¡¡¡Blogoserie a la carta en la Guillermocracia!!!

No lo olvides. Durante Abril y Mayo está abierta la votación para que ayudes a decidir sobre el argumento y características de la blogoserie a la carta que estamos planeando publicar acá en la Guillermocracia. Vota en la parte inferior de esta página, o bien, pincha el enlace para mayores detalles.
- POR ORDEN DEL DIRECTOR SUPREMO DE LA GUILLERMOCRACIA.

miércoles, 30 de abril de 2014

La Guillermocracia por sobre la cota 1.000.


En la primera mitad de Abril de 2.014, la Guillermocracia ha alcanzado un nuevo hito. Si ustedes poseen un blog en Blogger, sabrán que éste tiene un sistema de estadísticas en donde se puede consultar por los diez posteos más visitados. Pues bien... en la fecha ya mencionada, el décimo lugar entre los posteos más vistos de todos los tiempos pasó la barrera de las mil visitas. Dicho en otros términos, a partir de Abril de 2.014, los diez posteos más visitados de la Guillermocracia han acumulado más de mil visitas cada uno.

¿Y cuáles serían los posteos más recurridos de la Guillermocracia? El 14 de Abril, eran los siguientes:

  1. Equivalentes históricos de la fantasía tolkieniana - 24.199 visitas.
  2. Green Day en Chile y yo por accidente ahí - 15.626 visitas.
  3. Diez razones por las que Los Simpsons ya no tienen gracia - 10.575 visitas.
  4. ¿Cuál es el verdadero sentido de la Navidad? - 3.740 visitas.
  5. Crónicas CienciaFiccionísticas 09 - El horror que vino desde Providence - 2.203 visitas.
  6. Crónicas Antrópicas 43 - Abriéndose camino hacia el átomo - 1.984 visitas.
  7. El verdadero Juego de Tronos - 1.437 visitas.
  8. Carcassone: Un juego para despellejarse amablemente entre amigos - 1.174 visitas.
  9. Quién ganará el Juego de Tronos: Siete candidatos posibles - 1.140 visitas.
  10. Crónicas Antrópicas 33 - El descubrimiento del mundo microscópico - 1.029 visitas.

¿Cuánto habrá que esperar hasta que el décimo lugar en el ranking, sea cual sea, supere la barrera de las 10.000 visitas? ¿Hasta que llegue un nuevo posteo sobre Los Simpsons? ¿O uno sobre Juego de Tronos? ¿O algún artículo sobre el sistema tributario chileno dará el batacazo y se transformará en lo más leído de la blogósfera, ahora y por siempre jamás? Sigan leyéndonos para averiguarlo.

domingo, 27 de abril de 2014

Valparaíso: Alrededor del holocausto.


Ahora en 2.014, Valparaíso en Chile afrontó el que quizás sea el incendio más devastador de toda su Historia. Sólo el incendio que siguió al terremoto del 16 de Agosto de 1.906 quizás, y sólo quizás, pueda comparársele. Pero el incendio de Valparaíso ha dejado de manifiesto varias falencias de la sociedad chilena como un todo; la catástrofe es también la catástrofe de una sociedad chilena demasiado encantada de conocerse a sí misma, demasiado feliz mirándose el ombligo, y con problemas estructurales profundos.

Valparaíso tiene una larga tradición incendiaria. En el siglo XIX era la ciudad más importante de Chile gracias a su posición como importante emporio comercial y financiero del Océano Pacífico, mientras que la capital Santiago de Chile era todavía una soñolienta ciudad agraria y semicolonial. Pero era también víctima y azote de frecuentes incendios. El primer Cuerpo de Bomberos de Chile y de Sudamérica nació en Valparaíso en 1.851, doce años antes que el de Santiago. Por hacer un poco de Historia, el mencionado incendio de Agosto de 1.906 fue producto de que el terremoto se produjo de noche y en invierno, volcando numerosos braseros que crearon otros tantos focos de fuego que desataron el caos generalizado. En la actualidad, en Valparaíso no pasan cuatro o cinco años sin que ocurra algún incendio de envergadura. Uno bastante violento sucedió con un estallido de gas en 2.007. Sucedió otro apenas un año antes del actual 2.014, cuando una buena parte de los cerros Rodelillos y Placeres ardieron en llamas el 14 de Febrero de 2.013, coincidiendo por cruel ironía del destino con el Día de San Valentín al que dedicamos el posteo 10 historias románticas que terminan muy mal, en la Guillermocracia.

Esto responde a la realidad más amplia de que Valparaíso es una ciudad vieja y crujiente. Creció enormemente durante el siglo XIX, pero cuando se abrió el Canal de Panamá en 1.914 y el grueso del comercio interoceánico dejó de usar la ruta del Estrecho de Magallanes, mucho de su población quedó varada y en seco. A lo largo del siglo XX hubo una enorme migración de las familias más adineradas desde Valparaíso a Viña del Mar. Los que quedaron atrás fueron los pobres, que eran cada vez más numerosos. La historia de Valparaíso desde entonces es la de un puerto cada vez más hundido y decadente. El nombramiento de Valparaíso como Patrimonio de la Humanidad en 2.003 sólo sirvió para repintar las casas de algunos barrios, y poco más que eso.


Por desgracia, hay también aquí un aspecto cultural. El encanto exótico de Valparaíso tiene mucho que ver con lo rústico. Valparaíso llama la atención en el extranjero por un cierto aire señorial y trasnochado. Charles Darwin en su diario de viaje, anotó del Valparaíso de 1.837 que por su paisaje y por "las casas bajas encaladas con techos de tejas, la vista me recordó a Santa Cruz de Tenerife"; es sabido que en la época, los ingleses valoraban a los españoles más como una fuente de exotismo que por otro motivo. Hasta ahí, nada reprochable. El problema se instala cuando ese encanto exótico se transforma en una exaltación de la estética cochambrosa, de los callejones que huelen a meado, del perro vagabundo. De que es posible crear un lugar con encanto exótico y cierta rusticidad sin incurrir en el feísmo, se puede, pero cruzar la línea es fácil. En Chile, Valparaíso es quizás la ciudad símbolo de lo populachero vuelto culturetismo para consumo del turista con ínfulas intelectuales; de ahí a desear que se quede como está, hay un solo paso. Porque después de todo, ¿para qué entonces alguien iba a molestarse seriamente en diseñar medidas de seguridad para Valparaíso, si ya hay un cierto aire derrotista en el aire, e incluso ese aire derrotista es parte del encanto rústico?

Por eso, a nadie llama demasiado la atención que Valparaíso haya crecido hacia los cerros en forma desordenada y con una planificación equivalente a cero. En Chile, así como tantas otras cuestiones sociales, la vivienda es otro rubro más que la desidia del Estado ha entregado a particulares sin muchos escrúpulos. Existe un subsidio por parte del Gobierno a la vivienda, pero este subsidio es más o menos escaso y en algunos años se ha agotado bastante antes de llegar a Diciembre; además, este subsidio es para pagarle a empresas constructoras que invierten allí donde les parece más rentable hacerlo, y que por supuesto rentabilizan al máximo su inversión tratando de construir casas, condominios y edificios sin otras instalaciones que mejoren la vida pública, tales como plazas, parques o áreas verdes.

De ahí se explica que en los cerros de Valparaíso no exista prácticamente ningún cuartel de Bomberos. Lo que es aberrante si se piensa que los sitios más inflamables y los más siniestrados son justamente los cerros. Después de todo, los cerros están en contacto con las zonas forestales alrededor de la ciudad, y las quebradas entre dichos cerros sirven como microbasurales que son otros tantos focos potenciales de fuego.

¿Qué puede hacer la gente pobre que no tiene en dónde instalarse con el sueño de la casa propia porque su ya de por sí deprimida economía les impide calificar para algún subsidio? Ir a tomarse un terreno, cualquier terreno. Resulta que los terrenos más disponibles para las tomas son aquellos en donde no se ha construído porque no hay un plan regulador de por medio. O sea, terrenos forestales, no destinados al uso como viviendas. No cuesta demasiado presumir que los dueños de dichos terrenos puedan hacer la vista gorda, en buena medida porque andando el tiempo, tales tomas revalorizan esos terrenos. Parece paradójico, pero no lo es tanto: un terreno forestal vale menos que uno destinado a la vivienda, pero si el plan regulador de la ciudad no comprende viviendas para un terreno forestal, lo mejor es dejar que se los tomen, y ante una política de hechos consumados y para impedir un estallido popular, el Estado expropia a precios de terreno destinado a la vivienda, y regulariza las tomas. Negocio redondo.

Por supuesto que las tomas, siendo tomas, crecen a su soberano aire, sin el más mínimo sentido de planificación urbana. Y esto, de cara a la prevención de riesgos, resulta letal. Uno de los principales problemas que afrontaron los bomberos durante este siniestro, es que sus máquinas con frecuencia no podían meterse por tales o cuales calles, o no podían alcanzar a tales o cuales quebradas, simplemente porque nadie planificó esta situación para el evento de una emergencia.

Dentro de ese ambiente, que sucediera el incendio era casi una catástrofe anunciada. De hecho, con el correr de los días han ido surgiendo una serie de informes que, en los años precedentes, anunciaban la caldera que se estaba acumulando. Casos de corrupción aparte, de los cuales la municipalidad de Valparaíso y la intendencia de la Quinta Región han acumulado unos cuantos incluso con condenas judiciales de por medio, parece ser que incluso hubo desidia en los planes de desmalezado. Por falta de presupuesto.


Lo sucedido después del incendio, refleja también en buena medida la idiosincracia chilena. El grueso de la respuesta fue producto de voluntarios que, con su propio esfuerzo y sacrificio, empezaron a subir al terreno. Hubo también un grueso de ayuda solidaria. Aunque como suele suceder, los voluntarios fueron más en los primeros días que en los siguientes. Y también...

