¡Vota por lo mejor de los primeros siete años de la Guillermocracia!

¡La Guillermocracia te llama a las filas! ¡Vota, expresa tu opinión, cuáles son los mejores artículos que se han publicado en estos (casi) siete años de vida en línea! La encuesta se encuentra en la parte inferior de esta columna. ¿Más detalles? Pincha aquí. ¡Haz oir tu voz!

domingo, 2 de noviembre de 2014

Batman 75 años (4 de 6): Su familia.

De izquierda a derecha, varios prominentes miembros de la Batifamilia: Huntress (Helena Bertinelli), Batwing (David Zamvimbi), Blackbat (Cassandra Cain), Red Robin (Tim Drake), Batwoman (Kate Kane), Robin (Damian Wayne), Batman (Bruce Wayne), Nightwing (Dick Grayson), Batgirl (Barbara Gordon), Red Hood (Jason Todd), Spoiler (Stephanie Brown), Batman Beyond (Terry McGinnis), y Thaddeus Crane (Alfred Pennyworth). Arte de Phil Cho en Deviantart.
46. Ya deberíamos habernos acostumbrado a que Batman es un personaje paradójico, a estas alturas de esta serie Batman 75 años que hemos venido publicando en la Guillermocracia. Después de todo, tal y como hemos insistido, la mejor baza de Batman como personaje es deconstruir los resortes argumentales de los superhéroes. Y una de las más llamativas paradojas de Batman es que es descrito una y otra vez como un personaje solitario, a pesar de lo cual, la Batifamilia es uno de los elementos más característicos de su mitología. Pese a que su aparición es un poquito más tardía que la del propio Batman, resulta hoy en día difícil de concebir al personaje sin Robin; las adaptaciones cinematográficas en que éste no aparece, como el Batman de Tim Burton o la trilogía de Christopher Nolan, por el solo hecho de no aparecer un Robin generaron bastante ansiedad en su día y entre los fanáticos por ver si el personaje sería incluido o no en la siguiente entrega. En medida ligeramente menor, pero no menos importante, está la presencia del siempre fiel mayordomo Alfred. Por no hablar de las numerosas chicas que han tomado el manto de Batgirl o Batwoman; y a eso debemos añadirle que la identidad de Robin, la han tomado a lo menos cinco personajes distintos en la continuidad canónica de los cómics, por no hablar de los introducidos en universos alternativos. Más allá están los aliados de Batman, el más importante de los cuales, pero no el único, es el Comisionado Gordon. Y por último, Batman se mantiene en relaciones cordiales, si bien algo distantes, con el grueso de los superhéroes del llamado Universo DC. Es una soledad bastante poblada para un superhéroe que se supone atormentado y un tanto misántropo. Por eso, ningún análisis de Batman como personaje estaría completo sin echar a lo menos alguna luz sobre los personajes que lo acompañan, de manera más cercana a lo menos.

47. Los miembros más prominentes de la Batifamilia son los Robin. Decimos los Robin en plural debido a que a estas alturas, Robin es más un título que el nombre propio de un justiciero en particular. Dentro de la conciencia popular, el primer y único Robin es Dick Grayson, quien fuera interpretado de manera inolvidablemente kitsch por Burt Ward en la serie televisiva de 1.966. Cuando DC Comics decidió someter a votación si Robin moría o no, al final del cómic Death in the Family, se suscitó un escándalo nacional que rebasó a los cómics y llegó a la prensa. Sólo los enterados de los cómics sabían que dicho Robin no era Dick Grayson sino Jason Todd, otro Robin distinto, mientras que en la continuidad del Universo DC, Dick Grayson había crecido, ido a la universidad, y había dejado de ser Robin para adoptar la identidad de Nightwing. Los enterados sabían esto, pero el grueso de la sociedad que llegó a saber de la votación, pensó que en realidad querían matar al bienamado Robin interpretado por Burt Ward, lo que incrementó la odiosidad de muchos contra DC Comics en aquel tiempo. A lo largo de los años, y sin contar las historias ambientadas en continuidades paralelas, el título de Robin ha recaído oficialmente en Dick Grayson, Jason Todd, Tim Drake, Stephanie Brown y Damian Wayne, este último hijo biológico del mismísimo Bruce Wayne. Pero el más icónico de los Robin es y probablemente siempre será Dick Grayson, debido a que su sola aparición revolucionó el mundo de los comics de superhéroes.

