¡¡¡Blogoserie a la carta en la Guillermocracia!!!

No lo olvides. Durante Abril y Mayo está abierta la votación para que ayudes a decidir sobre el argumento y características de la blogoserie a la carta que estamos planeando publicar acá en la Guillermocracia. Vota en la parte inferior de esta página, o bien, pincha el enlace para mayores detalles.
- POR ORDEN DEL DIRECTOR SUPREMO DE LA GUILLERMOCRACIA.

domingo, 19 de octubre de 2014

Batman 75 años (3 de 6): Su franquicia.

El primer número de la revista Batman dentro de Los Nuevos 52 (Noviembre de 2.011).
31. El año 2.011 fue cataclísmico en el mundo de los superhéroes. En dicho año, después del evento llamado Flashpoint, DC Comics echó todas sus líneas editoriales por la ventana, y aplicó un complicado reseteo a su universo mitológico que se inventó una nueva continuidad tomando elementos seleccionados de la continuidad antigua, operación a la que se vino a llamar Los Nuevos 52. Hora de sacar cuentas. En 2.011 fueron lanzados o relanzados 52 títulos editoriales. Los dedicados al universo mitológico de Batman, dentro del universo mitológico DC, sumaron nueve (Batgirl, Batman, Batman and Robin, Batwoman, Catwoman, Detective Comics y Red Hood and the Outlaws, y los después discontinuados Batman: The Dark Knight, Birds of Prey y Nightwing). Es decir, de la línea editorial Nuevos 52 en sus inicios, casi la quinta parte de los nuevos títulos fueron dedicados a Batman y a la llamada Batifamilia, lo que es más espacio que el dedicado incluso al mismísimo Superman. Y esto, sin contar con más títulos que vinieron con posterioridad: Harley Quinn, Grayson, Talon, Batman/Superman... Y al momento de escribir estas líneas estaba pendiente el lanzamiento de otros tres títulos más: Arkham Manor, Gotham Academy y Gotham by Midnight. En la década en que Batman cumple tres cuartos de siglo, es indudable que el personaje es el gran ancla del Universo DC, por encima incluso de Superman, por no hablar del resto de los valores establecidos de la casa. El Universo DC está conformado por una tonelada de personajes, pero muy pocos de ellos son franquicias por derecho propio; Batman no sólo lo es, sino que es quizás el mayor buque insignia de dicho imaginario mitológico.

32. Ha ayudado por supuesto el hecho de que Batman es quizás el superhéroe con mayor presencia mediática fuera de los cómics. Contando hasta 2.014, y excluyendo las seriales dominicales y las animaciones, Batman ha sido objeto de ocho largometrajes distintos (el Batman de 1.966, la tetralogía dirigida por Burton y Schumacher, y la Trilogía del Caballero Oscuro de Christopher Nolan), o sea, dos filmes más que el prototipo de superhéroes que es Superman, sin contar Supergirl en su calidad de spin-off, ni las películas de la década de 1.950. Y eso que hemos dejado de lado las películas de animación en ambos casos. En cuanto a recaudación en los cines, Batman ha dado utilidades por casi 4.000 millones de dólares, el doble que Superman. Tratándose de cantidad de películas, sólo el Universo Cinemático Marvel ha estrenado más, diez en total hasta Guardianes de la Galaxia, aunque repartiendo el protagonismo entre varios héroes por cuenta propia o como ensamble, mientras que Batman siempre ha corrido más o menos en solitario. No cabe duda entonces de que Batman es, en lo que a presencia cinematográfica se refiere, el más grande de los superhéroes. Y eso por no hablar de la interminable cantidad de series televisivas dedicadas al personaje: Las aventuras de Batman a finales de la década de 1.960, Las nuevas aventuras de Batman producidas al calor de Los Superamigos (el único superamigo que obtuvo spin-off), Batman; La serie animadaBatman del futuroThe BatmanBatman: The Brave and the BoldBeware the Batman...

