¡¡¡Blogoserie a la carta en la Guillermocracia!!!

No lo olvides. Durante Abril y Mayo está abierta la votación para que ayudes a decidir sobre el argumento y características de la blogoserie a la carta que estamos planeando publicar acá en la Guillermocracia. Vota en la parte inferior de esta página, o bien, pincha el enlace para mayores detalles.
- POR ORDEN DEL DIRECTOR SUPREMO DE LA GUILLERMOCRACIA.

jueves, 11 de junio de 2015

Ver la Segunda Guerra Mundial (4 de 12): La hora decisiva de Europa Occidental.


Durante el primer semestre de la Segunda Guerra Mundial, la misma fue lo que los franceses llamaron la drôle de guerre, o sea, la guerra falsa o guerra de broma. Franceses y alemanes se mantuvieron sin atacarse de manera directa el uno al otro, y los ingleses pelearon con los alemanes únicamente en el escenario secundario de Noruega. La Unión Soviética por su parte no se involucró en el conflicto principal, y prefirió invertir tiempo en la Guerra de Invierno contra Finlandia. Pero más tarde o más temprano, el choque directo y con dentelladas al hueso entre los tres grandes contendientes de la guerra iba a llegar. Alemania atacó primero a Francia, y en una campaña cuya rapidez sorprendió al mundo, terminó incorporándosela. Luego comenzó los intentos por atacar a Inglaterra. A finales de 1.940, el status quo de la guerra había cambiado por completo, y si Hitler hubiera buscado la paz, hubiera sido el gran vencedor. Para su infortunio, Hitler decidió seguir la guerra adelante, y esto terminaría por llevarlo a la ruina, media década después.

IX.- La caída de Francia.

Los aliados sabían que la guerra iba a hacerse frontal más tarde o más temprano, y que Francia iba a ser el gran objetivo militar. Charles de Gaulle había profetizado el enorme rol que iban a jugar tanques y aviones en la guerra, y la invasión alemana contra Polonia lo había confirmado, pero los altos mandos franceses se negaron a escuchar y aprender. En vez de ello, confiaron en su cadena de fortificaciones, la Línea Maginot, más campos minados y artillería para detener a los tanques. Los alemanes obligaron a los aliados a distraer sus fuerzas con una invasión contra Bélgica y Holanda. Después, avanzaron por el desprotegido bosque de las Ardenas, coparon a las tropas francesas, e hicieron colapsar a su ejército. Las tropas inglesas combatiendo en el continente debieron ser evacuadas de emergencia, en la desastrosa operación militar de Dunkerque. La resistencia militar francesa duró apenas nueve días, y para estupor el mundo, se rindieron. Después del armisticio, Francia quedó dividida en dos zonas: el norte quedó bajo ocupación militar alemana directa, y el sur bajo la autoridad del régimen de Vichy, que mantuvo el simulacro de una Francia independiente, aunque de hecho y de manera desembozada, el gobierno de Philippe Pétain, antiguo héroe de la Primera Guerra Mundial, era apenas otro títere más del Tercer Reich. De manera muy expresiva, el Gobierno de Vichy cambió el tradicional lema patrio ("liberté, égalité, fraternité", o sea, "libertad, igualdad, fraternidad") por uno nuevo: "Travail, famille, patrie" ("trabajo, familia, patria").

