¡Vota por lo mejor de los primeros siete años de la Guillermocracia!

¡La Guillermocracia te llama a las filas! ¡Vota, expresa tu opinión, cuáles son los mejores artículos que se han publicado en estos (casi) siete años de vida en línea! La encuesta se encuentra en la parte inferior de esta columna. ¿Más detalles? Pincha aquí. ¡Haz oir tu voz!

miércoles, 26 de septiembre de 2012

Pobre Apollo Creed.

Oye, Apollo, como la franquicia no se trata de ti, te irás cada vez más por el caño con cada siguiente secuela.

Nunca he sido demasiado fan de las películas de Rocky Balboa. Por una serie de motivos, vine a verlas algo tarde en la vida: supongo que se gozan o disfrutan mejor cuando uno es un niño, considerando que son filmes de entretención pura y dura. Pero tengo respeto por la saga. Aunque por lo general se promociona por el lado de las palizas en el ring, no le digo nada nuevo a nadie que las haya visto si comento que las películas se tratan de otras cosas, en particular de relaciones humanas, y la gran pelea suele estar reservada para el final. Pero puesto a comentar la saga, y a la espera de que escriba alguna Interminablelogía al respecto, hablemos por el momento de ese gran personaje que es Apollo Creed. Grande sí, pero cada vez menos a medida que avanzaba la saga. Porque si hay algo triste de ver en una maratón de películas de Rocky, es cómo Apollo Creed va decayendo. Por supuesto que el siguiente artículo está lleno de spoilers, así es que si nunca has visto las películas de Rocky...

En "Rocky", la película original de 1976, Apollo Creed es definitivamente una presencia. Asistimos durante buena parte del metraje a la vida de un perdedor llamado Rocky Balboa, que nunca podrá salir del agujero que él llama su vida. Y de pronto, por distintos motivos, el campeón Apollo Creed se encuentra sin oponente para pelear por el Bicentenario; recordemos que es 1976, y que Estados Unidos cumplía 200 años desde la Declaración de Independencia. Entonces tienen la gran idea de que Apollo Creed le dará lugar a un don nadie para pelear por el título. La pelea será puro espectáculo, por supuesto, pero generará publicidad, y sobre todo, dinero.

Hasta el minuto, Apollo Creed se ve grande y majestuoso. Contra él, Rocky no tiene ninguna oportunidad. El propio Rocky lo sabe. Comienza la pelea, e incluso Apollo Creed se lo toma a broma. Pero Rocky no está dispuesto a dejarse pasar la aplanadora: si no puede obtener una victoria material, al menos dará lo mejor de sí. Al darse cuenta de que Rocky no se dejará caer, Apollo Creed se molesta, y se decide a soltarse una ensalada de mamporros al pobre Rocky. El gran final no es la victoria de Rocky, sino que ha conseguido resistir a Apollo Creed; un triunfo moral, para entendernos. El buen nombre y la estatura de Apollo Creed han quedado a salvo.

Apollo Creed luchando por hacerse de la franquicia de Rocky contra Rocky, en una época en donde el spin-off todavía no era una opción.

Sólo que después tenía que venir la secuela. Y si Rocky no había ganado en la primera, tendría por fuerza que hacerlo en la segunda. Para lo cual, el personaje de Apollo Creed debía regresar. Y es en este punto en donde comienza la decadencia del personaje. El Apollo Creed majestuoso y lleno de confianza en la primera película, acá es un hombrecillo nervioso y neurótico: resulta que todo el público se abanderizó con Rocky, y Apollo Creed ya no es popular. Para volver a ser grande, Apollo Creed debe tratar de hacer que Rocky vuelva al ruedo, y vencerlo otra vez. Algo patético, bien mirado, que el ganador tenga que manipular al perdedor para asegurar su sitial de ganador. Por supuesto que tratándose de una revancha, y siendo cine y no la realidad, esta vez Rocky vence a Apollo Creed sin problemas. En la lona quedó el personaje grande y majestuoso, que ahora ha pasado a ser otro boxeador más. Respetable todavía, pero ya no tan heroico como antes.

