¡Vota por lo mejor de los primeros siete años de la Guillermocracia!

¡La Guillermocracia te llama a las filas! ¡Vota, expresa tu opinión, cuáles son los mejores artículos que se han publicado en estos (casi) siete años de vida en línea! La encuesta se encuentra en la parte inferior de esta columna. ¿Más detalles? Pincha aquí. ¡Haz oir tu voz!

domingo, 13 de noviembre de 2011

Educados por la Ciencia Ficción.

El presente artículo fue publicado en el Sitio de Ciencia Ficción el día 9 de enero de 2011, por cordial invitación de don Francisco José Súñer Iglesias, y como parte de las celebraciones por el decimotercer aniversario de dicho sitio. Por alguna razón, hasta la fecha no lo había reproducido aquí, pero nunca es tarde para ponerse al día. En la ocasión, el grupo invitado se congregó en torno al tema de la relación entre la Ciencia Ficción y la educación, y particularmente si el género tiene algún valor educativo. Me ha costado un poco llevar un enlace hasta el especial en sí, pero al pie de la página con mi artículo están enlazados los restantes del especial, así es que supongo que eso puede contar para la causa. Y sin más preámbulos, el artículo en cuestión:


En los lejanos tiempos en que era un niño, y me entregué al incomprendido deporte de coleccionar láminas de álbumes, uno de éstos fue el de Robotech, una de las cumbres de la space-opera televisiva en la década de 1980. Dentro del álbum me encontré con una sorpresa: en la contratapa había un mensaje que nos informaba sobre cómo Robotech, a la vez de ser una entretención, era también una historia educativa, porque ayudaba a los niños a adecuarse al mundo del futuro, ser amistosos con la tecnología, etcétera. Yo era un niño, pero tenía suficiente conciencia como para preguntarme qué serie estarían viendo aquellos que redactaron eso. Porque Robotech era terriblemente pesimista, en donde la guerra era descrita en tonos dantescos, y en donde los buenos siempre la libraban a desgana, asumiendo costos personales, y con la esperanza siempre defraudada de obtener una paz razonable antes de destruir al enemigo. ¿Dónde estaba el tecnooptimismo y la visión esperanzadora del futuro en eso? Niño despierto como era, no tardé en sumar dos y dos: el mensaje estaba dirigido no a los niños, sino a los padres. A ellos se les trataba de inculcar que estaba bien que los niños gastaran tiempo viendo la serie de televisión y coleccionando el álbum, porque a diferencia de otras series polémicas como Mazinger Z o Super Agente Cobra, Robotech era «educativo».

Muchos años después descubrí la existencia de Hugo Gernsback. Este creó el concepto de ciencia-ficción como género, y la consideraba como una literatura «educativa». Pero pronto la ciencia-ficción fue por otros derroteros, y la literatura didáctica que concebía Gernsback se transformó en algo repleto de aventuras y acción. En épocas posteriores aún se exigía cierto rigor científico para las historias, pero esto fue después abandonado casi por completo. Una novela como Dune, por ejemplo, es un universo asombroso en amplitud y coherencia, pero tiene un montón de elementos místicos que son monstruosidades desde el punto de vista científico. Dune es ciencia-ficción, pero no intenta educar sobre la ciencia, y en realidad la burla deliberadamente para conseguir crear un universo incluso más fantástico que sueños anteriores más «racionales» dentro del género. Incluso los escritores que usan la ciencia dura (un Arthur C. Clarke, un Hal Clemens…) lo hacen al servicio de una historia, no al revés, por no hablar de ese salto a la torera que fue introducir al Mulo y los poderes mentales en la Fundación, por el también muy científico Isaac Asimov.