48. En realidad, el Batman de los orígenes sí que era un solitario. Se trataba de Bruce Wayne, un solterón y playboy que por las noches impartía justicia por mano propia. Pero el personaje se hizo popular con los niños, y surgieron las voces de protesta por parte de los timoratos de siempre, respecto de cómo era posible que un personaje tan oscuro y siniestro fuera reverenciado por los infantes, para quienes se supone sólo son buenas las historias escritas con algodón de azúcar. Un poco para sortear este problema, y además para crear un personaje más afín al público infantil que era su destinatario, es que a Batman se le creó su compañero, que apareció por primera vez en Detective Comics número 38, de Abril de 1.940. La historia del origen de Robin es bastante conocida: Dick Grayson procedía de una familia de artistas de circo que resultaba muerta, conmoviendo a Bruce Wayne, huérfano el mismo de chico, quien se lleva a Dick Grayson a su casa. La aparición de Robin fue una revolución. Frente al sombrío, maduro y oscuro Batman, Robin era alegre, infantil y colorido. El cómic se aligeró de su carga siniestra de inmediato. Robin fue un personaje que ayudó a los chicos a hacerse más cómplices con el cómic, casi como un surrogatorio de ellos mismos: a los niños que les fuera difícil identificarse con Batman por ser un adulto, ahora podían identificarse con Robin que era un joven como ellos, y vivir aventuras de manera vicaria al lado de su héroe favorito. Además, fue el primer gran sidekick; si Batman codificó al superhéroe de las tinieblas y la oscuridad, Robin fue el codificador de los sidekicks en general, tal y como Bucky, Speedy, Aqualad, etcétera.

Detective Comics 38, con la primera aparición de Robin.
49. Frecuentemente a la sombra del llamado Dúo Dinámico, pero no menos importante, aparece la figura de Alfred el mayordomo. Su primera aparición se produjo en Batman número 16, de Abril de 1.943. Su introducción fue un tanto accidental, ya que se suponía que iba a ser más bien una especie de secundario cómico; en sus primeras apariciones era incluso un torpe detective privado, una especie de Sherlock Holmes de pacotilla, en contraste con la mortífera eficiencia criminalística de Batman. Pero encontró su lugar finalmente siendo el mayordomo de Bruce Wayne. Andando el tiempo, se cimentó como parte del mito que Alfred es la persona que se hizo cargo de la educación y crianza de Bruce Wayne cuando éste quedó huérfano; Alfred es por tanto no solamente un mayordomo, sino un verdadero padre sustituto, lo que explica mucho de la peculiar dinámica entre ambos, en donde Alfred se toma con Bruce Wayne una serie de libertades vía sarcasmo que serían impensables en un mayordomo cualquiera, y que por supuesto añaden mucho juego a los personajes.

50. La tríada conformada por Bruce Wayne como Batman, Dick Grayson como Robin, y Alfred, se ha transformado en la base de la Batifamilia. Pero como apuntábamos más arriba, a la Batifamilia se le ha permitido evolucionar. Dick Grayson se transformó en Nightwing, y llegaron otros chicos a tomar el lugar de Robin. Aún así, en la conciencia popular, más allá de los conocedores de los cómics, el núcleo de la Batifamilia siempre ha sido éste. Incluso la llegada de otros Robin ha tendido a replicar la misma dinámica entre los tres. Una posible explicación es que la primera gran versión icónica de Batman más allá de los comics es la serie televisiva de 1.966, y en ella se presentaba a los tres personajes, que habrían quedado engranados en la conciencia popular. Pero esta explicación es insuficiente; después de todo, después se incluyó la tía Harriet, pero ella no logró llegar a ser ni de lejos tan popular. Además, tanto las películas de Tim Burton como las de Christopher Nolan hicieron todo lo posible por evitar incluir a Robin, y las que sí lo incluyeron, en concreto las de Joel Schumacher, son las menos populares de las adaptaciones cinematográficas. Por lo tanto, la explicación no va por ese lado. Es claro que la dinámica de los tres ha logrado tocar una fibra, gancho o resorte psicológico que de manera inconsciente ha permeado en la conciencia popular, y esto ha sido la razón de su supervivencia.