La prensa que hizo un festín de la catástrofe. El terremoto que se vivió en Iquique la semana anterior al incendio generó su oleada, pero todo se olía más falso y artificial. No hubo tantas casas derruidas como en otros terremotos, a pesar de la intensidad del sismo, y los periodistas tuvieron que hacer malabares para explotar el morbo. Pero el incendio les cayó del cielo. Las casas quemadas son bien visibles, son ruinas que se ven muy vistosas en la pantalla de plasma de 42 pulgadas en el living de tu casa. Cortina musical entonces a... los periodistas que hacen llorar a los damnificados. Porque ver llorar a un pobre fulano que lo ha perdido todo en un incendio y debe partir de nuevo prácticamente de cero, sin créditos, y a menudo con parentela también incendiada porque todos vivían en el mismo barrio incendiado, eso vende; y eso es culpa de la teleaudiencia, qué duda cabe. Porque ellos no elevarían tanto el nivel de morbo si no hubiera nadie mirando.

A tales extremos llega la desconexión de los medios de comunicación con la ciudadanía, que los propios periodistas hacían preguntas propias de quien vive en un país de fantasía cuyo parecido con Chile es pura coincidencia. Por ejemplo, la gran perla de una periodista preguntando (cito de memoria): "¿Y ustedes por qué viven en un lugar tan peligroso?", ante lo cual la respuesta fue inmediata y contundente: "Porque los pobres no podemos elegir en donde vivir". Y también...

Cierto gran conglomerado económico en Chile, un país cuyo sistema tributario tiene ingeniosos mecanismos legales para pagar menos impuestos. A diferencia de los peatones que donaron ropa y alimentos, algunos de ellos comprando en los supermercados de ese gran conglomerado, la ayuda de esa cadena de supermercados no fue una donación, sino ofrecer un crédito en condiciones ventajosas. Dicho en otros términos: la ayuda en este caso fue tratar de que los damnificados se endeuden con ellos para reconstruir sus vidas. En la Edad Media, la persona que por no tener nada en el mundo se ponía al alero de otra y la reconocía como patrón, y trabajaba para éste en los años sucesivos, tenía un nombre: siervo de la gleba. También ofrecieron una prórroga de 60 días en el pago de sus créditos, lo que sin lugar a dudas es generoso, aunque más generoso y de responsabilidad social hubiera sido condonar dichas deudas de raíz, o parte de ellas hasta un determinado monto o tope por lo menos. Cuando Umberto Eco alegaba de que estábamos al borde de una nueva Edad Media de carácter futurista, tenía más razón de la que pensaba. Y el horizonte del futuro estaba mucho más cerca de lo que creía.


También está la gente que dona estupideces: alimentos perecederos con alto riesgo de podrirse en el camino hasta su destino, colonias y perfumes a medio usar, zapatos y sandalias sin su correspondiente par, quizás para alguien a quien se le haya quemado la otra pierna en el fuego, e incluso hasta un vestido de novia, como si alguien estuviera pensando en casarse después de que se le ha incendiado la casa. Es decir, gente que aprovecha de vaciar su alacena o closet, pero llevado al extremo. Ahí tienen el programa sucesor de 1000 maneras de morir, que podría llamarse 1000 maneras de hacer caridad con lo que no le sirve a nadie.

En definitiva, el incendio de Valparaíso ha servido para denunciar algunas de las peores miserias de la sociedad chilena. Y lo peor es que si nadie toma el toro por los cuernos, si nadie diseña un plan regulador como corresponde, si no se invierte en desmalezar y en cortafuegos, si no se erradican de una vez los microbasurales, y si no se instala a lo menos algún cuartel de bomberos en los cerros, entonces esta tragedia volverá a repetirse. Porque hay un tipo de sociedad aún más fracasada que aquella a la que le ocurre una tragedia: es el tipo de sociedad que permite que le ocurra la misma tragedia otra vez.


miércoles, 23 de abril de 2014

La Guillermocracia: Ningún país es una isla.


La vida es evolución. Más tarde o más temprano, todo cambia. Pretender clavar la rueda de la Historia es inútil. Y la Guillermocracia no es una excepción, por supuesto.

La Guillermocracia nació entre otras razones, como una reacción ante la apatía. Mucha gente considera que el mundo anda mal, que la sociedad no está bien estructurada, que el analfabetismo funcional lo está invadiendo todo. Pero, ¿y qué hacen esas gentes? La mayoría, quedarse cruzados de brazos y preocuparse por su pequeña parcelita de terreno. Eso no tiene en sí mismo nada de malo; es una opción personal, y como tal respetable. Sólo que si una persona es un apático respecto de su sociedad, no tiene derecho a pedir que las cosas mejoren, sea lo que sea que esa persona considere una mejora. Eso se llama pedir algo a cambio de nada, y existe una palabra para designar a tales personas: aprovechadores. Yo tampoco puedo cambiar lo que considero que anda mal en la sociedad, menos si consideramos que los problemas de la Humanidad hoy en día son a escala planetaria, pero sí puedo aportar mi granito de arena: entra así el Padre de la Guillermocracia.

El lector habitual de la Guillermocracia habrá notado que no se trata exactamente de un blog activista. La Guillermocracia no llama a la revolución social ni a incendiar el mundo. Pero tampoco hemos adoptado la actitud contemplativa de hablar de asépticos temas culturales desde la seguridad de una torre de marfil. La persona culta que habla de cultura sin adoptar una postura social o política está inevitablemente adoptando una postura social o política, aunque sea por omisión. En la Guillermocracia no creemos que la cultura es menos cultura por no tener tal o cual militancia ideológica, pero también somos conscientes de que no se puede hablar de tópicos culturales en el vacío, porque cada película, cada libro, cada serie de televisión, inevitablemente habla de los sueños, esperanzas y miedos de su época, y esos sueños, esperanzas y miedos se entrelazan de manera inexorable con el sistema político, social y económico en donde se incuban.

En ese sentido es que la Guillermocracia es un país, y yo como Padre de la Guillermocracia soy habitante de dicho país, aunque sea sólo en términos espirituales porque no tengo potestad legal (todavía) para emitir pasaportes a nombre y con el timbre de la Guillermocracia.

Todas las reflexiones anteriores vienen a cuento de un suceso bastante infausto, ocurrido ahora en 2.014. Cierto compañero de penurias blogueras encontró su propia motivación para una actividad tan desaconsejable como lo es el bloguear, en su propia vida personal. Por eso, un suceso como el que él compartió a través de su propio blog, debe haberse sentido con la fuerza de un mazazo. Desde luego que a través de estos canales, le proporcioné mi pequeña muestra de apoyo, con la esperanza de que lo ayudara a salir del mal trance en que estuvo metido.

Ahora, su blog El Cuchitril de Cidroq está de regreso, a pesar de que por unas semanas pareció que se iba a despedir para siempre. Estas crisis personales no son para tomárselas a la ligera, y por lo tanto eso fue una posibilidad muy real. Todo lo cual me sirvió para repensar el rol de la Guillermocracia. ¿Acaso la Guillermocracia es más activista de lo que pensaba, y yo no me había dado cuenta? Ya he mencionado que es imposible ser un bloguero y no ser un activista de alguna clase. Después de lo sucedido con Cidroq, me he dado cuenta de que la Guillermocracia es mucho más que una mera colección de posteos más o menos bien escritos. Es también quizás una esperanza, un proyecto de vida, y por qué no, un ideal de sociedad. Como lo es El Cuchitril de Cidroq, y todos los blogs que se niegan a dejar morir a la blogósfera.

Yo no espero que los lectores de la Guillermocracia estén de acuerdo con todo lo que aquí se publica. En una democracia, el desacuerdo forma parte esencial de la libertad de expresión y de pensamiento. La libertad de opinión no es tal si es que sólo sirve para opinar lo mismo que el resto, algo de lo que deberían tomar notas quienes opinan que Internet debería ser el club de la wenaonda. Pero los planteamientos existen, y están ahí. No son solamente bits virtuales, sino que habemos personas por detrás, con sueños, con ilusiones, y con esperanzas. Más que la automatización de Facebook o Twitter con sus likes y reposteos mecanizados tipo dispara y olvídate, somos los blogueros quienes le damos una cara humana a Internet; quizás ésa es la razón por la que la blogósfera no ha sucumbido ante las redes sociales, después de todo. Es una enorme responsabilidad, por supuesto.

La Guillermocracia se trata de ambas cosas. De libertades, y también de responsabilidades. Lo primero es una invitación, lo segundo es un desafío. De lo que sí estoy seguro, es que después de lo sucedido en El Cuchitril de Cidroq, la Guillermocracia ha desarrollado un arista nueva. Algo que no se hará evidente en los posteos o en una nueva dirección. Es más bien un nuevo sentido o significado. Porque en el mundo interconectado en donde vivimos, ningún país es una isla, y la Guillermocracia no es la excepción. Aunque la Guillermocracia sea apenas un país virtual. Pero es un país. Que no es una isla.

domingo, 20 de abril de 2014

Cinco trucos para pagar menos impuestos en Chile (5 de 5).


Hemos llegado al final de esta épica incursión en las aguas del Derecho Tributario de Chile. Porque cualquier viaje a través de la legislación tributaria de cualquier país es por definición algo épico. Desde que explicamos cómo las empresas chilenas pueden tributar contra renta retirada en adelante, hemos seguido un circuito bien definido, a través del cual un empresario que pague a buenos contadores, puede arreglárselas para que sus empresas tributen de manera ahorrativa y sin quebrantar la ley, después para arreglar el bolsillo del empresario mismo... Y ahora viene la parte en la cual veremos el final de los esfuerzos y desvelos. La parte en que el empresario mirará de cara al mañana, y debe sortear un último escollo en el camino tributario: legarle su fortuna a los descendientes sin que el Fisco le eche la zarpa encima. Es decir, debe arreglárselas para esquivar el Impuesto a las Herencias, Asignaciones y Donaciones. De manera nada sorpresiva a estas alturas de la serie Cinco trucos para pagar menos impuestos en Chile, tal cosa se puede hacer. Y de hecho, se hace. A continuación explicaremos cómo.

5.- Usted puede evitarle a sus herederos tener que pagar el impuesto a las herencias, asignaciones y donaciones.

El nombre es ampuloso. Impuesto a las herencias, asignaciones y donaciones. Llega hasta dar miedo. Pero en definitiva, este impuesto es un tigre de papel. Porque en Chile, sólo quienes son tacaños en ahorrarse el contador son quienes pagan el impuesto. Veamos.

