martes, 22 de mayo de 2012

INTERMINABLELOGÍAS: El universo de "Los Vengadores".



Dentro de la temporada de blockbusters del cine en el 2012, estalló con especial fuerza “Los Vengadores”, subiéndose de golpe al tope de la taquilla. “Los Vengadores” es la culminación momentánea de un proyecto de ensueño de la Marvel, que era poder recrear con relativa fidelidad su universo narrativo de los cómics en la pantalla grande. Porque si bien han existido películas de superhéroes Marvel eximias, interesantes, entretenidas y plúmbeas, en ninguna se ha visto con demasiada claridad una baza importantísima de este imaginario: que dichos superhéroes coexisten todos en un espacio común.

La estructura elegida para recrear este universo es bastante interesante, y nació de manera cauta y quizás no demasiado premeditada. Su primer tímido esbozo fue apenas la secuencia de postcréditos en “Iron Man” del 2008. Es posible que los productores hayan estado pensando en tantear el terreno primero, construyendo una franquicia alrededor de “Iron Man”, y luego explorando poco a poco la posibilidad de otras películas sobre otros superhéroes, para terminar ensamblándolos entre sí. Y esto se nota en la manera en que dicho universo se ha ido construyendo película a película.

La idea rondaba más o menos desde el año 2005. En esa época, los superhéroes Marvel estaban viviendo una edad dorada. La franquicia de los X-Men preparaba su tercera entrega, lo mismo ocurría con Spiderman, y se habían rodado películas de Daredevil, Los Cuatro Fantásticos y El Castigador. En la época estaba atascada en las negociaciones de preproducción una eventual secuela de “Hulk”. Entonces, la Editorial Marvel anunció un convenio con Paramount Pictures para distribuir sus propias películas. La idea por supuesto era retomar todos los derechos desperdigados, y vigilar más de cerca y llevarse una tajada mayor de utilidades por las películas. La base era por supuesto traspasar el concepto de “universo compartido” al cine, pero nadie nunca en la historia del séptimo arte había hecho una apuesta tan gruesa con tantos personajes protagonistas en una película del género. Equipos de superhéroes se habían visto, pero... ¿filmes individuales para cada héroe, y luego reunirlos a todos en una sola película? Se habían hecho crossovers de franquicias antes, pero no de manera premeditada desde el comienzo mismo de éstas como plan de trabajo. El primer ladrillo del nuevo edificio sería “Iron Man”, en 2008.

En realidad, tanto el guión como la realización de “Iron Man” hacen una película autosuficiente en sí misma, de manera que si la franquicia no seguía adelante por alguna razón, podía sostenerse sin necesidad de esperar una secuela para completar la historia. “Iron Man” refiere la historia de Tony Stark, un millonario fabricante de armas que es secuestrado en Afganistán, pero consigue evadirse fabricándose una armadura. La experiencia cambia su percepción del mundo, de manera que decide retirarse de los negocios y seguir perfeccionando su armadura. Sólo que su antiguo socio Obadiah Stane no piensa de la misma manera, y decide robarse un prototipo para sí. Para asegurarse la supremacía de la tecnología que controla la armadura e impedir que su antiguo socio la utilice para “el mal”, Tony Stark debe luchar y derrotar a Stane. La película se cierra con dos vueltas de tuerca: primero, el que Tony Stark le revela al mundo que él es Iron Man, y segundo, la aparición de Nick Fury en una secuencia de postcréditos, destinada a dejar sembrada la semilla para una entonces eventual película de “Los Vengadores”. La película resultó un éxito completo, primordialmente gracias a la interpretación de Robert Downey Jr. como Tony Stark, en un rol que parecía confeccionado a su medida.

En paralelo, ese mismo 2008 fue estrenada “Hulk: El Hombre Increíble”. Esta tuvo una gestación bastante complicada, ya que partió como secuela de “Hulk” del 2003, para después transformarse en un reseteo en plena forma, siguiendo el ejemplo de “Batman inicia” y “Casino Royale”. Con todo, el inicio de la película es bastante ambiguo al respecto, ya que puede interpretarse como una “historia de los orígenes”, o bien como un enlace con los eventos de la película anterior, ya que la película se inicia con Bruce Banner ya convertido en Hulk. De todas maneras, el rol de Eric Bana fue tomado ahora por Edward Norton. Aparte de eso, la película es plenamente autoconclusiva. El único elemento que permite conectarlo de manera mayor con la posibilidad de instalar una franquicia, es la subtrama que más o menos debería conducir a la aparición del Líder, uno de los principales enemigos de Hulk en el cómic. La película fue recibida con bastante menos entusiasmo que “Iron Man”, aunque le gustó a los fanáticos más que el “Hulk” del 2003. E incluye una secuencia de postcréditos en donde Tony Stark interpretado por Robert Downey Jr. habla con Bruce Banner, enlazando así a esta película con “Iron Man”. Interesantemente, esta película no fue distribuida por Paramount Pictures como “Iron Man”, sino por Universal Pictures.