51. Una manera de concebir la relación entre los tres personajes, es a través del clásico trío freudiano. En ese sentido, Batman sería el ego o yo, el punto de equilibrio entre el ello que encarna Robin, y el superego o superyó que encarna Alfred. Dicho de otra manera, Robin representa los impulsos instintivos de la psique humana y la plasmación de los impulsos irracionales del propio Batman, mientras que Alfred por su parte representa la conciencia moral, también del propio Batman. Así, Batman aparece como la conciencia que se debate entre rendirse a sus impulsos instintivos, en particular el afán de dejarse llevar por la venganza y la destrucción de los criminales por un lado, y su constante recordatorio de que hay ciertos límites morales y un cierto sentido de la decencia que no deben traspasarse. Respecto de Alfred, la película The Dark Knight de 2.008 lo plasma de un certero golpe de pluma, en concreto durante la escena en que el Joker demanda la entrega de Batman so pena de sembrar el terror en Ciudad Gótica; en esta coyuntura es que Alfred dice: "Resista, amo Wayne. Sopórtelo. Lo odiarán por eso, pero ése es el punto de Batman, que él puede ser el marginado. El puede tomar la opción que nadie más puede, la opción correcta".

Alfred, Robin y Batman en The Purr-fect Crime, episodio de la primera temporada de la serie televisiva Batman de 1.966.
52. Esto origina una interesante lectura acerca de por qué tanto Tim Burton como Christopher Nolan fueron tan reluctantes en incluir a Robin dentro de sus películas. Oficialmente, la razón es que querían huir de la versión televisiva de la década de 1.960, y no infantilizar a Batman. Pero en un nivel más profundo, puede haber otra razón. Si hay un Robin, entonces Batman pasa a ser una figura más serena y tranquila, más adulta en definitiva, mientras que un Batman sin Robin es un Batman más juvenil y adolescente. Es decir, sin un Robin es posible mostrar a un Batman en proceso de aprendizaje, un poco dentro del camino del héroe que es tan caro a los blockbusters modernos, mientras que con un Robin al lado, Batman pasa automáticamente a ser un adulto psicológicamente estacionario e inmóvil. En efecto, el Batman burtoniano es un Bruce Wayne lleno de neurosis y obsesiones, es decir, un personaje inmaduro y en proceso de aprendizaje, mientras que el Batman de Christopher Nolan es un Batman atascado en el trauma de su infancia. Al aparecer Robin en Batman Forever, y después en Batman y Robin, la dinámica cambia, y de hecho el Batman presentado en ambas es psicológicamente bastante diferente, uno que aprende a dominar sus propios traumas del pasado y se transforma en un mentor para el joven Robin que llega a su lado; ambas películas son de calidad muy discutible por una serie de razones, pero esta dinámica psicológica no tiene nada que ver con dicha discutible calidad. En cuanto a la Trilogía del Caballero Oscuro, es sintomático que Robin aparece una vez que Batman se retira, es decir, cuando su cruzada de idealismo juvenil acaba para pasar al siguiente estado, asentarse con una fémina y según se sugiere, transformarse en responsable cabeza de familia. Salvo que interpretemos el final de otra manera, como que Batman murió, lectura que también es posible, tratándose de Christopher Nolan.