La idea de este impuesto es que la persona, al final de sus días, compense en parte a la sociedad por el esfuerzo que ésta ha invertido en que dicha persona surja adelante en la vida. En principio los impuestos patrimoniales están prohibidos a nivel constitucional porque implican una expropiación sin compensación. Lo que es válido gravar, es la renta y el consumo. Ahora bien, el patrimonio de una persona puede verse como una especie de renta solidificada, por verlo así. Todo lo que una persona posee, lo posee porque lo recibió en herencia de alguien, o lo compró con el producto de su trabajo y esfuerzo personal; en ambos casos se trata de una renta, de un ingreso que ha entrado al bolsillo de una persona. A su vez, todo lo que la persona posee es producto en parte del orden y la estabilidad social: si hubiera caos y anarquía, no habría posibilidades de surgir en la vida, ni seguridad en la acumulación de bienes. En ese sentido, la renta de la persona (vía herencia, vía ingresos por el trabajo) se transforma en bienes patrimoniales, y bajo esta excusa, por una única vez, se grava el patrimonio de la persona fallecida para que ésta retribuya en algo al orden social que hizo posible esa acumulación de bienes.

Pero una cosa es la teoría y otra es la práctica. Porque en Chile no existe un impuesto a las herencias. Lo que existe es un impuesto a las asignaciones.

¿Existe mucha diferencia? Sí, la existe. Este impuesto es progresivo, o sea, mientras mayor es la masa de bienes a la que cobrarle, mayor es la tasa o porcentaje del impuesto; se parece en esto al global complementario, cuyo funcionamiento más o menos esbozamos en el posteo anterior de esta serie. La idea es similar: los que tienen más, deben contribuir con una carga tributaria mayor versus los que tienen menos.

Ahora bien, la herencia es una universalidad, un todo, mientras que las asignaciones son cuotas de dicha universalidad. Y si el impuesto es progresivo y por tramos, entonces hay una enorme diferencia entre cobrarle un solo impuesto masivo al 100% de la herencia, y cobrarle cuatro impuestos separados a cuatro asignaciones distintas de un 25% de herencia cada uno (cuatro, o tres, o cinco, incluya usted la cantidad que prefiera en el ejemplo). Al cobrar un solo impuesto masivo, la cantidad sobre la cual tributar progresará a algún tramo superior, y pagará más impuestos; al cobrar sólo varios impuestos pequeños, ninguno de dichos impuestos llegará a progresar demasiado en los tramos.

En apariencia este impuesto es ineludible, pero se puede esquivar. El truco aquí es disfrazar la herencia, para que no pase como tal. ¿Cómo lograrlo? Simple: repartiéndola en vida. De esta manera, si usted posee cinco casas y cinco hijos, no esperará hasta que el día de su muerte se abra el testamento y cada hijo deba pagar el impuesto. En vez de eso, traspasará los bienes en vida, con las necesarias salvaguardas legales para que sus cinco hijos, una vez dueños de las cinco casas, no lo dejen a usted en la calle en los días de su ancianidad (eso no es difícil, y de hecho involucra materias de Derecho Civil I). El día en que usted se muera y se haga la liquidación del acervo hereditario, ¡sorpresa!, usted no tenía bienes, y por lo tanto sus herederos (asignatarios, técnicamente) no están obligados al pago de ningún impuesto.

Para evitar esto, la ley no solamente le cobra impuesto a las asignaciones, sino también a las donaciones. Las asignaciones y donaciones tienen un detalle en particular, y de hecho esa es la razón por la que el Código Civil de Chile trata estas materias en un único Libro (el Libro Tercero, "De las asignaciones por causa de muerte y de las donaciones entre vivos"): ambas son maneras de adquirir a título gratuito. Es decir, la persona que adquiere, lo hace sin desembolsar nada. Si usted hereda, no tiene que pagar para recibir la herencia. Si a usted le regalan algo, usted tampoco tiene que pagar (si tuviera que hacerlo no sería donación sino compraventa o permuta, a según). Por lo tanto, para evitar que disimulen una repartija de herencia en vida como una donación entre vivos, la ley establece como resguardo que el impuesto también se aplica a las donaciones. Asunto arreglado, ¿verdad?

Ahora es que la cosa se pone un poco más compleja, y entramos del campo de la elusión del impuesto, al de la infracción de la ley lisa y llana. La manera de evitar el impuesto aquí, es disfrazar la donación como compraventa. Es decir, en la escritura respectiva se dice que se pagó un precio (usualmente vil) por las cosas a repartir... precio que por supuesto nunca fue pagado. Esto se llama simular un contrato, y es ilegal. También es muy difícil de probar, en particular si la operación se hizo hace una enorme cantidad de años atrás, de manera que sigue siendo una opción relativamente segura.

Volvamos a nuestra querida fábrica de galletas, ejemplo que nos ha acompañado de manera infatigable a lo largo de esta serie de posteos. Usted, empresario dueño de la misma, ha llegado al final de sus días. Gracias a la fábrica de galletas, y a estratagemas perfectamente legales como pagar impuestos sólo sobre las rentas retiradas, hacerlos valer como créditos contra sus impuestos personales, aprovecharse de las pérdidas de arrastre, y crear sociedades de inversión para sus bienes, ha conseguido acumular una serie de bienes sin técnicamente defraudar al Fisco porque todo lo ha hecho dentro del marco de la ley. Ahora usted deja herederos tras de sí, y usted desea que tengan sus vidas aseguradas. De manera que, en una última voltereta, usted reparte su herencia en vida, tal y como hemos dicho.

Chile es un país de enorme desigualdad en el nivel de ingresos. En el coeficiente Gini, Chile puntúa de manera permanente sobre 0.50 (la escala va desde la igualdad absoluta que es 0, hasta la desigualdad máxima que es 1). Esto está por encima de Estados Unidos, que puntúa un promedio de 0.45, y aún más por encima del grueso de los países europeos, que salvo Portugal e Inglaterra, ninguno llega a una cifra superior a 0.36. Los ingresos equitativos son una importante fuente de desarrollo para un país, ya que crean mayor igualdad de oportunidades para la gestión y desarrollos de proyectos que hagan crecer a la sociedad como un todo. A su vez, los ingresos equitativos dependen entre otras cosas de la existencia de una carga tributaria que responda a criterios mínimos de equidad. Un sistema tributario en el cual quienes nominalmente deben pagar mucho al final del día pueden usar una serie de mecanismos para no hacerlo, es uno que privilegia la concentración de la riqueza, puesto que los impuestos terminan siendo pagados por los que poseen menor capacidad económica para afrontarlos. A su vez, dicha concentración de riqueza se retroalimenta a sí misma, ya que se entrelaza con la política, lo que lleva a la inercia social, ya que quienes tienen concentrada la riqueza tienen menos incentivos para competir, y por lo tanto hacer crecer a la sociedad como un todo. Un buen sistema tributario no solamente establece cargas tributarias con responsabilidad social; también cierra las puertas para el uso de mecanismos que al último permitan esquivar dichas cargas.

miércoles, 16 de abril de 2014

Cinco trucos para pagar menos impuestos en Chile (4 de 5).


En entregas anteriores de Cinco trucos para pagar menos impuestos en Chile, hemos repasado algunos truquitos que el sistema tributario chileno pone a disposición de ciertos ciudadanos, para ahorrarse impuestos que al final, terminan recayendo en otros ciudadanos. Entre ellos, arreglárselas para pagar impuestos sólo sobre las rentas retiradas, el crédito de la primera categoría contra el global complementario, y el hacer valer pérdidas de arrastre. Ahora viene un truco que es casi la base del sistema para difuminar impuestos por aquí y por allá, y conseguir ahorrar cantidades masivas de dinero sin que dicho dinero técnicamente llegue jamás al bolsillo del contribuyente. Acá va.

4.- Usted puede evitar que su global complementario progrese si crea sociedades de inversión.

Después de los posteos anteriores sobre cómo el sistema tributario chileno beneficia a las empresas, y a algunas empresas más que a otras, en perjuicio del fulano común y corriente, podría parecer que estamos frente a un cuadro apocalíptico en que cabe preguntarse cómo es que quedan peatones como usted o yo todavía vivos, y no se han caído muertos después de que el Sheriff de Nothingham ha pasado cobrando en nombre del Fisco.

La verdad es que esto se ha evitado gracias a que el común de los chilenos gana tan poco, que ni siquiera pagan impuesto a la renta. Repasemos la estructura del impuesto global complementario para entender esto.

El impuesto global complementario grava las rentas de las personas naturales, todas ellas. Eso comprende lo que usted gana por salario o remuneración, lo que obtiene por honorarios, los dividendos que le pagan si usted posee acciones, el arriendo de inmuebles si es que usted tiene una casa o departamento que arrienda, etcétera. Hay unas cuantas excepciones (llamadas técnicamente ingresos no constitutivos de renta), pero la regla general es que si no está exceptuado, el ingreso en cuestión paga. Y lo hace con lo que se llama una tasa progresiva por tramos. Es decir, el porcentaje de lo que paga aumenta a medida que va sumando ingresos suficientes para ir subiendo de tramo. Es decir, mientras usted más gana, un mayor porcentaje de su renta se va en impuestos. Si usted gana poco, usted tributa un porcentaje también menor de su renta. Si usted es un muerto de hambre, usted destina el cero por ciento de su renta a impuestos.

Así, en Chile si la suma total de sus ingresos como persona es igual a 13,5 UTA (unidades tributarias anuales), entonces usted no paga global complementario. Lo que usted gana sobre esa suma pero no alcanza a las 30 UTA, paga un 4%. Si alcanza a las 30 UTA, lo que gana por encima y que no llega hasta las 50 UTA, paga el 8%. Lo que sobrepasa a las 50 UTA pero no alcanza a las 70 UTA está afecto a un impuesto de un 13,5%. Y así sucesivamente, hasta alcanzar el 40% en el tramo más alto.

