¡¡¡Blogoserie a la carta en la Guillermocracia!!!

No lo olvides. Durante Abril y Mayo está abierta la votación para que ayudes a decidir sobre el argumento y características de la blogoserie a la carta que estamos planeando publicar acá en la Guillermocracia. Vota en la parte inferior de esta página, o bien, pincha el enlace para mayores detalles.
- POR ORDEN DEL DIRECTOR SUPREMO DE LA GUILLERMOCRACIA.

miércoles, 28 de agosto de 2013

DM of the Rings: Tolkien a lo corta pega machaca.


A veces, entre esas cosas a las que uno le echa un vistazo en línea, aparecen verdaderos prodigios de ingenio y creatividad. Uno de ellos es DM of the Rings. Su título puede ser traducido como... DM es la sigla en inglés de Dungeon Master, el director de juego en el juego de rol Dungeons & Dragons (para las generaciones más modernas, criadas con Vampiro: La mascarada y secuelas, sería el narrador). Por lo tanto, el título en castellano podría ser Master de los Anillos o Narrador de los Anillos, dependiendo de si eres un rolero criado en la generación del AD&D, o en la de Vampiro. Por cualquier cosa, seguiré citando el título en inglés. En particular porque lo leí en dicho idioma, e ignoro si algún alma caricativa ha hecho traducción del material al idioma cervantino. ADICIÓN DEL 31 DE AGOSTO DE 2013: Si desean echarle un vistazo por ustedes mismos, pinchar y seguir este enlace (se agradece a Cidroq que nos lo haya proporcionado, porque por un descuido imperdonable del Ministerio de Cómic de la Guillermocracia, no dejamos almacenada en los archivos la información cuando la descubrimos por primera vez. En la actualidad, el Ministerio del Interior está procesando a los responsables, y agendando la fecha y hora en que comenzarán los fusilamientos de los traidores a la Patria). FIN DE LA ADICIÓN.

La premisa es tan sencilla, que por lo obvio a nadie parece habérsele ocurrido antes. Si además de eso le sumamos un excelente guión y una impecable ejecución, estamos ante lo que debería ser un pequeño clásico del fanfiction. O del cómic. O de lo que sea. Porque DM of the Rings es bastante inclasificable. Técnicamente es un webcomic, pero también es la adaptación de una película, una especie de novela gráfica, también una metahistoria...

En esencia, DM of the Rings es un retelling de la historia de El Señor de los Anillos de J.R.R. Tolkien, pero presentado de manera tal, que la historia en realidad es la narración del narrador (o DM) de una partida de rol. Dicho de otro modo, la historia de El Señor de los Anillos no es planteada como creada por J.R.R. Tolkien mismo, sino por un DM que se la está dirigiendo, mastereando o narrando a sus jugadores. De esta manera, las distintas instancias y giros de la trama no son producto de la predeterminación de un escritor, sino de la interacción y a menudo pugna abierta entre un grupo de jugadores y su DM.

Ahora bien, y he aquí el detalle, lo que vemos del juego es la partida narrada, o sea los personajes y ambientes, no los jugadores. Es decir, exactamente lo opuesto a Los caballeros de la mesa del comedor, en donde sólo vemos a los jugadores y su narrador, y nunca tenemos una imagen que nos retrate lo que están imaginando los jugadores o el narrador. En esto, la obra me recordó un poco a Calvin y Hobbes, el cómic en el cual una parte integral de varias tiras es mostrarnos los sucesos desde la imaginación desbocada de Calvin, para saltar bruscamente y explicarlo todo en una viñeta final en donde vemos el mundo real; DM of the Rings es más o menos lo mismo, sólo que sin esa viñeta final, para decirlo más claro.

Para describir el universo narrado, Shamus Young el creador de DM of the Rings se sirve de capturas de pantalla de la trilogía de Peter Jackson de El Señor de los Anillos, a los que sobrepone globos de diálogo de cómic. Los globos con relleno blanco son los diálogos de los personajes jugadores, y los globos con relleno color crema pálido, así como los cuadraditos de texto que describen las situaciones, son los diálogos del narrador de la partida.

