domingo, 24 de mayo de 2015

Qué fue de los tipos que rescataron al soldado Ryan.


En la película, el qué fue en realidad no fue nada. Se los cargaron a la mayoría. Porque la guerra es un infierno, sólo por si no entendías el punto. Pero, ¿y en la realidad...? ¿Qué ocurrió con los actores de marras? Hace poco tiempo atrás tuve el gusto de reencontrarme con la película Rescatando al soldado Ryan, o Salvar al soldado Ryan, a según el país es el título. La había visto en el cine en su tiempo, me la había repetido en el cable, pero durante muchos años se transformó en otra película del listado de clásicos que uno ha visto en el jurásico de la vida cinéfila particular. Hasta que Cinemark la repuso como parte de un ciclo de clásicos. Pude constatar así que, lejos de mis temores iniciales de que la película hubiera podido envejecer de mala manera como a veces sucede, en realidad se mantiene muy bien. Me pregunto si La delgada línea roja, que también vi en esos años, y que era la otra película de guerra estrenada al mismo tiempo, resistiría de la misma manera el paso del tiempo.

Pero dejando de lado los tópicos más artísticos o profundos de la película, que de ésos hay varios posteos notables por ahí, una de las cosas que me llamó la atención es el elenco. Al verla por primera vez en 1.998, la gran cara conocida era Tom Hanks, además de un jovencito Matt Damon. Pero al verla de nuevo, me encontré con más de algún actor cara conocida que por esas fechas empezaba a brillar, trataba de brillar, o dejaba de brillar. Hay algo de simpático, y también de triste, en seguirle el rastro al elenco principal de la película. Por eso es que acá en la Guillermocracia, haremos un pequeño posteo farandulero, y mencionaremos qué sucedió finalmente con los actores que le dieron vida a los soldados miembros de la patrulla de salvamento que integran la película. Rematando con el mismísimo soldado Ryan, por supuesto.

Tom Hanks.

La superestrella de la película. En la década de 1.980 había hecho varios roles de comedia, antes de consagrarse con su tríada de roles dramáticos en Filadelfia, Forrest Gump, y Apolo 13. Haberle dado a Tom Hanks el rol del Capitán John Miller, en retrospectiva, fue la mejor decisión del mundo, si se considera que las primeras opciones eran Mel Gibson y Harrison Ford, buenos actores ambos, pero sin la vibra de hombre como tú y yo que Hanks le da al personaje. Ni qué decir, después de la película el hombre siguió acumulando éxitos: interpretó a Woody por tercera vez en Toy Story 3, fue el náufrago de Náufrago, le dio vida (es un decir...) a Robert Langdon en las dos adaptaciones de novelas de Dan Brown (El Código da Vinci, y Angeles y demonios) y viene una tercera en camino (Inferno, porque parece que la adaptación de El símbolo perdido está en el congelador). De los varios actores que formaron la patrulla infernal de esta película, no sólo era el más exitoso, sino que siguió siéndolo.

Tom Sizemore.

Este es un caso algo triste. Porque Tom Sizemore es la clase de actor que muy probablemente no ubiques por nombre, pero lo ves en la pantalla y sabes que es él. Su rostro, al menos, es inconfundible. Su presencia escénica es también notable. Pero él mismo, por desgracia, ha estado envuelto en un millón de problemas. Su adicción a las drogas es tan conocida, que apareció incluso en el programa televisivo Celebrity Rehab; además, salió a la luz pública un video suyo pasándosela del uno con un grupo de chicas desnudas. Es decir, la clase de comportamiento que ha hecho tanto por descarrilar carreras promisorias en el cine. Su excelente rol en Rescatando al soldado Ryan, como el sargento Mike Horvath, segundo al mando detrás de Hanks, debería haberlo consolidado, y de hecho fue llamado para dos blockbusters bélicos más (Pearl Harbor, y La caída del Halcón Negro), pero luego, su estrella terminó por apagarse. Y para peor, estuvo a punto de no estar en Rescatando al soldado Ryan tampoco: estaba tan drogado, que Steven Spielberg le lanzó el ultimátum de que iba a hacerle control antidoping todos los días, y si daba positivo en uno, apenas uno, lo iba a despedir y reemplazar por otro actor diferente. Ya lo saben, chicos: las drogas son malas, dí no a las drogas.

