¡Vota por lo mejor de los primeros siete años de la Guillermocracia!

¡La Guillermocracia te llama a las filas! ¡Vota, expresa tu opinión, cuáles son los mejores artículos que se han publicado en estos (casi) siete años de vida en línea! La encuesta se encuentra en la parte inferior de esta columna. ¿Más detalles? Pincha aquí. ¡Haz oir tu voz!

miércoles, 30 de octubre de 2013

Julian Glover: El villano ubicuo del cine.

Haremos un posteo más liviano que de costumbre en la Guillermocracia, a costillas de uno de los actores más reconocibles y menos reconocidos dentro de las películas que podríamos calificar de frikis o geeks. Y de las otras también. Porque pocos actores tienen el honor de haberse paseado por franquicias tan icónicas como Star Wars, Indiana Jones y James Bond... y seguir siendo esos grandes desconocidos. Es la historia de ciertos actores que por una razón u otra terminan encasillados en los llamados roles de carácter. El caso de Julian Glover es cuando menos interesante. Ha interpretado a héroes y villanos, pero en sus roles más recordados, se ha enlistado bajo las banderas del Mal. No debería ser una sorpresa, si se piensa que ha actuado con la Royal Shakespeare Company, lo que no es menor; ya sabemos que los actores shakesperianos se prestan de maravillas, por su profundidad dramática, para crear villanos de altura. A continuación en la Guillermocracia, un breve resumen de los papeles más representativos de un actor que en justicia debería tener más reconocimiento del que ha recibido. Antes de que fallezca y esto se transforme en un obituario, porque habiendo nacido en 1.935, va en derechura hacia la ochentena (y hacia la sección El Tiempo Pasa: Versión 2.015, cuando el tiempo pase y llegue dicho año, por supuesto). Damas y caballeros, con ustedes el señor Julian Glover.


Quatermass and the Pit (1.967).

La productora Hammer es conocida principalmente por sus películas de terror, en especial las de vampiros, pero eso no quita que no hayan dedicado tiempo a la Ciencia Ficción, con la trilogía del investigador científico Quatermass. En esta película en particular, Quatermass debe investigar una excavación arqueológica que, según se revela, contiene una nave extraterrestre estrellada y hundida en la Tierra desde antes que el humano fuera humano. Por supuesto que de por medio tiene que inyectarse a presión el burócrata entrometido que sólo está para hacerle la vida difícil al protagonista, en este caso el Coronel Breen. ¿Interpretado por quien? Por Julian Glover, en uno de sus primeros roles de burócrata malparido. Vendrán más.


Hitler: Los últimos diez días (1.973).

Esta no la he visto, pero ya desde el título no es difícil adivinar por qué la menciono. ¿No hemos dicho que Julian Glover tiende a encajar de lleno en los roles de villano? ¿Y no son los nazis acaso los villanos más villanos del siglo XX? Y en efecto, no falla: Julian Glover hace de nazi. En concreto de Hermann Fegelein, un alto oficial del régimen que por esos días de la caída de Berlín estaba empeñado en escaparse de Alemania con joyas, algunas de ellas pertenecientes a Eva Braun. Si la película es fiel a los hechos históricos, entonces éste es uno de los roles en donde el personaje de Julian Glover acaba tiroteado. Si se quejan del spoiler, entonces lean más libros de Historia, superen su ignorancia, su cerebro se los agradecerá. Los que la hayan visto, me informarán qué tan fidedigna es esta ficción a la realidad. Por desgracia no pude encontrar una foto digna del tema, privándonos del placer de ver a nuestro villano favorito con uno de los mejores uniformes de villano jamás diseñados y cortados por sastre: el nazi, por supuesto.


El enigma se llama Juggernaut (1.974).

Otra que no he visto, pero la menciono por dos razones. Una, pertenece al género de catástrofes, en concreto al subgénero del cine de hundimiento de barcos, que por ese entonces estaba en boga por aquello de clonar La aventura del Poseidón. Aquí comparten cartelera Richard Harris, Omar Sharif, Anthony Hopkins, Ian Holm... La otra razón, porque aparentemente interpreta a un oficial naval (por lo menos aparece acreditado como Comandante Marder). Resulta casi como un augurio, si se piensa en el rol que tendrá en Star Wars. Y hablando de Star Wars, vamos a...


