¡Vota por lo mejor de los primeros siete años de la Guillermocracia!

¡La Guillermocracia te llama a las filas! ¡Vota, expresa tu opinión, cuáles son los mejores artículos que se han publicado en estos (casi) siete años de vida en línea! La encuesta se encuentra en la parte inferior de esta columna. ¿Más detalles? Pincha aquí. ¡Haz oir tu voz!

miércoles, 13 de agosto de 2014

Epidemia de Ebola en 2.014: Ocho instructivas preguntas y respuestas.

Médicos sin Fronteras trabajando en Guéckédougou, sur de Guinea, en medio de la epidemia de Ebola, en Abril de 2.014.
El año 2.014 nos ha pillado desayunados en varios respectos. La crisis de Ucrania. El bombardeo militar de Israel contra Gaza. Y en medio de todo eso, una epidemia de Ebola rampante, que no parece querer terminar, y cuyos alcances ya se está discutiendo si van a ser locales de Africa, o si acaso alcanzará dimensiones globales. Fieles a nuestros lectores, los servicios informativos de la Guillermocracia se han puesto en campaña para explicar de manera clara y amena, a través de preguntas y respuestas, qué es lo que está ocurriendo en Africa ahora a mediados de 2.014, por qué se arma tanto barullo alrededor... y si el resto del mundo somos los siguientes en el bufé de uno de los más letales virus africanos conocidos. Y por hacerlo tan didáctico como se pueda, en vez de mandarnos un chorizo de artículo, escribiremos esto en forma de preguntas y respuestas. Y sin más preámbulos, allá vamos.


1.- ¿Qué es el Ebola?

El Ebola es una enfermedad producida por un virus también llamado Ebola; puede parecer obvio, pero numerosas enfermedades tienen nombres distintos para éstas y sus microorganismos respectivos. También se los llama a veces ebolavirus, aunque este nombre tiende a utilizarse más hoy en día para un grupo de cinco virus distintos, siendo el Ebola uno de ellos. Este virus ocasiona la enfermedad llamada Fiebre hemorrágica del Ebola, o simplemente Ebola por brevedad, igual a como el síndrome de inmunodeficiencia adquirida es conocido de todos como SIDA sin más. El Ebola se transmite por medio de las secreciones corporales; no se ha detectado contagio a través del aire, por el minuto a lo menos. El período de incubación puede durar entre dos y veintiún días. Después de ese período el virus ataca. Sobreviene entonces fiebre intensa, debilidad, dolor muscular y de cabeza y garganta, y sarpullido. Vienen también vómitos y diarrea, y muchas veces sangrado interno, todo esto muy útil para el virus, considerando sus mecanismos de propagación. Se produce también fallo renal y hepático. Análisis de laboratorio revelan un bajo conteo de glóbulos blancos y plaquetas, y un alto conteo de enzimas hepáticas. El paciente puede propagar la infección en tanto el virus se encuentre presente en sus fluidos, lo cual puede ser bastante tiempo; se ha reportado un paciente recuperado del Ebola, que tenía presencia del virus en su semen dos meses después de haberse recuperado de la infección.

Virus del Ebola. Fotografía de Cynthia Goldsmith para el Centro de Control y Prevención de Enfermedades.

2.- ¿Qué tan letal es el Ebola y por qué?

El Ebola está clasificado como Nivel de Bioseguridad 4. En una escala de 1 a 4. Siendo el 4 el más peligroso. Es colega así de varias enfermedades hemorrágicas como las producidas por el marburgvirus o el lassavirus. La tasa de mortalidad del Ebola se empina al 50%, pero en circunstancias puede llegar al 90%. El Ebola es de una letalidad elevada porque al igual que otras fiebres hemorrágicas, se transmite a través de los fluidos corporales; por lo tanto, para el virus el principal interés es que el paciente expulse tanto líquido como sea posible. De ahí que la enfermedad provoque vómitos, diarrea, y sangrado interno, es decir, muchas formas de que el paciente expulse líquido. Si después de eso el paciente sufre fallos de órganos internos o se deshidrata, y fallece, pues qué mala suerte; para esas alturas, el Ebola ya se habrá propagado alrededor, repitiendo el ciclo una y otra vez. De hecho, ésa es la razón por la que las fiebres hemorrágicas en general son una amenaza sanitaria tan catastrófica.

El Instituto Bernhard Nocht para las Enfermedades Tropicales, en Hamburgo, Alemania, uno de los lugares en donde actualmente se investiga el Ebola. Fotografía por Doris Antony.

3.- ¿Existe tratamiento contra el Ebola?

