¡Vota por lo mejor de los primeros siete años de la Guillermocracia!

¡La Guillermocracia te llama a las filas! ¡Vota, expresa tu opinión, cuáles son los mejores artículos que se han publicado en estos (casi) siete años de vida en línea! La encuesta se encuentra en la parte inferior de esta columna. ¿Más detalles? Pincha aquí. ¡Haz oir tu voz!

domingo, 6 de abril de 2014

Grunge: Auge y caída (4 de 4).


En sus inicios el Grunge era música para gente que tenía la suficiente conciencia de cosas como para rechazar el establishment y el mainstream y buscar su propia identidad alternativa. De manera auténtica, no por pose. No es raro que el Grunge haya salido entonces de un sonido tan desmadrado. Pero luego se había hecho popular; había llegado la hora de domesticarlo. El Post Grunge es justamente lo que sale cuando un puñado de bandas encuentran que el sonido Grunge es cool, pero no quieren hacerse cargo de la pesadez y marasmo existencial del mismo, prefiriendo en cargo tomar la pose, una cierta lírica, un aroma musical, y componiendo material más facilón. El Post Grunge en definitiva es la bastardización del Grunge, aunque de tarde en tarde surgieron algunas bandas de interés.

Entre las primeras podríamos incluir a Candlebox, nombre fiel a la tendencia Grunge de sacar nombres un poco sin sentido, porque llamarse con un nombre que puede traducirse como Paquete de Velas al castellano es algo que omite la necesidad de incluir chistes sardónicos aquí. Eso no impidió que You fuera uno de los videoclips más populares en MTV durante 1.993.



El mismo 1.993 fue el año en que Collective Soul lanzó su primer disco. De manera bastante rápida porque estaban en activo desde apenas el año anterior. O sea, Collective Soul se formó al año siguiente de los seminales discos Nevermind y Ten, lo que algo dice. Además son de Georgia, o sea, al otro lado de Estados Unidos respecto de Seattle. Nada de eso impidió que en ese año, Shine resultara un gran éxito radial.



Otra de las tempranas bandas Post Grunge fue Live. Habían ido un poco tanteado el terreno, hasta que consiguieron dar el golpe con Throwing Copper, su segundo álbum, en 1.994. Tuvieron su dosis de popularidad, e incluso consiguieron más o menos mantenerse con Secret Samaddhi en 1.997. Por desgracia para ellos, ya en esa época la primera oleada de Post Grunge estaba pasando de moda, y el Grunge mejor no digamos, así es que fue su último vislumbre de éxito.



Soundgarden por su parte sacó un disco más después de Superunknown, su Down on the Upside, antes de acabar disolviéndose. El vocalista Chris Cornell se lanzó a una carrera solista, y se tomó la fama con bastante más liviandad que sus colegas grungies de la segunda ola. Tanto, que en 2.006 compuso e interpretó el tema You Know My Name para ese emblema de la defensa del establishment que es James Bond, en la película Casino Royale... Entremedio se unió a los náufragos de la ruptura de Rage Against the Machine y formó Audioslave, banda que enfiló más bien hacia el rock alternativo, con un toque de Post Grunge en la mezcla, probablemente para no perder la costumbre.



Una banda emblemática en esta línea es Silverchair. Australianos. Cuyo nombre deriva de... una novela de las Crónicas de Narnia (La silla de plata, The Silver Chair en inglés). Considerando que grabaron su primer disco, Frogstomp de 1.995, a la tierna edad de quince años, no cabe ser demasiado duros con ellos por ser en realidad una banda de fans de Nirvana o Pearl Jam; más delito tiene que algún productor musical los haya fichado y los haya tratado de exprimir aprovechando la por ese entonces en receso oleada del Grunge. Silverchair se fue por ahí a los tumbos, llegando incluso al extremo insólito de grabar un tema con un DJ electrónico para la banda sonora de la película Spawn. Lo que no es tan delictivo si se considera que dicho soundtrack es más interesante que la película misma. Pasando el tiempo derivaron hacia un estilo distinto, casi de rock adulto suave, dejando su paso por el Grunge, o mejor dicho por el Post Grunge, como un pecadillo de juventud.



Debemos mencionar también Matchbox Twenty, que lanzó su disco debut Yourself or Someone Like You en 1.996, o sea, cuando Nirvana había desaparecido y Alice In Chains estaba implosionando. Para su segundo disco no se calentaron la cabeza, y lo titularon como la superbanda de Grunge clásica: Mad Season. Aunque seguro que tienen una excusa para justificar lo injustificable. Después su carrera siguió más allá, con algún hiato de por medio, pero ya no alcanzaron la relevancia que tuvieron en sus dos primeros álbumes.



A finales de la década, la primera oleada de Post Grunge estaba desvaneciéndose, e ingresó la segunda. A diferencia de las primeras bandas Post Grunge, que crecieron al alero de la segunda oleada del Grunge y trataron un poco de subirse al carro del éxito mientras éste todavía estaba caliente, la segunda oleada del Post Grunge ya miraba al Grunge como algo de pasado; había algo que podríamos considerarlo como un espíritu de continuidad nostálgica, incluso de producir un sonido que a esas alturas ya era retro.