El Imperio contraataca (1.980).

Entramos a las películas más conocidas para el friki moderno. Todos recuerdan la fenomenal invasión de dromedarios mecánicos de ignoro cuántos metros de alto, en contra de la base rebelde en el planeta congelado. Capitaneada por Maximilian Veers. Interpretado por Julian Glover, embutido en un casco de fuertes reminiscencias nazis para no desentonar; hablando de nazis, el actor que interpretaba a Obi-Wan Kenobi, Alec Guinness... interpretó a Adolf Hitler en la mencionada Hitler: Los últimos diez días, en otro de esos extraños giros de casting del cine. Pero volviendo a Star Wars. Aunque el ataque en sí mismo resulta exitoso, uno de los cazas de los rebeldes salido de control termina estrellándose contra la cabina de Maximilian Veers. Como no se le ve en el resto de la saga, podemos juzgar que la explosión lo mató. Aunque considerando la habilidad del universo expandido de Star Wars para sacarse conejos de la chistera, resultaría muy probable que hubieran explotado la situación del nunca encontraron el cuerpo para hacerle sobrevivir en novelas y cómics. Nuevamente, los fanáticos jedi me informarán.


Sólo para tus ojos (1.981).

La película oficial número 12 de la saga Bond tuvo la taquilla suficiente para salvar a los estudios MGM de la bancarrota, después de que éstos se fueran prácticamente a pique con Heaven's Gate. Aunque como en Terminator 3, al final resultó que no habían evitado el apocalipsis, sólo lo postergaron algunos años; en 2.012, otra vez fue James Bond el rescatista, con Skyfall, por cierto. Pero volviendo a Sólo para tus ojos... Frente a las excentricidades de las entregas inmediatamente anteriores de 007, ésta presenta una historia de espionaje bastante cable a tierra. James Bond es enviado a Grecia para recuperar una máquina decodificadora que en ese instante podría estarse vendiendo a la KGB; para su misión contacta a un aliado llamado Aristotle Kristatos. Interpretado por Julian Glover. ¿Es que acaso por una vez en la vida y por accidente lo contrataron para ser de los buenos? ¿O el casting... fue acaso completamente intencionado? Si no quieren enterarse, no sigan leyendo este párrafo. Pero si quieren enterarse, entonces les revelaré en qué termina todo este embrollo. Porque... cosa inusual en una película de James Bond, en donde el villano suele estar presentado desde el comienzo como tal, a mitad de película nos enteramos de que el supuesto villano en realidad es el bueno, y el aliado bueno ha sido el villano a todo lo largo y ancho de la historia. O sea, Julian Glover ha sido el malo a vista y paciencia de todo el mundo, y además un traidor a la causa patriótica griega. Por algo los productores contrataron al tipo que bombardeó la base rebelde del helado planeta Hoth, después de todo.


Ivanhoe (1.982).

Una versión más moderna del viejo clásico de Walter Scott, porque hay varias versiones cinematográficas más antiguas. Me disculparán que no mencione de qué se trata, pero es que si no conocen a lo menos quién es el héroe y quién el villano de esta novela clásica, entonces no merecen ser lectores de la Guillermocracia. A estas alturas ustedes se estarán preguntando a qué villano interpreta Julian Glover... y la respuesta, sorprendente a estas alturas, es negativa. En esta película, el señor Glover interpreta al rey Ricardo Corazón de León, que viene de regreso a Inglaterra para reinstaurar el orden, la justicia, etcétera. Vale la mención porque primero rompe la cadena de personajes villanescos de nuestro biografiado, y además porque siendo una película histórica, permite a Julian Glover dar salida a su entrenamiento shakesperiano. No a los extremos de Patrick Stewart, que por cierto también interpretó a Ricardo Corazón de León (en una parodia de Robin Hood de Mel Brooks, eso sí), pero de todas maneras si se quiere tener a un monarca con presencia, Julian Glover sigue siendo una excelente opción. Irónicamente, no es la primera vez que Julian Glover interpretó a Ricardo Corazón de León, sino la segunda, ya que antes había encarnado al personaje en la televisión, en el programa de televisión... Doctor Who. En 1.965.


El cuarto protocolo (1.987).