Uh, no sé si me dejarán unirme a mí también...

En "Rocky III", la decadencia continúa. Ahora el gran oponente de Rocky es Clubber Lang, interpretado por el inimitable Mr. T. Clubber Lang le pasa el camión encima a Rocky, y éste queda en un estado crítico para una eventual revancha. En estas condiciones aparece ahora Apollo Creed para apoyar a Rocky. Se confirma entonces la decadencia: el antiguo antagonista de Rocky que pasó de ser victorioso a vencido, ahora está rebajado a apenas el mentor del héroe. Es como si Darth Vader se hubiera reconvertido en Obi-Wan Kenobi. Y todo porque fue apaleado en el ring. Según "Rocky III", si eres boxeador y quieres hacerte amigo de un colega de profesión, tienes que darle una paliza frente a miles de espectadores. Muy triste todo. Apollo Creed entrena a Rocky para que éste finalmente derrote a Clubber Lang. La escena final es un clásico del cine de los ochentas: Apollo Creed y Rocky Balboa se suben a un ring en solitario para tener su tercer match, esta vez sin testigos. Aunque en plena decadencia como personaje, al menos la película tiene la decencia de escondernos el resultado final: termina con su primer encuentro de puños, y a partir de ahí es especulación el saber quién de los dos ganaría ese desempate.

Y en "Rocky IV" es donde Apollo Creed toca fondo como personaje. El antiguo antagonista devenido en mentor, ahora es apenas el amigo negro del héroe. Y ya sabemos lo que pasa en Hollywood con el amigo negro del héroe. Apollo Creed se sube al ring para pelear con el ruso Ivan Drago, y éste no sólo lo derrota, sino que lo mata a golpes. Así de simple. El personaje que antaño fue el gran obstáculo de Rocky Balboa, ahora sólo sirve como un pedazo de carne para que después Rocky Balboa tenga motivos por los que vengarse de Ivan Drago. Además, Apollo Creed está puesto en escena por la misma razón que Wolverine en los X-Men o Worf en la serie televisiva de "Viaje a las estrellas: La nueva generación": para ser el grande y bruto que es apaleado por el villano para probar que el villano es tan poderoso, que se la puede con un grande y bruto sin problemas. Se me ocurren pocos ejemplos más flagrantes de decadencia de un personaje en una saga de películas, que el de Apollo Creed.

¿El rubio ario o el negro estadounidense? Una pista: en Hollywood, el negro siempre muere.

Terminemos dando alguna nota sobre el actor que lo interpretó. Para Carl Weathers, Apollo Creed fue el gran crédito de una carrera fílmica más bien discreta. Además de actuar en cuatro películas de Rocky Balboa, actuó en "Fuerza 10 de Navarone". Su otro rol bastante reconocible es ser uno de los compañeros de Arnold Schwarzennegger en "Depredador"; para no desentonar, el personaje de Weathers muere junto con todo el resto del elenco, salvo el protagonista. Después de eso ha tenido una carrera en descenso, que lo ha llevado incluso a ser actor de voz en "Balto III"... no en la primera entrega de la saga del perro ártico, sino en la tercera. Para que hablemos de decadencia. Aunque para quienes hemos visto las películas de Rocky, es imposible no tenerle afecto al personaje. Quizás por el cariño que despiertan los perdedores en buena lid.

12 comentarios:

Cidroq dijo...

Cierto, aunque aun tiene un mejor trato que los secundarios de dragon ball z que la mayoria tuvo un destino igual o peor.

Guillermo Ríos dijo...

Pero lo de Dragon Ball es más aceptable porque es una historia de fantasía. En cambio, se supone que "Rocky" es "realista", lo que lo hace más triste aún, en mi opinión.

Carlos Tevez dijo...

