miércoles, 4 de julio de 2012

Doce cosas grandiosas de los noventas que hoy ya no tienen gracia.

Si puedes mencionar a más de una de estas actrices por nombre... entonces tienes un serio problema de edad (los nombres, al final de este posteo).
La vida pareciera ser una eterna búsqueda de lo nuevo. No estamos del todo conformes con la marcha del mundo a nuestro alrededor, y buscamos algo revolucionario que nos cambie la vida de una manera u otra, y cuando lo encontramos, nos parece tan novedoso, que buscamos cuanta imitación surja por aquí y por allá. Hasta que la genialidad de haberlo inventado primero, se pierde en medio de lo que se ha transformado en... la fórmula. Y entre tanta imitación mediocre, terminamos por encontrar normal lo que antes era tan asombroso.

A continuación, quiero hacerles una invitación a redescubrir la revolución. ¿Recuerdan cuando esa fórmula musical, cuando esa serie de televisión, cuando esa aplicación de internet, todavía era novedosa y había cambiado de alguna manera nuestras vidas? Quiero invitarles a vivir por un momento ese instante de emoción, nuevamente si es que vivieron esa década, o por primera vez si es que son demasiado jóvenes para acordarse de ese mundo. En este posteo me circunscribiré a las cosas que podríamos llamar más o menos de cultura popular, pero seguro que hay más ejemplos allá afuera, incluso en el ámbito "erudito". Buscad y encontraréis.

Una advertencia. Este posteo es sobre cosas que fueron grandiosas y después pasaron a ser el estándar, y por lo tanto revisarlas de nuevo nos hace preguntarnos qué tenían de asombroso en un primer lugar. No se refiere a cosas que en los noventas eran el non plus ultra, y en la actualidad dan pena, como por ejemplo MTV. Las cosas que revisitamos todavía pueden ser consideradas como grandiosas... pero estamos tan acostumbrados a ellas que ni siquiera nos damos cuenta de las mismas. Según este criterio no deberíamos incluir American Pie, lo que deja la fotografía del comienzo como un vil reclamo publicitario para ganar más lectores. Pero nunca dije que en la Guillermocracia jugáramos ciento por ciento limpio...

¿Por qué los noventas? Simplemente porque creo que allí se gestó la gran revolución de Internet, que cambió nuestro mundo para bien o para mal. Los computadores arribaron en los ochentas, pero todavía no generaban ese activo intercambio de ideas que es "la net". En los noventas empezaron muchas cosas, y se aceleraron otras. Así es que, sin más preámbulos, regresemos en el tiempo, y veamos esas cosas asombrosas que ya no lo son tanto.

Más rápido que una bala. Pero no más rápido que tu ojo en el cine.

1.- El bullet-time.

1999. Un grupo de hombres de negro te persigue, y de pronto aparece un grandote que te hace elegir entre la píldora roja y la azul. Si eliges la que te hace ver el mundo "real"... descubres que tu existencia anterior ha transcurrido en una ilusión virtual llamada la "mátrix". La película de los hermanos Wachowski que lanzó el cyberpunk desde un relativo underground hasta la cultura popular, tenía muchos elementos de interés, pero el más copiado e imitado fue el bullet-time. Ya saben, la escena en que el protagonista salta, la imagen se congela y gira alrededor de los personajes suspendidos como estatuas en el aire y haciendo algo como disparar o apretar dientes, para después reanudarse la acción. El problema es que dentro del imaginario de "Matrix", el bullet-time tenía no diremos una razón de ser, pero sí una explicación: los golpes superpoderosos de Neo eran posibles porque se trataba de un universo virtual en donde los hackers podían crear sus propias leyes naturales. En "Los ángeles de Charlie", el bullet-time seguía siendo soportable porque se trataba de una comedia de acción, y además los golpes eran servidos a la mesa por Cameron Diaz, Drew Barrymore y Lucy Liu en bikini. Pero muchas otras se plegaron a la moda, hasta convertir la novedad en algo terriblemente trillado y quemado. Hoy en día, ver una película con bullet-time no genera la idea de novedoso o cool, sino por el contrario, de algo terriblemente pasado de moda y anclado en los noventas... aunque ya que "Matrix" se haya estrenado en 1999, sus copias hayan llegado hasta bien avanzada la primera década de los 2000.