Edward Burns.

Edward Burns, el actor interpretando al soldado Richard Reiben, que en la película es el más rebelde del batallón, fue otro caso de actor que no consiguió capitalizar la fama. Con su rol en la película, había conseguido llamar la atención del mundillo en Hollywood, y de hecho parecía ser una superestrella promisoria. De manera que le tuvieron por fin la confianza suficiente para darle el protagónico en la película 15 minutos, un thriller en donde un par de terroristas extranjeros se dedicaban a matar gente porque en Estados Unidos todos tienen y merecen sus 15 minutos de fama. Y para dejar bien asentado que era una nueva estrella que venía con padrinazgo, lo pusieron al lado de Robert de Niro. La película no era especialmente mala, pero su afán de meter un mensaje con pretensiones le jugó en contra. Los propios estudios no parecían tenerle confianza al resultado final, porque la película fue rodada en 1.999 para ser estrenada en 2.000, y luego, por alguna razón, la pospusieron un año completo, hasta 2.001. Recaudó poco más de lo que costó, lo que significa que resultó un fracaso comercial en toda regla. A partir de entonces, ningún estudio volvió a confiar en el potencial de Edward Burns para protagonizar una película, y se quedó relegado a roles secundarios. Su rol posterior más reconocible es el detective de Una llamada perdida, remake de 2.008 de una cinta de terror japonesa.

Barry Pepper.

Y llegamos al fondo del barril. El caso más lamentable de estrellón que nos ha legado Rescatando al soldado Ryan. Para quienes vimos la película, uno de los personajes más recordados es el francotirador que se pone a rezar mientras dispara, el soldado Daniel Jackson por más señas. Pero si era un rol tan carismático, ¿por qué el nombre de Barry Pepper no te suena de ninguna parte? Haber actuado aquí le consiguió roles para Enemigo público con Will Smith, y para Milagros inesperados también con Tom Hanks, antes de conseguir su primer protagónico. Ahora, traguen saliva. El protagónico en cuestión es Campo de batalla: La Tierra, o Batalla final: Tierra, a según el país, de 2.000. Interpretando al cromañón que se subleva contra los extraterrestres, por más señas. Ya saben para donde va, ¿verdad? En realidad, el proyecto entero era para mayor gloria de la vanidad de John Travolta, quien se reservó el rol de villano. No había lugar para el estrellato de Pepper, aunque fuera el protagonista. De todas maneras, fiel a la filosofía de si sale cara gano yo y si sale sello pierdes tú, entonces la inmundicia lo salpicó lo mismo, y sus oportunidades de convertirse en el siguiente gran fenómeno de Hollywood se esfumaron, probablemente para siempre. Aún así, aunque su carrera ha ido a los tumbos después, ha conseguido algunos buenos secundarios, incluyendo La conquista del honor de Clint Eastwood, y el remake de Temple de acero de 2.010, que no son malos créditos allí donde se los mire.

Adam Goldberg.

El caso del señor Goldberg es curioso. Para los que tengan curiosidad por estas cosas, por supuesto. Rescatando al soldado Ryan debería haber ayudado a posicionarlo en el mapa, y de hecho es con esta película que empezó a ser un rostro más o menos reconocible, por encima del montón, por más que su rol como el soldado Stanley Fish Mellish no hace mucho más que ser otro del pelotón. En cualquier caso, era factible considerar que alguien se iba a fijar en él, y tratar de darle un protagónico. Después de todo, si Barry Pepper lo logró, ¿por qué no él? Y... no sucedió. ¿Desinterés? ¿Falta de buenos roles? ¿Agente incompetente? ¿Pura y simple mala suerte? Quién lo sabe. Como sea, se la pasó la década siguiente siendo ese tipo al que no le conoces el nombre, pero hace de secundario prominente y más o menos reconocible a poco que prestes atención, en varias películas más o menos recordadas de la época: Una mente brillante, Cómo perder a un chico en diez días, Deja Vu, Dos días en París, Zodíaco. Así de caprichoso es el destino en Hollywood, después de todo.

Jeremy Davies.