Con todo respeto deberias interpretar mejor las peliculas, Apollo era considerado el mejor de la historia pero ya era bastante veterano, sin embargo gano a Rocky. Y en la segunda pelicula decis que Rocky "gana sin problemas" cuando fueron 15 round donde con reglas reales habria sido un empate. Apartir de la 3era pelicula se trata de ser lo mas realista posible, Apollo ya era muy grande para boxear y se termina retirando pero sigue siendo un personaje importante. Contra Drago pierde facil xq llevaba 6 años retirado y estaba muy confiado, ademas de q nunca penso q el Ruso se iba a tomar la exibicion tan seriamente.

Guillermo Ríos dijo...

No sé si el resultado de la primera "Rocky" era predecible, pero el de la segunda sí que lo es, si se llama "la revancha". Todo el resto es humo y decorados. En la tercera sigue siendo importante, pero su importancia y peso específico ha decaído de manera clara; nunca hubiera intervenido en la trama si a su vez Rocky hubiera estado en un momento difícil. Y en la cuarta, el exceso de confianza que muestra, casi como un jovencito imberbe, contradice de plano el carácter más serio y aplomado que exhibió en las tres películas anteriores, y que lo hizo el gran adversario de Rocky que fue en primer lugar.

José Miguel Aponte De La Cruz dijo...

Con respeto, encuentro muchas deficiencias en tu interpretacion acerca del personaje de Apollo Creed en la saga de Rocky. Apollo era muy querido por el público incluso hasta despues de su retiro, habia sido campeon invicto en cuaranta y tantas peleas hasta que peleó con Rocky. Een ambas peleas que sostuvo con Rocky, Apollo lo superó en casi todos los rounds, pero el golpe de izquierda de Rocky era letal e incluso lo fue para Clubber Lang e Ivan Drago. En la película numero 2, cuando finalizo la pelea y Rocky ganó el título, este le dijo a Apollo que el era el mejor y reconoció que fue superado. Más que un gesto de humildad, fue justo el reconocimiento a Apollo como el mejor, ya que en realidad Rocky ganó de pura suerte y habia sido superado ampliamente en los rounds. En la 3ra entrega, Apollo cumple un papel determinante y protagónico al ser una influencia muy marcada en la nueva formacion de Rocky como pugilista, hasta parecía que Apollo hubiera peleado con el mismo Clubber Lang porque Rocky peleaba con sus mismas tecnicas y movimientos de su nuevo entrenador. En la pelea contra Drago, Apollo llevaba seis años sin boxear y mucho menos habia entrando para la pelea, fue su arrogancia lo que le llevo a la muerte, si hubiera entrenado, muy probablemente habria vencido al ruso, y tenía como, en la pelea el conecto buenos golpes rapidos al ruso, pero no era tan contundesntes, su juego de piernas era impecable, pero se cansó por no haber entrenado. En fin, son aspectos del guión. Hasta en la quinta entrega, Rocky entrena a Tommy Gunn con las tecnicas de Apollo (golpes cortos, juegos y velocidad en las piernas, bloqueos rapidos, etc) y hasta le presta los pantaloncillos de Apollo en homenaje a él.

Guillermo Ríos dijo...

De todas maneras, el punto central es que el rol de Apollo Creed en las películas de Rocky se hace cada vez más subsidiario del rol de Rocky mismo, y esto es sin lugar a dudas decadencia. Veamos:

1.- ROCKY. Apollo Creed no necesita a Rocky ni gira en torno a él, lo suyo es organizar una pelea sólo por motivos publicitarios, y en realidad le daba más o menos lo mismo si era Rocky o alguien más (vale, lo elige él mismo de una foto, pero aún así es una foto más entre muchas).

2.- ROCKY II. Apollo Creed ahora sí va a librar una pelea con Rocky y nada más que con Rocky, porque la popularidad de la gente se ha volteado hacia éste a resultas de su desempeño heroico sobre el ring, en la película anterior. Ahora sí es personal con Rocky.