Como Mátrix pero en monitos. Y además ANTERIOR.

2.- Ghost in the Shell.

Y a propósito, hablemos de la película a la que le "Matrix" le copió... bueno, casi todo. "Ghost in the Shell" se estrenó en 1995, aunque llegó al mundo occidental con cuentagotas y siempre entre los enterados. Era deudora de "Blade Runner" y "Akira", pero desarrollaba conceptos presentes ahí hasta extremos impensados. Pero luego vino su imitación estadounidense que es "Matrix", y luego vinieron las imitaciones de "Matrix", tales como "Piso 13" por ejemplo. Y todo lo asombroso que tenía "Ghost in the Shell" se desvaneció. Hoy en día la película es aguantable por el factor nostalgia, pero es difícil ver lo revolucionario que fue en sus días ver un anime cyberpunk con una chica cyborg peleando ciberguerras con diálogos cargados sobre filosofía acerca de qué nos hace humanos y qué no.


A estas alturas, decir que él es vampiro no necesita ni siquiera una alerta de spoilers.

3.- Romance de humana con vampiro.

Si vieron la primera temporada de "Buffy la Cazavampiros" en ese viejo 1997 en vez de por reposiciones, deben recordar lo impactante que fue ver a una cazavampiros... mujer. Porque habitualmente, el cazavampiros era hombre, y las chicas solían estar ahí para ser rescatadas del vampiro, cuando no eran ellas mismas las vampiresas. Pero esa sorpresa palideció con la revelación, a mitad de temporada, de que Angel el enamorado de Buffy, era... ¡vampiro! Romance prohibido puro, la cazavampiros y el vampiro. ¿Cómo se podía llegar más lejos? Simplemente eliminando el factor "superhumano" en la humana de turno, y transformándola en una fulana corriente como tantas otras, con la que la espectadora promedio dentro del target pudiera identificarse con más facilidad. Resultado: "Crepúsculo", "True Blood", "The Vampire Diaries"... Lo que alguna vez fue un giro increíble de guión, ahora es la base para un montón de material cada vez más acartonado que el anterior. Después de eso, regresar a los originales Buffy y Angel no tiene mucha gracia.

Mulder, me parece que la dirección del club swinger no es por aquí...


4.- Dos detectives y una sola pasión.

En 1993, las pantallas de televisión se vieron invadidas por una nueva y excitante serie televisiva: "The X-Files". Inmediatamente la serie se hizo popular a nivel mundial por dos motivos. En primera, por averiguar cuál era el misterio detrás de los extraterrestres y de la desaparición de Samantha la hermana de Mulder. Y la segunda, para ver si Mulder y Scully alguna vez se daban un recreo del porno él y del catolicismo ella, y se lanzaban a un rollito juntos. La fórmula de los dos detectives protagonistas de sexo opuesto con tensiones eróticas no resueltas venía de los ochentas, en concreto "Luz de Luna" con Bruce Willis y Cybill Sheppard, pero como era una comedia, este elemento no creó escuela, y cuando dicha serie se volvió dramática, no la siguió nadie más. Pero "Los expedientes secretos X" sí. Una quincena de años después, series como "Lie to Me", "Bones" o "Castle" han usado el mismo concepto hasta el punto que se ha vuelto ubicuo. Y ver a la original pareja de "lo hacen o no lo hacen", se ha vuelto algo aburridillo de paso.

¿No se suponía que era de videoclips...?


5.- The Real World.

El concepto era simple. Encerrar a una decena o algo menos de tipos con serios problemas de narcisismo y equilibrio emocional, para que sus propias personalidades al aflorar los hicieran crear drama y conflicto. Y detrás de ellos, las cámaras rodando. El programa fue absolutamente revolucionario en los noventas, no sólo porque hubiera una enorme cantidad de drama, sino también porque ese drama... ¡era real! Pero después vinieron "Survivor", "Operación Triunfo", y ese programa en donde el señor Trump gritaba "¡estás despedido!". Frente a la complejidad propositiva de esos reality shows, "The Real World" es una idea palmariamente plana y sin contenido ninguno. Y no es que el género tenga mucho de esto último, pero en un mundo como el actual en donde cualquiera puede agarrar una cámara, grabar su propio "real world" y subirlo a YouTube...

