domingo, 23 de noviembre de 2014

Batman 75 años (5 de 6): Sus enemigos.

Algunos enemigos de Batman, dibujados por Neal Adams.
61. Uno de los aspectos más celebrados de Batman como personaje, es el haberse rodeado de la que quizás es la más icónica galería de villanos de cualquier personaje de cómic. Todos sabemos que Lex Luthor es la némesis de Superman, Magneto la de los Hombres X, y ahondando un poco más lejos, que Malebolgia es la némesis de Spawn, pero aparte de los aficionados al cómic, pocas personas podrían mencionar a otro villano de tales personajes, aparte del archivillano principal. Pero cualquier persona, sin ser necesariamente aficionada a los cómics, puede reconocer a varios villanos de Batman: Joker, Catwoman, Penguin, Riddler... etcétera. De hecho, los villanos se han hecho una parte primordial de la mitología batmanesca, de manera tal que es posible concebir a otros superhéroes sin villanos fuertes, pero parece casi imposible concebir a Batman sin uno o varios de éstos. Entonces, cabe preguntarse acerca de cuál es la clave que ha permitido a los villanos de Batman adquirir un estatus tan icónico, que en ocasiones han llegado a ser incluso más populares que el héroe, lo que es por ejemplo el caso de Joker, en particular después de la película The Dark Knight de 2.008 (lean esto como prueba).

62. Una primera idea a tener en cuenta, es que los villanos de Batman pasaron por un durísimo proceso de selección darwiniana, y muchos de ellos quedaron por el camino. Los que conocemos y son recurrentes no son todos, sino apenas los llamados para la gloria que consiguieron enquistarse en la conciencia de los fanáticos; el resto han sido apariciones de una sola tira o poco más, y han entrado y desaparecido sin que nadie los extrañe demasiado. Así, la popularidad de los principales villanos no es compartida por, digamos, Amba Karidi, Penny Plunderer, Zebra-Man, Spinner, Eivol Ekdar... Respecto de lo mismo, vale la pena mencionar que Batman no luchaba inicialmente contra supervillanos, sino contra gángsters y delincuentes comunes y corrientes; los mismos solían aparecer sólo para ser despachados dentro de la misma historia, en plan villano de la semana. El primer gran supervillano que apareció fue Joker, que en el planteamiento inicial iba a ser otro villano más en ser despachado al final de su primera aparición; Bob Kane y Bill Fincher, eso sí, después de escribirlo y dibujarlo, descubrieron que tenían dinamita entre las manos, y aunque dieron a entender que Joker moría en su primera aparición, dejaron pistas de que quizás volvería a reaparecer. Este recurso narrativo en adelante se haría habitual en los cómics, siendo el Doctor Doom de la Marvel quizás el ejemplo más egregio de personaje que parece morir en la batalla, sólo para reaparecer intacto y de manera inexplicada algunos números después. Pero volviendo a Batman, resultó que Kane y Fincher tenían razón al dar a entender que Joker sobrevivía a su primer duelo con Batman, porque este archivillano se transformó en el más emblemático de los enemigos contra los cuales se ha enfrentado Batman.