La KGB activa un plan para manipular las elecciones parlamentarias en Inglaterra, detonando una bomba nuclear en suelo británico. El villano principal en este caso no es Julian Glover, sino Pierce Brosnan como un agente de la KGB infiltrado en Inglaterra, algo así como una especie de James Bond en versión villano; el héroe, dicho sea de paso, es Michael Caine. Julian Glover en este caso no interpreta a algún general ruso, como hubiera sido de esperar dado su currículum, sino al jefe de Michael Caine. Y para no desentonar, el jefe en cuestión es un burócrata obstructivo más preocupado por su carrera funcionaria que por hacer bien su trabajo. Incluso en el Primer Mundo hay sujetos de ésos. Y en Chile también, no en balde los chilenos son los ingleses de Sudamérica.


Indiana Jones y la última cruzada (1.989).

En la tercera entrega de Indiana Jones, éste es requerido por un hombre de negocios estadounidense llamado Walter Donovan para buscar el Santo Grial, en particular porque otro investigador enviado para la búsqueda se ha extraviado. Indiana Jones replica que ha hablado con el Jones equivocado, que su padre era el fanático del Grial... sólo para recibir la contrarréplica de que es el padre el extraviado. Ahora, dos cosas que no serán una sorpresa para nadie que haya aguantado leyendo este artículo. Primero, Walter Donovan es interpretado por Julian Glover. Segundo, Walter Donovan trabaja en secreto con los nazis, quizás porque le quedó gustando la experiencia en Hitler: Los últimos diez días. Que tener a Julian Glover en el elenco es casi un spoiler por sí mismo. Por cierto, de cuantos personajes villanos ha interpretado Julian Glover, la muerte de Walter Donovan es una de las mejores. Si pertenecen a la camada de herejes e infieles que no han visto esta película, ya están perdiendo tiempo en conseguírsela.


Su Majestad Ralph (1.991).

Una olvidada comedia de la década de 1.990, que para ser sinceros no he visto. Por las referencias que tengo, se trata de un estadounidense que por un giro del destino cuyo nivel de extravagancia sólo se da en comedias de éstas, acaba como rey de Inglaterra. La mencionamos primero porque Julian Glover tiene un pequeño papel como... el rey de Finlandia. Y segundo, porque con algo debía rellenar entre Indiana Jones y el siglo XXI.


Vatel (2.000).

Basada o inspirada en hechos reales. Literalmente, porque uno de los personajes es el Rey Sol, Luis XIV, aunque el verdadero protagonista, Vatel (personaje histórico también) fue el refinadísimo cocinero del Principe de Condé. Vatel es interpretado por... no por Julian Glover, sino por Gérard Depardieu. El rol de Glover es el Príncipe de Condé. Ignoro si cuenta como villano, pero el Príncipe de Condé histórico tuvo un final muy desgraciado: en los inicios del reinado de Luis XIV tuvo la muy mala idea de ofrecerle un banquete suntuoso al monarca, quien sabe si por afán de lamerle la planta de los pies y quizás algún otro órgano, o para ofrecerle una sutil amenaza a su poder, en plan club de empresarios que llama al Presidente de la República para leerle la cartilla. El caso es que el Luis XIV histórico se lo tomó muy mal, y Condé tuvo un final bastante desgraciado. Al final, so pretexto de una película que no he visto, y de Julian Glover, terminamos hablando de Historia. El cine tiene bellezas como ésa.


Harry Potter y la Cámara de los Secretos (2.002).

Por si no le hubiera bastado hacerle la vida a cuadritos a Luke Skywalker, Indiana Jones e Indiana Jones, Julian Glover añadió a Harry Potter en su lista de héroes para ser puestos a parir. Aunque esta vez fue sólo un trabajo de doblaje, porque se contentó con ofrecerle la voz a la araña Aragog. Y por otra parte, la maldición Glover funcionó al revés: aquí no era de los malos y parecía buena, sino que era de los buenos y lo acusaron de ser el malo. No es un spoiler grueso si decimos que al final el villano era... Voldemort. En fin, lo que le faltaba en el currículum: hacer de bicho. En el sentido literal del término, nos referimos. Porque en términos de ser un bicho de miseria moral, el pobre a estas alturas lleva acumulado unos cuantos personajes de ésos.


Troya (2.004).

Para no quedarnos con la idea de que sólo hace roles de villano, mencionemos su fugacísima pasada por el set de Troya, ese bailoteo con taconeo estilo zapateo americano sobre la tumba de Homero hecho película, en la que Julian Glover interpretó a un rey de la alianza de invasores contra Troya. Aunque la idea de quiénes son los buenos, si los troyanos o los aqueos, es cuando menos relativa. El que escribió el poema era partidario de los aqueos, pero fueron también los aqueos los que invadieron un territorio en donde nada se les había perdido.


Scoop (2.006).

También para la trivia anotemos el día en que Julian Glover fue dirigido por Woody Allen. Scoop es la historia de una chica interpretada por Scarlett Johansson en un estupendo traje de baño rojo de una sola pieza, investigando a un sospechoso de ser un asesino serial interpretado por Hugh Jackman. Tengo la impresión de que Woody Allen contrató a Julian Glover a propósito para convencernos de que el hombre que fue nazi, ganó una importante batalla contra los rebeldes en Hoth, traicionó a James Bond y después hizo lo propio con Indiana Jones, iba a ser como mínimo sospechoso para el espectador promedio. No diré si dichas sospechas son correctas o no porque Woody Allen es un viejo zorro y sabe hacer la jugada. Sólo diré que Julian Glover en esta película es... el padre de Hugh Jackman. El resto, averígüenlo ustedes viendo la película.


La joven Victoria (2.009).

Pareciera que andando el tiempo, los roles de Julian Glover se han ido endulzando un tanto. Las energías ya no son tantas para dedicarlas a la villanía, y es hora de ir disfrutando los laureles. Héroes no, porque ya no está en edad, pero sí secundarios de lujo. En esta película en donde la joven Victoria era interpretada por una bellísima Emily Blunt, Julian Glover era un senescente Duque de Wellington; la película está ambientada a finales de la década de 1.830, o sea, más de dos décadas después de que Wellington derrotara a Napoleón en la Batalla de Waterloo. El personaje de Julian Glover no es un villano, pero de manera esperable, el Wellington histórico para esas fechas estaba hecho un carcamal reaccionario y más del lado de allá que el de acá en este mundo. O sea, todo lo contrario de lo que debe ser un hombre decente, así es que también lo contamos entre los villanos que ha interpretado.


Game of Thrones (2.011 y contando... si no lo han matado por el camino).

La franquicia friki definitiva en televisión, Game of Thrones, se las ha arreglado para ir incrustando en roles secundarios a varias viejas glorias del cine y la televisión. Uno de los llamados es Julian Glover, en un casi irreconocible rol como el Gran Maestro Pycelle. Para no romper con la tendencia, el Gran Maestro Pycelle se presenta entre los consejeros de Desembarco del Rey como un viejecillo frágil que no rompe un huevo, pero en las sombras se las arregla para seguir practicando el deporte favorito de toda la nobleza de Westeros que no está empuñando un arma (una espada o... la otra espada): conspirando y maquinando desde las sombras mientras esquiva las conspiraciones y maquinaciones en la sombra de sus compañeros de juego. Aunque viendo el desfile de desnudos y depravaciones sexuales varias de la serie, podríamos decir que conspirar es apenas el segundo deporte favorito de la nobleza de Westeros.


A estas alturas, ustedes ya se habrán dado de un golpe en la frente, esperamos que con la palma de la mano y no con el puño, diciéndose a sí mismo que en verdad lo habían visto muchas veces y ni siquiera se habían dado cuenta. O a lo mejor incluso lo conocían. Cualquiera sea el caso, esperamos haber cumplido con el homenaje a un grande del cine que, sin haber desempeñado nunca un rol tan icónico como para quedarse grabado con nombre y apellido en la retina, sí fue ingrediente esencial en el éxito de numerosas películas y franquicias. Homenaje que, esperamos, sea uno en vida y no un obituario; desventaja de que los posteos queden programados a veces con un par de meses de anticipación. Y nos despedimos con una pequeña deuda: una imagen de Julian Glover (actor) como Ricardo Corazón de León (personaje histórico) en Doctor Who (Ciencia Ficción de viajes en el tiempo):


No hay comentarios:

¡Vota por lo mejor de los primeros siete años de la Guillermocracia!

Related Posts with Thumbnails