¡¡¡Blogoserie a la carta en la Guillermocracia!!!

No lo olvides. Durante Abril y Mayo está abierta la votación para que ayudes a decidir sobre el argumento y características de la blogoserie a la carta que estamos planeando publicar acá en la Guillermocracia. Vota en la parte inferior de esta página, o bien, pincha el enlace para mayores detalles.
- POR ORDEN DEL DIRECTOR SUPREMO DE LA GUILLERMOCRACIA.

domingo, 15 de junio de 2014

10 chistes de "Los Simpsons" que perdieron la gracia (2 de 2).


Es inevitable que una serie tan longeva como Los Simpsons, que ha estado al aire durante un cuarto de siglo y contando, haya ido perdiendo de a poco la gracia. En parte porque algunos capítulos quedan irremisiblemente ligados a los temas y preocupaciones de su propia época, en parte por la quema a mansalva de episodios a punta de repeticiones... y en parte también porque cosas que en su minuto eran exageraciones irónicas o satíricas, han terminado superadas por la realidad. O la propia realidad ha dado giros tan retorcidos, que ciertos aspectos chistosos ya no lo son tanto, incluso se transforman en macabros. Ya publicamos la primera parte de este posteo, y ahora corresponde hacerlo con la segunda. Que parte de manera inmejorable: con Los Simpsons poniéndose en vergüenza insertando implicaciones racistas en su mitología. Veamos.

6.- Los estúpidos genes Simpsons.

El chiste: En 1.994 dentro la quinta temporada, en concreto en el episodio Homero ama a Flanders, Bart le dice a Homero que es estúpido porque su estupidez es genética, su abuelo era estúpido, su padre es estúpido, él es estúpido... y luego lanza un "auch" cuando repara que es él mismo quien sigue dentro de la línea. Es un diálogo casual, pero recibe una inesperada confirmación cuatro años después, en el episodio Lisa la Simpson dentro de la novena temporada, cuando Lisa Simpson se desespera porque los genes Simpson que provocan la idiocia dentro de la familia pronto la alcanzarán a ella... hasta que aparecen las mujeres de la familia que son todas unas triunfadoras, una de las cuales es una bióloga que explica que el gen se transmite sólo por la línea masculina, y por lo tanto Lisa está a salvo. Con la típica mano mora que utilizan los creadores de la serie para proteger a Lisa a despecho de todo lo demás, esto es saludado como un tierno momento de triunfo; o sea, cuando Lisa estaba condenada a ser estúpida entonces todos debíamos condolernos de su terrible suerte, pero cuando la estupidez sólo alcanzará a Bart y Homero pero Lisa estará a salvo, nosotros como espectadores deberíamos sentir mucha felicidad. Lo divertido es que los productores y guionistas después se preguntan por qué odiamos tanto a Lisa.

...y entonces... Muchos años después, ya en la temporada 21 de 2.010, el episodio El color amarillo reveló que Virgil Simpson, un antepasado de Homero Simpson que vivió en el siglo XIX, fue un esclavo negro fugitivo. El episodio no dice nada respecto de la genética, pero si uno pone a este episodio frente a Lisa la Simpson dentro de una mitología común, la conclusión es abiertamente racista: el gen Simpson de la estupidez debió llegar a los caucásicos amarillos Simpson a través de un ancestro de raza negra. Vaya torpedo bajo la línea de flotación que se mandaron, ¿es que nadie en la mesa de guionistas se preocupa el mínimo de revisar la continuidad, por si las moscas? En beneficio de la serie, digamos que el episodio HomeЯo de la temporada 12 en 2.001 postula una teoría alternativa a la estupidez de Homero, la que se atribuye a un lápiz atascado en su cerebro; en dicho episodio llegan incluso a remover dicho lápiz quirúrgicamente, lo que eleva la inteligencia de Homero por encima del promedio. Aunque por otra parte, es posible que Homero se haya metido el lápiz al cerebro por estupidez latente en primer lugar... Quizás lo más seguro sea barrer el capítulo El color amarillo bajo la alfombra junto con todo el resto de los episodios posteriores a la película de 2.007, y si alguno los menciona, seguir la estrategia del Reverendo Alegría frente a los desmanes de su propia hija: taparse los oídos y cantar salmos de alabanza al Señor.