El técnico Upham, el cartógrafo e intérprete cuya madera para la guerra puede calificarse de corcho para balsas, fue interpretado por otro tipo que tampoco llegó mucho más allá. No ayuda mucho que su rol suele ser bastante despreciado por el público que ha visto la cinta. Con injusticia, porque el personaje es un pobre diablo que nunca ha visto realmente la acción de la batalla, pero considerando que al público le gustan los héroes... en cualquier caso, el rol más reconocible de Jeremy Davies después de Rescatando al soldado Ryan, es un rol recurrente en Lost. ¿Cuál? No lo menciono porque para mí es apenas un nombre y un apellido, no en balde me bajé de Lost a la tercera temporada, y eso fue dos temporadas en exceso después.

Giovanni Ribisi.

El técnico Wade, el médico del grupo, era otro que en su minuto parecía que iba a conocer el estrellato. Apareció a la luz pública luego de ser el monstruo de la semana en un episodio de Los expedientes secretos X. ¿Cuál? Investiguen ustedes, no esperen que yo les dé todo masticado. El caso es que Rescatando al soldado Ryan debería haberlo consagrado. Como de hecho lo hizo, porque comenzaron a llegar ofertas de roles protagónicos. El problema es que cada una de esas películas iba a romperla, sea como blockbuster, sea como clásico filme de pretensiones artísticas ligeras y con conciencia de Hollywood. Y cada una de esas películas se estrelló a lo bruto. Patrulla juvenil, que también hizo lo suyo por dejar en el pantano durante años a una entonces ascendente Claire Danes, que debió esperar hasta Homeland para rehabilitarse. O El informador, un intento de rodar un Wall Street juvenil, cuyo fracaso fue tanto más ignominioso porque el personaje que inspiró la película, Stratton Oakmont, es el tipo cuya autobiografía sirvió años más tarde para la gloriosa El lobo de Wall Street con Leonardo DiCaprio. De manera que no tuvo madera para protagónicos, y debió conformarse con personajes secundarios. Como por ejemplo la olvidada 60 segundos. ¿Y alguien recuerda que él era el marido de Scarlett Johansson en Perdidos en Tokio? ¿No? Yo sí me acordaría de eso porque es de la guapa Scarlett que hablamos, así es que gracias por corroborar mi punto. ¿Tampoco lo recuerdan como secundario de Avatar? Esto corrobora lo definitivo: actuó en la película más taquillera de todos los tiempos, y todos se acuerdan del elenco en masa, excepto de él. Porque, y esto es algo triste de decir, Giovanni Ribisi ha terminado transformándose en el Doctor Zoidberg del cine. Hasta que un Harold Zoid lo recupere, al menos.

Vin Diesel.

Sorpresa. En la época, nadie que vio Rescatando al soldado Ryan apostaba un duro, perdónenme el juego de palabras fácil, por un actor cuyo personaje, el soldado raso Adrian Caparzo, fue puesto en la película básicamente para ser el Wolverine o el Worff del asunto. Ya saben: el tipo grandote y macizo que se la lleva cruda al comienzo de la película para que veamos que el peligro es real. Incluso más, Vin Diesel siguió a Giovanni Ribisi dentro de las procelosas aguas del elenco de El informante, y por lo tanto debió haberse hundido con él, y con más plomo aún, porque entre Ribisi y Diesel, el actor es Ribisi, por supuesto. Pero poquito después se estrenó una película con aires de serie B, que no debería haber llegado a ninguna parte: Eclipse mortal. Resultó que la película en sí, más allá de algunas patadas a la ciencia y a la lógica a partes iguales, era mejor de lo esperado, y el personaje del antihéroe Riddick acabó galvanizando al público. Al año siguiente se ganó otro exitazo con Rápido y furioso. Y luego vino su rol en xXx. Andando el tiempo, Diesel quiso zafarse y hacerse un nombre por sí mismo en vez de amarrarse a una franquicia. Craso error. La secuela de xXx con otro actor resultó un fiasco en regla, pero eso ya no es problema del señor Diesel, ¿verdad que no? Pero luego de que sus ambiciosos planes no terminaran de concretarse, incluyendo un proyecto de llevar al cine la vida de Aníbal el Cartaginés, optó por la decisión más sensata de la Historia del Cine: regresar a las secuelas de Rápido y furioso. Convirtiéndose así, si bien no el actor más reconocido de quienes rescataron al soldado Ryan, sí al menos en el más rentable. De las películas más taquilleras de la Historia, al momento de escribir esto en Abril de 2.015 por lo menos, Vin Diesel estuvo en la cuarta película más taquillera de todas, Rápidos y furiosos 7, y de las tres que están más arriba, el único que ha llegado es Giovanni Ribisi en Avatar, y como dijimos, de él en esa película nadie se acuerda.