61.- La ciudad de Rotterdam, después de ser bombardeada por los alemanes. Holanda fue invadida por el Tercer Reich el 10 de Mayo de 1.940, como anexo de las operaciones militares en el frente francés; cuatro días después de la invasión, los holandeses se rindieron.
62.- Un tanque belga Renault ACG1 puesto fuera de combate durante la Batalla de Amberes, el 19 de Mayo de 1.940. Bélgica fue invadida al igual que Holanda, para facilitar la invasión militar alemana contra Francia.
63.- Un búnker francés instalado sobre la Línea Maginot. La misma era una enorme cadena de fortificaciones, destinadas a defender a Francia de un eventual avance militar alemán. A la larga, los alemanes rodearon la Línea por el bosque de las Ardenas, que los franceses habían dejado desprotegido en la creencia finalmente errónea de que sería impenetrable a los tanques. Así, esta cadena de fortificaciones terminó convertida en un inútil elefante blanco.
64.- Soldados británicos del Primer Regimiento Real de Fusileros de Gales, apostados en Francia, en Febrero de 1.940. Los británicos intentaron apoyar a los franceses luchando en el continente, pero los desaciertos estratégicos llevaron a la caída de Francia y a la desastrosa evacuación de las tropas británicas y franceses remanentes, en el puerto de Dunkerque.
65.- Prisioneros de guerra británicos en Dunkerque, en Junio de 1.940. La intervención militar británica en Francia para impedir el triunfo alemán remató en un sonado fracaso.
66.- Tropas alemanas marchando por París. Siendo inminente la caída de la ciudad, los franceses declararon a París como ciudad abierta. En general, los alemanes respetaron dicha declaración, aunque durante la ocupación de Francia, varios monumentos relativos al triunfo francés en la Primera Guerra Mundial, fueron destruidos.
67.- Un civil francés llora contemplando a los soldados alemanes marchando por París, el 14 de Junio de 1.940 (fuente).
68.- Adolf Hitler visita París unos días después de la caída de la ciudad en manos del Tercer Reich. A su izquierda está el arquitecto Albert Speer, y a su derecha el artista Arno Breker.
69.- Una réplica del vagón en el cual se firmó el armisticio entre Francia y Alemania, el 22 de Junio de 1.940; dicho vagón fue el mismo en que se firmó el armisticio de 1.918, elegido por los alemanes para lavar la humillación de la derrota en la Primera Guerra Mundial. El vagón original hoy en día no existe: fue llevado a Alemania, y ante la inminencia del triunfo aliado en 1.945, fue destruido y sus restos fueron enterrados.
70.- Cartel que reproduce el discurso del 18 de Junio de 1.940, pronunciado en la BBC de Londres por Charles de Gaulle. El mismo parte diciendo: "¡Francia ha perdido una batalla! ¡Pero la Francia no ha perdido la guerra!". De Gaulle se abocará en lo sucesivo a organizar la Francia Libre, el movimiento de resistencia en contra de la ocupación alemana.

X.- La Batalla de Inglaterra.

El colosal derrumbe de Francia, una de las mayores potencias militares de la Tierra, luego de menos de una quincena de combates, tomó a todo el mundo por sorpresa; el Tercer Reich adquirió entonces reputación de invencible. El propio Hitler, confiado, no parecía tener grandes planes para una invasión contra Gran Bretaña, ya que se esperaba que se rindieran luego de semejante demostración de fuerza. Una parte de la población británica, incluyendo políticos simpatizantes del Nazismo, estaba dispuesta a optar por la paz. Pero entonces emergió la enérgica figura de Winston Churchill, desde siempre partidario de la guerra para contener el avance nazi en Europa; éste fue elegido como Primer Ministro en 1.940, siguiendo al enorme desprestigio que su predecesor, Neville Chamberlain, se había ganado con el evidente fracaso de su política de apaciguamiento. En medio de un panorama de desesperanza general, y por medio de incendiarios discursos, el recién elegido Primer Ministro se las arregló para reconstruir la moral de la nación. Dándose cuenta de que Inglaterra iba a resistir, Hitler decidió preparar un desembarco en la isla, en lo que se llamó Operación León Marino; mientras se estudiaba y preparaba la invasión, se decidió ablandar a los ingleses con una serie de bombardeos. El famoso Blitz, como se llamó a dicha operación de castigo aéreo, resultó en una enorme destrucción, pero acabó siendo contraproducente, porque fortaleció aún más la voluntad inglesa de resistir. Además, los ingleses tuvieron a su disposición un novísimo invento que les permitió detectar a los aviones alemanes en el aire antes de los bombardeos: el radar. En paralelo, la escuadra alemana tenía menos de un tercio del tonelaje de la británica, y buena parte de ella estaba destinada a proteger Noruega, lo que convertía a la invasión terrestre en algo casi utópico. Poco a poco, durante cerca de un año, decididos a resistir a toda costa, los británicos se transformaron en la gran línea de contención a nivel mundial en contra del Tercer Reich.