Los bichos clasificados en Nivel de Bioseguridad 4, lo son porque no hay tratamiento ni cura conocidos. Contra el Ebola no hay vacuna que lo prevenga, ni antídoto que lo cure. Si usted se infecta de Ebola, su primera, última y única línea de defensa es su sistema inmunológico, sin ayuda externa. Al momento de escribir estas líneas hay varias líneas de investigación destinadas a crear vacunas contra el Ebola, pero no hay resultados concretos y confirmados todavía. En cuanto a los pacientes enfermos, el único tratamiento posible es combatir la intensa deshidratación provocada por el sangrado interno, los vómitos y la diarrea, a través de rehidratación con suero intravenoso y electrolitos. O sea, esencialmente mantener vivo al paciente con niveles normales de agua, como manera de apoyar al sistema inmunológico para librar su guerra heroica y solitaria en contra del invasor.

Médicos trabajan en una sala de aislamiento para pacientes, en una instalación de Médicos sin Fronteras en Guéckédougou, sur de Guinea.

4.- ¿Por qué sólo se han reportado casos de Ebola en Africa?

Esto es poco sabido más allá de los círculos relacionados con la Medicina, pero es bastante lógico si se piensa un poquito. Las enfermedades infecciosas del ser humano, no nacieron con el ser humano mismo; debieron por fuerza llegar de alguna otra parte del Reino Animal. En general son microorganismos que existían de antemano, y al entrar en contacto con el ser humano, evolucionaron para infectarnos y usarnos como alimento. Hoy en día, enfermedades como la gripe parecen repartidas por todo el mundo, pero hasta donde sabemos, la gripe evolucionó desde patógenos del cerdo o las gallinas... y sigue haciéndolo todavía hoy; ésa es la razón por la que las nuevas cepas de gripe surgen en lugares bien específicos del planeta, por lo general el Sudeste de Asia, mientras que las cepas de gripe clásica suelen surgir en cualquier parte del mundo. En cuanto al Ebola, hasta donde se sabe, su vector no es el cerdo o la gallina, sino murciélagos de la fruta que son específicos del área subsahariana; para los que quieran detalles técnicos, las especies sospechosas son Hypsignathus monstrosus, Epomops franqueti y Myonycteris torquata. De ahí que el virus del Ebola sólo exista en Africa, hoy por hoy, y que los casos registrados de Ebola aparezcan allí, o bien de gente de otros lugares que han viajado a Africa, y regresado con un souvenir biológico a cuestas.

Murciélago frugívoro cabeza de martillo (Hypsignathus monstrosus) con una cría, fotografiados por Stephen C. Smith en Malabo, Guinea Ecuatorial, el 17 de Marzo de 2.012.

5.- ¿Por qué si el Ebola es tan grave, no había sucedido antes una crisis sanitaria como ésta?

Los virus, cuando están presentes en los animales y no han entrado en contacto con los humanos, no han evolucionado todavía para saltar a ellos. Para transformarse en virus humanos, los virus animales deben afrontar varias mutaciones. Primero, deben mutar para poder alojarse en los humanos, ya que un virus es tanto más exitoso cuando más estrechamente puede vincularse a lo bioquímico y fisiológico de su víctima. Luego deben experimentar una segunda mutación para poder propagarse de humano a humano de manera directa, en vez de depender del animal originario como reservorio. Siendo el Ebola un virus localizado en un área específica y dentro de animales también bastante específico, su salto hacia el ser humano es bastante aislado; a veces se ayuda saltando primero a primates como el chimpancé, y de ahí al ser humano, pero esto sigue siendo un tiro de suerte para el virus. Lo anterior, combinado con la alta tasa de letalidad del Ebola, hace que si el virus ataca una comunidad aislada, mate a la casi totalidad de la misma antes de poder siquiera propagarse, conteniéndose por tanto a sí mismo gracias a su propia virulencia. El Ebola fue identificado por primera vez en fecha tan reciente como 1.976, y se han producido unos veinticinco conatos de epidemia, conato más o conato menos, pero ahora es cuando el Ebola pudo aprovechar las modernas redes de comunicaciones para expandirse y transformarse en una amenaza sanitaria realmente catastrófica. De hecho, en la epidemia de 2.014 ha fallecido más gente que todas las víctimas de Ebola contabilizadas desde 1.976.

Dos enfermeras junto a Mayinga N'Seka, enfermera hospitalizada en 1.976; ella fue uno de los primeros casos registrados de Ebola.

6.- ¿Puede propagarse esta epidemia al resto del mundo?

Sí. Al momento de escribir estas líneas, la epidemia de Ebola está confinada en cuatro países: Guinea, Liberia, Sierra Leona y Nigeria. Pero ha seguido un ritmo de expansión constante: apareció en Guinea en Marzo, y una semana después ya se habían reportado casos en Liberia, en Mayo ya estaba en Sierra Leona, todos ellos países fronterizos entre sí, y para Julio saltó a un país no fronterizo, en concreto Nigeria. Su período de incubación, que puede abarcar hasta tres semanas, permite que una persona se infecte y viaje por avión a cualquier otro país del mundo, sin contagiar a nadie por ser todavía asintomático, pero sólo para empezar a propagar la infección en el período de ventana entre que surgen los síntomas, consigue ayuda médica, y se lo diagnostica con Ebola. Por supuesto que la Organización Mundial de la Salud ha montado toda clase de protocolos para prevenir que esto suceda, y si se reportan pacientes en otros países, aislarlos de inmediato, pero siempre cabe la posibilidad de que el virus sea más rápido que las mejores medidas de seguridad humana. El riesgo de propagación a nivel mundial es bajo, debido a los fuertes protocolos médicos, pero no inexistente.