53. Al lado de estas presencias masculinas, hay una más que en estricto rigor no forma parte de la Batifamilia, pero que es parte integral del mito de Batman. Nos referimos al Comisionado James "Jim" Gordon, reputadamente uno de los pocos o quizás el único policía incorruptible de Gotham City; de los personajes nucleares del mito batmanesco, es el único que viene desde la mismísima primera aparición de Batman en Detective Comics número 27, y de hecho lo vemos conversando con Bruce Wayne acerca de ese misterioso Batman, antes de que el propio Batman aparezca en escena. El personaje siempre ha sido popular gracias a su enorme pathos, que viene de dos fuentes: por un lado es uno de los pocos rayos de luz y decencia dentro del pozo de ratas que es la policía de Gotham City, y por el otro es el padre de Barbara Gordon, quien es primero Batgirl y luego Oracle. Si Batman es el héroe más grande de la vida dedicado íntegramente a su misión, y por ende tiene algunos ribetes suprahumanos, el Comisionado Gordon por el contrario es el héroe normal, que hace lo que puede con lo que tiene, pero nunca se permite a sí mismo el perder su decencia, su nobleza, o sus lazos con su familia, estableciendo así un interesante contrapunto con Batman. A la larga, el Comisionado Gordon es casi el codificador de un nuevo tipo de personaje dentro de los cómics: el funcionario civil aliado del superhéroe, sea con reluctancia ante el no tener otras alternativas que recurrir al vigilante fuera de la ley, sea por genuino respeto por el héroe que se juega el pellejo en aras de la justicia. Representa así una evolución sobre el modelo del Inspector Lestrade, el policía un tanto miope y algo soberbio que está ahí para ser derrotado por la superior habilidad del Sherlock Holmes de turno. En ficciones heroicas y superheroicas sucesivas, los Lestrade y los Gordon seguirán apareciendo, por supuesto.

54. Pero volviendo a la Batifamilia, parte del éxito del trío nuclear de la misma es conseguir plasmar con enorme profundidad la dinámica psicológica masculina. Pero precisamente por la masculinidad inherente a esta dinámica, es que hace falta la mano de una mujer. Existen las Batgirls, las Batwomen, Catwoman y Stephanie Brown, por supuesto, pero ellas no terminan de encajar del todo con esta dinámica; ésa es muy posiblemente la razón por la que la tía Harriet tampoco llegó a ser verdaderamente popular. Quizás por eso es que, un poco corriendo por los palos, ha ido cobrando una enorme popularidad el personaje de Leslie Thompkins, y no es demasiado arriesgado afirmar que ella es uno de los personajes más queridos dentro de la mitología de Batman.

Leslie Thompkins en Detective Comics número 791 (Abril de 2.004).
55. Leslie Thompkins apareció por primera vez en Detective Comics 457, en Marzo de 1.976. De manera retroactiva, se la convirtió en la madre surrogatoria de Bruce Wayne, una médico colega del doctor Thomas Wayne que, al fallecer éste asesinado, se hace cargo de educar al chico. Si la relación de Batman con Robin y con el mayordomo Alfred tiene mucho de comentario sobre la virilidad, y lo que se supone debe ser un hombre en la sociedad, la relación con Leslie Thompkins tiene mucho que ver con la figura materna como hogar, protección y refugio. De ahí la polémica suscitada a propósito de las sagas War Games y War Crimes, en las que Leslie Thompkins dejó morir intencionalmente a Stephanie Brown, la nueva Robin, para darle una lección a Batman por su tendencia a reclutar chicos como Robin y exponerlos a peligros; la indignación de los fanáticos llegó a un extremo tal, que fue necesario aplicar retrocontinuidad a fondo después, haciendo resucitar un poco de la nada a Stephanie Brown, para limpiar el nombre de la buena mujer.