33. En la década de 1.930, las historias de crímenes y vengadores justicieros eran la gran maravilla en materia de ficción pulp. Pero el foco se desplazó hacia los superhéroes con el enorme éxito de la revista Action Comics y su nuevo personaje Superman. En respuesta, Detective Comics encargó un nuevo personaje que fuera un superhéroe. Nació así Batman, personaje que encontró éxito inmediato, luego de aparecer en el número 27 de Detective Comics. En realidad, Batman era un héroe pulp, pero que adoptaba características de superhéroe, y esta hibridación fue lo que marcó su éxito. Tanto, que no solamente tuvo su propio título, la revista Batman desde la primavera de 1.940 y todavía en publicación ininterrumpida, sino que además transformó la mismísima revista Detective Comics, hasta entonces una publicación de antologías, en una revista dedicada exclusivamente a Batman.

Batman, Superman y Robin compartiendo protagonismo en World's Finest número 20, invierno de 1.946.
34. Y una nota editorial. El fundador de la revista Action Comics fue Malcolm Wheeler-Nicholson, quien por problemas monetarios se marcho y fundó su propia revista, que es Detective Comics, de manera que inicialmente Batman y Superman estaban en casas editoriales separadas; pero no mucho después, Wheeler-Nicholson consiguió adquirir la empresa editorial tras Action Comics y fusionó ambas casas, sentando así las bases tanto de la moderna empresa DC Comics, como del llamado Universo DC, llamados ambos así por las siglas de Detective Comics, por supuesto. Y siendo Batman y Superman los dos grandes motores de la editorial, fue cuestión de tiempo antes de que la editorial decidiera parearlos. Surgió así World's Finest, el cómic que relataba aventuras en conjunto de Batman y Superman. El cómic mismo fue cancelado en 1.986, aunque puede decirse que la misma premisa ha vuelto a publicarse bajo otro nombre, en concreto el actual cómic Batman / Superman. Vale la pena mencionar que el cómic The Brave and the Bold, que duró 200 números entre 1.966 y 1.983, partió inicialmente bajo la premisa de parear a dos superhéroes cualquiera de la casa, hasta que a partir del número 67 entró Batman y ya no salió más, hasta el punto que el título del cómic sirvió para darle nombre a una serie animada de Batman que trataba precisamente de éste siendo pareado con otros héroes del Universo DC.

35. A diferencia de otros superhéroes, cuyos cómics se centran exclusivamente en ellos, la editorial le ha dado luz verde a varios personajes de la Batifamilia, de Ciudad Gótica, e incluso a supervillanos. Dentro de la Batifamilia adquirió cierta entidad el cómic Birds of Prey, entre 1.999 y 2.009, con varias superheroínas alrededor de las dos heroínas Oracle y Black Canary, y que incluso obtuvo una adaptación televisiva bastante libre y de corta vida, una temporada de trece episodios. Entre los villanos, se publicó por ejemplo un cómic llamado The Joker, aunque éste duró más bien poco, sólo nueve números entre 1.975 y 1.976. Las chicas villanas han tenido mejor suerte con Gotham City Sirens, dedicada a Poison Ivy, Catwoman y Harley Quinn, quizás porque el grueso de los lectores son varones y les gusta ver muchas curvas de chicas malas por página. E incluso la fuerza policíaca de Ciudad Gótica recibió su propia serie, Gotham Central, que por desgracia no resultó ser demasiado popular, quizás debido a que lo desusado de su propuesta, un cómic sin superhéroes en un mundo de superhéroes, lo que es una desgracia considerando el excelente nivel de dicho cómic.

