¡¡¡Blogoserie a la carta en la Guillermocracia!!!

No lo olvides. Durante Abril y Mayo está abierta la votación para que ayudes a decidir sobre el argumento y características de la blogoserie a la carta que estamos planeando publicar acá en la Guillermocracia. Vota en la parte inferior de esta página, o bien, pincha el enlace para mayores detalles.
- POR ORDEN DEL DIRECTOR SUPREMO DE LA GUILLERMOCRACIA.

miércoles, 26 de febrero de 2014

Cinco razones para NO tener un blog.


Considerando que la blogósfera comenzó su expansión en serio a mediados de la primera década del siglo XXI, ésta ya es una veterana con una decena de años encima. En materia de informática, una década es una vida entera. Hay agoreros allá afuera que desde el inicio del fenómeno están profetizando su muerte, pero como lo comentábamos en el posteo ¿Se está muriendo la blogósfera?, es poco probable que ello suceda. La blogósfera tradicional ha experimentado una contracción, eso es cierto, y muchos blogueros han migrado de los blogs tradicionales a las redes sociales y el microblogging estilo Twitter o Tumblr, pero ésas eran gentes que no tenían mucho que decir dentro de la blogósfera de todas maneras, de manera que no es una pérdida tan sensible.

Por otra parte, ¿están tan desencaminados los tránsfugas? Los blogueros más contumaces, aquellos que se han quedado contra viento y marea, lo hacen convencidos de que mantener un blog tiene sus beneficios. Que los hay. No de índole económica, porque de un blog no se vive. Pero sí los hay de otro tipo. La satisfacción de ver un posteo en línea, bien hecho. Los comentarios escasos, pero que llegan de todas maneras. El intercambio de ideas. El compartir gustos y aficiones. Pequeñas perlas que hacen más llevadera la vida.

Y luego están los inconvenientes. Que los hay. La mencionada falta de beneficios económicos es la más obvia. Ser bloguero no es una afición como la carpintería, de la que usted puede sacar muebles con los cuales alhajar su casa. Se es bloguero por gratis. Por bolitas de dulce. Y exponiéndose a que sus mejores posteos sean copiados, replicados, y sin acreditar tu autoría. Con un poco de suerte, usted está cambiando el mundo, pero como a Nikola Tesla, nadie le va a dar crédito por eso.

Y luego están los otros inconvenientes. Los costos invisibles, los que ni los mismos blogueros suelen considerar. Pero que aquí transparentaremos y sinceraremos, porque en algún minuto, todo bloguero debe tener algo de autoconciencia. Además, si convencemos a algunos blogueros de que se bajen, disminuirá la competencia, y eso sólo puede reportar en nuestro beneficio. Como cualquier otro estado, la Guillermocracia se basa en el maquiavelismo y la raison d'Etat.

1.- Es una actividad menos sobre la cual usted debe preocuparse.

Salvo que usted sea un ocioso malviviendo del seguro social, que los hay cada vez menos no por la reactivación de la economía que nunca termina de llegar, sino por los recortes en las prestaciones sociales que nos están arrojando de regreso a la Edad Media, usted tiene las manos llenas con un montón de ocupaciones. El trabajo, eso por sentado. Porque en nuestra sociedad moderna en donde las personas son engranajes del sistema y pueden ser reemplazados en cualquier minuto, las teóricas ocho horas diarias de trabajo hace tiempo que dejaron de ser una realidad. Hoy en día, usted debe demostrar su compromiso con la empresa estando disponible 24/7, y sin que le paguen horas extraordinarias. Y si usted tiene familia, ahí se marchó a paseo el resto de su tiempo libre. A la hora de hacer la lista de actividades del día, de manera insensible usted notará que bloguear queda relegado al lugar nº 20 o 21, de una lista de 22. El nº 22 es ir al gimnasio, por supuesto. La gente que le asigna una prioridad más alta al gimnasio no bloguea. O si lo hacen, es tomándose fotitos en el gimnasio y subiéndolas a Twitter o Facebook. Pero los blogueros de fuste tenemos un nombre para tomarse una foto y subirla a la red social: blogueo para flojos. El bloguero de verdad se preocupa por su blog así como un jardinero por sus plantas. Y usted ya sabe que muy poca gente allá afuera se da el tiempo para dejar de trabajar o atender su familia durante algunas horas para regar geranios o podar naranjos.

2.- Usted evita una actividad sedentaria e hipocalórica.

Salvo las mencionadas personas que se toman fotos mientras levantan pesas o hacen footing y las suben a su página personal, el resto de los blogueros se sienta frente a su pantalla y teclado, y escribe. O navega en Internet. En cualquier caso, es una actividad hecha para ir desarrollando grasitas alrededor del abdomen. Cuando uno escribe, es inevitable que la ansiedad de sacar adelante el posteo abra el apetito. Y en pos de la celeridad del proceso de blogueo, uno para el cual no se tiene tiempo, según vimos en el punto anterior, se agarra la cosa más rápida de abrir y comer. Que nunca es una zanahoria para morder, que debe ser pelada, o una manzana, que debe ser lavada. No. Lo más rápido para abrir y comer es un paquete de papas fritas o unas galletitas o cualquier otra comida chatarra. Al menos el consumo por ansiedad es menor que los coreanos en maratones de StarCraft. Pero está ahí, invisible, omnipresente, ayudándole a subir kilos de peso. Si usted bloguea, prepárese para lo inevitable: andando el tiempo usted se parecerá cada vez menos a usted mismo, y cada vez más al Hombre de la Tienda de Cómics.

3.- Usted se evita el disgusto de que nadie lo lea.

Las personas tímidas por lo general no tienen blog. Exponer ideas y ser blanco de comentarios negativos y críticas no es lo suyo. Puede que una persona sea corta de genio en público, y un poco más desatada en Internet, pero es poco probable que aún así llegue a tener un blog; en este caso lo que tenemos es una persona pegada a Facebook, chateando o subiendo fotos de todo lo que hace en el día, a la espera de esa invitación mágica para ser amigos en Facebook que por milagro lleve a algo más. El bloguero promedio por lo general tiene personalidad. Y eso significa que escribe porque desea ser leído. El problema es que los blogs le interesan de manera primaria a otros blogueros, quienes están más entusiasmados con que los lean a ellos, no ellos leer el trabajo de usted. El bloguero así puede pasar unas buenas rabietas cuando se esfuerza en un posteo, sólo para descubrir que no hay comentarios, y que el número de visitas apenas se empina a una decena. Y se vuelve peor cuando descubre que la gente visita los cinco posteos de su elaborada y muy bien razonada serie sobre los videojuegos de Tomb Raider, únicamente buscando fotitos de Angelina Jolie. Si un bloguero ha estado más de seis meses en línea, entonces felicitaciones, ése ha conseguido controlar su disgusto y se ha rendido ante lo evidente. Aunque por lo general de mala gana. Para eso mejor no tener un blog, ¿verdad?

4.- Usted se evita la tentación de promocionar su blog entre sus amigos o parejas.

Usted se crea una cuenta, y luego crea un blog con un nombre bonito. Lo diseña, lo adorna, lo deja impecable. El blog es una expresión de su propia personalidad, una extensión suya. Entonces va usted a la gente a su alrededor, y les informa muy campante y orondo, que usted tiene un blog, y los invita cordialmente a que lo lean. La sorpresa subsiguiente es descubrir que incluso sus amigos más amigos, ninguno de ellos se toma la molestia de leer su blog. Es decir, lo han mirado, le han echado un vistazo para enterarse de qué se trata, y luego nunca más lo leyeron. A las semanas o meses, usted les pregunta qué les ha parecido... [insertar el nombre del blog en cuestión aquí]. Entonces ellos lo miran a usted con cara de marciano, y no hacen el mínimo esfuerzo por recordar qué significa ese título, esperando en cambio que usted les explique. "Mi blog", les aclara usted, antes de añadir con tono cómplice: "¿Recuerdas que te había comentado que tengo un blog?". "¡Ah!", dicen, y están a punto de decir que les pareció muy bien, cuando reparan en que sería demasiado notoria la hipocresía después de no acordarse siquiera del nombre, y dicen algo de compromiso. Algo como: "Ah, sí, lo vi el otro día, igual está bueno". Usted se va frustrado, rezongando para sus adentros que cuando esa persona cree su propio blog, usted no lo leerá; rezongo en vano, porque esa otra persona jamás creará un blog. Andando el tiempo, descubrirá que ni su propia pareja lo lee, o si lo hace, es porque usted presiona a dicha pareja y esa pareja, para quedar bien, echa un vistazo rápido para enterarse de cuál fue el último tema sobre el cual usted posteó, y hacer como que lo leyó, mencionando a la pasada dicho tema para no pillarse a sí misma, pero poco más. Esto es una ley inexorable con las parejas de blogueros, salvo que usted haya publicado un posteo con fotos de Samantha Fox aireándose sin ropa, en cuyo caso por la alineación cósmica y las leyes de Murphy, su pareja justo ese día y de manera fatal, encontrará el tiempo y las ganas para leerlo. Y no se lo tomará a bien.

5.- Usted se evita disgustos con novias o esposas histéricas.

Es un hecho que el grueso de los blogueros son hombres. Los hay mujeres, pero ellas por lo general tienen una mentalidad más pragmática, y si van a dedicarse a redactar textos, será para publicarlos en forma de libro y lucrarse con ellos, no dejarlos disponibles en línea gratis para todo el mundo. Lo que es prueba de que la mujer suele ser más inteligente que el hombre, bien mirado. Pero muchos blogueros, aunque no tengan tiempo, se hayan echado algo de cintura, sean neuróticos de la frase 0 comentarios en este posteo y prediquen el blog entre sus amistades, aún así han conseguido enganchar a una novia o esposa en su vida personal. Y la chica promedio tiene metido en el disco duro que el tiempo libre del hombre le pertenece a ella. Si él no está trabajando, almorzando o durmiendo, entonces el hombre está disponible para los planes de ella. Y si él es un bloguero devoto y dedicado, estallará el conflicto inevitable: "¡Así es que prefieres tu blog a estar conmigo! ¡Tú ya no me quieres!". Todos los blogueros hemos tenido en la vida una chica que se ha enojado porque en un determinado minuto estamos más pendientes del siguiente posteo que de ellas. La idea de compartimentar tiempos y espacios, de dedicarle un tiempo a ella y un ratito al blog, es un concepto que tienden a aceptar de mala gana, aunque la ratio ellas/blog sea de 8 a 1. Créanlo o no, un bloguero puede ser una persona muy popular entre las chicas porque para ser bloguero hay que tener un mínimo de inteligencia; es sólo que ellas preferirían que el chico en cuestión utilizara la inteligencia para conversar con ella y entretenerla a ella primero, y después para ganar toneladas de dinero trabajando en una vida en común con ella, no escribiendo posteos y entreteniendo a una masa anónima de eventuales internautas que no son ella.

Si después de todo lo anterior aún perseveran en mantener sus blogs, entonces felicitaciones, porque se han ganado la medalla al heroísmo. Pocas actividades en la vida tienen tantas razones para ser desaconsejables, y aún así hayan encontrado gente persistente que, por humilde amor a la cultura, sigan adelante en la brecha. Más allá del tercer posteo, por lo menos.

domingo, 23 de febrero de 2014

Cinco películas que se meten la ley en el bolsillo.


Lo que hace interesante a toda película es el conflicto, y una fuente inagotable de conflictos es la ley. El género cinematográfico entero del drama de corte judicial juega con esto. Y sin embargo, la realidad a veces parece insuficiente para crear drama, así es que es necesario torcer las leyes un poco, para que se ajusten a las necesidades de crear un buen conflicto dramático en pantalla. En la vida real torcer la ley sería ilegal, y en las películas... también, pero lo hacen igual. Por el recurso de que la ley en las películas funciona de manera distinta a como funciona en la vida real. A veces grotescamente distinta. Y el público se lo sigue tragando. Esto es así para las películas de abogados y jueces, pero también para las películas de empresarios, grandes corporaciones, etcétera. A continuación en la Guillermocracia, cinco ejemplos de cómo el cine a veces se ha visto obligado a retorcer la ley de manera incluso más creativa que su abogado corrupto favorito, con el fin de que la película sea más dramática. Y en algunos casos, para que haya drama en primer lugar. Claro que esto no es un juicio sobre las películas en sí. Algunas de las que incluimos en el listado son muy buenas dentro de lo suyo. Pero una cosa es ser bueno y otra cosa respetuoso de la ley. Dejémoslo de esa manera.

1.- Los Intocables (1.987): El jurado no funciona así.

La película: Si no han visto Los Intocables, sáltense al siguiente número porque lo que viene es un spoiler grueso del final. Si han visto la película, recordarán que Al Capone es arrestado no por la serie de asesinatos que dejó caer por el camino, sino por evasión de impuestos, porque nunca pudo justificar de dónde salió todo el dinero que lavó; hasta ahí no solo es verosímil, sino que de hecho los impuestos están tan controlados que el Al Capone histórico y mucha gente después ha caído por esta trampa. Pero en la película Al Capone, interpretado por Robert De Niro, se guarda una última carta bajo la manga: ha sobornado al jurado. El héroe Elliot Ness, interpretado por Kevin Costner, presiona entonces al juez para que haga algo al respecto, y lo convence diciéndole que él también estaba en la nómina de los sobornados (es un bluff porque no lo estaba, y funcionó). ¿Qué hace el juez? Aquí viene la parte en que los guionistas les faltó un curso de Derecho. El juez manda intercambiar dos jurados completos, entre el suyo propio y el de un proceso que se está ventilando al lado. Al Capone se fastidia, presiona a su abogado para que haga algo, y éste, en el momento épico supremo de la película, cambia la declaración de inocente a culpable, asegurando así el triunfo completo y absoluto de los héroes sobre las fuerzas del mal.


La realidad: En el sistema judicial estadounidense, el jurado es una de las más importantes garantías procesales para los ciudadanos. El juicio por jurados se instituyó en el Derecho Anglosajón en el siglo XII después de Cristo por el rey Eduardo II de Inglaterra, y de ahí pasó a Estados Unidos; a su vez, el juicio por jurados fue creado como una garantía para los comunes, de que iban a ser juzgados por otros comunes igual a él, y no por una autoridad real o feudal que pudiera hacer uso y abuso de su poder para condenar a inocentes a quienes les tuviera sangre en el ojo. El nombramiento de un jurado implica una sesión aparte en la que los abogados comparecen y tachan a cuanto jurado les parezca que no tendrá la debida imparcialidad para con el juicio, debiendo el juez aceptar la tacha por supuesto para evitar abusos por parte de los leguleyos (de manera un poco pasada de roscas, este nombramiento y tacha de jurados es la base de Tribunal en fuga, un thriller de 2.003, dicho sea de paso). El jurado en Estados Unidos debe presenciar la totalidad del proceso y escuchar a todos los testigos. Por lo tanto, si hubiera prueba de que el jurado está corrompido, lo que procedía era simplemente declarar nulo el juicio, y llamar a un nuevo juicio (no se vulnera el principio de que no se puede juzgar dos veces un mismo delito porque el primer juicio es nulo y por lo tanto carece de todo valor). Pero claro, eso hubiera quedado un poco soso de cara al espectador, de manera que tenemos la salida melodramática que tenemos en la película. Por añadidura, un abogado que cambia la declaración de inocencia a una de culpabilidad sin el consentimiento de su cliente, debería ser despojado de su título y permiso para intervenir en juicios de inmediato, por la grosera falta a la ética profesional que ello representa, ya que un abogado no está para hacer justicia sino para defender el interés de su cliente por todos aquellos medios que la ley le franquea. Si el juez insiste en el camino de cambiar al jurado, el abogado debería haber reclamado la nulidad del juicio de inmediato. Al Capone quizás hubiera sido condenado lo mismo en otro juicio, pero le hubiera ganado tiempo, a lo menos.

2.- Doble riesgo (1.999): Es cierto que un mismo delito no puede ser juzgado dos veces pero...

La película: La chica que interpreta Ashley Judd está felizmente casada, hasta que de pronto su marido aparece muerto, o algo así. La chica es arrestada, llevada a juicio y condenada por homicidio en la persona de su marido. Pero todo ha sido parte de una elaborada puesta en escena por parte de éste, que no está muerto sino que ha obtenido la condena de su esposa y ha desaparecido con dinero. La chica sale después de la cárcel, y se dedica el resto de la película a buscar y cazar a su marido porque tiene licencia legal: como ya ha sido juzgada por el asesinato de su cónyuge, entonces podría ir y dispararle a su adorado tormento delante del Presidente de la República, el Presidente de la Corte Suprema y el Presidente de Coca Cola, y no podrían tocarle un solo pelo. Eso, en virtud del principio de que un mismo delito no puede ser juzgado dos veces (non bis in idem, que en latín significa no dos veces en lo mismo).

La realidad: Para que concurra un non bis in idem, debe tratarse exactamente del mismo delito. Dos intentos de asesinato sobre una misma persona no cuentan como un mismo delito, sino como dos, por razones bastante obvias. Vale que el primer intento de asesinato nunca ocurrió porque todo fue un engaño por parte de la supuesta víctima, pero aún así era un hecho que revestía caracteres de delito, que es diferente al hecho del verdadero intento de asesinato. El marido sigue siendo culpable, aunque no de homicidio sino de alguna clase de fraude (la tipificación de los fraudes tiende a ser confusa porque los propios medios para cometer fraude no tienen más fronteras que el ingenio del defraudador), amén de deberle a la protagonista una cuantiosa indemnización civil por daños y perjuicios. La segunda vez en que la protagonista da la apariencia de tratar de matar al marido (sólo apariencia, porque en realidad es la primera vez), cuenta como un segundo hecho que reviste caracteres de delito, con independencia de si después concurren atenuantes o eximentes respecto del mismo. En la película, Ashley Judd sí hubiera terminado siendo juzgada otra vez por asesinar a su marido (que esta vez, soplo del final, sí se muere), ya que si bien en apariencia concurre la legítima defensa, no es menos cierto que a lo largo de toda la película ella ha complotado para ello, y por lo tanto hay a lo menos delito en grado de tentativa.

3.- Up (2.009): El protagonista jamás podría haber sido desalojado.

La película: Carl es un viudito que ha tenido una vida placentera, y que vive en su antigua casita dentro de un barrio en donde están demoliéndolo todo para construir grandes edificios. Se resiste por todos sus medios a vender, y se queda en su propiedad. Pero un incidente con un cartero le proporciona a la malvada empresa de construcción el pretexto justo que necesitan para expulsarlo de la casa. Afligido, Carl recurre a una solución desesperada, y muy de película Pixar: amarrarle globos a la casa y salir volando con ella. El resto es la aventura que forma el grueso de la película.

La realidad: En la situación descrita en la película, Carl jamás habría sido expulsado de la casa. El incidente hubiera terminado únicamente con un problema judicial relativo a la correspondencia (meterse con ella es delito federal en Estados Unidos), y aún así es difícil que Carl hubiera terminado en prisión por el tema. Cuando mucho hubiera tenido que vender algunos bienes para pagar una indemnización, que no hubiera sido excesiva tampoco porque no hay daño físico de por medio; con vender unas cuantas antigüedades hubiera bastado. Por otra parte, Carl es una persona que obviamente está en uso de todas sus facultades mentales, y el psiquiatra nombrado por el juzgado para examinarlo así lo hubiera declarado. Para desalojarlo, habrían tenido primero que declararlo privado de sus facultades mentales. Luego, nombrarle un tutor o albacea, que por supuesto no habría sido nombrado a dedo por la inmobiliaria. Y al último, dicho tutor o albacea habría tenido que vender la propiedad a dicha inmobiliaria y a nadie más. Demasiado complicado. En la vida real, las inmobiliarias suelen recurrir al truco más simple de hacer una oferta por la casa que valga tres o cuatro veces el precio de la misma con su terreno; parece caro, pero se lo reembolsan con creces después construyendo y vendiendo un edificio de treinta pisos con seis departamentos cada uno. O un edificio de oficinas. Y si aún así la persona es la única de la cuadra que se niega a vender... suele construirse todo el resto a su alrededor y dejarle tranquila su pequeña parcelita. Es menos gratificante y rentable, pero mucho más cómodo.

4.- El fugitivo (1.993): Los límites de una investigación para exonerar a un inocente.

La película: El doctor Richard Kimble regresa a su casa, sólo para encontrarse con que su señora ha recibido pasaporte a la eternidad. Un asesino anda suelto, pero toda la evidencia incrimina al doctor Kimble. Este es llevado a juicio y condenado. Por accidente, el doctor Kimble consigue escaparse, y tras una serie de peripecias, consigue dar con el asesino de su señora. El inspector Gerard lo arresta, pero la película pareciera dejar en claro que será finalmente exonerado; el inspector Gerard a lo menos está dispuesto a declarar en su favor.

La realidad: Dejemos de lado el hecho de que el abogado de Richard Kimble es tan inepto, que no consigue convencer al jurado de que la llamada telefónica que sirve para condenarlo en realidad es bastante ambigua; por lo tanto, basándose sólo en esa evidencia, Kimble jamás debería haber sido condenado porque concurriría duda razonable. El problema principal de esta película es que en su ruta para cazar al asesino de su esposa y exonerarse, el doctor Kimble incurre en una serie de delitos por los cuales, al momento de su arresto, sí que debería responder. Evadirse de prisión mientras se está cumpliendo condena es un delito en sí. Durante el resto de la película irrumpe ilegalmente en propiedad privada, suplanta a un paramédico, se resiste al arresto cuando está siendo encañonado por una autoridad competente, persigue al asesino de su esposa de por sí en vez de hacer la denuncia a la policía de la evidencia que ha conseguido y por lo tanto conduce una investigación judicial sin autoridad policíaca para ello... Existe una eximente de responsabilidad criminal llamada estado de necesidad, en la cual una persona está justificada para cometer un delito si es que está protegiendo un bien jurídico mayor (un ejemplo típico: una persona puede legalmente irrumpir en una casa rompiendo la puerta, lo que en condiciones normales sería delito de violación de morada, si es que la casa se está incendiando y lo hace para rescatar a una persona atrapada adentro). Pero para que el estado de necesidad concurra, es necesario que el delito contra un bien jurídico sea hecho para proteger un bien jurídico mayor, y no existan otros medios disponibles para evitar el daño; como puede observarse, el doctor Kimble no puede ampararse en ninguna de ambas circunstancias. No es que la película deje de ser entretenida, pero es claro por qué cuando rodaron la secuela, el protagonista fue el inspector Gerard: es porque el doctor Kimble está todavía secándose en prisión por todos los otros delitos que cometió para exonerarse del primero. Hemos elegido El fugitivo por ser un ejemplo flagrante y bien conocido, pero muchas películas basadas en la idea del inocente injustamente perseguido, acusado y condenado que emprende una cruzada para exonerarse o para matar al verdadero hechor (como Doble riesgo, ya mencionada más arriba) se tropiezan en la misma piedra. Tanto, que muchas películas en donde un vengador persigue a quien le ha hecho un delito y es a su vez perseguido por el policía, al final deben hacer que el policía mire para otro lado o falsifique evidencia, defendiendo al protagonista, para que éste termine bien (Impacto fulminante de 1.983, Diabólicas de 1.996, Valiente de 2.007...). Porque a veces ni Hollywood puede torcer tanto la ley.