71.- Un observador sobre un techo de Londres, escudriñando el cielo para detectar potenciales aviones alemanes enviados para bombardear Inglaterra. Al fondo es posible ver la Catedral de Saint Paul.
72.- Aviones alemanes Heinkel He 111 enviados a bombardear Inglaterra. Durante la Batalla de Inglaterra, el Heinkel He 111 se reveló como lento, poco maniobrable y de débil capacidad defensiva; con todo, era capaz de infligir daños muy severos en sus labores de bombardeo.
73.- Aviones Heinkel He 111 en formación de vuelo sobre el Canal de la Mancha. Fotografía de 1.940.
74.- Un convoy británico navegando por el Canal de la Mancha, es bombardeado por aviones alemanes, el 14 de Julio de 1.940.
75.- Un escuadrón de interceptores británicos Boulton Paul Defiant. Este avión resultó efectivo para derribar bombarderos alemanes enemigos, pero no probó ser gran competencia contra el Messerschmitt ME 109, caza alemán mucho más ligero y ágil.
76.- El bombardero alemán Junkers JU 88, el espinazo de la Luftwaffe en lo que a bombardeos se refiere.
77.- El Supermarine Spitfire británico, caza de corto alcance y altas capacidades de combate; dicho avión se transformó en símbolo de la resistencia aérea británica contra la Luftwaffe.
78.- Instalaciones de radar en Sussex, Inglaterra, en 1.945. El desarrollo del radar por parte de los británicos les proporcionó una ventaja decisiva a la hora de defenderse de las incursiones aéreas alemanas sobre su territorio (fuente).
79.- La Oficina de Archivos en Londres arde por efecto de un bombardeo de la Luftwaffe (fuente).
80.- La catedral de Saint Paul en Londres, en medio de las llamas del gran Blitz del 29 de Diciembre de 1.940 (fuente).

Próxima entrega: Guerra en mares y desiertos.

4 comentarios:

Cidroq dijo...

Muy interesante, gracias por el gran trabajo

Guillermo Ríos dijo...

De nada, y gracias por las felicitaciones.

Seanna dijo...

Quería comentar en lo de la guerra de broma, pero mejor aquí, que el post es más reciente.
Al momento de leer, se me hace increíble como todo sucedía bajo las narices de media Europa y nadie quería darse por enterado. Me sorprendió saber que la URSS invadió Finlandia (que es una de esas cosas que nunca se cuentan).
Felicidades por la calidad de esta serie.

Guillermo Ríos dijo...

En realidad, ni Inglaterra ni Francia querían meterse en una nueva guerra europea, y practicaron a conciencia la política del avestruz. Así es como, mientras Francia se amurallaba tras la Línea Maginot, Inglaterra bajo Chamberlain decidió no financiar tropas que estuvieran listas para intervenir en cualquier crisis europea, y se embarcaron en una política de construcción de bombarderos a gran escala, los que después en la guerra se revelaron como una peste, cuando los alemanes los derribaban como galería de tiro al pato. El que menos se dejó disuadir por los nuevos escuadrones de bombarderos británicos fue justo el que más se suponía que debía asustarse, o sea, el mismo Hitler, que fortaleció la Luftwaffe, pero que le dio la máxima prioridad a las divisiones blindadas. Los resultados quedaron a la vista, especialmente en 1.940. En cuanto a los bombarderos británicos, eran casi los patos de la galería de tiro al pato, para los artilleros y cazas alemanes; hubo que esperar hasta casi finales de la guerra para que los bombarderos británicos realmente marcaran una diferencia.

Finlandia es el gran gigante olvidado. La mitad de su país está por sobre el Círculo Polar Artico, hablan uno de los dos únicos idiomas no indoeuropeos sobrevivientes de Europa (el otro es el vasco), y tienen el mejor sistema educativo del mundo. Y todo eso, después de haberse pasado siglos bajo dominación de sus vecinos suecos y rusos. Estoy seguro de que cuando Estados Unidos y China estén sepultados bajo toneladas de ceniza nuclear, ahí van a estar los finlandeses reconstruyendo la Tierra.

Related Posts with Thumbnails

¡Blogoserie a la carta!: ¿De qué género quieres que sea el o la protagonista?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuántos protagonistas quieres que sean?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuál será la ambientación?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Contra quién se enfrentan el o los héroes?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuál es la motivación del protagonista?