Volvamos a nuestro socorrido ejemplo de la fábrica de galletas, y digamos que usted sacó 20 millones de pesos de la empresa (dejemos de lado el tema de los beneficios del 14 bis y del crédito de primera categoría contra global complementario, para efectos). Como la UTA en Abril de 2.014 está a 497.628 pesos, entonces el tramo de 13,5 UTA cubre 6.717.978 pesos; dicho tramo está exento. Quedan todavía otros 13.282.022 todavía. De ésos, 8.210.862 están cubiertos por el segundo tramo, y pagan un impuesto del 4% (o sea, 328.434 pesos con 48 centavos). Quedan todavía 5.071.160 pesos por tributar, los cuales caen por completo dentro del tercer tramo, el del 8%, y que por tanto pagan 405.692 pesos y 80 centavos de impuesto. Por tanto, el monto total por global complementario para los mencionados 20 millones de pesos sería de (328.434,48 + 405.692,80) un total de 734127 pesos con 28 centavos (en la práctica se desprecian los centavos, por supuesto).

Es falso que si usted gana lo equivalente al tramo del 40%, usted paga un 40% de impuestos sobre todos sus ingresos. No es así. Quienes tienen serios intereses en que haya bajos impuestos (todos sabemos quiénes son), nunca aclaran ese punto para que parezca que se les está cobrando de manera injusta mucho más de lo que deberían. En realidad, se paga el 40% sólo sobre la parte de los ingresos que exceden a 150 UTA (sobre 74 millones de pesos, casi 140.000 dólares, y muy poca gente en Chile gana sobre esa cantidad). Sobre el resto se paga lo correspondiente a cada tramo (tramo exento, 4%, 8%, etcétera). Sigue siendo una cantidad elevada, pero no tanto.

Pero aún así, si usted quiere ganar a lo bestia y pagar menos impuestos, sigue sin convenirle tener encima el global complementario. Si usted gana hasta 70 UTA, usted no tiene problemas, porque los porcentajes del global complementario son inferiores al que le correspondería pagar en primera categoría, que en la actualidad es de un 20%. Incluso le conviene, por el famoso crédito que la primera categoría representa contra su global complementario. Pero si usted gana por encima de 70 UTA (casi 35 millones de pesos), entonces usted pasa al tramo del 23%. Ahora bien, supongamos que todo lo que usted gana por encima de 70 UTA pudiera hacerlo tributar en primera categoría; sería el paraíso porque usted pagaría apenas el 20%, no el 23% (y después vienen los tramos del 30,4%, 35,5% y 40%). ¿Es posible arreglarlo así...?

Sí, es perfectamente posible.

El mecanismo para ello es crear una sociedad de inversión.

Una sociedad de inversión es simplemente una sociedad o empresa de papel. Técnicamente su giro societario es la administración de bienes o valores. Antiguamente, para formarla usted debía buscarse un palo blanco; usted aportaba el 99% del capital social, y el palo blanco aportaba el 1% restante. En la actualidad, desde la entrada en vigencia de la Ley de Empresa Individual de Responsabilidad Limitada el año 2.002, puede usted formarla solito y sin ayuda de nadie.

Ahora bien, toda sociedad para formarse, necesita un aporte; el total de los aportes es lo que forma el capital social, la cantidad de dinero y bienes con los cuales comenzará a funcionar, producir y obtener ganancias. Tratándose de una sociedad de inversión, ¿cuál será el aporte? Adivinó: sus propios bienes. En este caso, todos aquellos bienes que le generan ingresos (arriendos, dividendos, etcétera) por encima de las 70 UTA. Supongamos, para efectos de ejemplo, que esos bienes en cuestión son un paquete de acciones. Entonces, lo que usted hace es entregar ese paquete de acciones en aporte a la sociedad de inversión en donde usted es el socio mayoritario.

Luego, su sociedad de inversión necesitará de un administrador o gerente para funcionar, para tomar las decisiones de inversión; en el ejemplo, para decidir qué acciones se compran o se venden, y beneficiarse de la especulación financiera subsiguiente. ¿A quién la sociedad nombrará administrador o gerente? Resulta que usted es el socio principal, incluso único, de la sociedad, así es que a nombre de la sociedad... usted se nombra a sí mismo gerente.

El resultado es que usted es gerente de una sociedad de inversión de la que también es el dueño, y que posee como capital, un voluminoso paquete de acciones. De cara al Servicio de Impuestos Internos, los dividendos que se obtengan por esas acciones no las paga usted como persona natural, con ese oneroso global complementario encima; en vez de ello las paga la sociedad de inversión, y lo hace como empresa.

Supongamos que usted utiliza la sociedad de inversión para dedicarse a la especulación financiera. Usted paga su impuesto de primera categoría, que asciende a un 20% y no a las cifras más altas que debería pagar por el global complementario. Además, si usted no alcanza a las 5000 UTM, puede acogerse al beneficio del art. 14 bis y pagar impuesto de primera categoría sólo sobre la renta retirada, por lo que su impuesto disminuye aún más. Y si sube sobre las 5000 UTM, usted puede crear más de una sociedad de inversión, y crea una red en donde usted no las controla todas de manera directa, para que no sea tan evidente de cara a una fiscalización, sino que las distintas sociedades son controladoras unas de otras entre sí. Y además, todo lo que la sociedad de inversión paga como impuesto de primera categoría, usted se lo descuenta como global complementario. Si usted está podrido en millones, desparramar sus bienes entre sociedades de inversión controladas por usted, sea de manera directa o por palos blancos (¡o por otras sociedades de inversión!) le permiten acogerse al régimen más beneficioso de las empresas, esquivando así el régimen de las personas.

Además está el tema de las pérdidas de arrastre. Usted como persona no puede hacerlas valer: si usted como persona gana 50 millones de pesos al año, pero deja de trabajar un año y se va de crucero por el Caribe a todo lujo y con todos los gastos pagados, usted no paga impuestos pero al año siguiente no podrá hacer valer las pérdidas. ¿Cómo arregla esto? Simple: haciendo que su sociedad de inversión se haga cargo de la pérdida producto de un año sin trabajar. Usted no va a hacer la rotería de cargar todos los gastos a la sociedad de inversión porque ésa es receta segura para que lo pille el Servicio de Impuestos Internos; cargar gastos personales a la empresa en Chile constituye delito tributario, después de todo. En vez de eso, lo que usted hace es vender parte del voluminoso paquete de acciones, y retirar el precio en dinero efectivo. Su sociedad de inversión funcionará entonces un año con pérdidas, pero como es una empresa, podrá hacer valer la pérdida de arrastre, y descontarse esta suma del impuesto a pagar el año siguiente. Asunto arreglado.

Como decíamos, esto no es igual a la práctica de comprar una camioneta y ponerla a nombre de la empresa; si usted hace esto y el Servicio de Impuestos Internos lo descubre (y tiene medios para fiscalizar, créamelo), estará usted en serios problemas. En cambio, en el caso de vender acciones propiedad de la sociedad de inversión para crear utilidades que retirar, y así financiarse gastos personales, no hay nada inherentemente ilegal porque la sociedad y usted son dos personas distintas, y usted se está beneficiando de un mecanismo perfectamente legal para llevar las pérdidas de la persona a la empresa.

Entonces, en Chile todos deberíamos formar sociedades de inversión, ¿no? Nones. Este truco es para los que tienen mucho dinero. Si usted es un trabajador cuyo único ingreso es el sueldo mínimo, entonces usted está en el tramo exento del global complementario, y por lo tanto formar una sociedad de inversión sería su ruina. Esto es así porque por cada ingreso debería pagar el 19%, ya que el impuesto de primera categoría no tiene tramo exento, y lo del crédito contra el global complementario sólo lo beneficia a usted si tiene otros ingresos aparte de su salario: aportar el propio trabajo a una sociedad de inversión es, cuando menos, algo complejo (la ley comercial chilena, dicho sea de paso, lo valora como aporte equivalente al menor aporte de capital de la sociedad).

El sistema de tramos del global complementario está diseñado para que los que ganan menos paguen relativamente poco impuesto a la renta, y lo que ganan mucho paguen relativamente mucho impuesto a la renta. La justificación económica de esto es que los impuestos obtenidos de esta manera se reinvertirán en políticas sociales que beneficiarán a la sociedad como un todo, favoreciendo a los pobres y poniéndolos en mejores condiciones de competir y transformarse en emprendedores, así como de cobrar a los ricos por todos los beneficios necesarios para producir su renta (un aparato estatal que gestione la sociedad, una policía que proteja sus bienes, tribunales ante los cuales litigar en contra de quienes los perjudiquen, etcétera). En la práctica, gracias al mecanismo que hemos descrito, los que ganan menos pagan relativamente poco impuesto a la renta, y los que ganan mucho pagan también relativamente poco impuesto a la renta, en comparación a su nivel de ingresos.

De todas maneras, es justo señalar que este mecanismo en comento ha ido perdiendo algo de importancia con el paso del tiempo. Hace veinte años atrás, cuando la escalada de tramos llegaba hasta el 45% y el impuesto de primera categoría estaba en el 15%, había un incentivo mucho más fuerte hacia las sociedades de inversión. No en balde hay quienes han recomendado que personas y empresas paguen la misma tasa de impuestos, lo que se llama una tasa plana. Uno de quienes lo dijo no es nada sospechoso de terrorismo rojo izquierdista, en lo que a la ortodoxia neoliberal se refiere: lo planteó, entre otros nombres, Milton Friedman.

domingo, 13 de abril de 2014

Synth80s - 1982.


Si 1.981 fue el año del estallido del Synth-Pop a escala masiva, puede verse a 1.982 como un año de consolidación. El sonido Synth-Pop ya estaba allá afuera, en el ambiente, y ahora un montón de bandas iban a subirse al carro inaugurado oficialmente para el mainstream durante el año pasado. O si eran bandas y cantantes que ya estaban dando vueltas allá afuera, iban ahora a tener su gran oportunidad. Representó también el año de nacimiento para dos superestrellas que después tuvieron tanto éxito, que nadie las asocia hoy en día con sintetizadores, a pesar de que los usaron con cierta prominencia a lo largo de la década. En algún caso, hubo bandas antiguas que intentaron coquetear con los sintetizadores, con resultados... discutidos, es mejor dejarlo así. Como por motivos de espacio no los incluiremos aquí, adelantemos, vale la pena mencionar a Queen y su disco Hot Space en este rubro. Fue también el año de dos bandas sonoras seminales en el área del soundtrack electrónico. En definitiva, fueron 365 días movidos para la música de sintetizadores. De manera que ahora vamos con la cuarta parte de Synth80s, la que corresponde a 1.982.