5.- El cadáver de la novia (2005): ¿Qué matrimonio?

La película: Terminando con un ejemplo no judicial. La película se abre con una pareja prometida en matrimonio sin conocerse. El joven, Victor, se conduce con torpeza y sale arrancando de un ensayo de la boda. Una vez que está solo en el bosque, pronuncia los votos matrimoniales e inserta el anillo de bodas por accidente en... el dedo cadavérico de una chica muerta (tiene sentido en el contexto). La chica muerta lo reclama entonces porque se han casado, y se lleva al joven para vivir una vida de necrofilia junto a ella. El joven protesta, pero aparentemente no puede hacer nada, porque está casado, lo que desatará todo el resto del drama de la película.

La realidad: No insistamos demasiado en el hecho de que la chica está muerta y por lo tanto no es legalmente sujeto de derechos, y por lo tanto mucho menos alguien que tenga capacidad legal para casarse, porque hablamos de una película fantástica después de todo. Dejemos también de lado el hecho de que el matrimonio como acto jurídico no puede haberse consolidado porque no había voluntad seria por parte del contrayente, ya que estaba medio ensayando en el bosque y medio bromeando; piensen ustedes que si no se exigiera una voluntad seria como requisito, entonces no podrían haber ensayos de boda porque al momento de ensayar ya estarían casados al pronunciar las palabras sacramentales, sin importar que la voluntad de los contrayentes no fuera celebrar el matrimonio de inmediato sino algunos días después. El punto es que el matrimonio es un acto solemne para la mayor parte de las sociedades, y por lo tanto se exige una serie de requisitos que en este matrimonio no se producen. Entre ellos deben haber testigos que puedan después declarar que el matrimonio de verdad ocurrió. Y el matrimonio debe ser celebrado por una autoridad con competencia suficiente para pronunciarlos casados: en el viejo matrimonio religioso era el cura, mientras que en la actualidad es el oficial de Registro Civil, y si el matrimonio se celebra en alta mar, el capitán del barco posee autoridad suficiente. Cuando Victor y su querida cadáver supuestamente contraen matrimonio, están absolutamente solos. No hay testigos, no hay oficial. Por lo tanto, el matrimonio es nulo o inexistente, a según la sanción legal del sistema jurídico de que se trate, y la novia no tiene ningún título para arrastrar al pobre tipo, carente de toda asesoría legal, a su mundo de ultratumba. (Además, al llevarse al novio todavía vivo a vivir de manera permanente en el mundo de los muertos, técnicamente ella está cometiendo homicidio. Pero eso es otra historia).

miércoles, 19 de febrero de 2014

Enrique II de Inglaterra: El hombre que gobernó desde Escocia hasta los Pirineos (2 de 2).

Una figura tan épica como Enrique II de Inglaterra se merece todo un Patrick Stewart que lo interprete en la pantalla. Fotograma de El león en invierno de 2.003.
En la entrega anterior de Enrique II de Inglaterra: El hombre que gobernó desde Escocia hasta los Pirineos, nos referimos a cómo este monarca accedió a la corona de Inglaterra después de una despiadada guerra civil, y de la serie de medidas que tomó para evitar que volviera a estallar una nueva. Todo eso, aquí en la Guillermocracia. A continuación, la segunda parte y final de este artículo.


Enrique II en el mapa internacional.

En el plano internacional, Enrique II fue el monarca más poderoso de la Edad Media. Los reyes ingleses tenían siempre el problema de que, en su condición doble de reyes de Inglaterra y duques de Normandía, eran vasallos del rey de Francia desde el día en que el primer duque normando, Rolón, había recibido el ducado en vasallaje de la corona francesa, en 911. Se suponía que los vasallos obedecieran y siguieran a su señor, y la violación de este deber era la felonía. Ustedes se imaginarán lo que suponía para el rey de Inglaterra el verse amarrado a su vasallaje con el rey de Francia. Por lo tanto, los esfuerzos de Enrique II se dirigieron entonces a lidiar con Luis VII de Francia. Y resultaron extraordinariamente exitosos.

El gran golpe de Enrique II fue su matrimonio con Leonor de Aquitania. Ella era la heredera de Aquitania, que se corresponde más o menos con el actual suroeste de Francia. Leonor había estado casada con Luis VII, pero el matrimonio había acabado en divorcio debido a lo que hoy en día llamaríamos diferencias irreconciliables. Hoy día es un tanto al revés, pero en el siglo XII, la región más civilizada de Francia era el sur, no el norte, debido a que el sur era la región más en contacto con la cultura del Mar Mediterráneo, enriquecida en dinero y cultura por el comercio con el mundo musulmán. Aquitania era parte de ese sur floreciente, y Luis VII era del semibárbaro París. El demasiado medieval Luis VII y la demasiado independiente Leonor, nunca habían terminado de llevarse.

Enrique y Leonor en Winchester el 19 de diciembre de 1.154, en donde fueron coronados reyes de Inglaterra. Para pesadilla y maldición del primer marido de Leonor, el rey francés...

Repasemos geografía. Aquitania era la región occidental del sur en Francia. Enrique II de Inglaterra poseía por herencia ya la región occidental del norte de Francia: Normandía y Anjou. Es decir, con el matrimonio de Enrique II y Leonor de Aquitania, Enrique acumuló en sus manos una suma de territorios que, salvo algunos feudos sueltos aquí y allá, constituían prácticamente toda la mitad occidental de la actual Francia. Enrique II el vasallo tenía más dominios bajo su mando que el mismísimo Luis VII, en teoría su señor feudal.

Enrique II redondeó sus dominios atacando y conquistando militarmente varios feudos que eran como piezas faltantes dentro del rompecabezas, compactando así sus dominios. En el momento de su apogeo territorial, Enrique II de Inglaterra gobernó prácticamente todos los territorios desde Escocia hasta los Pirineos. De todas maneras, esta colección de territorios tenía cada uno su tradición, costumbres y leyes, y aunque Enrique II intentó crear una estructura administrativa común, nunca llegó al extremo por otra parte demasiado revolucionario para la época, de convertirlos en un aparato único. De esta manera, aunque se le ha llamado Imperio Angevino, el nombre es un tanto inexacto: el calificativo de confederación monárquica sería quizás más exacto.

No contento con lo anterior, Enrique II depositó su mirada sobre Irlanda. En realidad, hacerlo era casi una cuestión de supervivencia. Si Inglaterra era una colección de señoríos feudales con una inestable corona gobernando a los barones ingleses, Irlanda ni siquiera tenía una corona común. Enrique II vivía con el miedo de que los galeses decidieran tentar suerte invadiendo Irlanda, y creando allí reinos poderosos que le abrieran un nuevo frente de batalla adicional a todos los que ya tenía; en la época, Gales estaba teóricamente bajo dominio de la corona de Inglaterra, pero en la práctica, los barones galeses tendían a mandarse como querían, y su sujección a los ingleses tendía a ser más bien nominal. En 1.171, Enrique II de Inglaterra envió una expedición militar armada a Irlanda, e instauró una especie de protectorado sobre la isla. Pero sus políticas para mantener sujeta a Irlanda fracasaron una detrás de la otra. En determinado momento decidió nombrar como gobernador a su hijo Juan Sin Tierra, y esta tentativa, como otras, también fracasó; lo que resulta hilarante si se piensa que esto acabaría siendo casi un prolegómano de la ineptitud de Juan como rey de Inglaterra, llegado el día.

El Imperio Angevino de Enrique II de Inglaterra: No tiene sentido crearse un dominio imperial si no va a ser a lo grande.

Además de eso, Enrique II creó una importantísima red de alianzas a lo largo de toda la mitad occidental del continente europeo, a la manera en que se hacían tales cosas en la época: mediante alianzas matrimoniales. Su hija Matilda, llamada igual que su abuela la madre de Enrique II, se convirtió en Duquesa de Sajonia por su matrimonio con Enrique el León, el principal señor feudal alemán por debajo del mismísimo Emperador Federico Barbarroja; Enrique el León fue, por más señas, el hombre que conquistó todos los territorios alemanes entre Baviera y el Mar Báltico, derrotando a los paganos vendos que lo habitaban, y fundando Berlín en 1.156 (años después, temiendo su poder, Federico Barbarroja le tendió una celada judicial y consiguió desactivar ese peligro para su propia corona). Su otra hija Leonor (llamada igual que su madre y la esposa de Enrique II, Leonor de Aquitania) contrajo matrimonio con Alfonso VIII de Castilla, la principal potencia militar de España en la época, y cuyo mayor triunfo fue destruir la invasión musulmana almohade desde el norte de Africa. Una tercera hija, Juana, contrajo matrimonio con Guillermo II de Sicilia, en la época en que el Reino de Sicilia era la mayor potencia naval del Mediterráneo Occidental. En el apogeo de su poder, las redes internacionales de Enrique II lo convertían, en conjunto con Federico Barbarroja y el Papado, en el soberano más poderoso de todo Occidente.


El legado de Enrique II.

Inglaterra estaba encaminada en ruta a ser un país fuerte y centralizado, pero sus hijos se encargarían de fusilarse su legado. Dos de ellos merecen especial atención: Ricardo Corazón de León y Juan Sin Tierra.

La leyenda recuerda a Ricardo Corazón de León con el aura romántica de un caballero medieval de lanza en ristre librando gloriosos combates. Algo de eso hay, pero dichas cualidades caballerescas que lo convierten en un grandioso personaje de leyenda, en vida lo hicieron un rey de paso más bien triste por la corona. Era, dicho de manera directa, un hombre prepotente y petulante con muy poco seso para la estrategia y el cálculo maquiavélico, lo que a la larga le resultaría ruinoso. Su gran aporte histórico fue participar en la Tercera Cruzada en 1.190, en la que el mencionado Federico Barbarroja falleció ahogado, y de la que él mismo debió retirarse para defender su trono cuando su hermano Juan Sin Tierra trató de arrebatárselo. De regreso a Inglaterra fue capturado por un caballero que se la tenía jurada, que lo traspasó al Emperador de Alemania, que lo liberó a cambio de la cesión de sus derechos hereditarios sobre Sicilia (Ricardo era, recordemos, hermano de Juana y por lo tanto cuñado de Guillermo II de Sicilia, que entretanto había fallecido en 1.190). Murió algunos años después, de manera más bien ignominiosa, asediando un castillo francés.

