¡¡¡Blogoserie a la carta en la Guillermocracia!!!

No lo olvides. Durante Abril y Mayo está abierta la votación para que ayudes a decidir sobre el argumento y características de la blogoserie a la carta que estamos planeando publicar acá en la Guillermocracia. Vota en la parte inferior de esta página, o bien, pincha el enlace para mayores detalles.
- POR ORDEN DEL DIRECTOR SUPREMO DE LA GUILLERMOCRACIA.

miércoles, 1 de octubre de 2014

Futurama y Los Simpsons: El crossover.


Desde que Futurama fue estrenada en televisión, el sueño húmedo de mucha gente ha sido el tener un evento que reuna a los elencos de dicho programa con Los Simpsons. Ayudó que las primeras imágenes promocionales apuntaran a que Futurama era una especie de Los Simpsons en el futuro, porque Bender daba la apariencia de un Homero Simpson robot, Leela de una Lisa crecida (y mutante), y Fry de un Bart también crecido. Luego vimos que Futurama era otra clase de programa. A diferencia de Seth McFarlane, cuyos American Dad! y The Cleveland Show son más o menos clones de Padre de familia, que a su vez era un clon de Los Simpsons, Futurama desarrolló bien pronto su propia veta de humor, sin tener que recurrir a los esquemas clásicos de la sitcom familiar. Salvo que consideremos al grupo dentro de Planet Express como una retorcida familia no convencional, es decir, no judeocristiana como Dios manda.

En lo personal, la idea de un crossover se me antojaba absurda. Tanto Los Simpsons como Futurama tenían sus propias mitologías y continuidades bien marcadas, y además sus personajes no eran fácilmente homologables. O iban a tener que sacrificar el humor de Los Simpsons para hacer un especial de Futurama, o iban a tener que sacrificar el humor de Futurama para hacer algo relacionado con Los Simpsons. Pero como el negocio manda, el crossover viene. El próximo 9 de Noviembre de 2.014 en Estados Unidos se estrena Simpsorama, el quinto episodio de la temporada 26 de Los Simpsons. Porque un crossover con Futurama es una excelente idea a estas alturas en que Los Simpsons es un programa creativamente muerto. Y sin embargo, el concepto ya había sido explotado... en los comics. Y dos veces por falta de una. Aunque los resultados no fueron todo lo convincentes que cabía esperar. Pero siendo dos, debería haber incluido esto como una Interminablelogía. Lo que no hice por pereza. Es bueno ser rey. O alternativamente, Padre de la Guillermorcracia.

El primero es Futurama Simpsons Infinitely Secret Crossover Crisis, que consta de dos partes, publicadas una en 2.002 y otra en 2.003. La historia se abre con una escena de Los Simpsons, con los resortes humorísticos propios del programa, pero por alguna razón no particularmente graciosa, en donde el chiste es a costa la ya demasiado quemada hipocresía política del Alcalde Diamante. La escena da un salto para mostrarnos que todo lo anterior no era real, sino un cómic que estaba leyendo Fry en el siglo XXXI. La nave espacial de Planet Express viaja hacia un planeta viviente que custodia cómics, porque va a retirar un cómic especial que va a ser conservado para la eternidad, para que nadie más lo pueda leer. Una vez en dicho lugar, la tripulación descubre que todo es un complot de los cerebros voladores que tratan de destruir el universo, ya que al destruir primero los cómics y luego los libros y otras cosas, el universo se volverá estúpido y entonces fácilmente conquistable; si ustedes no saben de qué cerebros voladores hablo, es que no han visto los respectivos episodios de Futurama. Para evitar que la tripulación de Planet Express interfiera con sus planes, los encierra dentro del cómic que está leyendo Fry, o sea, en el universo de Los Simpsons.

Comprenderán mi fastidio a estas alturas del cómic, si comento que los episodios con los cerebros voladores, y toda la tramoya acerca del complot para hacer viajar a Fry por criogenización hasta el siglo XXXI, se cuentan entre mis episodios menos favoritos de la serie. En parte porque sacrifican el humor irónico y absurdo de la serie, en beneficio de una mitología no demasiado coherente, y que además le da a Fry, el perdedor perfecto, unos tintes mesiánicos muy desagradables. Será que yo prefiero a un mesías Ubermensch, capaz de caminar sobre el agua, y que diserte sobre el límite de Chandrasekhar, en vez de... Fry. Si a alguien le gustan esos episodios, puede que también le guste este resorte argumental. Es algo que depende de la opinión de cada persona. Y de cada fanático también.

