¡¡¡Blogoserie a la carta en la Guillermocracia!!!

No lo olvides. Durante Abril y Mayo está abierta la votación para que ayudes a decidir sobre el argumento y características de la blogoserie a la carta que estamos planeando publicar acá en la Guillermocracia. Vota en la parte inferior de esta página, o bien, pincha el enlace para mayores detalles.
- POR ORDEN DEL DIRECTOR SUPREMO DE LA GUILLERMOCRACIA.

domingo, 11 de diciembre de 2011

Remake de "V": La larguísima conquista extraterrestre.


Frente a muchos frikis que entre los nebulosos recuerdos de su infancia almacenan una serie llamada "V", yo vine a verla en una repetición ya bien entrada la década de 1990. Entendí que la serie original, que en Latinoamérica se exhibió como "Invasión extraterrestre" según recuerdo, estaba bien para sus años, pero ya en el momento de verla había envejecido lo suyo. En ese sentido, hacer un remake de "V" no parecía a priori mala idea. Era cuestión de traer las buenas ideas desde el pasado, y darles la carne de las nuevas tecnologías, para una nueva generación ávida de asustarse con lagartos espaciales comerratas.

Sólo que la serie no resultó ser tan buena.

Por otra parte, tampoco resultó ser tan mala como mucha gente sostiene.

"V", el remake de 2009, es una serie con sus fortalezas y defectos. Incluso en algunos casos, alguna que otra decisión técnica influyó en el resultado final. Por ejemplo, su duración. Como no le tenían fe al material, le dieron vía para sólo 13 capítulos en la primera temporada, lo que fue una buena idea porque disminuyó al máximo el relleno, en beneficio de la historia de fondo. Luego, cuando la serie parecía que iba a ser cancelada, se le otorgó una segunda temporada, pero ésta de sólo 10 capítulos, lo que también obligó a condensar la historia. Este empaque narrativo en que la historia entera es despachada en algo más de veinte capítulos, cuenta como lo mejor del remake.


La historia parte con la llegada de 29 grandes naves espaciales sobre otras tantas ciudades terrestres, en una secuencia muy bien lograda para reflejar el impacto que dicho suceso tendría en la realidad. La chica a cargo tiene apariencia humana, se hace llamar Anna, y es un personaje de un carisma avasallador. Aquí tenemos una primera virtud de la serie: su villana viene interpretada por Morena Baccarin, quien crea una Anna que consigue reflejar muy bien el maquiavelismo y el carácter manipulador de su personaje. Es una lástima que los guionistas no siempre hayan estado a la altura de la actuación de Morena Baccarin, dándole a veces algunas líneas bastante penosas. En donde mejor se luce, es cuando obra alguna maldad que se sale del libreto esperado por los demás.

Al poco tiempo, una agente de la FBI llamada Erica Evans descubre que los extraterrestres no son lo que dicen ser. A diferencia de la serie original, en que el periodista protagónico entraba al platillo volador y salía cuando quería, usando a veces los siempre socorridos ductos de aire de tamaño humano y sin curvas peligrosas, Erica Evans hace su descubrimiento en tierra firme; andando la serie, por vueltas del argumento, a ella la hacen encargada de la parte humana de la seguridad de la nave, lo que le da una cobertura creíble para ir y venir hacia y desde ella. A partir de entonces, se dedicará en secreto a investigar a los visitantes, mientras como agente del FBI debe actuar dentro de la legalidad y de manera amistosa hacia los extraterrestres. Un buen conflicto se le presentará cuando su hijo, que es un adolescente cabezota y sin sentido común, se meta de cabeza en el grupo de amigos de los visitantes, por lo que hay conflicto familiar asegurado. Uno de los puntos bajos de la serie es que dicho conflicto es alargado por el recurso de hacer al hijo cada vez más idiota y despreciable, aunque por otra parte la actriz Elizabeth Mitchell consigue dar bien la nota con su doble rol de agente federal y de madre.

La primera temporada lidia fundamentalmente con las consecuencias de la llegada de los extraterrestres, la investigación sobre su identidad, y la lenta búsqueda de aliados. A diferencia de la serie de 1980, en donde los extraterrestres instalaban su dictadura ya desde el episodio piloto, aquí se toman su tiempo para desarrollar sus planes. Estos capítulos están muy bien llevados, con varios momentos en que los personajes deben tomar decisiones éticas difíciles, y cometen varios errores tácticos. No es la televisión más percutante de los últimos años, pero la historia en general se desenvuelve bien. Podemos omitir por supuesto algunos intentos demasiado obvios o desesperados por ganar audiencia, como por ejemplo la cantidad de escenas en que Laura Vandervoort se pasea con escotes o ropa interior. Supongo que algunos lectores no se quejarán por eso, y yo tampoco lo hago. Pero no es un fanservice esencial de verdad para la trama.


Es en la segunda temporada que la serie afronta un dramático descenso de calidad. La primera temporada había quedado en un continuará dramático, con el cielo de color rojo debido a un dispositivo desatado por Anna. Teniendo a la vista la serie original, la lógica indicaba que en la segunda temporada deberíamos haber visto cómo los visitantes por fin tomaban el control de la Tierra de manera abierta. Pero en el primer episodio de la segunda temporada, Anna le revela al mundo que el cielo rojo es temporal, y que nada va a suceder; por supuesto que todo es parte de un plan a largo plazo, pero eso los seres humanos no lo saben. Sin embargo, de cara a la audiencia, esto suena a desinflar las expectativas. Además se sumó como personaje la madre de Anna, interpretada por la actriz que era la villana de la serie original (Jane Badler como Diana, e incluso el personaje se llama igual), con una subtrama horrible que ayudó a llevar la serie al terreno de la teleserie nocturna. Si a eso le sumamos que los guionistas no tienen idea de genética, y que el plan de los extraterrestres es algo que hubieran podido hacer de manera mucho más sencilla invadiendo de una a la Tierra con todo el poder militar que tienen, según se deja traslucir, y lo que tenemos suena a un enorme alargue sin sentido alguno.