56. Más allá de Leslie Thompkins, está el universo de las batichicas y batimujeres. La más famosa de todas es probablemente Barbara Gordon, la hija del Comisario Gordon, aunque no es ni de lejos la única, ni siquiera la primera. El título de Batgirl ha sido tomado por cuatro chicas distintas: Betty Kane, Barbara Gordon, Cassandra Cain y Stephanie Brown. Resulta interesante observar que a todas ellas, de una manera u otra, se les ha permitido evolucionar en los cómics, transformándose de una manera u otra de chicas más o menos inocentes en mujeres maduras y redondeadas, en lo psicológico esto último, que en lo físico los dibujantes parecen contestes en que es un requisito sine qua non de una heroína de éstas que sea redondeada. El caso más icónico de evolución psicológica de una Batgirl es el de Barbara Gordon, quien en el cómic The Killing Joke queda parapléjica a consecuencia de un ataque del Joker; Barbara Gordon deja entonces la identidad de Batgirl y se reinventa como Oracle, transformándose en una especie de mentora de superhéroes, graduándose de manera metafórica de la juventud a la adultez. Que esto sea a través de una discapacidad física, es una incómoda lectura cuyas conclusiones quedan entregadas al lector. Más interesante es el caso de Stephanie Brown, que partió como la hija del villano Spoiler, siguió como Robin, y acabó graduándose como Batgirl, en un proceso de crecimiento personal más o menos paralelo al de Dick Grayson evolucionando para transformarse en Nightwing.

57. Las Batgirls han opacado a las Batwoman, hasta el punto que no mucha gente más allá de los cómics saben de su existencia. No ayuda mucho a la causa que Kathy Kane, la original Batwoman, fue introducida como una especie de interés romántico para Batman en Detective Comics 233, de Julio de 1.956, para tratar de acallar las voces que acusaban a Batman de ser gay. De todas maneras, los guionistas jamás consiguieron encontrarle el punto al personaje, con el cual nunca pasó demasiado. En 2.006 fue introducido un personaje llamado Kate Kane, con un giro interesante: fue introducida como interés romántico lésbico para la detective Renee Montoya. Esto llevó a que, entre los fanáticos, Batwoman se convirtiera en un prominente ícono gay. Andando el tiempo, Batwoman inició una relación romántica con Maggie Sawyer. Entre los fanáticos hubo una polémica bastante agria cuando Dan DiDio, coeditor de DC Comics, anunció en Octubre de 2.013 que no iba a haber matrimonio entre Maggie Sawyer y Kate Kane. DiDio dijo: "Ellos se ponen una capa y una capucha por una razón. Están dedicados a la defensa de otros, con el sacrificio de su propio instinto personal. (...). Es maravilloso que traten de establecer vidas personales, pero también es importante que las dejen de lado ya que conocen que sus logros como héroes tienen precedencia sobre todo lo demás. Ese es nuestro mandato, es nuestro edicto, esa es nuestra posición sobre nuestros personajes". Dejando traslucir que la Batifamilia es una familia en la que no cabe el matrimonio, considerado por lo general y desde antiguo como la institución más significativa de la vida familiar...

La primera aparición de Batwoman en Detective Comics 233.
58. Lo que nos lleva al último gran punto acerca de la vida familiar de Batman: las acusaciones de homosexualidad. ¿Es realmente Batman un personaje homosexual, o no? No cabe ninguna duda de que Batman considerado en sí mismo como personaje, sin Batifamilia alrededor, tiene más de alguna conexión con el tradicional estilo de vida gay. Después de todo, se trata de un personaje solterón, al que no se le conocen relaciones profundas o de larga data con chicas, y que tiene una vida nocturna oculta de todo el resto de las personas. Podemos añadir que como parte de su entrenamiento, Batman es descrito por lo general con un buen estado físico, lo que no corresponde necesariamente al estándar gay, pero sí que puede ser visto como un elemento de fantasía para dicho colectivo. Y finalmente, el hecho de que Batman tenga su doble vida a consecuencia de un trauma infantil, entronca de manera directa, aunque probablemente no intencional, con la visión psiquiátrica clásica (hoy por hoy desprestigiada, por fortuna) de que la homosexualidad es una enfermedad psicológica ocasionada por un trauma infantil que el homosexual nunca ha sido capaz de superar.