Es decir, algo como esto:

Mucho tiempo atrás, antes del amanecer de la Tercera Edad, el Oscuro Señor Sauron forjó el Anillo Unico. Enesteanill... -- ¡SANTO ÉPICO TRASFONDO! ¿Podríamos tener como, una versión en guías de estudio de todo esto o algo?

Y esa era la primera página. Imagínenselo hacia adelante.

El cómo quede lo anterior de cara a la inevitable cuestión del copyright sobre las películas y la novela original, no tengo idea. Ni quiero preguntar, tampoco.

Lo hilarante del asunto es que DM of the Rings confronta a un narrador embelesado con su historia y su universo y sus personajes, y que adorna la partida con frecuentes y larguísimas disertaciones acerca del trasfondo del universo narrado, frente a un grupo de roleros simplones cuyo principal objetivo en la partida es que le digan quién es el enemigo para zanjarlo en pedazos, ganar puntos de experiencia con los que subir de nivel para tener más con que zanjar a más enemigos después, todo eso aliñado con el inevitable saqueo de los cadáveres para cobrar armas, joyas, etcétera. Es decir, el tipo de jugador corta, pega, machaca que todos quienes hemos dirigido o narrado partidas, en un minuto u otro hemos tenido que sufrir. Piénsese un poco en la dinámica de los Cuatro Fantásticos, con Reed Richards dando interminables peroratas científicas versus La Mole interrumpiéndolo a cada rato para gritar su "¡Es la hora de pelear!" ("It's clobbering time!"), y se tendrá una imagen bastante exacta del asunto.

A través de este desarrollo, DM of the Rings se ríe de todo el mundillo friki en masa. Primero que nada, prueba que El Señor de los Anillos de Tolkien es prácticamente injugable como campaña, debido a que dicho formato agudiza una serie de falencias propias de la obra tolkieniana: su propensión a llevar a los personajes por las narices a lo largo del relato y de su geografía ficticia, su tendencia a resolver situaciones a golpe de deus ex machina tras deus ex machina, el idealismo extremo y poco realista de sus principales personajes, la cantidad enciclopédica de trasfondo que se debe dominar para entender a cabalidad la narración, el ritmo desesperantemente lento de la misma, necesario para llenar tres tomos completos, etcétera. El narrador de la campaña, el anónimo DM, no deja de ser un trasunto o caricatura del propio Tolkien narrado y enamorado de su propia narrativa hasta el punto de olvidarse de que si está narrando, debe preocuparse un poquitito de que la gente para la que está narrando también se interese.

En consecuencia, a lo largo de DM of the Rings vemos como los jugadores se desesperan de ir y caminar de un lado para otro sin mucha idea de por qué deben ir a tal o cual lugar en primer lugar, se aburren porque lo único disponible para matar en abundancia son orcos y echan de menos una mayor variedad de monstruos para rajarles el gaznate, se fastidian con la escasísima cantidad de tesoro a saquear, etcétera. Uno de los momentos cumbres de la sátira es explicar la disolución de la Comunidad del Anillo como una situación no prevista por el DM; a mitad de la partida los jugadores que interpretan a los hobbits se aburren de su prácticamente nula contribución a la campaña y la abandonan, y el DM para que no se le termine de hundir su preciosa arquitectura narrativa, transforma a los hobbits en personajes no jugadores, y tratándose de Frodo y Sam, los hace desaparecer en la campaña con la mezquina excusa de que están en otro lado haciendo lo suyo. Y efectivamente, no volvemos a saber de ellos hasta el gran final.  El resto de la historia sigue a los únicos tres jugadores con algo de entusiasmo por llevar la partida hasta el final, que son Aragorn, Legolas y Gimli, y que no por casualidad son los más poderosos y los únicos que tienen alguna buena probabilidad de cargarse a un orco en una situación uno a uno; para arreglar el desaguisado, el DM tiene que inventarse una serie de marchas y contramarchas para los personajes, para desesperación de los jugadores, con las hilarantes consecuencias que son de prever.

Y por si se lo están preguntando, nadie interpreta a Gandalf. El es otro PNJ, y el PNJ favorito del DM para meter al resto de los personajes en situaciones y llevarlos por las narices de un encuentro a otro.