Aún así, la segunda temporada nos legó algunos buenos episodios por el camino. El mejor quizás sea la visita de Anna al Vaticano. Aparte de ser una crítica abierta a la religión, cosa que en la televisión de Estados Unidos suele hacerse de manera más solapada, el capítulo gira en torno a la cuestión de por qué los seres humanos tienen fe, o en qué.

El final de la serie es también bastante interesante. Es obvio que quisieron dejar la historia en un continuará incluso más mayúsculo que la primera temporada, para que los fanáticos forzaran al canal a renovar la serie una tercera temporada. No funcionó, pero a cambio tuvimos un último capítulo macabro en donde no sólo se produce la invasión extraterrestre definitiva, sino que además, es realizada de una manera tan rotunda y contundente, que se puede decir que la victoria de los visitantes es definitiva. Fue un final inintencionado, pero sigue siendo un buen final, o al menos, uno distinto a lo habitual en el común de las series en donde gana el bueno.

Quizás el principal problema de "V" haya sido el alargarse demasiado. El interés de la serie original era ver a la Tierra, en particular a Estados Unidos la "Tierra de la Libertad", sometidos a una dictadura totalitaria. Por eso, en dicha serie la ocupación extraterrestre fue llevada a cabo de manera muy rápida. En el remake, en cambio, la ocupación marchó demasiado lento, lo que llevó a que los capítulos se alargaran, lo que en definitiva llevó a que el público se aburriera. No ayudó que, como parte de esto, Anna apareciera como una supervillana invencible, por lo que la dosis de suspenso referente a si iban a sorprender o no a la villana, se vino abajo.

Se ha dicho que "V" es un reflejo de la política de la época de Barack Obama, y que el mensaje de paz y esperanza de los visitantes es una especie de parodia del mensaje de esperanza de Barack Obama. No creo que la comparación sea tan obvia. Pero sí en términos generales estaría de acuerdo en que "V" refleja algo muy propio de nuestro tiempo, que es el discurso hipócrita de los medios de masa. En muchos sentidos, los visitantes son como las gentes que desde sus alturas benevolentes nos traen un mensaje de amor y paz, cuando en realidad tienen su propia agenda que puede involucrar o no la extinción de la humanidad. Ese concepto es algo muy familiar a los indignados que en 2011 se han sublevado contra el sistema político y financiero internacional. Dicho así, esta serie debería haber sido un éxito. Pero no lo fue. Quizás porque la gente se asustó con una historia de ciencia ficción demasiado cercana a la realidad, aunque sea de manera metafórica. O quizás también por una serie de decisiones a nivel de guión, que degeneraron una buena idea en una telenovela venezolana en sus últimos capítulos, triángulos amorosos incluidos. En cualquier caso, creo que este remake merece una oportunidad para el espectador casual, o al menos, para el espectador interesado en la ciencia ficción.

2 comentarios:

Elwin Álvarez Fuentes dijo...

Estimado Guillermo, como siempre tu blog está lleno de tantas entradas de gran calidad y entretenidísimas, que me regodeo en cuál texto nuevo leer. Respecto a "V", te cuento que de niño la gocé a su estreno y me sorprendió sobre manera (era todo un rito esperar los domingos y luego los martes para verla junto a mi familia); ya más grandecito, me la conseguí completa en DVD y al ver con un amigo la primera minisierie, quedamos gratamente sorprendidos (no nos pareció que hubiese envejecido indignamente). Luego me vi a solas la segunda miniserie y todo iba bien hasta que llegué a su clímax y éste resultó de lo peor; con la serie, apenas llegué al episodio 3, de lo mala que la encontré. Respecto al remacke, en realidad me pareció soberbio y no sabes cuánto lamenté que lo hayan cancelado (una ciencia ficción tan oscura y adulta como pocas veces he visto en TV). Saludos.

Guillermo Ríos dijo...

Las dos miniseries originales de V fueron notables para la época, y se beneficiaron mucho de ser miniseries con una trama bien cerrada y acotada cada una. La serie de televisión por el contrario era un espanto.

Resulta curioso observar que tanto la serie original como el remake cometieron el mismo pecado, el de partir como una serie profunda y adulta, sólo para después fusilarse a sí mismas reelaborando la historia para hacerla más vendedora. O lo que los idiotas de los ejecutivos piensan que es más vendedor. La V original se fusiló en el paso de las miniseries a la serie regular, mientras que el remake se fusiló (no a una escala tan grande, pero de todas maneras) en el paso de la primera a la segunda temporada. En lo personal creo que el remake hubiera podido seguir perfectamente adelante, asumiendo lo que debió haber sido la segunda temporada, o sea, mostrando a la Tierra ocupada por los lagartos, a condición de mantener el tono más oscuro y serio de la primera temporada. Y en lo personal desearía que hubiera mucho más series como el remake de V en la televisión actual, por supuesto.

Related Posts with Thumbnails

¡Blogoserie a la carta!: ¿De qué género quieres que sea el o la protagonista?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuántos protagonistas quieres que sean?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuál será la ambientación?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Contra quién se enfrentan el o los héroes?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuál es la motivación del protagonista?