“Iron Man” costó 140 millones de dólares y recaudó 585 millones, mientras que “Hulk: El Hombre Increíble” tuvo un éxito más discreto, ya que costó 134 y recaudó 263. Esto llevó a tomar dos decisiones claves. En primer lugar, que el universo conjunto de los héroes Marvel iba con luz verde para otras películas de héroes Marvel, que las películas sucesivas iban a estar más entrelazadas entre sí, y que todos ellos se iban a reunir en “Los Vengadores”. Como parte de esto, se contrató a Samuel L. Jackson para que interpretara a Nick Fury en nueve películas, un acuerdo de una amplitud sin precedentes dentro de la industria cinematográfica, en donde ni siquiera los intérpretes de James Bond habían obtenido tanto. En segundo lugar, que antes de la película de “Los Vengadores” habría un “Iron Man 2”.

“Iron Man 2” llegó efectivamente en 2010, y marcó un punto pivotal dentro de la franquicia. Mientras que “Iron Man” y “Hulk: El Hombre Increíble” narraban historias en principio autónomas, con algún que otro cabo suelto para cimentar eventuales secuelas, “Iron Man 2” incluye varios otros elementos que ya hacían referencia a una futura película de “Los Vengadores”. La historia principal de “Iron Man 2” refiere el enfrentamiento de Tony Stark con el hijo de un antiguo socio de su padre caído en desgracia, que busca venganza contra el hijo del hombre que arruinó a su padre; interpreta al villano el actor Mickey Rourke, que el intertanto era el actor de moda después de protagonizar “El luchador”. En una subtrama paralela aparece un amigo de Tony Stark llamado James Rhodes, presentado ya en la película anterior, y que aquí se transforma en War Machine, otro héroe embutido en una armadura fabricada por Tony Stark, pero algo más extremo, si se quiere. Para gran frustración del actor Terrence Howard, que lo había interpretado en la primera “Iron Man”, éste fue defenestrado a favor de Don Cheadle en la segunda entrega. En paralelo aparece Nick Fury con un rol más prominente, así como también se introduce a Scarlett Johansson como Black Widow. La película terminó hipertrofiada por la inclusión de tantas tramas paralelas, y es una entrega claramente más desafortunada que la anterior.

Para el estreno de “Iron Man 2” en 2010 estaba claro el calendario de lo que vendría, de manera que en 2011 se presentó a los siguientes dos grandes personajes que faltaban de la línea principal de Los Vengadores: el Capitán América y Thor. A pesar de ser un tanto diferentes dentro del esquema, ambas películas comparten algunas cosas. En primer lugar, su voluntad de distanciarse del estilo impreso por el director Jon Favreau a “Iron Man” y “Iron Man 2”, rebajando el fetichismo tecnológico en favor de una iconografía más arcaizante en el caso de Thor, y una más pulpesca en el caso del Capitán América. En segundo lugar, la inclusión a mansalva de muchos otros elementos que prepararían “Los Vengadores”.



“Thor” fue dirigida por Kenneth Branagh, en buena medida debido a la precedente carrera directorial de Branagh a cargo de películas basadas en William Shakespeare. Y la verdad es que Branagh consigue muy buenos resultados dotando de entidad a personajes que son los dioses germánicos de Asgard, o mejor dicho extraterrestres tan avanzados que pueden ser confundidos con dioses, aunque por supuesto debió rebajar su sello personal y dirigir de manera un tanto más mercenaria para encajar con el proyecto común de todas estas películas. La historia trata de la rivalidad entre dos hermanos, Thor y Loki, frente al favor de su padre Odín, revelándose más adelante que Loki en realidad es adoptado, razón por la que se siente un descastado y comienza a intrigar para obtener la corona de Asgard para sí. En medio de todo esto, Thor es enviado a la Tierra y castigado con la pérdida de sus poderes por su padre Odín, para que allí aprenda un poco de humildad. La película presenta de manera mucho más prominente el rol en terreno de SHIELD, la agencia que dirige Nick Fury, además de presentar a Loki, que será el villano antagonista de “Los Vengadores”.