36. Pero volviendo a la época del origen de Batman. El personaje resultó tan exitoso, que pronto se abrió la posibilidad de trasladarlo al cine. Lo consiguió antes que Superman, si no contamos con los cortos animados de Max Fleitscher para el kriptoniano, aunque siendo honestos, puede que algo tenga que ver con un tema de efectos especiales. Después de todo, por regla general, al no tener superpoderes, Batman es más barato de llevar a la pantalla que Superman con su supervuelo, superfuerza, etcétera. El caso es que en 1.943 se estrenó una serie de 15 episodios llamada simplemente The Batman. El argumento, con un surrealismo propio de una época en donde nadie se quejaba por la falta de fidelidad a la hora de adaptar un cómic, versaba sobre Batman trabajando como agente del gobierno tratando de detener al malvado japonés Dr. Daka y sus intentos por convertir a inocentes víctimas civiles en zombis. La serie vale por ser la primera adaptación de Batman al cine, aunque por supuesto, resulta algo ingenua e incluso risible para las audiencias actuales, cuando no directamente racista. Pero debemos recordar que en la época, Estados Unidos estaba en la Segunda Guerra Mundial, y los superhéroes estaban activamente en la labor de incitar al público para slap a jap, abofetear a un japonés, lo que hace esto más comprensible, aunque no justificable por supuesto. Como sea, acá apareció por primera vez un elemento de la mitología batmanesca que luego fue importado a los cómics, y que desde entonces se ha vuelto inseparable del personaje: la Baticueva. En efecto, la Baticueva no formaba parte de la mitología de Batman en sus inicios. Esta serie recibió una secuela con otros actores en 1.949 llamada Batman and Robin. Como dato de trivia, marca la primera aparición de Vicky Vale en el cine, interpretada por Jane Poni Adams, cuarenta años antes de que el mismo rol fuera interpretado por Kim Basinger en la película de 1.989; la señorita Adams vivió una vida extraordinariamente larga, y falleció a los 95 años de edad en Mayo de 2.014, el mismo mes en que Batman celebró sus 75 años.

El Batman de la serial de 1.943.
37. A diferencia de Superman, todos los éxitos por llevar al personaje a la radio terminaron en fracaso, si bien Batman apareció como invitado en la serie de radio de Superman. Por ende, habrá que esperar hasta la década de 1.960 para ver la siguiente adaptación de Batman. Acorde con los tiempos, la televisión de la época se estaba liberalizando un poco, y dentro de este contexto se le dio vía libre a una serie televisiva sobre el personaje. En años sucesivos, las tres temporadas de Batman han sido señaladas con el dedo como el punto más bajo en la historia del personaje. Sin embargo, estas acusaciones son tremendamente injustas. En primer lugar, dada una época en donde los superhéroes eran considerados como cosas de niños, el solo hecho de que Batman recibiera su propia serie televisiva con actores de carne y hueso, y en horario prime time además, ya era un logro. En segundo término, para ayudar a pasar la serie adelante, fue vendida y luego escrita y rodada como una gigantesca farsa o parodia de los códigos y clichés propios de los superhéroes de la época, llevados al extremo; por supuesto que la gente que no leía cómics no se enteró de esto, y viendo la serie, consideró que Batman no era nada más que un gran payaso. Quienes son fanáticos del Batman oscuro y más antiheroico abominan de esta serie televisiva que, con sus defectos, tiene también sus logros (y a una escultural Yvonne Craig como Batgirl), en vez de aceptar que Batman es una figura mítica, y por ende, que las visiones alternativas del personaje son aceptables en tanto se hagan con cierta seriedad en la propuesta.

38. En sus primeras dos temporadas, la serie televisiva emitió arcos argumentales de dos capítulos de una hora de duración con comerciales cada uno, en noches sucesivas cada arco, lo que era inédito para la fecha. La premisa era simple y los guiones algo formulaicos: Ciudad Gótica era amenazada por algún supervillano, lo que motivaba al Jefe Gordon para llamar a Batman y Robin. Estos, con deducciones intencionalmente desmadradas, explotando la psicología del criminal, salían a capturarle, pero terminaban ellos siendo capturados y sometidos a una gigantesca trampa que constituía el continuará entre los dos episodios. Al final se liberaban, y detenían el último golpe del villano. Todo esto era aderezado con numerosos comentarios por parte de Batman de una moralina irritante a propósito, para burlarse del conservadurismo todavía prevaleciente en la época. La serie resultó un exitazo ya que los niños engancharon con la acción y la aventura, mientras que los adultos que alguna vez siendo niños habían leído los primeros cómics de Batman, gozaron del humor y la parodia. El estilo generalizado de farsa funcionó en buena medida gracias a la incorporación de Adam West como Batman, hasta la fecha un actor de carácter que aplicó toda la seriedad del mundo al personaje, un poco aplicando el método actoral que años después haría famoso Leslie Nielsen en su salto a la comedia, realzando así al máximo la sátira. Otro tanto puede decirse de Neil Hamilton, el actor que interpretó al Comisario Gordon. Eso, además de una vistosa galería de villanos que en esos años tenían importantes trayectorias en el cine, aunque hoy en día el grueso de ellos tiendan a ser más conocidos por sus roles en Batman precisamente: Cesar Romero como Joker, Burgess Meredith como Penguin, Julie Newmar como Catwoman, ¡Vincent Price! como Egghead, Cliff Robertson como Shame, Anne Baxter, Carolyn Jones...