El caso es que el resto del primer cómic, y todo el segundo, versan sobre las aventuras de los personajes principales de Futurama tratando de vivir en Springfield, todo mientras intentan salir del cómic de una manera u otra. Algunas de las subtramas son divertidas, como Fry teniendo que soportar a Bart, o Bender haciéndose amigo de Homero Simpson. Otras, como la de Leela haciéndose amiga de Lisa Simpson, son insoportables. No puedo menos que preguntarme acerca de qué hubiera pasado si el guión hubiera arreglado la aparición del Hipnosapo en Springfield, pero ése no llegó a ser el caso por desgracia. Al final, por supuesto, los personajes de Futurama se las arreglan para escapar y vencer a los cerebros voladores, y fin. Por el minuto.

Espoleados por el relativo éxito, suponemos, de la serie original, la editorial preparó una secuela. Ella es The Simpsons Futurama Crossover Crisis II, que fueron publicadas en 2.005, también en dos entregas. Si la primera era sobre los personajes de Futurama visitando a Los Simpsons, aquí es a  la inversa, con los personajes de Los Simpsons visitando el universo de Futurama. Aquí se dan menos vueltas con el tema, y le hacen cargar el muerto directamente al profesor Farnsworth, haciendo que él rasgue la continuidad del espacio tiempo y haciendo aparecer a los protagonistas de Los Simpsons en la Nueva Nueva York del siglo XXXI.

Esta secuela tiene bastante más mala leche. Porque resulta que los personajes de Los Simpsons técnicamente son inexistentes, ya que forman parte de un cómic dentro del universo de Futurama, y por lo tanto carecen de derechos civiles. Lo que hacen los neoneoyorkinos entonces es apresarlos y utilizarlos como esclavos. Algunos de los chistes más regocijantes de la serie son hechos a costillas de los personajes de Springfield adaptándose a su nueva vida de esclavitud, cosa que algunos deploran, pero que otros reciben con felicidad porque dicha vida de esclavos encaja a las maravillas con sus respectivas personalidades. Lean y verán.

Los Simpsons se las arreglan para escaparse, y como ya han conocido a la gente de Planet Express, se refugian con ellos. Las cosas se salen entonces de madre cuando Bender comete un error fatal, y aplica por accidente la tecnología que rompe los límites entre las distintas realidades, a una biblioteca pública; la consecuencia es que emergen todos los grandes personajes literarios de todos los tiempos, y siembran el caos en Nueva Nueva York. Por desgracia, a pesar de la colorida cantidad de alusiones literarias aquí presentes, el nivel baja sensiblemente, ya que se percibe como un giro de guión demasiado fácil. Y manido, por qué no decirlo. De esta manera, la resolución final carece un poco de fuelle.

Lo que tenemos en definitiva son dos cómics, o mejor dicho cuatro en total, que hacen lo humanamente posible por crear una historia común para Los Simpsons y Futurama. Pero las obvias diferencias de lógica entre ambos universos hace la tarea poco menos que imposible. Y en tratar de buscarle la justificación a lo injustificable, en tratar de crear un punto de encuentro entre ambos sin romper el canon de ninguno, terminan creando una historia que no termina de explotar todo su potencial. Se lee rápido, pero con toda probabilidad, también se olvida fácil. Y considerando que hablamos de dos programas televisivos absolutamente de culto, eso es una desgracia. Esperemos que no sea un presagio de lo que habremos de esperar de Simpsorama. Supuesto de que quede alguien para verlo allá afuera, a estas alturas del partido.

Y pensándolo bien, este posteo sí que encaja como una Interminablelogía. Así es que considerémoslo como una Interminablelogía no oficial.


2 comentarios:

Elwin Álvarez Fuentes dijo...

Se ve interesante la verdad ¿Lo leíste en papel o en digital? Hace años leí hartos números del cómic de "Los Simpsons", pero esta versión dejó de interesarme, pues no era gran cosa; menos me tinca dedicarle tiempo y plata a la versión comiquera de "Futurama" (que como ñoño de la ciencia ficción me gusta más).

Guillermo Ríos dijo...

Lo leí en papel, en inglés. Parece que hay traducción al castellano, pero la verdad, ignoro los detalles al respecto.

Por alguna razón nunca encontré tan buenos los cómics de Los Simpsons como la serie televisiva. Quizás por ser más autorreferenciales, aunque supongo que es justificado porque quién iba a leerlos aparte de los fanáticos de la serie televisiva. Les di una oportunidad a éstos porque me los prestaron y porque era el cross over que suponía (¡ingenuo de mí!) que nunca iba a ocurrir en la televisión. Pero claro, ahora que tuvimos hasta un cross over con Padre de Familia...

Related Posts with Thumbnails

¡Blogoserie a la carta!: ¿De qué género quieres que sea el o la protagonista?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuántos protagonistas quieres que sean?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuál será la ambientación?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Contra quién se enfrentan el o los héroes?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuál es la motivación del protagonista?