Hubo una época en que el encanto del dibujo de Los Simpsons era que contrataban a gente que no sabía dibujar.


6.- Los Simpsons.

La mala leche en dibujos animados quizás fue preludiada por la versión de los ochentas de "Garfield", pero estalló con todo su esplendor con el grupo de personajes que el cliché periodístico ha dado en llamar "la familia amarilla". "Los Simpsons" fue una revolución, con una familia disfuncional en donde el padre era un holgazán inepto, la madre una pesada histérica, la hija una chica con valores e inadaptada precisamente por eso, y el hijo un malandrín de mala calaña. Algo parecido a lo que venía haciendo "Matrimonio con hijos", pero en dibujos animados. Pero luego el concepto fue invadido por nuevas series de dibujos animados y también sitcoms con actores de carne y hueso, y perdió su novedad, antes de terminar arrastrándose de manera lastimosa y alargada por el fango. Ver ahora un capítulo antiguo de "Los Simpsons" puede ser una experiencia para la nostalgia, y las ideas inteligentes siguen estando ahí, pero... ¿rupturistas? ¿Qué le veían los conservadores de rupturista que lo atacaron tanto...?

Ahora lo cool es no tener chicas en leotardos apretados, no cantarle a la cerveza... y matarme en vez de disfrutar de la fama.


7.- El Grunge.

Aunque el Grunge ya daba de que hablar de mediados a fines de los ochentas, su verdadero estallido a nivel masivo se produjo probablemente en 1991, con la salida más o menos simultánea de "Nevermind" de Nirvana y "Ten" de Pearl Jam. Fue casi como una onda sónica. La escena rockera estaba dominada por Guns 'n' Roses, que todavía crearían el trasnochado "You Could Be Mine" para la banda sonora de "Terminator 2" al año siguiente, pero los Guns por debajo de su fachada de chicos malos y rebeldes, en realidad y en lo musical eran otra almibarada banda de rock ochentera dándose el festín sobre chicas y cervezas. El Grunge le enseñó a la juventud de nuevo que podían estar tristes y sentirse OK, sin necesidad de tener que aparentar ser triunfadores conquistando chicas o poniéndote brutos de borrachos. Sólo que luego vino la sobreexposición. Cuando infrabandas cada vez menos originales como Silverchair, Creed o Nickelback salieron al ruedo, el fenómeno terminó por perder todo lo asombroso que tenía. En la actualidad, "Smell Like Teen Spirit" suena casi como una broma, con tanto poder como si viniera de la era de las 33 1/3 RPM.



Porque nada dice "cyberpunk" más que un título como "Implante Neuronal Táctico".

8.- El metal industrial.

A inicios de los noventas, el metal oxigenado de Bon Jovi, Mötley Crue y Poison todavía trataba de dar guerra. Pero entonces fue atacado desde dos flancos: por un lado el Grunge liquidó la alegría de vivir de las felices canciones sobre rock y chicas, y por el ala más pesada el "Black Album" de Metallica y el "Vulgar Display of Power" de Pantera se encargaron de enseñarles quiénes eran los machos de verdad. Y mientras el mundo del metal caminaba a pasos agigantados hacia el Nu Metal a lo KoRn y Deftones, surgían nombres como Ministry o Nine Inch Nails, o KMFDM en Alemania... Bandas que mezclaron el metal con la música electrónica industrial para generar un sonido diferente y asombroso. Tanto, que cuando Front Line Assembly tuvo la osadía de introducir guitarras eléctricas a destajo en su disco "Millennium" en 1994, se les acusó de vendidos. Después vinieron Rammstein en Alemania, imponiendo su música para conquistar Polonia, y el "Antichrist Superstar" de Marilyn Manson en Estados Unidos como una versión más liviana de Nine Inch Nails, lo que no debería ser una sorpresa si se considera que ese disco fue producido por Trent Reznor. Y luego, un montón de bandas se subieron al sonido industrial. En los noventas, meter electrónica a una música de rock y guitarras era herejía. Hoy por hoy es tan parte del paisaje, que quizás el metal industrial ya ni siquiera sea un género aislado en sí mismo, y la tendencia sea a hablar más bien de una banda con "toques industriales" o "sonido industrial", más que "estilo industrial". La industria llegó para quedarse, se quiera o no, invisible pero omnipresente en todas partes de la música más extrema actual.