De esta manera le damos inicio a la cuarta parte de esta épica jornada a través de la década de los teclados y sintetizadores.

37.- Tangerine Dream - White Eagle.



Dentro de lo apretado de la agenda de Synth80s, Tangerine Dream era una de las bandas con las que estábamos en deuda. No en balde son tan fundacionales dentro de la música electrónica como Kraftwerk o Yellow Magic Orchestra; aunque no nos preocupamos tanto de ellos porque podíamos incluirlos en cualquier año, prolíficos como son. Para estos decanos de la electrónica, que partieron en ¡1.967!, White Eagle de 1.982 fue su disco de estudio número doce; es decir, prácticamente uno por año, sin contar material en vivo, EPs, singles, etcétera. En sus primeros años, de manera nada sorpresiva para quien haya seguido hasta acá la serie Synth80s en la Guillermocracia, Tangerine Dream fue una banda de Psicodelia y Krautrock, antes de comenzar a experimentar con la electrónica. Siempre privilegiando la música instrumental, lo que los situó como precursores de la música New Age... para disgusto de la banda. Su carácter de banda preferentemente instrumental, al igual que a Vangelis, los hizo carne de soundtrack, con apariciones en Negocios riesgosos, Ojos de fuego, Leyenda, y cerca de una sesentena de otras películas en total. El tema White Eagle, de hecho, que cierra el disco del mismo nombre, acabó siendo remezclado para los créditos de Tatort, una serie televisiva policíaca alemana que es casi un emblema patrio, considerando que su primer capítulo fue emitido en 1.970... y todavía no es cancelada, 44 años después.

38.- Vangelis - Blade Runner (End Titles).



Y hablando de Vangelis y bandas sonoras. Tercera incursión del susodicho aquí en Synth80s (ya habíamos incluido Alpha y Titles de Chariots of Fire). Pero es que Blade Runner (End Titles) es demasiado emblemático para dejarlo pasar. En realidad, la publicación de este soundtrack fue una pesadilla. Sólo un tema estaba disponible al público, Memories of Green, debido a haber aparecido en el muy poco conocido álbum experimental See You Later de 1.980. Hubo una versión parcial en 1.982, y un par de temas salieron en el compilado Themes de Vangelis, de 1.989. Hubo un soundtrack oficial en 1.992... después de lo cual salió una versión todavía más completista. En cualquier caso, la mezcla de electrónica entonces futurista con instrumentación más tradicional, algunos coros gregorianos en una escena, y un uso pesado de música étnica asiática, creó un ambiente único para la película. Blade Runner de hecho puede considerarse Cyberpunk dos años antes de que el Cyberpunk como tal llegara a ser codificado por la novela Neuromante de William Gibson. Y la música de la película tiene mucho que ver con el estatus de Blade Runner como clásico del cine.

39.- Wendy Carlos - Ending Titles.



Partamos por la bomba. Wendy Carlos nació Carlos Walter, y se operó en la década de 1.970. En materia musical, ella siguió la carrera de tantos otros precursores de la música electrónica, interesándose primero por la Música Selecta, y de ahí derivando hacia esa particular rama de Música Selecta que eran los instrumentos electrónicos. Porque no es que Wendy Carlos estuviera entre los pioneros del sintetizador Moog: es que ella misma le dio una mano al doctor Robert Moog a crearlo. Iniciando de paso la moda de aplicar instrumentos electrónicos a hacer covers de Música Selecta, lo que lo pondría en la mira de Stanley Kubrick para musicalizar dos de sus películas: La naranja mecánica y El resplandor. Pero quizás su banda sonora más reconocida y celebrada sea la que Wendy Carlos compuso para TRON, la fantasía cibernética que avanzó en el cine por primera vez el concepto de realidad virtual y ciberespacio, y sobre la que hablamos tangencialmente en el capítulo Imágenes del Cyberpunk de las Crónicas CienciaFiccionísticas, aquí en la Guillermocracia. Porque un compositor como Wendy Carlos, interesado en sonalidades y escalas cromáticas no occidentales de más de siete notas, era justo lo que necesitaba una película acerca de un entorno entonces tan alienígena como lo era la vida sintética de los programas de computación en su entorno virtual. La película desarrolló la condición de clásico de culto, e incluso experimentó un pequeño revival gracias a su secuela TRON: El legado, y eso ha ayudado a mantener vivo el excelente trabajo de Wendy Carlos para TRON, que no lo lastra ni siquiera la decisión de los estudios Disney de meter orquesta a lo que inicialmente iba a ser música puramente electrónica, decisión contra la que Wendy Carlos combatió sin éxito en la creencia, bastante fundada, de que su trabajo con sones polirrítmicos se iba a ver afectado porque los seres humanos intérpretes nunca iban a tener la precisión de una máquina frente a patrones rítmicos inusuales. El único lastre de esta banda sonora, es la necesidad de meter algún que otro tema de rock comercial para vender el disco; no es que Journey sea una mala banda, que no lo es en absoluto, pero resulta claro que el estilo de rock más amistoso y de arena propio de Journey choca de frente contra el elegante trabajo electrónico de Wendy Carlos.

40.- Yazoo - Don't Go.



Mientras Vangelis, Tangerine Dream y Wendy Carlos seguían trabajando en una electrónica erudita y elegante, reminiscente de la experimentalidad de la década anterior, el Synth-Pop seguía corriendo desbocado por su cuenta. Poco después de que Depeche Mode lanzara su disco debut Speak & Spell, Vince Clarke decidió que sus compañeros de banda se estaban poniendo demasiado oscuros, y se salió, lo que resulta humorístico si se piensa la prominencia que tuvo Clarke en la composición de Speak & Spell, hasta el punto que se siente más como el primer disco de Clarke que como el primer disco de Depeche Mode, y por lo tanto deberían haber sido los compañeros de banda quienes deberían haberse salido para ir a montar otro grupo, no el compositor principal de la banda... El caso es que Vince Clarke unió fuerzas con la cantante Alison Moyet. El resultado fue Yazoo, una banda de vida tan corta que alcanzó a sacar sólo dos álbumes, Upstairs at Eric's en 1.982, y You and Me Both en 1.983, antes de disolverse; tanta cortedad de material no impidió, eso sí, que años después sacaran un grandes éxitos. El fin de Yazoo fue otro proyecto que se le cayó a Clarke de las manos. Incluso, por razones legales, esta banda terminó llamándose Yaz en Estados Unidos, para más humillación. Como sea, Don't Go se transformó en un clásico de las pistas de baile ochenteras. Incluso el tema fue incluido de manera prominente en la película Tango & Cash de 1.989, ya terminando la década, en otra muestra de cómo Hollywood se sube a los carros de la moda cuando la moda está a punto de acabarse.

41.- Berlin - Sex (I'm A...).



Berlin es una de las primeras bandas netamente New Wave que surgieron en Estados Unidos. Activos desde 1.978, partieron con un disco debut, Information en 1.980, que se balanceaba de manera algo indecisa entre el rock y los sintetizadores, rubros que en la época todavía se suponía que iban apartados. Ya para Pleasure Victim, su segundo disco de 1.982, se habían afirmado con un sonido New Wave con sintetizadores, bien armadito. Desafortunadamente, su carrera se extendió sólo por un tercer y cuarto álbumes más (Love Life de 1.984, y Count Three & Play de 1.986). La canción Sex (I'm A...) causó un pequeño escándalo en su minuto, por letras que ya no eran insinuantes, es que eran descaradas para la época. El estribillo es el macho cantando I'm a Man, alternado con la hembra cantando que es una diosa, una virgen, una película depresiva, una perra, una geisha, una chica pequeña, un chico, tu madre, tu revolcón de una noche, una bi, una esclava... y haremos el amor por siempre. Ya saben, chicos: si consiguen que su chica cante esta canción a dúo con ustedes, tienen el resto de su vida asegurado. Volveremos a saber de Berlin dentro de algunos años, acá en Synth80s.

42.- A Flock of Seagulls - I Ran (So Far Away).



Llamar a tu banda con el nombre Una Bandada De Gaviotas en tu idioma nativo es casi sacar certificado de no hit wonder. Pero A Flock Of Seagulls consiguieron alcanzar la barrera del one hit wonder, con I Ran (So Far Away), otro tema ochentero que la gente conoce más de oreja que por el título de la canción o el nombre de la banda. O incluso cruzarla, si incluimos el tema Space Age Love Song, del mismo disco (de hecho, son los tracks números 1 y 2). Hay algo de triste que el legado más icónico e influyente de la banda terminara siendo... su peinado. No por nada, dos de sus miembros eran estilistas de cabello. Como sea, la banda estuvo bastante en activo la primera mitad de la década de 1.980. La canción en sí tiene una letra algo confusa. Pareciera aludir a una chica tan guapa, que el cantante no encuentra nada mejor que hacer, que salir arrancando de ahí. Es probable que todos hayamos reaccionado así alguna vez. Otra posible interpretación es que la chica, o el mismo cantante, están siendo abducidos por un extraterrestre, lo que hace sentido si se le echa un vistazo al resto del álbum, su disco debut también llamado A Flock Of Seagulls. Porque el disco debut de una banda que gira en torno al asunto de los secuestros por OVNIS, debe llamarse forzosamente Una bandada de gaviotas, o por el contrario, si tuviera un título más ajustado, correría el peligroso riesgo de llegar a tener sentido.

43.- Peter Schilling - Major Tom (Völlig losgelöst).