Pero también, a renglón seguido, la obra se ríe de los propios jugadores de rol. Se supone que los juegos de rol nacieron para interpretar a un personaje. En un juego de tablero, los roles y capacidades de los personajes están predeterminados; hay una cierta maniobrabilidad dependiendo del juego, variando entre la nula del Monopoly y la amplísima de los wargames con figuritas, pero siempre los personajes deben moverse de acuerdo a reglas mecánicas que lo resuelven todo. El juego de rol, por el contrario, al darle libertad de decisión a los jugadores en tanto se sigan ciertas coordenadas y parámetros, potencia justo ese elemento que es crear un personaje de la nada y vivirlo aunque sea de manera vicaria.

Y esto es justo lo que se pierde el jugador corta pega machaca (el hack and slash, en inglés). El corta pega machaca no ve al personaje como un ente individual con una sicología delicada y factible de ser interpretado, sino como un conjunto de estadísticas enfilado a decidir cuántos enemigos puede partir en dos con un golpe de mandoble. El jugador que se esfuerza por interpretar a su personaje y aprovecha la libertad del mismo lo trata como un ser humano, mientras que el que se niega a sí mismo tal posibilidad, trata al personaje como un Terminator sin ulteriores motivaciones ni desarrollo. Esto queda muy de manifiesto en DM of the Rings, en donde los personajes se quejan de la excesiva cantidad de exposición, de que Gandalf los esté constantemente llevando y trayendo por las narices, de que hay poco que matar o saquear, etcétera. A los personajes de DM of the Rings les importa un rábano quien es Saruman o Sauron, y de hecho continuamente están enredando a ambos, y sólo les interesa saber quiénes son los enemigos finales y dónde están, para llegar hasta él dejando un sembradío de cadáveres de orcos en el camino, y eliminarlo para recibir la enorme subsiguiente cantidad de puntos de experiencia. En definitiva, la clase de rolero que no aprovecha el rol como una oportunidad para maravillarse con nuevos universos narrativos y posibilidades, sino el que busca eliminar sus frustraciones personales transformándose en el rey de una pila de cadáveres.

De esta manera, DM of the Rings es una aguda sátira del mundillo friki, así como del estatus de culto que tiene Tolkien entre el frikerío. Una obra que el profano seguramente le costará entender o apreciar, pero que cualquier jugador o narrador de rol, o cualquiera familiarizado un mínimo con El Señor de los Anillos aunque sea a través de la trilogía de Peter Jackson, disfrutará a mandíbula batiente sin lugar a dudas.

¿Por qué estamos siquiera aquí? Esta campaña no es interactiva, no necesitas jugadores para esta cosa. -- Necesito a alguien aquí para escuchar la historia... Diálogo impagable.

4 comentarios:

Cidroq dijo...

Ta chido el webcomic, no deja títere con cabeza, por cierto, le pusiste un link en la entrada al sitio?, no lo encontré por ningún lado, no soy muy bueno buscando.

Guillermo Ríos dijo...

Releyendo el artículo, no dejé enlace. Tampoco lo encuentro entre mis marcadores, me había quedado con la idea de que lo había incorporado, pero no. De todas maneras lo extraje de un foro con el que di por casualidad buscando material para otro posteo diferente. Volver a encontrarlo, eso va a estar bueno.

Cidroq dijo...

Ya lo lei todo, tiene momentos muy divertidos =), te dejo el enlace por si lo quiere poner en la entrada

http://www.shamusyoung.com/twentysidedtale/?p=612

Guillermo Ríos dijo...

Muchas gracias por el enlace, ya lo hemos incorporado al artículo. En cuanto a los funcionarios incompetentes del Ministerio de Cómic de la Guillermocracia... se investigará su situación de manera detenida a fin de deslindar responsabilidades y aplicar los correctivos necesarios para el reestablecimiento del imperio del orden y la justicia. En fin, lo importante es que ahora el artículo está completo.

Related Posts with Thumbnails

¡Blogoserie a la carta!: ¿De qué género quieres que sea el o la protagonista?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuántos protagonistas quieres que sean?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuál será la ambientación?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Contra quién se enfrentan el o los héroes?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuál es la motivación del protagonista?