¡¡¡Blogoserie a la carta en la Guillermocracia!!!

No lo olvides. Durante Abril y Mayo está abierta la votación para que ayudes a decidir sobre el argumento y características de la blogoserie a la carta que estamos planeando publicar acá en la Guillermocracia. Vota en la parte inferior de esta página, o bien, pincha el enlace para mayores detalles.
- POR ORDEN DEL DIRECTOR SUPREMO DE LA GUILLERMOCRACIA.

domingo, 9 de noviembre de 2014

Synth80s - 1989.


La Historia es como los culebrones: cambian los actores, pero se repiten las mismas tramas. En la ahora ya un tanto remota primera entrega de Synth80s, la que dedicamos a los antecedentes setenteros, veíamos que la música electrónica fue abrazada en primera instancia como reacción ante varios fenómenos de la época: la prevalencia del Funk y de la Música Disco, el almíbar del Rock Progresivo, el adocenamiento del Punk... La música electrónica ochentera entonces eran nuestros soldaditos rebeldes en contra del IMPERIO DEL CONFORMISMO MUSICAL. Pero como lo hemos visto a lo largo de estas entregas, la propia electrónica ochentera se transformó en la ley. Nos hemos divertido de lo lindo repasando algunos grandes hitos, otros no tan grandes, y algunos incluso risibles, pero que en conjunto describen un cuadro unívoco: el paso de la rebeldía al conformismo. Los antiguos rebeldes que luchaban por imponer una música nueva que creara conciencia, ahora eran material de discoteca para adolescentes medio sonámbulos. Ya el Grunge estaba en el horizonte, por supuesto, e iba a barrer con todo eso. Pero dentro de la propia música electrónica estaban comenzando a suscitarse dos reacciones, que conducirán de lleno a la electrónica noventera. Por un lado, el Techno y el House iban a empezar a derivar lentamente en los movimientos que iban a dominar la electrónica noventera, típicamente el Jungle, el Rave, etcétera. Por el otro, el ala más vinculada al mundo gótico underground iba a evolucionar en dirección hacia los diversos géneros electroindustriales que iban a crecer también en la década de 1.990, incluyendo la hibridación de metal y electrónica que va a ser el Metal Industrial. Cosas que en 1.989 pertenecen todavía al futuro, aunque de todas maneras... sin embargo... Como sea, bienvenidos a la penúltima entrega de Synth80s, acá en la Guillermocracia.

121.- Martika - I Feel the Earth Move.



En realidad deberíamos haber incluido este tema en 1.988, que es el año del disco debut de Martika (Martika, precisamente, porque no se quemaron la cabeza bautizándolo). El tercer single fue este tema que sí salió como tal, como single, en 1.989. Y es posible que a muchos de quienes crecieron en la década, permanezca asociado a Martika en vez de a su intérprete original, Carole King, porque en efecto, I Feel the Earth Move es un cover. La canción fue un exitazo en todo el mundo civilizado, y también en Estados Unidos, durante un tiempo a lo menos. Porque después vino el dantesco terremoto de San Francisco del 17 de Octubre de 1.989, y las radios de Estados Unidos prohibieron tocar la canción porque pensaron que sería algo sensible que los damnificados distrayéndose con la radio escucharan una letra que dice "Siento que la tierra se mueve bajo mis pies"... Chistes fáciles aparte, lo cierto es que contra lo que pudiera parecer, a Martika no se la tragó la tierra, aunque la extinción de su nicho musical ochentero le hizo bastante daño. Diez años después, estaba ganándose los dólares haciendo voces de fondo para otros cantantes. Pobre. La música de Martika seguro que no era Mozart o Gershwin, pero sin lugar a dudas, ella como intérprete se merecía un mejor destino artístico. Ahí tienen a Britney Spears con su voz nasal con una bolsa de millones de dólares... en otra prueba de que la calidad vocal en el mundo musical puede verse eclipsada por la calidad de otras presas corporales varias.

122.- Madonna - Express Yourself.