Además, que las mujeres Simpsons estén a salvo de la estupidez, no significa que no sean mala gente. En Lisa la Simpson aparecen varias parientas exitosas, pero cerca de década y media de capítulos después, ninguna de ellas ha vuelto a reaparecer para darle una manito a Lisa Simpson y ayudarla con algún problema, o con su vida en general. Probando así que los genes de la mala clase corren por la línea masculina y la femenina de los Simpson a 120 por hora y sin restricciones.

7.- Star Trek XII.

El chiste: Cuarta temporada, episodio Itchy y Scratchy: La película. Bart y Lisa están viendo televisión, y aparece en pantalla Viaje a las Estrellas XII: Demasiado cansados. Cuando aparecen los klingon, un ya senil Kirk gruñe: "¡Oh, no, otra vez los klingon! ¡Scotty, máxima potencia!". A lo que el ingeniero replica que no alcanza los controles debido a su barriga. Debe notarse que no es el trailer de la película para verla en los cines ni mucho menos, sino que la película ya ha pasado al circuito de la televisión normal y corriente, y no pareciera que en horario prime time, por lo que suponemos que el episodio se ambienta por lo menos un par de años después de que la ficticia Viaje a las Estrellas XII: Demasiado cansados haya llegado a las pantallas de los cines en Springfield. Aunque considerando que en la continuidad de Los Simpsons, una alternativa a la nuestra, obviamente no hubo reboot, podría ser también lo que en esa época era un directo a VHS. Por cierto, el título original en inglés (Star Trek XII: So Very Tired) hace un juego de palabras con tired, que puede significar cansado, o bien gastado; así, puede leerse como Viaje a las Estrellas XII: Demasiado cansados (los actores o personajes) o Viaje a las Estrellas XII: Demasiado quemada (la franquicia en sí).

...y entonces... El episodio fue estrenado máso menos al mismo tiempo que Viaje a las estrellas VI, la película que le ponía punto y cierre a la tripulación original de Star Trek, y Los Simpsons se reían de la sobreexplotación de la franquicia. Nadie esperaba que se rodaran más películas porque en ese tiempo llegar a tantas secuelas sólo era patrimonio de Jason Vorhees y James Bond. Y aunque después vinieron las películas de la Nueva Generación, la calidad descendente de las mismas hizo que la franquicia como un todo acabara cayendo en una irrelevancia tal, que a inicios del siglo XXI nadie esperaba que volviera a levantar cabeza. Hasta que se hizo una entrega número 11, que fue Star Trek, y fue un reboot con la tripulación original, justificado con una trama de viajes en el tiempo. Y en 2.013 se estrenó la secuela, Star Trek en la oscuridad, que técnicamente es Star Trek XII aunque no le hayan puesto número... ¡y con los personajes de la tripulación original, tal y como lo predijo Los Simpsons! Aunque no con los actores originales, salvo un cameo de Leonard Nimoy como el señor Spock, porque entre contratar a los vejetes originales, algunos de los cuales ya están bajo tierra (o con sus cenizas en el espacio, literalmente), y contratar a un montón de actores jóvenes muy carilindos todos, (y tratándose de Alice Eve como Carol Marcus, muy cuerpilinda también) la opción comercial es bastante obvia.

Y para más inri, Star Trek en la oscuridad fue la primera película de Star Trek desde la mencionada Viaje a las estrellas VI en que los klingon fueron presentados con un papel de cierta prominencia. Exactamente como fue predicho por Los Simpsons. Ni que los productores de Star Trek lo hubieran hecho a propósito para dejarse torear de verónica por los guionistas de la familia amarilla de Springfield.

8.- Si retrocedes en el tiempo entonces no cambies nada.

El chiste: En el corto Tiempo y castigo, dentro de El especial de Noche de Brujas de Los Simpsons V, en 1.994 durante la sexta temporada, Homero Simpson sufre un accidente en la tostadora, y retrocede en el tiempo hasta la era de los dinosaurios. Allí, recuerda el consejo que Abe Simpson le dio el día de su boda: si algún día vuelves en el tiempo no toques nada, porque generarás un efecto mariposa que parodiará de manera visible al cuento El sonido del trueno de Ray Bradbury. Por supuesto que Homero, siendo Homero, se las arregla para sembrar el caos a su paso, con frases clásicas como "¡ay, soy un tarado!" y "esto se va a poner feo". Se puso feo, en efecto, aunque no tan fea como la miserable adaptación del cuento original de Ray Bradbury a una infecta película de 2.005.

...y entonces... ¿Cuál fue el grito de guerra que lanzaron todos los fanáticos de la serie ante el episodio Ese show de los 90's de la temporada 19, emitido en 2.008? ¡Con el pasado no se juega! En efecto, fueron los propios guionistas de Los Simpsons quienes metieron mano en el pasado de la serie, haciéndole un upgrade al pasado romántico de Homero y Marge desde la época de The Carpenters y El Imperio contraataca a la del Grunge a lo Nirvana. Con los resultados cataclísmicos que son de prever. Tal vez el equipo de guionistas debió escuchar el consejo de Abe Simpson que, después de todo, salió del mismo equipo de guionistas (aunque a saber si con los mismos integrantes, porque en catorce años...). Hoy en día nadie considera este episodio de la serie como canónico, opción que el pobre Homero no tuvo, en sus viajes y saltos por el tiempo a través de Tostadora Airlines.

Ese show de los 90's es por supuesto el caso de retrocontinuidad más combatido de todos, por lo obvio del retcon. Pero a lo largo del tiempo se han ido acumulando una serie de inconsistencias en la serie. Parecía obvio que Lenny y Carl se conocieron con Homero en la planta nuclear, algo que nunca se afirmó de manera expresa pero iba implícito en el tipo de relación entre ellos, pero varios otros episodios han explicitado que en realidad se conocieron en high school. O un episodio en que Homero y Marge se encontraron incluso antes de reconocerse, lo que mata la magia de haberse conocido ya en secundaria. Y así. Los guionistas de Los Simpsons, mientras más exploran en el pasado de sus personajes por el amor del guión de un capítulo transitorio, más hondo cavan el agujero en donde se están enterrando.

9.- Mel Gibson.

El chiste: El episodio Homero va a Hollywood inauguró la maligna temporada once de Los Simpsons, aquella en que Mike Scully se puso a cargo del buque, y el buque empezó a hacer aguas por todas partes. Qué te pasó, Simpsons, tú antes eras chévere (parafraseando la expresión originada en... Bart al futuro, episodio de esta misma temporada por cierto). El caso es que en este episodio, Homero Simpson es contratado por Mel Gibson para asesorarlo en un remake de Caballero sin espada, el clásico de 1.939 de James Stewart. Mel Gibson contrata a Homero porque es un hombre común que no teme decirle a la cara las cosas que le disgustan, algo que Mel valora mucho porque como él es famoso, nadie se atreve a decirle nada desagradable. Mel Gibson se queja incluso de que si comete una infracción de tránsito, los policías se la dejan pasar. Es duro ser un famoso.

...y entonces... Todos sabemos lo que pasó con Mel Gibson después. Rodó la película integrista cristiana La pasión de Cristo en 2.004, y se metió en una serie de líos, incluyendo el punto álgido en donde fue agarrado haciendo declaraciones antisemitas, lo que en un Hollywood que le encanta premiar películas del Holocausto, es anatema. ¿Mel Gibson quería dejar de ser famoso y quería que la gente le escupiera a la cara cuando hiciera alguna diablura desagradable de famoso? Deseo cumplido. Y se pone peor: cuando Mel Gibson en el capítulo respectivo se queja de que está cansado de ser famoso y de que todos los quieran y amen, es él mismo quien lo dice porque Mel Gibson mismo le prestó la voz a su versión animada en el programa. O sea: D'OH!!! En su minuto, Homero va a Hollywood fue saludado como un episodio deslavado y francamente estúpido; hoy en día, además, a la luz del devenir de los acontecimientos, es un episodio muy triste.

Lo que sí parece seguro, es que hoy por hoy nadie rodará un remake de Caballero sin espada, película clásica que parece estar a salvo de los terroristas intelectuales de Hollywood. La única manera de rodar un remake de una de las películas más ácidas y virulentas jamás rodadas contra la corrupción política de Washington, y la enorme voluntad de las máquinas políticas para aplastar todo lo que huela a decencia y honradez, sería filmar un remake que lo fuera sólo de nombre.

10.- Do the Bartman!

El chiste: En realidad no es un chiste, o por lo menos no es un chiste dentro de la serie misma. En 1.990, durante su primera temporada, Los Simpsons fue la serie que rompió con todo, poniéndose en la catapulta a la fama y celebridad que ya no ha abandonado más. Prestos a explotar la franquicia, sacaron un disco de canciones interpretadas por los personajes de la serie (en realidad por los actores que le daban voces tras bambalinas, por supuesto), llamado The Simpsons Sing the Blues, cuyo gran hit fue Do the Bartman! Era imposible escapar de dicha canción en 1.990, aunque hoy en día es deliciosamente muy de su época, con su mezcla de pop rap que en ese entonces estaba en boga entre la gente pop que trata de posar como malotes. Porque de ésos los había entonces y los hay ahora; las modas cambian, las malas costumbres permanecen.