Un trabajador del Centro de Control y Prevención de Enfermedades incinera material médico relacionado con un paciente fallecido de Ebola, durante el brote de 1.976.

7.- ¿Puede volverse endémico el Ebola en Africa?

Sí. El Ebola es increíblemente letal porque el ser humano no ha estado expuesto con anterioridad al virus, y por lo tanto no tiene la genética ni el sistema inmunológico para combatirlo en condiciones. Pero a medida que el Ebola se propague y contagie a más gente, los pocos supervivientes serán los que se mantengan. Al mismo tiempo, las cepas más virulentas del virus terminarán por matar demasiado rápido a sus pacientes, y no se propagarán con tanta eficacia como las cepas menos virulentas. De esta manera, la evolución en dueto entre el humano y el virus del Ebola llevará a humanos más resistentes por un lado, y a cepas menos virulentas por el otro, alcanzando una situación de compromiso en la cual el Ebola infecte y mate personas, pero con tasas de letalidad más bajas que las actualmente registradas. En estas condiciones, el Ebola puede volverse un convidado incómodo de la Humanidad, sobre todo en los territorios que son reserva del virus, en concreto los relacionados con los murciélagos de la fruta. Es una situación similar a la de la peste bubónica, que hoy en día es endémica en Asia Central, pero no es tan virulenta como los brotes asesinos del siglo VI (la llamada Plaga de Justiniano), la Peste Negra del siglo XIV o la epidemia de Londres de 1.665 a 1.666.

Carne de animales salvajes preparada para consumo humano en Ghana. Las costumbres culinarias africanas son una fuente importante de contagio de virus animales al ser humano.

8.- ¿Es posible que otras enfermedades hoy desconocidas generen una crisis sanitaria igual o peor a la que estamos viviendo?

Sí. En principio, cualquier virus presente en animales que mute de manera adecuada, puede conseguir dar el salto hacia el ser humano; como es un virus nuevo, carecemos de defensas contra ellos, y por lo tanto el primer contacto se saldará siempre con una importante cantidad de bajas humanas. Es difícil que ciertos animales guarden sorpresas, debido a la convivencia de milenios que hemos tenido con ellos, como por ejemplo los perros, los gatos, las vacas o las ovejas, razón por la que hemos terminado por acostumbrarnos y más o menos inmunizarnos contra sus agentes infecciosos. Pero a medida que el ser humano se multiplica e invade nuevos ecosistemas en donde hay especies animales con las que no hemos estado en contacto, y que pueden ser portadoras de virus respecto de los que no tenemos idea, tales virus pueden seguir el mismo camino del Ebola. De hecho, hemos tenido varias de estas crisis sanitarias en el último medio siglo. La fiebre hemorrágica llamada Marburg se llama así porque fue detectada en un laboratorio biológico de la ciudad de Marburg en Alemania, cuando científicos trabajando con monos africanos se infectaron con el hasta entonces desconocido marburgvirus. El SIDA mismo apareció más o menos de la misma forma, aunque su peligrosidad no radica en que sea una fiebre hemorrágica, sino en que su larguísimo período de incubación le asegura un enorme potencial para propagarse sin que el seropositivo sepa que está infectando a otras personas. Otras potenciales amenazas que rondan allá afuera son el lassavirus, detectado por primera vez en la ciudad africana de Lassa. O el mal de los rastrojos detectado por primera vez en Argentina y ocasionado por el virus Junín, cuya tasa de letalidad ronda el 15% al 30%, pero que podría mutar en algún minuto, en alguna cepa más virulenta. O el tifus negro, la fiebre hemorrágica boliviana, similar al anterior. Contra todas estas infecciones no hay tratamiento conocido, y por lo tanto son Nivel de Bioseguridad 4. Y eso, sin contar con las enfermedades potenciales que todavía nos son desconocidas.

Virus Marburg.

2 comentarios:

Cidroq dijo...

Esperemos llegue pronto a su fin esta epidemia

Guillermo Ríos dijo...

Que así sea. Aunque no me muestro optimista. La cosa alcanzó récords históricos a inicios de Agosto, luego desaceleró, pero ahora a mediados de mes volvió a cobrar vuelo. Por lo pronto, la única solución viable es contener, contener, contener...

¡Vota por lo mejor de los primeros siete años de la Guillermocracia!

Related Posts with Thumbnails