Otra a la que estaba a punto de acabársele el negocio. Mirado en retrospectiva pareciera que Madonna no se hubiera ido nunca a ninguna parte, pero haciendo un poco de memoria, si bien en la década de 1.980 había sido sin lugar a dudas la reina absoluta, Madonna estaba a punto de iniciar una travesía por el desierto: el relativo fracaso de la película Dick Tracy que sepultó su carrera actoral por años, el estrellón de su relación con Warren Beatty, el estallido en la cara que le significó pasarse de roscas con su libro Sex, el relativo bajo perfil del disco Erotica... hasta que agarró un segundo aire con el exitazo de su película Evita, y luego con el disco Ray of Light de 1.998, que quizás es el mejor de su carrera, cortesía de William Orbit como productor. Pero en 1.989, Madonna todavía era grande. Muy grande. Tanto, que podía sobrevivir provocando al Vaticano con su disco Like a Prayer, con un primer single en cuyo videoclip se insinuaba que le hacía cositas a un santo negro. O que podía permitirse el lujo de grabar este videoclip de tintes orwellianos para su tema Express Yourself, dirigido por un chico que después haría carrera en el cine, del que ya hemos hablado a propósito de Straight Up de Paula Abdul, quizás les suene, un tal David Fincher, ¿lo ubican? Lo que hacen preguntarnos qué hubiera pasado si Fincher hubiera dirigido a Madonna en Dick Tracy, en vez de Beatty. Eso es una ucronía, y no la enésima novela sobre qué habría pasado si Hitler hubiera ganado la Segunda Guerra Mundial.

123.- Debbie Gibson - Electric Youth.



Otra estrellita salida a la cola de la moda de las cantantes haciendo música electrónica discotequera bailable al estilo de Madonna o Kylie Minogue, o... unas cuantas más. Pero desde Estados Unidos, o sea, con el tono más de colegio de monjas propio del puritanismo mal entendido del Tío Sam. Porque en Europa, Samantha Fox o Sabrina Salerno tenían claro que los ritmos bailables eran un accesorio, y lo realmente vendedor eran los atributos lúbricos de generosa visual para la platea. Dinámica que se repetirá años después entre Britney Spears y sus clones, princesitas que juegan a la provocación, versus las chicas rusas de t.A.T.u. que iban al mordisco y a la pelea dura y directa. Por supuesto, el estrellato de Debbie Gibson fue breve. La electrónica ochentera iba en colisión contra la sólida muralla de la década que se venía encima, y subirse al carro era sacar boleto de primera fila para lo más duro del estrellón. Sólo los más fuertes o con una mayor identidad musical iban a sobrevivir, y Debbie Gibson no iba a ser el caso. Para el recuerdo quedó Electric Youth, del disco también y creativamente llamado Electric Youth. En la década siguiente, la Gibson iba a iniciar también su propia travesía por el desierto, de la cual, a diferencia de Madonna, ni ha regresado ni se la espera regresar tampoco. No mientras siga rodando películas para The Asylum como Mega Shark Versus Giant Octopus con Lorenzo Lamas, por lo menos.

124.- Selena - Contigo quiero estar.



Perdón. Mil perdones. Un millón de perdones. Sé que mis lectores me van a matar por incluir a Selena dentro de este repertorio. Pero es que resulta inevitable. Porque la electrónica ochentera lo permeó todo. Literalmente todo. Incluso la música ranchera mexicana. Los mexicanos tienen una larguísima tradición musical, con intérpretes como Jorge Negrete o María Félix siendo grandes en su día, hasta el punto que la ranchera al ser exportada pasó a ser casi parte del patrimonio común latinoamericano en pleno. Y por supuesto, no faltaron los iluminados que se preguntaron por qué no incorporarle teclados a los sones tradicionales mexicanos, para darle tonos más modernos. Dicho y hecho. Selena, el disco debut de la cantante Selena Quintanilla, mejor conocida ella como Selena a secas, incorporó esta mezcla. Con el paso del tiempo, sabemos lo que ocurrió. A Selena se la cargaron a balazos justo cuando estaba a las puertas de desatar la invasión latina a Estados Unidos media década antes que Ricky Martin. Y las desgracias no paran ahí. La historia de sangre y música llamó la atención de los productores que se montaron una película en donde le dieron el protagónico y lanzaron al estrellato a... Jennifer Lopez. Porque en verdad, un mundo en donde Jennifer Lopez es superestrella en vez de Selena Quintanilla, es sin lugar a dudas un mundo algo más pobre, triste, y sobretodo, falto de autenticidad.

125.- Phil Collins - Another Day in Paradise.