Si “Thor” es la primera película de esta saga que nos muestra un rincón de este universo alejado en el espacio de “nuestra realidad”, “Capitán América” es la primer que nos muestra un rincón alejado en el tiempo; el efecto común es ampliar en buena medida nuestro horizonte como espectadores. Ambientándose en la Segunda Guerra Mundial, nos muestra la historia de Steve Rogers, un mequetrefe deseoso de luchar por Estados Unidos contra los nazis, que consigue ser admitido en el ejército gracias a un suero secreto que lo transforma en un supersoldado. De esta manera, el Capitán América se transformará en la única esperanza para luchar contra Red Skull, un científico loco nazi que ha conseguido crear la organización HYDRA, e independizarla del Tercer Reich para crear su propio plan de dominación global. En esta película aparece una nutrida colección de elementos relacionados con las otras: aparece Howard Stark el padre de Tony Stark de “Iron Man”, se da por entendido que el suero es el antecedente de los experimentos que han transformado a Bruce Banner en Hulk en “Hulk: El Hombre Increíble”, y el objeto por el que pelean Red Skull y el Capitán América es de tecnología asgardiana, lo que lo relaciona con “Thor”, además de un cameo final de Loki que opera a manera de “continuará” a resolverse en “Los Vengadores”. La película se hace notar por el desenfado pulpesco con el que describe las peripecias de su personaje, bastante acorde con lo que eran los estándares de la literatura pulp antinazi de la década de 1940.

Y finalmente en 2012, llegó “Los Vengadores”. Confiada a Joss Whedon, famoso por “Buffy la Cazavampiros”, la película ensambla finalmente a los héroes ya presentados (Iron Man, Hulk, Thor, el Capitán América, Nick Fury y Black Widow) e introduce a Hawkeye, todos reunidos contra Loki, quien amenaza con desatar una invasión extraterrestre sobre la Tierra. El guión se desarrolla sin grandes sorpresas, iniciándose con la convocatoria de Nick Fury a los héroes después de un ataque de Loki contra SHIELD, sigue con la incomodidad de los héroes teniendo que ponerse de acuerdo y aprendiendo a respetarse entre sí, y termina con ellos luchando hombro con hombro como un equipo en contra de las fuerzas del mal. “Los Vengadores” es una buena película de superhéroes y un correcto entretenimiento, y consigue bien su efecto de aunar a todos los personajes y elementos ya vistos en una conclusión que bien podría ser el remate de la saga.

Sólo que no lo será. La franquicia ha costado mil millones de dólares de presupuesto en las seis películas, pero a finales de mayo de 2012 había recaudado casi 3.500 millones en conjunto. De manera que pronto este artículo quedará obsoleto, ya que a la fecha de escribirlo estaban en desarrollo “Iron Man 3”, “Thor 2” y “Capitán América 2”, además de una posible nueva película de Hulk ahora con Mark Ruffalo como el personaje, después de su buena acogida en “Los Vengadores” como reemplazo de Edward Norton. Todo eso, a rematar en un “Los Vengadores 2”, y quién sabe, en otra de estas Interminablelogías que refiera la segunda parte del desarrollo del universo del presente artículo.



4 comentarios:

Cidroq dijo...

Muy buena recopilación de todo lo que ha hecho Marvel hasta ahora.

Guillermo Ríos dijo...

Gracias por la felicitación. Hay otra interminablelogía en borrador acerca del universo DC de dibujos animados de los noventa y 2000s, con fecha para Junio. Saludos.

Elwin Álvarez Fuentes dijo...

Por fin me doy el gusto de leer esta (vieja) entrada. Como siempre la disfruté bastante, aunque eso sí te encontré un pequeño error...La primera vez que se ve a Hawkeye en este universo cinematográfico Marvel es en la primera peli de Thor. Por cierto, si desead ver qué escribí sobre esta exitosa primera cinta aquí va el siguiente enlace: http://www.elcubildelciclope.blogspot.com/2012/05/solo-marvel-se-moja-el-potito.html

Guillermo Ríos dijo...

Cierto, error de redacción de mi parte. La idea no era que Los Vengadores fuera la primera película de Hawkeye, sino la primera en donde éste tiene un rol de importancia. Porque lo de Thor en realidad es un cameo, o casi, si la memoria no me traiciona.

Related Posts with Thumbnails