39. El impacto de la serie en la cultura popular de la época no puede ser fácilmente medido. Esencialmente se transformó en memética medio siglo antes de que la palabra meme se pusiera de moda. Medio siglo después, todavía se le rendían homenajes en Los Simpsons, en particular el episodio en el cual una secta lava el cerebro de Homero Simpson cantando "líder" con la letra del opening de Batman. El público de la época sabía de inmediato a qué se refería el batusi por ejemplo, una sátira de los estilos juveniles de baile y muy en particular el watusi. Como muestra, un botón. La serie televisiva iba a partir con un piloto cuyo presupuesto resultó ser demasiado alto y por eso no fue rodado... hasta que después de la primera temporada, fue reconsiderado y fue rodado como lo que actualmente conocemos como la película Batman de 1.966, para distinguirla de la versión de 1.989. Por su parte, la serie hizo todavía más visibles las quejas acerca de que Batman y Robin eran en realidad dos homosexuales en el closet, lo que llevó a la incorporación de la tía Harriet como personaje primero, y de Batgirl a partir de la tercera temporada. Sin embargo, a esas alturas el programa iba en decadencia. Los guionistas habían perdido de vista los aspectos farsescos y lo habían transformado la parodia inteligente y afectuosa en un montón de estupideces sin sentido. El programa fue cancelado, debiendo cargar en adelante con el inmerecido sambenito de haber convertido a los superhéroes en una burla. Pasarían dos décadas antes de que Batman, de regreso en sus cuarteles de tinta y papel, diera de nuevo el salto hacia la cultura popular más allá de los cómics. Y lo haría a lo grande, con la majestuosa Batman dirigida por Tim Burton en 1.989.

Burt Ward como Robin, Adam West como Batman, e Yvonne Craig como Batgirl, en la serie televisiva Batman de la década de 1.960.
40. Los intentos de llevar a Batman a la pantalla grande databan desde el exitazo que representó el Superman con Christopher Reeves en 1.978, pero no había acuerdo entre los creadores que buscaban escenificar al Batman más oscuro que se había impuesto poco a poco desde la Edad de Bronce de los cómics (década de 1.970), versus los productores que deseaban un producto más camp, en la vena de la serie televisiva. Finalmente fue contratado Tim Burton, y su visión más oscura se impuso, no sin conflictos. Hoy en día, Batman de 1.989 es una película muy desprestigiada, acusada de tener demasiados elementos de camp, lo cual es cierto... hasta que se considera que en su época, éste era el Batman menos camp que se podía rodar sin ofender la sensibilidad popular. Un Batman todavía más oscuro, perturbador y siniestro es el que se vio en la secuela Batman regresa, movimiento que el público saludó con una notable bajada en la recaudación. Por encima de sus defectos, que la duología de Tim Burton los tiene, lo cierto es que su Batman ayudó mucho a eliminar el estigma de ridiculez que pesaba sobre él en la conciencia popular, y su movimiento de hacer regresar al personaje a sus orígenes de violencia pulp fue de una enorme honestidad e integridad.

