¡Vota por lo mejor de los primeros siete años de la Guillermocracia!

¡La Guillermocracia te llama a las filas! ¡Vota, expresa tu opinión, cuáles son los mejores artículos que se han publicado en estos (casi) siete años de vida en línea! La encuesta se encuentra en la parte inferior de esta columna. ¿Más detalles? Pincha aquí. ¡Haz oir tu voz!

domingo, 17 de mayo de 2015

Cuánto vivirán las mujeres de Hollywood.


Todos conocemos el perfil que debe tener un protagonista en una película de Hollywood. Debe ser más o menos acomodado, ojalá de profesión liberal (abogado, arquitecto, ingeniero...), o de un oficio relacionado con la mantención del orden (policía, bombero...), de raza blanca, si no religioso por lo menos no agnóstico ni ateo, o galán joven o padre de familia joven... y muy en particular, escrito en negrita, cursivas y mayúsculas: VARÓN. Lo que significa que cualquier personaje femenino no tendrá otra opción sino girar en la periferia del personaje masculino, como su aliada, su esposa, su hija, su interés romántico... cualquier cosa menos la protagonista. Desafortunadamente, esto significa un sesgo: el varón protagonista tiene la vida comprada porque por algo es el protagonista. O sea, o se va al final de la película con sacrificio heroico de por medio, o más frecuentemente sobrevive y además se lleva a la chica al tálamo. La chica, por el contrario, lo tiene más crudo. A veces, es posible que sobreviva. Pero otras veces, la ley del drama es más fuerte, y terminará siendo la víctima propicitaria para que el héroe atraviese por su hora oscura, etcétera, antes de tomar su segundo aire, ir a la batalla final, ganarla, y encamarse con la otra chica.

Por lo mismo es que, acá en la Guillermocracia, hemos calculado cuál es la expectativa de vida probable que tenga un personaje femenino en una película de Hollywood. Porque esto depende fundamentalmente de su rol en la historia. Y hemos elaborado esta cómoda tabla a partir de la cual, ustedes pueden determinar cuánto va a vivir ese personaje femenino que ven en pantalla. Eso sí, deben tomar en cuenta algunas variantes. Por ejemplo, la chica de busto prominente tiene una tasa de sobrevivencia más alta que la chica de busto más discreto, pero si esa misma chica de busto prominente lo exhibe de manera impúdica, puede suceder el efecto contrario y su tasa de sobrevida descienda brutalmente a cero. O la edad: mientras más joven, mayor probabilidad de sobrevivir, de manera que uno casi puede ver a los buitres sobre las ancianas, salvo que sean el alivio cómico, que es como una especie de muerte en vida, mientras que las niñas tiernas y adorables sobrevivirán a las tempestades y las centurias. Y sin mayores preámbulos, vamos ahora con el listado, ordenados por la tasa de supervivencia desde el inicio hasta el final de la película.


1.- La chica buena pero muerta para darle un pasado tormentoso y culpógeno al protagonista.
  • Momento de la muerte: Antes de comenzar la película. Muy ocasionalmente, alcanza a vivir hasta la primera escena.
La película parte con el chico profundamente abatido, dolido con la vida, demasiado encariñado con el alcohol, etcétera. Hay dos posibilidades: o es una película de autosuperación personal en la cual el protagonista descubre que hay mucho más en la vida por vivir, o bien es un blockbuster en donde el protagonista no sólo debe batallar contra el supervillano de turno, sino además contra sus propios demonios personales. Por lo general, la muerta en cuestión era una santa o poco menos, porque no tiene tanto impacto el asunto si es que la muerta era una arpía. De hecho, si era una arpía, es muy probable que no esté muerta sino apenas separada o divorciada, porque eso abre la posibilidad de que avanzando la historia, cuando el protagonista está rehaciendo su vida sentimental, aparezca ella de regreso para enturbiarlo todo, porque eso es en general lo que hacen las arpías. Por regla general, la chica buena o muerta es la novia, amante o esposa, pero en algunos casos puede también ser la madre, en cuyo caso es más probable que aparezca en la primera escena, soltando el último aliento. Sí, guionistas de Guardianes de la Galaxia, a ustedes los estoy mirando.


2.- La esposa, novia o hija violada y asesinada cruel y brutalmente al inicio de la película.
  • Momento de la muerte: La primera escena después de dejar establecido al personaje principal y su diabética vida cotidiana, o el motivo del conflicto con el villano si se trata de una venganza de éste.
Hay una diferencia profunda con el caso anterior. En el otro teníamos a un personaje en general todo cag... hundido por la vida, y la muerta sirve para proporcionarle al protagonista un obstáculo emocional que superar. En este caso, la cuestión no es proporcionarle al protagonista un motivo para superarse a sí mismo, sino para vengarse de manera cruel y sanguinaria respecto de los violadores y asesinos de la chica. Por regla general, el protagonista en este caso es un policía, militar, ex policía o ex militar, lo que crea el trasfondo para que tenga o adquiera armas que usará después de manera eficaz y mortífera encima de los pobres diablos que dejaron a la chica convertida en una escultura abstracta; si no tiene tal trasfondo, es seguro que tendrá un amigo policía, militar, ex policía o ex militar, que primero dirá que no, luego añadirá que no, continuará con un "estás loco, te van a matar", después de todo lo cual irá al armario que está sin llave, y sacará un rifle, o una semiautomática, etcétera. La chica siempre es la esposa, novia o hija, es decir, alguien de la misma edad o más joven que el protagonista, porque nada despierta tanto el morbo de la audiencia como ver a una bella e indefensa joven sufrir lo insufrible y después morir; por esa misma regla, la muerta nunca será la madre, una tía, u otra viejecita que podrá ser muy adorable, pero cuya muerte no tiene el mismo impacto emocional. El campeón acá es Paul Kersey, el personaje interpretado por Charles Bronson en la pentalogía de Death Wish, y a quien se le terminaba muriendo hasta el gato, aunque siempre al inicio de la película, eso sí.


3.- La técnico de laboratorio malvado que ha tenido el atrevimiento de crear vida.
  • Momento de la muerte: Primera aparición del villano o supervillano.
Esta es una muerte bastante específica, propia de películas tipo Thriller o de Ciencia Ficción. El villano o supervillano no es ciento por ciento humano: tiene prótesis biónicas, es un experimento genético, o algo similar, y es creado en el laboratorio malvado con fines igualmente malvados. Después de habernos mostrado a los héroes, la primera escena con el villano deberá describir cómo éste escapa del laboratorio. Por regla general los científicos serán hombres, pero si hay una mujer, ineludiblemente usará una bata de laboratorio con minifalda, y anteojos que tendrán su punto sexy. Sus facciones, eso sí, serán duras, y sus ojos fríos, con frecuencia china o japonesa para mejorar el efecto y además cubrir la cuota étnica de la película. En definitiva, se trata de que se nos corte el aliento con su belleza sin que sintamos empatía por ella. Naturalmente, el villano o supervillano se libera de todas sus cadenas, siembra la carnicería para que nos quede claro que es el villano (si es el héroe simplemente escapará para ser perseguido por los malos), y veremos una escena en donde le dará una muerte lenta y sádica a la científica de bata de laboratorio con minifalda y anteojos con su punto sexy. Usualmente esa muerte será ahorcamiento o empalamiento, jamás arrojarla a una pila de ácido que pueda desfigurar su bellas aunque algo duras facciones. Excepcionalmente, es posible que la científica convenza al supervillano de que puede serle útil, o el villano mismo caiga en la cuenta de esto, y le perdone la vida; en este caso pasa a ser la asistente sexy del supervillano, y su tasa de sobrevida se eleva hasta... sigan leyendo para averiguarlo.


4.- La histérica dentro de un grupo acosado por slashers.
  • Momento de la muerte: Primer ataque masivo del villano o supervillano en contra de los protagonistas.
Valga una aclaración; este ítem no es privativo de una película de slashers; puede serlo en cualquier película en donde se espera una muerte entre los protagonistas cada tantos minutos. Incluso las películas de catástrofes, en donde no necesariamente existe un malvado, pero la naturaleza puede ser vista como una especie de supervillano tonto o idiota, cuentan en este rubro. O por mezclar ambos tópicos, la Muerte es la naturaleza y además un supervillano, como en Destino fatal y secuelas. El caso es que deben morir personajes para mostrar que la amenaza va en serio, y para ello, como los protagonistas tienden a ser hombres, nada mejor que quien caiga sea una mujer. La víctima propicitaria es la histérica por dos razones: uno, es la más propensa a quedarse parada mientras la apuñalan, balean, arrollan, incineran, etcétera, y dos, es detestada por la audiencia y nadie la va a echar de menos. Pero hay una excepción, Si sucede que, además de ser una histérica, sea una perra mal amiga con el resto del grupo, hay mayores motivos para odiarla; por lo mismo, los guionistas la conservarán con vida del primer lance hasta... sigan leyendo para averiguarlo.


5.- La rehén víctima del psicópata.
  • Momento de la muerte: En la secuencia de acción que cae más o menos en la marca del minuto 45 de la película.
Nuevamente, psicópata es un término amplio aquí. En una película de catástrofes, la psicópata es la naturaleza. En una película apocalíptica cristiana, Dios mismo, porque en esa clase de películas, Dios no es Amor sino el Armagedón. El caso es que, hay estudios psicológicos al respecto, la atención de las personas ante cualquier cosa dura un máximo de 45 minutos, por lo que cualquier película que se respete como tal, debe elevar el nivel con una secuencia impactante más o menos en esa marca; o en el caso de El Hobbit de Peter Jackson, debe empezar más o menos en esa marca. Este es un buen momento para que el psicópata que juega sus juegos mentales con el policía, haya secuestrado a una rehén, la haya torturado un ratito, el policía se lanza a rescatarla... y el psicópata la mata. Con eso, averiguamos que el psicópata va realmente en serio, y que el policía la va a tener muy cruda la próxima vez. Por supuesto, no podemos correr el riesgo de que nos importe la chica, o nos sentiríamos asqueados hasta la náusea por una muerte tan cruel e inmerecida, así es que en los 45 minutos anteriores no se nos ha informado nada de ella. De este modo, ella aparece apenas como la víctima estándar, y lo único que sabemos de ella es por la lectura apresurada de un reporte policial (ya saben: "25 años, caucásica, babysitter, sale con sus amigos el fin de semana..."), y no veremos ni su funeral, ni su familia, ni nada. El ejemplo para el bronce es la pobre fulana hervida al vapor en El coleccionista de huesos; pensar que vi esa película en el cine, y años después, todavía me revuelve el estómago esa escena...


6.- La venerable anciana que da la lata con su sabiduría existencial desde su lecho de cancerosa.
  • Momento de la muerte: Más o menos entre la marca de los dos tercios y los cuatro quintos de película transcurrida (si dura dos horas: entre los minutos 80 y 96, es decir, entre 1:20 y 1:36 de película).
Esto sucede más bien en las películas de corte autoayuda y superación. Este es un rol unisex, en todo caso, porque es posible que sea desempeñado por un varón. Se trata siempre de una persona que padece, o bien cáncer, o bien la tos incurable de la muerte, esa enfermedad de síntomas inespecíficos aparte de la tos romántica o victoriana, pero cuyo desenlace inevitable y fatal será, por supuesto, quedar cadáver. O sea, quedar cadáver antes del final de la película, porque como decía el economista Keynes, en el largo plazo, todos muertos. Y por supuesto, la anciana enferma se ha pasado la película dando la lata acerca de la vida, la muerte y todo lo que hay entremedio, hasta que al final, ¡por fin! Se muere. Pero no al final realmente final, porque su fallecimiento es el golpe final contra el protagonista, el momento de su hora más oscura, en donde está más solo y abandonado ahora que su apoyo moral ha desaparecido para siempre. La muerte de este personaje es siempre lo que nos informa que las cosas se han vuelto mortalmente serias, y el final está cerca.


7.- La perra mala amiga dentro de un grupo acosado por slashers.
  • Momento de la muerte: Por lo general, más o menos cuando el asesino se resuelve por fin a ir con todo en contra de los protagonistas.
Las histéricas mueren primero. Y las histéricas que son la perra mala amiga, puede que sobrevivan un poco más, pero ya están comprando en cómodas cuotas mensuales su parcela en el cementerio local; esto último, suponiendo que encuentren el cuerpo, o lo que quede de él. A diferencia de la histérica, la perra mala amiga es una narcisista manipuladora que sabe cómo arreglárselas para mantenerse viva. Incluso, siendo realistas, es la que podría sobrevivir a la película. Pero como eso es muy poco satisfactorio para las audiencias, entonces debe morir. Generalmente su muerte se produce al inicio de la batalla final, que es el punto de equilibrio entre dos constantes: matarla lo más rápido posible porque es el personaje que no aporta demasiado, y matarla lo más lento posible porque es el personaje que todos hemos aprendido a odiar. Es un personaje tan detestable, de hecho, que generalmente el casting lo hace recaer en la actriz sin talento que no llegará a hacer carrera en Hollywood y quedará como apenas otra página más en algún sitio de Internet dedicado a las scream queens.


8.- La guerrera aliada machorra.
  • Momento de la muerte: Por lo general en los inicios o como mucho a mediados de la brutal secuencia de acción final, nunca cerca del momento climático de la misma.
En muchas películas, principalmente las de acción, fantasía o Ciencia Ficción, existen chicas guerreras. Las hay de dos tipos. Una es la curvilínea sexy revestida con una armadura que no protege nada pero que muestra mucho, y que por lo tanto es el interés romántico del protagonista, y la que sobrevivirá para contar el cuento. La otra es la guerrera de atavíos más convencionales, más convencionales para lo que es una situación de guerra, por supuesto, y que no muestra grandes características femeninas. Una manera de reconocer la diferencia es que la guerrera femenina lleva el pelo largo y la machorra lleva el pelo muy corto, en algunos casos al rape. Piensen en Ellen Ripley: sobrevive a las dos Alien en que lleva el pelo largo, pero se lo rapa en la tercera y le llega la china. Aunque no siempre es una guía segura: Kate Beckinsale en Van Helsing llevaba el pelo largo y se la cargaron igual; pero aparte de lo ajustado del corset, su ropa no era muy reveladora, eso sí. El caso es que cuando la guerrera machorra no es la protagonista, y eso es en cualquier caso que no sean las de Alien (la segunda tenía una machorra: la Vásquez) o Hasta el límite con Demi Moore, tiene que morir, sacrificada en el altar de la correcta heretosexualidad hollywoodense, que exige siempre parejas formadas por Adán y Eva y no Adán y Steve. Bueno, Demi Moore en Hasta el límite sobrevive, pero eso fue un cambio de guión de última hora, porque en el original ella moría; a saber si la hicieron sobrevivir porque sopló una ráfaga de súbito feminismo que hizo ver a los ejecutivos de Hollywood la inmoralidad de su proceder, o si estaban pensando en rodar una secuela si tenía éxito. En cualquier caso, para destacar lo machorra, ésta ha sido mostrada como una guerrera competente y revientacráneos como la que más, de manera que matarla es una manera muy efectiva de señalar que la última batalla es eso, la última batalla, y que ahora sí que la cosa va en serio. Hay una buena razón por la que Michelle Rodríguez no rueda muchas secuelas, después de todo.


9.- La asistente sexy del supervillano.
  • Momento de la muerte: Durante la pelea final, pero antes de la muerte del supervillano.
Si el supervillano es varón, es muy posible que se haya conseguido la asistencia de una chica sexy, porque no hay razón para no unir lo útil con lo agradable. Por lo general es oriental, porque sus ojos rasgados expresan frialdad para el público occidental, cualidad muy deseable en una villana, y además porque los roles de chica buena han sido copados todos por caucásicas descendientes de Hiperbórea, así es que los roles de villana son los que quedan disponibles para llenar la cuota étnica de rigor. Esta asistente puede ser la secretaria inteligente que lo planifica todo en las sombras, o más frecuentemente, la matona del villano; el caso típico es la chica Bond mala promedio. Si es el segundo caso, las razones para matarla en vez de, digamos, redimirla, son análogas a la aliada machorra: el hecho de que le guste pelear y que además tenga una mentalidad independiente en vez de acatar las reglas que representan EL BIEN, así con mayúsculas, implica una fuerte tendencia masculina, lo que rompe los estándares rígidos de lo que debe ser la heterosexualidad de Hollywood, pecados por los cuales debe pagar, naturalmente. A veces, para la asistente sexy del supervillano sí hay redención, pero eso sí, con sacrificio de por medio, reventándose para que el héroe sobreviva.


10.- La supervillana sexy.
  • Momento de la muerte: Es la supervillana, por supuesto que debe quedar reservada para el final de la traca final.
Por regla general, el supervillano es varón, porque en Hollywood, la inteligencia necesaria para crear un plan malvado con el cual conquistar el mundo sólo puede proceder de un hombre. Después de todo, aparte de El mundo no es suficiente, no hay otra película Bond en que la supervillana sea mujer. Hay también una razón más de peso: el duelo entre el héroe macho y el villano macho se traduce metafóricamente en una competencia para ver quién la tiene más larga y dura, con la chica buena e inofensiva como cervatilla entre ambos, esperando a ver qué ciervo le asesta la cornada fatal al otro y se la lleva al tálamo. Pero hay casos en que la supervillana resulta ser una mujer, en cuyo caso hay que seguir la regla sagrada por la cual, el supervillano principal es quien debe morir al último. Porque no hay nada más anticlimático que una película en donde muere el supervillano, y los matones quedan vivos para un último duelo que, en realidad, no le interesa a nadie. Ahora bien, como hemos dicho, hay pocos casos de supervillanas sexies... salvo que la protagonista sea mujer. Porque eso justifica el ingrediente lúbrico de mostrar a dos chicas liadas a mamporros, con toda la carga fetichista de rigor que una escena de éstas bien rodada debe llevar; eso, hasta que la buena se las arregla para que la villana sufra una muerte cruel y retorcida. Porque hay que ser un muy mal director para tener a una heroína sexy agarrándose a trompadas con una villana sexy y que la escena no tenga ningún morbo; que Catwoman sea incompetente incluso en este rubro, teniendo a Halle Berry agarrándose de las mechas con Sharon Stone, es la muestra definitiva del profundo abismo que era esa cosa que, desde un punto de vista formal, podemos llamar película.


11.- La chica final contra el slasher.
  • Momento de la muerte: Por lo general ninguno.
Y hemos llegado, ¡por fin!, al final de la película, y debemos hacer el recuento de qué chicas han sobrevivido a la traca. Por supuesto, una de ellas es la chica final de las películas con slasher. En este caso, el asesino se ha ido cargando uno a uno a todos los protagonistas, pero siempre queda la chica final. Que es eso, una chica, porque el duelo final adquiere así características sexuales en que los intentos del asesino serial por cargarse a la chica sugieren una metáfora de la violación sexual, y cuando lo que tenemos es un chico final, las concomitancias suelen ser un tanto incómodas para la audiencia. Así es que todos ganan con que la persona que detenga o mate al asesino sea una chica: los chicos porque sienten a salvo sus retaguardias, y las chicas porque se compran el discurso del empoderamiento femenino, identificándose con la chica, e identificando al asesino destruido con todos los malos hombres que pasaron por su vida y la hicieron sufrir. En tiempos, era requisito adicional que la chica final se mantuviera virgen, por las exigencias de la moral de la época, aunque hoy en día la virginidad es prueba de que, o uno es aburrido, o uno es feo, así es que se permite que la chica final tenga sus cositas; de todas maneras, las escenas de sexo de la chica final siempre son implícitas, porque mostrar la delantera sin ropa en estas películas es como adquirir los ojos del shinigami en Death Note: empodera a la chica, pero acorta su tiempo de vida a la mitad.


12.- La chica buena sólo para secuestro.
  • Momento de la muerte: Ninguno, ésta es como la gripe, es imposible erradicarla de la faz de la Tierra.
Y llegamos a la superviviente nata de estas películas: la chica puesta ahí únicamente para que el villano la secuestre y el héroe la rescate. Esta chica jamás es la madre, tía o abuela del protagonista porque no es cool ver a una venerable ancianita, salvo que se trate de la Tía May, porque Spiderman es un ñoño. En épocas, solía ser el interés romántico, porque no se esperaba que una chica de bien cogiera un fusil y le disparara al villano por la espalda a la primera oportunidad; de hecho, las chicas encasilladas en roles de niña buena debían saber gritar muy fuerte, para las escenas en que era víctima. Salvo que la escena de peligro fuera el matrimonio, porque los villanos de antes podían ser un monstruo de maldad, pero... ¿llevarse a la chica al tálamo y mancillarla sin antes haber contraído los sagrados votos? Eso jamás de los jamases, que incluso hasta los villanos más monstruosos tienen estándares. En estos casos, gritar fuerte a la chica secuestrada no le servía de nada, no obstante que el consentimiento de la chica no fuera libre en términos jurídicos, y por ende el matrimonio es técnicamente nulo o incluso inexistente. Con el paso del tiempo se espera que las chicas no se queden paradas gritando como tontas, así es que este rol ha ido disminuyendo, aunque sigue presente en... la hija del protagonista. O la hija del interés romántico del protagonista. Como es una niña, se espera de ella que no se atreva a nada. Y para que no nos caiga tan mal, la película nos regala una escena en donde ella discurre una fuga, mostrándonos que es inteligente, pero esa fuga no lleva a nada, porque si tuviera éxito, el protagonista se quedaría sin nada que hacer. Además, que el villano secuestre a la chica nos revela la clase de monstruo que es, dándonos todavía mejores motivos para que queramos verlo muerto.

9 comentarios:

Martín dijo...

Creo que se podría agregar el rubro de las resucitadas: el interés amoroso del héroe que se muere, y que por a, b o c superpoder del héroe resucita al final. Por ahora me acuerdo de Luisa Lane en la Superman clásica; de Trinity en la segunda Matrix (bueno, no muerta pero en proceso de); y de Rita Vrataski en Al Filo del Mañana.

Cidroq dijo...

Buen análisis, del punto 11 yo he visto una excepción que confirma la regla en las películas the descent , bueno por cierto, implicito a esto va un spoiler del tamaño de una genkidama.

Guillermo Ríos dijo...

@Martin, en realidad no se me ocurrió porque estaba más enfocado en la data de muerte de las chicas. Pero es cierto, éste debería ser un rubro separado. Entre el 9 y el 10, probablemente, porque sobrevive, pero con muerte de por medio.

@Cidroq, gracias por el spoiler, que no la he visto, grrr...

Elwin Álvarez Fuentes dijo...

Como siempre un muy interesante listado, si bien a simple vista se ve como una gran cuota de misogenia para la Guillermocracia, razón por la cual me encantaría saber la opinión de una fémina por acá (aunque si la memoria no me falla, creo que nunca he visto a una dama manifestarse en tan loable página como la tuya).

Guillermo Ríos dijo...

¿Misoginia yo? Misóginos los tipos de Hollywood que parecen crónicamente incapaces de diseñar personajes femeninos interesantes en sus blockbusters, más allá de los clichés del interés romántico ultraperfecto del protagonista, o la chica que es independiente porque carga un profundo trauma emocional que le impide relacionarse con nada más que su trabajo, etcétera. Me haría muy feliz ver más blockbusters en los cuales los personajes femeninos fueran eso, personajes, y no pedazos de carne puestos ahí para que el chico las lleve al asador, tipo Megan Fox en Transformers. Metafóricamente hablando lo del asador, claro. Aparte de películas Pixar como la Dory de Buscando a Nemo o la Mérida de Brave, o alguna que otra Disney (medalla en oro en este rubro para las dos protagonistas de Frozen), se me ocurren pocos ejemplos de películas blockbuster con chicas de verdad.

Opiniones de chicas, no han llegado a la Guillermocracia durante un tiempo. Y sí, a mí también me gustaría saber qué piensan o esperan de los personajes femeninos que vienen desde las películas de Hollywood. O de la Guillermocracia, ya puestos.

Martín dijo...

Como dicen los españoles, y ya puestos, ¿en qué rubro quedaría la protagonista de Congo (la humana, no la gorila)?

Guillermo Ríos dijo...

Ni idea, la verdad es que no he visto la película, y apenas tengo vagas noticias sobre la premisa y argumento.

Martín dijo...

La película es olvidable, en todo caso (salvo la música, gracias Goldsmith), pero el asunto con la protagonista es que es ella quien comanda la expedición, salva bastante el día, nunca se quiebra, y ella es la que tiene a un chico bueno y muerto antes de los eventos narrados por la película, que aunque no llega a darle un pasado culpógeno, sí define bastante las acciones que llevará a cabo.

Guillermo Ríos dijo...

O sea, le dieron a ella el papel que el común de las películas de Hollywood le da a un actor masculino. La verdad, me alegro, y ojalá sucediera con mayor frecuencia.

¡Vota por lo mejor de los primeros siete años de la Guillermocracia!

Related Posts with Thumbnails