Ser electrónico, rockero o metalero es un asunto de juventud. Por eso los rockstars muertos a los 27 son los mejores: porque no los hemos sufrido envejecer. Hay quienes peinan canas con dignidad, como David Gahan de Depeche Mode. Y luego está Phil Collins. Hombre que se divertía de lo lindo con Genesis, y que en la década de 1.980 dejó algunos hits culpables de ser pop sofisticado, porque si hay algo aburrido en la vida, es el pop sofisticado. El pop, o es alegre o es triste o no es. Lo sofisticado no es ni alegre ni triste, sino... sofisticado. Eso es todo. Pero con In the Air Tonight o Sussudio, todavía teníamos a un artista con cierto calado. Para la época del disco ...But Seriously, Phil Collins era una especie de magma omnipresente sobre toda la escena musical, con un pop blando y hecho al gusto y medida de las dueñas de casas demasiado asustadas con esos jovenzuelos revoltosos bailando quién sabe qué cosas por ahí. Mismas dueñas de casa que transformaron a este disco en el más vendido de la Inglaterra de 1.990. La canción es quizás la más reconocible del repertorio de Collins, lo que por supuesto no es exactamente un favor al cantante. Uno puede sospechar que gracias a las rentas de esta canción acerca de los sin techo, no le faltará una modesta casita a Phil Collins hasta su más provecta ancianidad...

126.- Depeche Mode - Personal Jesus.



Y a propósito de envejecer con gracia y dignidad. Depeche Mode, banda de la que ya hemos incluido cuatro hits a falta de uno (Just Can't Get Enough, Everything Counts, Stripped y Strangelove), ya había estado rondando cerca de una década, y por lo tanto afrontaba el peligro de que su estilo musical también envejeciera de manera acorde. Tenía el inmenso trabajo de mantener el excelentísimo nivel del disco Music for the Masses, y la respuesta fue... Violator. El mejor disco de su carrera, según algunos, o un paso atrás, según otros. El disco es de 1.990, pero como adelanto, lanzaron en 1.989 el tema Personal Jesus, que acabaría transformándose en el más emblemático de su repertorio. Como sea, el caso es que Violator como disco tuvo la virtud de alejarlos un poco de la escena electrónica ochentera, lo que ayudó a su supervivencia, por vía de inyectarle algo de guitarras a su sonido, aunque no tanto como al nivel de su sucesor Songs of Faith and Devotion de 1.993, que es casi un disco de Rock Alternativo. Eran los años dulces de Depeche Mode, antes del descalabro que significaron los discos ULTRA (1.997) y Exciter (2.001). Por suerte, después se reformatearon como una banda de electrónica para adultos, pero en el buen sentido del término, sacando los estupendos Playing the Angel (2.005), Sounds of the Universe (2.009) y Delta Machine (2.013). Porque como habrán adivinado, ya no hay más Depeche Mode en esta serie Synth80s acá en la Guillermocracia. En otra sutil muestra de que la década se está terminando, y la presente serie también.

127.- La Ley - Desiertos.



Otro aporte de Chile a la electrónica mundial. Porque si Chile tiene incluso un programa espacial que es para que la NASA y Baikonur tiemblen de miedo, entonces cómo no iban a aportar algunos teclados al mundo. De las cenizas de Aparato Raro, cuyo tema Calibraciones ya apareció acá en Synth80s, Rodrigo Aboitiz invitó a Andrés Bobe a formar un nuevo proyecto; posteriormente se unió un vocalista llamado Beto Cuevas. En 1.989 lanzaron su disco debut, Desiertos, el cual no tuvo ninguna repercusión. Tanto, que no pocos consideran que Doble opuesto de 1.990 sería su verdadero primer disco. Se suponía que la banda iba a inspirarse en Mecano, pero luego pasó a recibir una enorme influencia de la New Wave y el Darkwave británicos. Después, Andrés Bobe se mató en un infortunado accidente de motocicleta en 1.993, mientras que Aboitiz terminaría desertando. O sea, La Ley siguió funcionando sin los verdaderos fundadores e ideólogos de la La Ley. Tomen este dato como quieran. No en balde, probablemente el mejor material de La Ley sea incluido en sus primeros discos, antes de su internacionalización.

128.- 808 State - Pacific State.



