¡¡¡Blogoserie a la carta en la Guillermocracia!!!

No lo olvides. Durante Abril y Mayo está abierta la votación para que ayudes a decidir sobre el argumento y características de la blogoserie a la carta que estamos planeando publicar acá en la Guillermocracia. Vota en la parte inferior de esta página, o bien, pincha el enlace para mayores detalles.
- POR ORDEN DEL DIRECTOR SUPREMO DE LA GUILLERMOCRACIA.

domingo, 6 de febrero de 2011

Crónicas CienciaFiccionísticas 23 - Dos de los Tres Grandes.


Dentro de la Ciencia Ficción clásica de la Edad de Oro, suele reconocerse a tres de ellos como los más importantes de su época en el género. Ellos son Isaac Asimov, Arthur C. Clarke y Robert Heinlein. Los tres representan la culminación de un estilo de hacer Ciencia Ficción muy enclavado en los paradigmas de la Era Campbelliana (Asimov notó alguna vez que los tres eran "tecnooptimistas", por ejemplo). También los tres tendieron a permanecer enclavados en esa forma de escribir Ciencia Ficción, y experimentaron poco o casi ningún cambio en su manera posterior de escribir, si bien no se puede decir que su calidad haya decaído significativamente con los años (en el caso de Heinlein, probablemente debamos decir que mejoró). Como ya hemos hablado de Asimov en un capítulo anterior, remataremos la faena refiriéndonos a Clarke y Heinlein.


Arthur C. Clarke (1917-2008) es un escritor con una densa formación científica, y esto ha repercutido en su manera de escribir, tanto como en su mentalidad. La prosa de Clarke suele ser fría, acotada y muy poco dado al vuelo literario. Pero sus ideas se mueven entre dos polos. Por un lado está el apego rígido y casi maniático a las leyes naturales, siendo Clarke por lo general muy reacio a utilizar recursos literarios que otros escritores, incluso los más cientificistas, suelen usar de comodines dentro del género, como máquinas del tiempo o viajes más allá de la velocidad de la luz. Por el otro lado, Clarke resulta un místico profundo que cree en las posibilidades de la evolución humana más allá incluso de las posibilidades biológicas.


La obra cumbre de Clarke, descontando "2001: Una odisea del espacio" (ya nos referiremos a ella más adelante), es probablemente "El fin de la infancia". Esta novela es un gigantesco fresco del futuro de la Humanidad. En ella, una raza espacial llega hasta la Tierra y desea dirigirla hacia un estadio superior de evolución. La Humanidad descubre que esa misma raza ya hizo un intento anterior, en la Prehistoria, y que ese intento acabó en un cataclismo de proporciones. Los extraterrestres no se presentan como opresores ni conquistadores, sino que van guiando delicadamente a los seres humanos hasta un destino futuro en que abandonan su condición humana, e incluso superan a sus mentores, dándose cuenta entonces de que estos mismos mentores han favorecido a la Humanidad como su último legado, ya que ellos mismos han agotado todas sus propias posibilidades evolutivas. Aunque Clarke en lo tecnológico se apega estrictamente a lo científico, su visión evolutiva y biologicista está teñida de un fuerte componente místico y trascendentalista.


Si Asimov y Clarke se parecen hasta el punto que un lector casual puede confundir perfectamente los relatos de uno con los del otro por su manera de escribir y los temas abordados, Heinlein es el más diferente de los "Tres Grandes". Heinlein mismo es un escritor problemático en más de un sentido, y por lo mismo admirado y odiado a partes iguales. Por un lado, todos están de acuerdo en su calidad como prosista. Por el otro, su ideario político y social ha despertado oleadas de admiración y repudio a partes iguales. En sus obras, Heinlein mantiene una actitud ambigua, que gira entre dos polos: por un lado, el respeto de los individuos como tales y sus perspectivas de autorrealización, y el mérito personal como gran medida para valorar a las personas, y por el otro lado, la sumisión de esos seres humanos "virtuosos" a un fin o cuerpo social más grande que ellos mismos. De ahí deriva un ideario que mezcla a un lado ideales que en Estados Unidos serían considerados "republicanos de viejo cuño" (no neocon ni de "derecha cristiana") desde un punto de vista político, con liberalismo sexual y defensa de los derechos civiles (causas todas ellas "liberales" y "de izquierda" en Estados Unidos).


Quizás la novela de Heinlein más ambigua en este sentido sea "Tropas del espacio" ("Starship Troopers", de 1959). La novela trata sobre una sociedad futurista de tipo republicano, en la cual para adquirir los derechos civiles (votar y ser elegido para cargos políticos) se debe haber cumplido el servicio militar, como una manera de preparar a los jóvenes para la responsabilidad de sacrificar sus propios intereses a los de la sociedad como un todo ("primero la responsabilidad, después la libertad" podríamos decir). La novela intercala episodios de la formación militar, con conversaciones políticas del protagonista con un profesor, que le dan armazón ideológica a la novela. El mensaje final presenta la típica ambigüedad heinleiniana, y se puede leer (y ha sido leída, de hecho) tanto como una apología del fascismo y del militarismo por un lado, como una sátira o una crítica despiadada de éstos. En la adaptación de esta novela para el cine ("Invasión", de Paul Verhoeven, 1997), el cineasta eligió el enfoque satírico, extremando los elementos militaristas de la historia, con un soundtrack apropiadamente parafascista por cortesía de Basil Poledouris. Probablemente la respuesta más cercana al espíritu de Heinlein esté en un punto intermedio: Heinlein reniega del fascismo y del totalitarismo extremos porque aplastan la libertad individual y en definitiva le impiden al individuo realizarse como tal, pero el sistema político de "Tropas del espacio" está diseñado también para que esa misma realización del individuo no choque ni entorpezca los derechos ni aspiraciones de los demás. La novela es sin lugar a dudas ideológicamente compleja, y es poco probable agotar todas sus implicancias en una sola lectura. Por otra parte, no es por nada, Heinlein se ganó su justo lugar como uno de los "Tres Grandes".

Próxima entrega: "Atompunk".

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails

¡Blogoserie a la carta!: ¿De qué género quieres que sea el o la protagonista?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuántos protagonistas quieres que sean?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuál será la ambientación?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Contra quién se enfrentan el o los héroes?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuál es la motivación del protagonista?