41. Pero los Estudios Warner que producían la franquicia estaban descontentos con este Batman más oscuro, en particular por cómo afectaba eso al bolsillo, y pensaron que volver al Batman de la década de 1.960 lo haría más accesible a los niños, alentaría a los padres estimulando sus recuerdos de infancia, y sobre todo vendería más juguetes. Por ende, mantuvieron contratado a Tim Burton en un cargo que fuera puro título y nada de substancia, y le dieron la dirección a Joel Schumacher. Dicho con justicia, Schumacher ha creado algunas grandes películas (Un día de furiaEl Fantasma de la Opera), pero también ha incurrido en algunas metidas de pata épicas. Su Batman eternamente partió de un guión deliberadamente frívolo, y visto como una especie de actualización del Batman de Adam West y Burt Ward, es una película muy disfrutable, aunque carece por completo de la grandeza, el aliento épico y el hálito trágico de las dos películas de Burton, por lo que dentro de la franquicia constituye un claro retroceso. Por desgracia, tanto Schumacher como los estudios pensaron que era una muy buena seguir en la misma línea, en particular viendo cuánto había repuntado la recaudación, y rodaron Batman y Robin, que pasó a ser un despropósito completo; de hecho mató a Batman en la pantalla grande durante ocho años, además de que durante algunos años y hasta el estreno de X-Men en 2.000, pareció sepultar para siempre el género de los superhéroes en el cine.

42. En paralelo al desarrollo de esta tetralogía en el cine, las películas de Tim Burton inspiraron sobremanera a Batman: La serie animada. Esta fue la primera adaptación del personaje a la televisión en década y media, y ha permanecido como la mejor de cuantas se han hecho para televisión; fue tan exitosa, que por sí misma consiguió darle el puntapié inicial al llamado Universo Animado DC, seguido después con Superman: La serie animadaBatman del futuro, y las dos series de la Liga de la Justicia, además de varias películas animadas. Batman: La serie animada fue revolucionaria para sus años. Probó que podía escribirse una serie de animación con contenidos muy adultos sin alienarse al público infantil, y contribuyó a enterrar para bien algunos de los más desagradables clichés de los llamados Saturday morning cartoons, en particular el profundo maniqueísmo de éstos y en consecuencia la falta de caracterización de los personajes, y todo ello gracias a su contenido de violencia, oscuridad, y más de alguna sutil insinuación sexual subida de tono.

Batman en la serie Batman: La serie animada.
43. El éxito de esta serie abrió camino a nuevas adaptaciones animadas, el grueso de ellas meritorias por derecho propio, aunque como ninguna de ellas alcanzó los niveles de genialidad de su predecesora, siempre han quedado un poco a trasmano de ésta. The Batman, exhibida entre 2.004 y 2.008, sin alcanzar los niveles de inspiración o profundidad de la otra serie, al menos hace un esfuerzo notable por tener su propia historia, estética y personalidad; a lo largo de dicha serie vemos a un Batman todavía en las últimas fases de aprender su oficio de justiciero al margen de la ley, enfrentando las primeras apariciones de varios villanos, y finalmente colaborando con otros superhéroes en una ampliación épica del escenario. La siguiente serie, Batman: The Brave and the Bold, exhibida entre 2.008 y 2.011, ha probado ser en sí misma enormemente divisiva, por su voluntarioso rechazo a los aspectos más oscuros de Batman, en beneficio de un enfoque más cercano al de la serie de televisión de la década de 1.960 o de los Superamigos. Sin embargo, si dejamos de lado el fanatismo estúpido y asumiendo esta serie como lo que es, una especie de comedia ligera de acción, resulta ser bastante ingeniosa y con su buena dosis de autoparodia como para disfrutarla. Fue seguida por Beware the Batman, la primera adaptación del personaje en CGI como serie televisiva. Beware the Batman intentó ser un regreso a las series más oscuras de Batman, pero varios factores conspiraron en su contra: parear a Batman con Katana en vez con alguno de los varios Robin que aún no han aparecido en pantalla no fue bien recibido por los fanáticos, una continuidad argumental fuerte ayudó a impedir que nuevos fanáticos se subieran a mitad de la serie, y además la propia cadena televisiva dudó en seguir adelante con una versión oscura de Batman para niños después del tiroteo en Aurora durante el estreno de The Dark Knight Rises, todas razones que conspiraron para su pronta cancelación después de apenas una temporada.