3.- ROCKY III. Apollo Creed ni siquiera aparece peleando, y es reducido de la categoría de boxeador a la de mentor. Respetable, sin lugar a dudas, y mucho como le consta a cualquiera que sepa lo que significa enseñarle algo a alguien, pero sigue siendo un retroceso. En particular porque ahora sí claramente es un satélite del protagonista. Y

4.- ROCKY IV. Apollo Creed aparece únicamente para que lo maten y Rocky tenga un motivo para buscarle la sangre en el ojo al ruso. Y para conseguir su objetivo, despintan a Apollo Creed para que sea más bocazas y confiado que nunca, cuando ésa nunca había sido una característica de su personaje.

No se trata de Apollo Creed como personaje en sí; después de todo, por algo lo seguían utilizando película tras película. Se trata de la manera en que los guionistas fueron maltratando al personaje, haciéndolo gravitar cada vez más en torno de Rocky, haciéndolo cada vez más inefectivo, y finalmente matándolo de una manera ignominiosa y gratuita.

Raymond Ogilvy Rijo dijo...

José Miguel estoy absolutamente de acuerdo en todo lo que dices sobre la saga, el personaje de Apolo es una pieza clave e importantísima en todas las películas en las que aparece e incluso en varias ocasiones el mismo Rocky reconoce que él es el mejor.

A Guillermo con todo respeto le digo que opino su analisis está muy mal fundamentado y no va acorde con nada en mi opinión.

Guillermo Ríos dijo...

"No va acorde con nada en mi opinión". ¡Abríos, Cielos, regocijáos, y exultad en la Tierra, porque he aquí que ha llegado SU OPINIÓN!

Que una cosa es debatir con argumentos sobre la mesa, lo que está bien, y otra muy distinta colgarse de los argumentos de otra persona y añadir un no muy humilde "en mi opinión", sin aportar nada nuevo. Que se podrá estar en desacuerdo, pero ¿mal fundamentado? ¿Porque al señorito así le parece, sin más? A ver si nos ubicamos un poquito para la próxima, por favor, o de lo contrario lo vamos pasaportando al Departamento de Extranjería de la Guillermocracia para que le cancelen la visa y lo declaren persona non grata.

Roge Estrada dijo...

Bueno tambien tengo algo similar con un anime llamado beyblade metal (fusion,masters y fury) a Ryuga lo humillaron totalmente solo para demostrar el poder de Nemesis (el villano finalmente mas poderoso) cuando ryuga era el segundo mas poderoso y se me hace algo tambn muy degradante solo para demostrar el poder de alguien malo :( bueno les dejo el video... o mas bien el link
https://www.youtube.com/watch?v=Eg2e0Gu7Dko

Guillermo Ríos dijo...

Es el típico recurso barato para probar que un malo es malo malísimo, y además poderoso: cargarse a un personaje que es bueno y poderoso, para probar que la amenaza va en serio. Se puede hacer bien o se puede hacer mal, a según el talento, pero es frecuente que termine enojando a los fanáticos, y mucho. Y se hace más sangrante cuando el personaje en cuestión, que siempre ha sido representado como serio y reconcentrado, de pronto y a santo de nada aparece con un "no se preocupen, que a éste me lo cargo de dos patadas", o sea, hacerlo pecar de arrogancia de manera súbita sólo para que lo suyo aparezca como castigo a la falta de humildad, etcétera.

Martín dijo...

¿Y cómo queda ahora que es sólo el padre - muerto - de la nueva estrella pugilística, que además es entrenada nada menos que por el único rival que lo derrotó...?

Guillermo Ríos dijo...

En realidad, al pobre no podían humillarlo más, y aún así, encontraron la manera... aunque admitámoslo, al último se supone que Apollo y Rocky habían desarrollado respeto entre sí, amistad, bromance, llámenlo como quieran... así es que, al final no es tan malo, creo yo. En cualquier caso, es lo que veo por los trailes, porque a la fecha, Creed no la he visto todavía.

¡Vota por lo mejor de los primeros siete años de la Guillermocracia!

Related Posts with Thumbnails