59. Frente a todo esto, la única respuesta posible es: depende del escritor. Como hemos insistido, lo cierto es que no existe un único Batman, y además, el propio Batman tiene más significado como ser mítico de la cultura popular que como personaje bajo propiedad intelectual. Sería difícil predicar del primer Batman que sea gay, a lo menos de manera expresa, toda vez que muchos resortes argumentales de Batman venían en realidad de la tradición pulp, de manera que la lectura gay parece ser más bien accidental. La lectura gay partió desde la inclusión de Robin primero, y luego, ya durante la Edad de Plata, en la exageración de lo camp presentada por los cómics y la serie de televisión de 1.966, y que llevaron a la inclusión de Batwoman en ambos, y Batgirl en la serie, para acallar los rumores. Sin embargo autores más modernos se han subido alegremente al carro del discurso homoerótico, y han planteado de manera explícita el componente veladamente homosexual detrás de las aventuras de Batman. Uno de los ejemplos más destacados es la relectura que hizo Frank Miller del personaje en The Dark Knight Returns, de 1.986, cómic en el cual describe al Joker como un enamorado desdeñado de Batman, tanto en los diálogos como en el lenguaje corporal; la muerte misma del Joker delante de Batman es descrita en tonos que dejan entrever un placer orgásmico por parte del villano, sin ir más lejos.

60. Aún así, vale la pena observar que DC Comics ha tenido un discurso bastante ambivalente y cargado de implicaciones desafortunadas respecto de la homosexualidad, en la Batifamilia. Así, mientras que la homosexualidad femenina se ha ido abriendo paso a través de personajes como Maggie Sawyer, Renee Montoya, Kate Kane o Holly Robinson la mejor amiga de Catwoman, y a numerosos personajes femeninos se los ha dibujado y guionizado con momentos de subtexto homoerótico, la homosexualidad masculina sigue siendo proscrita. Que el gran personaje homosexual masculino sea el Joker ya de por sí es desafortunado; recordemos que en la más o menos reciente saga Cacofonía, el Joker tiene algunas muy perturbadas fantasías sexuales acerca de Batman. Dejando así abierta la puerta para considerar que la inclusión de la homosexualidad femenina como un tema tiene más de reclamo publicitario para el fetichismo de los consumidores masculinos de cómics, que de verdadero espíritu de liberalización sexual.

Próxima entrega: Sus enemigos.

Batman 84 (Junio de 1.954).


2 comentarios:

Elwin Álvarez Fuentes dijo...

Como siempre, me es un gusto leerte. Respecto a la falta de "compromiso social" (por llamarlo de una forma) de DC para poseer personajes gays masculinos esto es cierto. No obstante te puedo mencionar al fallecido Extraño de Los Nuevos Guardianes, al Demonio de Tasmania de los Guardianes Globales y a Obsidian de un grupo de superhéroes cuyo nombre nunca recuerdo, pero estos bien poca importancia tuvieron (incluso Obsidian se volvió malo). Por último en Tierra 2 de los Nuevos 52, el Linterna Verde Alan Scott (el mismo padre de Obsidian en la continuidad anterior) es homosexual.

Guillermo Ríos dijo...

El tema del compromiso social es espinoso, porque mal que mal, las editoriales son negocios y no la conciencia ciudadana, y para mi un cómic no es mejor ni peor porque haga propaganda gay o deje de hacerla, o propaganda de género, o racial, o por tales o cuales causas sociales; yo leo un cómic o un libro, o veo una película o serie de televisión, para entretenerme y no para que me prediquen. Pero sin embargo, hay algo de hipocresía y doble estándar el tratar de sacarse tanta lesbiana como puedan, pero seguir manteniendo enterrado a los gays. O abordan el tema o no lo abordan, pero quedarse a medias tintas y hacerlo más bien por el gancho morboso que por un afán legítimo de darle tribuna a grupos humanos hasta el minuto tratados en los hechos, si no en el discurso, como ciudadanos de segunda clase, eso me parece como mínimo algo reprochable.

No recordaba que hubiera ese listado de gays en el Universo DC. Aunque por supuesto que hablamos de héroes de serie B y no de las principales cabeceras de la casa. Salvo que se trate de Wonder Woman, por supuesto, respecto de cuya sexualidad hay muuucha tela que cortar.

¡Vota por lo mejor de los primeros siete años de la Guillermocracia!

Related Posts with Thumbnails