63. Es muy posible que el criterio decisivo por el cual ciertos villanos de Batman han pasado a la inmortalidad y otros han mordido el polvo, radica en la propia dinámica del cómic. Al ser una deconstrucción de los superhéroes más clásicos y tradicionalesBatman se presenta como un arquetipo oscuro de éstos, en particular de Superman. Pero a su lado, los supervillanos más clásicos de Batman aparecen como arquetipos todavía más oscuros del propio Batman. Es decir, Batman al ser más oscuro que Superman es el antihéroe frente al héroe, mientras que los villanos de Batman al ser más oscuros que Batman mismo, son los villanos frente al antihéroe. Esto se ve potenciado porque si bien la lucha de Batman contra los villanos tiene un fuerte componente muscular, necesario para que el dibujante y sus lectores se recreen con puñetazos y explosiones, al último la batalla de Batman contra sus enemigos es principalmente un conflicto de mente contra mente, y esto es también una deconstrucción del enfoque más físico que usan los superhéroes más convencionales al estilo de Superman para luchar contra el mal. De ahí que los villanos más populares de Batman, tiendan a ser aquellos que reflejan un aspecto oscuro de éste. Además, esto genera una inesperada nueva veta dramática, muy bien reflejada en la película The Dark Knight de 2.008, y plasmada con algo más de torpeza pero no sin ingenio en el Batman de 1.989: la idea de que al tratar de erradicar el mal con el mal, Batman entra en una relación simbiótica con los villanos en que ambos se necesitan mutuamente para sobrevivir y autojustificarse, y que al presentarse como la oscuridad contra la oscuridad, Batman lo único que hace es alentar a nuevos villanos a atacar a Ciudad Gótica. De esta manera, es fácil analizar a los principales villanos de Batman como si fueran versiones alternativas de Batman, siendo esencialmente Batman con algún aspecto de su personalidad exagerado a niveles patológicos.

Heath Ledger como el Joker en The Dark Knight (2.008), una de las versiones más definitivas del personaje.
64. El más popular de los villanos de Batman es el Joker, por supuesto. Apareció por primera vez, y de manera muy apropiada, en Batman número 1, de la Primavera de 1.940. Armado de una enorme cantidad de armas, siempre peligrosamente impredecible, este payaso asesino es el niño símbolo de la sociopatía y la enfermedad mental. Pero lo que de verdad le ha dado longevidad al personaje, es que es un reflejo de las propias tendencias obsesivas e incluso de la psicosis latente en el propio Batman. ¿Cuánto hace falta para que Batman se quiebre mentalmente y se vuelva tan insano como el Joker? Hay una cierta insinuación de que esto ya ha ocurrido. En The Killing Joke, el Joker se refiere explícitamente a que todo lo que necesita una persona para volverse lunática, es un mal día. El Joker tuvo uno, y se transformó en el payaso asesino que ya conocemos; Batman tuvo otro, y se convirtió en el rudo vigilante enmascarado que conocemos. En muchos sentidos, el Joker es tal y como sería el serio, oscuro y formal Batman se desatara, desde la vestimenta hasta el afán puro y simple de vivir para la diversión, mórbida en el caso del Joker. En lecturas más recientes del personaje, se le ha dado al Joker una personalidad a través de la cual se siente románticamente desdeñado por Batman, creando lo que Frank Miller llamó en sus palabras "una pesadilla homofóbica", ya que el Joker es presentado como un verdadero acosador sexual en contra de Batman.

65. El Pingüino, por su parte, que apareció por primera vez en Detective Comics número 58 (Diciembre de 1.941), es tal y como sería Batman si el millonario Bruce Wayne, por una u otra razón, se hubiera dedicado al crimen. En el común de sus retratos, el Pingüino es una figura ligeramente ridícula en sus pretensiones nobiliarias; así, aparece como una especie de aristócrata frustrado frente al linaje puro y noble de Bruce Wayne. En el común de sus apariciones tendía a ser un petimetre ridículo, pero sucesivas versiones del personaje lo han ido oscureciendo un resto; el personaje ha adquirido un pathos algo trágico en buena medida gracias a que, a diferencia de otros villanos de la galería de Batman, no es en verdad un enfermo mental, sino una persona profundamente sola y abatida por el rechazo que ha provocado su figura algo deforme. Este retrato que lo pinta como un noble caído en desgracia, alcanzó cotas de verdadero lirismo y tragedia en Batman regresa, película que hizo mucho por construir el Pingüino tal y como lo conocemos, en Batman: La serie animada que profundizó aún más en sus sentimientos de sentirse un noble desposeído, y sobre todo en el magnífico cómic Penguin: Pain and Prejudice publicado entre 2.011 y 2.012, y que refiere la historia de cómo el Pingüino ha llegado a ser quien es.