...y entonces... La canción Do the Bartman! fue compuesta por... Michael Jackson. En la época, ninguna superestrella como lo era Michael Jackson en esos años se hubiera rebajado a algo visto en ese entonces como tan indigno, como trabajar para la televisión, y menos para un programa de dibujos animados, por muy en prime time que se emitiera. Pero Jackson lo hizo porque admiraba la serie, que en ese entonces era protagonizada por Bart, antes de que Homero se erigiera como el personaje principal. Teniendo eso en mente, y la seguidilla de escándalos judiciales con niños que después sacudieron a Michael Jackson hasta su triste muerte, escuchar hoy Do the Bartman! resulta como mínimo una experiencia incómoda.

Para colmo, la colaboración de Michael Jackson resultó tan fructífera, que el superstar terminó siendo invitado para darle voz a un personaje de Los Simpsons. En concreto Leon Kompowsky, un personaje que está en el manicomio porque se cree Michael Jackson, sólo para revelar al final que siempre ha sabido que no es Michael Jackson, y que se fingía loco. Lo recapitulo: Michael Jackson le da voz a un personaje que podría estar loco o cuerdo, que no es Michael Jackson y que sabe que no es Michael Jackson o finge no saber que es Michael Jackson cuando no quiere que lo tomen por lunático, y que está encerrado en el manicomio aparentemente por propia opción. Considerando las nubes de especulación que surgieron sobre la condición mental de Michael Jackson después y hasta el día de su muerte, a cuenta de los sucesivos escándalos que terminaron llevándose por delante a la superestrella, éste es un episodio sin lugar a dudas difícil de ver hoy en día.

4 comentarios:

Cidroq dijo...

Me gustaron estas entradas, una serie tan longeva como esta se presta a un sin fin de aproximaciones bajo distintos puntos de vista y siempre le sacas algo nuevo.

Guillermo Ríos dijo...

Si hace algunos años hubo ruido de sables de que la FOX quería montarse un canal especial con Los Simpsons... aunque considerando lo quemado que están los episodios buenos, y lo nefastos que son los episodios más recientes, me pregunto quién se sentaría a verlo. Pero de haber material, lo hay.

Elwin Álvarez Fuentes dijo...

Divertido para mí. ha sido revisar de esta forma "iconoclasta" parte de la historia de una de mis series favoritas. Igual ahora que acabé con este díptico, me parece que hilaste muy fino en tus críticas, si bien me pregunto so a la larga estos dos textos tuyos corresponden más bien a un ejercicio intelectual y creativo tuyo para ironizar, que a un franco desprecio hacia esta familia amarilla.

Guillermo Ríos dijo...

Las primeras temporadas de Los Simpsons son de lo más grande que ha parido la televisión jamás, hasta el punto que uno de los proyectos inconclusos de la Guillermocracia, es hacer un repaso más o menos pormenorizado de la serie (de todas maneras, entre las series de posteos dedicados a 24, a la Generación GM y a los impuestos en Chile, y otros más en camino, probablemente no antes de 2.015, en el mejor de los casos). Lo que sí me merece un franco repudio, es la explotación criminal que han hecho de la serie ya en el siglo XXI, cuyos guiones hacen buena la teoría de los mil monos con mil máquinas de escribir, porque de otra manera no se explica la calidad abismal de los capítulos más recientes, en particular los posteriores a la película de 2.007. Para mí, comparar los inicios de la serie con su actualidad es como comparar el Batman de Tim Burton con el Batman y Robin de Joel Schumacher, o peor aún. Y no debo ser el único que piensa así, no en balde el posteo Diez razones por las que Los Simpsons ya no tienen gracia se ha mantenido desde su publicación en el Top Ten de los más visitados de la Guillermocracia.

Además, admitámoslo... Un posteo sobre lo bueno que fueron Los Simpsons en su época no sería tan vendedor como uno hablando sobre sus múltiples falencias, ¿no? Y es que la gente es la gente, a fin de cuentas.

Related Posts with Thumbnails

¡Blogoserie a la carta!: ¿De qué género quieres que sea el o la protagonista?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuántos protagonistas quieres que sean?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuál será la ambientación?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Contra quién se enfrentan el o los héroes?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuál es la motivación del protagonista?