¡¡¡Blogoserie a la carta en la Guillermocracia!!!

No lo olvides. Durante Abril y Mayo está abierta la votación para que ayudes a decidir sobre el argumento y características de la blogoserie a la carta que estamos planeando publicar acá en la Guillermocracia. Vota en la parte inferior de esta página, o bien, pincha el enlace para mayores detalles.
- POR ORDEN DEL DIRECTOR SUPREMO DE LA GUILLERMOCRACIA.

miércoles, 2 de abril de 2014

Grunge: Auge y caída (3 de 4).

Había algo de contradictorio en el éxito del Grunge. Era un sonido que había nacido precisamente para ser contracultural, y a mediados de la década de 1.990, el Grunge era la cultura musical que estaba en todas partes. El Grunge era alternativo y era la denuncia contra la mercantilización de la sociedad, su superficialidad, la voracidad consumista... y se había transformado en otro producto de mercado (y uno muy exitoso además), las nuevas bandas que iban saliendo a la luz iban a hacerse más superficiales cada vez (tendencia que iba a rematar en el Post Grunge) y la voracidad consumista ahora consumía la moda grungie. En Seattle, con un clima frío en donde los bikinis estilo Florida o Los Angeles están fuera del cuestionario, y con un nivel económico no demasiado boyante, las baratas camisas de franela eran una necesidad; en el resto del mundo era señal de moda, era ser alternativo... era hipsterismo veinte años antes de que el término hipster se hiciera masivo.

Una de las muestras de esto fue el programa MTV Unplugged. El formato de invitar a una banda a dar un recital acústico de una hora había empezado apenas dos o tres años antes, y ya en 1.992 una promisoria banda llamada Pearl Jam daba un recital acústico; justo es afirmar que de las Tres Grandes, Pearl Jam por su estilo era la que mejor se ajustaba al perfil; por cierto, lo hizo el mismo mes que Mariah Carey. Nirvana desfiló en 1.993; fiel a su filosofía ajena al estrellato, tocaron más bien pocos grandes éxitos, varias canciones de segunda fila (que, irónicamente, de desconocidas para el público en general gracias a dicho unplugged se transformaron en otros tantos grandes hits de la banda), y covers de otros artistas. No fueron pocos los que, cuando David Bowie cantó en vivo The Man Who Sold The World en una ceremonia de MTV de 1.995, se preguntaron por qué la gran estrella hacía un cover de Nirvana, cuando en realidad era al revés, Nirvana había hecho un cover de dicho tema en el Unplugged, y el tema mismo ya tenía dos décadas. La temporada 1.994 fue abierta por Stone Temple Pilots, también otra opción casi de cajón. En 1.995 entró Hole, no una banda Grunge estrictamente, pero con influencias, no en balde su vocalista Courtney Love había sido esposa de Kurt Cobain. Y Live, la primera banda Post Grunge en aparecerse en el programa. En 1.996 fue el turno de Alice In Chains, que debido a su tono más pesado y metalero, fue la que más debió retrabajar sus temas; en su beneficio debe decirse que les resultó muy bien. En 1.997... ya no hubo bandas Grunge en escena, en otra muestra de que para ese entonces, el fenómeno había llegado a punto muerto.



Otra muestra: la banda sonora de la película El cuervo, de 1.994. El avispado productor tuvo el olfato para vender una película destinada al mainstream alternativo, valga la contradicción en los términos, con un soundtrack plagado de una variedad de estilos musicales cuyo único denominador en común era el ser alternativos, para su época a lo menos. Porque mezclar a The Cure con Pantera en un mismo álbum es de siquiátrico; al menos digamos que el disco en sí merece ser escuchado, en algunos tramos más que en otros por supuesto. Y como no podía faltar una banda Grunge, metieron Big Empty de Stone Temple Pilots; eso sí, una y solo una nada más.

Otro síntoma de la sobremaduración del género fue la formación de un supergrupo. Ya más o menos había ocurrido con Temple of the Dog, pero eso había sido por una ocasión puntual, que no iba a volver a repetirse, salvo que se reunieran por cada cantante de Grunge dado de baja por sobredosis, lo que hubiera sido algo macabro. La idea tras Mad Season fue un supergrupo en toda forma. Para un estilo musical que hacía del antisuperestrellato una bandera de lucha, un concepto como reunir a la crema de la crema de las bandas Grunge para formar una superbanda era sin lugar a dudas síntoma de termitas en el maderamen. Los convocados fueron Layne Staley el vocalista de Alice In Chains como vocalista justamente, Mike McCready de Pearl Jam, Barrett Martin de Skin Yard y Screaming Trees, y John Baker Saunders. Quizás por permitirse algo más de jamming, el disco Above resultó de mejor calidad que lo esperable, oscilando entre un sonido Grunge por un lado, y otro más cercano al Blues Rock por el otro. Desgraciadamente, coincidió que después las drogas fueron más fuertes que Layne Staley, y nunca hubo lugar para un sucesor de Above.