¡¡¡ANIMACIÓN POR COMPUTADORAS!!! ¡¡¡SOMOS TRIDIMENSIONALES!!! ¡¡¡ALUCINA, ALUCINA!!!

9.- Películas de animación por computadora.

En 1995 fue estrenada "Toy Story", la primera película de animación hecha completamente por computadora, y fue una película fuera de este mundo. Ayudó por supuesto que tuviera un gran guión y estupendos personajes, razón por la cual puede seguirse viendo a pesar de que sus efectos especiales han envejecido una barbaridad. En esa época, la publicidad remarcaba cada nuevo estreno hecho a la manera de "Toy Story" como una "hecha con animación con computadora". Hoy en día, ¿ven ustedes alguna que se haya promocionado de esa manera? ¿No? Me lo suponía. En la actualidad, lo que resulta novedoso y original, con esa nostalgia retro que a veces nos invade... es que una película se promocione como "en 2-D". La única que se atrevió a hacerlo, y esto como parodia por supuesto, fue "Los Simpsons: La película", en 2007.

GeoCities. Tu colección de GIFs gratis en Internet.



10.- Alojamiento de contenidos y páginas propias en línea.

Internet nació como una red a la cual se podía enchufar cualquier servidor: gracias al protocolo HTTP, el sistema era capaz de reconocer la ruta de cualquiera de éstos... siempre y cuando se pudiera tener un servidor en primer lugar. Y en los noventas, o había que formar parte de la conspiración mundial, o había que conseguirse con tu amigo mafioso computacional uno para alojar tu página personal. De lo contrario eras sólo un usuario... y todos éramos sólo eso. Cuando escribo página personal, me refiero por supuesto a esos sitios de texto colorinche con fondos planos, y con algunos ridículos GIFs animados que se suponía animaban un poco el lugar, y que en realidad lo único que hacían era lastrar la velocidad de descarga en esos precarios tiempos de 28kbps en donde el computador se colgaba si se abrían cinco páginas al mismo tiempo con Internet Explorer, porque la navegación con pestañas todavía pertenecía al futuro. Y entonces llegó GeoCities. El servidor en donde cualquier pelagatos podía montarse su propio sitio web. La mayor parte de los sitios en GeoCities daban vergüenza ajena incluso entonces. Además de que con su obtusa política de barrios, GeoCities terminó por saturarse rápidamente. Hoy en día, cuando el concepto de buscar un servidor para alojar mi página se ha transformado en crearse un blog en Blogger, WordPress o Tumblr, lo de GeoCities suena seriamente pasado de moda, en el mejor de los casos, y paralítico en el peor. En los hechos, Yahoo! que había comprado GeoCities en 1999 debido a lo que entonces parecía un enorme potencial de futuro para el ofrecer alojamiento de páginas personales, terminó por cerrarlo hace algunos años atrás. Y nadie parece echar demasiado de menos esas páginas que prometían millones de fotos de tus actrices favoritas desnudas, y todo se reducía a un mal escaneo de 300x200 de alguna trasnochada chica ochentera fotografiada para Interviú... eso me han contado, por lo menos.

Con este bajo perfil, NADIE sospecharía que la meta es... ¡¡¡LA DOMINACIÓN MUNDIAL!!!

11.- La búsqueda en línea por algoritmos.