Como decíamos, mientras la electrónica ochentera de discoteca se volvía cada vez más inane y dedicaba sus mayores esfuerzos a cavar su propia sepultura, por los palos iban corriendo otras bandas que trataban de reformatear la electrónica en otras direcciones. Como 808 State, por ejemplo. Banda que alcanzó su mayor prominencia a mediados de la década de 1.990, pero que ya en 1.989 estaba dando de qué hablar. 808 State es del puñado de bandas que estaba tomando la influencia de la escena Techno de Detroit y House de Chicago, combinándola con lo que venía del Italo Disco (¡o de cómo la veterana y funkie Música Disco expulsada por la electrónica, reingresa por la puerta trasera!), para reconvertirla en Acid House, el paso intermedio de la reacción química que va a llevar derecho a la era de las modernas fiestas rave. Es decir, estamos frente al mismo fenómeno de reacción contra lo vetusto que veíamos a comienzos de Synth80s. Y que, una década después, llevará a la degradación moral de la horrorosa fiesta rave postapocalíptica de Matrix recargado, en otra grandiosa historia de decadencia y caída de casi todo el mundo.

129.- Underworld - Stand Up.



Para el común de la gente, Underworld está asociado con el tema Born Slippy de la película Trainspotter, el hito hipster de 1.997, antes de que se inventara la palabreja, película que fue muy aplaudida en su día como la nueva gran cosa, y que hoy en día, década y media después, yace en el más profundo de los olvidos. Porque al igual que no se puede tener dos amos porque se amará a uno y aborrecerá al otro, tampoco se puede reverenciar al arte y a lo hipster. Pero volviendo a Underworld, esta banda ya estaba en activo a finales de la década de 1.980. Stand Up, y más genéricamente el disco Change the Weather al que pertenece el tema, es el sonido de una banda que trata de apuntar al futuro, pero todavía no encuentra el cómo. La influencia de la New Wave es todavía bastante patente, y la infusión de House que venía desde el otro lado del Atlántico, desde el Nuevo Mundo, es todavía ínfima. Con todo, las semillas están plantadas, y el futuro les pertenece. El asombroso futuro de la década de 1.990, en donde habrán autos voladores por los cielos, y doce colonias instaladas en la Luna. Por alguna razón, el futuro era más bonito cuando todavía no llegaba.

130.- Skinny Puppy - Worlock.



La escena industrial era todavía underground; faltaban años antes de que Marilyn Manson asustara a las inocentes amas de casa con sus prótesis dentales varias. Y en esa escena, uno de los nombres de punta era la banda canadiense Skinny Puppy. En esencia, Skinny Puppy cambió el antiguo industrial vinculado al Post Punk que tenía una enorme carga de Noise experimental, por algo ligeramente más rítmico y bailable. Todo eso, con una saludable dosis de pesadilla visual y auditiva. Rabies, el sexto disco de su carrera, marcó el que quizás es el punto más alto de popularidad de la banda. Que nunca fue mucha, todo sea dicho. Y su tema Worlock es uno de los más conocidos de su discografía. Que este tema bastante áspero y marcial sea uno de los más accesibles, algo debería decir. Y que Skinny Puppy en general sea más accesible que el temprano material industrial anterior a la génesis de la banda, también algo debería decir. En la década siguiente, la banda terminaría por desbandarse, debido a diferencias internas; la muerte del tecladista Dwayne Goettel por sobredosis en 1.995 terminó de sellar la situación. Aunque Skinny Puppy se ha reunido y a tocado a veces después, lo cierto es que la parte importante de su carrera terminó ahí, y quizás sea para mejor, porque nos ahorró el lastimoso espectáculo de una banda influyente a niveles épicos, arrastrándose por el fango en donde se revuelcan tantos has been.

131.- KMFDM - More & Faster.