En 1.969, David Bowie logró su primer gran hit: Space Oddity. La canción, muy en la vena de 2001: Odisea del espacio, describe cómo el Mayor Tom, un astronauta, sufre de una especie de vértigo cósmico y, preso de un arrebato místico, se pierde en el espacio para siempre. Peter Schilling debe haber pensado que la canción era demasiado depresiva, así es que hizo lo que es una rareza en el mundo musical: escribió una secuela no oficial. O mejor dicho, Major Tom (Völlig losgelöst) y su versión en inglés Major Tom (Coming Home) son una especie de remake que cuentan la misma historia, pero con un final diferente: está implícito dentro de la letra que el Mayor Tom ha terminado evolucionando en una clase de ser diferente, quizás incapaz de ser percibido por los seres humanos. El tema está incluido en su disco debut (Fehler im system en alemán, Error in the System en inglés), y marcó la tónica de lo que será el resto de sus preocupaciones: un montón de letras sobre Ciencia Ficción. Con la dedicación que sólo un alemán podía dedicarle a la Ciencia Ficción con sintetizadores. Y tuvo el destino propio de alguien dedicado a esta vía de la cultura humana: acabó siendo otro one hit wonder de la década de los sintetizadores.

44.- Thomas Dolby - She Blinded Me With Science.



Ser músico de sintetizadores implica algo de frikismo. Hacerlo con letras de Ciencia Ficción, otro poco más. Tener este background y conseguir casarse con una actriz de Dinastía (Kathleen Beller), ya es girar un tanto el dial. Sumarle a todo esto una discografía en donde uno de sus discos magnos se llama Aliens Ate My Buick, ya es de psiquiátrico. Y si además de eso consideramos que es el socio número 00001 de la Flat Earth Society, organización que ha surgido y se ha hundido a intervalos como la Atlántida y se dedica con pasión a probar que la Tierra es plana, ya tenemos al músico más friki de la galería. Damas y caballeros, con ustedes Thomas Dolby, nombre artístico de Thomas Morgan Robertson, adoptado a partir del sobrenombre que le pusieron sus colegas por estar siempre cerca de los estudios de grabación cargado de cintas de cassette. She Blinded Me With Science, canción del EP del mismo nombre e incluida un año después en el relanzamiento de The Golden Age of Wireless, juega con el sentido de la expresión inglesa en cuestión: cegar a alguien con ciencia es deslumbrar con conocimiento complejo, o con la apariencia de conocimiento complejo a lo menos. La canción se lo toma algo más literalmente: la chica es poesía en movimiento, los elementos en armonía, puedo oler los químicos, puedo escuchar maquinaria... Todo eso acompañado con los gritos de Magnus Pyke, un científico y presentador de televisión inglés, impersonando a un científico loco. Sin lugar a dudas, uno de los temas más bizarros de la era clásica de los sintetizadores.

45.- Madonna - Everybody.



¿Qué hubiera pasado si Blondie hubiera seguido adelante, con letras algo más simplificadas, una infusión mayor de sintetizadores, y un estilo de canto más cercano a lo que consideraríamos como gatita sexy en celo? Quizás, algo similar a lo que Madonna nos regaló con Everybody, su primerísimo single, y tributo a la era de los sintetizadores. A la larga, Madonna se transformó en una superestrella, cosechando reconocimiento en parte por haberse distanciado de los sintetizadores y haber adoptado influencias del Rhythm & Blues primero, y haber metamorfoseado su sonido una y otra vez después. Pero no debemos dejarnos engañar. Madonna en sus inicios, y durante buena parte de la década, en el fondo fue una vocalista de Blues haciendo música con predominio de sintetizadores. Everybody mismo no tiene mayor mérito que ser el primer single de la cantante más famosa del planeta, y de hecho vendría música mucho mejor en el futuro; en realidad, si Madonna no hubiera sacado más material y Everybody es todo lo que se supiera de ella, habría pasado a la historia apenas como una nota a pie de página en la historia de los sintetizadores, con un Synth-Pop básico, repetitivo y simplón. Pero ya sabemos cómo se dieron las cosas después.

46.- Michael Jackson - Thriller.



¿Hace falta decir algo sobre este tema? Michael Jackson grabó su primer disco en ¡1.969! junto a sus hermanos, la banda de los Jackson 5; huelga decir que a la larga, Michael fue el más famoso y reconocido de todos. A comienzos de la década de 1.980, ya corriendo su carrera solista, faltaba el gran éxito que lo pusiera en la primera línea del pop. Y entonces llegó el disco Thriller, que resultó el exitazo que todos conocemos. Con Vincent Price poniendo su ominosa voz al servicio de la canción y videoclip que electrizaron a una generación. Irónicamente, aunque con arreglos de sintetizadores, y considerada uno de los momentos icónicos de la década de 1.980, en realidad la base de la canción es... Funk y Disco, los dos géneros musicales que ya criaban malvas para esos años. Porque al igual que los zombis del videoclip, la música Disco se negaba a morir. Y hablando de negarse a morir...

47.- Klein + M.B.O. con Rossana Casale - Dirty Talk.



Mientras estas cosas ocurrían en Inglaterra y Estados Unidos, ya hemos dicho que en Europa la onda Disco se negaba a morir. Quizás por no verse tan sobreexpuestos al fenómeno, la música Disco no desapareció de las pistas europeas de manera abrupta, sino que empezó a transformarse en otra cosa, rebajando por una parte los elementos más funkies y soul, e incrementando al máximo la prominencia de los sintetizadores. El resultado fue un género musical completamente nuevo: el Italo Disco. Que es como el Synth-Pop, pero campy. Si el Synth-Pop fuera Batman, el Italo Disco sería Batman, pero el de Adam West, para que nos entendamos. Dirty Talk, el tema que nos ocupa, fue uno de los primeros éxitos ya firmemente enclavados dentro de lo que será después el Italo Disco. Las canciones tienen un cierto punto de ridiculez, cierto, pero no es menos cierto que muchos músicos se volvieron hacia Italia, y en menor medida hacia Alemania y España, para inspirarse. Dirty Talk misma sembró las semillas de lo que después será Blue Monday, de New Order; Laura Branigan por su parte, aparte de grabar un cover Italo Disco de Gloria, regalará uno de los más importantes temas Italo Disco disfrazados de Synth-Pop: Self Control. Y ya unos añitos después, las audiencias masculinas de todo el planeta conocerían a las ídolas máximas del género: las prominentes delanteras de Sabrina Salerno embutidas en un bikini blanco. Como el Synth-Pop, el Italo Disco tiene también su punto de música que entra por la mirada.

48.- Front 242 - Body to Body.



Michael Jackson y Madonna iniciaban sus carreras musicales hacia el superestrellato, el Italo Disco recibía partida de nacimiento, el Synth-Pop se desmelenaba cada vez más... y en el underground, la música EBM seguía desarrollándose. El concepto de Electro Body Music (no el género sino la palabreja) fue inventada, o al menos popularizada, por la banda belga Front 242, que no inventó el género propiamente tal, ya que al menos D.A.F. y otras bandas eran antecedentes del sonido, pero sí que le dieron una forma más o menos definida y acabada. Si una banda electrónica quería hacer EBM, Front 242 era la banda a inspirarse e imitar. Su primer disco fue Geography, de 1.982, y con él ya puede considerarse como nacido al antes todavía medio embrionario género. El tema Body to Body ha tenido su historia. La versión original aparece en Geography, pero una versión más conocida en el underground, y remezclada hasta lo irreconocible, apareció en el siguiente disco, No Comment de 1.984. El EBM estaba lanzado, y ya nada lo iba a detener. Salvo el mainstream, por supuesto; en más de treinta años de historia, y a pesar de las extensas ramificaciones que ha alcanzado su influencia, el EBM nunca ha llegado a ser una música realmente popular.

miércoles, 9 de abril de 2014

Premio Dardos.


¿Han oído hablar del Premio Dardos? ¿No? No me extraña. Yo tampoco, hasta hace algunos días atrás.

El caso es que una vez más ha llegado un reconocimiento para la Guillermocracia. En este caso se trata del mencionado Premio Dardos, que se recibe y otorga en "reconocimiento a valores personales, culturales, éticos y literarios que son transmitidos a través de una forma creativa y original mediante la escritura". Se supone que al aceptarlo, se deben nominar a otros quince blogs. Labor algo difícil por acá, debido a los ineludibles deberes de ser el Presidente, Constituyente Supremo y Unico Ciudadano de un país como la Guillermocracia, que no por ser virtual es menos país. Y a los deberes del mundo real, necesarios para mantener un país virtual. Hoy en día es una suerte si consigo leer tres o cuatro blogs de los que me envía la Oficina de Asuntos Bloguísticos de la Guillermocracia, cuyo Director General también soy yo, de manera que simplemente me es imposible nominar quince. Y por no cometer injusticias, prefiero no nominar a nadie.

Aún así, además de aceptar el premio con honra, hago mención de que el reconocimiento ha sido efectuado por el blog El Cubil del Cíclope, en un posteo del día 4 de Abril del 2.014 en curso. Quizás porque 4/4/14 es una fecha numerológica. Cualquiera sea el caso, yo y el resto de los habitantes de la Guillermocracia expresamos nuestros más profundos agradecimientos, además de renovar nuestra promesa eterna de seguir construyendo un espacio para refugiarse de tantos males que existen allá afuera, tales como los reality shows, el reguetón, y el esnobismo de nuevo cuño alrededor de las series televisivas.

El próximo Domingo 13 volveremos a nuestra programación habitual, ahora con la entrega de Abril de Synth80s, dedicada a los teclados y sintetizadores de 1.982. Lo que está condicionado a si logro la drástica entresaca de reducir veinte candidatos a los doce previstos para cada posteo. Y saludos a todos los lectores de la Guillermocracia, invitados como siempre a seguir siendo habitantes de este bello y para nada geopolítico país virtual.

domingo, 6 de abril de 2014

Grunge: Auge y caída (4 de 4).


En sus inicios el Grunge era música para gente que tenía la suficiente conciencia de cosas como para rechazar el establishment y el mainstream y buscar su propia identidad alternativa. De manera auténtica, no por pose. No es raro que el Grunge haya salido entonces de un sonido tan desmadrado. Pero luego se había hecho popular; había llegado la hora de domesticarlo. El Post Grunge es justamente lo que sale cuando un puñado de bandas encuentran que el sonido Grunge es cool, pero no quieren hacerse cargo de la pesadez y marasmo existencial del mismo, prefiriendo en cargo tomar la pose, una cierta lírica, un aroma musical, y componiendo material más facilón. El Post Grunge en definitiva es la bastardización del Grunge, aunque de tarde en tarde surgieron algunas bandas de interés.