66. Como parte de su personalidad que es pura contención y autocontrol, Batman ha entrado en interesantes relaciones con las villanas mujeres; y Catwoman es la más popular de todas, aunque desde el retrato lleno de patetismo que Tim Burton hizo de ella en Batman regresa, se ha desplazado más bien hacia el territorio del antiheroísmo. Introducida por primera vez en Batman número 1 (Primavera de 1.940), partió como una vulgar villana más, hasta que entró en el ojito de los lectores gracias a una dinámica muy peculiar con Batman, que replica la tensión sexual propia del Cine Noir de la época. Dentro de la dinámica de caracteres de estas películas, el detective privado, a pesar de ser un tipo bastante gris y ambiguo en lo profesional, se define como el héroe por su incorruptibilidad sexual, lo que queda de manifiesto frente a los avances de la femme fatale de turno que utiliza la seducción como arma de manipulación. Con esto, los buenos ciudadanos de la época estaban avisados acerca de los peligros de la sexualidad desatada y de la degeneración moral subsiguiente, muchos más peligrosos dentro de estos conceptos que, por ejemplo, la corrupción política. Este esquema del Cine Noir ha sido calcado a la letra entre Batman y Catwoman, sólo que en versión furrie porque, como se ha obesrvado, ambos personajes tienen un leit motiv animal; con el subtexto de que la gata puede depredar al murciélago, remarcando así el rol de la villana hipersexualizada como devoradora de hombres. Entonces, Catwoman es la versión femenina de cómo sería Batman si es que se rindiera a sus impulsos sexuales más primigenios. De manera muy interesante, en un Elseworld llamado Catwoman: Guardian of Gotham, Holly Robinson ocupa el lugar de Alfred y Catwoman el de Batman... y aquí es Catwoman la que aparece tensa y reprimida frente a un Batman que tiene a la vez el gancho de la lujuria y de la sangre... y también frente a las más que directas y cariñosas insinuaciones por parte de la mentada Holly Robinson.

Anne Hathaway como Catwoman en The Dark Knight Rises (2.012).
67. Algo más moderno es Ras' Al Ghul, en concreto desde Batman número 232 (Junio de 1.971), pero popularizado por Batman: La serie animada, y masificado por Batman Begins. Los paralelos entre ambos son bastante interesantes: ambos son millonarios que han dedicado sus vidas a lo que conciben como el bien, y conjuran a su alrededor un hálito místico a través del cual pueden moverse en las sombras e influir en el curso de las acciones humanas e incluso históricas. Pero a diferencia de Batman, que elige transformarse en un ejército de un solo hombre, Ras' Al Ghul decide convertirse en la cabeza de una sociedad secreta; en esencia uno eligió convertirse en hombre de acción y el otro en la conspiración en las sombras. Además, su ideario ecoterrorista significa violentar la única regla de Batman, puesto que Ras' Al Ghul considera el exterminio de la Humanidad en su conjunto, como un costo necesario para restaurar el balance de la Tierra. A diferencia de otros villanos, el ser un visionario con ideales, por muy retorcidos que éstos puedan resultar, ha infundido a Ras' Al Ghul un saludable respeto por Batman, a quien tiende a ver como un noble oponente en vez de una alimaña que deba ser exterminada para el logro de sus planes. Irónicamente, el propio Batman adoptará en algún minuto los métodos de Ras' Al Ghul, al tratar de crear una especie de franquicia superheroica con varios Batmen repartidos alrededor del mundo; si ustedes están pensando en Batman Incorporated, organización que surgió en 2.010, entonces asómbrense al enterarse de que esta idea data de fecha tan antigua como 1.955, cuando fue presentado Batmen of All Nations, con héroes como The Knight, the Musketeer... y el Gaucho y sus boleadoras. La Edad de Plata tiene sus cosas buenas, pero no se tiene ganada su cuota de oprobio sin un mínimo de razón.