Mientras tanto, las bandas señeras del género empezaron a atravesar por problemas. El disparo de salida fue literalmente una herida de bala: el suicidio de Kurt Cobain. Demasiado idealista para su propio bien, Cobain había asimilado la fama de muy mala manera, y en vez de dedicarse a disfrutar del dinero, las mujeres y las drogas (bueno, esto último...), se había enfrascado en un complicado matrimonio con Courtney Love, la vocalista de la banda alternativa Hole, sobre cuya verdad jamás llegaremos a saber, y en general se había dedicado a consumirse en angustia por ser un famoso ídolo juvenil. El 5 de Abril de 1.994 pasó a ser otro nombre más en el tétrico Club de los 27, junto a Janis Joplin y Jimi Hendrix. Con tres discos a cuestas (Bleach, Nevermind e In Utero), Nirvana se acabó, ya que los dos miembros restantes decidieron que no iban a seguir la banda, y de hecho separaron caminos. Krist Novoselic formó otras bandas y en general siguió una trayectoria errática y en una relativa oscuridad. Dave Grohl por su parte formó Foo Fighters y derivó hacia el rock alternativo, consiguiendo salir de la sombra de Nirvana y alcanzando estatus de estrella del rock por sí mismo; en un minuto invitó a Novoselic a unírsele, pero éste declinó, pensando en que la gente lo consideraría como una especie de reunión de Nirvana después de la muerte de Cobain.

El caso de Pearl Jam fue diferente. Eddie Vedder y el resto de la banda no se tomaron el éxito muy bien. Llenaban estadios, pero eso no era suficiente. O era demasiado, a según el punto de vista. En 1.994 lanzaron Vitalogy, un disco más oscuro y depresivo que sus dos anteriores (Ten y Vs.), y desde ese entonces, con cada nueva realización, se encargaron de subvertir cada vez más lo que se esperaba de ellos. En consecuencia, pasaron a la segunda fila del rock, aunque conservando una reducida pero fiel base de seguidores. Ayudado por la enorme cantidad de clones del estilo de canto de Eddie Vedder, por supuesto, lo que ha hecho que muchos fanáticos de la siguiente hornada, como Creed por ejemplo, cuando descubren a Pearl Jam, o lo consideran sin gracia, o peor aún, consideran que Pearl Jam copia a la banda más reciente de turno.



Alice In Chains por su parte tuvo todavía otra clase de problema distinto en el estrellato: la adicción a las drogas. Después de Dirt, su disco de 1.992 que había sido el exitoso sucesor de Facelift, el futuro de Alice In Chains se complicó cada vez más. Lanzaron todavía otro disco más en 1.995, titulado Alice In Chains justamente, pero las tensiones internas provocadas por la creciente amistad de Layne Staley con los tóxicos terminaron de hacer el trabajo: la banda se disolvió en 1.996. Después hubo algún que otro conato de reunión entre las dos grandes cabezas de la banda, Layne Staley y Jerry Cantrell, pero todo se fue al demonio cuando en 2.002 el cuerpo de Layne Staley fue encontrado muerto... dos semanas después del deceso en sí. Por sobredosis, natural y desgraciadamente. Eso impidió que saliera después un segundo disco de Mad Season, pero no un nuevo disco de Alice In Chains, cuando por lógica debería ser más sencillo reemplazar a alguien en un supergrupo que en un grupo normal y corriente de los de toda la vida. Misteriosas son las leyes de la música.



Es decir, a mediados de década de las Tres Grandes sólo quedaba una, y una que se desesperaba por no ser Grunge. Y todo esto, mientras paradójicamente muchas bandas allá afuera estaban adoptando el sonido grunge como parte suya, cuando no plagiándolo directamente.

Uno de los experimentos más interesantes en esta línea fue Queensryche. Dicha banda había comenzado como Metal Progresivo a mediados de la década de 1.980, y había logrado cierto estrellato con el disco Empire en 1.990. Cuatro años después lanzaron su sucesor: Promised Land. Para cualquiera que lo escuche, la influencia de la escena de Seattle es obvia. Por suerte, Queensryche hizo dos cosas: por un lado, metió tonos grungies lo justo y preciso para variar su estilo, no para cambiarlo, y en segundo lugar incorporó otras influencias que no eran del Grunge, incluyendo alguna que otra parte de saxofón, resultando en uno de los discos más extraños de su carrera... y de la carrera de cualquier banda, pero uno altamente recomendado para cualquier aficionado que valore la creatividad por encima de las fórmulas, de cualquier fórmula.



Vergonzoso en cambio fue el caso de Mötley Crue. Los intérpretes de Dr. Feelgood habían partido y seguido como una banda de desvergonzado Glam Metal, por lo que el Grunge se los había llevado por delante, como a tantos de sus colegas. Para el disco Generation Swine de 1.997 le dieron un upgrade a su sonido, remake de Shout at the Devil incluido. El resultado fue un cataclismo apocalíptico para la banda, que sepultó cualquier respetabilidad que les pudiera quedar. Eso, y el videoclip de Pamela Anderson haciéndole cositas al vocalista Tommy Lee también, aunque esto último poco tiene que ver con el Grunge.



Sumemos a estos dos ejemplos un tercero, ahora de banda completamente influida por el Grunge, que sin embargo no suele ser considerada dentro del género. En Suecia, en 1.996, una banda compuesta toda de chicas llamada Drain STH lanzó su disco debut, Horror Wrestling. Fueron saludadas en la escena metalera más o menos como clones de Alice In Chains, pero en versión femenina. Lanzaron otro disco más, Freaks of Nature, antes de desaparecer completamente del mapa. No sin antes irse de gira y actuar como teloneras para... Type O Negative, la primera banda de Metal Gótico propiamente tal. Cuando le preguntaron a Peter Steele el vocalista de Type O Negative acerca de por qué habían elegido a Drain STH como teloneras, en alusión implícita a su trasfondo más Grunge que gótico, éste se limitó a contestar simplemente que ¿las has oído tocar?; aunque por otra parte hablamos de una banda compuesta sólo por chicas a un lado, y por un hombre que se tomó fotos para la revista Playgirl por el otro, así es que quién sabe.



Farándula aparte. Otro factor coadyudante en la extinción del Grunge fue la sobresaturación. Se diga lo que se diga, el Grunge era poco divertido: demasiada depresión primero, y andando el tiempo, demasiada pose de afectada sencillez con profunda vida interior después. Con una moda muy poco glamorosa, de forma adicional. Además, los británicos se habían acostumbrado a ir liderando la escena, o el ala más intelectualoide y pretenciosa de la escena a lo menos, y les era intolerable que el testigo se los hubieran arrebatado un puñado de taladores de árboles de los bosques profundos de una antigua colonia... de Estados Unidos... o de Canadá, quién sabe dónde está Seattle... e inventaron el Brit Pop. Irónicamente y en retrospectiva, como muchas de esas bandas venían del sonido Manchester, tendían a ser algo depresivas y era inevitable que algo de Grunge se les pegara de todas maneras. La canción Love Spreads de The Stone Roses es un ejemplo de texto: no será Grunge, pero la manera de armonizar las guitarras tiene aroma. Desde luego que después la banda Blur se hizo famosa con su estilo más juguetón, y el tema quedó zanjado. A favor de los británicos. Por el momento a lo menos.

El Grunge había pasado entonces por algunos años de génesis, había llegado a su apogeo, y los grandes de la segunda oleada estaban ya en los cuarteles de invierno. ¿Hacia dónde podría marchar el Grunge ahora? ¿Habría acaso una tercera oleada? Algunos se atreven a considerar de esa manera al Post Grunge, que constituirá la cuarta entrega y final de Grunge: Auge y caída, acá en la Guillermocracia.

2 comentarios:

Elwin Álvarez Fuentes dijo...

Hola, Guillermo: Te escribo para comunicarte que he nominado tu blog para el premio Dardos, que textualmente:
"Se otorga en reconocimiento a valores personales, culturales, éticos y literarios que son transmitidos a través de una forma creativa y original mediante la escritura."
A diferencia de otros "premios de cadena", no requiere que hagas nada como responden a un cuestionario de preguntas, que a su vez las plantees a otros, o que te hagas seguidor del blog, ni nada parecido.
Únicamente si lo deseas, agreceder al blog que te ha nominado mediante una entrada y (insisto: sólo si tu quieres) nominar a otros quince blogs.
Todo esto sin ningún compromiso ni obligación, por supuesto.
He aquí el enlace respectivo para que leas lo concerniente desde mi página a este galardón.
Que estés muy bien y nuevamente felicitaciones por tu genial labor bloguera.

Guillermo Ríos dijo...

Hola. Gracias por la nominación, y la voy a aceptar pero a medias, porque no podría nombrar a otros quince blogs si se considera que por motivos de tiempo, a duras penas leo cuatro o cinco con cierta regularidad. El reconocimiento aparecerá probablemente la próxima semana porque ya tengo programado el último posteo maratónico acerca del Grunge para este domingo (mañana 6). La fecha no fue elegida al azar, no en balde hoy día 5 son los veinte años del suicidio de Kurt Cobain. Una vez más se agradece el galardón, felicitaciones igualmente por El Cubil, y saludos.

Related Posts with Thumbnails

¡Blogoserie a la carta!: ¿De qué género quieres que sea el o la protagonista?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuántos protagonistas quieres que sean?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuál será la ambientación?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Contra quién se enfrentan el o los héroes?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuál es la motivación del protagonista?