Entre las primeras podríamos incluir a Candlebox, nombre fiel a la tendencia Grunge de sacar nombres un poco sin sentido, porque llamarse con un nombre que puede traducirse como Paquete de Velas al castellano es algo que omite la necesidad de incluir chistes sardónicos aquí. Eso no impidió que You fuera uno de los videoclips más populares en MTV durante 1.993.



El mismo 1.993 fue el año en que Collective Soul lanzó su primer disco. De manera bastante rápida porque estaban en activo desde apenas el año anterior. O sea, Collective Soul se formó al año siguiente de los seminales discos Nevermind y Ten, lo que algo dice. Además son de Georgia, o sea, al otro lado de Estados Unidos respecto de Seattle. Nada de eso impidió que en ese año, Shine resultara un gran éxito radial.



Otra de las tempranas bandas Post Grunge fue Live. Habían ido un poco tanteado el terreno, hasta que consiguieron dar el golpe con Throwing Copper, su segundo álbum, en 1.994. Tuvieron su dosis de popularidad, e incluso consiguieron más o menos mantenerse con Secret Samaddhi en 1.997. Por desgracia para ellos, ya en esa época la primera oleada de Post Grunge estaba pasando de moda, y el Grunge mejor no digamos, así es que fue su último vislumbre de éxito.



Soundgarden por su parte sacó un disco más después de Superunknown, su Down on the Upside, antes de acabar disolviéndose. El vocalista Chris Cornell se lanzó a una carrera solista, y se tomó la fama con bastante más liviandad que sus colegas grungies de la segunda ola. Tanto, que en 2.006 compuso e interpretó el tema You Know My Name para ese emblema de la defensa del establishment que es James Bond, en la película Casino Royale... Entremedio se unió a los náufragos de la ruptura de Rage Against the Machine y formó Audioslave, banda que enfiló más bien hacia el rock alternativo, con un toque de Post Grunge en la mezcla, probablemente para no perder la costumbre.



Una banda emblemática en esta línea es Silverchair. Australianos. Cuyo nombre deriva de... una novela de las Crónicas de Narnia (La silla de plata, The Silver Chair en inglés). Considerando que grabaron su primer disco, Frogstomp de 1.995, a la tierna edad de quince años, no cabe ser demasiado duros con ellos por ser en realidad una banda de fans de Nirvana o Pearl Jam; más delito tiene que algún productor musical los haya fichado y los haya tratado de exprimir aprovechando la por ese entonces en receso oleada del Grunge. Silverchair se fue por ahí a los tumbos, llegando incluso al extremo insólito de grabar un tema con un DJ electrónico para la banda sonora de la película Spawn. Lo que no es tan delictivo si se considera que dicho soundtrack es más interesante que la película misma. Pasando el tiempo derivaron hacia un estilo distinto, casi de rock adulto suave, dejando su paso por el Grunge, o mejor dicho por el Post Grunge, como un pecadillo de juventud.



Debemos mencionar también Matchbox Twenty, que lanzó su disco debut Yourself or Someone Like You en 1.996, o sea, cuando Nirvana había desaparecido y Alice In Chains estaba implosionando. Para su segundo disco no se calentaron la cabeza, y lo titularon como la superbanda de Grunge clásica: Mad Season. Aunque seguro que tienen una excusa para justificar lo injustificable. Después su carrera siguió más allá, con algún hiato de por medio, pero ya no alcanzaron la relevancia que tuvieron en sus dos primeros álbumes.



A finales de la década, la primera oleada de Post Grunge estaba desvaneciéndose, e ingresó la segunda. A diferencia de las primeras bandas Post Grunge, que crecieron al alero de la segunda oleada del Grunge y trataron un poco de subirse al carro del éxito mientras éste todavía estaba caliente, la segunda oleada del Post Grunge ya miraba al Grunge como algo de pasado; había algo que podríamos considerarlo como un espíritu de continuidad nostálgica, incluso de producir un sonido que a esas alturas ya era retro.

El ejemplo canónico de esta nueva manera de concebir el Post Grunge es Creed. Su primer disco, My Own Prison, data de 1.997, pero no puede decirse de ellos que hayan llegado a ser superestrellas sino hasta la canción My Sacrifice de... 2.001. Títulos que hacen sugerir un posible título para sus grandes éxitos: My Own Grammy o algo así. Irónicamente, sonaban como Pearl Jam en una época en donde los propios Pearl Jam no querían sonar como Pearl Jam, valgan las redundancias.



Igualmente emblemática resultó ser Nickelback. Merece ser incluída aquí, más que nada debido a ser la banda más odiada de todo el movimiento Post Grunge. Y no seré yo quien intente una maniobra revindicacionista respecto de ellos. Son quizás la banda Post Grunge más popular, más o menos porque andando el tiempo abandonaron los tintes grungies de su sonido, y abrazaron con entusiasmo la veta del rock alternativo con himnos para llenar arenas. Esto de llenar arenas, bandas como Queen o Aerosmith lo hacían con gracia.



Puede afirmarse que la corriente principal del Post Grunge trataba de acomodarse un poco en el legado de Nirvana y en Pearl Jam, pero otra menos notoria iba tras la senda más metalizada de Alice In Chains, con alguna influencia de Tool también. Tool por supuesto que no es una banda Grunge sino una mezcolanza extraordinaria de influencias que van desde el Rock Progresivo de la década de 1.970 hasta el sonido industrial a lo Nine Inch Nails; por lo mismo es una influencia que calza bien con muchas bandas que quieran una dosis de excentricidad en su sonido. Y ser seguidor de Alice In Chains en la década de 2.000 cuenta como excentricidad.

Godsmack es probablemente el ejemplo más pesado de estas bandas que tratan de ser un cruce entre el Post Grunge y el Metal Alternativo. Se estrenaron con el disco también llamado Godsmack en 1.998. Se ganaron su buena base de seguidores, aunque al igual que otras bandas respecto de Pearl Jam, ellos fueron criticados por ser un clon de Alice In Chains. Un clon de Alice In Chains que rueda videoclips con La Roca y Kelly Hu para la película El Rey Escorpión. La película será todo lo entretenida que se quiera, pero algo así es difícil de defender para los grungies más clásicos, por supuesto.



Y ya que mencionamos a Tool. Que no son Grunge. Ni Post Grunge. Pero algo de influencia hay. Un poquito. Pero un poquito importante.



En realidad, es seguro afirmar que el Grunge terminó por seguir el mismo camino que antes el Punk, y antes el mismísimo Rock 'n' Roll. Partió como un sonido en la periferia, o más bien como un ruido en la periferia, a través del cual sus cultores vertieron toda su rabia contra la sociedad, contra su propia exclusión, contra el sonido imperante en la época, etcétera. Su música era extraña pero tenía algún sentido, el expresar rechazo hacia el mainstream de su tiempo. Luego se hicieron populares porque el propio mainstream comenzó a odiar lo que hasta el minuto amaba; luego de populares vinieron los que no tenían una relación directa con el medio ambiente primigenio, y tomaron los elementos más cool del sonido, sin la filosofía de fondo. Al último, completamente domesticado, el Grunge se transformó en parte del paisaje, o peor aún, en una estampa dentro del museo. La camisa escocesa de franela partió siendo una necesidad de gente modesta, siguió como una moda, y acabó como una pieza de museo que denuncia cualquier película medio alternativa o de rebeldía adolescente de la década de 1.990 como filmada y estrenada en los años del Grunge, al lado de los cardados de la década de 1.980, los peinados afros de la de 1.970, etcétera. Es el ciclo natural de la música. El Grunge tuvo muy buenos cultores, y también los ha tenido mediocres y malos, como cualquier otro movimiento. Pero sin lugar a dudas, aunque de revolucionario y leyenda llegó a ser chasco y parodia, dejó una impronta indeleble durante la década de 1.990.

miércoles, 2 de abril de 2014

Grunge: Auge y caída (3 de 4).

Había algo de contradictorio en el éxito del Grunge. Era un sonido que había nacido precisamente para ser contracultural, y a mediados de la década de 1.990, el Grunge era la cultura musical que estaba en todas partes. El Grunge era alternativo y era la denuncia contra la mercantilización de la sociedad, su superficialidad, la voracidad consumista... y se había transformado en otro producto de mercado (y uno muy exitoso además), las nuevas bandas que iban saliendo a la luz iban a hacerse más superficiales cada vez (tendencia que iba a rematar en el Post Grunge) y la voracidad consumista ahora consumía la moda grungie. En Seattle, con un clima frío en donde los bikinis estilo Florida o Los Angeles están fuera del cuestionario, y con un nivel económico no demasiado boyante, las baratas camisas de franela eran una necesidad; en el resto del mundo era señal de moda, era ser alternativo... era hipsterismo veinte años antes de que el término hipster se hiciera masivo.

Una de las muestras de esto fue el programa MTV Unplugged. El formato de invitar a una banda a dar un recital acústico de una hora había empezado apenas dos o tres años antes, y ya en 1.992 una promisoria banda llamada Pearl Jam daba un recital acústico; justo es afirmar que de las Tres Grandes, Pearl Jam por su estilo era la que mejor se ajustaba al perfil; por cierto, lo hizo el mismo mes que Mariah Carey. Nirvana desfiló en 1.993; fiel a su filosofía ajena al estrellato, tocaron más bien pocos grandes éxitos, varias canciones de segunda fila (que, irónicamente, de desconocidas para el público en general gracias a dicho unplugged se transformaron en otros tantos grandes hits de la banda), y covers de otros artistas. No fueron pocos los que, cuando David Bowie cantó en vivo The Man Who Sold The World en una ceremonia de MTV de 1.995, se preguntaron por qué la gran estrella hacía un cover de Nirvana, cuando en realidad era al revés, Nirvana había hecho un cover de dicho tema en el Unplugged, y el tema mismo ya tenía dos décadas. La temporada 1.994 fue abierta por Stone Temple Pilots, también otra opción casi de cajón. En 1.995 entró Hole, no una banda Grunge estrictamente, pero con influencias, no en balde su vocalista Courtney Love había sido esposa de Kurt Cobain. Y Live, la primera banda Post Grunge en aparecerse en el programa. En 1.996 fue el turno de Alice In Chains, que debido a su tono más pesado y metalero, fue la que más debió retrabajar sus temas; en su beneficio debe decirse que les resultó muy bien. En 1.997... ya no hubo bandas Grunge en escena, en otra muestra de que para ese entonces, el fenómeno había llegado a punto muerto.