¿Por qué la ciencia-ficción «educativa» fracasó de manera tan aplastante? Creo que la respuesta está en la anécdota personal que referí al comienzo. Cuando yo y todos los niños de mi generación nos sentamos a ver Robotech, no nos interesaba si era posible construir una astronave como el SDF-1, si era posible que los extraterrestres pudieran tener todos forma humana e incluso aparearse con humanos, o si estábamos aprendiendo a convivir con la tecnología viendo un escenario «del futuro». Lo que nos interesaba era la aventura, los peligros que arrostraban los héroes, las vivencias y chascarrillos de nuestros personajes queridos, y en particular, que los villanos tuvieran merecidas y crueles muertes (el que habló de «inocencia infantil» o trataba de llenarse la boca o era un tarado). En realidad, si nos estaban educando o no, nos daba igual. Por eso una película como La guerra de las galaxias es tan popular: no es más que una aventura de capas y espadas ambientada en el espacio, pero eso no es un defecto, sino que justamente es su atractivo. Por eso Matrix es más popular que Dark City: la segunda podrá ser más profunda en lo filosófico, más atrevida en lo estético y más redonda en lo narrativo, pero la primera tiene más artes marciales y más explosiones. Dark City es más nutritiva para el intelecto, pero Matrix es claramente más entretenida como espectáculo.

En general, cuando el escritor o cineasta de fuste siente que un exceso de ciencia puede aplastar la trama, prefiere torcer la misma de una manera u otra. Las naves hiperlumínicas son imposibles según nuestra física actual, pero son un tópico tan recurrente del género que ni siquiera se los cuestiona. Otro tanto ocurre con el viaje en el tiempo. La invisibilidad presenta numerosos problemas lógicos, pero existe un buen puñado de novelas sobre hombres y mujeres invisibles y nadie las descalifica por «imposibles». Y así sucesivamente. Si las leyes científicas amenazan un buen argumento, el narrador literario o audiovisual suele preferir desviarse de la ciencia y salvar el argumento a cualquier costo (otro cuento es que sea un argumento que merezca la pena salvarse, claro, pero ése no es el punto aquí)

Y sin embargo… de una manera u otra, la ciencia-ficción siempre resulta educativa, en otro sentido diferente. Al igual que el arte «general», el arte de la ciencia-ficción se nutre de los sueños y pesadillas de la sociedad en que el artista plasma su obra. Si la labor resulta afortunada, habrá una retroalimentación: la obra presenta influencias de su tiempo y lugar, pero al mismo tiempo entrega una respuesta a esas problemáticas que preocupan o afligen a ese tiempo y lugar, lo que precipitará una catarata de nuevas obras que… y así sucesivamente. La temprana ciencia-ficción advertía contra el imperialismo y la maquinización de la sociedad. La ciencia-ficción clásica nos advirtió sobre los peligros del uso desmadrado de la energía nuclear y sobre el terror de las superpotencias. La ciencia-ficción algo más reciente nos ha hablado sobre la crisis ecológica y la superpoblación. También numerosas obras se han pronunciado a favor o en contra del racismo, o de los totalitarismos, etcétera. En ese sentido puede decirse que el género resulta educativo, pero sólo hasta cierto punto: si el artista realiza una obra con un mensaje demasiado extraño para su tiempo, lo más probable es que sea desoído y su valor educativo se acerque a cero. En el mejor de los casos, si llega a ser reconocido alguna vez, la posteridad lo llamará un «adelantado».

Cierro el círculo volviendo a mí mismo como espectador y coleccionista del álbum de Robotech. ¿Fue educativa Robotech? Quizás no en el sentido que esperaban nuestros padres, que fuera una serie didáctica y llena de lo que la ñoñería políticamente correcta llama «valores positivos». Pero sí enseñó algunas cosas, entre ellas lo graves y crueles que pueden ser las guerras, y que muchas veces el vencedor no acaba mejor que el vencido. No es un mal mensaje, por cierto. Pero eso era algo que estaba en el ambiente de la década de 1980. Robotech puede haber sido educativa en ese sentido, pero sólo estaba recogiendo una tendencia y una preocupación generalizada que ya existía al momento de concebir la serie. Si la tendencia hubiera sido la contraria, Robotech quizás habría pasado desapercibida, por «pesimista». O peor aún, hubiera sido otro agresivo panfleto militarista como los hay a paladas en el género. Pero algo es claro: dicha enseñanza no fue intencionada, ya que los creadores de Robotech prentendían probablemente, antes que otra cosa, y al igual que cualquier otro productor de cine o televisión, un show de aventuras con héroes y villanos como las que han existido desde que la creación de ficciones se hizo tal, que pudiera venderse y hacer dinero. Desde cierto respecto, también ESO podría contar como una enseñanza...

