martes, 7 de diciembre de 2010

"Resucitando".


Este poema se me había quedado enredado en alguna parte. Lo escribí a finales del año 2006, en circunstancias personales que, como podrán deducir del contenido, no eran precisamente para tirar fuegos artificiales. Dudé bastante sobre si debía darlo a la luz o no, pero tengo el presentimiento de que, si conseguí escribir con arte en esa ocasión, entonces le estaré dando voz a más de alguien que ha tenido la desgracia de pasar por la misma experiencia que yo. Y sin más preámbulo...

Aunque he nacido otra vez
aún siento tu veneno,
tu aguijón a través de mi fez,
tu amplio e hiriente seno,
y a mí mismo tengo que purgarme,
día a día mi alma debo lavarme
por esos huevos parásitos que has incubado
en el interior de mi cuerpo vertebrado.
Tú me envenenaste como a un animal
y así me vampirizaste hasta el final.
Tu ternura era sólo para tí otro rol,
tu ternura y tus ojos como el sol,
porque tu nunca has conocido el calor
de afecto sincero, generosidad o amor.
Por muerto me has dejado seco atrás
y tus pasos resuenan mientras te vas,
pero aunque no lo creas, he vuelto a la vida
y aunque débil o vacilante, acabó tu mordida,
y tu destilado viperino
ya nunca será mi destino.

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails