miércoles, 25 de febrero de 2015

"Elemental": Lluvia Acida compila diez años casi desconocidos de carrera.


Por circunstancias extraordinarias de la vida, cayeron en mis manos hace no mucho tiempo, los discos Elemental y Audioficciones. Prefiero hablar primero de Elemental, y dejar Audioficciones para un posteo posterior, más que nada porque Elemental no es un larga duración de estudio, sino un compilado, más bien un "the best of" que un "greatest hits", porque hasta donde sabemos, Lluvia Acida no ha tenido ningún gran éxito al nivel de Chancho en Piedra o Supernova (lo que por supuesto no es sinónimo de calidad, sino que algo dice sobre la gente en general). Una lástima, porque después de escuchar Elemental, en verdad estos chicos se merecen mucho más de lo que han obtenido. Cuando escribí "circunstancias extraordinarias de la vida" para calificar el que estos discos hayan llegado a mis manos, es que son verdaderamente extraordinarias, toda vez que son ¡de Punta Arenas!, y hasta donde he sabido, sus trabajos carecen de prácticamente toda difusión más allá de la Patagonia. Me pregunto a mí mismo, y lo pregunto de viva voz para que alguien pueda escucharme: ¿cuántos trabajos circulan por ahí, mimetizados entre el ruido de fondo, hundidos por la falta de difusión, que esperan emerger para alcanzar nuestros oídos...?

[NOTA DEL AUTOR: El presente posteo fue escrito en 2.007. Ver los comentarios y actualización más abajo].

Vamos con Lluvia Acida. Según su página web (http://www.lluviaacida.cl), este duo se formó en Punta Arenas en 1.995, cuando Héctor Aguilar y Rafael Cheuquelaf unieron fuerzas, y no sólo ha resistido contra viento y marea durante doce años, sino que además se han dado el lujo de sacar disco tras disco tras disco, hasta conformar una discografía bastante nutrida. Todo un mérito, si se considera que más al sur de Punta Arenas sólo hay hielo y escarcha, y esa ciudad es literalmente el fin del mundo. Tienen su sello propio, EOLO Records, y a través de él han sacado todos sus trabajos desde 2.001 en adelante.

El título completo del disco en comento es Elemental (1996-2006), y por tanto, cubre íntegramente los primeros diez años de carrera de la banda, ya que aunque formados en 1.995, el primer disco (Simulación) es del año siguiente. Los temas, 16 en total, están ordenados cronológicamente, de manera que permiten un paseo panorámico por toda la trayectoria, en vez de otros compilados que apuestan por ordenar los temas con más gancho, pero que para captar la evolución obligan a armar una lista de reproducción en el Winamp. Todo esto, por supuesto, sin contar con que Meridión, el tema instrumental que abre el disco, fue compuesto expresamente para éste, y que Tierras magallánicas, que cierra el disco, no había sido previamente publicado en formato CD.

Los primeros temas reflejan un sonido más cercano al industrial y el EBM de inicios de los noventa, con una notoria infusión de dark. Según la página web, sus más tempranas influencias fueron Kraftwerk, Cabaret Voltaire y Front 242. Puede ser en cuanto a inspiración, pero la verdad es que esos temás no me suenan demasiado kraftwerkianos, o por lo menos, no el Kraftwerk más clásico (quizás, y sólo quizás, el Kraftwerk de Trans Europe Express); tienen un sello un poco más parecido al Front 242 de Tyranny for You o al Front Line Assembly del Caustic Grip, y quizás al de Tactical Neural Implant. Otra influencia, completamente inconfesada, y quizás hasta inconsciente, es un estilo de canto emparentado con el Jorge González de Los Prisioneros, en los tiempos de La voz de los 80, algo explicable considerando la omnipresencia de dicha banda en la escena musical chilena desde entonces. Por supuesto que Lluvia Acida no comulga con el sonido de Los Prisioneros más cercano al ska, al punk o al reggae, sino al que tiene una mayor influencia dark. Al escuchar Alto secreto, no pude evitar pensar que Lluvia Acida están pintados para reversionar temas como Evelyn o Brigadas de negro, de los mencionados Prisioneros; eso si es que algún día quieren (y si es que la discográfica les suelta los derechos).

En cuanto a las letras, no son todo lo depuradas que sería deseable. Hay en los primeros temas una intención poética que malogra un poco la idea de fondo; se suponía que el tema Sol verde, musicalmente muy bueno por lo demás, era un homenaje a la película Soylent green (Cuando el futuro nos alcance), pero la letra bien difícilmente lo da a entender, aunque el estribillo tiene una fuerza peculiar ("Bajo el verde sol, alma mecánica"). Con todo, hay entre medio algunas líneas notables, como el estribillo de la mencionada Alto secreto ("Frías manos recorrerán tu insensible piel, racimos de gritos regalarás al aire"). Probablemente no sea casualidad que en Lluvia Acida los temas instrumentales (Meridión, Superstición) tengan un peso tan decisivo, en vez de ser el número de relleno que son para la generalidad de las bandas, los temas instrumentales en los discos que integran.

Conforme progresa el disco, nos encontramos con una evolución positiva. Lluvia Acida se suelta y empieza a asimilar influencias externas, lo que es algo bueno, porque de haberse clonado a sí mismos disco tras disco, no hubieran quedado sino como imitadores de Front 242; imitadores muy diestros, eso sí, pero con un trabajo no más interesante que el escuchar a Chancho en Piedra después de haber escuchado a Red Hot Chili Peppers. Las canciones posteriores presentan influencias de la música ambiental, de los sones folclóricos chilenos, e incluso de cosas tan extrañas en principio a lo electrónico, como pueda ser el funk, algunos de cuyos toques pueden percibirse en Hotel Kosmos y en Cerro de la Cruz. Por exploración conceptual tampoco se quedan atrás, como lo prueban los temas extraídos del disco Tierra de espectros: Superstición es un instrumental, pero Puesto del diablo y Puzzle macabro se ponen en la senda de lo que había hecho Electrodomésticos en los ochentas, incluyendo discursos hablados a los cuales Lluvia Acida acompañan con música incidental.

En resumen, un gran disco compilatorio para una gran banda electrónica, todavía desconocida en grado sumo, y a la que desde ya deseamos los mejores parabienes, porque han probado de sobra que pueden ofrecer propuestas interesantes, más allá del más bien chato ambiente nacional, por lo general prisionero de modas e imitaciones. Y queda pendiente, como decíamos, la reseña de Audioficciones, que por sí misma da para un posteo completo.

ALGUNAS NOTAS ADICIONALES (ENERO DE 2.015): Este posteo ha sido levemente corregido desde su versión original; los cambios son sólo de redacción, sin alterar ninguna idea de fondo. En cuanto a Lluvia Acida, desde 2.007 a la fecha han seguido siendo una banda firmemente enraizada en el underground, en donde con ahora casi veinte años casi desconocidos de carrera, se tienen más que ganado un merecido respeto por parte de sus pares. Para los interesados, su discografía entera puede descargarse de manera perfectamente legal desde el sitio de Lluvia Acida (www.lluviaacida.cl).

Este posteo fue publicado por primera vez en el blog Tribu de Plutón, el Martes 19 de Junio de 2.007.

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails