¡¡¡Blogoserie a la carta en la Guillermocracia!!!

No lo olvides. Durante Abril y Mayo está abierta la votación para que ayudes a decidir sobre el argumento y características de la blogoserie a la carta que estamos planeando publicar acá en la Guillermocracia. Vota en la parte inferior de esta página, o bien, pincha el enlace para mayores detalles.
- POR ORDEN DEL DIRECTOR SUPREMO DE LA GUILLERMOCRACIA.

miércoles, 15 de octubre de 2014

"2001: Odisea del espacio": Seis notas para entender la película.


El año 1.968, el cine de Ciencia Ficción no volvió a ser el mismo. Ese año se estrenó 2001: Odisea del espacio, dirigida por Stanley Kubrick. La película partió como un proyecto conjunto entre éste, y el escritor Arthur C. Clarke. Todo partió con un relato de éste llamado El centinela, bastante breve porque ocupa apenas unas pocas páginas. Clarke y Kubrick lo expandieron, en un proyecto llamado inicialmente How the Space Was Won, algo similar a Cómo el espacio fue conquistado, y lo pensaron para ser la gran historia épica de la Ciencia Ficción. La película estrenada tuvo un éxito tibio al comienzo, acusada de ser incomprensible, pero consiguió mantenerse a flote gracias a los jóvenes que iban a verla fumados, y alucinaban en technicolor con las secuencias finales.

A lo largo de los años, además de acumular fama de clásico del cine, la película se ha ganado una buena reputación de incomprensible. Una cosa no ha obstaculizado a la otra. Después de todo, mucha gente piensa que el verdadero arte es incomprensible. Hay razones para ellos. La crítica adora las películas incomprensibles porque pueden ofrecerse de intérpretes y traducirlas para el espectador demasiado estúpido como para entender. Y muchos artistas les gusta hacer cosas incomprensibles para darle trigo que trillar a la crítica ávida de cosas incomprensibles. 2001: Odisea del espacio, con sus secuencias largas y en apariencia redundantes o carentes de sentido, se antoja incomprensible para mucha gente, que se pone a buscarle un montón de sentidos, algunos de ellos tremendamente alucinógenos. Después de todo, si el propio Stanley Kubrick consideraba que la película era un fracaso si la gente la entendía...

Pero aquí en la Guillermocracia sostenemos que el arte es complejo, pero eso no significa que deba ser incomprensible. Por lo tanto, para facilitar las cosas, aquí en la Guillermocracia daremos seis claves para entender 2001: Odisea del espacio, y probar que no es una película tan difícil o temible como se pretende. Ahora bien, que después de eso el espectador la considere un clásico o una salida de tiesto con pretensiones culturetas, eso queda al criterio de cada cual. Valga la aclaración y petición de que si no están de acuerdo con algo, no maten al mensajero; que yo explique algunas ideas de la película, no significa que esté necesariamente de acuerdo con ellas. Desde aquí nos conformamos con ofrecer los hechos: que el espectador saque sus propias conclusiones al respecto.

1.- La narración es subjetiva.

Un aspecto que tiende a olvidarse de 2001: Odisea del espacio, es que las imágenes que vemos no son objetivas. El grueso de los espectadores está acostumbrado a la imagen objetiva, que describe exactamente lo que es. No es el caso de 2001: Odisea del espacio. Las imágenes son el resultado no de lo que es, sino de lo que es, tamizado por la conciencia de los personajes. El resultado final es, por supuesto, muy parecido a la realidad, porque el grueso de los personajes está cuerdo, pero no es la realidad al ciento por ciento. La secuencia final, llena de imágenes y colorinches, deja de ser realista porque el personaje a cuyo través percibimos lo que está pasando, no entiende tampoco qué sucede. Podemos hacer inferencias de acuerdo al sentido y contexto de la película, pero nada más. La película no pretende ser una crónica de la conquista del espacio o la evolución humana, sino sumergirnos en la experiencia de éstas, hacernos vivir en carne propia el cómo el viajar al espacio y enfrentarnos ante las respuestas acerca de nuestra naturaleza y origen pueden trastocar nuestras nociones preconcebidas hasta el punto de hacer evolucionar nuestra mente hacia un entorno transhumano; de ahí la subjetividad disfrazada de falsa objetividad que impregna a la película.

2.- El meollo del asunto es la relación entre la tecnología y la evolución humana.

Mucha gente, después de ver 2001: Odisea del espacio, se pregunta de qué va todo esto. En apariencia no hay conexión entre la secuencia inicial en el amanecer de la Humanidad, y lo que sucede ya en el año 2.001. En realidad, el tema de fondo es muy simple: cómo nos relacionamos con la tecnología. En la secuencia inicial, la de los hombres monos, vemos cómo aparece la tecnología. Antes de ella, el ser humano está indefenso y a merced de los elementos; la invención del fuego y las armas, en concreto un garrote de hueso, le permite obtener una ventaja evolutiva que lo va a llevar, miles de años después, al espacio exterior, explicando así la famosa elipsis entre el hueso que vuela, y el satélite artificial (bombas nucleares orbitales, según Kubrick, aunque ese dato podemos descartarlo porque no se menciona en la película en sí). Pero luego, ya en el espacio, vemos como la tecnología está destruyendo lo que podríamos llamar metafóricamente el alma del ser humano. El espacio no se presenta con la emoción de Star Wars o Star Trek, sino como algo aséptico, cotidiano, aburrido; es similar a cómo una ficción del siglo XIX hubiera presentado el automóvil como lo más de lo más, mientras que una del siglo XXI o lo presenta como una fuente de problemas, o no le hace el menor caso. Todo eso lo vemos en las secuencias inmediatamente anteriores a la Luna. Peor aún, la excesiva dependencia de la tecnología puede ir en contra del ser humano mismo; ahí es donde vemos a HAL-9000 tratando de destruir a los tripulantes humanos de la nave espacial Discovery. La única manera de evitar esta paradoja en donde los seres humanos necesitamos la tecnología para evolucionar sin que ésta nos domine, es destruyendo la tecnología por completo, dejando atrás las muletas, y evolucionando nosotros mismos hacia una especie superior con una especie de conciencia cósmica; esto se refleja en la secuencia final.

3.- Qué es el monolito.

De manera literal, el monolito es un agente o máquina de los extraterrestres. Incluso podría ser un extraterrestre en sí. Como no vemos a los extraterrestres en la película, o si los vemos no entendemos que sean extraterrestres, tampoco podemos entender la naturaleza exacta del monolito. De cualquier manera, el monolito está puesto para guiarnos en nuestra evolución. El monolito es resposable de haber dotado de inteligencia a los prehomínidos primero, luego avisa a los extraterrestres que la Luna ha sido colonizada por el hombre, luego el monolito de Júpiter aparece como una invitación tácita a seguir la exploración espacial, y al final del camino, el monolito opera como agente de la evolución, o un umbral para pasar hacia el siguiente estadio de la Humanidad. Ahora bien, de manera metafórica, el monolito puede ser entendido como un guiño al espectador, una proyección de la propia ansia de la Humanidad por superarse e ir hacia adelante; la idea implícita dentro de esta interpretación, es que antes de evolucionar, el siguiente paso en la evolución se nos antoja tan raro que lo mismo podría ser algo alienígena, cuando en realidad es un potencial que ha estado en nosotros desde el comienzo mismo de la Humanidad. La interpretación en este caso queda entregada al espectador.

4.- Qué significa la secuencia en la Luna.

La secuencia en la Luna es quizás la menos recordada de la película, menos espectacular en comparación al amanecer de la Humanidad, o la lucha del protagonista David Bowman contra HAL-9000, o la psicodélica secuencia final. Pero es el punto de partida de la trama principal de la película. Los protagonistas, lo que están haciendo es investigar una anomalía magnética que ha aparecido en la Luna. Al excavar, encuentran un monolito. Entonces, el monolito envía una señal a los extraterrestres; la finalidad entera del monolito enterrado es esperar pacientemente a ser desenterrado para avisar del momento en que los humanos han llegado a la Luna. Dentro de la película es su segmento más descartable, pero debía estar presente porque ésta es la anécdota que forma la base de El centinela de Arthur C. Clarke; todas las otras secuencias de la película son invenciones para la misma, aunque recogidas después en la novelización del propio Clarke.

5.- Por qué HAL-9000 entra en modalidad homicida.

La película no lo explicita, aunque se puede inferir de ella. De todas maneras, la novela que Arthur C. Clarke escribió en paralelo a la película sí; la explicación es incorporada después en la secuela, 2010: El año en que hicimos contacto. HAL-9000 recibió dos instrucciones contradictorias. Una de ellas, es que debía colaborar en todo con los astronautas para la misión de investigar el monolito. La otra instrucción, es que el monolito debía permanecer como un secreto. HAL-9000 entra en conflicto porque aunque su mente está hecha a imitación de la humana, sigue siendo una máquina que debe obedecer de manera literal, y no encuentra manera de cumplir con la segunda orden sin violar la primera, hasta que descubre un resquicio legal: si no hay astronautas a los que obedecer, puede seguir manteniendo la misión en secreto, y así puede cumplir con ambas órdenes sin problemas. De manera que HAL-9000 empieza a matarlos para poder cumplir con sus instrucciones. Dentro del contexto, la rebelión de HAL-9000 es, con mucho, el punto culminante del conflicto del ser humano con la tecnología, de cómo nuestra dependencia ciega de las máquinas ha terminado por ser un peligro para los seres humanos mismos. A cada instante, con la frialdad del ojo rojo, y la entonación mecánica de las frases de HAL-9000, la película nos recuerda que la supercomputadora es un cerebro artificial, pero no es ni nunca será humana. Desde luego, la película es de 1.968, y en la época, la posibilidad de integrar humanos y máquinas en un híbrido transhumano es algo que no se consideraba todavía con las connotaciones más naturalistas que se pusieron de moda desde el Cyberpunk en adelante. Se puede estar o no de acuerdo con la moraleja, pero el hecho es que la moraleja de la película es ésa: demasiada cibernática termina destruyendo al ser humano.

6.- Qué significa la secuencia final del personaje envejeciendo en la habitación modernista.

Hay variadas interpretaciones al respecto, pero la más lógica se relaciona simplemente con la narración subjetiva. Nosotros no entendemos a primera vista lo que pasa porque no estamos viendo los hechos objetivos, sino tamizados a través de la percepción de David Bowman. Todo lo que estamos viendo son simbolismos de David Bowman metamorfoseándose en una criatura que ha evolucionado más allá de la Humanidad. No se supone que entendamos porque lo que estamos viendo es una experiencia transhumana, y por lo tanto no accesible a nuestras mentes humanas. Es algo así como dibujar un cubo sobre una hoja de papel: no es un cubo de verdad, sino un dibujo en dos dimensiones de un objeto en tres dimensiones, y le corresponde a nuestro cerebro inferir, a partir de la representación bidimensional, que estamos viendo algo que en realidad tiene tres dimensiones en la realidad. Es decir, siguiendo el símil del dibujo de un cubo, y por decirlo de manera muy cruda, lo único que pueden mostrarnos es el ancho y el alto, y somos nosotros quienes a partir de eso debemos inferir la profundidad. Las secuencias de luz pueden corresponderse al viaje a otra parte de nuestro universo u otro, o simplemente a la mente de David Bowman conectándose a una realidad ultrahumana. Y la secuencia de Bowman envejeciendo en la habitación, es simplemente una metáfora con elementos simbólicos terráqueos (la mezcla de muebles de estética barroca con paredes y suelo futuristas) acerca de cómo lo viejo y arcaico, la carne humana, está siendo reemplazada por algo diferente, superior a la Humanidad, y que en tanto superior a la Humanidad, no lo podemos entender del todo. El Niño de las Estrellas que vemos al final, no se supone que sea interpretado de manera literal como un feto flotando en el espacio, quizás ni siquiera como una criatura viviente con un lugar y posición, tal y como entendemos éstas, sino que es una metáfora, una representación del nuevo ser que no podemos ver en su verdadera naturaleza porque está más allá de nuestra mentalidad humana, y por lo tanto, para entender qué es, deben mostrárnoslo con un símbolo reconocible para nuestras primitivas mentes humanas, en concreto un feto humano, tal y como los conocemos dentro de un útero también humano.


5 comentarios:

Juan Francisco Colombo dijo...

Te felicito por el blog, muy interesante lo que escribís, te leo bastante seguido.

No se si viste este video con la explicación de la película, está muy bien logrado.
http://es.kubrick2001.com/

Saludos desde Argentina, Francisco.

Cidroq dijo...

Gran película, por cierto ya viste 2010? Ta chidilla.

Lo que no he podido es leer la saga de novelas que escribió C. Clarke después de 2001 y 2010.

Guillermo Ríos dijo...

@Juan Francisco Colombo, esas son las sinergias que a veces lo vuelven a uno paranoico, la verdad es que no había visto el video en cuestión, pero en realidad es muy similar a lo que escribí. Tal vez la película no es tan incomprensible como muchos dicen que es... Gracias por las felicitaciones, y seguimos trabajando para seguir manteniendo el nivel y calidad de siempre en la Guillermocracia.

@Cidroq, vi 2010 hace una tonelada de años, y mis recuerdos sobre ella son más bien vagos. No ayuda el hecho de que era la secuela de un clásico del cine, y por lo tanto no importa qué tan buena sea, el listón para comparar está demasiado alto. Es como rodar una secuela de Casablanca o de Lo que el viento se llevó. Aunque ahora que lo pienso, sí hay secuela para Lo que el viento se llevó también...

Elwin Álvarez Fuentes dijo...

La primera vez en que vi este filme era un niño y aluciné. Fue una de esas noches de domingo de "estrenos" en el canal 13. Desde aquel entonces la he vuelto a ver al menos 3 veces más más o menos y la última fue hace un par de años atrás, gracias a la magia del blu-ray que la dejó impecable más que nunca. Adoro esta película, pese a sus escenas soporíferas (siempre me dije que el "loco" Kubrick debió fumarse sus buenos cuetes o ingerir qué otra droga dura como para crear imágenes tan alucinantes, aunque bellas, en aquella época).

Guillermo Ríos dijo...

Yo creo que 2001: Odisea del espacio peca de ser demasiado excesiva. Meterse diez minutos de viaje psicodélico al final, como no sea para mostrar los efectos especiales, la verdad es que se me antoja mucho. Pero aparte de eso, estoy de acuerdo en que es una de las mejores películas de Ciencia Ficción, y un clásico indiscutible del cine.

No deja de ser que esta película ya tiene casi medio siglo de antigüedad, y sus efectos especiales se ven incluso mejores que las películas actuales. Ayuda por supuesto que los efectos están al servicio de la historia, y no están puestos ahí para que veamos lo grande del departamento de efectos especiales, o lo potente de los computadores con los que se hace el CGI.

Related Posts with Thumbnails

¡Blogoserie a la carta!: ¿De qué género quieres que sea el o la protagonista?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuántos protagonistas quieres que sean?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuál será la ambientación?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Contra quién se enfrentan el o los héroes?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuál es la motivación del protagonista?