68. Riddler, alias Edward Nygma, tenía todos los mimbres para ser un villano poco popular, debido a su aberrante obsesión por dejar pistas que terminan delatándolo; uno puede suponer que le iría mucho mejor en la vida si hiciera algo tan simple como pagarse una terapia psicológica. De hecho, no fueron los cómics sino la serie televisiva de Adam West el responsable de popularizarlo, gracias en buena medida a la carismática interpretación del actor Frank Gorshin. Pero Batman y Riddler son más parecidos de lo que podría pensarse. La necesidad patológica de Riddler por demostrar que es el más inteligente y superior, pareciera externalizar una pulsión que en Batman está soterrada, pero presente. Porque Batman también necesita casi de manera imperiosa ser el mejor, el que tenga siempre la mano ganadora, el vencedor; y también recurre a ello de preferencia a las armas de la inteligencia. El motivo de Batman, eso sí, es más noble, ya que Riddler es motivado únicamente por su egocentrismo. Pero considerando que Batman se la pasa siempre balanceándose al borde del abismo, uno podría preguntarse si es que, de perder la razón alguna vez, no podría acabar sufriendo la misma clase de degeneración psicológica y moral de Riddler.

69. Una de las pruebas más concluyentes de que los villanos de Batman son más populares cuanto más se ajusten al rol de reflejo oscuro del héroe, es Victor Freeze. En su época clásica, era apenas un villano temático, el Capitán Frío, cuyo rasgo distintivo era usar ataques de frío, y poco más; por poco distintivo, en la serie de 1.966 ni siquiera fue interpretado por un mismo actor de manera continua, aunque al menos en sus tres apariciones tuvo los rostros de los inmensos George Sanders, Otto Preminger y Elli Wallach, lo que suponemos que cuenta como premio de consuelo. Sin embargo, en Batman: La serie animada, se le dio un trasfondo bastante simpático, pasando a ser de otro enemigo monomaníaco de Batman a un villano trágico, ya que su villanía se relacionaba con sus intentos por salvar a su esposa congelada primero, viéndose espoleado por su desprecio nihilista hacia la sociedad en su conjunto. No es demasiado díficil reconocer estos rasgos en el mismo Batman: tanto Batman como Freeze tuvieron un mal día en que se les destruyó la vida para siempre, ambos perdieron a los seres que más amaban en este valle de lágrimas, ambos se han alienado del mundo, y ambos se han convertido en personas frías y racionales que tratan de mantener siempre sus emociones a raya. Pero Batman nunca deja que una emoción básica positiva, la compasión, desaparezca, y esto hace toda la diferencia con Freeze, que reacciona ante las personas con la más profunda indiferencia. Es decir, Freeze es más o menos como sería Batman si es que éste acabara de perder por completo la fe en la raza humana, y se volviera un nihilista absoluto; es decir, irónicamente, cada vez que Batman trata de ser ciento por ciento racional, se acerca un peldaño más a ser tal y como es Victor Freeze en su estado natural.

Victor Freeze en Heart of Ice, capítulo de Batman: La serie animada que redefinió para siempre al villano.
70. Two-Face es quien anteriormente fue Harvey Dent. La historia es conocida: Harvey Dent el fiscal de Gotham City es atacado con ácido, y pierde la mitad de la cara. El impacto psicológico produce una doble personalidad, y emerge así Two-Face, sin que Harvey Dent desaparezca por completo. En algunas continuidades, se ha reforzado la idea de que Two-Face es la representación externa y, diríamos, psicosomática, de lo que muy en el fondo sucede con el propio Batman. Porque también Bruce Wayne y Batman operan siendo en esencia dos personalidades distintas, y siendo Bruce Wayne probablemente un simulacro que utiliza Batman para relacionarse con el mundo exterior a nivel social, es fácil advertir que la personalidad de Batman ha ganado la partida. Es decir, Batman se ha posesionado de Bruce Wayne de manera casi tan completa como Two-Face ha tomado el control de Harvey Dent. Y considerando que las actividades de Batman son, en estricto sentido, al margen de la ley, entonces la línea divisoria entre ambos personajes no se encuentra tan clara como podría pensarse. Aunque una vez más, como hemos dicho a la saciedad en esta serie de posteos aquí en la Guillermocracia, esto depende mucho de la interpretación que sobre la personalidad de Batman haga el escritor o guionista de turno, por supuesto.

