miércoles, 11 de junio de 2014

10 chistes de "Los Simpsons" que perdieron la gracia (1 de 2).


Llega un minuto en que toda comedia deja de ser graciosa. Cambian las referencias o los patrones culturales, o los chistes se gastan tanto por la repetición, que uno deja de reirse. Es un doloroso efecto natural de ser comediante.

Pero luego están esos chistes que pierden vigencia simplemente porque la realidad termina por superarlos. A lo largo de su longeva carrera de un cuarto de siglo y contando, Los Simpsons han visto muchos casos de éstos. Nos referimos a detalles o gags que eran graciosos en su minuto, pero que la realidad se ha impuesto de una manera tal, que perdieron la gracia. En los mejores casos, simplemente ya no son un chiste. En los peores, hay implicaciones bastante deprimentes, e incluso siniestras. Acá va una recopilación de esos momentos que alguna vez fueron de humor, pero que ahora son saludados con desidia en el mejor de los casos, y con un escalofrío de horror en los peores. En dos entregas, porque ya sabemos que la capacidad de atención es un bien cada vez más preciado e inexistente en nuestra sociedad de zapping, microblogging y exceso de fotos de Katy Perry escotada.

1.- Las Torres Gemelas.

El chiste: La novena temporada de Los Simpsons, en 1.997, partió con el episodio Homero contra la ciudad de Nueva York. Este es un capítulo seminal en la serie, ya que codificó el patrón por el cual se tejerán todos los argumentos de capítulos de "¡Los Simpsons viajan a...!". En el capítulo, Homero Simpson descubre que su automóvil ha quedado mal estacionado en Nueva York, y debe viajar allá con su familia para recuperarlo; el chiste del capítulo es ver como Lisa, Marge y Bart la pasan de maravillas en la Gran Manzana, mientras que a Homero... digamos que las manzanas le salen bastante ácidas, siendo metafóricos al respecto.

En una secuencia, Homero debe quedarse esperando una multa a los pies de las Torres Gemelas, por tantas horas que desarrolla el comprensible deseo de visitar los baños públicos... que están en las puntas de las Torres. Después de mucho aguantar, cuando sube a uno de los baños, descubre que está descompuesto, y con la vejiga casi reventándole, debe bajar a la carrera una torre, subir a la otra, desahogarse, y eso sólo para ver que justo en ese instante pasaba el oficial a impartirle la multa. El gran NO que descarga Homero, es épica de la que marca a las generaciones por venir.

...y entonces... Como todo el mundo sabe, el 9-11 tiraron abajo las Torres Gemelas, avionazo incluido. Toda la secuencia de las Torres Gemelas tiene menos gracia desde entonces, en particular porque todos los personajes que aparecen trabajando en las Torres, uno ya sabe que a la vuelta de pocos años serán cadáveres. De ficción, pero cadáveres. Pero lo que especialmente duele del episodio, es cuando uno de los tipos que sale a la ventana de las Torres Gemelas dice algo en la línea de (no es textual, estoy citando de memoria): "No le haga caso a ése, amigo, todos los idiotas viven en la Torre número 1". Cuando uno piensa que desde 2.001 todos los idiotas de la Torre 1, así como el tipo que se asomó a la ventana en la Torre 2, todos ellos deben estar muertos bajo toneladas de vidrio y acero derretidos, esa línea de pronto ya no suena muy a comedia. Y si a eso se le suma el afiche que de manera casual plasma un 9 seguido de las dos Torres Gemelas a manera de 1...

2.- Los Simpsons en 2.010.

El chiste: En el episodio La boda de Lisa, emitido en 1.995 dentro de la sexta temporada, la familia más amarilla de la televisión viaja a una feria renacentista en donde una echadora de cartas que le gusta predecir relaciones neuróticas y enfermizas que terminan mal, le ve el futuro a Lisa Simpson. El episodio describe como Lisa, ya una universitaria, se enamora de un señorito inglés y están a punto de contraer matrimonio, y... ya lo dijimos, a la adivina le gusta predecir relaciones neuróticas y enfermizas que terminan mal. El episodio se ambienta en el lejano futuro de 2.010, una época de Ciencia Ficción y de maravillas que nuestros nietos disfrutarán...