El significado de KMFDM es la materia con la que se confeccionan los sueños, porque la noción popular de que es la sigla de Killing My F****** Depeche Mode parece ser un mito, por mucho que en su canción Sucks de 1.993 hagan casi una declaración de principios: "No nos gusta Michael Jackson, odiamos a Depeche Mode, y no nos importa Madonna o Kylie Minogue". Al igual que Laibach, KMFDM partió como una especie de músicos de perfomance, antes de seguir adelante como banda musical propiamente tal. Su debut, Opium de 1.984, con una difusión irrisoria, pasó desapercibido, y sus dos sucesores (What Do You Know, Deutschland? de 1.986, y Don't Blow Your Top de 1.988), eran una muestra de sonido industrial temprano no especialmente accesible. Fue con el disco UAIOE y temas como More & Faster, que KMFDM se hizo algo más accesible, comenzando su ascenso hacia la cima del mundo industrial underground. Tanto, que incluso lograron abrirse paso hasta la banda sonora de la película Mortal Kombat de 1.995, que incluyó un remix de su tema Juke Joint Jezebel. Por si no los conocían de antemano: un buen punto de partida para su material más bailable es el disco Nihil de 1.995, y para su material más agresivo, el disco Angst de 1.993. Y por cierto: no mencionen cerca de ellos nada relativo a la masacre de Columbine. La banda odia profundamente que los medios de comunicación de masas los hayan culpado a ellos y a Marilyn Manson por la masacre en vez de, digamos, la alienación producida en las personas por un sistema capitalista basado en el incremento de la ansiedad dirigida hacia el consumo voluptuoso de bienes y servicios.

132.- Nine Inch Nails - Head Like a Hole.



Hablábamos un poco más arriba de la profunda influencia que ejerció Skinny Puppy en el mundo de la música electrónica industrial. Quizás su alumno más aventajado haya sido un jovenzuelo rebelde e insolente llamado Trent Reznor, quien en 1.989 a cargo de su banda Nine Inch Nails lanzó su disco debut, Pretty Hate Machine. Escuchando el disco, es bastante obvia la influencia, hasta el punto que Nine Inch Nails parece una versión pop de Skinny Puppy, o una especie de Darkwave a lo Depeche Mode llevado hasta un extremo más agresivo si se quiere mirar desde el otro lado. Con un tema rapeado inclusive, porque en la época el rap estaba tan de moda, que hasta Will Smith era capaz de chupar cámara. Más adelante, Trent Reznor se encomendaría a los dioses del Heavy Metal, elevaría las guitarras a tope, y pariría el violento EP Broken, seguido del disco The Downward Spiral de 1.994, uno de los más importantes discos de música industrial de todos los tiempos, sino el más importante. Como lo decíamos: la década de 1.980 estaba quedando definitivamente atrás, y ya despuntaban lo que vendría en la siguiente. Sentando así las bases para el grandioso final de esta serie Synth80s que hemos ido publicando acá en la Guillermocracia, y que encontrará su lógico final en el último año de la década de 1.980, durante la próxima entrega final.

Próxima entrega (y última de Synth80s): 1.990.


3 comentarios:

Unknown dijo...

Lei en posts anteriores que no eran muy visitados los que se hablaba de musica y de verdad creo que son tobtos, puesto que tu critica musical es de las mejores (exceptuando la inclusion de esa ranchera jaja). Me gustaria leer nuevas criticas, ya que hiciste una dinastia de la electronica ochentera, deberias hacer una sobre la electronica de este siglo y como esta tambien se ha ido estancando y muriendo con el paso del tiempo. Saludos y un muy buen blog.

Unknown dijo...

Lei en posts anteriores que no eran muy visitados los que se hablaba de musica y de verdad creo que son tobtos, puesto que tu critica musical es de las mejores (exceptuando la inclusion de esa ranchera jaja). Me gustaria leer nuevas criticas, ya que hiciste una dinastia de la electronica ochentera, deberias hacer una sobre la electronica de este siglo y como esta tambien se ha ido estancando y muriendo con el paso del tiempo. Saludos y un muy buen blog.

Guillermo Ríos dijo...

Gracias por los comentarios, y aunque hemos tenido un poco aparcada la Música como tema en el último tiempo, trataremos de cumplir al respecto.

Sobre electrónica de este siglo no estoy tan firme, así es que no vendrá posteo sobre el tema, por el minuto a lo menos. Pero veremos qué más se puede escribir sobre la materia.

Gracias por las felicitaciones, y saludos.

Related Posts with Thumbnails

¡Blogoserie a la carta!: ¿De qué género quieres que sea el o la protagonista?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuántos protagonistas quieres que sean?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuál será la ambientación?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Contra quién se enfrentan el o los héroes?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuál es la motivación del protagonista?