¿Alguien recuerda lo que era buscar algo en Internet? Una posibilidad era Yahoo! con su interminable sistema de directorios. O Altavista que funcionaba más o menos igual. Y entonces llegó una empresa que prometía búsquedas más eficientes a partir de un algoritmo secreto como la fórmula de la Coca Cola. Era Google, y quien lo usó una vez, ya no lo dejó de usar más. Comparar a Google con los sistemas antiguos es como comparar a un tren bala con las carretas de los pioneros del Far West. En la actualidad Google está tan presente en todas partes, que la frase "si no estás en Google no existes" es más que un chiste de sobremesa. Y sobre las acusaciones por prácticas monopólicas de Google nada diremos, aunque sea para que Blogger no clausure la Guillermocracia...

La época en que te avisaban de la llegada de la paloma mensajera.


12.- Tu correo electrónico en línea.

Si tuvieron computador a mediados de la década que nos ocupa, recordarán el infierno que significaba depender de Microsoft Outlook para el correo electrónico. En lo que a mí se refiere, jamás tuve casilla ahí porque nunca pude configurar de manera correcta el programa. Y no conozco a nadie más que lo haya logrado. El correo electrónico era un lujo tan grande, que las compañías de televisión por cable ofrecían hasta cinco casillas gratis si contratabas su pack de cable más Internet. Y entonces llegaron los servidores y portales que daban correo electrónico en línea. ¡Y gratis! En aquellos años primitivos ni siquiera existía Gmail, y la gran guerra era entre Yahoo! y Hotmail. Este último parecía el correo electrónico del futuro, y no tener cuenta ahí era ser un perdedor. A mí, un amigo en esos años me envió por equivocación un correo al perfil correcto... pero con "arroba-hotmail" pensando que mi servidor era Hotmail (no, era Yahoo!), y se quedó muy asombrado cuando descubrió que no me había llegado. Claro, comentarle todo esto a un adolescente que vive con correo electrónico, mensajería de Facebook, la posibilidad de publicar en el muro de otras personas, y que vivió el auge y la decadencia de Fotolog, es para recibir de vuelta una mirada de "viejo, ya estás medio ¡ñac!".

Y ahora es el turno de los comentarios. De esas otras cosas grandiosas de los noventas que por espacio, tiempo, o simple mala memoria, no incluímos aquí. Y que ustedes, estimados lectores, se encargarán de traer a colación, por supuesto.

Lo prometido es deuda. La fotografía que abre este posteo es el elenco femenino de la película "American Pie" de 1999. Y las actrices en cuestión son, de izquierda a derecha: Alyson Hannigan, Tara Reid, Shannon Elizabeth y Mena Suvar. Sé que la mayor parte de ustedes reconocieron a la primera por "How I Met Your Mother", pero el resto se ha ido desvaneciendo gradualmente desde su breve momento de estrellato.

11 comentarios:

Sayabros dijo...

¡Qué recuerdos!, mis favoritos de esa época:

X-Files: hoy en día hay capítulos que no han envejecido mucho, principalmente los que no tengan nada que ver con la trama principal.

Ghost in the Shell: para mí todavía levanta pasiones, claro la versión que actualmente ronda es de color ambar en lugar de "verde matrix", como fue que originalmente salió.

Guillermo Ríos dijo...

Quizás la trama principal de "X-Files" envejeció un tanto por cosas en el trasfondo como Watergate o la Segunda Guerra Mundial, que todavía pasaban por actualidad en esa época, pero hoy en día... Es como "Los Magníficos", que en la serie original eran veteranos de Vietnam, y en la película del 2010 eran veteranos de la SEGUNDA guerra de Irak. O "Iron Man" del 2008 en Afganistán... Aparte de eso, creo que la serie sigue sosteniéndose bien el día de hoy.

"Ghost in the Shell" nunca me terminó convenciendo del todo porque le encontré demasiados parecidos a "Blade Runner". Aunque es un hito: sin GitS nunca hubiera existido Matrix, por supuesto.

Cidroq dijo...

Pues creo que los colores chillantes y la actitud "cool". Recuerdo infinidad de revistas y anuncios donde los fulanos salían vestidos en una horrenda combinación de colores, todos con los brazos cruzados y los lentes oscuros, porque era "cool"

Guillermo Ríos dijo...