...y entonces... Nadie esperó que para 2.010, Los Simpsons siguieran todavía en el aire. Como Springfield vive dentro de una línea de tiempo flotante y cada capítulo se ambienta en el presente, y cada temporada mueve el presente un año hacia el futuro, hacía sentido que Lisa para 2.010 ya fuera una universitaria adulta. En Enero de 2.014 se terminó de emitir la temporada 25 de la serie, hay anunciada una temporada 26, y Lisa sigue teniendo ocho años. Lástima, porque hubiera sido cool ver a Lisa más crecida. Incluso ése es un salto que la serie podría haber dado hace mucho, para mantenerse fresca, siempre y cuando lo hagan bien, y no como El Show de Pebbles and Bamm-Bamm.

El futuro 2.010 descrito tampoco se ajustó demasiado a la realidad, aunque la mayor parte de las predicciones son por el amor de un buen chiste más que por prurito prospectivo; con todo, los chistes de robots, aeroplanos retro, y un Big Ben electrónico, han perdido la gracia. No se suponía que fueran una predicción acertada del 2.010 sino más bien una parodia de cómo veía el futuro la Edad de Oro de la Ciencia Ficción, pero aún así, el 2.010 de este capítulo es tan arcaico como el 1.984 de novela y película. Un chiste del episodio incluso es que Maggie Simpson no deja en paz el teléfono... cuando en la actualidad, los adolescentes en realidad se comunican más por chat y guasape. Tampoco la adivina consiguió predecir que en 2.010 iba a nacer la Guillermocracia; nos lo tomamos como un cumplido, porque eso quiere decir que fue algo tan inesperado, que incluso para la creatividad de los guionistas de Los Simpsons fue demasiado.

3.- El futuro de la guerra.

El chiste: El último episodio de la octava temporada, emitido en 1.997, fue La guerra secreta de Lisa Simpson, dos capítulos después del icónico El enemigo de Homero que nos presentó (y despidió) a Frank Grimes. Pero volviendo a La guerra secreta..., en dicho episodio Lisa y Bart terminan como internos en una academia militar. Al final del episodio, en una parodia de los discursos militares para inspirar a las tropas, estilo Patton o Reto al destino, el general a cargo habla sobre las guerras del futuro... que se librarán en el aire o en las altas montañas, con pequeñas máquinas robot. La misión de los cadetes es clara: mantener y reparar dichas máquinas robot.

Por cierto, éste es el segundo episodio de la serie en donde Bart Simpson se gradúa de cuarto año. Mucho antes de que Bart, todavía en cuarto año, sea rebajado a tercer año. Al lado de una Lisa que es ascendida al tercer año, a pesar de que en La guerra secreta..., técnicamente Lisa ya había pasado a tercero. Señores productores: si DC Comics dejó que Superman se casara con Lois Lane... ¿por qué no dejan ustedes que Bart y Lisa tengan la alegría de aprobar siquiera un año en un cuarto de siglo de serie?

...y entonces... Los que tenemos alguna capacidad de prospectiva, y estábamos enterado de hacia dónde marchaba la robótica, lo esperábamos más tarde o más temprano. Aunque no esperábamos que Los Simpsons siguiera como serie hasta esa época. Hoy en día, mucho de la guerra internacional librada por Estados Unidos se hace mediante el ataque de drones contra blancos localizados por satélite. Y ya se habla de la aplicación de drones a las labores de policía, al combate de incendios, a la contención de catástrofes... al lado de las voces que se alzan preguntándose qué va a pasar el día en que le confieran una memoria y razonamiento autónomos a los drones. El episodio de Los Simpsons se hace cada vez menos gracioso, con cada paso que Skynet da para acerca a nuestra esquina, en dirección hacia nosotros.

4.- El amigo alienígena.

El chiste: En el capítulo El episodio espectacular 138 de Los Simpsons, que aunque ustedes no lo crean es el número 138 de la serie en total (dentro de la séptima temporada), ya habían preocupaciones por el descenso de calidad de la serie. Era el segundo capítulo de recopilación de clips graciosos de otros episodios, y en general se veía que la serie estaba dejando de ser genial y pasando a ser simplemente buena. Mirado eso en retrospectiva... El caso es que el actor Troy McClure termina preguntándose si podrán seguir manteniendo vigentes a Los Simpsons después de tantos años al aire, y la respuesta es que utilizarán artimañas tales como... boda tras boda tras boda, ¿se imaginan a Bart como trillizos?, y además Ozmodiar, un extraterrestre mágico que solamente Homero puede ver. Esto era un guiño a Gazú, el extraterrestre de Los Picapiedras introducido al final de dicha serie, y que es uno de los detalles que los fanáticos de la familia de Rocadura más aman odiar.

...y entonces... muchos años después, llegó American Dad!, serie televisiva de Seth McFarlane, el hombre cuya serie anterior, Padre de familia, fue acusada de ser un plagio de Los Simpsons, hasta el punto que en un capítulo de Los Simpsons, American Dad! fue llamada el plagio del plagio. En la familia de American Dad!, uno de sus miembros es un alienígena. Es bien visible, no invisible para todos menos Stan como el Gran Gazú u Ozmodiar, pero sí que para preservar el secreto de su existencia en la Tierra y evitarle el acabar en una mesa de vivisecciones de la CIA, nadie fuera de la familia puede saber de él. Y no tendrá poderes mágicos, pero la extensión de su guardarropa y disfraces, y talento para disfrazarse y crearse nuevas personalidades, a veces teletransportándose entre una personalidad y otra, cuenta seguro como un talento más allá de lo físicamente posible para un ser humano.

Además, en el capítulo HomeЯo, el episodio en que a Homero le sacan un lápiz del cráneo y se vuelve inteligente por más señas, apareció en efecto Ozmodiar como personaje real y sin anestesia, como un gag con un par de líneas de diálogo. Dándonos lecciones acerca de cómo fusilarse un gag clásico de Los Simpsons con otro gag que no es tan gracioso para compensar. O a lo mejor fue en Padre de familia y no me di cuenta. O quizás hicieron el gag tanto Los Simpsons como Padre de familia. A estas alturas del partido, ya nadie sabe nada.

5.- Rocky VII.

El chiste: En el episodio El limonero de Troya, casi terminando la sexta temporada en 1.995, la gente de Shelbyville secuestra el limonero de Springfield, que es la base de la economía de sus niños, quienes obtienen sus centavos vendiendo limonada. Bart Simpson y los suyos emprenden entonces una incursión militar en territorio enemigo, para recobrar el limonero de marras. El episodio entero es una brillante parábola acerca del patriotismo exacerbado, del chauvinismo, del nacionalismo entendido en el peor sentido posible. Algo triste si se piensa que en la siguiente década, cualquier estadounidense que estuviera en contra de la Guerra de Irak era calificado de antipatriota. Pero eso era predecible: el nacionalismo en general es tonto porque implica que una nación es grande y genial, cuando en realidad la única nación grande y genial es la Guillermocracia.

Pero a lo que íbamos. Dentro del episodio, Bart Simpson debe ponerse a salvo de unos chicos de Shelbyville que son más o menos sus dobles extranjeros. Y queda encerrado en el zoológico, y en la jaula de los tigres para peor. Un papel pegado le informa que todas las puertas tienen tigres, salvo la número 7. El problema es que las puertas están marcadas con números romanos, y siendo Bart Simpson el ignaro que es, debe ingeniárselas para leer lo que para él es algo cercano a la escritura jeroglífica. Al final, recuerda Rocky V más Rocky II, suma V + II, y escapa diciendo: "¡Rocky VII: La venganza de Adrian!". Tuvo una suerte inmensa de que la puerta sin tigres no fuera la puerta número IX.

...y entonces... El chiste acerca de la longevidad de la saga de Rocky no era original porque ya había sido hecho en Y dónde está el piloto II y su afiche de Rocky XXXVIII. También extemporáneo porque la última película de Rocky a la fecha, la fracasada Rocky V de 1.990, parecía haberle puesto punto y final a la saga, y nadie esperaba que la franquicia reviviera porque nadie suponía que mantuviera el interés de ver a un Sylvester Stallone cada vez más viejo liándose a puñetazos con alguien. Qué ingenuos éramos. Porque en 2.006 se estrenó Rocky Balboa, la sexta entrega de la saga, y por ahora final, sin un Rocky VII a la vista. ¿El detalle triste? La actriz Talia Shire que interpretaba a Adrian, la esposa de Rocky, no quiso aparecer en Rocky Balboa, y por lo tanto los guionistas mataron a su personaje. Si alguna vez llegan a rodar Rocky VII, cualquiera que sea su estado civil, en esa película Rocky Balboa será técnicamente viudo de Adrian. Salvo que lo de venganza de Adrian se refiera a que venga a penarle de la ultratumba o algo por el estilo.

PRÓXIMA ENTREGA: Si a usted le gustó esta entrega de 10 chistes de "Los Simpsons" que perdieron la gracia, entonces no puede perderse la siguiente porque hemos guardado las mejores para el final. Partiendo con uno de los detalles de continuidad más aborrecidos por los fanáticos: el detestable capítulo de los genes Simpsons...

7 comentarios:

Javier Manzanedo en culo de tu hermana dijo...

La verdad es que no concuerdo con usted, en lo que ha explayado en su entrada. No le encuentro sentido sinceramente pero bueno, es tan solo una opinión personal.

Cidroq dijo...

Creo que si le escarbas bien podrías sacar como 10 entradas de este tipo.

Guillermo Ríos dijo...

@Javier Manzanedo, viene la segunda parte sobre lo mismo, para terminar de redondear.

@Cidroq, claro que sí, pero la idea no es que la Guillermocracia se transforme en el blog de los Simpsons, ¿no? Salvo que aumente de manera brutal la cantidad de lectores, en cuyo caso, mercado manda... :-D

Elwin Álvarez Fuentes dijo...

Su Majestad Guillermo I, tras un tiempo sin leer su gran blog, como siempre me encuentro con un "surtido" de nuevas entradas, que son una delicia leer. Opté por retomar la Guillermocracia con este texto, pues me encantan los Simpsons y aunque diferimos en opiniones al respecto, no dejo de apreciar sus argumentos y buen humor.

Guillermo Ríos dijo...

De alguna manera me las he arreglado para mantener un ritmo de publicación más o menos constante. Ayuda que este año ha visto la multiplicación de los posteos en varias partes, por aquello de las economías de escala. En fin, que la Guillermocracia se mantiene saludable de cara a su inminente cuarto aniversario, cómo pasa el tiempo.

Facundo Ruiz dijo...

Bueno, cumplió con Rocky 7, aunque la peli se llame Creed (?)

Guillermo Ríos dijo...

Y de hecho, en Creed aparece una escena con Rocky en el cementerio, si la memoria no me traiciona. En lo personal, pensaba que después de que Rocky Balboa dejara el listón tan alto, una nueva película del personaje sólo iba a conseguir desbaratarlo. Pero le di una oportunidad a Creed, y aunque no me terminó de convencer del todo, sí la encontré una continuación bastante digna de la saga. Sólo que ahora, al personaje no lo compre la Disney, y saque un reboot de Rocky Balboa con un nuevo actor, para después integrarlo en el universo de los superhéroes Marvel, o algo por el estilo...

Related Posts with Thumbnails