¡¡¡Blogoserie a la carta en la Guillermocracia!!!

No lo olvides. Durante Abril y Mayo está abierta la votación para que ayudes a decidir sobre el argumento y características de la blogoserie a la carta que estamos planeando publicar acá en la Guillermocracia. Vota en la parte inferior de esta página, o bien, pincha el enlace para mayores detalles.
- POR ORDEN DEL DIRECTOR SUPREMO DE LA GUILLERMOCRACIA.

domingo, 2 de febrero de 2014

Cinco trucos para pagar menos impuestos en Chile (1 de 5).


Aunque lo más habitual en la Guillermocracia es que hablemos de cine, cómics e Historia, de tarde en tarde nos dejamos caer con posteos de utilidad pública como la serie que empieza en este punto. En Chile, en vísperas de haber sido elegida Michelle Bachelet como Presidenta para el período 2.014 a 2.018, una de las banderas de lucha levantadas es la reforma tributaria. Los que defienden el sistema tributario tal y como está, argumentan que gracias a éste, Chile se ha puesto en la senda del progreso, tiene buenos indicadores económicos, hay fomento para los emprendedores, etcétera. Los que critican el sistema, señalan que el actual modelo tributario privilegia a unos pocos, exacerba la desigualdad social, y tiene más agujeros que un queso suizo. ¿Y qué opinión tiene usted?

Usted no tiene ninguna opinión fundada, por supuesto. Porque si poca gente sabe de leyes, menos aún tiene idea de cómo funciona el sistema tributario. Mal que mal, los mecanismos para separar a un contribuyente de su dinero son bastante sofisticados, los de un contribuyente para no separarse de su dinero también, y el grueso de las personas sólo huele un aroma de que no todo está en su punto de cocción. Hasta ahora, porque en esta serie de cinco posteos que publicaremos acá en la Guillermocracia, le explicaremos a usted con peritas y manzanas cómo es que la gente que sabe de verdad, se las arregla para ahorrarse impuestos. Y lo mejor de todo, es que los cinco mecanismos son perfectamente legales. Quien los utiliza no está defraudando al Fisco porque está pagando lo justito que le corresponde según la ley tributaria. El único problema es que esos mecanismos privilegian a los que saben. No a usted. Pero a partir de ahora... usted sabrá.

De manera que partamos con el primer mecanismo por el cual, si usted lo utiliza, la ley ni siquiera lo obliga a meterse la mano al bolsillo, pelear con el cocodrilo y sacarse algunas monedas, para pagar impuestos que financien políticas públicas que beneficien a todos los chilenos.

1.- Si usted es empresario, su empresa sólo paga impuestos contra las rentas retiradas.

O mejor dicho, las rentas que corresponden al impuesto de primera categoría, porque dicho impuesto no se le aplica a las empresas en cuanto empresas (sociedades en el sentido jurídico del término en cuanto sociedades en el sentido jurídico del término, siendo más precisos), sino a cierta clase de rentas, las que enumera el art. 20 de la Ley de Impuesto a la Renta, dejando afuera un numeral que establece un impuesto especial para los premios de lotería. Pero el resto del listado del art. 20 se refiere a rentas y no a las empresas o sociedades en sí. Ahora bien, suele suceder que el grueso de los contribuyentes que obtienen esas rentas son empresas bajo una forma jurídica de sociedad, así es que las llamaremos empresas por propósitos de simplificación.

Este numeral va a ser algo un poco resumido porque ya hablamos latamente sobre el tema de las rentas retiradas en otro posteo de la Guillermocracia (El Fondo de Utilidades Tributables en la mira), así es que trataremos de no repetirnos mucho aquí. Aún así, hagamos un poco de introducción. Usted puede cobrarle impuesto a varios ítemes, que en general se reunen en tres rubros: la renta (lo que usted gana en el año, que es la suma de todo lo que ingresa, después de descontarle todo lo que gasta), el consumo (lo que usted gasta en el año) y el patrimonio (lo que usted tiene como señor y dueño, en términos muy simples). En Chile el impuesto al patrimonio es anticonstitucional porque implica una expropiación sin compensación; el consumo por su parte se grava con el nunca bien apreciado IVA (Impuesto al Valor Agregado) y los impuestos especiales, entre los cuales el que desata más incendios es el impuesto especial a los combustibles (perdón por el chiste fácil).