Otra muestra: la banda sonora de la película El cuervo, de 1.994. El avispado productor tuvo el olfato para vender una película destinada al mainstream alternativo, valga la contradicción en los términos, con un soundtrack plagado de una variedad de estilos musicales cuyo único denominador en común era el ser alternativos, para su época a lo menos. Porque mezclar a The Cure con Pantera en un mismo álbum es de siquiátrico; al menos digamos que el disco en sí merece ser escuchado, en algunos tramos más que en otros por supuesto. Y como no podía faltar una banda Grunge, metieron Big Empty de Stone Temple Pilots; eso sí, una y solo una nada más.

Otro síntoma de la sobremaduración del género fue la formación de un supergrupo. Ya más o menos había ocurrido con Temple of the Dog, pero eso había sido por una ocasión puntual, que no iba a volver a repetirse, salvo que se reunieran por cada cantante de Grunge dado de baja por sobredosis, lo que hubiera sido algo macabro. La idea tras Mad Season fue un supergrupo en toda forma. Para un estilo musical que hacía del antisuperestrellato una bandera de lucha, un concepto como reunir a la crema de la crema de las bandas Grunge para formar una superbanda era sin lugar a dudas síntoma de termitas en el maderamen. Los convocados fueron Layne Staley el vocalista de Alice In Chains como vocalista justamente, Mike McCready de Pearl Jam, Barrett Martin de Skin Yard y Screaming Trees, y John Baker Saunders. Quizás por permitirse algo más de jamming, el disco Above resultó de mejor calidad que lo esperable, oscilando entre un sonido Grunge por un lado, y otro más cercano al Blues Rock por el otro. Desgraciadamente, coincidió que después las drogas fueron más fuertes que Layne Staley, y nunca hubo lugar para un sucesor de Above.



Mientras tanto, las bandas señeras del género empezaron a atravesar por problemas. El disparo de salida fue literalmente una herida de bala: el suicidio de Kurt Cobain. Demasiado idealista para su propio bien, Cobain había asimilado la fama de muy mala manera, y en vez de dedicarse a disfrutar del dinero, las mujeres y las drogas (bueno, esto último...), se había enfrascado en un complicado matrimonio con Courtney Love, la vocalista de la banda alternativa Hole, sobre cuya verdad jamás llegaremos a saber, y en general se había dedicado a consumirse en angustia por ser un famoso ídolo juvenil. El 5 de Abril de 1.994 pasó a ser otro nombre más en el tétrico Club de los 27, junto a Janis Joplin y Jimi Hendrix. Con tres discos a cuestas (Bleach, Nevermind e In Utero), Nirvana se acabó, ya que los dos miembros restantes decidieron que no iban a seguir la banda, y de hecho separaron caminos. Krist Novoselic formó otras bandas y en general siguió una trayectoria errática y en una relativa oscuridad. Dave Grohl por su parte formó Foo Fighters y derivó hacia el rock alternativo, consiguiendo salir de la sombra de Nirvana y alcanzando estatus de estrella del rock por sí mismo; en un minuto invitó a Novoselic a unírsele, pero éste declinó, pensando en que la gente lo consideraría como una especie de reunión de Nirvana después de la muerte de Cobain.

El caso de Pearl Jam fue diferente. Eddie Vedder y el resto de la banda no se tomaron el éxito muy bien. Llenaban estadios, pero eso no era suficiente. O era demasiado, a según el punto de vista. En 1.994 lanzaron Vitalogy, un disco más oscuro y depresivo que sus dos anteriores (Ten y Vs.), y desde ese entonces, con cada nueva realización, se encargaron de subvertir cada vez más lo que se esperaba de ellos. En consecuencia, pasaron a la segunda fila del rock, aunque conservando una reducida pero fiel base de seguidores. Ayudado por la enorme cantidad de clones del estilo de canto de Eddie Vedder, por supuesto, lo que ha hecho que muchos fanáticos de la siguiente hornada, como Creed por ejemplo, cuando descubren a Pearl Jam, o lo consideran sin gracia, o peor aún, consideran que Pearl Jam copia a la banda más reciente de turno.



Alice In Chains por su parte tuvo todavía otra clase de problema distinto en el estrellato: la adicción a las drogas. Después de Dirt, su disco de 1.992 que había sido el exitoso sucesor de Facelift, el futuro de Alice In Chains se complicó cada vez más. Lanzaron todavía otro disco más en 1.995, titulado Alice In Chains justamente, pero las tensiones internas provocadas por la creciente amistad de Layne Staley con los tóxicos terminaron de hacer el trabajo: la banda se disolvió en 1.996. Después hubo algún que otro conato de reunión entre las dos grandes cabezas de la banda, Layne Staley y Jerry Cantrell, pero todo se fue al demonio cuando en 2.002 el cuerpo de Layne Staley fue encontrado muerto... dos semanas después del deceso en sí. Por sobredosis, natural y desgraciadamente. Eso impidió que saliera después un segundo disco de Mad Season, pero no un nuevo disco de Alice In Chains, cuando por lógica debería ser más sencillo reemplazar a alguien en un supergrupo que en un grupo normal y corriente de los de toda la vida. Misteriosas son las leyes de la música.



Es decir, a mediados de década de las Tres Grandes sólo quedaba una, y una que se desesperaba por no ser Grunge. Y todo esto, mientras paradójicamente muchas bandas allá afuera estaban adoptando el sonido grunge como parte suya, cuando no plagiándolo directamente.

Uno de los experimentos más interesantes en esta línea fue Queensryche. Dicha banda había comenzado como Metal Progresivo a mediados de la década de 1.980, y había logrado cierto estrellato con el disco Empire en 1.990. Cuatro años después lanzaron su sucesor: Promised Land. Para cualquiera que lo escuche, la influencia de la escena de Seattle es obvia. Por suerte, Queensryche hizo dos cosas: por un lado, metió tonos grungies lo justo y preciso para variar su estilo, no para cambiarlo, y en segundo lugar incorporó otras influencias que no eran del Grunge, incluyendo alguna que otra parte de saxofón, resultando en uno de los discos más extraños de su carrera... y de la carrera de cualquier banda, pero uno altamente recomendado para cualquier aficionado que valore la creatividad por encima de las fórmulas, de cualquier fórmula.



Vergonzoso en cambio fue el caso de Mötley Crue. Los intérpretes de Dr. Feelgood habían partido y seguido como una banda de desvergonzado Glam Metal, por lo que el Grunge se los había llevado por delante, como a tantos de sus colegas. Para el disco Generation Swine de 1.997 le dieron un upgrade a su sonido, remake de Shout at the Devil incluido. El resultado fue un cataclismo apocalíptico para la banda, que sepultó cualquier respetabilidad que les pudiera quedar. Eso, y el videoclip de Pamela Anderson haciéndole cositas al vocalista Tommy Lee también, aunque esto último poco tiene que ver con el Grunge.



Sumemos a estos dos ejemplos un tercero, ahora de banda completamente influida por el Grunge, que sin embargo no suele ser considerada dentro del género. En Suecia, en 1.996, una banda compuesta toda de chicas llamada Drain STH lanzó su disco debut, Horror Wrestling. Fueron saludadas en la escena metalera más o menos como clones de Alice In Chains, pero en versión femenina. Lanzaron otro disco más, Freaks of Nature, antes de desaparecer completamente del mapa. No sin antes irse de gira y actuar como teloneras para... Type O Negative, la primera banda de Metal Gótico propiamente tal. Cuando le preguntaron a Peter Steele el vocalista de Type O Negative acerca de por qué habían elegido a Drain STH como teloneras, en alusión implícita a su trasfondo más Grunge que gótico, éste se limitó a contestar simplemente que ¿las has oído tocar?; aunque por otra parte hablamos de una banda compuesta sólo por chicas a un lado, y por un hombre que se tomó fotos para la revista Playgirl por el otro, así es que quién sabe.



Farándula aparte. Otro factor coadyudante en la extinción del Grunge fue la sobresaturación. Se diga lo que se diga, el Grunge era poco divertido: demasiada depresión primero, y andando el tiempo, demasiada pose de afectada sencillez con profunda vida interior después. Con una moda muy poco glamorosa, de forma adicional. Además, los británicos se habían acostumbrado a ir liderando la escena, o el ala más intelectualoide y pretenciosa de la escena a lo menos, y les era intolerable que el testigo se los hubieran arrebatado un puñado de taladores de árboles de los bosques profundos de una antigua colonia... de Estados Unidos... o de Canadá, quién sabe dónde está Seattle... e inventaron el Brit Pop. Irónicamente y en retrospectiva, como muchas de esas bandas venían del sonido Manchester, tendían a ser algo depresivas y era inevitable que algo de Grunge se les pegara de todas maneras. La canción Love Spreads de The Stone Roses es un ejemplo de texto: no será Grunge, pero la manera de armonizar las guitarras tiene aroma. Desde luego que después la banda Blur se hizo famosa con su estilo más juguetón, y el tema quedó zanjado. A favor de los británicos. Por el momento a lo menos.

El Grunge había pasado entonces por algunos años de génesis, había llegado a su apogeo, y los grandes de la segunda oleada estaban ya en los cuarteles de invierno. ¿Hacia dónde podría marchar el Grunge ahora? ¿Habría acaso una tercera oleada? Algunos se atreven a considerar de esa manera al Post Grunge, que constituirá la cuarta entrega y final de Grunge: Auge y caída, acá en la Guillermocracia.
Related Posts with Thumbnails

¡Blogoserie a la carta!: ¿De qué género quieres que sea el o la protagonista?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuántos protagonistas quieres que sean?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuál será la ambientación?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Contra quién se enfrentan el o los héroes?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuál es la motivación del protagonista?