71. Scarecrow es lo que sucede cuando la principal arma de Batman es utilizada para el mal. Al igual que Batman, la meta de Scarecrow es provocar el terror en el corazón de sus oponentes. Esto no hace sino poner de relieve la ambigüedad moral de los métodos usados por Batman para combatir el crimen. Ocasionar miedo a otras personas es por lo general algo que calificaríamos de negativo, y sin embargo Batman utiliza esta arma como modus operandi habitual. Es decir, la figura del miedo combatiendo al mal que representa Batman, se enfrenta aquí al miedo combatiéndolo todo. Esto puede relacionarse a un nivel más profundo con un muy discutido aspecto de Batman: su rol como parábola fascista. Los diversos fascismos, como sabemos, buscan prosperar sembrando el terror en la gente, para que tales gentes se unan a su cruzada bajo un sistema de cuadros y masas. Batman en efecto pretende imponer una visión del bien, la suya propia, a través del terror; en ese sentido, Scarecrow es lo que podría suceder cuando un hombre individualista y capaz de infligir miedo, es capaz de cruzar la línea. Hasta el minuto, Scarecrow ha corrido por libre, pero ¿qué sucederá el día en que abrace el ideal fascista y, a través del miedo, empiece a formar cuadros de camisas pardas o negras? Frank Miller en The Dark Knight Returns esboza el tema respecto de los seguidores de Batman, aunque sin llegar a hincarle el diente, mientras que Alan Moore, de todos los posibles guionistas, es quien aborda el tópico con una enorme profundidad, en un cómic que no es de Batman, pero que cambiando el nombre de los personajes y algunas situaciones, bien podría ser un Elseworld del personaje: V for Vendetta.

72. Sin ser tan popular como otros villanos, Hugo Strange se ha ganado su propia parcela, debido a un modus operandi que no difiere tanto del propio de Batman. Una de las principales armas de Batman es elaborar perfiles psicológicos de sus oponentes, captar sus debilidades, y explotarlas para obtener la victoria. Hugo Strange por su parte tiene igual interés en la mente criminal. E irónicamente, esto es lo que lo lleva a chocar tantas veces con Batman. Porque al final del día, en su retorcida manera, Hugo Strange es capaz de captar un matiz que otros personajes no: que Batman en el fondo es una clase diferente de mal, un personaje potencialmente tan perturbado como los criminales a los cuales persigue. Que Batman sea para Hugo Strange un caso de psiquiátrico más, es bastante revelador acerca del estado mental de Batman, y de que éste, en última instancia, no se encuentra tan distante de los villanos a los cuales combate.

Poison Ivy.
73. Dentro de la teoría según la cual los villanos de Batman consiguen popularidad gracias a representar un aspecto sombrío de éste, Poison Ivy pareciera desafiar la corriente. Se ha transformado en muy popular a pesar de que, en primera instancia, no pareciera haber puntos de conexión más profundos entre ambos personajes. Poison Ivy es una persona físicamente tóxica, y que pretende por lo general desatar un apocalipsis vegetal que destruya a la Humanidad. Interesantemente, a medida que Catwoman ha ido transformándose de villana en antiheroína, e incluso en interés romántico legítimo en algunas continuidades en las cuales el amor redime, el rol de seductora y tentadora dejado atrás por la mencionada Catwoman ha sido tomado cada vez más por Poison Ivy; que ella tenga una piel venenosa realza todavía más su aspecto de femme fatale, de mujer capaz de seducir y destruir a los hombres, expresando con crasa biología lo que es la dinámica psicológica interior. Esto justifica seguir dándole un tratamiento de femme fatale propio del Cine Noir de Humphrey Bogart, en una época como la nuestra en donde la tentación y seducción sexual ya no tienen la misma carga de inmoralidad que se le adjudicaba en esos tiempos. Pero hay un nexo más: en ambos casos tenemos personajes disgustados por el mundo tal y como está. Eso sí, la respuesta es distinta: Batman pretende reformar a la sociedad, o a los criminales a lo menos, mientras que Poison Ivy en principio pretende destruirla para instalar una sociedad conformada únicamente por plantas. Es decir, el atractivo psicológico de Poison Ivy descansa últimamente en ser una mezcla de Catwoman y Ras' Al Ghul; eso, y ciertas relaciones con Harley Quinn como bonus adicional.