Me pregunto seriamente si alguien encontró cool alguna vez ese estilo de moda. Que siempre me pareció más un marqueteo hecho por jóvenes talentos recién salidos de sus estudios de marketing y que por un tema generacional todavía seguían anclados en la década de 1.980, que porque le gustase seriamente a alguien. De todas maneras, esa moda llegó y se fue, mientras que los ejemplos del posteo se refieren más a cosas que se quedaron tanto, que ya se nos olvidó cuando eran nuevas.

Sayabros dijo...

¡¡¡Viva por siempre el Ciberpunk!!!


Ghost in the Shell todavía se deja ver, para mí ha envejecido muy dignamente, sobre todo con el coloreado ámbar, pero para los más nostálgicos no hay nada como verla con los colores verdes originales.

Es una lástima que Matrix solo fue un breve destello, para mí Matrix solo es la primera.

Guillermo Ríos dijo...

Ghost in the Shell sigue siendo buena, pero ahora luce un poco demasiado muy de su época para mi gusto, en particular porque al espectador casual que nunca la haya visto, probablemente le recuerde mucho Matrix. Creo que Blade Runner se ve mucho más actual, a pesar de ser más de una década anterior. En cuanto a Matrix, es una lástima cómo los Wachowski se fusilaron después una franquicia que parecía tan prometedora.

Elwin Álvarez Fuentes dijo...

Como siempre, leer tus textos me supone un placer que media entre el simple goce estético al encontrarse con un escrito ingenioso (y con un humor que se agradece), a lo que se le suma el aprendizaje que entrega tanto dato interesante. Además me despertaste en este caso un agradable sentimiento de nostalgia (pues viví mi "edad dorada" en los noventa).

Guillermo Ríos dijo...

Se agradecen los cumplidos. Y la temporada de caza para la nostalgia está abierta, no en balde la moda ochentera está en retirada, y la moda noventera está imponiéndose por todas partes. Ya he visto pasar a más de algún retro ataviado con camisas escocesas de franela tipo leñador por la calle...

Unknown dijo...

Aaaaahhh dios ... extraño los 90's .... cuando la red era lo mas de lo mas! Y todos querian ver que era eso llamado internet! Todos querían su e-mail! Todos querian su celular! Mientras mas pequeño mejor! aunque personalmente, si bien es cierto q Matrix tomo algunas cosas de ghost in the shell ... creo que son muy diferentes .. y Matrix es mucho mejor que Ghost in the shell, sin desmerecer porq me gusta tmbn Ghost in the shell .. pero Matrix fue IMPRESIONANTE.. lo que no quiero es que gasten como hicieron en las dos decadas anteriores la nostalgia y el recicle de las decadas ... asi como en los 00's nos hartaron con la nostalgia Ochentosa, y en los 90's con la nostalgia de los 70's =P

Guillermo Ríos dijo...

Tener Internet en la década de 1.990 era casi formar parte de la conspiración mundial. Era recibir una conexión en la casa, y quedarse como un buey ante un piano. Todavía me acuerdo cuando un amigo de mis padres nos explicó a la familia en masa: "Aquí es donde se pone la dirección de la página, aquí es donde se puede almacenar la dirección para no tener que teclearla entera cada vez que se quiere acceder a ella", con nosotros alrededor como nativos mirando aterrorizados al Nuevo Dios del Fuego. En cuanto a los celulares, eran esas cajas de zapatos para millonarios estilo Clueless, la película de Alicia Silverstone.

No sé si es idea mía, pero como en la década de 1.990 hubo un revival de veinte años atrás, ahora en la de 2.010 es posible que tengamos revival por partida doble, del Grunge / Nu Metal por un lado, y del Heavy Metal estilo Black Sabbath o AC/DC por el otro... Ya estamos metidos en la nostalgia retro de esos años, y todo parece indicar que la cosa va hacia más.

Martín dijo...

Algo de los noventa que yo recuerdo (por la envidia que me daba el no tener la más mínima posibilidad de poseerlas) eran la Supernintendo primero, y la Playstation después. Y los juegos que venían con ellas, que los de ahora no les llegan ni a los talones...

Related Posts with Thumbnails