Juan Sin Tierra llegó por segunda vez al trono, ahora no por usurpación sino por legítimo derecho. La leyenda negra lo recuerda como el rey que subía impuestos contra el que luchaba Robin Hood, pero dicha leyenda es exagerada: por un lado, la corona necesitaba dinero debido a las exacciones monetarias en que Ricardo había incurrido por sus empresas caballerescas, y además los señores feudales y la Iglesia Católica, deseosos de revertir las reformas de Enrique, no lo dejaban en paz. Además, desde 1.180 gobernaba en Francia el rey Felipe Augusto, hijo de Luis VII (el primer esposo de la madre de Juan Sin Tierra, recordemos), mucho más ducho que su padre en política internacional, y que consiguió arrebatarle Normandía. De todas maneras, aunque su leyenda negra ha sido exagerada, tampoco es que fuera un rey de muchas luces que digamos.

La hora del fracaso supremo de Juan Sin Tierra fue cuando los barones ingleses le obligaron a suscribir una declaración por la que les aseguraba ciertos derechos. Como era una carta tan importante, se le puso el calificativo latino de grande, y así la llamamos hoy en día: la Carta Magna. Es una de las grandes ironías de la Historia que dicha Carta Magna, que a la luz de todo lo expuesto puede considerarse como un documento conservador, incluso reaccionario, por defender los derechos feudales de los barones, se transformó en uno de los textos más progresistas de la Historia. Porque los derechos garantizados a los barones y que limitaban el poder real, con el paso del tiempo se hicieron extensivos a toda la población inglesa, y formaron la base de la moderna teoría de los Derechos Humanos.

El elenco en pleno de la versión fílmica de 1.968 de El león en invierno: cría cuervos...

Pero esto significó deshacer el legado de Enrique II, por supuesto; cuando sucedió todo lo descrito, Enrique ya estaba muerto, de manera que volvamos a cuando seguía con vida. En realidad, sus últimos años habían sido más bien desgraciados. Sufrió la suerte de todo monarca medieval que ha sido exitoso y ha acumulado mucho poder, y que ha sobrepasado la cincuentena: sus hijos habían empezado a preguntarse cuánto se iba a morir el vejete para dejarles a ellos la corona. Recordemos que en la época los hijos nacían cuando el padre rondaba la veintena, y la expectativa de vida era de más o menos medio siglo, de manera que cuando un rey resultaba demasiado longevo y los hijos alcanzaban la adultez, empezaban a impacientarse.

Enrique II sufrió una sublevación generalizada de sus hijos entre 1.173 y 1.174, en donde lo atacaron desde dos frentes, Francia y Escocia. Entre los conspiradores estaba su propia esposa Leonor de Aquitania, cuyo matrimonio había hecho aguas un poco por la misma razón que con Luis VII de Francia (ella era demasiado liberal, él tenía un carácter de los demonios...). Ahí fue donde Enrique hizo su famosa peregrinación a Canterbury, se hizo azotar sobre la tumba de Thomas Becket, etcétera; ya hemos hablado sobre esto. Con esfuerzos sobrehumanos, Enrique consiguió triunfar sobre sus enemigos, y mantener sus dominios en una sola pieza.

Pero Enrique había vivido sus primeros años en guerra civil, y había gobernado con mano de hierro para evitar una nueva, y terminó viviendo su ocaso en otra guerra civil distinta con su propio hijo Ricardo Corazón de León, quien en el intertanto había sido beneficiado con el título de Duque de Aquitania, y ya no se dejaba mandonear por su padre. La guerra civil fue espoleada por el mencionado Felipe Augusto de Francia, feliz de debilitar al enemigo poniendo al hijo en contra del padre. La paz llegó cuando Enrique, gravemente enfermo, terminó cediendo ante todas las exigencias de Felipe Augusto y Ricardo Corazón de León, únicamente para poder morirse en paz. En eso le llegó a Enrique la noticia de que su hijo favorito, Juan Sin Tierra, había unido fuerzas con Ricardo. El pobre Enrique II, hastiado de todo, se limitó a volverse hacia la pared en su lecho de enfermo, y decir algo en la línea de que ya no le importaba nada más en lo absoluto.

Falleció poco después, el 6 de Julio de 1.189. Tenía 56 años de edad. Su esposa Leonor le sobrevivió quince años, los suficientes como para ver cómo la inepta conducción política de sus hijos terminaba por hundir el Imperio Angevino que el matrimonio de ella había creado para Enrique II. Pero si el legado territorial de Enrique II no duró en el tiempo, las reformas administrativas y judiciales del monarca fueron un gran salto hacia adelante para Inglaterra. Es exagerado afirmar que con Enrique II comienza el estado moderno inglés, pero sin lugar a dudas, su reinado en que cicatrizó las heridas de una devastadora guerra civil, sentó las bases para comenzar a superar la sociedad feudal en su país, y por añadidura fue aquel en el cual se inició el despegue definitivo de Inglaterra al primer plano de la política mundial, rol que ya no abandonaría, hasta el siglo XXI por lo menos.

Enrique II de Inglaterra y Leonor de Aquitania en una representación del siglo XIV. Nada grita tan fuerte la palabra romance como que para ella sea su segundo matrimonio...

domingo, 16 de febrero de 2014

Cinco trucos para pagar menos impuestos en Chile (2 de 5).


Veíamos en la entrega anterior de Cinco trucos para pagar menos impuestos en Chile, que una de las maneras por las cuales una persona interesada en pagar menos impuestos, podía hacerlo vía acogerse al beneficio del art. 14 bis, y si su empresa es demasiado grande, fragmentarla en sociedades más pequeñas para que cada una de ellas por separado se acoja al beneficio. Pero ésa no es la única manera en la cual una persona puede ahorrarse unos pesitos a la hora de extenderle el cheque anual a la Tesorería General de la República. Hay otras. Descubra usted a continuación otra manera en que se puede ahorrar el pago de impuestos en Chile.

2.- El impuesto de primera categoría que usted deba pagar en realidad es sólo un adelanto de lo que usted pagará en el global complementario.

Debido a la peculiar estructura del impuesto a la renta en Chile, producto de noventa años de planteamientos distintos, reformas y parches que han creado un sistema tributario Frankenstein, en Chile se supone que las empresas pagan el llamado impuesto a la renta de primera categoría, y las personas naturales pagan el impuesto global complementario; aunque en realidad, como lo mencionábamos a la pasada en el posteo anterior, la primera categoría grava rentas determinadas que más o menos coinciden con las utilidades de las empresas, de manera que no es tanto un impuesto a las empresas como un impuesto a las rentas mayoritariamente empresariales. Siempre en teoría, la diferencia entre primera categoría y global complementario importa: el impuesto de primera categoría es un impuesto de tasa fija de un 20% que grava todos los ingresos sin tramo exento, mientras que el impuesto global complementario es un impuesto de tasa variable y progresiva por tramos, con un tramo exento para quienes tienen pocos ingresos, y con una tasa de un 40% para el tramo superior.

Ahora bien, aquí viene lo bueno. La ley autoriza que frente al global complementario, se le aplique un crédito por lo pagado en primera categoría. Tiene lógica si se considera que el global complementario, como el nombre lo dice, es un impuesto global, o sea, grava la totalidad de las rentas sin que importen de qué fuente vienen. El impuesto de primera categoría por su parte, nuevamente como el nombre lo dice, siendo un impuesto de categoría grava algunas rentas determinadas. Por lo tanto, parece sensato permitirle al contribuyente un crédito de la primera categoría contra el global complementario, para evitarle que pague dos veces por una misma renta (en el impuesto de categoría primero, y en el global complementario después). ¿Qué podría estar mal aquí?

Podría estar mal que las tasas de los impuestos son diferentes. Si las tasas de los dos impuestos son iguales, no se afecta el resultado final. Es lo que pasa por ejemplo entre el impuesto de segunda categoría (que afecta las rentas del trabajo, típicamente salarios, remuneraciones y honorarios) y el global complementario. No es necesario pagar en el global complementario lo que se paga en segunda categoría. Pero resulta que el impuesto de segunda categoría no solamente es un impuesto progresivo por tramos, sino que los tramos (el nivel de renta) y la progresión (el porcentaje de impuesto asociado a cada tramo) siguen exactamente la misma tabla que el global complementario. Por lo tanto, el impuesto de segunda categoría no distorsiona el global complementario, y en los hechos se puede afirmar que no existe una segunda categoría separada del global complementario.

Pero la primera categoría no funciona así. La primera categoría no es un impuesto progresivo por tramos, sino uno de tasa fija al 20%. Así pues, en los tramos del global complementario inferiores a 70 UTA (casi 35 millones de pesos, algo más de 65.000 dólares), lo que usted paga en primera categoría resulta superior a lo que usted pagaría por global complementario, mientras que sobre las 70 UTA, usted pasa al tramo del 23% en el global complementario, y por lo tanto usted paga menos en primera categoría que en el global complementario. Así pues, que exista un crédito de la primera categoría contra el global complementario, implica que todos los ingresos por debajo de las 70 UTA pagan la primera categoría, pero no pagan global complementario porque se puede hacer valer el crédito de la primera categoría.

Las consecuencias son bastante interesantes. Porque asoma de inmediato el hecho de que los grandes perjudicados con este régimen son las pequeñas empresas, las que obtienen rentas inferiores a 35 millones de pesos anuales, mientras que las grandes empresas salen intactas de este asunto. Veámoslo con números para graficarlo bien.

Supongamos que usted se ha acogido al beneficio del art. 14 bis y ha retirado 10 millones de pesos de su empresa. ¿A cuánto asciende su global complementario? La UTA en Febrero asciende a 494.172 pesos, de manera que hasta 6.671.322 pesos (13,5 UTA) están cubiertos por el tramo exento, y no pagan impuestos. El resto, 3.328.678 pesos, están afectos al impuesto del tramo siguiente, un 4%, y por lo tanto deberían pagar 133.147 pesos y 12 centavos. Sólo que es brutalmente probable que la totalidad de los ingresos de su empresa sean de aquellos gravados con primera categoría, y por lo tanto caigan dentro de la tasa plana del 20%. O sea, usted tiene que pagar 2.000.000 de pesos de impuestos. De ellos obtiene un crédito contra el global complementario, pero es un magro consuelo: después de eliminar los 133.147 pesos y 12 centavos, ¿qué le queda por descontar? Absolutamente nada.

Para una gran empresa en cambio, una que tributa por cantidades de decenas de millones de pesos, su global complementario progresa y progresa. A ellos sí les conviene tener un crédito, y el que se les confiere por haber pagado en primera categoría un monto de dinero brutalmente superior al global complementario que habrían pagado por los primeros tramos, les viene de perillas para conseguir una rebaja substancial de impuestos.

El resultado concreto de todas estas maromas financieras es que las pequeñas empresas tienen un impuesto gravoso encima, mientras que las grandes empresas tienen un importante beneficio tributario. Lo que redunda en la competencia, por supuesto, ya que ésta es una manera significativa de ahogar, vía tributaria, cualquier embrión de futura competencia contra las grandes empresas ya establecidas. Porque los pequeños no solamente deben luchar contra la infraestructura ya montada de los más grandes, sino además con un impuesto brutalmente alto.

miércoles, 12 de febrero de 2014

12 horripilantes mitos románticos y sexuales griegos.

El juicio de Paris, o el primer concurso de misses en la Historia, en donde las candidatas eran las tres diosas más importantes del panteón griego, exhibidas como ganado... y también el primer concurso de belleza con sobornos al jurado.
Uno de los posteos más exitosos de 2.013 en la Guillermocracia fue el dedicado a las diez historias románticas que terminan mal, publicado en vísperas del Día de los Enamorados, y dedicado a todas esas personas que no están enamoradas, o que están enamoradas y desilusionadas, y que se ven machacadas por la publicidad a ser felices. Porque como ya hemos defendido, acá estamos en contra de un Internet club wenaonda a la fuerza, y tiene que haber un poco de todo para todos.

De manera que, puestos a la labor de redactar un sucesor que se hubiera llamado 10 nuevas historias románticas que terminan muy mal o algo similar, más o menos por accidente, terminamos por dar con una cantera inagotable de mitos sexuales horripilantes: la Mitología Griega. Cualquier persona cuya devoción por los mitos griegos venga de esas pinturas barrocas con ninfas de bellas carnes o efebos de lánguidas poses, podría figurarse que los mitos griegos son fuente de belleza inagotable. De hecho, ¿no se supone que los griegos fueron los que codificaron nuestros actuales conceptos de belleza? Pero a poco que uno se ponga a escarbar, y reflexione y medite un poco sobre lo que está leyendo, podrán darse cuenta de que las historias románticas de los mitos griegos contienen todas ellas elementos horribles, para nuestra mentalidad a lo menos. Hablamos de amantes despechadas, de violaciones, de raptos, de venganzas siniestras que implican matar o desfigurar a algún rival...

Hay una que no incluimos acá, a pesar de ser una de las más horripilantes, porque ya lo hicimos en el posteo 10 historias románticas que terminan muy mal. Nos referimos a la historia de Medea, la hechicera de la Cólquide que ayudó a Jasón a conquistar el Vellocino de Oro porque quería parir hijos del héroe... sólo para que el héroe la botara después y se casara con una princesa griega como la gente, después de lo cual Medea organizó una de esas masacres que hacen leyenda. Literalmente, porque lo suyo es una leyenda. Lean el mencionado posteo por más detalles.

Y sin más preámbulos...

1.- Urano y Gea.

Partimos con la pista pesada, pero considerando que esta historia es de los tiempos de la Creación, hace sentido. Gea es la primera diosa, la Madre Tierra. Y concibió a su hijo Urano, el Cielo. Según Hesíodo por lo menos, porque comprenderán por lo que viene más adelante, que el muy pudibundo Cicerón intentó cambiar la genealogía por una más casta; pero Cicerón era uno de esos tipos que opinaban que la República Romana va muy bien, hasta que la República se desplomó. Como era el inicio del mundo y por lo tanto no había más hembras dando vueltas, Urano se desfogó arrogándose derecho a roce repetido dentro de su propia madre. Los poetas suelen suavizar el trago aduciendo que en realidad esto es una bellísima metáfora de como el cielo a través de la lluvia humedece a la tierra y la vuelve fértil... pero cuando un hijo humedece a su propia madre y la hace parir niño tras niño tras niño, a eso yo lo llamo incesto. Y se pone mejor. Resulta que Urano, probablemente pensando en que podían derrocarlo o algo, hizo un papá corazón y encerró a todos sus hijos en el Tártaro, la versión primitiva del infierno. Gea, cansada de que su hijo esté tan por la labor de crear cosas en el mundo (porque cada hijo que nacía era representación de algún aspecto inexorable y eterno del mundo como los mares, las montañas o los políticos)... le pide a Cronos que haga algo al respecto. Cronos es resultado de una de esas violaciones, así es que por tanto es al mismo tiempo hijo y nieto de Gea. Además es el dios del Tiempo. Cronos no se anda con chicas: va y castra a su padre (que es también su hermano...). Luego arroja las gónadas de su progenitor al mar, en donde éstas se las arreglan para fecundar y hacer salir críos por última vez, vaya potencia. Griegos: tres mil años de enseñar valores familiares a la civilización occidental.

2.- Zeus y Dánae.

Ahora uno un poco más humorístico, para los que tienen un sentido del humor un tanto retorcido. Una antigua profecía le avisa al rey Acrisio que un nieto suyo lo va a matar. Entonces Acrisio encierra a su núbil hija Dánae en una torre, para que ningún hombre tenga acceso carnal a ella. Pero en un mundo en donde existen dioses, nadie está a salvo, y Zeus el rey de los dioses se infiltra dentro de la torre. Hasta ahí, una historia de seducción normal. El punto es que para hacerlo, Zeus se convierte en... lluvia de oro. Hay comentaristas que han defendido la tesis de que esto es una metáfora de que en realidad el príncipe que habría originado la leyenda, habría accedido a la torre sobornando con oro a los soldados, o algo así. O acaso es un chiste algo más retorcido, de que como decía el poeta español Quevedo, quien tiene dinero es hermoso, aunque sea fiero. Pero contada la historia en crudo, la de una doncella aislada en su recámara y la de un galán que para poseerla se lanza sobre ella con una lluvia de oro... es simplemente demasiado bueno para dejarlo pasar. De hecho, Dánae siendo, ejem, visitada por la lluvia de oro, es uno de los motivos pictóricos más, ejem, visitados, del Renacimiento, el Barroco, el Rococó, el Romanticismo, el Modernismo...

3.- Hefesto y Afrodita... y Ares.

Los griegos tenían dos diosas principales para el amor. Hera la esposa de Zeus simbolizaba el amor de esposa y madre, el amor hogareño; quizás es por eso que en los mitos siempre aparece enfurruñada y enojona. La otra era Afrodita, la encarnación misma del fanservice, la diosa tutelar del amor sucio, mojado y calenturiento. Un día el dios Zeus se cansa de que Afrodita esté alborotando tanto a dioses y mortales, y decide casarla con el dios más feo de todos para retirarla del mercado matrimonial, por decirlo en términos economicistas modernos. Este resultó ser Hefesto, quien por nacer deforme, su propia madre lo arrojó del Olimpo a la Tierra, resultando del estrellón consiguiente que además quedara cojo; por cierto, la madre de Hefesto es Hera, la mencionada diosa de la maternidad, para que luego digan eso de que el amor de madre es incondicional. Para consuelo de Hefesto, éste se volvió el herrero de los dioses, en esencia el Q de James Bond, pero feo y patizambo. Es decir, la diosa más bonita y curvilínea de todas quedó casada con un cojo deforme y lleno de hollín. Y quien dijo que las mujeres prefieren la inteligencia al músculo, no se enteró de que en la Mitología Griega, Afrodita decidió ponerle los cuernos a Hefesto con Ares, el dios de la guerra; entre los griegos Ares no era el gallardo y viril Marte romano, sino más bien un cobardete rastrero pero siempre bien vestido de uniforme para impresionar a las chicas. Hefesto al enterarse, reaccionó como lo haría cualquier marido: tejió una red que sólo él podía abrir una vez cerrada, y la puso en la cama en donde Afrodita y Ares iban a devorarse mutuamente. Ambos amantes caen en la trampa, Hefesto la cierra, y luego grita por todo el Olimpo para que los dioses vayan a ver, y hacer pasar a Afrodita y Ares la vergüenza mayúscula de ser exhibidos en bolas y sin poder soltarse. ¿La reacción de los otros dioses? Según el escritor satírico Luciano, más o menos la siguiente: "Ojalá fuera a uno a quien lo hubieran atrapado con Afrodita así"... Los dioses griegos eran muy dioses, pero también eran unos mala clase de cuidado.

4.- Zeus y Ganimedes.

Como buen amo y señor del Olimpo, Zeus se arrogaba derecho de pernada con cuanta mortal linda se paseara por allí. Y por si eso fuera poco, tampoco le hacía asco a los chicos. Cerca de Troya, y una o dos generaciones antes de la famosa guerra, había un chico llamado Ganimedes, que era pariente de la familia real, y que a diferencia de los señoritos actuales, sí tenía una profesión u oficio ganada a pulso y no por ser un enchufado: en concreto era pastor. Viéndolo tan apetecible, Zeus se metamorfoseó en águila y se lo llevó al Olimpo. Por supuesto que Ganimedes no tuvo derecho a pataleo en la materia. Para justificar la presencia del chico, Zeus despidió a su copera Hebe, que además era su hija, y puso a Ganimedes de copero, o sea, a servirle vino en la copa. El puesto era muy importante no solamente porque se suponga que el copero debe ser una persona de confianza que no vaya a envenenar al rey, sino también porque, so pretexto de hacerle beber de la misma copa, daba posibilidades para más de alguna escena subida de tono. Los mitos griegos no nos dicen cuál fue la reacción de Hera al verse desairada en beneficio de un chicuelo, pero Luciano el satírico nos rellena ese vacío, escribiendo una bonita y muy graciosa escena de discusión conyugal entre Zeus y Hera, en sus Diálogos de los dioses. A continuación de la escena en que Zeus trata de convencer a un virgen y no muy espabilado Ganimedes de que compartan el mismo lecho, frente a lo cual Ganimedes señala que dormir con él es una pesadilla porque él no cesa de moverse, y a lo que Zeus replica que espera que en efecto, Ganimedes no deje de moverse...

5.- Apolo y Dafne.

Alguien podría decir que el dios Apolo, siendo el dios de la luz, el sol, la música y la peste, y además de tener buen porte en una era anterior al Photoshop, debería haber sido un campeón en lo de sumar amantes a la lista. Pero vaya uno a saber por qué, las chicas se le escurrían. Quizás porque andaba siempre para todas partes con las musas, y las chicas con mentalidad de será un buen partido pero yo voy a ser la única preferían mantenerse al margen. O quizás por las sospechosas relaciones de Apolo con chicos como Jacinto o Cipariso. Como sea, Apolo un día decidió corretear detrás de una ninfa llamada Dafne. Ella defendió su virginidad con heroísmo, con el recurso de correr y correr y correr. Y cuando se vio acorralada, Dafne le pidió ayuda a Zeus. Uno podría decir que Zeus, siendo él mismo bastante bueno para meterse con doncellas, simpatizaría con Apolo que además era su hijo (producto de la violación a Latona... eso es otra historia), pero en vez de eso le dio el favor a Dafne. Y la metamorfoseó, ¿en gacela para que corriera más rápido? Al revés: la metamorfoseó en algo que no pudiera correr para ninguna parte. En concreto, en laurel. ¿Sabe una cosa, Zeus? No me ayude usted, compadre. Apolo, frustrado al ver que a su amada le salían ramajes por todas partes y de pronto se volvía demasiado vegetal para ser una buena compañera de alcoba, se consoló quebrando algunas ramas y fabricándose la famosa corona de laurel con ellas. Porque eso es lo que haces cuando tu amada se convierte en un ser inanimado y demasiado frío para encamarse con ella: la mutilas para fabricarte una corona de recuerdo. Quizás algún punto tenían las chicas para arrancársele a Apolo, después de todo.

6.- Zeus y Calisto.

Cuando Zeus se convirtió en isla errante para embucharse a Latona, de esa relación salieron dos hermanos: Apolo y Diana. Al revés de Apolo, Diana la diosa de la caza y los bosques hizo voto de castidad. Lo que no le impidió bañarse desnuda allí donde el cazador Acteón pudo verla, lo que Diana castigó transformando al infortunado sujeto en venado para que lo descuartizaran sus propios perros de caza. El caso es que Diana tenía su cortejo de doncellas que, por lo general, también habían hecho su propio voto de castidad. Una de esas doncellas era Calisto. Que le entró en el ojito a Zeus. Y éste, haciendo uso de sus incontables metamorfosis para conseguir una encamada más, se transformó... en mujer. Y la sangre sí que llegó al río, porque transformado en mujer, Zeus preñó a Calisto y la hizo madre de Arcas, el fundador mitológico de Arcadia. El amor entre mujeres no tiene nada de malo, por supuesto, el travestismo tampoco, pero ¿hacerse pasar por mujer para seducir bajo engaño a una chica a la que no le iban los hombres...? Como pueden ver, enredarse con una persona muy simpática y atractiva y que hace muchos ojitos, sólo para enterarse al final que no era del sexo apetecido, no es algo que se inventó en las noches de borrachera en las discotecas modernas.

7.- Zeus y Europa.

Ya hemos reseñado varias metamorfosis de Zeus para estafar a sus parejas: en lluvia de oro, en águila, en mujer... También está su metamorfosis en cisne para conquistar a Leda, en Anfitrión para seducir a la esposa de Anfitrión mientras el marido cornúpeta estaba en la guerra... la lista es interminable. Y luego está la metamorfosis de Zeus en toro para conquistar a la princesa fenicia Europa. Estaba Europa en el campo con sus amiguitas, cuando de pronto aparece un magnífico toro. Europa se acerca y descubre que el toro es manso... hasta que éste muestra sus verdaderos colores y rapta a Europa llevándosela a través del mar hasta Creta. Después de hacerla su mujer, Zeus hace un James Bond, regresa al Olimpo, y deja a la princesa abandonada en una isla ubicada a varios centenares de kilómetros de su patria y su familia, y con un mar entero de por medio. Entonces se le aparece otra diosa y le dice a Europa que no llore, que las cosas no están tan mal, que su hijo Minos va a ser un tipo muy importante en Creta, y que además la mitad de los continentes al oeste del mar que acaba de cruzar, se va a llamar Europa. Al menos debemos reconocer el buen gusto que tuvo Zeus al honrarla así en vez de limitarse a la vulgaridad de enviarle un cheque por unas cuantas dracmas a cambio de servicios prestados.

8.- Circe y Escila.

No hay infierno como el de una mujer despechada. Escila era una doncella que pretendía, y era correspondida, por el galán de turno. El que también era pretendido por Circe la hechicera (la misma que después tratará de encamarse con Ulises). Hay pocas cosas más peligrosas en la vida que hacer enojar a un hechicero, y Escila tuvo ocasión de comprobarlo en sus propias carnes, de manera literal. Porque Circe prepara un brebaje emponzoñado y lo vierte en la fuente en donde Escila solía bañarse. Nada más meterse al agua, Escila descubre con horror que su piel se vuelve correosa, que sus dimensiones crecen, que sus brazos se vuelven tentáculos, que le salen más tentáculos, que le surge el hambre por carne humana... Convertida en monstruo marino con tentáculos cerca de tres milenios antes de que H.P. Lovecraft inventara a Cthulhu, la pobre ahoga sus penas haciendo naufragar cuanto barco se le pone a tiro, para zamparse a la tripulación respectiva, transformándose así en la antepasada y santa tutelar de todas las mujeres que consuelan sus infortunios en amores asaltando el refrigerador. Por cierto, ¿han oído hablar del dicho estar entre Escila y Caribdis? Eso era porque Escila tuvo la inteligencia de ponerse en un estrecho en donde los barcos debían pasar sí o sí. Y si se alejaban de Escila, iban a dar a un remolino llamado Caribdis. Esos sí que eran tiempos heroicos para la navegación, y no las regatas de yates con posicionamiento GPS de los millonarios aburridos de nuestros días.

9.- La muerte de Egeo.

Prácticamente todos los ejemplos que hemos incluido son de amor romántico, o algo que puede pasar por tal, así es que mencionemos uno de amor filial, para variar un poco. Como parte de un tratado de paz entre Atenas y Creta, los atenienses debían enviar un tributo anual de doncellas y efebos, no para competir en juegos de ningún hambre, sino para servir de alimento a un monstruo llamado el Minotauro, tan feo y hambriento que construyeron el Laberinto para mantenerlo encerrado. El rey era Egeo, y su hijo Teseo proclama que él quiere ir, porque ya se ha deshecho con anterioridad de alguna escoria (el ladrón Caco, el sicópata Procusto, el mismo del dicho del lecho de Procusto), y se la puede con el Minotauro. Teseo termina siendo enviado a Creta, en donde al igual que Flash Gordon se encuentra con que la hija de Ming el Despiadado es la buenona de la princesa Aura, descubre que la hija del rey Minos es la muy visible Ariadna. Ella ayuda a Teseo dándole un ovillo, con el cual Teseo se adentra en el Laberinto, mata al monstruo y escapa. Luego Teseo se lleva a Ariadna, se entretiene un rato con ella en el viaje, y después la deja abandonada en la isla de Naxos, como un trasto inútil. Flor de héroe. Suerte que Dionisio, el dios del vino, iba pasando por allí y encontró a Ariadna de muy buen ver, de manera que se la llevó consigo en su triunfal expedición hacia la India. Pero volviendo a Teseo. Este había acordado un código con su padre: si triunfaba, iba a regresar con velas blancas, y si no regresaba de Creta, la nave lo haría con velas negras. Feliz con su triunfo, y demasiado entretenido con Ariadna, Teseo olvida cambiar las velas, y así cuando el barco aparece en la bahía de Atenas y Egeo ve las velas negras, piensa que Teseo ha muerto. Destrozado su amor paternal, enloquecido de dolor, Egeo se tira al mar y se ahoga. Siguiendo la costumbre de que quien se cae en un lugar lo compra, el mar en donde se ahogó el pobre viejo fue llamado en adelante el Mar Egeo. Cuando Teseo regresa a Atenas, descubre que es huérfano y además rey de la ciudad. La muerte de Egeo, por pura estupidez de su hijo, es uno de los grandes momentos de tragedia de la mitología griega. Porque no solamente el amor romántico apesta, el amor de padre también.

10.- Heracles y Deyanira.

Heracles, el Hércules romano, se la pasó toda su juventud recorriendo el mundo en sus famosas doce pruebas, masacrando toda clase de monstruos e indeseables para convertir este mundo en un lugar mejor, por lo que seguramente en nuestro tiempo hubiera sido un derechista fanático de controles policiales estrictos, y pasando los días libres encerrado en casa viendo maratones de Harry el Sucio. El caso es que le quedó gustando una chica llamada Deyanira. Un día en que Heracles y Deyanira estaban complicados para cruzar un río, un centauro llamado Neso ofreció su ayuda, se llevó a Deyanira en su grupa, y luego intentó raptarla para enseñarle lo que vale un centauro como semental. Heracles, comprensiblemente fuera de sí, acribilló a Neso con flechas envenenadas en la sangre de la hidra de Lerna, el equivalente de una buena Magnum .44 de la época. Neso, enrabiado porque morirse es un problema cuando uno quiere darle gusto a las gónadas, empapa una túnica con su propia sangre envenenada y se la pasa a Deyanira, diciendo que si algún día Heracles la deja, entonces que se la regale, que la sangre de centauro tiene propiedades cuánticas New Age que la farmacología tradicional no posee, etcétera. Al tiempo, como era de esperarse, a Heracles se le entra en el ojo una chica llamada Iole, y Deyanira, muy tonta ella por confiar en un centauro que estuvo a punto de convertirla en su yegua, saca la túnica del armario y se la regala a Heracles. Sucede lo predecible, a saber, que el veneno se le mete a Heracles por los poros, y lo enloquece; de cómo Deyanira consiguió llevarse y guardar la túnica de Neso sin que le pasara nada, el mito nada nos dice. A sabiendas de que le quedaba poco tiempo, Heracles le pide a su amigo Filoctetes que le prepare una pira, en donde se quema. Muy bueno debió ser el veneno, que Heracles prefirió morirse rápido y rosquisado antes de esperar que el veneno llegara hasta el último; veneno que, recordemos, él mismo se lo había clavado a Neso a flechazo limpio. ¿Y Deyanira? Se suicidó por amor. Al final de todo esto, Zeus se compadeció de Heracles y lo divinizó después de su muerte, mientras que la pobre Deyanira, que había sido bastante tonta pero a fin de cuentas era la parte engañada en el asunto, suponemos que siguió el destino de todos los mortales en la Mitología Griega, que es acabar de cabeza en el Hades.

11.- Zeus y Sémele.

A propósito de Ariadna mencionamos al dios Dionisio. Pues bien, éste es hijo de una ninfa llamada Sémele. El giro de la historia es que Zeus, una vez más, emprende sus correrías entre las ninfas, y preña a Sémele. Celosa, la diosa Hera se disfraza de vieja, engaña a Sémele ganándose su confianza, y empieza con el viejo truco de amiga celópata de que ese hombre no te conviene, quédate mejor conmigo que somos amiguitas para siempre, ¿y cómo sabes si no es un impostor haciéndose pasar por Zeus? Y Sémele, como buena chica mangoneada por amiga celópata, le ruega a Zeus que acceda a cumplir con un caprichito suyo. Zeus, confiado, jura por la Estigia, lo que es un juramento inquebrantable. Sémele le pide entonces a Zeus que se aparezca en toda su gloria. Zeus se pone muy triste porque sabe lo que va a pasar, pero como las amantes de Zeus son desechables, cumple el pedido de Sémele, que en consecuencia queda tan carbonizada como si le hubiera reventado una bomba atómica en la cara. De todas maneras, Zeus se las arregla aún así para salvar a Dionisio y se lo mete dentro de su propio muslo, en donde culmina la gestación y, de alguna manera que prefiero no imaginarme, acaba dándolo a luz. De cómo alimentó al feto sin tejido placentario, ni idea. Como sea, Dionisio es uno de los pocos dioses, quizás el único, con el récord de ser huérfano de madre. Aunque en sentido estricto, deberíamos considerarlo un semidiós. Pero se lo cuenta entre los dioses, voluntad de Zeus, así es que no discutamos sobre el particular; después de todo, cualquiera es un dios si tiene buenas conexiones.

12.- Hades y Perséfone.