3 comentarios:

Elwin Álvarez Fuentes dijo...

Hola, Guillermo, otra vez. Al encontrarme con este post tuyo, me llamó la atención de inmediato su título, como la imagen con la cual lo ilustrabas. Lo primero debido a mi rol de profesor de Lenguaje, ya que a mis alumnos les hago leer al menos dos obras del género al año (lo que significa una novela y un cuento como mínimo) y por ende hago lo posible de demostrarles el carácter extrapolativo de la ciencia ficción, con su consecuente mensaje que puede llevar a la reflexión. Por otro lado en cuanto a nuestro querido "Robotech", debo confesarte que quizás fue la serie de ciencia ficción que más me marcó de niño y luego de adolescente, puesto que me hizo ver con ojos más maduros este tipo de historias y darme cuenta de la carga dramática y valórica de su argumento; en este sentido es que recuerdo haber leído esas palabras que mencionas salían en el álbum, puesto que al menos la idea que me hice acerca de su significado, era que un programa como ése lo que nos enseñaba era algo más bien humano, en cuanto al valor de la vida con todo lo que ello representaba. De seguro tú también te estremecías con las vicisitudes de sus héroes, tan verosímiles en su humanidad...Es así que creo que el programa sí llegó a ser educativo para nuestra generación; puesto que además a muchos nos inspiró y qué más educativo puede ser que abrirnos nuestra visión interior acerca de nosotros mismos. He dicho.

Guillermo Ríos dijo...

Releyendo el artículo ahora que han pasado algunos años desde que lo escribí, reparo en que no quedó bien amarrada la idea inicial del valor de la Ciencia Ficción para enseñar específicamente ciencia. Pero en un sentido más amplio, tal y como defiendo en el artículo, la Ciencia Ficción sí puede enseñar cosas, aunque con límites.

Y digan lo que digan los puristas de Macross, fue Robotech en su versión norteamericanizada la que enseñó a una generación completa de occidentales el poder artístico e intelectual de un animé bien hecho. Algo que hoy en día los más jóvenes dan por sentado porque el animé se ha hecho mucho más respetable, pero hasta la década de 1.990 por lo menos, nadie hubiera defendido al animé como algo comparable a la Literatura o el Cine.

CESAR_55 dijo...

Está genial el artículo pero hay un comentario tangencial tuyo con el que debo discrepar: Verás, soy un asimoviano, de hecho estoy empezando a dejarme las patillas (es broma, la peor que se ocurrió), y como tal no considero que el Buen Doctor se haya “saltado la torera". Otra cosa es que él considera los poderes mentales una evolución natural del cerebro. Esto ya lo demuestra en otros relatos suyos como su temprano “Un guijarro en el cielo", “Némesis" o incluso en sus historias de robots.
Claro que puedes argumentar que en todos esos casos estaba saltándose las reglas, pero no es tanto saltárselas como proyectar a partir de los conocimientos actuales, puedes leer “¿Hay alguien ahí?" como prueba de que la idea ya la lanzaba en sus obras de divulgación científica. Incluso la propia Némesis es una excelente obra a medio camino entre el relato SciFi y la divulgación pura y dura.
Pero bueno, por lo demás poco más objeto. Saludos.

¡Vota por lo mejor de los primeros siete años de la Guillermocracia!

Related Posts with Thumbnails