¡¡¡Blogoserie a la carta en la Guillermocracia!!!

No lo olvides. Durante Abril y Mayo está abierta la votación para que ayudes a decidir sobre el argumento y características de la blogoserie a la carta que estamos planeando publicar acá en la Guillermocracia. Vota en la parte inferior de esta página, o bien, pincha el enlace para mayores detalles.
- POR ORDEN DEL DIRECTOR SUPREMO DE LA GUILLERMOCRACIA.

miércoles, 25 de septiembre de 2013

¿Te está acorralando la corrección política?


Hoy en día, y desde hace mucho tiempo, hacerse de buena publicidad y transformarte en tu propia marca, como dicen los defensores del liberalismo con uñas y colmillos, implica tener un discurso políticamente correcto. Estar con los ángeles y ser bendito significa defender a ciertos grupos, minorías o sectores de la Humanidad. Las razones son muchas, pero pasan generalmente por el término reivindicación. Se supone, con más o menos base, que dicho grupo o colectivo ha sido objeto de discriminación, o lo sigue siendo, y por lo tanto, hay que compensárselos defendiéndolos y creando derechos y estatus especiales para ellos. Todo en nombre de la democracia, la igualdad de oportunidades, etcétera.

Sólo que eso conlleva un problema. Los favorecidos por tales derechos y privilegios pueden aprovechar la ocasión para hacer su propio abuso, jugando el papel de víctimas eternas que nunca estarán satisfechos sin importar cuántas puertas les franqueen los demás, porque aunque lo justo sea compensarles con mil, si ellos pueden arañar dos mil, pues los arañan. Eso, cuando no se trata de la pura y clásica venganza a la antigua usanza, del ahora nos toca a nosotros. Por ejemplo, las feminazis. Amparados ellos por hombres que con mentalidad culpógena, o directamente por hacerse buena propaganda, los apoyan aunque de implementarse tales privilegios, ellos mismos saldrían hacia atrás.

Esto no quiere decir que tales causas no sean justas. Probablemente lo sean. Si son grupos que durante años o siglos han padecido de discriminaciones arbitrarias, es justo que se les otorguen algunos privilegios o ventajas. La injusticia surge cuando el péndulo va hacia el otro lado, cuando se exagera el privilegio o la discriminación positiva de manera patológica, cuando se crea un círculo vicioso de la victimización en donde los antiguos discriminados aprenden a nunca dejar de jugar la carta de la víctima, y los panegiristas aprenden a crearse una plataforma de superioridad moral apoyando a esos antiguos discriminados y a seguirlos tratando como víctimas. La lógica es obvia: si se les compensa lo suficiente dejan de ser víctimas, y por lo tanto pierden su superioridad moral y su discurso de guerra, y quienes los defienden pierden su plataforma moral. La frase "porque no tenemos nada, lo queremos todo" es bastante comprensible y es fácil empatizar con ella con la simpatía que se le suele reservar a los oprimidos... hasta que uno descubre las escalofriantes concomitancias lógicas que encierra dicha frase ejecutada en su completa y absoluta literalidad.

Incluso puede ser que usted esté disparándose en el propio zapato, al defender la causa de la corrección política salida de todo control, por quedar bien, a pesar de que si dicha corrección política triunfa, usted mismo podría salir perjudicado. Pero usted no lo haría de otra manera. Después de todo, usted también quiere estar del lado de los ángeles y ser salvado, ¿verdad?

Por eso mismo, el Departamento de Recursos Humanos dentro del Ministerio de Sociedad de la Guillermocracia ha diseñado este práctico test en que usted mismo puede reflejarse si saca algún beneficio o no, de ser políticamente correcto. Cuando usted lo resuelva, descubrirá el increíble poder que tiene la corrección política para acorralarlo a usted, sin que usted se de cuenta. Resolverlo es sencillo. Márquese +1 puntos o 0 puntos según corresponda. Luego vea los resultados al final. Y dígame cuántas ganas le quedan de ser políticamente correcto, después de resolverlo.

Patrimonio o riqueza:
  • +1 -- Soy pobre.
  • 0 -- Soy clase media pero vulnerable, o estoy arriba de eso.
Sexo:
  • +1 -- Soy mujer.
  • 0 -- Soy hombre.
Orientación sexual:
  • +1 -- Soy homosexual, bisexual, transexual o pansexual.
  • 0 -- Soy heterosexual de toda la vida.
Raza o etnia:
  • +1 -- Soy negro, mulato, asiático, indígena, etcétera.
  • 0 -- Soy blanco caucásico o bien mestizo que puede pasar y pasa fácilmente por blanco.
Nacionalidad:
  • +1 -- Soy inmigrante.
  • 0 -- Soy nacional.
Edad:
  • +1 -- Soy niño o anciano.
  • 0 -- Soy adolescente o adulto.
Ingresos o renta:
  • +1 -- Trabajo por el salario mínimo, una suma cercana, o incluso menos. O bien hago trabajitos esporádicos y nunca seguros o estables para mantenerme. O no tengo y no me he podido conseguir un trabajo.
  • 0 -- Gano dinero sensiblemente por sobre el salario mínimo.
Domicilio:
  • +1 -- Vivo en la casa de otra persona.
  • 0 -- Vivo en mi casa.
Creencias:
  • +1 -- Soy creyente (católico, evangélico, judío, o de cualquier fe con libertad para considerarse por encima de cuestionamiento por parte de la evidencia física y científica en contrario).
  • 0 -- Soy agnóstico o ateo.
Salud:
  • +1 -- Soy discapacitado (ciego, sordo, mudo... enfermo mental difícil, o si no cómo podría estar leyendo y respondiendo este cuestionario).
  • 0 -- Tengo enfermedades no discapacitantes (miope, tímido, friki...).