La más épica historia de rapto, violación y matrimonio forzado de la mitología griega. Cuando se produjo la repartija del mundo, Zeus se quedó con el Olimpo y los cielos y la tierra, le entregó a Poseidón los mares, y a Hades le dejó el inframundo; dicho sea de paso, Hades no era el dios maligno sucedáneo de Satán con que Hollywood nos regala de tarde en tarde, sino un tipo muy solitario y melancólico, porque no tiene mucho chiste ser rey cuando se es rey de un territorio tan triste como la morada de los muertos en la ultratumba. Y con la piel muy blanca nos suponemos, aunque siendo un dios no parece haber sufrido de carencia de vitamina D ni raquitismo. El caso es que aunque un rey es lo que se llama un buen partido, ninguna ninfa se convencía de irse literalmente al infierno a ser su reina. Y si hay algo que nos enseña la mitología griega, es que si ninguna chica quiere ser tu chica, entonces rapta una. Hades encontró que la adecuada era Perséfone, quien jugueteaba con sus amigas y por lo tanto a según la cantidad de ejemplos similares que hemos reseñado, ella estaba provocando que le pasaran cosas. Hades la secuestra, se la lleva y la desposa. Si hubiera sido una cualquiera no hubiera pasado nada, pero Perséfone era hija de la diosa Ceres, y claro está, las cosas marchan cuando el secuestrado tiene conexiones poderosas. Ceres era la diosa del clima y la agricultura, y por lo tanto, aunque buena como el pan, no era alguien con quien incluso el mismísimo dios Zeus quisiera hacerle pasar una rabieta. De manera que Zeus propone una solución de compromiso: si Perséfone no ha comido nada desde que entró al inframundo, entonces es libre. Por desgracia, en el intertanto Perséfone se ha comido una granada. Ceres entonces recurre a todas sus armas femeninas, en concreto las relativas a insistir de manera histérica "¡sin mi hija no!", hasta que le arranca un tratado de paz a Hades: Perséfone se la pasará seis meses al año en el inframundo, y seis meses al año en tierra firme. Desde entonces que existen las estaciones, porque el clima es bueno y la tierra es fértil cuando Ceres está contenta porque tiene a Perséfone a su lado, y el clima es seco y la tierra es estéril cuando Perséfone está con su marido y Ceres se queda llorando. En la versión moderna del mito, la temporada mala es el invierno y la temporada buena es el verano, aunque entre los antiguos griegos parece que era al revés, porque el clima mediterráneo es de inviernos moderados y dulces, versus un verano seco y sofocante. Y considerando que cuando es invierno en un hemisferio es verano en el otro, entonces no queda más remedio que concluir que Ceres es una esquizoide. Como sea, ustedes ya lo saben: las estaciones existen porque una doncella fue secuestrada por un dios que no conseguía encamarse con una chica.

Así es que cuando el próximo 14 de Febrero se encuentren con los perfiles de sus amigos en Facebook plagados de autofotos besándose, las multitiendas con corazones de cartulina en todos los escaparates, y la televisión con maratones de películas ñoñas sobre que el amor todo lo vence, he aquí el antídoto. Porque para quien se le da el romance el Día de los Enamorados, bien por él, y para el que no... siempre le queda la Mitología Griega para consolarse.

domingo, 9 de febrero de 2014

Synth80s - 1980.

En la parte inmediatamente anterior de esta serie de posteos, hacíamos un breve y por fuerza incompleto repaso de los hitos que marcaron la incorporación de lo electrónico dentro de la música popular. Tan incompleto, que algunos nombres que debieron estar allí, terminarán apareciendo acá, puestos en la segunda fila o ninguneados sólo por los siempre complicados motivos de edición.

Decíamos que empezamos nuestra serie en la década de 1.970, y en concreto en 1.974, porque los teclados y sintetizadores ochenteros no nacieron de la noche a la mañana. Técnicamente, 1.980 es el último año de la década de 1.970, pero el cambio del guarismo 7 al 8 es algo que marca el subconsciente, y moviliza toda clase de fuerzas psíquicas que pueden desembocar en el auge desaforado del neoliberalismo durante la década, o en el mítico programa Cosmos de Carl Sagan... o en algunos contertulios aporreando teclas en un blog nostálgico para ver qué sale de ahí. 1.980 es sin lugar a dudas el año en donde se consolida la escena electrónica y adquiere carta de identidad. Todavía no hay demasiados grandes nombres nuevos, y gentes como Visage o Ultravox son más carne de snob ochentero que referencias masivas, pero el terreno ya estaba abonado para la explosión electrónica de los dos o tres años inmediatamente posteriores.

Y sin más preámbulo, vamos con la segunda parte de este megarrecorrido a través de los teclados y sintetizadores de la década de 1980... todavía con la década de 1.970, el último año de la misma, que es 1.980. Como lo hemos dicho hasta el hartazgo, fieles a la cultura actual del repite, repite, que algo queda.


13.- Kitarō - Theme of Silk Road.



Partimos con un nombre que, en estricto rigor, debería haber figurado en la entrega anterior, pero que por los siempre indignos motivos de espacio se quedó afuera. La música New Age se ha ganado un desprecio casi universal por ser considerada como algo similar a lo que es el Diazepam dentro de la farmacopea. Pero se puede hacer música New Age bien, y se puede hacer música New Age mal. Bien es por ejemplo como lo hace Kitaro; o mejor dicho Kitarō, con el macrón final en la última letra para marcar una vocal larga en el sistema de romanización Hepburn del japonés; en la entrega anterior, so pretexto de música electrónica, aprendíamos lo que era el albedo de un cuerpo celeste, y aquí aprendemos algo sobre japonés. Pero volviendo a Kitarō, no en balde si no es el fundador de la New Age electrónica musical, sí que es uno de sus popes más prominentes. Partió trabajando como tecladista de banda, conoció a Tangerine Dream (otros que no han salido en esta serie y que deberían, aunque con una discografía de un centenar de discos, hay tiempo para ellos más adelante), tomó algunos consejos del ínclito Klaus Schulze, y se lanzó a su primer disco solista en 1.977. En 1.980 se estrenó la serie televisiva The Silk Road: The Rise and Fall of Civilisations (el título original en japonés o el utilizado para el mundo hispanohablante no me aparece por ninguna parte), y Kitarō compuso el tema principal, el cual apareció en su disco Asia del mismo año. Aunque a veces detestado por hacer música que podríamos considerar un tanto inocua, no cabe duda de que Kitarō tiene bien ganado su nicho dentro del mundo electrónico. O el que no desprecia toda la electrónica que sea distinta a Depeche Mode o Daft Punk, a lo menos.


14.- ABBA - Lay All Your Love On Me.



Cuando uno piensa en música de teclados y sintetizadores, tiende a mirar hacia el Synth-Pop de la década de 1.980, y no consideraría el disco o el funk con sus elegantes líneas de bajo como parte del paisaje. Y sin embargo, como dejamos en evidencia en la entrega anterior y seguimos haciéndolo aquí, el experimento de meterle electrónica a la música disco venía de algunos años atrás, y hay indicios de que ABBA, una de las más grandes bandas de la era disco y del pop en general, iba en esa dirección. Como el tema Lay All Your Love On Me del disco Super Trouper de 1.980, por ejemplo. Ni la banda ni nadie creía demasiado en el tema, que salió como apenas como el cuarto single y final del álbum, ya para los descuentos, después de The Winner Takes It All, On and On and On y el tema Super Trouper que le dio nombre al álbum. A juzgar por este tema de inflexiones algo más electrónicas que el resto de ABBA, ¿cómo hubieran hecho su transición a la década de 1.980? ¿Habrían seguido siendo tan grandes, o habrían terminado pasando al discreto triste y segundo plano de los has been? Nunca lo sabremos porque en 1.981 sacaron su último disco (The Visitors), luego sacaron tres singles más entre 1.982 y 1.983, y se disolvieron. A veces es mejor que una banda intensamente asociada a un período musical se termine con dicho período y sean recordados como los grandes que fueron, en vez de acabar como muertos vivientes enchufados a respiradores artificiales, apoyados por fanáticos idiotas que les perdonan el material nuevo a cambio del antiguo, y prensa esnob a mansalva.


15.- Irene Cara - Fame.



Los fanáticos de la Ciencia Ficción van a consumirse en llamas de ira con lo que diré, pero la banda sonora de la película Fama de 1.980 le arrebató el Oscar a la Mejor Banda Sonora en las narices a John Williams y El Imperio contraataca... y eso que en esa banda sonora fue donde se estrenó la celebérrima Marcha Imperial. Fama, película famosa en sus días y olvidada en los nuestros a pesar de haber engendrado una serie televisiva posterior que duró varias temporadas, refería la vida, pasión y milagros de un grupo de jóvenes ávidos de tomarse al mundo y hacerse famosos en el mundo artístico. Como Glee, pero con un poquito más de bienvenida seriedad. El tema principal fue interpretado por Irene Cara, y ganó el Oscar a la Mejor Canción, a pesar de que intentaron hacerle la zancadilla postulando a dos canciones de la misma película para que se dividieran los votos. En cuanto a la canción, es sintomático que un tema ganador del Oscar sea tan funkie disco, pero que además le otorgue cierta discreta prominencia a los arreglos electrónicos, muestra clara de que el mundo poco a poco estaba abriéndose a la posibilidad de que los instrumentos electrónicos tuvieran alguna utilidad práctica, después de todo.


16.- David Bowie - Ashes to Ashes.



No sólo de onda disco se alimentaba la música electrónica. Trayendo a colación todavía otro nombre que se quedó descolgado de la entrega anterior. David Bowie partió como un rockero de tintes folk a finales de la década de 1.960, para luego derivar hacia el glam rock, y luego, en otra de las incontables mutaciones de su carrera, sacar la famosa Trilogía de Berlín (los álbumes Low, Heroes y Lodger), en donde Bowie exploró lo que el Krautrock tenía que dar de sí, incluyendo una cierta influencia subliminal de Kraftwerk. El resumen de su experiencia berliniana es el disco Scary Monsters (and Super Creeps), una especie de Krautrock más liviano y mejor compensado con el sonido más tradicional bowieano. Dentro de ese disco salió el fundamental Ashes to Ashes, que es la despedida personal de Bowie a la década de 1.970 y su cultura del hedonismo químico funk, metafóricamente expresada a través del bajón de órdago que sufre un drogadicto que promete nunca más inyectarse. ¿El giro triste de la canción? En Space Oddity de 1.969, David Bowie nos había presentado al Mayor Tom, un astronauta perdido en un viaje al espacio; esta canción nos muestra una visión alternativa según la cual el Mayor Tom nunca fue un astronauta y nunca emprendió otros viajes que no fueran a través de hacerse pedazos inyectándose porquerías. E irónicamente, Bowie despidió la década de 1.970 con un tema funk en donde los arreglos electrónicos preludian lo que va a ser el controvertido giro ochentero de David Bowie hacia la New Wave.


17.- Jon and Vangelis - Curious Electric.



El conocimiento compartimentado le hace daño al intelecto; los fenómenos humanos se vinculan a veces de maneras extrañas, y separarlos de manera arbitraria sólo conduce a la ignorancia. Mucha gente no relaciona el Rock Progresivo y la música electrónica, que en apariencia no podrían ser más disímiles, pero ya veíamos en la entrada anterior que tanto Kraftwerk como Vangelis venían del Rock Progresivo antes de tomarse al mundo por asalto con sus sintetizadores. Menos sabido es que Vangelis en un minuto estuvo a punto de ser tecladista de Yes, aunque el asunto no prosperó, para nuestra fortuna porque de lo contrario nos habríamos perdido la discografía setentera de Vangelis y sus estupendos discos Albedo 0.39, Spiral, China y Opera Sauvage. Pero aunque Vangelis no quedó en Yes, hubo una muy amigable relación entre éste y Jon Anderson, y cuando Anderson dejó a Yes, ambos sumaron fuerzas para el proyecto Jon and Vangelis. La discografía de Jon and Vangelis es corta pero contundente: su disco debut Short Stories, The Friends of Mr. Cairo de 1.981, Private Collection de 1.983, y ya en la década siguiente, el Page of Life de 1.991. Eso, y los inevitables discos compilatorios, porque no hay que dejar que lo breve de una trayectoria de cuatro discos sea óbice para seguir explotando la franquicia. Como sea, Jon and Vangelis es la prueba oficial del contubernio incestuoso entre Rock Progresivo y música electrónica. ¿Otra prueba oficial? Cuando Jon Anderson regrese a Yes, lo hará con el disco más popero y electrónico de su trayectoria, incluyendo una de las líneas de sintetizador más reconocibles de la década: Owner of a Lonely Heart...


18.- The Cars - Touch and Go.