Y luego viene el impuesto a la renta. Que en realidad son varios. En teoría, si usted es empresa, debe pagar impuesto de primera categoría, que grava sus rentas como empresa, y luego global complementario, que grava todas sus rentas; si usted es persona, debe pagar impuesto de segunda categoría, que grava sus salarios, remuneraciones y honorarios, y luego global complementario. Si usted es una persona que vive fuera de Chile pero obtiene rentas de fuente chilena, está afecto no al global complementario sino a un impuesto llamado adicional; si usted vive en Chile es poco probable que el Fisco pueda ir a remecerlo como un árbol con fruta madura para ver si le caen monedas, así es que el impuesto se le cobra a la persona que debe remitirle el dinero desde Chile, a nombre suyo. Hay otros impuestos a la renta menores por aquí y por allá, pero no merecen nuestra atención para el asunto. En teoría el sistema es más o menos simple porque las empresas se gravan de una manera, y los peatones de otra.

Y aquí viene el rasgo de genialidad de los próceres del Derecho Tributario de Chile, tan avanzado y visionario que ningún otro país del mundo ha tenido la sapiencia de instalarlo; y eso que hablamos de un planeta Tierra en donde una tonelada de gobiernos de dudosa reputación han tratado de ver cómo copian innovaciones neoliberales chilenas como las ISAPREs y AFPs. En Chile, como parte de la reforma tributaria de 1.985, se les ocurrió crear un beneficio por el cual la empresa no iba a pagar impuesto a la renta sobre las utilidades o rentas devengadas, sino sobre las retiradas.

Hagamos un poco más de teoría. La renta se puede clasificar en devengada y retirada. La renta devengada se calcula sumando todo lo que entra a su bolsillo, y después restando todo lo que sale de él. Si usted tiene una fábrica de galletas e hizo ventas por 110 millones de pesos en el año, y fabricar esas galletas le costó 50 millones, entonces su renta devengada es de 60 millones. Por lógica, usted debería pagar impuestos sobre 60 millones de pesos, ¿no? Pues, en Chile... no necesariamente.

Supongamos que usted es una empresa que tiene ingresos por menos de 5000 UTM (unidades tributarias mensuales) al año. En ese caso, usted puede acogerse al beneficio del art. 14 bis de la Ley de Impuesto a la Renta (contenido en el Decreto Ley 824... larga historia). Dicho beneficio consiste en que usted paga impuesto no sobre la renta devengada, sino sobre la renta retirada. ¿Y ésta, cuál es? Es la que el empresario saca de la caja y se echa al bolsillo. Volvamos al ejemplo anterior. La empresa tuvo utilidades por 60 millones. Pero usted, como empresario, decidió sacar solamente 20 millones, y dejar 40 millones en la empresa. Entonces usted paga impuestos sólo sobre los 20 millones, no sobre el total de los 60 millones.

La idea básica de dicha reforma era capitalizar las empresas, para que éstas tuvieran recursos con las cuales invertir, producir, generar crecimiento económico, y en última instancia potenciar la economía. Después de todo, si usted tiene 40 millones dentro de la empresa porque no los retiró, no los va a dejar ociosos: va a querer comprar más maquinaria y contratar más trabajadores para fabricar más galletas, va a obtener más utilidades, y al último va a pagar más impuestos, y el Fisco y la República como un todo van a terminar beneficiándose aún más.

En la práctica lo que pasó es que los empresarios descubrieron que si pueden acogerse al beneficio del art. 14 bis, y retirando el mínimo necesario para comprarse un buen traje Armani, costear el automóvil del año y unas vacaciones en Europa, pueden mantener todo su dinero en las empresas, y no pagar ni un solo peso de impuestos por el mismo. En Chile hay millones de millones de pesos dentro de las empresas, producto de utilidades, que no han pagado un solo peso de impuesto a la renta. Esto es el llamado FUT, el famoso Fondo de Utilidades Tributables, cuya abolición ha dado algo de debate en el último tiempo; aunque en realidad, abolir el FUT es una manera algo imprecisa de decir lo que técnicamente es que todas las empresas tributaran por renta devengada y no por renta retirada, eliminando el beneficio del art. 14 bis, o restringiéndolo a niveles que resulten inocuos para la buena marcha de las finanzas estatales.

