mismo tema en el último tiempo dentro de la Guillermocracia, y por supuesto, la sombra negra que planea encima de cualquier bloguero... el tiempo disponible que dejan las actividades en el mundo real.

Veámoslo con un cuestionario de preguntas y respuestas a mí mismo:

  • Me pregunto: ¿Qué tan urgente o de actualidad es el tema?
  • Me respondo: No mucho. Es un posteo sobre tal o cual imperio antiguo, que lleva extinto uno o dos milenios. Y no es el Califato nuevo que acaba de resurgir, por lo que podría ser el caso. Pero no es.
  • Me pregunto: Ah, vale. ¿Cómo andan los trabajos en otros posteos?
  • Me respondo: Ese posteo sobre mutaciones genéticas en la Ciencia Ficción va más avanzado, es cosa de darle un empujón y lo termino. Lo mismo vale para ese posteo acerca de la evolución del bikini desde la década de 1.940, y que es otro horriblemente disimulado pretexto para publicar fotos que inviten a lectores vía Google Image.
  • Me pregunto: De acuerdo, démosle prioridad a los otros, pero... ¡un momento! ¿Cuántos posteos sobre Historia hemos publicado en el último tiempo?
  • Me respondo: Bueno, escribí ese posteo titulado Así se hundió el Imperio Otomano en dos partes, que no leyó nadie. También El "Apocalipsis" explicado en sencillo podría contar como histórico, mirado desde cierta perspectiva. No es mucho, pero igual fueron posteos densos. Y muy poco leídos.
  • Me pregunto: Bien, no vale la pena apurarse mucho entonces con esto. Porque, veamos, ¿tenemos cita esta noche?
  • Me respondo: No, no hay novia ni interés romántico a la vista, y considerando cómo han salido las cosas, maldita la falta que me hace algo de eso por el minuto. O sea... tengo tiempo esta noche... y si salen los posteos más adelantados... quizás quede un poco de tiempo para este posteo sobre tal o cual imperio antiguo, que lleva extinto uno o dos milenios.

Así es como  algunos posteos de la Guillermocracia han languidecido durante años antes de abrirse paso hasta su corrección final. Pero cada perro tiene su día de inyección veterinaria, y cada posteo tiene su minuto de la corrección final. Esto implica corregir la redacción, perdónenme la obviedad, pero es cierto. En el caso de las ideas que hayan quedado mal expresadas, hay dos posibilidades: si pueden pulirse, se pulen, pero si ni siquiera yo mismo entiendo qué fue lo que quise decir, entonces se descarta la frase, el pasaje o el párrafo completo. Yo no soy el pesado de Ray Bradbury, a quien cada línea de texto debía quedarle poética. Y la Guillermocracia es para sus lectores, no para la Academia Sueca.

En paralelo viene el trabajo de incluir enlaces. Por lo general, dentro de la propia Guillermocracia. Si no hay bombos afuera, entonces viva el autobombo. A veces hay enlaces hacia el exterior para agradecer a tales o cuales publicaciones de Internet que han dado ideas, o para mencionar una fuente, etcétera. Pero la regla es el enlace interno.

Ahora bien, si las correcciones son tan extensas que incluyen cambiar párrafos de orden, o redactar pasajes completos... el posteo vuelve a la recámara de nuevo, para una segunda corrección. O tercera, o las que hagan falta. Lo dicho, hay posteos que se han dado vuelta años en el proceso. ¿Las dos partes del posteo Max von Sydow: El caballero sueco del cine? Su redacción comenzó en 2.013, y acaba de ver la luz recién en 2.015. ¿La serie Synth80s? Su primer planteamiento y esbozo fue en 2.011, y terminó viendo la luz a lo largo de 2.014. Cuando usé la palabra años, no era una hipérbole.

Sólo imagínense el arcón de maravillas dentro de la Guillermocracia, que están todavía dando vueltas, atascados en esta etapa.

4.- Dividir los posteos demasiado largos.

Admitámoslo, en la actualidad nadie se toma la molestia de echarse entre pecho y espalda posteos demasiado largos. Hay optimistas a prueba de balas que todavía infligen al público posteos kilométricos, como el personaje detrás de La Realidad Estupefaciente, cuyos posteos son el equivalente a La guerra y la paz de la blogósfera. Con más guerra que paz, si es de estilo que hablamos. Sospecho que lo largo de sus posteos es una medida de protección: mientras más largo, menos lo leen, y mientras menos lo leen, menos gente lo ataca por insultarlos.

Pero acá en la Guillermocracia, tenemos una política diferente. Si los posteos salen demasiado largos, es mejor dividirlos. Si no da para tanto, es mejor dividirlo en dos, y santas pascuas. Ahí están los posteos dedicados a Laibach, a Moonspell, a Max von Sydow, al hundimiento del Imperio Otomano... salió en dos partes porque fue un hundimiento mucho más largo que el del Titanic. Un hundimiento que duró siglos, de hecho.

Pero si son tan largos que ni siquiera caben en dos posteos, es mejor trabajarlos de nuevo para convertirlos en otra cosa: ¡Una serie de posteos! Que por supuesto, autorizan para anunciarlos con bombos y platillos, lo que significa tener pretexto para otro posteo adicional. ¡Viva el decompressive storytelling! En definitiva, las series de posteos no son más que un posteo anaconda, trozados en puntos estratégicos para su mejor deglución por parte del lector. La expresión punto estratégico es importante aquí. Debe buscarse un lugar del posteo en el cual una idea o razonamiento quede perfectamente redondeado, a fin de que el posteo siguiente comience con otra idea diferente. O al menos, que el posteo quede en una situación tan en alto, que sea el equivalente de no ficción al famoso つづく del anime japonés clásico.