...y Matt Damon.

Y terminamos con una guasa. Ya hemos mencionado a los actores que conformaron la patrulla de rescatistas, y no seguiremos con varios secundarios adicionales que también tienen cartel (Ted Danson, Paul Giamatti, Dennis Farina, ¡Bryan Cranston!, ¡¡Nathan Fillon!!), pero no podemos dejar de mencionar al mismísimo soldado Ryan. Aunque sea para reirnos por la poca visión de Steven Spielberg para contratarlo. Porque Spielberg tenía el cuento claro: quería que Ryan fuera un actor de cara bonita y ningún reconocimiento, para que en el fondo todo el público pudiera empatizar con ese simpático estadounidense promedio que es como tú y yo. Y contrató a Matt Damon, un perfecto desconocido... el mismo año en que Matt Damon, mientras rodaba Rescatando al soldado Ryan, en paralelo se hacía famoso gracias al estreno de En busca del destino, que le valió un Oscar, aunque como guionista, y compartido con Ben Affleck. Y como no era cosa de echar pie atrás, Spielberg siguió con Damon y en vez de tener a un chico promedio como soldado a rescatar, tuvo otra superestrella de Hollywood en la plantilla. Sobre lo que pasó después con Damon, no vale ni la pena decirlo; no en balde, todo el mundo lo conoce. Descontando a Tom Hanks, que ya tenía una larga carrera por detrás, lo cierto es que si Vin Diesel acabó transformándose en el actor más rentable de los que salvaron al soldado Ryan, es seguro afirmar que el actor que terminó obteniendo a la larga más reconocimiento artístico, es justo el mismísimo soldado Ryan. Lo que hace algo hilarante la por otra parte trágica escena final en donde, después de la escabechina generalizada de protagonistas, al soldado Ryan le dicen: "Hágase merecedor de esto"... Y por cierto, si vieron la película, ¿recuerdan a quién fueron a rescatar los astronautas de Interestelar, en 2.014...? Porque vivimos en un universo tetradimensional, tres dimensiones espaciales y una temporal, pero el cine presenta múltiples y desconocidas dimensiones de las cuales nosotros nada sabemos, y quizás nunca lleguemos a saber.

La edad no fue demasiado misericordiosa con el soldado Ryan, ¿no es así...?


4 comentarios:

Cidroq dijo...

Buena entrada, igual sería tema de continuación ver que paso con las banda de hermanos (band of brothers) la serie que se les ocurrió producir a spielberg y hanks tras salvar al soldado ryan.

Por cierto, a mi si me gustó 60 segundos

Guillermo Ríos dijo...

Creo que no lo haré, porque es de echarle un vistazo al largo kilométrico del casting, de Band of Brothers, y ya me da mareo. En cualquier caso, no recordaba tanto nombre junto ahí: Michael Fassbender, David Schwimmer, Tom Hardy, Simon Pegg, James McAvoy, Jimmy Fallon... Y ésos son los más conocidos, sin meterse con los típicos secundarios cuyo nombre no recuerdas pero su cara la reconoces en cualquier parte.

Gaby Fonseca dijo...

Baia baia xD no se porque nunca habia visto esta entrada antes pero que buena esta!

Siempre pense que el soldado que tenia Brooklyn N.Y. en la chaqueta era Ben Affleck xD de las cosas que se entera una en Guillermocracia... y la vio en el cine cuando salio xD que viejito!

Y ni pensar hacer un tema parecido pero de Band of Brothers, tantos actores y creo que solo reconosco al que hace Homeland ahora ^^U

Saluditos

Guillermo Ríos dijo...

¿Haber visto esta película en el cine es ser viejito? Creo que no. Haber visto la tercera de Indiana Jones y el Batman de Tim Burton en el cine, yo creo que eso sí califica. Y sí... es mi caso. Me hago viejo.

Y bueno, gracias por las felicitaciones.

Saluditos igualmente.

Related Posts with Thumbnails