El margen del beneficio es bastante generoso, ya que 5000 UTM son algo más de 200 millones de pesos (la UTM para Febrero de 2.014 es de 41.181 pesos), o sea, casi 390.000 dólares. Pero de todas maneras, las empresas por encima del margen pagan igual, ¿no es cierto? No necesariamente. Porque lo que llamamos una gran empresa en Chile en realidad suelen ser racimos de pequeñas empresas, y como cada una tributa por separado, entonces cada una de manera individual puede que pueda acogerse al beneficio, aunque en conjunto no podrían hacerlo.

Por supuesto que este beneficio existe sólo para los empresarios. Si usted es un peatón de la calle que vive de su salario, usted no pagará impuesto a la renta por renta retirada como ellos. Usted pagará impuesto a la renta sobre la totalidad de su salario, no sobre la parte que retire del mismo. Si usted gana un sueldo de 500.000 pesos al año, no puede retirar 300.000 y dejar 200.000 en la empresa que lo tiene contratado a usted, y después pagar impuestos sólo sobre los 300.000 en vez de por los 500.000 en total. No, a usted le pagan el total de los 500.000, y eso es lo que tiene que declarar. Es más, usted ni siquiera paga el impuesto a la renta sobre esos 500.000, porque eso es uno de los llamados impuestos de retención: su empleador es quien le retiene la fracción de su salario que se va a ir en impuestos, y él lo entera en caja al Fisco.

Si usted tiene dos trabajos, entonces la base del impuesto va a progresar. Ahí usted al declarar debe pagar la diferencia. Y ay de usted si no lo hace. Ahí no hay renta devengada ni presunta que le valga, sino una larga y dolorosa auditoría bajo la lupa atenta y vigilante del Servicio de Impuestos Internos.

Al menos a usted le queda el consuelo de que si gana el salario mínimo, usted cae dentro del tramo exento del impuesto global complementario, y por lo tanto no paga impuestos sobre sus remuneraciones. Ser pobre tiene su beneficio tributario, porque algún aspecto bueno tenía que tener.

En la próxima entrega de Cinco trucos para pagar menos impuestos en Chile... ¿Sabía usted que siendo un empresario chileno, lo que usted paga en primera categoría puede descontárselo del impuesto global complementario? Próximamente en la Guillermocracia, aprenda otro truco tributario que está disponible para otros, no para usted.

5 comentarios:

PAOLA Arte Cuadros dijo...

Estimado Guillermo necesito de su ayuda por favor llegue a su blog ,pues necesito saber sobre la ley de arrendamientos impuestos etc por favor aca esta mi email
Paoalejjperez@hotmail.com

PAOLA Arte Cuadros dijo...

Por favor necesito comunicarme con usted es urgente

Guillermo Ríos dijo...

Siento mucho no poder atender su requerimiento, pero yo no puedo atender casos particulares de ninguna clase por estos días. Si tiene problemas judiciales y necesita un consejo, es mejor que se dirija a un abogado particular de su confianza para que atienda su caso y lo tramite ante tribunales según corresponda. Si no puede financiarse un abogado particular, puede dirigirse a la Corporación de Asistencia Judicial que corresponda a su domicilio para que la atiendan en forma gratuita. Cualquiera sea el caso, le deseo la mejor de las suertes con su gestión.

PAOLA Arte Cuadros dijo...

Estimado Guillermo se le agredece cordialmente su respuesta , gracias a Dios no tengo problemas judiciales de ningun tipo, usted se pone el parche ante la herida, si es abogado , no tenia idea , saludos cordiales

Paola Perez S.

Guillermo Ríos dijo...

De nada, y me alegra saber que no son problemas de índole judicial. En cuanto a mí mismo, no soy abogado, soy egresado en Derecho, razón por la que conozco de esta clase de temas por acá en la Guillermocracia.

Saludos cordiales igualmente.

Related Posts with Thumbnails

¡Blogoserie a la carta!: ¿De qué género quieres que sea el o la protagonista?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuántos protagonistas quieres que sean?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuál será la ambientación?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Contra quién se enfrentan el o los héroes?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuál es la motivación del protagonista?