74. Pero con toda probabilidad, el supervillano de Batman que es el más fiel reflejo oscuro de éste, es Bane. Surgido en 1.993, Bane fue adaptado de manera vergonzosa en Batman y Robin, y luego de manera algo más fiel, aunque con importantes reservas, en The Dark Knight Rises. Pero el Bane de los cómics es prácticamente el equivalente de Batman: un personaje enmascarado con una enorme fortaleza física gracias a una toxina que lo convierte en un temible bruto, pero que además es un genio criminal capaz de hacer elaborados planes por adelantado. Su primer enfrentamiento con Batman revela el alcance de su inteligencia: simplemente orquesta una fuga de todos los supervillanos desde Arkham Asylum, deja que Batman se fatigue luchando contra todos ellos, y luego él va a por Batman, rompiéndole el espinazo en el proceso. Bane es el igual de Batman tanto en fuerza como en intelecto, y no tiene problemas psicológicos que sean un punto débil para él. Sin embargo, hay un sutil elemento diferenciador: el poder físico de Batman viene de un entrenamiento infernal, mientras que Bane obtiene el suyo de una toxina. En cierto sentido, esto hace de Bane un falso Batman, por decirlo de alguna manera, ya que si Batman ha llegado a los límites de la condición humana gracias a lo que llamaríamos una profunda ética del trabajo, Bane lo ha conseguido por medios químicos; es la misma diferencia ética que encontramos entre un atleta que gana una copa después de haber entrenado durante años, versus uno que se alza con la victoria gracias a esteroides y anabólicos. La diferencia ética entre el Batman y su única regla, versus el amoral Bane, encuentra así un equivalente en la manera en que ambos se han llevado a sí mismos a los límites de la personalidad humana.

75. De este repaso de la galería de villanos de Batman, por fuerza muy breve e incompleto, emerge una conclusión inquietante: en muchos sentidos es el propio Batman que alienta a los villanos a existir. Si los villanos son el arquetipo oscuro de Batman, puede decirse que al revés, Batman es el equivalente de los villanos en un aspecto clave: el individualismo. Todos los villanos de Batman son individuos que se rebelan contra el sistema, corrompido y decadente, pero sistema al fin y al cabo. Batman lucha por defender la sociedad, pero su cruzada es también una de autoafirmación personal. Como hemos dicho, Batman no confía en las instituciones ni utiliza su enorme fortuna personal para luchar contra el mal, sino que se vale de su propio individualismo; en última instancia, esto tiende a borrar la línea que lo separa de sus villanos. Pareciera ser que Batman no lucha tanto por la ley como por su ley, y que ésta sea la misma legalidad de la sociedad en su conjunto, es algo que a ratos se antoja más coincidencia que otra cosa. Así, los villanos de Batman son la cara oscura de éste en buena medida porque el propio Batman es la cara oscura de superhéroes más luminosos y legales, por decirlo de alguna manera. Por supuesto que el tema es muy espinoso, y ha originado las consecuencias que son de prever: en manos de malos escritores, Batman se ha transformado en un títere de la legalidad entendida sin más, o peor aún, en un fantoche parafascista, mientras que en las buenas historias de Batman, esta ambigüedad ha quedado muy bien plasmada, en el subtexto a lo menos, confirmando algo que ya hemos venido argumentando desde hace rato: que parte importante del atractivo y popularidad de Batman como personaje es que su relación cercana con los villanos es un recordatorio constante para todos nosotros los lectores y espectadores, de que no somos tan buenos ni nobles como muchas veces nos gustaría creer que somos. Que los villanos sean el lado oscuro de Batman, significa así que también son el lado oscuro que todos nosotros, de una u otra manera, poseemos.