RESULTADOS:

  • 0 a 3 PUNTOS: Antes de defender causas por pura corrección política, ¿se ha mirado usted en el espejo? ¿Se da cuenta de que casi ninguna de ellas lo favorece a usted? Que tenga usted solidaridad social está bien, pero... ¿se ha preguntado usted si las demás personas, si la sociedad, es solidaria de vuelta con usted? Si lo es, perfecto. Pero si no es el caso, entonces ser políticamente correcto para usted es suicidio. Defender causas está bien, pero recuerde: la caridad comienza por casa.
  • 4 a 8 PUNTOS: Usted por supuesto que está en grupos de riesgo, y por lo tanto es razonable que luche por causas que lo defiendan.
  • 9 a 10 PUNTOS: Usted es una persona perfectamente ajustada a la sociedad. No importa lo que diga, no importa lo que haga, no importa a quién ataque, usted siempre tiene el poderoso escudo de la corrección política apoyándole a usted. Enarbólelo en batalla frente a todos quienes se le opongan, victimícese, acuse a sus acusadores de que están en su contra porque usted es esto o aquello, y tiene el día hecho.

RETRATO ROBOT DE LA PERSONA A QUIEN LA CORRECCIÓN POLÍTICA SALIDA DE MADRE HACE INTOCABLE:

Es mujer, muy joven o muy anciana para defenderse, hacer oir su voz o defenderse. Pertenece a una raza o colectivo étnico minoritario, con raíces negras, indígenas o gitanas. Tiene tendencias lésbicas. No tiene patrimonio y malvive de ingresos que apenas son suficientes para mantenerla viva. Su morada es la casa de otra persona que la ha acogido, porque es una inmigrante o una indigente sin techo. Además tiene una discapacidad física como por ejemplo una parálisis, un impedimento del habla o ceguera. Compensa todo esto con creencias religiosas que sostiene con todo el fervor y la devoción de quien no puede ser criticado por ellas, ya que según el discurso oficial todos los credos religiosos son dignos de respeto, y cualquier objeción a los mismas es una ofensa a la sensibilidad de los creyentes. Probablemente sirve de modelo para personajes protagonistas de películas con conciencia social.

Si usted se parece más o menos al modelo anteriormente descrito (o no), puede comentarlo aquí.

3 comentarios:

Cidroq dijo...

Chale saque un 1, no pos toy jodido, lo bueno que no me gusta se politicamente correcto.

Durante toda la lectura de tu entrada no dejó de sonar en mi cabeza la palabra Israel.

Lore dijo...

Discrepo con el punto de la creencias, el +0 deberia ser sigo la religion mayoritaria del país donde vivo. Por que no es lo mismo ser musulman que Catolico Opus dei en Chile.

Guillermo Ríos dijo...

Cidroq, yo saco 2 puntitos. Quizás de ahí mi alergia a la corrección política. En cuanto a Israel, diría que a estas alturas del partido la corrección política cae más por el lado palestino de la frontera que el israelita, aunque por otra parte Israel se beneficia de una excelente maquinaria propagandística. Contra los gitanos también hubo un Holocausto, y no veo a los gitanos haciendo lobby para instalarse en su propia Tierra Prometida.

Lore, lo pensé a la hora de crear el test, pero la línea divisoria de las aguas que apliqué es la siguiente: ¿qué tendría más impacto y sería más condenado por la opinión pública en general, que se quemara una Biblia o que se quemara algún ejemplar de Por qué no soy cristiano de Bertrand Russell? Seguro que la prensa oficial pasaría lo segundo como nota curiosa y acaso jocosa, mientras que de lo primero haría un escándalo. Y a nivel de Facebook y Twitter, seguro que saldría más gente condenando en el primer caso que en el segundo porque "no hay que meterse con las creencias de los demás", "hay que respetar lo que cada uno piensa", etcétera. Hace algo menos de dos décadas, Chile fue el país en donde se acogió un recurso de protección contra la difusión de la película La última tentación de Cristo basado en que dicha película ofendía la honra de Jesucristo, lo que como argumento jurídico es una aberración. Por eso es que el +1 es para la religión, no porque la religión sea progre sino porque está más protegida por el discurso políticamente correcto (con condescendencia, de acuerdo) que la alternativa.

Related Posts with Thumbnails

¡Blogoserie a la carta!: ¿De qué género quieres que sea el o la protagonista?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuántos protagonistas quieres que sean?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuál será la ambientación?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Contra quién se enfrentan el o los héroes?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuál es la motivación del protagonista?