44. Mientras tanto, en el cine apareció la Trilogía del Caballero Oscuro de Christopher Nolan, conformada por Batman Begins de 2.005, The Dark Knight de 2.008 y The Dark Knight Rises de 2.012. Batman Begins nació de las cenizas de la proyectada quinta parte de la saga noventera, época en la que se barajaron varias posibilidades para continuar la franquicia, incluyendo un abortado proyecto de adaptar Batman del futuro para el cine con un ahora fallecido Paul Newman como Batman, lo que hubiera sido algo memorable de ver sin lugar a dudas. Finalmente se decidió por hacer borrón y cuenta nueva de la franquicia e ir directamente a por el reboot, concepto hoy en día común a las franquicias hasta el punto que Spiderman fue rebuteado en el cine apenas una década después de iniciada la franquicia anterior, pero que en la época era algo desusado. Christopher Nolan, director que había dado de qué hablar por los clásicos de culto Memento e Insomnia, decidió darle a su saga una identidad propia a base de eliminar cuantos elementos camp pudiera, y explorar la psicología de Bruce Wayne y su importancia como símbolo prácticamente desde los orígenes del personaje. Ni qué decir, su movimiento fue coronado por el éxito: las películas encontraron una enorme aclamación crítica, le ganaron a Heath Ledger como el Joker el primer Oscar al Mejor Actor por un personaje de cómic, y si bien Batman Begins recaudó unos modestos algo más de 370 millones de dólares en taquilla (menos que el Batman de 1.989, sin ajustes por inflación), sus dos secuelas rompieron la barrera de los mil millones hasta que la trilogía hizo casi 2.500 millones de dólares de caja a nivel mundial. Sobre el contenido mismo de las películas y su visión de Batman no diremos nada más, debido a que ya hemos hablado latamente sobre el tema en una Interminablelogía acá en la Guillermocracia, de manera que remitimos al lector a nuestro posteo La Trilogía del Caballero Oscuro de Christopher Nolan para mayores detalles.

45. Resulta sintomático que mientras el Batman de los cómics se ha mantenido siempre más o menos dentro de una misma línea, que puede ser más oscura o más ligera a según la época, el Batman de los medios de comunicación ha resultado mucho más fluctuante. Hemos tenido algunos Batman ligeros hasta el punto de la autoparodia, y también algunos bastante oscuros y densos. Todo esto no hace sino confirmar un concepto sobre el cual hemos girado a lo largo de todos estos posteos de la serie Batman 75 años acá en la Guillermocracia: que no hay un único Batman canónico, que Batman a estas alturas del partido es más que una franquicia editorial, que en realidad forma parte del folclor, y por lo tanto es demasiado temerario sostener que tal o cual versión de Batman es la oficial y canónica. El Batman más ligero nos ha dado horrores como las películas de Joel Schumacher, pero también joyitas como la serie televisiva de 1.960, que tiene muchos más méritos de los que suelen reconocérsele, aunque desde el lado más paródico. Por su parte el Batman más oscuro y siniestro nos ha legado la bienamada Trilogía de Christopher Nolan, pero también la mucho más debatida duología de Tim Burton, por no hablar de la cuestionada, a mi gusto de manera exagerada, The Batman animada de 2.004 a 2.008. En definitiva, cada época, cada continuidad, cada adaptación, todos ellos tienen un Batman que es su Batman, un Batman que le es propio, y más que preguntarse por la oscuridad y claridad del personaje, vale más la pena preguntarse si los guiones son de calidad, si el personaje es presentado de una manera inteligente, y si en definitiva cumplen con lo que debe cumplir la enésima adaptación de un personaje: aportar una idea novedosa, una perspectiva nueva o un punto de vista original sobre el personaje.

Próxima entrega: Su familia.

2 comentarios:

Elwin Álvarez Fuentes dijo...

Parece que tienes el mismo tipo de lectores que yo...¡Gente floja que no es capaz de dedicarte un breve tiempo para dejar un comentario! Por fin tengo el gusto de retomar tu blog y lo hago feliz para saber más acerca de mi superhéroe favorito. Ahora mismo me paso al siguiente capítulo de esta serie tuya dedicada al Señor de la Noche.

Guillermo Ríos dijo...

Bueno, ahora en Diciembre viene la entrega final de la serie, que espero haya tenido el mismo nivel de Superman 75 años. Saludos.

Related Posts with Thumbnails

¡Blogoserie a la carta!: ¿De qué género quieres que sea el o la protagonista?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuántos protagonistas quieres que sean?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuál será la ambientación?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Contra quién se enfrentan el o los héroes?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuál es la motivación del protagonista?