¡¡¡Blogoserie a la carta en la Guillermocracia!!!

No lo olvides. Durante Abril y Mayo está abierta la votación para que ayudes a decidir sobre el argumento y características de la blogoserie a la carta que estamos planeando publicar acá en la Guillermocracia. Vota en la parte inferior de esta página, o bien, pincha el enlace para mayores detalles.
- POR ORDEN DEL DIRECTOR SUPREMO DE LA GUILLERMOCRACIA.

domingo, 8 de enero de 2012

Crónicas Antrópicas 02 - "Nuestra curiosidad".


Para que la ciencia pueda crecer y desarrollarse, se requiere una masa crítica de seres humanos, así como una sociedad fuertemente organizada. Una sociedad en la que todos deben trabajar la tierra o pescar en el mar para subsistir, es una en la que nadie queda libre para hacerse preguntas sobre el universo. Por su parte, las sociedades con fuertes presiones militares deben dedicar todas sus energías a combatir al enemigo. Esta es la razón por la que regímenes balcanizados como el feudalismo, la anarquía o las bandas bárbaras, suelen ser incapaces de hacer progreso científico. Este sólo se da en sociedades más o menos pacíficas y estables, y con un nivel de vida asegurado al menos por encima del mínimo para la supervivencia.


Este paso se dio no una, sino varias veces en la Historia. En una época que va desde el 5000 hasta el 2000 antes de Cristo en Eurasia, y desde 2000 antes de Cristo hasta la Era Cristiana en América, varias civilizaciones se fortalecieron lo suficiente como para empezar a explorar el universo y poner los cimientos de la ciencia. Quienes tenían más tiempo de ocio para ello eran los sacerdotes, y de ahí que éstos fueran los primeros científicos. Las primeras disciplinas en desarrollarse fueron la Medicina, por una obvia necesidad social, y la Astronomía, por una razón que involucra la mantención del poder; entender el funcionamiento de los cielos llevó al invento del calendario, y de ahí, a organizar el tiempo de una manera eficiente que permitiera consolidar el poder económico de los gobiernos. Recordemos que por lo general, eran la clase sacerdotal quienes sabían leer y escribir, y además quienes conformaban la burocracia gubernamental.


En Eurasia, este paso parece haberse dado en varios lugares de manera independiente. China fue uno de los primeros lugares de la Tierra en que se hicieron observaciones astronómicas de avanzada, contando y midiendo el curso de los astros en el cielo. También desde antiguo se conservan tratados de Medicina. Cuando muchos siglos después, hacia el año 213 antes de Cristo, el Emperador Qin Shi Huangti ordenó la quema de todos los libros para iniciar la cultura china desde cero, obligó a salvar los textos médicos y de Astrología. En otra parte del mundo, en la región que va entre Egipto y Mesopotamia, en el Oriente Medio, distintas civilizaciones se retroalimentaron unas a las otras, como por ejemplo la de los egipcios y la de los sumerios. Entre medio se desarrollaron las ciudades de Mohenjo Daro y Harappa, en la India. Con el paso del tiempo, los matemáticos de la India se transformarían en los más avezados de Eurasia.


En América hubo dos grandes focos de civilización que dieron el salto. Uno de ellos es Mesoamérica, que se sitúa en lo que actualmente es México. La civilización más antigua que surgió allí fue la de los olmecas. Cuando ésta se derrumbó, surgieron dos focos secundarios: la larga cadena de culturas que a través de Teotihuacan y otros centros de poder rematarían en el Imperio Azteca por un lado, y las ciudades estado de los mayas por el otro. Los mayas se transformaron en los creadores del calendario más perfecto existente, hasta que fueron más o menos alcanzados recién en la Europa moderna. Más al sur, en el occidente de Sudamérica, surgieron también las civilizaciones del tronco andino, que después de una larga saga de ascensos y decadencias, rematarían en el Imperio Inca.


Que el monopolio de la ciencia quedara en manos de los sacerdotes, tuvo consecuencias. Los sacerdotes seleccionaron el conocimiento que soltaban al exterior, y con frecuencia lo mostraban como si fuera magia o poderes paranormales. El ejemplo máximo fue el uso que los sacerdotes egipcios le dieron a sus conocimientos astronómicos, calculando con precisión la fecha de la crecida anual del río Nilo para crear una ceremonia en que el faraón aparecía como dando la orden al río para que creciera. El bajo pueblo en estas culturas siguió viviendo en la ignorancia y la superstición, convencidos de que su vida estaba en peligro por monstruos y demonios, y que los sacerdotes serían los únicos capaces de conjurarlos. Incluso más, los propios sacerdotes terminaron creyéndose sus propios mitos, y desviaron sus conocimientos hacia disciplinas que nada tienen de científicas. De esta manera, en muchas culturas se desarrolló la creencia de que el conocimiento de los astros podría predecir el futuro. Aunque los defensores de la Astrología dicen que ésta es la madre de la Astronomía, en realidad es exactamente al revés: de las observaciones astronómicas es que se inventaron los sistemas astrológicos.

Próxima entrega: "Bajo el imperio de los dioses".

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails

¡Blogoserie a la carta!: ¿De qué género quieres que sea el o la protagonista?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuántos protagonistas quieres que sean?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuál será la ambientación?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Contra quién se enfrentan el o los héroes?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuál es la motivación del protagonista?