¡¡¡Blogoserie a la carta en la Guillermocracia!!!

No lo olvides. Durante Abril y Mayo está abierta la votación para que ayudes a decidir sobre el argumento y características de la blogoserie a la carta que estamos planeando publicar acá en la Guillermocracia. Vota en la parte inferior de esta página, o bien, pincha el enlace para mayores detalles.
- POR ORDEN DEL DIRECTOR SUPREMO DE LA GUILLERMOCRACIA.

viernes, 9 de marzo de 2012

CIVIMPERIOS - Francia: El poder y la grandeza (Parte 2: La nación).



Aunque Francia a la muerte de Felipe el Hermoso era un reino y una corona sólidos y fuertes, no pasaba de ser una construcción aristocrática. No existía todavía un auténtico sentimiento nacional francés. Esto iba a cambiar con la dura ordalía que iba a significar la Guerra de los Cien Años.
Por una serie de entresijos dinásticos, resultó que la imperante Casa Capeto se extinguió en 1328, y Felipe VI de la Casa de Valois accedió al trono. Pero el rey de Inglaterra era nieto de Felipe el Hermoso por línea materna, y también alegó derechos sobre el trono de Francia. Aún así, las relaciones siguieron amigables durante algunos años, antes de agriarse hasta un punto en que Enrique III de Inglaterra le declaró la guerra a Francia en 1337. La maniobra era desesperada porque Francia tenía superioridad de hombres, dinero y recursos sobre Inglaterra, e incluso empezó a preparar una invasión. Pero el Combate Naval de la Esclusa, en 1340, una incursión sorpresa de los ingleses contra los puertos de Flandes, destruyó la flota francesa en preparación, y alejó la esperanza de un pronto término para la guerra.

Aún así, la guerra se movió con lentitud desesperante. Francia no podía invadir Inglaterra, y Eduardo III de Inglaterra estaba absorbido en sus propios problemas. Recién en 1346 tentó una invasión, en la que consiguió una victoria absoluta en la Batalla de Crécy. Pero los ingleses no pudieron aprovechar su superioridad porque en los dos años siguientes estalló la Peste Negra, que se abatió sobre toda Europa, y la guerra quedó inconclusa. En el intertanto falleció Felipe VI y accedió Juan II el Bueno al trono. Cuando las hostilidades se reiniciaron, los ingleses le asestaron una nueva derrota a los franceses en la Batalla de Poitiers, en 1356. El mismísimo rey francés fue capturado; en su ausencia, la administración francesa se resintió. Producto de la guerra hubo rebeliones campesinas, llamadas las jaquerías. En 1360 se celebró el Tratado de Bretigny, en que Inglaterra obtuvo numerosos territorios, y que puso fin a la guerra. Por el instante.

En realidad, ninguno de los bandos tenía la intención de respetar el Tratado, y la guerra recomenzó, ahora con Carlos V en el trono primero, y Carlos VI después. Se alcanzó una nueva tregua en 1389, pero Francia a continuación se vio sumida en guerras civiles entre dos bandos, los borgoñones y los armañaques. Los ingleses no aprovecharon de atacar únicamente porque estaban en una situación parecida al otro lado. Recién en 1415, los ingleses pudieron librar una campaña contundente en Francia, y le asestaron a los franceses una enorme derrota en la Batalla de Azincourt.

Azincourt cambió muchas cosas. Cerca de la mitad de la nobleza guerrera de Francia pereció, y con ella, mucho del espíritu caballeresco medieval. El futuro iba a pertenecer a los burgueses. Los franceses empezaron también a abandonar progresivamente la caballería en beneficio de los piqueros y arqueros, más baratos de reclutar, lo que debilitó el monopolio militar de la aristocracia guerrera, además de empezar a darles por fin la ansiada victoria en los campos de batalla. Pero para eso habría que esperar. Por el minuto los ingleses eran victoriosos, y en 1420 obtuvieron el Tratado de Troyes, por el cual Enrique V de Inglaterra contraía matrimonio con la hija del rey francés Carlos VI, desheredando al hijo ya nacido. El hijo de Enrique V heredaría así el trono de Inglaterra y Francia en conjunto, creando una verdadera superpotencia europea.



Pero las cosas no salieron de esa manera. Carlos VI murió en 1422, y Carlos VII el hijo desheredado no se dejó apartar, aunque era demasiado indeciso para actuar. Y mientras la guerra empezó otra vez, surgió un factor que nadie esperaba: Juana de Arco. Esta campesina que decía escuchar la voz de Dios, convenció a Carlos VII de entrar en acción, y lideró un ejército con el cual consiguió la coronación de éste en Reims. Aunque Juana fue capturada por los ingleses, y quemada en la hoguera después de un juicio amañado, el impulso ya estaba dado. En los siguientes años, Carlos VII emprendió una serie de campañas militares que hicieron retroceder a los ingleses una y otra vez, hasta que en 1453, la guerra terminó con los territorios continentales ingleses reducidos apenas al puerto de Calais.

La consecuencia más importante de la Guerra de los Cien Años, es haber hecho surgir por primera vez el sentimiento nacional. Con el exterminio de numerosos caballeros feudales en combate, Francia dejó de ser un concepto aristocrático para meterse en la carne y la conciencia de los franceses que tanto habían luchado con el enemigo común inglés. Juana de Arco pasó a ser una heroína nacional hasta el punto que Carlos VII, que una vez servido por ella no hizo nada por salvarla, ordenó revisar su juicio y rehabilitar su memoria.


El sucesor de Carlos VII fue su hijo Luis XI. Hombre de temperamento diplomático, negociador y maquiavélico, consolidó sobre la mesa de negociaciones todo lo que su padre había obtenido en el campo de batalla. Su más grande triunfo fue aplastar a Carlos el Temerario, duque de Borgoña, en 1477. El Ducado de Borgoña era tan poderoso como Francia, y había luchado del lado inglés en la Guerra de los Cien Años, con lo que se entiende la enormidad del triunfo. El Imperio alegó derechos sobre Borgoña, pero éstos se zanjaron por un tratado en 1481 que repartió el territorio borgoñón entre Francia y el Imperio. Para todos los efectos, Luis XI fue el primer rey renacentista propiamente tal que gobernó en Francia.

Sigue en la tercera parte.

2 comentarios:

Carolina Belén Godoy dijo...

hola!! superduper tu pagina me encanta!!!es la primera vez que te escribo... sigue asi!es genial

Guillermo Ríos dijo...

Gracias por las felicitaciones, y seguimos adelante. Saludos.

Related Posts with Thumbnails

¡Blogoserie a la carta!: ¿De qué género quieres que sea el o la protagonista?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuántos protagonistas quieres que sean?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuál será la ambientación?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Contra quién se enfrentan el o los héroes?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuál es la motivación del protagonista?