El ejemplo canónico de esta nueva manera de concebir el Post Grunge es Creed. Su primer disco, My Own Prison, data de 1.997, pero no puede decirse de ellos que hayan llegado a ser superestrellas sino hasta la canción My Sacrifice de... 2.001. Títulos que hacen sugerir un posible título para sus grandes éxitos: My Own Grammy o algo así. Irónicamente, sonaban como Pearl Jam en una época en donde los propios Pearl Jam no querían sonar como Pearl Jam, valgan las redundancias.



Igualmente emblemática resultó ser Nickelback. Merece ser incluída aquí, más que nada debido a ser la banda más odiada de todo el movimiento Post Grunge. Y no seré yo quien intente una maniobra revindicacionista respecto de ellos. Son quizás la banda Post Grunge más popular, más o menos porque andando el tiempo abandonaron los tintes grungies de su sonido, y abrazaron con entusiasmo la veta del rock alternativo con himnos para llenar arenas. Esto de llenar arenas, bandas como Queen o Aerosmith lo hacían con gracia.



Puede afirmarse que la corriente principal del Post Grunge trataba de acomodarse un poco en el legado de Nirvana y en Pearl Jam, pero otra menos notoria iba tras la senda más metalizada de Alice In Chains, con alguna influencia de Tool también. Tool por supuesto que no es una banda Grunge sino una mezcolanza extraordinaria de influencias que van desde el Rock Progresivo de la década de 1.970 hasta el sonido industrial a lo Nine Inch Nails; por lo mismo es una influencia que calza bien con muchas bandas que quieran una dosis de excentricidad en su sonido. Y ser seguidor de Alice In Chains en la década de 2.000 cuenta como excentricidad.

Godsmack es probablemente el ejemplo más pesado de estas bandas que tratan de ser un cruce entre el Post Grunge y el Metal Alternativo. Se estrenaron con el disco también llamado Godsmack en 1.998. Se ganaron su buena base de seguidores, aunque al igual que otras bandas respecto de Pearl Jam, ellos fueron criticados por ser un clon de Alice In Chains. Un clon de Alice In Chains que rueda videoclips con La Roca y Kelly Hu para la película El Rey Escorpión. La película será todo lo entretenida que se quiera, pero algo así es difícil de defender para los grungies más clásicos, por supuesto.



Y ya que mencionamos a Tool. Que no son Grunge. Ni Post Grunge. Pero algo de influencia hay. Un poquito. Pero un poquito importante.



En realidad, es seguro afirmar que el Grunge terminó por seguir el mismo camino que antes el Punk, y antes el mismísimo Rock 'n' Roll. Partió como un sonido en la periferia, o más bien como un ruido en la periferia, a través del cual sus cultores vertieron toda su rabia contra la sociedad, contra su propia exclusión, contra el sonido imperante en la época, etcétera. Su música era extraña pero tenía algún sentido, el expresar rechazo hacia el mainstream de su tiempo. Luego se hicieron populares porque el propio mainstream comenzó a odiar lo que hasta el minuto amaba; luego de populares vinieron los que no tenían una relación directa con el medio ambiente primigenio, y tomaron los elementos más cool del sonido, sin la filosofía de fondo. Al último, completamente domesticado, el Grunge se transformó en parte del paisaje, o peor aún, en una estampa dentro del museo. La camisa escocesa de franela partió siendo una necesidad de gente modesta, siguió como una moda, y acabó como una pieza de museo que denuncia cualquier película medio alternativa o de rebeldía adolescente de la década de 1.990 como filmada y estrenada en los años del Grunge, al lado de los cardados de la década de 1.980, los peinados afros de la de 1.970, etcétera. Es el ciclo natural de la música. El Grunge tuvo muy buenos cultores, y también los ha tenido mediocres y malos, como cualquier otro movimiento. Pero sin lugar a dudas, aunque de revolucionario y leyenda llegó a ser chasco y parodia, dejó una impronta indeleble durante la década de 1.990.

3 comentarios:

Carlos Laramurillo dijo...

Me parece acertado el blog con todas las entradas, aunque creo que Audioslave fue más que simplemente una banda postgrunge, eran grandes músicos y con grandes liricas además Nickelback se ha renovado año a año y sus letras si son para reflelexionar y creo que falta detallar a grupos como Bush. Saludos.

Guillermo Ríos dijo...

Audioslave escapó de la maldición de ser simplemente otra banda Post Grunge en buena medida gracias a la procedencia diversa de sus integrantes, y a la calidad de ellos como músicos, por supuesto. En cuanto a Nickelback, jamás pude cobrarles aprecio, y si alguien me explica por qué le gustan, mejor; eso sí, el backlash que se ve contra ellos en redes sociales es bien real, no a niveles de Justin Bieber, por supuesto, pero igual de presente. Lo de Bush, igual que lo de otras bandas: no hay espacio para hablar tanto sobre todas ellas. Sobre el Grunge, después de todo, se pueden escribir libros completos.

Ramón Oriol dijo...

Hola Guillermo, te escribo desde Barcelona (España). Me ha encantado esta serie de posts que descubrí una vez escrito mi ensayo Música Alternativa. Auge y caída (1990-2014) que publicó la editorial española Milenio después de "vomitar" yo casi 400 páginas tras 5 años de fervorosa escritura. Me encantaría que lo leyeses ya que eres igual de apasionado que yo por todos estos temas. Creo que lo puedes disfrutar mucho :)

Ahí va el enlace:
https://www.amazon.com.mx/Música-alternativa-Ramón-Oriol/dp/8497436822/

¡Vota por lo mejor de los primeros siete años de la Guillermocracia!

Related Posts with Thumbnails