Los villanos clásicos de la serie televisiva Batman de 1.966.

6 comentarios:

Cidroq dijo...

Creo que Batman está mucho más cerca del comediante, o tal vez ozymandias que de night owl en watchmen

Guillermo Ríos dijo...

En mi opinión, el gran equivalente de Batman dentro de Watchmen es... lean la sexta entrega de esta serie para enterarse. Mismo batiblog, misma batihora.

Elwin Álvarez Fuentes dijo...

¡Felicitaciones por tan gran entrada! (creo la mejor de las primeras 5 de esta serie!) Como fanático acérrimo del Caballero Oscuro, me encantó mucho esa idea tuya de que muchos de los enemigos de Batman corresponden a una faceta oscura de él mismo (nunca se me había imaginado esa lectura). Eso sí, me llamó la atención de que optaras por usas los nombres en inglés de sus villanos, que desde mi humilde punto de vista creo que para muchos de habla hispana son más conocidas sus traducciones literales a nuestra lengua. Por último, creo que en parte este texto tuyo se contradice con la idea de la batifamilia, cuando te refieres a eso de que Batman es individualista y que recela de las instituciones (no olvides su cargo en JLA y los Outsiders, además de su misma formación de Batman Inc. y sin olvidar sus constantes colaboraciones con Superman).

Guillermo Ríos dijo...

En realidad la idea de que cada villano de Batman, o a lo menos los principales, son un reflejo oscuro de éste, fue planteada o a lo menos desarrollada a cabalidad por primera vez por Frank Miller y su sibilino tratamiento de la relación entre Batman y el Guasón. En cuanto a los nombres en inglés, tiene que ver con el hecho de que mucho de la documentación que consulto está en inglés, y a veces me termina resultando más natural usar palabras anglosajonas que castellanas; dicho esto sin ánimo ni de defender ni de deplorar. En cuanto al individualismo de Batman, una de las grandes tensiones dramáticas del personaje estriba justo en eso, en la ambivalencia de ser al mismo tiempo un personaje de ética y mentalidad individualista, versus su necesidad de apego que lo lleva a rodearse de los diversos miembros de la Batifamilia, o de terminar trabajando en colaboración con otros superhéroes. A no olvidar el lío de color marrón oscuro que se montó cuando el resto de los superhéroes descubrieron que Batman tenía planes de contingencia para tumbar a cualquiera de ellos que se convirtiera en un renegado, y cuando esos planes cayeron en manos del enemigo; creo que eso describe a cabalidad la tensión psíquica en la que vive Batman, o por lo menos, las encarnaciones más modernas (treinta años o así) del personaje.

Ludovico Luchesi dijo...

"esta idea data de fecha tan antigua como 1.955, cuando fue presentado Batmen of All Nations"

En realidad hay un comic titulado "La estrella de cinco puntas" que creo que es de los 60 o 50 donde Batman adiestra a cinco personas diferentes para reemplazarlo en caso de necesidad.

Guillermo Ríos dijo...

Creo que a estas alturas del partido, casi todas las ideas posibles alrededor de Batman ya han sido explotadas. El personaje ha estado allá afuera casi ochenta años, después de todo, sin que haya dejado de publicarse ni una sola semana. O sea, unas 4.000 semanas, más o menos. Creo que para casi cualquier punto argumental de ahora, es posible encontrar una versión antigua que lo trató, aunque sea como historia imaginaria, what if, Elseworlds, etcétera.

Related Posts with Thumbnails