5.- Imágenes y videos.

Después de pasados por todos estos procesos, tenemos el equivalente a un trago fermentado de 11 grados de graduación alcohólica. Ahora viene el destilado, transformarlo en licor de alta graduación. Y eso se consigue implantando imágenes o videos. En general, es claro que la blogósfera son un montón de flojos que no reproducen nada, de manera que los videos son dejados como último recurso. Si el posteo va de música, es inevitable incorporar música, y para ello lo mejor son los videos. Pero si no es el caso, mejor es una imagen. Es simple, directa, impactante, y si va acompañada con una coletilla irónica, mejora.

6.- Teoría del Fracaso del Posteo: Todo debe ser reciclado.

A veces, ciertos temas o ciertos posteos salen demasiado rebeldes. Simplemente no tienen la pasta. El tema es demasiado árido, no se presta para el humor, la redacción es demasiado espesa, etcétera. ¿Es acaso entonces hora de botar el trabajo? Por supuesto que no; esto es un país virtual que es al mismo tiempo un blog, no una oficina municipal. Acá no se desperdicia nada. Si un posteo no ha llegado a ninguna parte, se guarda. Siempre habrá ocasión para, meses o años después, volver sobre el mismo. Como en la política, en la Guillermocracia se han visto muertos cargando ataúdes. De algunos posteos a veces se saca la mitad del contenido, se retrabaja la otra mitad, a veces un mismo posteo se ha separado en dos diferentes que no forman una serie... El talento acá consiste en que un posteo no se note que es un reciclaje. Si el trabajo está bien hecho, nadie dirá que el posteo en realidad iba de otra cosa inicialmente. Es decir, el trabajo consiste en que el lector no descubra que la hamburguesa es justo eso, hamburguesa, y piense que es filete de primer corte.

7.- Qué tonto al revelar así los trucos, ahora ha llegado mi tiempo de montarme mi propia Guillermocracia y ganarle al autor en su propio negocio.

Es posible, es posible que no.

Todos estos trucos sólo funcionan si se tiene un bagaje por detrás. Dicho de manera cruda: cultura, conocimiento. Sin esas cosas, la búsqueda de temas se ve severamente limitada, así como el potencial para una cierta originalidad. Tampoco tendrá caso ir más allá de la primera redacción, porque sin cultura no hay forma alguna de mejorar una redacción deficiente. Lo mismo vale para correcciones y enlaces: ¿cómo se supone que vas a incorporar un enlace a otra parte, si no sabes que existe en primer lugar? ¿Y cómo puedes llegar a saber que existe, si tu incultura te impide sospechar siquiera que existe, y por lo tanto ni siquiera se te ocurre qué buscar? Aunque no lo creas, todo este proceso sólo funciona si está al servicio de una mente preclara y bien dispuesta. Para edificar una casa se necesita dinero, y la cultura es el dinero con el que funciona el cerebro. En estos días brutos en donde la televisión, el cine, incluso muchos libros, ensalzan la zafiedad y la brutalidad, es bueno recordar el papel que tiene un encéfalo bien amueblado. Después de todo, Michael Bay hará películas para tontos descerebrados, pero el mismísimo señor Bay desde luego que no lo es, como cualquiera que haya visto una entrevista suya puede constatar. Al final, el factor G podría ser apenas una derivación del más antiguo y ancestral Factor C: tener un cerebro.

6 comentarios:

Cidroq dijo...

Un post muy educativo jeje, y se nota el trabajo y empeño que detallas aquí, en cada uno de tus post. Parece que las celebraciones de la Guillermocracia quedaron muy bien.

Punto aparte, ya te mandé un correo por si lo pudieras revisar.

saludos.

Seanna dijo...

Pues nada más queda dar las gracias por el enooooorme trabajo que te llevas, pero debo decir que el esfuerzo se nota.

Guillermo Ríos dijo...

@Cidroq, me alegra que los posteos se vean bien elaborados y terminados. Y que las celebraciones de la Guillermocracia hayan sido eso, una verdadera celebración, y no apenas una efeméride en el calendario. En cuanto al correo, ya está contestado. Saludos.

@Seanna, pues lo mismo, gracias por las felicitaciones, y seguimos firme al pie del cañón.

voro teler dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
voro teler dijo...

Guillermo, me sacó el sombrero !!!! soy un reciente descubridor de tu blog. Y he ido descubriendo varios posteos que me han gustado.
Mis saludos y espero seguir leyendo tus aportaciones. Felicidades por el quinto cumpleaños de Guillermocracia

Guillermo Ríos dijo...

Muchas gracias por las felicitaciones, y esperamos no sólo llegar al sexto, séptimo y los muchos más que vengan, sino también hacerlo con la calidad acostumbrada. Saludos.

Related Posts with Thumbnails

¡Blogoserie a la carta!: ¿De qué género quieres que sea el o la protagonista?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuántos protagonistas quieres que sean?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuál será la ambientación?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Contra quién se enfrentan el o los héroes?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuál es la motivación del protagonista?