The Cars es otra de esas bandas que nació del légamo primordial del Post Punk a finales de la década de 1.970, con una propuesta de influencia punketa y sonido algo subproducido, antes de emprender el viaje en la década de 1.980 hacia donde tantas bandas Post Punk marcharon: hacia la New Wave. En medio de todo eso sacaron el disco Panorama, en 1.980, que engendró un solo single, uno de los más conocidos de su carrera: Touch and Go. En general, Panorama es un disco de índole un tanto experimental, más entonces que ahora por razones obvias, y ayudó a abrir paso a la por entonces naciente New Wave, incluyendo el uso algo más prominentes de sintetizadores ya con el sonido típicamente electrónico de la década de 1.980; recordemos que el teclado estaba en uso por las bandas rockeras por lo menos desde una veintena de años antes, pero por lo general trataban de sacarle un sonido más cercano al piano o minimizar su carácter sintético. Panorama fue uno de los discos menos exitosos de The Cars, pero de ninguna manera un fracaso comercial; Panorama como disco y Touch and Go como single consiguieron abrirse paso hasta el ranking musical de su época, y a pesar de, lo diré otra vez, ser del último año de la década de 1.970, forman parte indudable del repertorio ochentero más romanticón.


19.- Devo - Whip It.



Whip It de Devo, del disco Freedom of Choice, es por supuesto su tema más conocido, su himno y su caballito de batalla. Un tema alegremente compuesto con instrumentos de rock y algún que otro arreglo electrónico, en apariencia; sólo que el bajo no es un bajo, sino un sintetizador. Irónicamente, la línea principal de la canción está, ejem... inspirada... en Pretty Woman de Roy Orbinson. Por cierto, el sonido del látigo chasqueando, claro está que no es un látigo: es otro sintetizador. Todo lo anterior es bastante interesante si se considera que los dos discos anteriores de Devo eran, de manera nada sorprendente a estas alturas, Post Punk y proto New Wave; es con Freedom of Choice que Devo emprendió un viraje que lo puso en camino hacia el sonido más ochentero con el que se los recuerda. Whip It es por supuesto carne de discoteca ochentera a pesar de ser, dicho una vez más, del último año de la década de 1.970... y de que a los mastines de la moral les cayó como bomba los tonos sadomasoquistas del videoclip. Lo que no impidió, más bien fomentó, que al momento de su fundación al año siguiente, MTV se diera un festín retransmitiendo el videoclip hasta la náusea, en un temprano ejemplo de cómo crear himnos generacionales por cansancio de la resistencia mental de la audiencia.


20.- Orchestral Manoeuvres in the Dark - Enola Gay.



Lo que el Blitz de la Luftwaffe hitleriana sobre Londres no consiguió en 1.940, el Krautrock lo logró. Ya hemos mencionado como David Bowie hizo todo lo posible por dejar atrás el Glam Rock metiéndose de cabeza en la escena berlinesa. Ahora, ha llegado el turno de hablar de una banda que no dio el salto hacia la influencia electrónica Krautrock, sino que partió directamente dentro de ella. Orchestral Manoeuvres in the Dark, mejor conocida como OMD primero porque la vida es breve para derrocharla en tantas sílabas, y segundo para evitar la odiosa pomposidad del nombre completo, es una banda que se encomendó a los númenes de Kraftwerk (electrónica) y Neu! (Krautrock) y generó electrónica Krautrock ciento por ciento británica. 1.980 el año de su debut estuvo notablemente ocupado para OMD, ya que sacaron dos discos: Orchestral Manoeuvres in the Dark, y Organisation. El segundo se llama sintomáticamente igual que la banda de la década de 1.960 de la que emergió Kraftwerk. Un solo single salió de aquí, Enola Gay precisamente, pero fue uno de los singles definitorios del Synth-Pop. Por un tema de sonido, en lo principal. Pero también por una curiosa consecuencia colateral. La canción es teóricamente antibélica porque Enola Gay es el nombre del avión que arrojó la bomba atómica sobre Hiroshima, pero la ambigüedad de la letra, quien sabe si intencional, le ganó interpretación como un temprano himno gay, ayudando a cimentar la bastante sólida conexión entre Synth-Pop y homoerotismo que después sería empujado mucho más lejos por Depeche Mode, llevado hasta el paroxismo por Erasure y Pet Shop Boys, y finalmente descarrilado con escándalo de loca de patio por Locomía. Como sea, la revista canadiense NME consideró a Enola Gay como la número 96 en su listado de las cien mejores canciones de la década de 1.980; que el tema en cuestión date del último año de la década de 1.970, dicho esto por cuarta o quinta vez, no es algo que los haya detenido en este respecto.


21.- Visage - Fade to Grey.



En toda toma por asalto contra los Cielos, hay quienes se tropiezan y caen de regreso a la Tierra. A veces de manera bien empleada, y a veces sin merecérselo, como es el caso de Visage. Porque esta banda británica ya se encasilla dentro de las que han pasado el Rubicón, y ya está fuera del Post Punk o los primeros tanteos de New Wave, para abrazar todavía con algo de melancolía setentera, pero ya con sonido ochentero, lo que va a ser la década de los sintetizadores. Para su desgracia su segundo single, lanzado el mismo día que el primer álbum (asimilen la cronología), fue también su único gran, real y verdadero éxito. Como decíamos, Fade to Grey ya es una canción ochentera, pero los mismos Visage después tuvieron una carrera discreta, de apenas tres discos en la década (Visage en 1.980, The Anvil en 1.982, y Beat Boy en 1.984). Más un disco de gran regreso, Hearts and Knives, de... 2.013. Quedando por tanto como segundones frente a otras bandas que explotaron los caminos abiertos por Visage de manera mucho más abierta y exitosa. Triste e inmerecido. Para la trivia, a los abogados de Visage o de la discográfica respectiva se les pusieron romos los dedos de hacer llamadas telefónicas cuando acusaron de plagio a Kelly Osbourne por la canción One Word en 2.005, o mejor dicho, a Linda Perry que fue quien escribió la canción en comento. Al final hubo acuerdo fuera de corte, pago de regalías, etcétera. Porque puestos a, digámoslo así, inspirarse en una canción, tenían que apuntar justamente al único y por lo tanto al mejor defendido caballito de batalla de una banda en horas bajas, en vez de algún hit menor que la banda original hubiera sacrificado con gusto a cambio de la publicidad.


22.- Ultravox - Vienna.



A veces la canción Vienna de Ultravox figura como de 1.981 porque en dicho año salió el single, pero el disco en sí, también llamado Vienna, fue lanzado en 1.980. Vienna es una canción bisagra entre la electrónica de tintes clásicos explorada por Tomita o Kraftwerk en la década de 1.970, y el Synth-Pop de la década de 1.980 que ya asomaba la nariz en la escena. De ahí que por un lado sea una balada de arreglos clásicos, que no estaría fuera de lugar en un disco de Kraftwerk, pero con un sonido algo menos sintético, un poco más orgánico si se quiere. Ultravox venía dando de qué hablar en el underground, ya que aunque técnicamente perteneciera a la escena Post Punk, sus raíces e influencias iban más por el lado del glam rock a lo David Bowie y la electrónica a lo Kraftwerk; considerando que Bowie estaba en su fase alemana, tenemos otro síntoma de que la eficiencia germánica era el motor de la música electrónica en esas fechas. Ya en la década de 1.980, Ultravox enfilaría derechamente hacia, ya pueden ustedes suponerlo si han venido leyendo esta serie de artículos, la New Wave. Como nota de trivia, el videoclip de la canción fue dirigido por Russell Mulcahy, que después pasaría al mundo del cine como un one hit wonder gracias a Highlander.


23.- Ideal - Berlin.



No se crean que los alemanes, que tantas alegrías le estaban dando a la escena electrónica, se iban a quedar de rositas porque los británicos estaban copiándolos e incluso viajando a Berlín y sacando álbumes allá, para después extender dicho sonido sobre el resto del mundo, ahora con el sello del León Británico estampado encima. En paralelo al surgimiento de la New Wave en Inglaterra, Alemania estaba experimentando más o menos el mismo tránsito desde la escena Krautrock y electrónica más alternativa, a un sonido más amistoso con la radio, y que iba a producir varios hits de la década que ustedes probablemente nunca se figuraron que eran alemanes (ya aparecerá Nena en algunas entregas más), y que tienden a contar como one hit wonders en el mercado hispanohablante por el menor desarrollo de la maquinaria profesional alemana. Porque la eficiencia alemana tampoco es ciento por ciento infalible, diga lo que diga la mitología mecánica en contrario. En paralelo a la New Wave, decíamos, estaba surgiendo la Neue Deutsche Welle (Nueva Ola Alemana); entre el movimiento, Ideal fue uno de los más exitosos. Su historia fue meteórica: se formaron, lanzaron su primer álbum y se hicieron famosos a lo menos en Alemania en menos de un año, que fue el de 1.980. Con la eficiencia propia de la Deutschmaschine, sacaron cuatro discos a razón de uno por año hasta 1.983, año en que decidieron separarse, por el mejor y más noble motivo por el que una banda podría hacerlo: retirarse mientras todavía estaban ganando. Evitándonos el penoso espectáculo de otra banda más que se arrastra por el fango después de pasados sus años de gloria. De los miembros de la banda, el que tuvo una posteridad más extraña fue Ernst Ulrich Deuker, que después de sus años en Ideal cambió el bajo eléctrico por... el clarinete contrabajo. ¿Cuántos rockeros devenidos en clarinetistas conocen ustedes...? Si la respuesta era ninguno, ya conocen ustedes a uno. Supuesto de que esa información tenga algún valor en la vida cotidiana de alguien.


24.- Chrome - Eyes in the Center.



Ya hemos repetido varias veces y dejado claro que Post Punk era el underground por debajo de la música funk y disco de la época, pero metamorfoseándose en New Wave y Synth-Pop, se aprestaba a tomar por asalto la escena comercial en la década de 1.980. Y todavia aún más por debajo en el underground, corría la savia del sonido industrial. Las primeras bandas industriales partieron de un concepto muy simple: el Punk trató de ser rebelde pero se domesticó porque al final era música con guitarras y batería que buscaba volver a la pureza del rockabilly, significara eso lo que significara. ¿Qué pasaría si es que utilizáramos entonces guitarras todavía más cacofónicas, y lo mezcláramos con arreglos electrónicos para generar algo que podamos llamar directamente ruido? El resultado son las primeras bandas industriales, como Throbbing Gristle, Cabaret Voltaire, o la que nos ocupa, que son los estadounidenses Chrome. A la larga pasó con la música industrial lo mismo que con el Punk: terminó domesticándose. De este sitio primordial nacería después el EBM, que vendría a ser la respuesta underground y más acerada del Synth-Pop, y de ahí surgirían todavía cosas más extremas, como el Dark Electro o el Aggrotech, aunque aquí ya estamos hablando de la década siguiente e incluso el siglo XXI en adelante. Supuesto de que, al paso con el cual vamos, lleguemos al siglo XXII. Pero por lo pronto, debemos llegar a la...

...PRÓXIMA ENTRADA: 1.981.

Related Posts with Thumbnails

¡Blogoserie a la carta!: ¿De qué género quieres que sea el o la protagonista?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuántos protagonistas quieres que sean?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuál será la ambientación?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Contra quién se enfrentan el o los héroes?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuál es la motivación del protagonista?